Página principal

Vistos: Se ha instruido este proceso rol Nº 372 (Episodio Santa Bárbara) y acumulados roles 867 (Episodio Quilaco), 531, 966 y 967


Descargar 0.81 Mb.
Página4/22
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño0.81 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

17°.- Que, los elementos de convicción precedentemente señalados, constitutivos de presunciones judiciales que reúnen las exigencias del artículo 488 del Código de Procedimiento Penal, permiten tener por acreditados los siguientes hechos: Que el 16 de septiembre de 1973, Juan de Dios y Julio Alberto Rubio Llancao, fueron detenidos y trasladados a la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara, a cargo del Jefe de la Unidad, Teniente Planté Aravena Saéz. El mismo día, Guillermo Purrán Treca recurrió a la indicada unidad policial, en busca de protección, porque no podía regresar a su domicilio ya que lo había dejado el bus y estaba próxima la hora de inicio del toque de queda, quedando detenido. En la noche, los tres, más José María Tranamil Pereira, que también se encontraba detenido sin orden competente, fueron sacados de la Tenencia y trasladados al Puente Quilaco, donde les dispararon los Carabineros, desconociéndose desde esa fecha toda noticia sobre el destino o paradero de Juan de Dios Rubio Llancao, Julio Rubio Llancao, José María Tranamil Pereira y José Guillermo Purrán Treca.

18°.- Que estos hechos configuran los delitos de secuestro calificado perpetrados en las personas de Juan de Dios Rubio Llancao, Julio Rubio Llanco, José María Tranamil Pereira y José Guillermo Purrán Treca, previsto y sancionado en los incisos 1º y 3º del artículo 141 del Código Penal (en su redacción de la época), aplicable en la especie por expreso mandato de los artículos 19 Nº 3 inciso 7º de la Constitución Política de la República y 18 del Código Penal, con la pena de presidio mayor en cualquiera de sus grados, puesto que la víctima fue ilegítimamente privada de libertad, prologándose el estado antijurídico creado por la acción de encerrar o detener por más de noventa días, y no obstante las diligencias decretadas por el Tribunal, no ha sido posible fijar un instante en el cual dicho estado se detiene.

G.- DE LOS DELITOS DE SECUESTRO CALIFICADO DE José Domingo Godoy Acuña, Julio César Godoy Godoy, Desiderio Aguilera Solis, José Nazario Godoy Acuña, Manuel Salamanca Mella y José Mariano Godoy Acuña

19°.- Que en orden a establecer los hechos punibles, materia de la acusación y defensa, se han reunidos los siguientes elementos de juicio:

a) Copia simple de las hojas 355 y 356 del Informe de Verdad y Reconciliación, agregado a 256 y 257, señalando, en lo pertinente, que el 20 de septiembre de 1973 fueron detenidas en sus respectivos domicilios, por una patrulla de civiles y efectivos de carabineros las siguientes personas: Desiderio Aguilera Solís, José Mariano Godoy Acuña, José Domingo Godoy Acuña, Julio César Godoy Godoy, José Nazario Godoy Acuña, José Mariano Godoy Acuña y Manuel Salamanca Mella.

b) Querella de fojas 260 a 268, interpuesta por doña Ruth Jaqueline Salamanca Godoy, por los delitos de secuestro agravado y/o eventualmente homicidio e inhumación ilegal de su padre Manuel Salamanca Mella.

c) Testimonio de Francisco Figueroa Chavarriga, quien a fojas 374 vta, expone que el día del golpe militar, en horas de la tarde, fue detenido por los Carabineros “Cotorra” y Jaime Godoy, quienes lo llevaron a la Tenencia de Santa Bárbara, donde pasó la noche y al día siguiente fue llevado a Los Ángeles, en un bus municipal; estando detenido en diversas partes, como el Gimnasio Iansa, el Liceo y el Regimiento, siendo liberado en Concepción, alrededor de tres meses después. Indica que conoció a Manuel Salamanca Mella y durante todo el tiempo de su detención, nunca lo vio que estuviese preso, sin embargo, al volver de su prisión, supo por comentarios de la gente, que éste había desaparecido al igual que otras personas. Por esos mismos comentarios, supo que los responsables de las detenciones eran los Carabineros y algunos civiles, uno de apellido Domínguez, otro apodado El Niebla, que era taxista y los hermanos Valdivia Dames.



f) Dichos de Sylvia Eugenia Cerda Rodríguez, de fojas 386 vta y 387, exponiendo que, desde el año 1975 en delante, trabajó para el Arzobispado de Concepción, primero en el Comité Pro Paz y luego en el Departamento de Asistencia Social. En 1977, por iniciativa de la Iglesia Católica, en todo Chile, los diferentes Arzobispados comenzaron a investigar los casos de detenidos desaparecidos, siendo ella destinada a trabajar en la ciudad de Los Ángeles, para la zona del Bio Bio y por esa razón le tocó conocer y entrevistar muchos familiares de gente desaparecida en Santa Bárbara. En ese contexto, conoce el caso de Manuel Salamanca Mella, puesto que ella entrevistó a sus familiares, anotando toda la información que recibía en un cuaderno y que luego sirvieron para editar el libro “Donde están”, Tomo 7, publicado en mayo de 1979 por la Vicaría de la Solidaridad, del Arzobispado de Santiago. Del caso de Manuel Salamanca Mella, señala que su cónyuge era Jacinta Godoy Acuña y fue ella la que le contó lo de su marido, un primo, sus hermanos y un cuñado de nombre Desiderio Aguilera. Al parecer, Salamanca fue detenido en su casa por los Carabineros Heraldo Pulgar, y otro de apellido Godoy, y los civiles Manuel y Ricardo Barrueto, Roberto Valdivia y Jorge Domínguez. Sabe que al ser detenido, él como su mujer fueron agredidos por civiles y ella quedó aturdida por un golpe en la cabeza; Salamanca era obrero agrícola del Fundo El Huachi, propiedad de los hermanos Barrueto, y por comentarios de otras personas, supo que él había sido detenido porque era traficante de ganado. Indica que junto a Salamanca fueron detenidos Emiliano y Jovino Aguilera, quienes después quedaron en libertad y ellos contaban que tanto Salamanca, como los hermanos Godoy y Desiderio Aguilera, habían quedado detenidos en el Retén. Del caso de Manuel Salamanca Mella, se trata en la página 1605 n° 406 del Libro Donde Están, en tanto que la desaparición de Desiderio Aguilera y los hermanos Godoy, se lee en las páginas 1537 n° 383, y 1560, a 1571, números 392 a 395,

g) Testimonio de Jacinta del Carmen Godoy Acuña, de fojas 388 vta., señalando que es la cónyuge de Manuel Salamanca Mella, quien desapareció de su casa ubicada en Avda. La Feria s7N de Santa Bárbara, el 20 de septiembre de 1973, a las 23:30 horas. Recuerda que esa noche estaban acostados y durmiendo en el mismo dormitorio, ella su marido, y sus cuatro hijos: Juan Bautista, Domingo Elermin, Ruth Jacqueline e Ismael de La Cruz, todos Salamanca Godoy, de 9, 6, 5 y 2 años de edad, respectivamente en esa época. Indica que despertó por el ruido de gente que estaba dentro del sitio, los que andaban abriendo puertas y para hacerlo, reventaban las cerraduras con limas y asi fue como entraron a su casa por la cocina, y llegaron hasta su dormitorio, al verlos se vistió como pudo y esas personas le alumbraron con linternas grandes y uno de ellos, que era uno de los hermanos Barrueto, le preguntó por su marido, a quien lo nombró por su apodo (“El Choco”), de inmediato, esa misma persona le dio un empujón con la escopeta que portaba, mientras que con su hermano se metían a su dormitorio, y dos Carabineros, que los acompañaban, se quedaron en la puerta del dormitorio, sin hacer nada. Indica que su hermano se dedicaba a la compraventa de ganado y ella tenía cuatro hermanos que trabajaban en el Fundo El Huachi, como inquilinos de la Familia Barrueto; dos de ellos, José Mariano, José Nazario y José Domingo, todos Godoy Acuña, están desaparecidos desde la misma fecha, junto con un tío de nombre Julio Godoy Godoy y su cuñado Desiderio Aguilera Solis, quien en esa época tenía un hijo haciendo el Servicio Militar en Los Ángeles y que se llama Pablo Aguilera Godoy. En la noche de detención de su marido, éste había llegado como a las 20:00 horas, algo bebido y antes de acostarse le contó que había estado tomando vino en el negocio de Julia Sandoval y escuchó que frente al local se estaba reuniendo un grupo de jóvenes, entre ellos, los hermanos Barrueto, para ir al Fundo El Huachi a buscar a sus hermanos, por lo que Manuel decidió acostarse ya que pensaba que pronto lo vendrían a buscar a él; le dijo que esa noche iba a ser detenido por ser cuñado de sus hermanos y porque de soltero había vivido en ese fundo. Indica que solo en 1997 se enteró por los motivos por el cual los Barrueto detuvieron a su marido, cuando fue careada con ellos en la causa 373 del Juzgado de Santa Bárbara, cuando ellos le dijeron que la detención de su cónyuge y demás familiares fue por la matanza de 40 animales de su Fundo, de la cual eran responsable sus hermanos, tÍo y cuñado, lo que según ella, es una imputación falsa. Indica que su marido fue sacado a la fuerza de la cama por los hermanos Barrueto, quienes lo golpeaban con sus armas y herramientas que portaban, en ese momento Manuel les preguntó a los hermanos Barrueto qué era lo que habían hecho y ellos le contestaron que se levantara porque lo iban a matar; ahí, ella quiso ayudar a su esposo, pero uno de los hermanos le pegó un culatazo en la frente y perdió el conocimiento, recuperándose al día siguiente, cuando una vecina la encontró botada en el suelo y con sus cuatro hijos llorando a su lado. Unos 15 días después que se llevaron a su esposo, supo por Jovino y Emiliano Aguilera Solís, y por Taco Verdugo, quienes también habían estado detenidos y después libertados, que tanto ellos como su marido, hermanos, tío y cuñado, fueron detenidos el mismo día y presos en el retén de esa ciudad, en un lugar donde había mucha paja; y que como a las 02:00 horas del día de la detención de su esposo, las mismas personas que los detuvieron, el grupo de civiles y Carabineros, empezaron a sacar gente del lugar, de a uno a todos los desaparecidos, para llevárselos y luego, casi de inmediato, sintieron disparos dentro del mismo recinto, también le contaron que sentían un vehículo que entraba y salía del retén. Después de haber hablado con los Aguilera y Verdugo, fue al retén a saber de su marido y un carabinero de apellido Torres le contó que los habían pasado a Los Ángeles, entonces los buscó en el Regimiento y un Capitán la mandó a la Fiscalía, para hacer una denuncia, donde declaró dos veces y también lo hizo su sobrino Pablo; en la Fiscalía fue careada con los hermanos Barrueto e incluso fueron militares a revisar su casa. Otro testigo de la detención es Ambrosio Piñaleo Beroiza, la que fue obligada por los civiles y Carabineros que se llevaron a Manuel, para que les mostrara donde quedaba su casa, y una vez que lo hizo, lo soltaron. Indica que vio con sus propios ojos que las personas que detuvieron a su marido fueron los hermanos Ricardo y Manuel Barrueto, los civiles hermanos Valdivia y el Pelado Domínguez, Sergio Fuentes Valenzuela y Simón Mera, ya fallecido; de los Carabineros, supo que intervinieron Jaime Godoy y Heraldo Pulgar Riquelme, todo lo sabe por los dichos de su madre Mercedes Acuña Iturra, ya fallecida, que estaba presente cuando detuvieron a su hermano Domingo y por los dichos de su suegro José Salamanca, también muerto, ya que antes de detener a Manuel, ellos pasaron a su casa a preguntar por él y de ese lugar se llevaron a Ambrosio Piñaleo, para que le mostrara donde vivían; por los dichos de su sobrino Gilberto Aguilera Godoy, que vio cuando detuvieron a su otro hermano José Nazario; también por lo que le contaron Jovino y Emiliano Aguilera Solis, junto a Taco Verdugo. Otra persona que sabe de lo ocurrido es su hermano, Facundo Godoy Acuña, que vive cerca del Fundo El Huachi, de esa comuna. En la misma declaración, hace presente que reconoce las fotografías que rolan a fs. 283 (31) como la del carabinero José Godoy, quien detuvo a su hermano Domingo; la de fs. 292 (40) como la de un Carabinero; la de fs. 298 (46) como la de Ricardo Barrueto; la de fs. 301 (49) como El Pelao Domínguez, quien según su suegro, andaba en el grupo que detuvo a su marido; la de fs. 304 (52) como Manuel Barrueto, quien le dio el culatazo en la frente y la dejó inconsciente; las de fs. 55 (307) y 61 (313), como la de los hermanos Valdivia, ambos reconocidos por su suegro, como autores de la detención de su marido; la de fs. 93 (315) como la de un Carabinero que la mandó a Los Ángeles, a buscar a su cónyuge. Indica que al momento que su marido fue detenido, iba vestido con pantalón de lanilla café claro medio blanqueado, camisa blanca, chaqueta igual que pantalón, zapatos de color café y un cinturón café con hebilla. A Manuel le faltaban cuatro dedos de la mano derecha y solo tenía su dedo meñique, por eso le decían “El Choco”. Indica que en una oportunidad, unos 15 años después de la detención de su marido, tomó contacto con Marcelino Morales, ahora fallecido, que vivía en el Sector Los Boldos, y que le manifestó que, en una oportunidad, vio unos cadáveres en el rio y reconoció a su marido, porque poco antes le había comprado un caballo y por su mano derecha, pero no se atrevió a enterrarlo, porque le dio medio.

h) Fotografías de José Domingo Godoy Acuña (fs. 405), Desiderio Aguilera Solis (fs. 406), José Nazario Godoy Acuña (fs. 405), Manuel Salamanca Mella (fs. 404) y José Mariano Godoy Acuña (fs. 404).

i) Certificados de nacimiento de: Manuel Salamanca Mella, a fs. 407; donde consta que nació el 10 de marzo de 1935, y fue inscrito en la circunscripción de Santa Bárbara bajo el número 13 del año 1940; de José Mariano Godoy Acuña, a fs. 408, nacido el 28 de octubre de 1947, e inscrito bajo el número 537 del año 1947 de la misma circunscripción; de José Nazario Godoy Acuña, a fs. 409, nacido el 12 de junio de 1951, inscrito en Santa Bárbara el año 1951 bajo el número 178; de José Domingo Godoy Acuña, a fs. 410, nacido el 30 de julio de 1953, e inscrito en Santa Bárbara, bajo el número 267 en el año 1953;

j) Declaración de Julio Erices Cid, quien a fs. 412 expone que fue detenido unos días después del Golpe de Estado, en septiembre de 1973, en horas de la tarde, mientras regresaba de Santa Bárbara hacia su casa en el Fundo Los Alpes, en circunstancias en que iba de pasajero en un bus, que fue detenido pasado el Puente Mininco, en dirección a la cordillera, por Ricardo y Manuel Barrueto, quienes andaban de civiles, los cuales subieron al bus y comenzaron a llamar a viva voz a varias personas, entre ellos, él. Cuando se bajó, lo obligaron a tenerse en el suelo, y una vez que el bus se fue, lo subieron a una camioneta grande donde iban detenidos los tres hermanos Godoy, Desiderio Aguilera, todos los cuales iban en la parte de carga, tendidos en el suelo, boca abajo y custodiados por un carabinero. La camioneta iba conducida por Manuel Barrueto, en tanto que había un segundo vehículo similar conducido por Ricardo Barrueto, donde también iba gente detenida, custodiada solo por otro Carabinero. De inmediato fueron llevados a la Tenencia de Santa Bárbara y metieron a los detenidos en un mismo calabozo. Unas horas después, cuando oscureció, un carabinero apodado “El Cotorra”, empezó a llamar uno a uno a los detenidos quienes salían del calabozo, varios a la vez. En total, fueron tres grupos de personas a quienes llamaban a declarar, como decía el Cotorra, pero nunca más volvieron a la celda. Cada vez que salía un grupo de detenidos, se sentía partir una camioneta, pero no se oían disparos. Una vez que amaneció, ya no se oían disparos, quedando libres al día siguiente Taco Verdugo, Domingo Escobar, Jovino y Emiliano Aguilera. Una vez que quedó libre, escuchó a la gente del pueblo decir que se veían cadáveres en el rio y que esa gente había sido fusilada en el Puente Quilaco. Indica que Manuel Salamanca fue detenido esa misma noche, y llegó con Miguel Cuevas, los dos llegaron al mismo calabozo. Ambos fueron llamados a declarar, y nunca más volvieron. A los hermanos Godoy y a Desiderio Aguilera, los conocía porque eran todos del Huachi. Señala que al momento de su detención, los hermanos Barrueto andaban con revólveres; por otra parte, los hermanos Valdivia, el tal Niebla y el Negro Fuentes, estaban armados con metralletas.

k) Testimonio de Juan Bautista Salamanca Godoy, a fs. 414 y 2.076, exponiendo que es el hijo mayor de Manuel Salamanca Mella, quien fue detenido el 20 de septiembre de 1973, alrededor de las 23:00 horas, en su casa ubicada en Avenida La Feria, s/n de Santa Bárbara. En esa época tenía unos 10 años de edad, y estaban acostados toda la familia en el mismo dormitorio, junto a su padre, madre, hermano Ismael, Domingo y Ruth. Señala que despertó por ruido de golpes, como que trataban de abrir la puerta de la casa que daba a la cocina y voces de gente diciéndole con insultos a su papá que se levantara y abriera la puerta, y de repente dos personas vestidas como militares llegaron a su dormitorio, recordando que su padre decía “Don Manuel, no me pegue”, vio que su papá recibió un golpe en la cabeza y su hermano Ismael quedó manchado con la sangre que saltó. Ese mismo día su papá había llegado medio ebrio a la casa y escuchó decir que a lo mejor lo iban a pasar a buscar porque había oído en el centro que andaban buscando a sus tíos Mariano, Domingo y Nazario Godoy Acuña. Indica que su papá fue sacado a la fuerza de la cama por las dos personas que antes lo habían golpeado, sujetos que eran, según le contó su madre, los hermanos Barrueto. Indica que su madre, al tratar de ayudar a vestir a su padre, recibió un golpe de arma a la altura del lado izquierdo del cuello, por lo que quedó aturdida y se tiró para ayudarla; en esos momentos, los sujetos que antes lo habían golpeado, sacaron a su papá del dormitorio y se lo llevaron para afuera de la casa, siendo la última vez que vio a su padre. Indica que además, sintió el ruido de un motor de un vehículo que partía.

l) Dichos de Pedro Pablo Aguilera Godoy, a fs. 416 vta, exponiendo que es hijo de Desiderio Aguilera Solís, quien despareció el 22 de septiembre de 1973, según le contó su madre Margarita Godoy Acuña. Indica que se enteró de lo ocurrido una vez que hizo un patrullaje de rutina en el sector de El Huachi, donde también se enteró de la detención de sus cinco tíos. Indica, que para saber mayores antecedentes, pasó a la casa de su primo Juan Bautista Salamanca, donde su tía Jacinta Godoy le contó lo ocurrido a su tío Manuel Salamanca, incluso vio las manchas de sangre en el piso del dormitorio. Al llegar al regimiento, pidió autorización al Capitán Belenguer para hablar con el Coronel Rehren, y el le dio unos días de permiso para buscar a su padre, sin poder encontrarlo. Al saber que los autores de la detención eran los Hermanos Barrueto, transmitió la información al Regimiento y el comandante Rehren ordenó la detención de éstos, y con una patrulla allanaron su casa en Los Ángeles, donde encontraron tres fusiles que incautaron y llevaron al Regimiento. Ese mismo día, también detuvieron a Ricardo Barrueto, a quien lo interrogó, pero al negarlo todo, le dio varios culatazos y unas patadas en la cabeza; luego lo pasaron a la cárcel.

m) Atestado de Luis Ostaquio Verdugo Salamanca, de fojas 422 vta. a 423, fs. 987 vta. a 988 y 2.073, exponiendo que fue detenido por un grupo de Carabineros y Civiles en el Fundo Quillaileo, el 20 de septiembre de 1973, conjuntamente con los hermanos Godoy y Emiliano Aguilera; en el mismo fundo, pero a unos 5 kilómetros, fueron detenidos Desiderio y Jovino Aguilera, con Julio Cesar Godoy; y en el trayecto a Santa Bárbara en el sector de Bajo Mininco, se detuvo a Luis Erices, quien viajaba en un bus con destino a Huachi. Indica que todas estas detenciones fueron hechas entre las 11:00 a las 15:00 horas y fueron llevados a la tenencia de Carabineros de Santa Bárbara. Indica que las personas que participaron en las detenciones eran Ricardo Barrueto, El Pelao Domínguez, y el Carabinero Godoy, andaban unos tres carabineros y unos 4 civiles; la persona que mandaba el grupo era Ricardo Barrueto, y ellos se movilizaban en dos camionetas cabina simple, con carrocería, donde echaban a los detenidos, quienes iban botados boca abajo, con las manos en la nuca y en cada vehículo iba un carabinero custodiando. Indica que el mismo día de la detención llegó, alrededor de las 23:00 horas, al mismo calabozo donde estaba detenido Manuel Salamanca Godoy, quien traía un corte en la frente y estaba sangrando, junto a Mariano Godoy y Miguel Cuevas; pasado un rato, los llamaron uno a uno a declarar y en una oficina de la tenencia fue interrogado por un carabinero y un civil a los que no recuerda; también estaba Roberto Valdivia, quien tenía una luma y con ella le golpeó en la cabeza para que hablara; también le quemaron la espalda con un cigarro. Después que fue interrogado, lo devolvieron a la celda y después que todos fueron interrogados, un carabinero comenzó a llamar a los detenidos por el nombre y salían del calabozo en grupos de dos o tres personas, pasaba una media hora y nuevamente se escuchaban otros nombres y así fue durante toda la noche, hasta que aclaró. Toda esa gente que fue llamada y salió del calabozo nunca más volvió, agregando que al momento de ser llamados, momentos después se sentía el ruido de vehículos que partían y su sonido era muy similar al de las camionetas donde los habían transportados desde el Fundo Quillaileo, sin escuchar disparos. Las personas que fueron llamadas por su nombre y que nunca más volvieron eran Manuel Salamanca Mella, Miguel Cuevas, Mariano Godoy; luego Julio Godoy, Desiderio Aguilera, Nazario Godoy, Domingo Godoy.

n) Declaración de José Gilberto Aguilera Godoy, de fojas 440 y 993, 2.074, exponiendo que es hijo de Desiderio Aguilera Solís, quien se encuentra desaparecido desde las 14:00 horas del 20 de septiembre de 1973, cuando fue detenido por una comisión de 8 personas, entre civiles y Carabineros, al mando de Manuel y Ricardo Barrueto, en el Fundo El Huachi. Ese mismo día, la comisión detuvo a Domingo Godoy, Julio cesar Godoy, Jovino Aguilera Solis y José Emiliano Aguilera Godoy. Indica que fue testigo presencial de la detención de José Nazaro Godoy, quien era su tío y lo acompañaba arriba de un tractor, el que fue aprehendido por la misma Comisión, en el sector de Los Junquillos. Los civiles que iban en este grupo vestían ropa tipo militar y portaban revolver; tanto que los carabineros llevaban uniforme y fusil. Sabe que esa misma noche detuvieron en Santa Barbara, por los hermanos Barrueto, a sus tios Manuel Salamanca Mella y José Mariano Godoy.

ñ) Testimonio de Ruth Jacqueline Salamanca Godoy, de fojas 444 vta., exponiendo que su padre Manuel Salamanca Mella desapareció el 20 de septiembre de 19734, hecho del cual casi no recuerda pues tenía 6 años. Indica que estaban todos acostados en un mismo dormitorio en el domicilio de La Feria s/N cuando sintieron golpes en la puerta y vio como una persona agredía a su papa que estaba en la cama; también recuerda haber escuchado gritar a su mama, y una persona le dio un culetazo a la altura del cuello; y que su papá no salió caminando pues sangraba mucho en la cabeza, y era llevado por dos personas.

o) Informe Policial N° 44 de la Brigada de Homicidios de Concepción de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 581 y siguientes, respecto de las averiguaciones practicadas en los ilícitos investigados en este capítulo.

p) Informe Planimétrico de fojas 2.334 y siguientes, respecto del lugar en que habría ocurrido las detenciones de las personas antes indicadas.

q) Informe Pericial de fojas 2.349 y siguientes, conteniendo la transcripción de la diligencia de reconstitución de escena de los hechos aquí investigados.

r) Declaración de Segundo Jesús Godoy Godoy, de fojas 1.654, indicando, que el 20 d septiembre de 1973, alrededor del medio día, en circunstancias que se encontraba con su padre Julio César Godoy Godoy en el Fundo El Huachi, potrero denominado La Aguja, de propiedad de la Familia Barrueto, llegó hasta el lugar Ricardo Barrueto con dos carabineros, procediendo a detener a mi padre, llevándoselo hasta la casa patronal y después lo subieron a la camioneta con otros detenidos, entre los que estaban sus primos Domingo y Nazario Godoy Acuña, y los trasladaron hasta Santa Bárbara.

s) Testimonio de Segundo Zenón Fernández Baeza, de fojas 1.655, manifestando que, el 20 de septiembre de 1973, mientras trabajaba con su padre Zenón Fernández, en la Hijuela San Pedro, de su propiedad, llegó Remigio Quezada, empleado de Ricardo y Manuel Barrueto, diciéndole que éstos andaban buscando a los Godoy. Al rato después vieron que Ricardo Barrueto, junto a otros cinco carabineros, traían a Julio Cesar Godoy Godoy, a Desiderio Aguilera Solís y a José Domingo Godoy Acuña, amarrados de pies y manos y boca abajo, en su camioneta. Que a su padre no lo detuvieron, porque les contestó que no estaba inscrito en el Sindicato.

t) Dichos de Crisanto José Sánchez Aqueveque, de fojas 1.691, manifestando que, el septiembre de 1973, mientras trabajaba en el Fundo con su hermano José Hilario y Julio César Godoy Godoy, llegó carabineros y detuvo a este último y se lo llevaron y no volvió a verlo nunca más.

u) Atestado de José Hilario Sánchez Aqueveque, de fojas 1.693, quien señala que, en el mismo sentido anterior, toda vez que en septiembre de 1973, mientras trabajaba con Julio César Godoy Godoy en el fundo de Manuel Barrueto, llegaron carabineros y se lo llevaron detenido, sin saber más de él.

v) Diligencia de reconstitución de escena, cuya acta se encuentra agregada de fojas 2.109 y siguientes, donde los testigos Luis Verdugo Salamanca, José Aguilera Godoy, entre otros, reiteraron los dichos ya expresados anteriormente, respecto de la forma en que habrían ocurrido las detenciones de José Domingo Godoy, de Emiliano Aguilera y de otra persona de apellido Godoy.

w) Informe Pericial Fotográfico de fojas 2.121 y siguientes, registrando los lugares en que habrían sido detenidos Domingo Godoy y Emiliano Aguilera según los testigos Luis Verdugo y José Aguilera.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje