Página principal

Vida después de la Muerte


Descargar 0.71 Mb.
Página1/16
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.71 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
El caso de

“Vida después de la Muerte”


Víctor Zammit

INDICE



  1. 1. Declaración inicial

  2. 2. Los científicos de renombre que han investigado

  3. 3. El fenómeno de las Voces Electrónicas (FVE)

  4. 4. Transcomunicación Instrumental (TCI)

  5. 5. Los experimentos de Scole prueban la existencia de la post vida

  1. 6. La fórmula de Einstein y la materialización

  2. 7. Otros experimentos psíquicos de laboratorio

  3. 8. Observación científica de los médiums

  4. 9. Leonora Piper, una médium americana de mucha fuerza

  5. 10. Mediumnidad de materialización

  6. 11. Helen Duncan

  7. 12. Mediumnidad de voz directa

  8. 13. Médiums modernos que confunden a los escépticos

  9. 14. Correspondencia Cruzada

  10. 15. Sesiones delegadas

  11. 16. Experiencias extra corporales

  12. 17. Visión remota

  13. 18. La Ciencia y las Experiencias Cercanas a la Muerte

  14. 19. La Ciencia y las Apariciones

  15. 20. Videncias en el lecho de muerte

  16. 21. La Ouija

  1. 22. Xenoglosia

  2. 23. Poltergeist

  3. 24. Reencarnación

  4. 25. Respondiendo a los escépticos con mentalidad cerrada

  5. 26. Declaración final: resumen de la evidencia objetiva

  6. 27. ¿Qué pasa cuando morimos?

  7. 28. Glosario

Capítulo 1º

Declaración inicial
Leer, no para contradecir o invalidar, ni para creer o dar por sentado, sino para ponderar y considerar”

Sir Francis Bacon
Existe en la actualidad una evidencia innegable de la continuación de la vida después de la muerte.

Soy un abogado escéptico de mentalidad abierta, un abogado ya retirado y calificado escolásticamente en muchas disciplinas universitarias.

El argumento que sigue no es un argumento académico legal, ni teórico, ni un resumen analítico. Como investigador de mentalidad abierta me propuse investigar la evidencia existente sobre la continuidad de la vida después de la muerte y, con otros, probar las pretensiones de que la comunicación con otras inteligencias del más allá era posible.

Después de muchos años de investigar seriamente he llegado a la conclusión de que existe una cantidad de evidencia tal que, tomada en su conjunto prueba absoluta e indudablemente el caso a favor de la continuidad de la vida. No voy a argüir que la evidencia objetiva sola tenga gran valor, ni estoy sugiriendo que la evidencia sea aceptada sin dudar razonablemente. Estoy declarando que la evidencia, tomada en su conjunto, constituye de forma abrumadora una prueba irrefutable de la existencia de la vida después de la muerte.

Millones de páginas han sido escritas sobre los fenómenos psíquicos y la investigación científica de la continuidad de la existencia. Utilizando mi educación profesional de abogado y mi entrenamiento universitario en psicología, historia y método científico, he seleccionado cuidadosamente los aspectos de la investigación psíquica y del conocimiento de la continuidad de las existencia, y he argüido el caso de una forma que constituiría técnicamente una evidencia objetiva en la Suprema Corte de los Estados Unidos, en la Casa de los Lores de Inglaterra, en la Corte Alta de Australia y en toda jurisdicción legal civilizada del mundo.

Cuando la evidencia es objetiva, como ocurre con los fenómenos de la voz electrónica, la transcomunicación instrumental, los experimentos en los laboratorios psíquicos, las experiencias cercanas a la muerte, la Xenoglosia, los mejores médiums, la mediumnidad de la voz directa, las correspondencias cruzadas, los experimentos de Scola, las sesiones delegadas, “poltergeist”, las apariciones y toda evidencia contenida en este trabajo, debe ser considerada en su conjunto, y entonces el caso de la supervivencia después de la muerte es absolutamente irrefutable.

La evidencia presentada en este trabajo también prueba la existencia de los llamados “fenómenos psíquicos”, los cuales también están interconectados con la supervivencia, y éstos solo pueden ser explicados satisfactoriamente por medio de la supervivencia del alma individual y de la personalidad después de la muerte.

En términos absolutos, la evidencia presentada en este trabajo ha de convencer al escéptico racional e inteligente, de mentalidad abierta, o al investigador genuino de la existencia de la vida después de la muerte.


¿Por qué no sabe más gente de la evidencia científica?
Durante muchos años ha habido hostilidad hacia la ciencia psíquica por parte de la prensa hablada y escrita, por las universidades y de algunas iglesias.

Los descubrimientos de los científicos serios que trabajan para probar la supervivencia, han sido mal informados, distorsionados e ignorados. Los escépticos de renombre y de mentalidad cerrada, han gozado de licencia injusta por parte de los medios para ridiculizar, engañar y mentir, con el consiguiente resultado de que el público en general sabe muy poco de la cantidad de investigación científica que ha sido acumulada.

Mucha gente, genuinamente interesada y ansiosa de explorar esta fascinante área, no ha tenido acceso a la información real carente de prejuicios, porque no tiene la habilidad o el tiempo necesario para leer y analizar la enorme cantidad de libros y artículos sobre este asunto.

En algunas sociedades, estos libros, simplemente no están disponibles por causa de una censura formal o encubierta.


Evidencia objetiva.
Para comenzar diré, que conocimiento “subjetivo” es toda aquella información que no puede ser comprobada de forma independiente. Ésta incluye creencias personales, tales como el Cristianismo, Islamismo, Hinduismo, Budismo, Judaísmo y otras religiones.

El conocimiento subjetivo también incluye al escepticismo materialista de mentalidad cerrada, y que según el uso moderno es una fuerte creencia de que la existencia después de la muerte no existe, porque en el contexto de la supervivencia ningún escéptico puede usar la ciencia para probar objetivamente que el escepticismo obcecado es científico, o que nada existe después de la muerte.

El significado original del escepticismo se refería al examen crítico de un fenómeno sin aceptarlo ni rechazarlo. El significado original del escepticismo no tenía nada que ver con negar completamente la supervivencia, ni la validez de los fenómenos psíquicos.

Como la religión, el escepticismo obcecado es una creencia subjetiva personal, sujeta a errores fundamentales y a una completa desvirtualización, porque una creencia subjetiva religiosa personal, o una creencia escéptica no tiene el soporte de la ciencia; cualesquiera creencias escépticas, así como las creencias subjetivas religiosas, pueden ser absolutamente inválidas.

El conocimiento objetivo - ciencia - existe cuando los mismos resultados y la misma conexión de causa-efecto pueden ser obtenidos en el tiempo y espacio.

La ciencia es considerada como “objetiva” cuando una persona, siguiendo las fórmulas científicas y manteniendo constantes las variables, obtiene los mismos resultados. Así, un científico que mezcla ácidos y alcalinos en Sydney el año 2000, obtiene los mismos resultados que otro científico trabajando en Moscú el año 2002, o cualquier otro año.

Los estudios de los Fenómenos Electrónicos de Voces (FEV) y de Transcomunicación Instrumental (TCI) han demostrado claramente que este elemento se repite. Trabajando los investigadores por separado en muchos países diferentes han podido duplicar sus respectivos trabajos. Inevitablemente, lo objetivo prevalece sobre lo subjetivo. Pero no todo lo que es ciencia se lleva a cabo en el laboratorio. Dentro de la definición de ciencia existe también lo que es “observación científica sistemática de un fenómeno”. Por ejemplo, aceptamos y creemos que las tormentas, relámpagos y truenos ocurren, pero no los podemos duplicar bajo condiciones de laboratorio. Los estudios de casos también son importantes en el método científico. Siempre que haya la adherencia estricta al método científico cuando se mide algo, los resultados de los experimentos son, necesariamente, científicos.
Advertencia.

He encontrado en muchas de las reuniones acerca de la supervivencia, que algunas personas aceptan mucho de la información que se les presenta, pero algunas quieren enfatizar, o discordar en asuntos como la reencarnación, la astrología, meditación, oración, cristales o aún ateísmo o agnosticismo.

No es mi intención tratar de cambiar las creencias de nadie ni su religión. Esto no es una cruzada religiosa, no es asunto de fe o de creencia, esto trata de aceptar o rechazar la evidencia objetiva.

La información más importante que Ud. encontrará.
Se le está dando acceso a información muy importante acerca de la supervivencia, indudablemente la información más importante que se podrá encontrar en la vida. En última instancia, una vez dada toda la información, el lector tendrá que decidir entre aceptarla o rechazarla, pero si rechaza la evidencia que se le presente, le toca al lector demostrar objetivamente porqué ha rechazado la evidencia.

En el pasado, el clero rehusaba aceptar a la ciencia por razones de conflicto con sus creencias religiosas personales. Cuando Galileo le mostró al Papa el telescopio que le probaría su visión del universo, el Papa dijo que el telescopio era “el trabajo del demonio” y rechazó el mirar a través de él. Pero el clero tuvo que aceptar eventualmente que la ciencia prevalece sobre las creencias religiosas subjetivas; no podría ser de otra manera.


La trampa de la zona de confort.
El lector tiene que tener el cuidado extremo de no caer en la trampa de la comodidad rechazando la información objetiva, solo porque la información científica objetiva no concuerda con sus creencias subjetivas personales – sean religiosas o escépticas - . Cuando no hay coincidencia entre la información objetiva y las creencias subjetivas, puede haber necesidad de una mayor investigación, o de cambiar las creencias subjetivas.

Cuando la gente se siente cómoda con sus creencias no acepta cambiarlas, aún si la nueva información objetiva y científica demuestra que, parte de esas creencias, o todas, son completamente erróneas. Muchas creencias vienen a formar parte del conjunto psicológico y emocional de la personalidad del creyente y son muy difíciles de cambiar.


El “límite de la vacilación”
Aún si la información es científica, inicialmente tenderemos a rechazarla si la información es mucho más avanzada que nuestro conocimiento actual – especialmente si la información no concuerda con nuestras creencias religiosas, seculares, historia, cultura, valores y tradición.

Repetidamente hemos tenido que ajustar nuestro sistema de valores y nuestras creencias para acomodarnos a las maravillas científicas, tales como el hombre caminando sobre la luna y las espectaculares exploraciones espaciales. Del mismo modo hemos tenido que hacer ajustes al tratar con los fenómenos psíquicos.

Por supuesto, la historia y la experiencia demuestran que hay personas más inteligentes e iluminadas que pueden ver el valor de la nueva información y asimilarla inmediatamente.
Capítulo 2º

Científicos de renombre que han investigado
Estoy absolutamente convencido del hecho de que aquellos que una vez vivieron en la tierra pueden comunicarse con nosotros, y de que lo hacen. Es muy difícil transmitirle al inexperto una idea adecuada de la fortaleza y cantidad de la evidencia”.

Sir William Barreto F.R.S.
Insistimos en decirles que la comunicación es posible. He demostrado que los espíritus de las personas que se comunican, son quienes dicen haber sido. Mi conclusión es que la supervivencia ha sido demostrada mediante la investigación científica”

Sir Oliver Lodge F.R.S.
Es muy cierto que ha sido establecida una comunicación entre este mundo y el siguiente”

Sir William Crookes F.R.S.

He estado hablando con mis parientes ya fallecidos, padre, hermano y tíos. Cualesquiera poderes sobrenaturales sean atribuibles a las personalidades secundarias de la Sra. Piper, la médium, sería muy difícil convencerme de que esas personalidades puedan haber reconstituido completamente la personalidad mental de mis difuntos parientes”.



Profesor Hyslop, Profesor de Lógica de la Universidad de Columbia.
Los brillantes científicos arriba mencionados, están entre los primeros en investigar científicamente la continuidad de la vida. Inicialmente, todos ellos eran escépticos de mentalidad abierta, y aceptaron la continuidad de la vida solamente después de una investigación concienzuda. Ha habido otros científicos clásicos y pensadores de renombre en otras partes del mundo, tales como Alfred Wallace, Sir Arthur Conan Doyle, Sir Phillip Lodge, Arthur Findlay, Camillle Flamarion, el Dr.Baraduc, el Profesor Richet, el Profesor Albert Einstein, Marconi, F.W. Myers, el Profesor William James y el Dr.Carrington quienes aceptaron la continuidad de la vida más allá de la muerte, después de investigarla.

Desde finales del siglo diecinueve hasta hoy ha habido grupos de científicos prominentes y muy respetados - muchos de ellos con los nombres mejor conocidos en las ciencias - que han trabajado para demostrar que la inmortalidad es un fenómeno físico natural, y que su estudio es una rama de la Física.

Muchos de estos científicos eran personas muy prácticas, cuyos principales descubrimientos en otras áreas cambiaron fundamentalmente la forma de vivir y de trabajar de la gente. Muchos de ellos se consideraban racionalistas y humanistas y tuvieron que enfrentarse con una intensa oposición por parte del clero cristiano tradicional y de los científicos materialistas, los que se unieron para tratar de invalidar sus conclusiones.
Emmanuel Swedenborg.
Uno de los pioneros en esta tradición fue Emmanuel Swedenborg, el cual nació en Suecia en 1688. Fue uno de los científicos punteros de su tiempo, escribió 150 trabajos en diecisiete ramas de la ciencia. Estudió griego, latín y otras varias lenguas europeas y orientales, geología, metalurgia, astronomía, matemáticas y economía en la Universidad de Upsala. Fue un hombre eminentemente práctico que inventó el planeador, realizó la maqueta y proyecto de un submarino y también un cono para que oyeran los sordos. Fue Miembro del Parlamento y siendo muy apreciado por todos, desempeñó ocupaciones en Minería. Siempre demostró poseer una enorme inteligencia y mantuvo una mente agudamente práctica hasta su muerte.

También estuvo dotado de clarividencia y pasó más de veinte años investigando otras dimensiones. Afirmaba que hablaba regularmente con personas después de fallecidas.

En una bien documentada ocasión, la reina de Suecia le sugirió sarcásticamente que si se encontraba con su hermano ya fallecido, le saludara de su parte. Una semana más tarde Swedenborg le susurró algo al oído. La reina, perturbada, les dijo a los presentes: “solo Dios y mi hermano pueden saber lo que me acaba de decir” (Inglis 1977:131)

Swedenborg escribió:

Después de que el espíritu se separa del cuerpo, (lo que ocurre después del fallecimiento), la persona continúa viva, de la misma forma que era antes.

Para asegurarme de esto, me ha sido permitido hablar prácticamente con todo aquel que he conocido durante esta vida física – con algunos durante horas, con otros durante semanas y meses, y con otros durante años – todo con el propósito de asegurarme de este hecho, (de que la vida continúa después de la muerte) y que yo pueda atestiguarlo (Cielo e infierno, por Swedenborg: 437).

También escribió varios volúmenes acerca de lo que hoy se conoce como experiencias extra corporales, incluyendo descripciones muy detalladas de la post vida.

Describió una interesante visión del universo, muy similar a la de la Física Cuántica del siglo veinte. Cuando Newton argüía que la materia estaba compuesta de átomos penetrables, movidos por fuerzas externas, Swedenborg decía que la materia estaba formada por una serie de partículas de tamaños en orden ascendente, cada una de las cuales estaba compuesta de un vórtice cerrado de energía, circulando en espirales a velocidades infinitas, dando la apariencia de solidez.

Brian Inglis, en su Historia de lo Paranormal, de 490 páginas (1977) hace referencia a Emmanuel Kant, el gran filósofo racionalista que investigó a Swedenborg. Aunque Kant era un escéptico de mentalidad abierta, le pareció que la evidencia de la post vida proporcionada por Swedenborg era del todo abrumadora.

Inglis cita a Kant diciendo…”aunque dudo de cualquiera de ellas, tengo fe en el conjunto de todas ellas” (Inglis 1977:132).


Los mayores científicos de su tiempo.
Uno de los fundadores de la Sociedad de Investigación de Efectos Psíquicos de Londres (SPR) era Sir William Crookes, un miembro de la Sociedad Real – una asociación de los más ilustres científicos elegidos por sus colegas, y de mucho prestigio – y más tarde su presidente.

Descubrió seis elementos químicos, incluyendo el Talio. Muchos le consideraron como el mayor científico de su tiempo Crookes trabajó intensamente investigando los fenómenos de la levitación, asociada con el médium Douglas D. Home. Parte del registro y de la autenticidad de las apariciones eran fotografías concluyentes, con ausencia total de fraudes y trucos, las cuales fueron verificadas por muchos otros científicos, pioneros de sus días.

Uno de ellos fue Cromwell F. Varley, uno de los primeros investigadores de la ionización y supervisor de la colocación inicial del Cable del Atlántico. Crookes finalmente se convenció de la realidad de la post vida por medio de una serie de materializaciones impresionantes de su esposa. Es de señalar que nunca se haya hecho mención de esta considerable contribución a la investigación de la post vida en ninguna de las biografías científicas importantes.
Otros científicos físicos de renombre.
También en su grupo hubo los científicos Lord Balfour, Sir William Barrett, Sir Oliver Lodge y Lord Rayleigh, J.J. Thompson el descubridor del electrón, y Alfred Russell Wallace quien expuso la teoría de la evolución al mismo tiempo, y de forma independiente, que Charles Darwin.

Wallace investigó cuidadosamente los fenómenos del espíritu durante algunos años, asegurando que los fenómenos por él estudiados estaban tan bien demostrados como los de cualquiera otra ciencia.


Inventores pioneros.
Thomas Alva Edison, inventor americano del fonógrafo y de la primera bombilla para luz eléctrica, estaba fascinado con la posibilidad de la post vida y experimentó con dispositivos mecánicos para contactar con los “muertos” (Scientific American, 30/10/1920).

John Logie Baird, pionero de la televisión e inventor de la cámara infrarroja declaró que había contactado con el “fallecido” Thomas A. Edison a través de un médium. Baird dijo:

He presenciado algunos fenómenos sorprendentes bajo circunstancias que eliminan toda posibilidad de fraude (Logie Baird 1988:68-69).

Glen Hamilton.
Otro investigador del siglo veinte fue el Dr. Glen Hamilton, médico y miembro del Parlamento de Canadá. En su laboratorio, bajo condiciones estrictamente controladas tenía catorce cámaras fotográficas de destello instantáneo controladas electrónicamente, las que fotografiaron apariciones simultáneamente desde todos los ángulos. Los observadores presentes en estos experimentos estaban compuestos por cuatro médicos, dos abogados y dos ingenieros, uno eléctrico militar y otro civil. Después del experimento, cada uno de los testigos declaró con rotundidad que:

“repetidas veces vi materializarse a personas”(Hamilton 1942).

Los registros de esta meticulosa investigación y su colección de fotografías están expuestas a la observación del público en la Universidad de Manitoba (Canadá).

También se puede obtener información al respecto por medio de la página Web:


[http://www.umanitoba.ca/libraries/units/archives/collections/manitobamanuscripts/reg_hamilton.shtml].
En Europa, entre los principios de 1900 y 1920, otros científicos, incluyendo al Barón von Schrenck-Notzing, al Profesor Charles Richet, al Profesor Eugene Ostyand y al Profesor Gustav Geley, también fotografiaron apariciones en laboratorios bajo condiciones controladas. Sus informes escritos demostraron que investigaron y eliminaron toda posibilidad de fraude y trampas.

El influyente psiquiatra, internacionalmente conocido Dr. Carl Jung admitió que los fenómenos metapsíquicos podrían explicarse mejor con la hipótesis del espíritu que por cualquier otra (Jung, Colección de cartas 1:431).

Otro científico brillante e inventor, que después de investigar se convenció totalmente de la existencia de la post vida, fue el americano George Meek.

Cuando llegó a los 60 años de edad, George Meek se jubiló de su carrera de inventor, diseñador y fabricante de dispositivos para acondicionadores de aire y para el tratamiento de aguas residuales. Le fueron otorgadas varias veintenas de patentes industriales que le permitieron vivir cómodamente y dedicar los siguientes veinticinco años de su vida a la investigación, financiada por él mismo, de la vida después de la muerte.

Meek se surtió de una extensa biblioteca y de un programa de investigación bibliográfico, viajando por el mundo, localizando y estableciendo proyectos de investigación con los mejores médicos, psiquiatras, físicos, bioquímicos, psíquicos, sanadores, parapsicólogos, hipnoterapéutas, ministros, sacerdotes y rabinos.

Estableció la Fundación Metaciencia en Franklin, Carolina del Norte, la que auspició la famosa investigación Spiricom. Ésta demostró el contacto instrumental extenso de doble vía entre personas vivas y de la post vida.

Su último libro “Después de morir ¿qué?” recogía las conclusiones de sus años de investigación – a tiempo completo – con la conclusión de que todos sobrevivimos y que en los últimos veinticinco años la humanidad ha aprendido más sobre lo que pasa cuando morimos, que en todos los periodos anteriores de la historia conocida (Meek 1987:4).

Algunos miembros de la investigación científica punta de la post vida son médicos extremadamente inteligentes y astutos que iniciaron sus investigaciones como escépticos. La Dra. Kübler-Ross, que ha tenido un impacto global en la manera de tratar a los moribundos, se convenció totalmente de la existencia de vida después de la muerte por su asociación con los miles de pacientes moribundos. Ella así lo expuso:

“Hasta entonces no tenía la más mínima creencia en la post vida, pero la información que obtuve me convenció de que no eran coincidencias ni alucinaciones” (Kübler-Ross 1997:188).

Esta doctora se convenció tanto de esta realidad que escribió cuatro libros que tratan todos de la post vida: “De la Vida después de la Muerte” (1991), “Los Hechos de la Vida después de la Muerte” (1992), “La Muerte es de Vital Importancia: Vida, Muerte y Vida después de la Muerte” (1995), “La Rueda de la Vida” (1997).

La entrevista maravillosa de Elisabeth con John Harricharan puede leerse en el portal cibernético Insight 2000:
[http://insight2000.com/Kübler-Ross.html].
El Dr. Melvin Morse, (un pediatra de reconocida autoridad mundial punta en cuanto a niños moribundos) era, según dijo él, “un médico de cuidado intensivo arrogante con un prejuicio emocional contra todo lo que fuese espiritual” antes de que sus estudios con bases científicas de niños moribundos, y su extenso estudio de la bibliografía, le llevaran a la conclusión innegable de que “hay algo divino que le sirve de aglutinante al universo”. Él escribe así:

“Cuando reviso la literatura médica pienso que apunta directamente a la evidencia de que algún aspecto de la conciencia humana sobrevive a la muerte. Hay otros investigadores que concuerdan conmigo”.

El médico Michael Schroter-Kunhardt, por ejemplo, condujo una revisión completa de la literatura científica y concluyó que las capacidades paranormales de los moribundos sugieren la existencia de un espíritu inmortal que transciende al tiempo y al espacio. Otros investigadores han llegado a la misma conclusión, ya sea a través de casos propios o de los que han revisado, por lo que existe una creciente creencia en la existencia del espíritu humano (Morse 1994:190).

Hoy en día mucho de lo nuevo en el conocimiento de la post vida nos viene de los físicos, quienes a través de sus trabajos con las partículas subatómicas se están dando cuenta de la limitación de los paradigmas científicos.

Grupos de científicos, matemáticos y profesores universitarios, a través de todo el mundo están trabajando para dar a conocer los resultados de sus experimentos con las partículas subatómicas y de los cálculos matemáticos que proporcionan explicaciones científicas para los llamados fenómenos psíquicos.

La física moderna enseña ahora que los átomos están vacíos en un porcentaje de un 99´99999% siendo proporcionalmente la distancia de un electrón a su núcleo como la distancia de la tierra hasta el sol.

El astrofísico Michael Scott, de la Universidad de Edinburgh, arguye que: “El avance de la física cuántica ha producido una descripción de la realidad que permite creer en la existencia de universos paralelos. Éstos estarían compuestos por sustancias reales, pero no interferirían con la materia de nuestro propio universo” (Roll 1996).

El profesor Fred Alan Wolf parece coincidir con estos hallazgos. En su libro “La Mente y la Nueva Física” dice: “Tan fantástico como suena, la nueva física llamada mecánica cuántica, propone que existe, al par de nuestro mundo, otro mundo, un universo paralelo, un duplicado, que es algo diferente y aún el mismo. Y no solo dos mundos paralelos sino tres, cuatro, ¡y aún más! ¡En cada uno de esos universos estamos viviendo cada uno de nosotros, todos los que viven, los que han vivido, los que vivirán y los que han de vivir por siempre” (Wolf 1985).

La evidencia que proviene de muchos científicos dice que la post vida existe de forma abrumadora, pero como ya se dijo anteriormente, no hay ni un científico que haya demostrado o argüido empíricamente que la post vida no existe, o que no puede existir.

Esto no significa que se les esté diciendo a los escépticos de mentalidad cerrada que “demuestren lo negativo” como a algunos escépticos hasta el tuétano les gusta decir. Los capítulos desde el 3 hasta el 24 de este libro constituyen la evidencia admisible de la post vida. En los cuatro años que han pasado desde que publiqué esta investigación en Internet, no ha habido ningún escéptico, ni médico, ni teólogo, ni nadie que haya podido rebatir o negar esta evidencia de existencia de la post vida.

He enviado mi investigación a los mayores eruditos, teólogos, científicos, escépticos-materialistas de mentalidad-cerrada de los Estados Unidos, del Reino Unido y de Australia, y ha sido colocado en Internet para consumo mundial, para que rebatan mi investigación. Uno o dos dijeron que entrarían en contacto conmigo para rebatir mi investigación, pero hasta hoy, años más tarde, nadie ha contactado de nuevo para demostrar que la evidencia presentada en este trabajo puede ser rebatida técnicamente o negada de alguna forma.

Por el contrario, he recibido y continúo recibiendo abrumadoramente, respuestas positivas acerca de la investigación de diferentes partes del mundo. La gente, generalmente, expresa la opinión de que es muy interesante que la post vida sea ahora apoyada por la ciencia, y que ya no sea de la jurisdicción exclusiva de los dogmáticos religiosos.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje