Página principal

Watchman nee


Descargar 57.83 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño57.83 Kb.
EL PODER DE LA PRESIÓN
WATCHMAN NEE

No queremos, hermanos, que ignoreis la naturaleza de la tribulación que nos sobrevino en Asia, por cuanto fue por encima de nuestras fuerzas, a punto de que desesperemos hasta de la propia vida. Pero, ya en nosotros mismos, tuvimos la sentencia de muerte, para que no confiemos en nosotros y sí en el Dios que resucita los muertos; lo cual nos libró y librará de tan grande muerte; en quien hemos esperado que aún continuará a librarnos. 2 Coríntios 1.8-10.


¿Que deseaba Pablo que los hermanos conocieran? La aflicción que sobrevevino a él y sus compañeros en Asia Menor. Por qué tipo de aflicción ellos pasaron? La aflicción de la presión. Hasta que punto aconteció tal presión sobre ellos? Además del poder de ellos, de tal forma que desesperaron de la vida. Esa fue la situación exterior de ellos. Y cuanto a su sentimiento interior? Se armonizaba con la situación exterior, pues tenían la sentencia de muerte dentro de sí. Y cual fue la conclusión a la que llegaron? Que no podían confiar en sí mismos, pero en el Dios que resucita los muertos. Por eso, Dios los había librado de tan grande muerte en el pasado para que pudiera librarlos ahora y habría de librarlos en el futuro. Lo que nos gustaría considerar aquí es la relación entre presión y poder. Como cristianos, prestamos mucha atención a la cuestión del poder. Eso es especialmente verdadero entre los creyentes espirituales. Ellos frecuentemente preguntan si cierta persona tiene poder o indagan sobre que cuánto pudiera ella tener. Oímos tales interrogaciones dondequiera que vamos. Veamos lo que la Biblia enseña sobre la relación entre presión y poder. Antes de todo, me gustaría decir que esos dos son directamente proporcionales.
O sea, siempre que hay presión, hay también poder. Si un cristiano no sabe lo que es presión, él no tiene conocimiento de lo que sea el poder. Solamente los que han experimentado estar bajo presión saben lo que es el poder. Cuanto mayor la presión, mayor el poder. Pero antes de hablar sobre la relación espiritual entre esos dos hechos, debemos explicar la relación que existe entre ellos en la esfera física, pues de ella podremos aprender, entonces, el principio espiritual. Usted ya observó como el agua es hervida en una caldera abierta? Usted puede haber visitado una tienda que vende agua caliente. El agua es hervida allí desde la mañana hasta la noche, año tras año. El vapor escapa y llena la casa, sin embargo no está siendo utilizado por no haber presión. Pero si en otro lugar que nosotros observemos otro tipo de caldera, sea dentro de una locomotora o en un barco a vapor, veremos que los obreros encienden un fuego fuerte bajo la caldera permitiendo que el agua en ella hierva, pero, diferentemente de la tienda que vende agua caliente, ellos no dejan que el vapor escape.
La caldera, en ese caso, es hecha de acero grueso y el vapor es continuamente presionado dentro de ella. Ella comienza a reunir fuerza debido a la presión exterior, visto que el vapor no puede expandirse, conduciendo al siguiente resultado: él se condensa en una especie de poder. Y cuando el poder del vapor es liberado por medio de una pequeña apertura, él comienza a mover el tren o el barco. Ahora, el vapor en la tienda de agua caliente y el vapor en la locomotora son el mismo. Por qué, entonces, existe tal diferencia en el poder? El vapor generado en la tienda es inútil, pero El de la locomotora es tremendamente útil. La razón es porque en un caso no hay presión, permitiendo que el vapor se disperse y se haga inútil; pero en el otro caso, el vapor permanece constantemente bajo presión, es presionado y canalizado por una apertura y es, finalmente, transformado en gran poder.
Aquí, entonces, está una ley o principio espiritual a ser derivado de la ley física: donde no hay presión, no hay poder, pero la presión puede producir poder y lo hace. Sin embargo, para un cristiano conocer lo que es poder, él necesita conocer, primero, lo que es presión. La presión estaba siempre presente con los apóstoles del Nuevo Testamento. Ellos eran presionados diariamente y pesadamente sobrecargados.
Muchas cosas eran tan amontonadas sobre ellos que podrían robarles cualquier día de paz. Pero Dios usó ese fenómeno para darles que pueda. Por el hecho de que sean excesivamente presionados, no había nadie que tuviera que tal pudiera como los apóstoles, pues la presión los llevaba a mirar hacia Dios. Permítame preguntar: cuan grande es la presión sobre usted? Usted sólo puede medir su poder por la presión que recibe. El poder del vapor es medido por la presión de la caldera. De la misma forma, el poder de un creyente nunca puede ser mayor que la presión que él soporta. Si alguien desea saber cuan grande es su poder delante de Dios, necesita comprender que su poder no puede exceder la presión que recibe de Dios. Esa es una ley espiritual básica. A veces, como cristiano, usted ora: "oh Dios, dame poder!" Usted sabe lo que está realmente pidiendo? Si Dios responder su oración, ciertamente Él le colocará bajo presión, pues Él sabe que el poder de la vida es generado por la presión de la vida. Una vida bajo presión es una vida con poder, mientras una vida sin presión es una vida sin poder. Gran presión en la vida produce gran poder de vida, pero poca presión en la vida resulta en poco poder de vida. Sin embargo, el poder en discusión aquí es poder de la vida y no lo de otras fuentes. Continuemos nuestra discusión en lo que concierne a la esfera moral y espiritual, y veamos cuan verdadero es ese principio de "presión es poder".
LA PRESION DEL PECADO

Cuántos de nosotros tienen alguna experiencia nítida de vencer el pecado? Quién entre nosotros conoce como la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesus nos libera de la ley del pecado y de la muerte? Quien tiene explícitamente tratado con el pecado y el vencido? Por qué tan pocos de nosotros, cristianos, somos liberados de la esclavitud del pecado? Puede ser tal vez debido a la nuestra incapacidad de usar este principio: saber cómo usar la presión del pecado sobre nosotros; por el contrario, nos desmayamos bajo su presión. Fallamos por no usar esa presión para clamar Dios y recoger Su liberacion. cuan frecuentemente debemos ser presionados por el pecado hasta ese punto — presionados además de nuestra medida, de tal forma la que no pudiéramos ayudar o a salvar a nosotros mismos — antes que se haga real términos el poder para ir Dios y recibir la victoria de Cristo.


Entonces, seremos liberados. Supongamos, por ejemplo, que un creyente, involuntariamente, cuente mentiras a menudo. Un pequeño descuido y una mentira escapará de su boca. Él no podrá vencer ese pecado si no tuviera la conciencia de la impiedade de las mentiras y del dolor del mentir, tampoco sentirá profundamente que está bajo la opresión de las mentiras y que no tiene fuerza alguna para luchar contra ellas. Solamente cuando deseamos no cometer ese pecado es que él reconocerá cuanto está bajo su presión. Luchar contra el pecado sólo aumenta cada vez más en ese cristiano la conciencia de la opresión del pecado. Él aún no puede hablar sin mentir y se va haciendo cada vez más y más miserable.
Cuando y como puede él encontrar liberacion de ese pecado? No antes de confesar, un día, no importa cuanto intente, él simplemente no puede vencer ese pecado y siente que sería mejor se estuviera muerto. Está tan consciente de la presión de ese pecado que ya no puede soportarlo. La presión en el momento es grande el suficiente y, por eso, el poder de vencerla se hace suficientemente grande también. De esa vez, él parece tener mayor que pueda por lo cual puede ir Dios y clamar por el liberacion, como también mucho mayor capacidad para recibir la obra de Cristo. Enseguida, dirá Dios: "Dios, no puedo vivir si Tú no me capacitaras a vencer mi pecado por medio de la obra consumada del Señor Jesus". Cuando se adora a Dios de esa forma, él vence. Usted ve como la presión del pecado le da poder para ir Dios en búsqueda del liberacion?
Usemos otra ilustración. Un creyente es incomodado por pensamientos impuros. Él no tiene como refrenar esos pensamientos impuros. Él sabe que eso no es correcto, pero no consigue resistir ni tiene poder para orar Dios. Él podrá intentar resistir e incluso intentar orar, pero parece que está intentando sin mucha dedicación. No existe poder. Por que? Porque él aún no sintió la presión del pecado y, por eso, no tiene el poder del liberacion. Pero se queda perturbado por esos pensamientos, no sólo una o dos, pero un centenar de veces, y que sea vencido todo el tiempo a despecho de sus esfuerzos, entonces sufrirá el dolor de la confesión y de las derrotas a punto de no poder más soportar la presión, ni aún por cinco minutos más. Y es en ese momento que él recibe la fe como también el poder para vencer su pecado. Los días comunes, él no tiene ni fe ni poder. Pero cuando experimenta el calor de la presión, su fe parece acumular poder. Normalmente, su resistencia en el pasado era pequeña, pero ahora, después de la presión haber aumentado tanto, su resistencia se hace más poderosa.
Acordemos, por lo tanto, que la presión va a producir poder. Utilicemos la presión, en nuestro vivir diario, para transformarla en poder a fin de progresar espiritualmente. Tenga en mente también que un creyente poderoso no posee cualquier medida extra de poder además de lo que nosotros mismos poseemos; simplemente sabe como utilizar la presión sobre él y está determinado a hacerlo.
LA NECESIDAD DE LA PRESIÓN

Un hermano me preguntó por qué su oración no tenía respuesta. Le respondí que era por no haber presión. Cuando preguntó por qué la presión era necesaria, yo le dijo que ella es necesaria para que la oración haya respuesta. la verdad, yo siempre hago esta pregunta a los hermanos: "Dios oye su oración?" La respuesta que generalmente recibo es esta: después de orar tres o cinco veces, el asunto es olvidado. Por qué es olvidado? Porque esos que olvidan no sienten la presión sobre sí. No es extraño que frecuentemente sea ese el caso? Si usted olvidó un asunto de oración, como puede culpar Dios por que no acordara? Naturalmente, Dios no le responderá si usted meramente pronunciar algunas palabras de oración casualmente. Muchos oran como se estuvieran escribiendo una redacción. Sería mejor que no oraran. La oración de muchos transgride el primer principio de la oración, que no es fe ni promesa, pero necesidad. Sin necesidad no hay oración.


No es de se maravilhar que las personas no reciban respuesta para sus oraciones. Para que Dios responda la oración de un creyente, Él le dará primero una necesidad, dará al creyente alguna presión a fin de que este sienta la necesidad. Entonces, el creyente se vuelve a Dios pidiendo una respuesta. John Knox era poderoso en la oración. La reina Maria, de Inglaterra, dijo cierta vez: "No tengo miedo del ejército de toda Escocia; sólo temo la oración de John Knox". Como John Knox oraba? Él decía: "Dios dame Escocia o yo muero!" Por qué él oraba de esa forma? Porque la presión dentro de él era muy grande. Era además de su capacidad; por eso, él a derramaba delante de Dios. La presión dentro de John Knox lo llevaba a hacer tal oración. Usted puede no comprender por qué Moisés, en su época, oró de esta forma: "Ahora, pues, perdona su pecado, no me borres, te pido, de tu libro que tienes escrito" (Êx 32.32). La razón era que Moisés estaba consciente de una necesidad y estaba tan oprimido por esa necesidad que prefería perecer si Dios no salvara los hijos de Israel. Por eso, Dios lo oyó. El corazón de Pablo era el mismo: "Yo aún podría desear ser separado de Cristo, por amor de mis hermanos, que son mis parientes según la carne" (Rm 9.3). Él preferiría no ser salvo si los hijos de Israel no fueran salvos también. Tal palabra no es mera adoración de la boca para fuera tampoco una mera explosión emocional. Ella viene de un profundo sentimiento causado por la presión de la necesidad.
Alguien puede imitar las palabras de la oración de otro, pero la oración será ineficaz y sin utilidad porque no hay presión. Quien irá a orar diciendo que, si Dios no responderle, él no se levantará? Si alguien tiene realmente ese sentimiento y esa palabra dentro de sí, su oración será oída. Usted también puede orar con esas palabras, pero el esencial es usted sentir la presión dentro de usted. En Tsinan, había un hermano en el Señor muy bueno. Él tenía un hermano en la carne que era también su compañero de escuela. A causa de su fe, él era frecuentemente ridiculizado y hostilizado por su hermano. El año pasado, yo prediqué en aquella escuela y tuve oportunidad de conversar con su hermano de carne y sangre, lo cual, no obstante, permaneció indiferente. Ora, ese buen hermano solía testificar en la escuela y asumir el liderazgo entre los hermanos de allá. Pero, por algún tiempo, él paró de testificar y su rostro se quedó triste. Por eso, los otros hermanos me informaron de su condición. En verdad, temían que él hubiera apostatado. Fui solicitado a ayudarlo.

Allá, entonces, yo me encontré con él pocas veces; sin embargo, en cada ocasión él salió después de solamente unas pocas palabras que sean intercambiadas. Él me evitaba, y yo me quedé realmente confuso. Otro hermano me relató que ese joven hermano le había dicho la razón por qué habia dejado de testificar: mientras su hermano en la carne no fuera salvo, él no testificaría por el Señor. En la noche de la última reunión que hubo mientras yo estaba allá, hablé con él nuevamente. Yo le pregunté, por qué él estaba actuando de aquella manera en los últimos tiempos. Él respondió que, si Dios no salvara su hermano, él ya no testificaría. Yo sabía cuan honesto él era y que estaba realmente preocupado con el hermano. Sabía también que él debía tener una carga especial en el corazón por el hermano y estaba bajo tremenda presión.

Sólo podría haber dos explicaciones: o eso era el enemigo que lo engañaba y hacía que desfalleciera y no trabajara por el Señor o, entonces, Dios iba realmente salvar su hermano. Si Dios le dio tal presión y lo llevó a orar con esa intensidad, entonces, su hermano sería salvo. La presión sobre él era tan grande, además de su capacidad, por eso él tuvo esa reacción tan peculiar. Después de volver hacia casa, recibí, de un hermano de aquella escuela, una carta trayendo las buenas nuevas de que el hermano de ese joven fuera finalmente salvo. No mucho después de yo haber dejado la escuela, el hermano de ese joven se quedó muy enfermo y, durante la enfermedad, aceptó el Señor y su enfermedad fue sanado!

La experiencia de ese joven nos muestra un principio: antes de Dios responder a las oraciones, Él frecuentemente coloca gran presión sobre nosotros para que los llevemos a la oracion. Anteriormente no teníamos que pueda en la oración, pero ahora, con tal presión, somos capaces de orar. Cuanto mayor que sea la presión de Dios, más poderosa se hace nuestra oración. Aprendamos esta lección: la presión produce poder. El propósito de la presión no es tumbarnos, pero si a ser utilizada por nosotros para transformarla en poder. Podemos, así, entender por qué algunas oraciones son respondidas y otras no. Por qué Dios frecuentemente oye oraciones por cosas grandes, mientras no oye oraciones por cosas pequeñas? Por qué Dios oye nuestras oraciones por nuestros queridos, amigos o cooperadores cuando están peligrosamente enfermos, pero no oye inmediatamente nuestras oraciones cuando tenemos dolor de cabeza, resfriado o algunos arañazos?


Ya dije y voy a repetir: cualquier oración que no nos mueve no puede mover a Dios. Eso está relacionado al poder, y el poder es determinado por la presión. Porqué Dios permite que muchas dificultades, callejones sin salida y hechos ineludibles lleguen a nosotros? Por ninguna otra razón a no ser llamarnos a utilizar tal presión y que nos hagamos poderosos en la oración. Nuestro fracaso está en que no sepamos cómo hacer uso de la presión para transformarla en poder.
Debemos saber que todas las presiones tienen un propósito. Sin embargo, no debemos esperar hasta que la presión se haga excesivamente insoportable antes de orar. Debemos aprender a orar sin presión como también con presión. Si hay presión, utilicemos cada una transformándola en poder. Haciendo así, reconoceremos que siempre que la presión surge de Dios va a manifestar el poder de resucitar los muertos. No existe poder mayor que el poder de la resurrección. Y cuando estuviéramos oprimidos además de la esperanza, experimentaremos el poder de su resurrección fluyendo de dentro de nosotros. Cuántas veces en su vida sus oraciones fueron respondidas? usted debe haber tenido sus oraciones respondidas por lo menos algunas veces. Por qué esas pocas oraciones fueron respondidas? No fue porque usted sintió la presión y, por ser tan grande, usted derramó su corazón delante de Dios? Tal vez usted nunca hubiera ayunado antes, pero, aquel día particular, usted nada pudo hacer a no ser ayunar. Usted sintió que estaba siendo presionado a ir delante de Dios y ya no consideraba la oración una carga; bien al contrario, la oración para usted se hizo, aquel día, un medio para descargar una situación.
LA PRESION DE LAS CIRCUNSTANCIAS

No sólo el pecado y la necesidad crean presión, pero las circunstancias la producen también. Dios permite que los creyentes pasen por la presión de las circunstancias para que vivan delante De él. Frecuentemente, situaciones adversas son levantadas en la vida de los hijos de Dios. Algunos son perturbados por los familiares, otros, por los amigos. Algunos pueden sufrir pérdidas en los negocios; otros pueden ser perseguidos por los compañeros. Unos pueden ser hostilizados o malinterpretados por las personas; otros pueden tener dificultades financieras. Por qué todas esas cosas les sobrevienen? Muchos creyentes normalmente no reconocen cuan preciosa es la vida regenerada que recibieron. Aunque sean nacidos de nuevo, son aún ignorantes del hecho de que su vida regenerada no tiene precio. Pero, una vez que estén bajo presión, ellos comienzan a apreciar su vida regenerada porque esa nueva vida que Dios les dio los capacita a vencer en todas las situaciones. Todas esas presiones exteriores pueden probar la realidad de la vida regenerada y de su poder. El Señor propositadamente nos coloca en situaciones adversas a fin de recordar que, sin Su vida, no podemos soportar. El poder de su vida es manifiestada a través de la presión exterior.

Si, por ejemplo, su corazón está siendo traspasado por algo que lleva usted a llorar en secreto, y usted reconoce que está totalmente desamparado y distante de cualquier confort, usted ganará victoria completa si, en aquel momento, lanzarse en Dios. Usted se quedará maravillado con la grandeza del poder que le da victoria. Esa presión exterior lleva usted a confiar en Dios espontáneamente, capacitando usted, por su parte, a manifestar, la realidad y el poder de la vida del Señor. Naturalmente, los que no creyeron en el Señor y no poseen la vida regenerada serán, a buen seguro, tomados bajo la fuerte presión de tales circunstancias agonizantes. Un cristiano, sin embargo, es regenerado y tiene una vida dentro de sí que es más fuerte que cualquier presión exterior. Cuando es oprimido, entonces, él vence, visto que la presión de las circunstancias simplemente comprueba la vida regenerada dentro de él.
Leí una vez un panfleto intitulado "Sea una Máquina de Gas". Él contaba la historia de cierta persona. En la ciudad americana de Pittsburgh, la comunidad en aquella época usaba bombillas a gas. El propietario de la compañía de gas era cristiano. En cierta época, él comenzó a enfrentar muchas situaciones adversas. Sus clientes lo acusaban frecuentemente de cosas que no tenían ninguna relación con él. Personas que negociaban con él se oponían y rechazaban darle la debida cortesía. Entonces, él oró Dios pidiendo que le concediera poder para vencer todas aquellas dificultades. Pero, después de orar así, su situación sólo empeoró.
Un día, un empleado vino a decirle que todas las máquinas en la fábrica habían parado de funcionar. Como nadie sabía ni conseguía descubrir donde estaba el problema, el propietario tuvo que ir a inspeccionar la situación. En su inspección, él descubrió que la maquinária estaba todo intacto, a no ser una pequeña válvula en una caldera, que estaba quebrada. Sin cualquier presión, entonces, todo el vapor que había sido producido no podía ser utilizado y, con eso, ninguna de las máquinas funcionaría. Fue en aquel momento que él oyó una voz suave y mansa diciéndole: "Usted debe ser una máquina de gas". Posteriormente, él testificó que este maquinário de gas habló a él de la misma forma que la mula de Balaam en el pasado. Alabanzas y gracias Dios! Él también comprobó el hecho de que no había presión porque la válvula estaba quebrada; y, sin presión, las bombillas de la ciudad entera no podrían generar luz. Sin embargo, la presencia de la presión llevó las bombillas de toda la ciudad a brillar. Por eso, él no podría resistir la presión en su vida y debería ser, por el contrario, una máquina de gas.

Debemos ver que el poder de la vida de una persona no puede exceder la presión que ella recibe. Había un hermano entre nosotros que se rechazó a adorar los ancestrales en su boda. Su tío había conseguido anteriormente un empleo para él en el banco, pero, debido su rechazo en adorar los ancestrales, no le dieron aquella posición. Todos lamentamos por él, pero ese incidente obviamente mostró cuanto poder había en él. Porque si yo puedo quedarme de pie después de ser empujado, eso muestra cuanto que poder tengo dentro de mí. Un empujón exterior sólo manifiesta la fuerza interior. El poder manifestado de adentro es tan grande cuanto la presión de fuera. La Biblia no nos habla sólo del hecho de la resurrección, pero también nos revela el principio de la resurrección. El Señor Jesus Cristo fue resucitado de entre los muertos. Eso es un hecho. Pero muchas enseñanzas concernientes a la resurrección, tales como conocer su poder, pertenecen al principio de la resurrección. De modo que la resurrección no es sólo un hecho; ella es también un principio que debe ser probado en nuestra vida.


El principio de la resurrección es basado en el hecho de la resurrección. Cierto Hombre que estaba vivo físicamente un día fue crucificado. Naturalmente, Él murió y fue sepultado. Pero resucitó de entre los muertos. La esclavitud de la muerte no tenía poder sobre Él, porque había En él un poder mayor que la muerte. Y, aunque ese poder haya pasado por la muerte, estaba vivo, pues no podía ser tocado por la muerte. Por eso, el principio de la resurrección es vida que sale de la muerte. Supongamos que un hermano sea naturalmente paciente, gentil y amoroso. Esas nada son además de partes de su bondad natural que no podrían ser resucitadas. Pero Dios permite que sus amigos, parientes y compañeros lo presionen, afligiéndolo y hiriéndolo hasta tal punto que él ya no puede soportar, viniendo a perder la tranquilidad. En aquel momento, él reconoce que todo lo que viene del natural no puede pasar por la muerte (que es la mayor prueba) y permanecer vivo.

Y si, durante aquel momento, él levantar la cabeza y orar: "Dios, mi paciencia llegó al fin; permita que Tu paciencia se manifieste en mí", entonces, para su gran sorpresa, él se descubrirá actuando con paciencia bajo todos los tipos de muerte. Ahora, eso es resurrección, pues la resurrección es la vida de Dios que pasa por la muerte y aún existe. Cualquier cosa que sea natural no puede ser resucitada después de pasar por la muerte. Pero todo lo que pertenece Dios vivirá después de pasar por la muerte. Muchos no saben lo que pertenence al ego y lo que pertenece Dios, lo que pertenece a lo natural y lo que pertenece Cristo, lo que es viejo y lo que es nuevo, lo que es natural y lo que es sobrenatural. Consecuentemente, Dios permite que la muerte venga sobre ellos a fin de que conozcan lo que puede pasar por la muerte y lo que no puede. Y, así, ellos conocerán la resurrección.


Por qué Dios permite que la presión venga sobre usted? Por ninguna otra razón sino a de revelarle que cualquier cosa que usted juzgue capaz de realizar, de soportar y de resistir a ella debe ser reducida la nada. Usted es presionado hasta tal punto que sólo puede decir: "Dios, ya no puedo soportar. Mi fuerza se agotó. Por favor, manifiesta Tu poder!". Dios va a permitir que usted sea presionado hasta que obtenga el poder De él. En aquel punto, la presión se hace no sólo su poder de oración, pero ella extrae, también, el poder operador de Dios. Así aconteció con El Señor Jesus Cristo: "Si el grano de trigo, cayendo en la tierra, no morir, él se queda sólo", observó el Señor Jesus, "pero, morirse, da mucho fruto" (Juan 12.24). Mi oración es que usted y yo podamos conocer Cristo y Su poder de resurrección más profundamente, día a día.

Este fue el blanco de Pablo en toda su vida: "No que ya lo haya alcanzado", declaró el apóstol, "o que sea perfecto; pero prosigo (...) para que pueda conocerlo (experimentarlo), y el poder de su resurrección (no sólo el hecho de la resurrección de Cristo)" (Fp 3.12, 10). Él también declaró esto: "En todo somos atribulados, sin embargo no angustiados (eso se refiere a la situación exterior de ellos); perplejos, sin embargo no desanimados; perseguidos, sin embargo no desamparados; desmejorados, sin embargo no destruidos; llevando siempre en el cuerpo el morir de Jesus, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo" (2 Co 4.8-10). Eso se refiere a las circunstancias de Pablo y a la vida dentro de él. Él tenía muchas presiones exteriormente, pero tenía también grande poder dentro de sí. Las presiones externas a él sólo manifestaban su poder interior.

El ambiente donde cada uno de nosotros está es preparado por Dios. Por favor, se acuerde de que usted está donde está por la ordenación De él, sea en el hogar, en la escuela o en el trabajo. Sean que cuáles sean las circunstancias en que usted encontrarse, sean ellas suaves o ásperas, Dios quiere que usted manifieste la vida de resurrección de Cristo. El crecimiento de un cristiano depende de la manera como él lidia con el ambiente donde está. Todas las cosas que nos presionan mucho tienen como propósito entrenarnos para que conozcamos el poder de la resurrección.
Quién es el más poderoso? Aquel que ofrece más oraciones será, a buen seguro, el más poderoso. Pero que significa que alguien dice que la vida más profunda posee mayor poder? Significa nada más que esto: la persona que tiene más presión tiene más habilidad para tratar con ella. De modo que la profundidad de la vida de un creyente puede ser medida por la manera como él trata con su presión. Infelizmente, el cristiano, con mucha frecuencia, le gusta preservar su poder natural. Él no quiere morir, exactamente como Pedro no quería que el Señor muriera. Sin embargo, si el Señor no hubiera muerto, hoy no habría resurrección. Muchos cristianos consideran, como vida buena, aquella que tiene pocas dificultades y angustias. Siempre que deparan con alguna cosa dolorosa, ellos piden Dios para removerla. Podemos decir que ellos están viviendo, pero eso ciertamente no puede ser llamado de resurrección. Supongamos que, en su constitución natural, usted pudiera soportar la censura de diez personas, pero no más; así, pide Dios para no permitir que usted sea intentado por encima de la censura de los diez.

Pero Dios permite que la presión de once personas venga sobre usted. En tales situaciones, usted, por fin, clama a Él que ya no puede soportar, pues está además de su capacidad. Permítame decir que Dios, no obstante, dejará que usted sea presionado además de aquello que su propio poder y paciencia y bondad naturales puedan soportar. El resultado será que usted dirá a Él que ya no puede soportar y pedirá que le conceda el poder para vencer. En aquel momento, usted experimentará un poder nuevo y mayor que puede soportar crítica, no sólo de diez, pero hasta de veinte personas. Usted vino a reconocer y experimentar que, cuanto mayor que sea la presión, mayor su poder; y que, siempre que esté sin poder, es porque usted no fue colocado bajo la disciplina de la presión.


Entonces, si eso es así, por qué muchos se tardan en recoger Dios hasta que la presión se hace grande? Devimos, antes, buscarlo tan inmediatamente sintamos nuestra incapacidad y, inmediatamente, recibiremos el poder necesario. Por eso, siempre que deparamos con nueva presión, debemos utilizarla para transformarla en poder. Nuestro poder crecerá con cada encuentro de esos. Dios nunca preserva la constitución natural; Él sólo quiere la resurreccion. "el Dios que vivifica los muertos y llama a la existencia las cosas que no existen" (Rm 4.17). Llamar algo de la nada es el poder que Dios tiene que crear, dar vida a lo que está muerto es el poder redentor de Dios. Abraham creyó en Dios como Aquel que crea todas las cosas de la nada y da vida a los muertos. al hombre le gustaría proteger su vida, pero Dios rechaza esa vida. Y después que el hombre es quebrado por Dios y Le confiesa que es absolutamente desamparado, aquel hombre será resucitado de los muertos. Ese es el secreto de la vida y del poder.
Cuando viva con muchas presiones, usted debe acordarse que presión es poder y, por lo tanto, no deben ser evitadas, pero, sí, acogidas. Pues cuanto mayor que sea la presión sobre usted, mayor será su poder. Usted vencerá todo y obtendrá fuerza aún mayor.
LA PRESION DE LA OBRA

Gran parte de la obra de Dios debe pasar por la presión antes que pueda haber buenos resultados. (Los que sirven a Dios deben prestar bastante atención en ese punto.) Infelizmente, pocos obreros tienen esa experiencia o parecen dispuestos a experimentarla. El que es fiel, sin embargo, no sólo tiene tal experiencia como aún la tendrá mucho más. Si usted nunca experimentó eso, la va a experimentar en el futuro. Dios va a hacer que el trabajo que usted está haciendo pase por la muerte. Eso no ocurre porque Dios tenga placer en la muerte; por el contrario, Él lleva la obra a la muerte a fin de alcanzar la resurrección. En el inicio de su obra, muchos obreros de Dios notan que incontables personas están siendo salvas por medio de sus esfuerzos, y su obra parece estar prosperando y siendo bendecida. Extrañamente, sin embargo, tal situación no dura mucho tiempo.

Después de algún tiempo, la obra comienza a fracasar. Los que antes fueron salvos no están haciendo ningún adelanto hoy. Más tarde, no sólo la obra parece haber parado, pero los propios obreros se siénten fríos y muertos. Cuando se descubren en esa situación difícil, con certeza desean hacer algo, pero no pueden porque parecen haber perdido el poder. Se quedan realmente intrigados. Pueden hasta comenzar a imaginar que cometieron algún pecado grave. La esa altura, están realmente temerosos y no saben que hacer. Pueden entender que ya no hay cualquier esperanza, pues parece que Dios no quiere bendecir ningún aspecto de su obra.

Pero es precisamente en ese momento que la luz vendrá de Dios para sondar el corazón de ellos y, entonces, sabrán si desde el inicio estuvieron trabajando para Dios o para ellos mismos, se estuvieron compitiendo con las personas o sirviendo con sinceridad para la gloria de Dios. Ellos descubrirán para quien estuvieron realmente trabajando. Pues cuando la obra está prosperando y tiendo éxito, los creyentes tienden a sentir que todo cuanto estuvieron haciendo fue para Dios. Solamente cuando la obra de alguien está bajo presión es que él podrá discernir si su obra ha sido para Dios o si él se ha mezclado con la obra.


Usted, que ha tenido experiencia como la aquí descrita, sabe cuan dolorosa ella es. Durante ese tiempo, usted se siente sobrecargado y muerto y está siendo presionado hasta tal punto que no puede hacer otra cosa a no ser preguntar Dios: "Dios, por qué eso es así? Por qué nadie está siendo salvo? Por qué los creyentes están tan muertos?" Usted también es presionado a preguntar Dios: "Que debo hacer? Donde debo ir de aquí en delante?" Usted percibió que su antiguo poder no es suficiente para enfrentar la presente situación y su experiencia pasada es inadecuada para suplir la exigencia actual. Tal vez, en este momento, Dios le muestre que, cuando la obra estaba prosperando, usted nutrió el pensamiento de auto-satisfacción, abrigó el orgullo espiritual, fue celoso por su propia gloria, ansiando exceder otras personas en la obra. Resumiendo, usted descubre que muchas cosas no fueron hechas para Dios, pero si para los hombres y, consecuentemente, su obra necesitaba pasar por la muerte. Ahora usted reconoce cuan útil fue su obra haber sufrido esa presión.
El propio Moisés necesitó aprender lo que significaba la circuncisión antes de poder trabajar para Dios. En cierta ocasión, Dios quiso matarlo, porque él no era aún "un esposo sanguinario", despues de haber fallado en circuncidar su hijo nacido de su esposa Zípora, la cual, aparentemente, se había opuesto a la práctica sanguinaria (la cual, sin embargo, ahora, lo hizo, cuando vio la vida del marido en peligro) (Êx 4.24-26). Dios no iba a permitir que la carne se mezclara con Su obra, para la cual Él estaba llamando Moisés.
Dios va a permitir que usted sea presionado hasta el punto en que no le importará si la obra morir, que nadie sea salvo y todos los hermanos sean esparcidos. Eso porque la obra — en la verdad, todo — pertenece Dios y no más a usted. En aquel momento, usted dirá Dios que, desde que Él glorifique Su propio nombre, para usted no hace diferencia si Él destruir la obra y todo el más también. Así usted pasa por la muerte, que es el principio de primordial importancia en los tratos de Dios con Sus obreros. Y, de ahí en delante. Dios colocará el peso de la obra nuevamente sobre usted. Como eso es diferente de lo que era antes! Antes la obra era suya y usted a realizaba por intereses propios. Pero ahora es de Dios, y no importa si sus intereses están siendo servidos o no. La obra pertenece Dios. Él debe tener todo. Ya no es usted.
De modo que, en esa nueva situación, usted pide Dios para darle que pueda a fin de que pueda realizar Su obra bajo tales circunstancias trevosas y sequías. Usted reconoce tener estado bajo presión por algún tiempo y, por eso, pide Dios para reavivar Su obra. Dentro de poco tiempo, habrá nuevos cambios! La situación próspera retornará y usted verá, claramente, que eso no es algo hecho por usted, pero solamente por el propio Dios por intermedio de usted. El resultado es que la presión que usted soportó le dio nuevo poder para trabajar. Antes era usted quien trabajaba, pero ahora es Dios trabajando, pues Él llevó Su obra a la resurrección a través de la muerte. De ahí en delante, nadie puede impedir la obra De él.
cuan lamentable es que muchos de los obreros de Dios rechacen colocarse en Sus manos. Entendamos que, si alguien es fiel y obediente, él no será ahorrado de presión excesivamente grande y no tendrá siquiera un día confortable. Cierta vez, alguien preguntó a un hermano en el Señor como él pasaba sus días en Xangai — cuan confortables eran y si él tenía privaciones. El hermano, sonriendo, respondió: "Existe alguien verdaderamente usado por el Señor que no tenga privaciones y que pueda pasar todos sus días confortablemente?"
Nuestro poder no puede exceder la presión que recibimos. Cuanto mayor que sea la presión que Dios mide para nosotros, mayor el poder que crecerá dentro de nosotros. Dios trabaja por medio del proceso de muerte. Sin pasar por la muerte, nadie puede hacer nada. Lo que yo más temo es que muchos no utilicen la presión que les es dada. Ella será más como el vapor en una tienda de agua caliente, que es desperdiciado, en vez del utilizado para mover un vehículo. En los últimos dos años, tengo sentido profundamente que la presión es el auxilio para el poder. Si usted tuviera tal experiencia, concordará que todo su poder sólo puede venir de la presión; que el poder que usted tiene en su contacto con las personas procede de la presión. Un día, cuando estuviéramos delante de Dios, reconoceremos llenamente la presión que el Señor Jesus Cristo sufrió en Sus días en la tierra, que presión los apóstoles soportaron en sus días y que presión todos los que fueron grandemente usados por Dios soportaron.
LA PRESION DEL ENEMIGO

Hoy día muchos creyentes desconocen la presión satánica (A pesar de todo el énfasis dado hoy día a la batalla espiritual, muy de lo que es dicho no tiene base en las verdades fundamentales del evangelio; por eso, esa afirmación continúa actual). Sin embargo, el enemigo puede traer muchos males al ambiente donde estamos como también a la nuestra vida. Los cristianos generalmente no entienden por qué existen tantos pensamientos desconcertantes en su mente y tantas perturbaciones a su alrededor. En la verdad, algunas de ellas son permitidas por Dios, mientras otras son las obras de opresión del enemigo (El autor no ignora que todo lo que nos acontece es permitido por Dios. Aquí, él hace diferencia entre lo que nos es directamente dato por las manos de Dios de aquello que, con Su permiso, tiene origen en Satanás).


Había un hermano que habitualmente tenía pensamientos libres y no conseguía concentrarse. La situación se hizo tan seria que él llegó incluso a ser intentado a cortar la garganta. Cuando él compartió eso conmigo, yo le pregunté si tal pensamiento tenía viniendo de él aún, se había sido dado por Dios o se había sido inyectado en su mente por el enemigo. Obviamente no podría haber venido de Dios. Así, la causa de tal pensamiento fue reducida a las dos fuentes posibles: si no por así decir, cada movimiento sobre el tablero de ajedrez. Mis amigos le dijeron francamente que aquello era obra del enemigo y lo aconsejaron a resistir a él. Entonces, oraron con él, allí aún en el tren, sobre el asunto. El hermano volvió inmediatamente para casa y, después de algún tiempo, escribió a esos hermanos, explicando cómo, después de volver hacia casa, él comenzó a resistir al enemigo día a día, como rechazó a aceptar cualquier cosa que viniera de él y como su situación actual estaba mejorando gradualmente. Él dio gracias a Dios por haber sido liberado, aunque admitiendo no haber sido aún totalmente recuperado.

Lo que deseo enfatizar es el error del hombre en resistir a las tácticas de opresión del enemigo. En el inicio, puede ser que Satanás le de a usted sólo uno o dos pensamientos, pero, por fin, él corromperá, si pudiera, todo su ser como también su familia y ambiente donde está. Eso porque usted está siendo oprimido, pero no resiste a él. Eso es un error fatal. Usted debe usar la presión para producir el poder de su resistencia. Cuando usted soporta además de su medida, usted necesita resistir al enemigo. En aquel instante, usted encontrará la salida. Frecuentemente, no tenemos poder para resistir Satanás, pero, cuando somos presionados además de la medida, descubrimos un poder brotando dentro de nosotros y capacitándonos a resistirle.



Por eso, siempre que estemos siendo presionados por el enemigo, no pensemos que tal presión es inútil; por el contrario, debemos utilizar esa presión porque ella suscita poder. Guardemos en mente esto: si supiéramos como utilizar la presión, ella no permanecerá en nuestro camino. Verdaderamente, mientras más pesada la presión, mayor el poder de resistencia. Que el Señor nos capacite a resistir al enemigo.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje