Página principal

Xxiv selmana de les Lletres Asturianes Homenaxe a Antonio García Oliveros Manuel Fernández de la Cera I.


Descargar 24.53 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño24.53 Kb.
XXIV Selmana de les Lletres Asturianes

Homenaxe a Antonio García Oliveros
Manuel Fernández de la Cera
I. (Galaico-Asturiano)
Pa celebrar la “XXIV” Selmana de les LLetres Asturianes”, pensouse nun homenaxe al médico escritor Antonio García Oliveros, que naceu en Navia con el siglo XX y morío en Oviedo en 1985.

La súa llingua materna, ou por lo menos familiar, foi, entonces, xunto con el castellano, el “gallego –asturiano” (como ye chamóu Dámaso Alonso) ou “galaico-asturiano” (según matización recente de José Garcia llingüista da zona, pa zafarse de certas presióis interrexionales); non el descolorido “gallego en Asturias”, como dicen algús a remolque de determinados y non confesados intereses.

El mismo Antón García Oliveros utilizóu la expresión de Dámaso Alonso nun trabayo sobre Teodoro Cuesta (“El bable que usaba Cuesta nun me yera, daquella, familiar nin muncho menos”).

García Oliveros estudióu el bachiller interno en los Dominicos d’Oviedo –como algús de los que tamos aquí- Como los internos en los colegios d’Oviedo eran de los pueblos ou de las aldeas –agá alguna oveya descarriada de la capital-, pode decirse que García Oliveros debeo empezar a conocer el bable nas tres variantes –oriental, central y occidental- muy cedo, sendo inda un neno. Por eso, condo, despós d’estudiar en Santiago, s’estableceo en Oviedo, en 1925, como médico de la Beneficencia Municipal, encóntrase, en la consulta y por las casas, con xente que fala en castellano y / ou en bable. Acórdome del pasmu que ye deo a un médico catalán que chegara al gran hospital de López Muñiz condo cayeo en la conta de que nun conocía las partes del corpo tal como las chamaban los pacientes que se quexaban del renaz, de la goncia, ou de las l.lavías. Convén nun esqueicer que el gran paso atrás del bable como llingua familiar de todos los días déose con la chegada de la televisión en los anos sesenta. Antes el bable convivía en paz con la radio en castellano y en los pueblos pequenos taba mal visto, ou daba risa, cualquera que volviese de la capital falando con la entonación… –poño por caso- de Vallecas.



Oliveros escribe núa llingua aprendida, que é el bable central con algún occidentalismo (frases encetadas, por exemplo, con el “pos” galaico asturiano). Pero, sendo úa llingua que nun era la materna, chega a ser un de los maestros del humor en bable, faciendo un diccionario de la rima, ya nun quedando por debaxo de ningún de los que él mismo tía por modelos (hasta Teodoro Cuesta, al que dedicóu un estudio de muito valor). Convén ter en conta las diferencias entre el bable occidental y el central, y la situación en la que se encontra García Oliveros. Despós da rotura que supón, en 19741 el Surdimentu de Conceyu Bable, movemento cultural del que son figuras destacadas Xosé Lluis García Arias, Xuán Xosé Sánchez Vicente y Lluis Xabel Älvarez (Xosé Alvarez “Pin” funda tamén el Conceyu d’Asturies en Madrid en 1976), érguese úa nova maneira de fer literatura, con rasgos como dar de llao al humor costumista, poñer en xogo un compromiso político-social y aspirar a úa koiné ou síntesis del bable. Así, a xeneración seguinte a la de Conceyu Bable ou del “Surdimentu” que empeza a publicar en los oitenta, recoye esas novedades, sin que tal cousa supoña un cambio de llingua, como ye pasara a García Oliveros; de xeito que Antón García, Roberto González Quevedo, Alfonso Velásquez, Miguel Rojo, Sabela Fernández ou Xuan Bello son escritores que empezan nel bable occidental (del que conservan algús rasgos, como ua parte importante del vocabulario –dicen “güey”, por exemplo) pero van camín da síntesis con el bable central., encetando con los femeninos en “es”.
II. (Bable occidental).
Denantes, no 1969, León Delestal funda “Amigos del Bable”, dientru de la estética tradicional de la su xeneración de la posguerra, ou de lus cincuenta con Llorrienzu Novo Mier, Del mesmu tiempo son: María Xosefa Xovellanos, José Manuel González “Piedrina”, Manuel Antonio Arias “Antón de la Braña”, Nené Losada, José Benito Alvarez Buylla, Mánfer de la Llera, Eva González, etc. Estos autores fain un l.labor d’urxencia, despuéis de la guerra civil, de recuperación del bable ou asturianu, al marxen de la política ya en continuidá cona tradición secular de la l.literatura asturiana. García Oliveros ya de la xeneración anterior po la su edá, anque tien relación con los escritores de los cincuenta porque aparez el su primer l.libru, “Cuentiquinos del escañu” no 1944, cun prólogo de Constantino Cabal. Anque lus tiempos yeran perdifíciles, Antón Oliveros nunca perdéu l’humor. Esta xeneración, que d’algunos l.laman de la República, compriende a los nacíus nu período finisecular, alredor de 1900. Antón García recuéy a Valentín Andrés, Balbín de Villaverde “Xiquín de Villaviciosa, Benigno Fernández “Benimar”, Francisco de la Vega, Matías Conde, Anxelu Menéndez, Alfredo Villa, Angeles López Cuesta ya Antonio García Oliveros. De esta mesma xeneración son: Alejandro Casona, Alfonso Camín, Fernando Vela, Torner, Pedro Penzol, Luis Portal, Eugenia Astur, Constantino Suárez “Españolito”, Eloy Fdez. Caravera, además de los pintores: Tamayo, Casariego, Paulino Vicente, José Feito, Mariano Moré, Luis Bayón, Germán Horacio, Andrés Vidau, Marola, Alfredo Truhán, Joaquín Vaquero Palacios, Gonzalo Pérez Espolita, Luis Fernández, etc. Nel ámbito español, se cuerrespuenden co la xeneración del veintisiete: Guillén, Salinas, León Felipe, Alberti,Villalón, Lorca, etc. Alvaro Ruiz de la Peña señala la variedad de filiaciones literarias de los escritores de entreguerras, Antón García siñala el bilingïsmu, además de lus esquemes ruralizantes, costumistes ya humoristas. “co la salvedá d’algunos poetes de la emigración ya el exiliu nun hay n’el.lus un reflexu de la dureza ya de la tragedia de la vida española d’entoncias, con no treintaicuatru, con a guerra, co la posguerra, col bloqueu internacional ya co la pertinaz sequía. El Dotor Oliveros ya un destacáu representante de la su xeneración: ya un bon poeta en bable, un destacáu investigador, ya un médicu de prestixu. Comu médicu-escritor ta n’una tradición asturiana que vien del Dr. Casal ya sigue en muitos outrus, cumu Vital Aza, Carlos Martínez, Melquíades Cabal, Tolivar Faes, JL.Mediavilla, Herrero Montoto, etc. Y, sin salir de Navia, José P. Ferrería, médico que emigróu a la Argentina, José de Villalaín, Eladio Junceda, etc. García Oliveros escribe no bable central, anque con d’algunos rasgos occidentales, nel léxicu, peru tamién nel su sentíu del humor, muitu más sele ya sutil quel xenuino del centru d’Asturias. Asina nel cuentiquín tituláu “Les coses a so tiempo”. Pregunta-y el médicu a la enferma: “A ver… ¿usté por qué no habla?

Abrió los güeyos la enferma,

Sentase llueu na cama

Mirando al mélicu en tentes

Y reposito-y del tou gafa:

-¡Señor!, perque fasta agora…

¡dengunu m’entrugó nada1
Outros nacíos ente el Navia ya’l Eo tamién cultivanun el bable, además de la su fala materna: cumu Acevedo y Huelves, de Bual, el tapiego Manuel Fernández García ya’l naviegu José Villalaín. Nun voy nombrar a tantos escritores como hobu na comarca, peru tandu en Navia, ya obligáu tener una acordanza pa D. Ramón de Campoamor, que, como bon occidental baxó los fumus al romanticismo, ya mantovu siempre el humor del occidente d’Asturias. Asina: “Las fías de las mais que quixe tantu
Chúchanme agora

Cumu se chucha a un santu”.


Tamién quieru tener un recuerdu pa Pepe Muestras, Antonio Fernández , Manuel de Lienes, Luis Junceda ya Pepe Pinilla. Deixu pal final, Alejandro Antúnez ya Manuel García Galano, amigus personáis mieus, anque Galano ya tapiegu, nun s’enfadará pur que lo xunte co los de Navia. (Deixo de referime, por falta de tempo a los escritores non naviegos.)
III.
Esta xeneración de escritores en bable a la que pertenez García Oliveros, de lus años treinta ou de la Guerra civil, ya verdá que nun fain crítica política (¡tal amenan na posguerra), salvo lus del exilio. Peru, nu caso d’Añoveros hay crítica social, que se refier, abondas veces bien a amarradiel.las familiares,malus tratus, ou bien a melecina casera. Asina, miétese co nos vagos. Agora naide s’ocupa de los vagos, po la calamidá del paro. Pero, ¿tántos había na comarca d’Ovieu, cuando Oliveros escribía? ¿Hay muito vago güey? “Al asturianu, nun hay qu’afalalu pa que honre les fiestas nin guarde’l discansu” Xinara casóu con Tista, que yera “tan plantáu y gayasperu, galán.. que Dios nos asista, echáu p’alantre, bromista, xugador y festexeru…
Prontu, la probe , notó

Tolo qu’enriba- y vinía

Casar,`miasma se casó

Y guapu mozo llevó.

Peru… ¡vaya llotería!

Y da-y por apigazar

Namás que ve la fesoria.
Xuán, que yera abondo vagu,
Entamó sacar pasaxe

Pa Güenos Aires nun barcu

Llegó p’allá muy Arreche,

Peru toposi, el probacu

Con que ellí pasa lo propiu

Que pasa en todos los llados:

Que pa recoger maízo

Menester ye de semallo,

Los llacones tan nel gochu

Les pesetes tan nel bancu.


La dote ya la manda yeran lo principal nos casorios:
-N’home. Non…, peru claru,

ya que tú decís la neña...

Non. La roxa ye la vaca

Qu’ofreció de day la güela

Como manda pal casorio

De la moza… ¡Cosa buena!

A una mujer que ta muy rina:

“¿Será cosa la Guaxa, que la come?

¿Hebrá triyáu, si es casu, una gafez?

¿O serán les tolenes que-y da el home

lo que-y fai enflaquiar más cada vez?
La devoción a S. Antonio de Padua figura como na nuesa tradición, xunto a la de S. Antonio Abad, amestando el cuidau del ganáu nos dos santus.

Ente lus l.levantus ya mintires que se fixenun a lus l.labradores ta el afalagar más a las vacas qu’a la mujer: Patagüeyos de Xicón (pág. 123). (Tema tratáu por Pérez de Ayala,ente outros)

Tanto conos “Cuentiquinos del Escaño” (l945) cumu co’l “Diccionario Bable de la Rima” (1947), Oliveros puxa po’l renacer del bable, qu’entós taba muy abatíu. Asina lu diz Constantinu Cabal nu prólogo a lus “Cuentiquinos”: “Y el pueblo olvidó los versos, y, lo que es peor, olvidó el bable.” Ya sinificativu que García Oliveros l.liera el su discursu d’ingresu n’el IDEA (28-4-1949) so la obra de Teodora Cuesta. Na contestación, Martín Andréu Valdés fala “del gran entusasmo del poeta de Mieres po la nuesa rexión; ya cunesu, que “tenemos en el Sr. García Oliveros un perseverante y recio continuador”.
IV.
No prólogu del l.libru homenaxe, Ana Navarro define asina a García Oliveros: médicu, bibliófilu, escritor humorísticu n’asturianu, historiador, biógrafu, llingüista, investigador de la prefilatelia asturiana… Santiago Melón Fernández ya Antón García fain la semblanza del médicu del que fonun amigos. Recuéinse los prólogus a los Cuentiquinus ya a la Melecina Casera, de Constantino Cabal, Juan Cueto Alas ya Santiago Melón padre. Carmen Prieto estudia la Biblioteca d’Oliveros, Dimas Alonso, la prefilatelia asturiana, Carmen Ruiz Tilve escribe del Uviéu de posguerra, Jorge Muñiz, de la cultura n’Asturies pel franquismo ya Ernesto García entrega so’l humor gráficu asturianu na posguerra.

El profesor Santiago Melón dinos que Oliveros yera “minuciosu, ordenáu y metódicu hasta l’escesu (si ye que nes virtúes cabademasía). Esclavu del reló y la puntualidá”. Foy coleicionista vocacional ya incorregible. Coleicionó minerales,despuéis feixu un herbolariu, l.lueu, sellus, l.libros. La su biblioteca, donada generosamente po los sos heredeiros, que cualquier ciudadanu pue consultar na biblioteca Pérez de Ayala del Fontán ta aquí expuesta güey. A Oliveros prestaba-y más l,ler a los clásicus qu’a lus escritores vivus. Sabía encuadernar los l.libros; había aprendíu na imprenta de Grossi, po lo que l.legóu a tener cuase un taller na su casa. Yera contrariu a la confrontación ideológica en xeneral ya aplicada al bable en particular. Hobu unos añus en se feixu de menus l’humor na l.literatura asturiana . Güey ta esperpil.landu outra vez un rasgu fondeiru na nuesa tradición. La xente nunca lo esqueicéu, ya apoyóu siempre a lus monologuistas qu’andaban per dalluri. No 1956, l’IDEA editóu “La imprenta en Oviedo”, obra pervaloratible, que servíu despuéis de enfotu pa trabayus postreiros como’l de Carmen Mourenza. El Dr. Melquíades Cabal, na semblanza d’Oliveros, escribe que “foi quicios el primeru na investigación de les cartes prefilatéliques, dedicando los últimos años de la so esistencia a la busca d’esti material sobre’l correu d’Asturias.” Nun quixera acabar sin tener un recuerdu pa d’algunos amigus de García Oliveros: pa los Santiago Melón, padre ya fío, pa Paulino Prieto, pa Alfonso Iglesias, que ilustró los cuentiquinos, ya pa Luis María Fernández Canteli, amigo, tamién de muitos de los que tamos aquí. Constantino Cabal, no prólogo a las pisías de García Oliveros fai una l.lamada a los escritores asturianos pa que no escaezan el bable. Nada faría más felices, agora, a Constantino Cabal y a Antonio García Oliveros ver qu’hay una nova xeneración de bonos poetas ya narradores asturianos. La historia Universal de Paniceiros, de Xuan Bello, traducida al castllanu, l.legóu a las l.librerías de to’l país

Acabo con una estrofa de Oliveros a Navia:
Yo.. bien que te cantara palombina

Sin falta que dengún me lo pidiera…

¡l’inquiz ta na xiblata que non podio

nin facela glayar en tan siquiera!....




1 Los primeiros textos del Surdimentu son, en 1973, el cuentu de Xoxé Alvarez, Pin, “El bable de Xuanín” ya, denantes, dalgunas poisías de Felipe Prieto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje