Página principal

Vera de Bidasoa acoge este sábado el II día del Voluntariado de Protección Civil de Navarra


Descargar 11.47 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño11.47 Kb.




Vera de Bidasoa acoge este sábado el II Día del Voluntariado de Protección Civil de Navarra

Día: Sábado, 13 de mayo de 2006

Hora: 12.30

Lugar: Explanada de la cantera Arkaitza de Vera de Bidasoa (acceso por la primera entrada de la localidad llegando desde Pamplona)


La localidad de Vera de Bidasoa acoge este sábado, 13 de mayo, la segunda edición de Día del Voluntariado de Protección Civil de Navarra, fiesta que agrupa a todas las asociaciones de voluntarios que colaboran con los servicios de emergencias del Gobierno de Navarra (bomberos voluntarios, Cruz Roja, DYA, grupo de perros de rescate…).

En esta ocasión se ha elegido esta localidad fronteriza porque el equipo de bomberos voluntarios de la localidad, compuesto actualmente por 22 personas, cumple este año el centenario de su fundación.

Pese a que los preparativos de la jornada comenzarán desde primera hora de la mañana, la jornada abrirá sus puertas al gran público a las 11 horas, en la explanada de la cantera Arkaitza, donde tendrá lugar un simulacro de emergencia de protección civil.

A continuación, a las 12,30 horas, en el mismo escenario, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Javier Caballero Martínez, presidirá junto al director general de Interior, Juan Ramón Rábade y la alcaldesa beratarra Helena Santesteban, el acto institucional de conmemoración del centenario de la creación del grupo de bomberos voluntarios de esta localidad.

Tras el acto conmemorativo, dará comienzo la exposición de los distintos grupos de voluntarios participantes en la fiesta, con stands que mostrarán los materiales empleados por cada grupo, así como pequeñas demostraciones públicas de su actividad.



Cien años al servicio de la comarca de Cinco Villas

El Cuerpo de Bomberos de Vera de Bidasoa se creó en 1906, según consta en el reglamento municipal de 39 artículos aprobado en esa fecha, con el objeto de proteger la villa, a sus propiedades y vecinos, teniendo en cuenta que los cuerpos de bomberos más cercanos que existían en esas fechas eran los enclavados en San Sebastián y Tolosa, ambos en la vecina provincia de Guipúzcoa.

Las edificaciones de Vera de Bidasoa, como en la mayor parte del mundo rural navarro, eran muy endebles ante la acción del fuego: las casas de madera, los desvanes o “ganbaras” llenos de forraje para el ganado, pastizales y helechales que rodeaban los caseríos…

Junto al reglamento del cuerpo, el Ayuntamiento beratarra solicitó voluntarios para conformar el primer equipo de voluntarios. El artículo 2 de dicho reglamento indicaba que se preferían personas cuya profesión fuera la de “mecánicos, carpinteros, canteros, albañiles, herreros, hojalateros u obreros de fundición”, oficios todos ellos muy presentes en la vida de esta localidad de Cinco Villas.

El Cuerpo de Bomberos de Vera de Bidasoa echó a andar con dos secciones de 7 individuos con un sargento cada una y un jefe. Cada bombero tenía un cartel ante su casa con la inscripción “Aquí vive un bombero”, según el reglamento, que también contemplaba premios (tenían preferencia para optar a los trabajos municipales y cobraban un pequeña paga por su labor), ventajas sociales (se libraban del trabajo comunitario en auzolán, de obligado cumplimiento) y sanciones para sus integrantes.

El siguiente gran paso para Vera de Bidasoa, en su particular lucha contra los incendios, fue la instalación bocas de riego en 1935 por todas sus calles y barrios, lo que mejoró la capacidad de respuesta de los bomberos y alivió la tarea de los baldeadores.

Diez años más tarde, en 1945, el grupo de voluntarios desapareció como tal, y la labor de extinción pasó a depender de un grupo de amigos, formado principalmente por los hermanos Juanito y Alfonso Oroz, José Lanz y Antonio del Puerto.

Reestructuración del grupo de voluntarios en 1975

Fue en 1975 cuando el exiguo cuerpo de bomberos beratarra volvió a crecer, con adquisición de nuevo material por parte del consistorio local (vehículo todoterreno, material de extinción...) y la puesta en marcha de cursos de formación, calendario de prácticas y un parque de voluntarios.

En 1990, el Ayuntamiento de Vera de Bidasoa y el Gobierno de Navarra firmaron un convenio de colaboración para asentar el grupo de voluntarios y dotarlo materialmente, así como mejorar su formación.

Actualmente, el de Vera de Bidasoa es uno de los siete parques voluntarios que existen en Navarra, junto al de Lesaka, Goizueta, Leitza, Valcarlos, Aoiz e Isaba. Está perfectamente coordinado con el parque profesional más cercano, el de Oronoz-Mugairi (Baztan), así como con la red de emergencias de la Comunidad Foral, que gestiona el centro de coordinación operativa Sos Navarra 112. Cuenta con dos camiones antiincendios y dos vehículos todoterreno, además del material habitual de extinción, para atender su cometido en la comarca de Bortziriak y resto de Baztán-Bidasoa.



El grupo de voluntarios actual del centenario parque beratarra lo integran 22 personas. Se trata de Aguirre  Oroz, Jesús; García García, Argimiro; García García, Francisco; García Sacristán, José; Goia Etxeberria, Josu; Goia Irazoki, Joseba;  Iriarte Huarte, Manuel; Lecuona Martikorena, Julián; Leiza Larralde, Mattin; Ordoki Irazoki, Eloy; Oyarzabal Iribas, José Antonio; Picabea Zubieta Juan Ramón; Sainz Irigoyen, José Antonio; Unsión Pabolleta, Josu; Unsión Pabolleta, José Luis; Urtxegi Unsión, Santiago; Villamea Gómez José Mª; Zubieta Albistur, Antonio;  y Zubieta Otxoteko, Miguel. Además, en estos momentos, los voluntarios de Vera de Bidasoa cuentan con tres aspirantes en fase de formación: José Luís Oyarzabal Zubieta, Unai Huici Oroz y José Mª Tellechea Echarte.

Nota: en la sección de “Noticias” de www.navarra.es se ofrecen dos fotografías relacionadas con esta nota de prensa y copia del cartel anunciador de la jornada.












La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje