Página principal

Vistos: Se ha instruido este proceso rol Nº 372 (Episodio Santa Bárbara) y acumulados roles 867 (Episodio Quilaco), 531, 966 y 967


Descargar 0.81 Mb.
Página3/22
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño0.81 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

D.- en cuanto a LOS DELITOS DE SECUESTRO CALIFICADO DE José Rafael Zúñiga Aceldini, José Secundino Zúñiga Aceldini y José Gilberto Araneda Riquelme.

10°.- Que en orden a establecer el hecho punible, materia de la acusación y defensa, se han reunidos los siguientes antecedentes de hecho:

a) Declaración de José Eduardo Cáceres Parra, quien, a fs. 384, señala que, por dichos de su padre, hacia fines de septiembre de 1973, mientras éste iba a buscar leña al lecho del rio Bío Bío, encontró tres cadáveres que estaban siendo comidos por unos perros, los cuales enterró, ayudado por su hermano Sergio Patricio Cáceres Parra, ese mismo día por la noche, en un lugar cercano.

b) Declaración de José Antonio Castillo Silva, la cual rola fs. 485 y en la que señala que, junto a su hermano Juan Arturo Castillo Silva sepultaron un cadáver que encontraron en el sector Isla del Cuervo, en el río Bio Bío, frente al Fundo Huingan, sector Los Boldos. Agrega que al tiempo después de este hallazgo, alrededor de las 9:00 hrs., en el sector Los Arenales más o menos frente a un acceso al Fundo Huingan, pudo ver otros tres cuerpos humanos, dos de los cuales estaban vestidos. Al regresar al lugar ese mismo día, alrededor del mediodía, ya no pudo ver los cuerpos, sin que hubiera rastros de su destino. Agrega que tuvo conocimiento que los referidos cadáveres fueron enterrados por don “Lalo” Cáceres junto a su hijo Patricio Cáceres.

c) Testimonio de José Jaime Zúñiga Beroíza, de fojas 729, expone que es hijo de José Rafael Zúñiga Aceldini, quien desapareció de Santa Bárbara el 17 de septiembre de 1973. Indica que en esa época tenía 13 años de edad, y con su madre lo fueron a dejar a la tenencia de Santa Bárbara pues estaba citado; eso fue alrededor de las 16:00 horas, y la citación fue por intermedio de un papel que le entregó Juan Albornoz Lagos, quien había salido en libertad ese día. Junto a su padre, debía también presentarse su hermano José Secundino Zúñiga y José Araneda, lo que hicieron. En la Tenencia los recibió don René Correa Hermosilla, quien los entregó a Carabineros, los puso tras una reja y les dijo a su madre y a él que se retiraran porque si no los iba a matar a todos. Después de eso, nunca más volvieron a saber de él.

d) Atestado de Jova del Carmen Beroíza Faúndez a fojas 1125, 1544 y 1.636, señalando que, el 17 de septiembre de 1973, acompañó a su marido José Rafael Zúñiga Aceldini y al hermano de éste, José Segundino Zúñiga Aceldini, hasta la Tenencia de Santa Bárbara toda vez que, según le informó Juan Albornoz Lagos, su presencia era requerida en ese lugar, donde fueron recibidos por funcionarios policiales enmascarados, ingresando ambos sin volver a tener noticias de ellos. Por estos hechos, presentó un recurso de amparo ante la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Concepción, sin que se tuvieran noticias positivas. Agrega que el 18 de septiembre de 1973 concurrió hasta la referida Tenencia llevando ropas para su marido y cuñado, pero que no fueron recibidas toda vez que le informaron que ellos habían sido enviados hasta Los Ángeles, lugar donde tampoco fueron encontrados.

e) Copia simple de la página 355 del Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación, a fojas 737 de estos autos, indicando, en lo pertinente que José Gilberto Araneda Riquelme, José Secundino Zúñiga Aceldini y José Rafael Zúñiga Aceldini eran obreros agrícolas del asentamiento Monte Verde y se presentaron voluntariamente en la Unidad Policial de Santa Bárbara, informando Carabineros que ellos habían sido trasladados hasta el Regimiento de Los Ángeles, sin que hasta esta fecha, se tengan noticias de su paradero.

f) Informe Policial N° 45 de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 1.107, el cual contiene las declaraciones policiales de José Antonio Castillos Silva, Juan Arturo Castillo Silva y Jova del Carmen Beroíza Faúndez.

g) Of AJ 304/2002 del Programa de Continuación de la Ley 19.123 a fojas 1.430, mediante el cual se informa que sus registros indican que José Gilberto Araneda Riquelme, José Rafael Zúñiga Aceldini y José Secundino Zúñiga Aceldini vivían en el sector Los Boldos de la comuna de Santa Bárbara fueron detenidos por Carabineros del Retén de Santa Bárbara y se encuentran desaparecidos desde el 17 de septiembre de 1973.

h) Informes policiales N° 203 y 237 de la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones, a fojas 2.192 y siguientes y 2.456 y siguientes los cuales señalan en lo pertinente, que los hermanos José Secundino y José Rafael Zúñiga Aceldini, junto a José Gilberto Araneda Riquelme, concurrieron, junto a sus esposas, hasta la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara toda vez que habían sido citados a ese lugar por intermedio de un campesino llamado Juan Araneda Albornoz. Al llegar, ingresaron y quedaron en calidad de detenidos, situación informada a sus cónyuges. Al concurrir al día siguiente, carabineros les informó que sus maridos habían sido trasladados hasta el Regimiento de Los Ángeles, sin que hasta le fecha se tengan noticias de su paradero.

i) Informe Planimétrico de fojas 2.334 y siguientes, mediante el cual se ilustra la ubicación y distribución de la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara y su acceso a la ribera del río Bio Bio.

j) Oficio N° 265 de la I. Corte de Apelaciones de Concepción, de 10 de agosto de 1977, a fojas 1.526, que dio origen a la causa rol 18.635, sobre presunta desgracia de José Rafael Zuñiga y otros.

k) Parte N° 812 de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 1.529, dirigido al Segundo Juzgado del Crimen de Los Ángeles informando la denuncia hecha por Jova del Carmen Beroíza Faundez respecto de la presunta desgracia de José Rafael Zúñiga Aceldini y José Secundino Zúñiga Aceldini.

l) Declaración de Juan Albornoz Lagos, quien, a fojas 1.532 y 1.545, manifiesta que, en septiembre de 1973, fue llamado a la Tenencia de Santa Bárbara a presentarse, sin ser detenido. Sin embargo, le entregaron un papel con los nombres de José Rafael Zúñiga, Segundino Zúñiga y José Araneda, para que les dijera que se presentaran en la referida Tenencia a la brevedad, cuestión que cumplió. Agrega que no conocía al funcionario policial que le entregó los nombres y que supo que las tres personas se presentaron durante el transcurso de la tarde, pero que, transcurridos tres días, aun no se tenían noticias de ellos.

m) Declaración de María Magdalena Zúñiga Beroíza, quien a fojas 1.532, señala que desconoce el paradero de su padre José Rafael Zúñiga Aceldini desde que fue detenido por Carabineros de Santa Bárbara.

n) Informe Policial N° 1.976 de la BICRIM de la Policía de Investigaciones de Los Ángeles, a fojas 1.575 y siguientes, el cual contiene la declaración extrajudicial de Jova del Carmen Beroíza Faundez, certificación del Servicio d Registro Civil e Identificación mediante la cual se indica que José Secundino y José Rafael, ambos Zúñiga Aceldini, no registran defunción; y en el que se concluye la efectividad de la denuncia.

o) Oficio N° 200 de la I. Corte de Apelaciones de Concepción, a fojas 1.597, el que sirve de auto cabeza de proceso en la causa rol 19.713 (rol 4.698-4 de 11 de junio de 2003) del 2° Juzgado del Crimen de Los Ángeles por presunta desgracia de José Gilberto Araneda Riquelme.

p) Parte Policial N° 1.040 de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 1.601, dirigido al Segundo Juzgado del Crimen de Los Ángeles informando la denuncia hecha por Inés del Carmen Bascur Araneda respecto de la presunta desgracia de José Gilberto Araneda Riquelme.

q) Declaración de Juan Albornoz Lagos a fs. 1.532, 1.545 y 2.595, quien señala primeramente que, desconoce el actual paradero de José Rafael y José Secundino Zúñiga Aceldini, viéndolos por última vez en el Asentamiento Monte Verde en septiembre de 1973; luego, agrega que en el mes de septiembre de 1973, fue llamado a la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara a presentarse, luego de lo cual fue enviado a su trabajo con una orden de comunicar a tres personas, cuyos nombres le fueron escritos en un papel, que se presentaran a la brevedad a la Tenencia. Los nombres de estas personas eran José Rafael Zúñiga, Secundino Zúñiga y José Araneda. Señala que fue a la casa de cada uno de ellos a comunicarles la citación que le efectuaban y que ese mismo día, por la tarde, concurrieron hasta la referida Tenencia, según le comentaron las cónyuges de cada uno de ellos. Desde ese día, nunca más ha tenido noticias de ellos. Finalmente, agrega que se informó que los referidos hermanos Zúñiga Aceldini y Araneda Riquelme habrían sido muertos en el Puente Quilaco.

r) Declaración de María Magdalena Zúñiga Beroíza a fs. 1.532, quien manifiesta ser hija de José Rafael Zúñiga Aceldini de quien no tiene noticias desde septiembre de 1973. Agrega que fue detenido por Carabineros de Santa Bárbara y que desconoce la filiación política que pudo haber tenido su padre ya que él ni siquiera sabía leer.

s) Declaración de Inés del Carmen Bascur Araneda, quien, a fojas 1.602 vta, 1.607 y 1.680 y 2.995 señala que su cónyuge, José Gilberto Araneda Riquelme, fue detenido por Carabineros de Santa Bárbara el 17 de septiembre de 1973, oportunidad en la que concurrió voluntariamente hasta la Tenencia de la referida ciudad junto a los hermanos Rafael y Secundino Zúñiga Aceldini y acompañados por la cónyuge del primero, señora Jova Beroíza, sin que, hasta la fecha se tengan noticias de su paradero. Agrega que, días después, en la referida Tenencia, le informaron que su marido y amigos habían sido trasladados hasta el Regimiento de Los Ángeles, lugar hasta donde concurrieron sin poder dar con su paradero.

t) Testimonio de Juan Bautista Albornoz Lagos, que a fojas 1.603 y 1.606 vta, señala que, luego de prestar declaración ante Carabineros de la Tenencia de Santa Bárbara, le fue encomendado que citara a los hermanos José Rafael y Secundino Zúñiga Aceldini y a José Gilberto Araneda Riquelme, cuyos nombres le fueron entregados en un papel manuscrito, todos domiciliados en el Asentamiento Monteverde. Cumplió este cometido y nunca más supo del paradero de ellos. Agrega que desconoce el nombre del carabinero que le entregó los nombres.

u) Dichos de María Dina González Quezada, quien a fojas 1.607 vta, manifiesta que es la cónyuge de José Secundino Zúñiga Aceldini y que lo acompañó hasta la Tenencia de Santa Bárbara el día 17 de septiembre de 1973, sin volver a tener noticias de él.

v) Declaración de Margarita Riquelme Lizama, que a fojas 1.608, señala ser la madre de José Gilberto Araneda Riquelme, quien concurrió, según le indicara Juan Albornoz Lagos, hasta la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara junto a los hermanos Rafael y Secundino Zúñiga Aceldini, lugar desde donde desapareció sin tener noticias de su paradero hasta la fecha. Agrega que, en su oportunidad, Carabineros de Santa Bárbara le indicaron que había sido trasladado hasta el Regimiento de Los Ángeles, lugar donde le indicaron que no había ingresado.

w) Informe Policial N° 2.167 de la BICRIM de Los Ángeles, de fojas 1.626, respecto de los resultados del procedimiento investigativo por presunta desgracia de José Gilberto Araneda Riquelme los cuales concluyen en la veracidad de la denuncia.

x) OF EXT N° 14 del Cementerio Municipal de Santa Bárbara, a fojas 1.696, en el que se informa que no existen antecedentes de José Rafael Zúñiga Aceldini, José Secundino Zúñiga Aceldini ni de José Gilberto Araneda Riquelme como difuntos de ese cementerio.

y) ORD N° 864 del Alcalde de la Municipalidad de Mulchén, a fojas 1.697, en el que se informa que, en la Oficina del Cementerio Municipal de Mulchén, no se encontraron antecedentes de José Rafael Zúñiga Aceldini, José Secundino Zúñiga Aceldini ni de José Gilberto Araneda Riquelme como difuntos de ese cementerio.



11°.- Que, los elementos de convicción precedentemente señalados, constitutivos de presunciones judiciales que reúnen las exigencias del artículo 488 del Código de Procedimiento Penal, permiten tener por acreditados los siguientes hechos: Que en horas de la tarde del 17 de septiembre de 1973, José Rafael Zúñiga Aceldini, José Secundino Zúñiga Aceldini y José Gilberto Araneda Riquelme, concurrieron voluntariamente a la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara, cumpliendo una citación que les había hecho Carabineros de la aludida unidad policial, a través de Juan Albornoz Lagos, siendo ingresados a la Tenencia, como detenidos, sin orden legal competente, ignorándose desde esa fecha toda noticia sobre su paradero o destino.

12°.- Que estos hechos configuran el delito de secuestro calificado, en perjuicio de José Rafael Zúñiga Aceldini, José Secundino Zúñiga Aceldini y José Gilberto Araneda Riquelme, previsto y sancionado en los incisos 1º y 3º del artículo 141 del Código Penal (en su redacción de la época), aplicable en la especie por expreso mandato de los artículos 19 Nº 3 inciso 7º de la Constitución Política de la República y 18 del Código Penal, con la pena de presidio mayor en cualquiera de sus grados, puesto que la víctima fue ilegítimamente privada de libertad, prologándose el estado antijurídico creado por la acción de encerrar o detener por más de noventa días, y no obstante las diligencias decretadas por el Tribunal, no ha sido posible fijar un instante en el cual dicho estado se detiene.

E.- EN CUANTO AL DELITO DE SECUESTRO CALIFICADO DE JUAN DE DIOS FUENTES LIZAMA Y JUAN FRANCISCO FUENTES LIZAMA.

13°.- Que en orden a establecer el hecho punible, materia de acusación y defensa, se han reunidos los siguientes antecedentes de hecho:

a) Declaración de Jacinto Segundo Fuentes Lizama, de fojas 507 vta; quien expone que es hermano de Juan Francisco y Juan de Dios, ambos Fuentes Lizama, quienes vivían en el sector del Fundo Corcovado, en Villacura y desaparecieron de su domicilio en septiembre de 1973, siendo detenidos por los Carabineros Echeverría y Torres, junto a civiles. Indica que ese día, él estaba en el pueblo y vio pasar, como a unos 200 metros de distancia, dos camionetas con Carabineros y civiles, rumbo a Corcovado.

b) Testimonio de Lucía Fuentes Vega, quien, a fs. 510, 1.939, 2.085 y 3.048, señala ser hija y sobrina de Juan Francisco y Juan de Dios, ambos Fuentes Lizama, respectivamente; y que, el 14 de septiembre de 1973, fue testigo de como una patrulla de militares, carabineros y civiles detuvieron a su padre y tío en su domicilio ubicado en el Fundo Corcovado, fecha desde la cual no tiene noticias de ellos. Agrega que, entre los civiles en esa patrulla, reconoció a dos personas, una de apellido Domínguez y a un calvo de apellido Valdivia, pues ambos vivían en Santa Bárbara, y que días antes de la detención, Carabineros había registrado su casa en busca de armas. Señala que el día de la detención, venía de la escuela y llegando a la casa, se encontró en el camino con un camión militar verde, y en el patio había un grupo más o menos de 7 personas, entre civiles y uniformados, los que le apuntaron y le dijeron que se fuera, porque no querían hacerle nada; señala que vio en esa oportunidad que a su tio Juan de Dios Fuentes Lizama lo tenían con las manos atrás arrimado a una carreta y lo apuntaban con armas; y su papá estaba a unos 50 metros de su tio, arriba de un árbol que estaba botado y también lo apuntaban. Indica que como la obligaron a irse, se fue caminando y escuchó atrás unos disparos, pero no se atrevió a mirar, una media hora después, paso el mismo camión de vuelta a Santa Bárbara, con las mismas personas que habían apuntado a su papá y tío. Desde esa fecha nunca más los volvió a ver.

d) Inspección Personal del Tribunal cuya acta rola a fs. 521 que da cuenta de la diligencia practicada en la parcela de propiedad de Domingo Moraga, sector rural de Corcovado y a 7 kms. desde el camino que une Santa Bárbara con Villacura, lugar donde se encontraba el domicilio de los hermanos Fuentes Lizama.

e) Informe Policial N° 1 de la Brigada de Homicidios de Concepción de la Policía de Investigaciones de Chile de fs. 542 a 553, relativo a la constitución del Tribunal en el sector de Corcovado a fin de proceder a la diligencia de inspección ocular del Tribunal.

f) g) Of AJ 304/2002 del Programa de Continuación de la Ley 19.123 a fojas 1.430 el cual, en lo pertinente, señala que Juan de Dios y Juan Francisco Fuentes Lizama fueron detenidos el 14 de septiembre de 1973 en el sector de Corcovado de la comuna de Santa Bárbara y se encuentran desaparecidos hasta esta fecha.

g) Informes policiales N° 203 y 237 de la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones, a fojas 2.192 y siguientes y 2.456 y siguientes, dando cuenta de las diligencias realizadas en virtud de la orden de investigar despachada en esta causa.

h) Certificados de nacimiento de fojas 2.346 que da cuenta del nacimiento de Juan de Dios Fuentes Lizama, nacido el 15 de abril de 1920, hijo de Jacinto Fuentes Guajardo y Audilia Lizama, y cuyo r.u.n. es 1.085.889-5.

j) OF EXT N° 14 del Cementerio Municipal de Santa Bárbara, a fojas 1.696, en el que se informa que no existen antecedentes de Juan de Dios Fuentes Lizama como difunto de ese cementerio.

k) ORD N° 864 del Alcalde de la Municipalidad de Mulchén, a fojas 1.697, en el que se informa que, en la Oficina del Cementerio Municipal de Mulchén, no se encontraron antecedentes de Juan de dios Fuentes Lizama ni de Juan Francisco Fuentes Lizama como difuntos de ese cementerio.

l) Atestado de José Nelson Pérez Castillo, quien a fs 1.754 y 2.790, señala que conoció a los hermanos Juan de Dios y Juan Francisco Fuentes Lizama, quienes vivían en el Fundo Corcovado y que respecto de su detención, ella ocurrió en septiembre de 1973 en circunstancias que un señor de nombre Cristóbal Moraga les dijo a Carabineros que tenía conocimiento de donde vivían, llevándolo en una camioneta hasta ese lugar bajo amenaza de matarlo si no colaboraba. Recuerda que entre los funcionarios policiales pudo reconocer a uno de apellido Echeverría, apodado “Tito Cotorra” y que, al llegar al domicilio de los hermanos Fuentes Lizama, fueron detenidos y subidos a la camioneta para trasladarlos hasta la Tenencia de Santa Bárbara, sin volver a saber de ellos.

m) Dichos de José Ramón Sanhueza Fonseca, quien a fs. 1.756, expone que conoció a los hermanos Juan de Dios y Juan Francisco Fuentes Lizama, quienes vivían en el sector de Corcovado, haciendo carbón, y que, por comentarios de los lugareños, supo que ellos habían sido detenidos por Carabineros de Santa Bárbara.

n) Declaración de Cristóbal Rolando Moraga Vejar, de fojas 1.757 y 3.007, quien manifiesta haber conocido a los hermanos Juan de Dios y Juan Francisco Fuentes Lizama quienes vivían y trabajaban el Fundo Corcovado.

ñ) Dichos de José Luis Pino Garrido, de fojas 1.759, quien señala que conoció a los hermanos Fuentes Lizama y que respecto de su detención, supo por comentarios hechos en el fundo donde vivían que eran responsables los Carabineros de Santa Bárbara, uno al que apodaban “El Cotorra” o “Tito Echeverría” y otro llamado Sargento Quilodrán.

o) Atestado de Walter Solar Rabanal de fojas 1.762, quien señala que conoció a los hermanos Fuentes Lizama porque vivían y trabajaban en el Fundo Corcovado, donde hacían carbón y que, respecto de su detención, se enteró por comentarios que habían sido detenidos por Carabineros de Santa Bárbara quienes se movilizaban en una camioneta del INDAP, pues era la única que existía en esa época.

p) Denuncia de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación a fs. 2.576, por inhumación ilegal de cadáveres de, entre otros, Juan de Dios Fuentes Lizama, de 78 años a la época de su desaparición y Juan Francisco Fuentes Lizama, de 67 años a la época de su desaparición, ambos detenidos en el Fundo El Corcovado.

q) Informe Policial N° 130 del Departamento V de la Policía de Investigaciones de Chile, a fs. 2.608 y siguientes y 2.821 y siguientes, en los cuales se concluye que ambos hermanos fueron detenidos el 14 de septiembre de 1973 en el Fundo El Corcovado, donde trabajaban como carboneros y trasladados hasta la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara sin que hasta este fecha se tengan noticias de su paradero o se hayan encontrado sus cuerpos.

14°.- Que, los elementos de convicción precedentemente señalados, constitutivos de presunciones judiciales que reúnen las exigencias del artículo 488 del Código de Procedimiento Penal, permiten tener por acreditado los siguientes hechos: Que el 14 de septiembre de 1973, Juan de Dios Fuentes Lizama y Juan Francisco Fuentes Lizama, fueron detenidos en su domicilio ubicado en una choza del Fundo Corcovado, camino a Villacura, en la Comuna de Santa Bárbara, por personal de Carabineros y civiles, sin existir orden legal de detención y sin que hasta la fecha se tenga conocimiento de su destino o paradero.

15°.- Que estos hechos configuran los delitos de secuestro calificado en las personas de Juan de Dios Fuentes Lizama y Juan Francisco Fuentes Lizama, previsto y sancionado en los incisos 1º y 3º del artículo 141 del Código Penal (en su redacción de la época), aplicable en la especie por expreso mandato de los artículos 19 Nº 3 inciso 7º de la Constitución Política de la República y 18 del Código Penal, con la pena de presidio mayor en cualquiera de sus grados, puesto que la víctima fue ilegítimamente privada de libertad, prologándose el estado antijurídico creado por la acción de encerrar o detener por más de noventa días, y no obstante las diligencias decretadas por el Tribunal, no ha sido posible fijar un instante en el cual dicho estado se detiene.

F. DE LOS DELITOS DE SECUESTRO CALIFICADO DE Juan de Dios y Julio Alberto Rubio Llancao, José María Tranamil Pereira y Guillermo Purrán Treca.

16°.- Que, en orden a establecer los hechos punibles, materia de acusación y defensa, se han reunidos los siguientes antecedentes de hecho:

a) Of AJ 304/2002 del Programa de Continuación de la Ley 19.123 a fs. 1.430, en el cual se indica que las cuatro víctimas señaladas fueron detenidas en el sector urbano de Santa Bárbara el día 12 de septiembre de 1973.

b) Informes Policiales N° 203 y 237 de la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 2.192 y siguientes y 2.456 y siguientes, en el cual se señala que los hermanos Juan de Dios y Julio Alberto Rubio Llancao, José María Tranamil Pereira y Guillermo Purrán Treca eran dirigentes de sus respectivas comunidades pehuenches, ubicadas en la zona de Alto Bio Bío y fueron detenidos por Carabineros de Santa Bárbara permaneciendo desaparecidos desde entonces.

c) Informe Planimétrico de fojas 2.334 y siguientes, en el que se indica la ubicación y distribución de las dependencias de la Tenencia de Santa Bárbara.

d) certificados de nacimiento de fojas 2.343 vta a 2.345 vta, en los que se certifica el nacimiento de José María Tranamil Pereira el 10 de julio de 1926, hijo de Segundo Tranamil Salazar y de Juana Pereira Canio; de Juan de Dios Rubio Llancao el 6 de diciembre de 1934, hijo de José Luis Rubio Huenten; el de Julio Alberto Rubio Llancao el 6 de junio de 1937, hijo de José Luis Rubio Huenten y Evangelina del Carmen Llancao; y el de José Guillermo Purrán Treca el 4 de enero de 1935, hijo de Mariano Purrán Pellao (no indica nombre de la madre).

e) Testimonio de María Fidela Purrán Milla, quien a fs. 1.651 Y 2.870 señala ser hija de Guillermo Purrán Treca y que su padre fue detenido, sin orden previa y sin causa justificada, en la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara el 18 de septiembre de 1973, en circunstancias que había concurrido hasta dicho recinto con la finalidad de conseguir transporte para volver hasta su domicilio ubicado en Callaqui. Agrega que, al día siguiente de esta detención, concurrió hasta la referida Tenencia en compañía de su madre Rosa Lucila Milla Vita, momento en el cual le informaron que su padre había sido trasladado hasta el Regimiento de Los Ángeles. Al concurrir hasta este último lugar, le informaron que no habían recibido ningún detenido desde la Tenencia de Santa Bárbara. Señala además que su padre estuvo detenido junto a René Beltrán, quien le manifestó éste fue sacado de la Tenencia el día 18 de septiembre por la noche en una camioneta junto a él y a otro joven, llevados hasta el Puente Quilaco lugar donde les dispararon, logrando Beltrán escabullirse luego de caer al río y salvar con vida.

h) OF EX N° 14 del Cementerio Municipal de Santa Bárbara, a fojas 1.696, en el que se informa que no existen antecedentes de Juan de Dios Rubio Llancao, de Julio Alberto Rubio Llancao, de José Guillermo Purrán Treca ni de José María Tranamil Pereira como difuntos de ese cementerio.

i) ORD N° 864 del Alcalde de la Municipalidad de Mulchén, a fojas 1.697, en el que se informa que, en la Oficina del Cementerio Municipal de Mulchén, no se encontraron antecedentes de Juan de Dios Rubio Llancao, de Julio Alberto Rubio Llancao, de José Guillermo Purrán Treca ni de José María Tranamil Pereira como difuntos de ese cementerio.

j) Declaración de Rosa Lucila Milla Vita, que a fojas 1.703, 2.083 Y 2.871, manifiesta haber sido conviviente de José Guillermo Purrán Treca y madre de su hija María Fidela. Agrega que su conviviente fue detenido el 18 de septiembre de 1973 en la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara, lugar en el cual le negaron su detención, pero le señalaron que había sido trasladado hasta el Regimiento de Los Ángeles, lugar al cual concurrieron buscando noticias sin obtener resultados positivos pues les indicaron que no había ingresado a ese recinto. Desde el momento de su detención, no han vuelto a tener noticias de él.

k) Testimonio de Francisca del Carmen Purrán Milla, que a fojas 1.704, señala que es hija de José Guillermo Purrán Treca y rectifica que la detención de su padre ocurrió el 17 de septiembre de 1973, de lo cual se enteró por dichos de Claudina Parada Huincamán, precisando que ello ocurrió cuando su padre concurrió hasta la Tenencia de Santa Bárbara y, a pesar de no tener una orden de arresto en su contra, fue detenido. Esto, a su vez, lo confirmó José René Beltrán Pellao quien informó a la familia que Purrán Treca estuvo detenido en la Tenencia de Santa Bárbara y que, por lo que recordaba, sentaron a los detenidos, entre los que se encontraban José Guillermo Purrán Treca, Juan de Dios Rubio Llancao, Julio Alberto Rubio Llancao y José María Tranamil Pereira, en el puente que une la localidad con Quilaco y les dispararon, cayendo los cuerpos al rio Bio Bio. Beltrán Pellao señala que él salvo toda vez que se lanzó al río antes de impactarle las balas, por lo que, a pesar de quedar herido, pudo nadar y eludir a los fusileros. Finalmente, señala que por Patricio Baeza supo que su padre había sido su compañero de detención en la referida Tenencia de Santa Bárbara y que lo habían muerto en el puente sobre el río Bio Bio que une a Santa Bárbara con Quilaco.

l) Testimonio de Ignacio Purran Pellao, que a fojas 1.705, manifiesta ser hermano de Guillermo Purrán Treca y que se enteró de su detención por dichos de Santos Beroíza, precisando que ello ocurrió el 17 de septiembre de 1973 cuando concurrió junto a su hermano a comprar víveres a Santa Bárbara, no pudiendo retornar a la localidad de Callaqui pues la locomoción colectiva iba llena y, como se acercaba el horario de toque de queda, José Guillermo concurrió hasta la Tenencia de Santa Bárbara a dejar una constancia, no volviendo a verlo ni a tener noticias de él. Por los dichos del mismo Santos Beroíza, se enteró que su hermano fue detenido por los Carabineros de la localidad y muerto en el puente que la une con Quilaco, junto a otros detenidos.

m) Testimonio de Orfelina del Carmen Rubio Llancao a fs. 1.746, indicando que es hermana de Juan de Dios y Julio Alberto Rubio Llancao, quienes fueron detenidos por Carabineros de Santa Bárbara el 16 de septiembre de 1973, lo que supo por José Beltrán Pellao. Agrega, que ella y sus familiares sabían que estaba detenido en la Comisaría de Santa Bárbara, incluso le solicitaron útiles de aseo, pero luego no tuvo más conocimiento de ellos. Según su hermano José Beltrán Pellao, los habían tirado al rio, después de que lo tiraran él, pero no los vio salir. No sabe si actualmente están vivos o muertos.

n) Dichos de José René Beltrán Pellao, de fojas 1.747, quien señala que conoció a José Guillermo Purrán Treca, a Juan de Dios Rubio Llancao, y a Julio Alberto Rubio Llancao toda vez que eran dirigentes de la comunidad de Callaqui y fueron detenidos, juntos con él, por Carabineros de la Tenencia de Santa Bárbara en septiembre de 1973. Señala que fueron detenidos en circunstancia que se aprestaban para regresar a sus respetivas comunidades, cuando la micro que les servía se fue sin ellos, por lo que, antes de que se iniciara el toque de queda, concurrieron hasta la Tenencia de Santa Bárbara a explicar lo sucedido y buscar alguna solución a su situación, sin embargo, sin mediar orden, fueron detenidos y encerrados en sus calabozos. Compartió detención además con José María Tranamil, en el mismo recinto. Respecto de la desaparición de Purrán Treca, de los hermanos Rubio Llancao y de Tranamil Pereira, señala que, estando todos detenidos en la Tenencia de Santa Bárbara, en horas de la noche fueron sacados por funcionarios policiales y llevados hasta el puente que une Santa Bárbara con Quilaco, lugar donde fueron sentados en la baranda disparándoles. A su respecto, señala que logró saltar antes al río para eludir las balas y poder escapar, lo que consiguió, no siguiendo la misma suerte los demás compañeros de detención de quienes nunca más supo noticias. Agrega que los carabineros de la referida Tenencia les pegaron, maltrataron y amenazaron a las familias de todos los detenidos.

n) Declaración de Domingo Piñaleo Pellao, quien a fojas 1.749 señala que conoció a Juan de Dios Rubio Llancao, a Julio Alberto Rubio Llancao y a José Guillermo Purrán Treca, porque eran vecinos en la Comunidad de Callaqui y al Cacique de Trapa Trapa José María Tranamil Pereira, todos los cuales fueron detenidos por Carabineros de la Tenencia de Santa Bárbara y después muertos por los mismo funcionarios en días posteriores al 11 de septiembre de 1973.

ñ) Dichos de Raúl Alejandro Tranamil Manquepi, quien a fojas 1.820 y 2.875, manifiesta ser hijo de José María Tranamil Pereira, Lonco de la Comunidad de Trapa Trapa y que conocía a José Guillermo Purrán Treca, Lonco de la Comunidad de Callaqui y a los hermanos Juan de Dios y Julio Alberto Rubio Llanco, siendo el primero, Lonco de la Comunidad de Cauñicu, todos los cuales fueron detenidos por Carabineros de la Tenencia de Santa Bárbara en días posteriores al Golpe de Estado de septiembre de 1973, sin que volviera a tenerse noticias de ellos o de su paradero.

o) Diligencia de reconstitución de escena, cuya acta se encuentra agregada de fojas 2.109 y siguientes, en la cual se consigna la narración de José Beltrán Pellao, señalando que fue detenido por Carabineros de Santa Bárbara, cuyos nombres serían un tal Sáez, un tal Sepúlveda y un tal Godoy. Agrega, que fueron retirados del lugar por Carabineros junto a Guillermo Purrán, los hermanos Rubio Llancao y otras personas, trasladándolos al puente Quilaco donde los bajaron y les dispararon. Prosigue, señalando que él se lanzó al rio antes que le llegaran los disparos y se sumergió en las aguas dejándose llevar por la corriente, viendo los cuerpos de los otros cadáveres.

p) Informe Pericial Fotográfico de fojas 2.121 y siguientes, en el que se consignan imágenes de la Tenencia de Carabineros de Santa Bárbara y del Puente Quilaco, indicando el lugar preciso en que se lanzó al rio (fs. 2. 135, 2.136 y 2.137)

q) Informe Policial N° 5.741 de la Brigada de Homicidios de Concepción de la Policía de Investigaciones de Chile, a fojas 5.981 y siguientes, el cual se consignan las declaraciones extrajudiciales de Raúl Tranamil Manquepi y de José Beltrán Pellao.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje