Página principal

Viveros barriales de árboles urbanos en Luján


Descargar 55.54 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño55.54 Kb.
Viveros barriales de árboles urbanos en Luján

CUCCIUFO, Emiliano1; CASTRO, Diego2 y GARCÍA, Pablo3



Resumen

El arbolado urbano brinda una gran cantidad de beneficios ambientales y sociales a los habitantes de las ciudades. En el camino de ejercer el derecho a un ambiente sano, este proyecto pretende producir árboles nativos a escala barrial aptos para espacios verdes y veredas de Luján, Provincia de Buenos Aires.

Para ello se ha consolidado la relación entre docentes y estudiantes de la Universidad Nacional de Luján, técnicos de la Agencia de Extensión Luján del INTA y organizaciones sociales de Luján, Olivera, Open Door y Torres.

Mediante talleres, actividades de capacitación, jornadas de siembra y trasplante se ha logrado un volumen de producción de 380 árboles nativos de 8 especies diferentes, 100 de ellos listos para ser plantados. Asimismo se han ejecutado y planificado jornadas de plantación en barrios, escuelas y las propias instituciones.

El trabajo conjunto con las organizaciones ha fortalecido la relación y la confianza y permite la aparición de nuevas demandas y desafíos que nos obligan a ampliar los horizontes del proyecto, tanto en términos de las problemáticas abordadas, como de las metodologías que favorezcan mayor participación en cada barrio.


  1. Justificación y Origen del Proyecto

El Sistema Verde Urbano brinda gran cantidad de servicios ambientales. De hecho, los árboles de las veredas y los Espacios Verdes de un distrito mejoran la calidad de vida de los habitantes a través de la modificación del microclima. Moderan los extremos térmicos, absorben dióxido de carbono y retienen partículas contaminantes. Asimismo contribuyen a la disminución de los ruidos, interceptan el agua de lluvia, evitando o moderando inundaciones. Por supuesto contribuyen a aumentar la biodiversidad y la calidad estética del paisaje urbano y tienen un efecto positivo sobre la salud y la sensación de bienestar de las personas.

Según la Ley 12.276 de Arbolado Público de la Provincia de Buenos Aires, es responsabilidad del estado Municipal manejar el arbolado del distrito incluyendo las nuevas plantaciones en espacios verdes barriales. Es costumbre también de los vecinos esperar acciones del Municipio en ese sentido sin, muchas veces, tomar intervención en esos procesos.

Pero el derecho a un ambiente sano se puede ejercer a través de acciones concretas en pos de más y mejores espacios verdes a escala barrial y local, incluyendo la participación en las campañas de plantación, o mejor aún, en la producción de árboles para su ciudad.

Actualmente el Municipio de Luján no posee una oficina técnica con un profesional idóneo que se ocupe de los espacios verdes y el arbolado urbano a través de un Plan de Manejo como dicta la Ley provincial. Tampoco posee un vivero o un programa de plantaciones que les permita a los vecinos solicitar árboles para la plaza o las veredas de su barrio. Recientemente, en la Reserva Municipal “Quinta Cigordia”, se ha instalado un pequeño vivero educativo de árboles nativos a cargo de un Ingeniero Agrónomo, que puede ser el inicio de iniciativas de forestación barrial con las cuales poder articular, pero su desarrollo es incipiente.

Por otra parte las juventudes de las organizaciones sociales y políticas suelen tener avidez por las actividades que conjuguen la capacitación, el mejoramiento de su calidad de vida y que desarrollen habilidades y vocaciones vinculadas a la producción, como potencial complemento de la economía familiar.

El proyecto surge de la propia demanda de algunas de las organizaciones sociales y políticas involucradas y pretende aportar a la formación de jóvenes comprometidos con el medio ambiente de su barrio, poner a disposición de las organizaciones herramientas de trabajo territoriales en función del diseño de nuevos espacios verdes. A su vez fortalecer el vínculo de la Universidad y del INTA con organizaciones sociales de Luján.

Es por ello que se presentó un proyecto en la 22° Convocatoria de Extensión “Universidad, Estado y Territorio” de la Secretaría de Políticas Universitarias, Ministerio de Educación. El vínculo se formalizó entre un equipo interdisciplinario de docentes y estudiantes de la UNLu, un grupo de técnicos de la Agencia de Extensión Luján del INTA y cuatro organizaciones sociales o instituciones del distrito: la Sociedad de Fomento del Barrio Lanusse, La Fundación el Remo de Olivera, la Escuela Secundaria N° 3 de Open Door y el Club Colonia Nacional de Torres. El proyecto fue aprobado y financiado por la SPU, comenzando a trabajar en marzo de 2015.


  1. Objetivos

Los objetivos generales que nos planteamos inicialmente fueron:

  • Desarrollar las capacidades para instalar Viveros Forestales de pequeña escala en diversos barrios de Luján.

  • Fortalecer las huertas familiares y comunitarias en desarrollo introduciendo el componente de producción de árboles para el barrio.

Y los objetivos específicos fueron los siguientes:

  • Producir árboles adecuados para los espacios públicos barriales como plazas, veredas, clubes, sociedades de fomento o las propias huertas familiares y comunitarias, bajo pautas de manejo sustentable y agroecológico.

  • Democratizar los conocimientos disponibles sobre el arbolado urbano y su rol en la mejora de calidad de vida en el barrio y la ciudad donde vivimos.

  • Desarrollar capacidades técnicas de producción de árboles en jóvenes que trabajan en el marco de organizaciones sociales y políticas.

  • Estimular las iniciativas tendientes a la instalación de viveros forestales y huertas, ya sean individuales o asociativas, como micro emprendimientos o complemento a la economía familiar.

  • Instalar un vivero demostrativo de producción de árboles nativos y exóticos para los espacios verdes y el arbolado urbano en el campo de la Universidad Nacional de Luján.



  1. Metodología

Se realizaron varias reuniones iniciales de planificación y puesta en común de las necesidades, expectativas y posibilidades de todos los actores en relación al proyecto, antes y después de ser aprobado por la SPU.

Luego se realizaron Talleres con un fuerte componente de capacitación que tenían como objetivo oficiar de charlas motivadoras sobre árboles nativos y su aplicación en veredas y espacios verdes barriales.

A continuación se pasó a la fase de producción a través de Jornadas teórico-prácticas de siembra de árboles nativos y algunas de trasplante de los plantines producidos a maceta.

Por último se realizaron Jornadas de plantación en los barrios y las organizaciones.

Tanto las Jornadas de siembra, como las de trasplante y las de plantación incluyeron reuniones de planificación de las siguientes actividades. En todos los casos también los técnicos del INTA realizaron entregas de quits de semillas del programa Pro huerta y en algunos casos pollas doble propósito Negra INTA, acompañados siempre de folletos y asesoramiento personalizado a los participantes.


  1. Desarrollo

    1. Talleres de capacitación

Una vez conocida la aprobación del proyecto por la SPU, se realizó en la Universidad una reunión de programación de actividades con todos sus integrantes: docentes, estudiantes, técnicos del INTA y representantes de las organizaciones.

Allí se acordó realizar Talleres de capacitación sobre árboles nativos y su uso en espacios públicos en distintas sedes. El primero de ellos fue en la Agencia de Extensión Luján y la intención era que sirva de disparador para la discusión respecto de que especies producir en función de sus características, virtudes y capacidad de adaptación a las condiciones de cada barrio.

Surgieron interesantes intercambios respecto del conocimiento previo que tenían algunos de los integrantes del grupo sobre las especies. Se comentaron algunas experiencias de cultivo, plantación o presencia de algunas de ellas en sus barrios de origen, sobre todo de los participantes de mayor edad o familiaridad con la jardinería.

Por último se acordó que especies se producirían en los viveros en una primera etapa. Resultaron seleccionadas trece especies de la región y algunas extra-regionales que se priorizaron por sus bondades o capacidad de adaptación: Tala, Espinillo, Algarrobo blanco, Pezuña de vaca, Ceibo, Sauce criollo, Palo Amarillo, Azota caballo, Timbó, Ombú, Anacahuita, Ibirá pitá y Aguaribay. En esta selección intervienen, además de los elementos técnicos aportados, la subjetividad o los gustos del grupo, que fueron respetados, siempre que fuera factible conseguir material de propagación o que las probabilidades de éxito en la plantación posterior fueran relativamente elevadas.





Primer Taller de Capacitación sobre Árboles Nativos en la Agencia de Extensión Luján del INTA

El segundo Taller de Capacitación se realizó en la Escuela secundaria N° 3 de Open Door. En este caso fue más bien una charla motivadora par estudiantes de 4°, 5° y 6° año de la escuela y sus profesores de biología. Se abordaron elementos de Ecorregiones de la Argentina, deteniéndonos en la encrucijada biogeográfica de la región metropolitana de Buenos Aires, los árboles nativos de esta región y las posibilidades de cultivo en Luján. En este caso, además, se incorporaron conceptos sobre viveros forestales de pequeña escala y los insumos básicos para la producción de árboles.

La intención era introducir los elementos necesarios que motivaran la instalación de un vivero en la escuela con la participación activa de los estudiantes. A su vez se pudo afianzar el vínculo y la confianza de la comunidad de la escuela con la Universidad y el INTA, dada la presencia de docentes, estudiantes y técnicos de esas instituciones. Otro de los resultados de este encuentro es la propuesta de plantar árboles en la plaza y las veredas del Barrio Lucheti, en el cual residen la mayoría de los chicos de la escuela.





Taller de Capacitación sobre Árboles Nativos y Viveros Forestales en la Escuela Secundaria N° 3 de Open Door


    1. Jornadas teórico-prácticas de siembra y producción

La primera de estas actividades se realizó en el vivero ya instalado en el campo de la Universidad. Se trata de un vivero con objetivos principalmente docentes y de investigación, donde se producen sobre todo especies exóticas. Se destinó una parte de esas instalaciones a este nuevo vivero de producción de nativas con fines educativos y de vínculo con la comunidad de Luján.

Se realizó la siembra de seis especies de las que se había conseguido semilla. Participaron estudiantes de la UNLu y algunos representantes de las organizaciones sociales vinculadas al proyecto. Se aplicaron tratamientos pre-germinativos de escarificación con agua caliente para mejorar la germinación, se separaron las semillas vanas o dañadas, se realizaron mezclas de sustrato con fertilizante de liberación lenta y se realizó la siembra manual en veinte bandejas plásticas alveoladas con su correspondiente riego de asiento. Todo ello con el acompañamiento y las recomendaciones del equipo docente.





Jornada de siembra de árboles nativos en la UNLu

El mantenimiento de las condiciones subsiguientes de cultivo como riego y desmalezado fueron realizados por el equipo docente, estudiantes voluntarios y pasantes. Fueron ellos también los que realizaron el trasplante de los plantines logrados en las bandejas a macetas de tres litros, así como la recepción y el acondicionamiento de las plantas madre adquiridas en viveros de la zona, representando una instancia más de formación.







Tareas de mantenimiento y trasplante en el vivero de la UNLu

La siguiente Jornada de siembra se realizó en la Fundación El Remo de Olivera junto a vecinos de esa localidad y estudiantes de la UNLu. Se sembraron cinco especies en diez bandejas, que fueron acondicionadas en el parque de la Fundación. La actividad incluyo una charla previa con temas vinculados a la tarea pero sobre todo se discutió sobre los sitios potenciales de plantación en el barrio. A su vez, técnicos del INTA repartieron semillas de huerta y se comenzó a planificar una huerta comunitaria-demostrativa en la propia organización.





Taller de siembra de árboles nativos en la Fundación El Remo de Olivera

Alrededor de tres meses despues de la siembra y luego de los dedicados cuidados de los integrantes de la Fundación El Remo de Olivera se realizaron varias jornadas de transplante de los plantines a macetas.

Las tareas realizadas en conjunto con vecinos y estudiantes de la UNLu, consistieron en la preparación de sustrato para las macetas, destubetado de los plantines, transplante, acondicionamiento y riego.



Primera Jornada de trasplante en la Fundación el Remo de Olivera



Segunda jornada de trasplante en la Fundación El Remo de Olivera


    1. Jornadas de plantación

En los primeros meses de 2015 Luján sufrió una inundación de grandes proporciones con fuerte impacto social. Dos de los barrios con los que trabajamos en el proyecto se vieron muy afectados: el Lanusse y Olivera. Tanto la Universidad como el INTA estuvieron involucrados en tareas de asistencia a los afectados durante y después de la inundación.

Es así que surge una nueva demanda en el marco del proyecto de parte de una de las organizaciones: la necesidad de árboles en los sectores recientemente urbanizados en el barrio Lanusse contiguos a un arroyo que desborda durante las inundaciones.

Se realizó una reunión con la presidenta de la Sociedad de Fomento, integrante del proyecto, y los vecinos en el barrio para discutir alternativas. En función de las características del sitio, la época del año y la disponibilidad de árboles en el vivero de la UNLu, se llega a la conclusión que lo más factible es la plantación de Sauces. Sin embargo las veredas del barrio son angostas y los cables de electricidad de baja altura. Se acuerda que la mejor alternativa es plantar los sauces en los propios terrenos de las casas, tomando la precaución de hacerlo alejado de las construcciones para evitar futuros problemas con raíces o quebradura de ramas.

Por último se realiza la extracción de los Sauces a raíz desnuda del vivero de la UNLu y el reparto y plantación en el barrio entre docentes, estudiantes y vecinos hacia el final del invierno de 2015.





Reparto de Sauces a los vecinos del Barrio Lanusse

En el caso de la Fundación el Remo, la inundación la convierte en un centro de evacuados y de recepción y distribución de donaciones. En épocas ”normales” se realizan peñas y fiestas de todo tipo además de cursos y el funcionamiento del plan FINES, de manera que la necesidad de sombra en su predio es imperiosa. Es por ello que en función de la escases de árboles y la decrepitud de algunos de los existentes, se realizó la plantación de un Aguaribay y un Azota caballos dentro del parque de la Fundación.

La Jornada se aprovechó para planificar nuevas plantaciones en las Escuelas primaria y secundaria del barrio y en un Jardín de infantes, iniciando el contacto con sus Directoras.



Plantación de árboles nativos en la Fundación El Remo de Olivera

Una demanda no planificada a la que pudimos dar respuesta y que nos llena de orgullo, es haber podido aportar algunos ejemplares al Bosque de la Memoria de a UNLu, en el marco de la conmemoración del 40 aniversario del golpe cívico-militar de 1976. Se donaron tres ejemplares generados en el marco del Proyecto (un Ibirá Pitá, un Azota caballo y un Tarumá) y participamos de la plantación durante el acto junto a los tres gremios de la Universidad: ATUNLu (No docentes), ADUNLu y ADIUL (Docentes).





  1. Resultados: Logros, dificultades y nuevos desafíos

    1. Logros:

Dentro de los resultados más notables y positivos podemos mencionar:

  • Se logró fortalecer el vínculo con las organizaciones a través de actividades concretas en territorio que implicaron nuevos aprendizajes y capacidades de todos los integrantes del proyecto. Esto favorece la inserción territorial del INTA y la UNLu en los distintos barrios y de las organizaciones en cada uno de ellos. También aumenta la confianza entre instituciones en relación a las respuestas posibles ante problemas concretos, pero además en relación a sus propias limitaciones. Un ejemplo de ello es el trabajo conjunto durante y después de las inundaciones en temas que no necesariamente están vinculados con el proyecto. Otro ejemplo es la multiplicidad de vías de comunicación que se han afianzado para convocar a actividades o informar de lo realizado, que van desde el mail y el teléfono celular, hasta el uso de la página de Facebook dearbolesurbanosyotrasyerbas.

  • Se pudo instalar un vivero productivo-educativo de árboles nativos para el arbolado urbano en la UNLu con fuerte participación de estudiantes. El mismo cuenta actualmente con 100 plantas madre de 8 especies nativas listas para plantar y 160 plantas de 6 especies de producción propia que estarán disponibles para plantar en 2017.

  • Se logró instalar un vivero de pequeña escala en la Fundación el Remo de Olivera, donde se obtuvieron 120 árboles nativos de 5 especies.

  • Se iniciaron las plantaciones en función de la demanda y necesidades de cada una de las organizaciones, principalmente en el Barrio Lanusse y en Olivera.

  • Se instaló la asistencia del INTA con insumos (semillas de huerta o pollas) y asesoramiento, como una constante en todas las reuniones y actividades.

  • Un grupo de docentes y estudiantes integrantes del proyecto participamos de las 2° Jornadas Rioplatenses de Flora Nativa organizadas por el INTA del Área Metropolitana de Buenos Aires en junio de 2015. Fue una experiencia de aprendizaje e intercambio con otros grupos, donde además se presentó un poster relativo al proyecto.

  • Pudimos observar un sustancial crecimiento en las capacidades técnicas y en la autonomía del grupo de estudiantes participantes del proyecto.

  • Por último creemos que las instituciones participantes son hoy potenciales agentes multiplicadores de la experiencia en los barrios de Lujan.

Se pueden interpretar como logros también una serie de tareas pendientes ya planificadas y acordadas con las organizaciones:

  • Siembra de otoño en la Escuela N°3 de Open Door con miras a instalar un vivero de pequeña escala. Esta tarea cuenta con fuerte compromiso de Directivos y docentes, y con gran entusiasmo de parte de los estudiantes.

  • Plantación en la Plaza del Barrio Luchetti de Open Door junto a los estudiantes de la Escuela N°3, la mayoría de los cuales vive en dicho Barrio.

  • Plantaciones en el Jardín de Infantes y las Escuelas primaria y secundaria de Olivera, en conjunto con Directivos, maestros, estudiantes y padres.

  • Nuevas siembras de otoño y primavera en el vivero de la UNLu.

  • Nuevas capacitaciones en el vivero de la UNLu, sobre todo dirigidas a jóvenes y estudiantes secundarios de los barrios involucrados.



    1. Dificultades:

Uno de los problemas que se detectaron con el tiempo es la dificultad de realizar las reuniones generales o capacitaciones con participación de todas las organizaciones. Esto tiene que ver con las distancias entre ellas y los inconvenientes para movilizarse. De manera que hubo que replantear estrategias convocando reuniones parciales o actividades concretas en las propias organizaciones barriales con mayor éxito.

Otro de los déficits tiene que ver con la convocatoria de gente joven. Salvo en las actividades con la escuela secundaria o por la presencia de estudiantes de la UNLu, las organizaciones tuvieron dificultades para que participen jóvenes desocupados en las tareas de siembra, trasplante o plantación. Es evidente que habrá que agudizar el ingenio y revisar metodologías para realizar actividades o convocatorias que atraigan este tipo de público, con miras a generar capacidades laborales.

La inundación, que fue una catástrofe social para los barrios y sus habitantes, que como dijimos consolidó la relación y la confianza de la UNLu y el INTA con las organizaciones, fue a la vez un escollo en términos de la planificación de actividades de producción de árboles para los barrios. Esto generó retrasos lógicos que pierden relevancia frente al problema que enfrentamos.

Estos retrasos no han permitido comenzar una tarea que en términos educativos y didácticos consideramos relevante: la elaboración de un material escrito de distribución gratuita sobre producción de árboles nativos a pequeña escala. Deberemos concentrar esfuerzos en esta tarea sobre el final de esta etapa o principios de la próxima.



    1. Nuevos desafíos:

Uno de los desafíos centrales es poder dar continuidad a las tareas. Es claro que un proyecto de este tipo verá resultados concretos en el mediano plazo, en no menos de tres años.

Otro que ya esbozamos es la necesidad de fortalecer la convocatoria a los jóvenes, de manera de instalar el tema a largo plazo.

Nuevas demandas y necesidades han ido surgiendo en el transcurso de la relación con las organizaciones. Una de ellas es la producción y plantación de especies tolerantes a inundaciones y anegamientos.

Otro desafío está vinculado a la problemática de la basura, particularmente en Olivera. En los últimos meses y a instancias de la propia administración municipal, parte de los residuos de Olivera son depositados en un basural a cielo abierto a orillas del Río Luján. Esto implica, además de una gran deficiencia en la gestión, el incumplimiento de la normativa en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos. Esto ha llevado a parte del equipo docente del proyecto a verse acompañando a la Fundación El Remo a reuniones barriales e inter-barriales donde se trata el problema y ayudando a pensar soluciones integrales vinculadas con el tratamiento de residuos verdes, la separación y el reciclado de residuos y la transformación del basural en una huerta comunitaria y un parque con árboles nativos. Es evidente que esto nos obligará, tarde o temprano, a reformular el proyecto, ampliándolo, pero también incorporando profesionales o estudiantes de otras disciplinas. Algo similar puede ocurrir con el tema de las inundaciones, que preocupa a varias de las organizaciones con las que trabajamos.

En el mismo sentido de la ampliación de los horizontes del proyecto, se han acercado otras organizaciones interesadas en la producción o la plantación de árboles en su barrio. Tendremos que ir evaluando su incorporación en la medida de nuestras posibilidades, de manera de ser responsables en la capacidad para dar respuesta.

Sin duda el desafío de ver crecer el proyecto genera entusiasmo, en la medida que va en el camino de hacerse preguntas e intentar algunas respuestas mediante la interdisciplina, en la medida que sea un espacio de formación de estudiantes de distintas carreras y en la medida que coloque a la Universidad y al INTA en consonancia con las necesidades del pueblo que los sustenta.



  1. Agradecimientos

Más allá de la autoría de este trabajo, son muchos los que participaron e hicieron su aporte cotidiano al éxito del proyecto en la medida de sus posibilidades, a los cuales queremos agradecer.

Al equipo docente de la UNLu: Ing. Agr. Bruno Lus (docente de Botánica y Fruticultura), Ing. Agr. Gustavo Lattanzio (docente de Terapeutica Vegetal y Técnico de INTA AMBA) y Lic. en Educación Claudia Agüero (docente de Didáctica).

Al grupo de estudiantes (voluntarios y pasantes): Mario Videla, Anyelen Eggs, Pablo García, Jorge Esquivel, Maximiliano Martínez (estudiantes de Ing. Agronómica), Analía Scarselleta (ya Ingeniera Agrónoma) y Aimé Almada Cabrera (estudiante de Lic. en Educación).

A los Técnicos del INTA: Ing. Agr. Jaqueline Bereterbide, Ing. Agr. José Luis Castañares e Ing. Agr. Milagros Oleac.



Por último, pero con un valor adicional por lo que implica la posibilidad del trabajo y aprendizaje en territorio, a los representantes de las organizaciones sociales: Pablo Lugones (Presidente de la Fundación el Remo de Olivera), Nora Cartolano (Presidenta de la Sociedad de Fomento del Barrio Lanusse), Florencia Pomares y Laura Nicolas (docente y Directora de la Escuela N°3 de Open Door), Victor Casas (Presidente del Club Colonia Nacional de Torres) y a todos los militantes barriales y vecinos que se hayan sumado a alguna de las actividades.

  1. Bibliografía

  • Burgueño, G. y C. Nardini. 2009. Introducción al Paisaje Natural. Diseño de espacios verdes con plantas nativas. Orientación Gráfica Editora. Buenos Aires.

  • Burgueño, G. 2014. Restauración del Paisaje Metropolitano. Apuntes para la reflexión y planificación en la Región Metropolitana de Buenos Aires. Orientación Gráfica Editora. Buenos Aires.

  • Cané L. 2008. Árboles que se cultivan en la Argentina. 1ºEdición. Revista Jardín. Buenos Aires.

  • Cano, A. 2012. La metodología de taller en los procesos de educación popular. Revista Latinoamericana de Metodología de las Ciencias Sociales. Vol 2, N° 2, pp 22-52. Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Centro Interdisciplinario de Metodología de las Ciencias Sociales. Revista disponible en: http://www.relmecs.fahce.unlp.edu.ar/

  • Chevez, J.C. y Masariche, M. 2010. Nuestros Árboles. De norte a sur, descubriendo los árboles de la Argentina. Editorial Albatros. Buenos Aires.

  • Cucciufo, E. y E. Craig. 2013. Diseño participativo y sustentable del arbolado urbano de Luján. Proyecto de Extensión aprobado y financiado. 15º Convocatoria de Proyectos de Extensión Universitaria y Vinculación Comunitaria “UNIVERSIDAD, ESTADO Y TERRITORIO”. SPU, Ministerio de Educación.

  • Da Costa Pereira, N. y J. Martínez. 2012. Investigación y desarrollo territorial: acople de saberes para la gestión y el ordenamiento ambiental en territorios municipales. Universidad Nacional de Luján.

  • Dalmasso, A.; Márquez, J.; Abarca, A. y Montecchiani, R. 2014. Especies apropiadas de arbolado para la provincia de San Juan. Universidad Nacional de San Juan. Argentina.

  • Demaio, P., U. Ola Karlin y M. Medina. 2002. Árboles nativos del Centro de Argentina. LOLA. Buenos Aires.

  • Di Matteo, J.; N. Michi y D. Vila. Talleres. Inédito.

  • Fals Borda, O. 1985. Conocimiento y Saber Popular. Bogotá, Editorial Siglo XXI.

  • Guarnaschelli, A.B. y A.M. Garau, 2012. Árboles. Una guía esencial para plantar y mantener diversas especies de árboles. Editorial Albatros. Buenos Aires.

  • Haene, E. y G. Aparicio. 2001. 100 Árboles Argentinos. Ed. Albatros. Buenos Aires.

  • Joseau, M. J.; M. Conles y G. Verzino. 2013. Conservación de recursos forestales nativos de Argentina: El cultivo de plantas leñosas en vivero y a campo. Editorial Brujas.

  • Valla J. y otros. 1999. Árboles Urbanos. Biota Rioplatense Vol IV. Editorial LOLA.

  • Valla J. y otros. 2001. Árboles Urbanos II. Biota Rioplatense Vol VI. Editorial LOLA.

1 Ingeniero Agrónomo, Jefe de Trabajos Prácticos del Departamento de Tecnología y Secretario de Extensión de la Universidad Nacional de Luján, Buenos Aires, Argentina.

2 Ingeniero Agrónomo, Ayudante de Primera del Departamento de Tecnología de la Universidad Nacional de Luján; Jefe de la Agencia de Extensión Luján del INTA y Coordinador del PReT (Proyecto Regional con enfoque Territorial) "Aportes al desarrollo sustentable de la Agricultura Urbana y Periurbana en el Territorio Norte del AMBA.

3 Estudiante de la Carrera de Ingeniería Agronómica, Universidad Nacional de Luján y voluntario del Proyecto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje