Página principal

Veneno y Cultura: El Caso de los Jornaleros Indígenas Huicholes Por Patricia Díaz-Romo y Samuel Salinas-Alvarez Jornaleros Migrantes y Plaguicidas


Descargar 18.57 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño18.57 Kb.
Veneno y Cultura: El Caso de los Jornaleros Indígenas Huicholes

Por Patricia Díaz-Romo y Samuel Salinas-Alvarez

Jornaleros Migrantes y Plaguicidas

La exposición a plaguicidas es uno de los grandes riesgos que enfrentan los trabajadores Indígenas migrantes. En México, las empresas tabacaleras con cultivos agroindustriales usan enormes cantidades de estos peligrosos productos agroquímicos sin cumplir con los requisitos legales de vigencia internacional para proteger la vida humana. Los trabajadores Indígenas son más vulnerables a los efectos perniciosos de los plaguicidas por diversas razones, entre ellas, porque no cuentan con información sobre la peligrosidad de la exposición, porque los contratantes no los dotan con equipo de protección y porque las condiciones en las que viven y trabajan en los campos agroindustriales impiden, por ejemplo, que se bañen y laven la ropa después de haber estado en contacto, ya sea con plaguicidas recién aplicados o con plaguicidas residuales.

Los casos de intoxicación y muerte por plaguicidas son uno de los graves indicadores de la situación en que se encuentran los jornaleros migrantes. En 1993 se estimó que en cada ciclo de siembra arriban a los valles de Sinaloa cerca de 170 000 trabajadores del campo. Un promedio de 5 000 jornaleros agrícolas sufren intoxicaciones causadas por el manejo o la exposición prolongada a los plaguicidas que se usan en estos cultivos. De los 35 000 jornaleros agrícolas que en 1996 trabajaron en el Valle de San Quintín, Baja California, el 70% son Indígenas. Dado que los plaguicidas son productos tóxicos completamente ajenos al etnoconocimiento medioambiental, el Convenio 169 de la OIT en su artículo 20 promueve enfáticamente que los gobiernos firmantes hagan todo lo posible por evitar que los trabajadores Indígenas estén sometidos a condiciones de contratación peligrosas para su salud, particularmente "como consecuencia de su exposición a plaguicidas u otras sustancias peligrosas".

Los analistas coinciden en que la mayor parte de los jornaleros Indígenas migrantes que trabajan en los campos agroindustriales del norte del país son Mixtecos, Triquis y Zapotecos de Oaxaca, Nahuas, Mixtecos y Tlapanecos de Guerrero y Purl'epechas de Michoacán. Los datos demográficos indican una situación extraordinariamete grave. De acuerdo con Estela Guzmán Ayala las mujeres (34%) y los niños menores de 12 años (32%) constituyen el 66% de la fuerza de trabajo Indígena en las regiones agrícolas del norte del país. Ruth Franco, doctora especialista en salud en el trabajo y coordinadora del Programa para Jornaleros de la delegación del IMSS en Sinaloa considera que el 25% de los 200 000 jornaleros que en el ciclo 1995-1996 trabajaban en los valles de Sinaloa eran niños entre 5 y 14 años. De los niños jornaleros del sur del país al 63% se le contrata en su lugar de origen por intermediarios de los horticultores y al resto en Sinaloa. De los menores el 44% son mujeres y el 56 % son hombres. Al término de la temporada hortícola, el 72% regresa con su familia a sus estados, el 20% se queda en Sinaloa y el 9% sigue la ruta de los jornaleros a otras entidades. Entre los menores, el 55% tiene una antigüedad en las labores del campo de 1-5 años y el 14% más de 5 años.

Las dimensiones del uso indiscriminado de plaguicidas han sido expuestas y denunciadas con gran frecuencia en la prensa mexicana. Se considera que miles de envases y residuos tóxicos que se generan por el uso anual de hasta 8 millones de toneladas de plaguicidas, son arrojados en forma criminal en basureros improvisados, canales, drenes, incinerados e incluso usados como recipientes para almacenar agua potable. Los efectos nocivos de los plaguicidas para la salud humana y para el medio ambiente han sido ampliamente documentados.

Huicholes y Plaguicidas

Los Huicholes hablan un idioma perteneciente a la familia lingüistica uto-azteca que también incluye al náhuatl, al hopi, al shoshone, al comenche y muchas otras lenguas en una vasta región que se extiende por el norte desde los Estados Unidos, hasta la parte central de México en el sur. Algunos estudios estiman que entre 15 y 20 mil Huicholes habitan en las montañas de la Sierra Madre Occidental, en un territorio que comprende parte de los estados mexicanos de Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas.

Año tras año, aproximadamente el 40 por ciento de las familias Huicholas dejan sus comunidades en temporada de secas para buscar empleo, mal pagado y peligroso en los campos tabacaleros de la costa de Nayarit. Las causas de esta emigración temporal estriban en la situación socioeconómica de los Indígenas y en su calendario ritual.

En la temporada de lluvias los huicholes acostumbraban hacer cultivos combinados de maíz, chile, frijol, calabaza y amaranto. Desafortunadamente, el gobierno de México promueve exactamente lo contrario, el monocultivo, distribuyendo semillas híbridas de maíz que requieren el uso de plaguicidas y fertilizantes sintéticos, sustituyendo a las semillas criollas que tradicionalmente han usado los huicholes.La agricultura de monocultivo y otros desarrollos modernos, desarticulan las tradiciones Indígenas de cooperación en el trabajo agrícola e incrementan alarmantemente la desnutrición y el alcoholismo. La introducción de herbicidas como el Paraquat y el 2,4-D destruyen gradualmente el trabajo comunitario, pone en peligro la salud de los agricultores y sus familias y deteriora las tierras de labranza que generalmente se encuentran en laderas inclinadas.

Con cada vez menos oportunidades para sobrevivir en las montañas, los Huicholes se ven obligados a emigrar en busca de trabajo en los campos tabacaleros de la planicie costera de Nayarit. Los huicholes emigran también por razones culturales. Negrín sostiene que "ellos tienen la necesidad religiosa de visitar el mar, antepasado femenino de la vida asociado a la fertilidad y la tierra. Al mismo tiempo, cuando una vez que han llegado a la costa, se encuentran con que, si no trabajan en los campos tabacaleros, no podrán regresar a las montañas".

El tabaco se ha cultivado en Nayarit desde mucho antes de la conquista española, pero es a partir de los años cuarenta de nuestro siglo cuando el mercado de tabaco creció como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. El municipio de Santiago Ixcuintla, en Nayarit, es la capital mexicana del tabaco. Cada año, ejidatarios y propietarios rurales se reunen en las plazas de los pueblos para esperar a los Huicholes y subcontratarlos como fuerza de trabajo barata. El trabajo Huichol es apreciado porque el ensarte de las hojas es prácticamente una labor artesanal.

Para llegar a los campos tabacaleros los huicholes han hecho el viaje desde la sierra en condiciones infrahumanas, arriban hambrientos y sedientos. La "valiosa y apreciada" mercancía humana incluye mujeres embarazadas, bebés incapaces de llorar, mudos de dolor, que han sido recientemente paridos por madres desnutridas, tuberculosas. Ancianos desprotegidos y aún los hombres "fuertes" llegan a estos centros de acopio humano en condiciones lastimeras.

Las negociaciones entre los Huicholes y los ejidatarios y propietarios rurales, estos últimos actuando como intermediarios entre la fuerza de trabajo y el gran capital tabacalero, usualmente tienen lugar en las plazas de los pueblos, en las centrales camioneras o en las propias casas de los patrones. En algunos casos, los Huicholes piden, tímidamente, algunas "condiciones extra": cierta cantidad de tortillas al día por familia o alguna dotación de agua purificada. Pocos trabajadores obtienen estas condiciones extra. Para quienes lo logran, constituyen una gran conquista. Los demás se verán obligados a beber agua de los canales de riego procedentes del río Santiago, uno de los más contaminados de México, o de los pozos de la región, que también están contaminados ya que, por el uso intensivo que se hace de los plaguicidas en la zona, los peligroso agroquímicos se han ido filtrando hasta los mantos freáticos.

Una de las razones por las que los huicholes se contratan en el corte y ensarte del tabaco y no en otras labores agrícolas, es porque estas operaciones se hacen al atardecer o al amanecer, cuando la temperatura es agradable comparada con el calor del mediodía. Durante el ensarte se mantienen bajo la sombra de las "ramadas". La aparente ventaja de trabajar a la sombra se convierte en una amenaza para la salud, ya que cuando los huicholes van cortando las hojas húmedas se van mojando de pies a cabeza. La piel húmeda absorbe más fácilmente los plaguicidas. La misma nicotina del tabaco causa irritaciones y urticaria en la piel, síntomas de los que en los Estados Unidos ha sido identificado como Green Tobacco Sickness. Los niños, quienes participan activamente en el corte de las hojas, son particularmente susceptibles a los efectos peligrosos de los plaguicidas y la nicotina. Es "fácil" para ellos trabajar en la primera fase del corte porque recogen las hojas de la parte baja de la planta. Trabajan a lo largo de los surcos, cortando las hojas y embadurnándose con la goma y la resina pegajosa, que impregna el tabaco. Al mismo tiempo, inhalan y absorben los residuos de los plaguicidas tóxicos que han sido aplicados a los cultivos.

Las familias viven y duermen en cartones, cobijas o plásticos bajo las sartas de hojas de tabaco que se están secando. De este modo tratan de protegerse del inclemente sol durante el día y de la fría humedad durante la noche, exponiéndose a la vez, a las sustancias tóxicas que impregnan las hojas. No hay agua potable, drenaje ni letrinas. Aún los alimentos son cocinados bajo las sartas de tabaco. En algunas ocasiones los huicholes usan los envases vacios de los plaguicidas para cargar agua de beber, sin percatarse de los graves peligros que esta práctica les puede acarrear, ya que en su mayoría no pueden leer las instrucciones de las etiquetas -que incluso pueden llegar a estar escritas en inglés. Otras veces hasta se llevan estos envases a la sierra como "prácticos souvenirs".

Los plaguicidas son venenos diseñados especialmente para matar. Son tóxicos que contaminan y degradan todo lo que tocan, contra ellos no hay remedios ni curas y, contrariamente a lo que sus productores pregonan, están acabando con los ciclos de vida y con los ecosistemas del planeta y sus habitantes.

Emergencia de una Investigación

Ni las compañías nacionales y transnacionales fabricantes de plaguicidas, ni los productores de tabaco o las instituciones de salud y medio ambiente del gobierno de México han tomado las medidas necesarias para proteger la salud de los trabajadores que manejan estas sustancias tóxicas. La desnutrición endémica que sufre la población huichola se agudiza por el incremento del alcoholismo, que es aún más frecuente durante la temporada de trabajo en la costa. Esto agrava el problema toxicológico.

Actualmente el proyecto Huicholes y Plaguicidas, está realizando un estudio de salud entre jornaleros indígenas y mestizos diseñado en coordinación con el Pesticide Education Center de San Francisco, California y que contó con la colaboración de la la Universidad de Guadalajara y la Universidad Autónoma de Nayarit. El estudio se inició en 1995 e incluye la realización de dos análisis de sangre para definir los niveles de la colinesterasa eritrocítica. Los plaguicidas inhiben la actividad de este neurotransmisor provocando diversos efectos en la salud, inclusive la muerte. El estudio se encuentra en estos momentos en la etapa de análisis de los datos en colaboración con importantes organizaciones no gubernamentales mexicanas dedicadas a la investigación epidemiológica.

Durante 1996 y 1997, el equipo de trabajo agrupado en el proyecto Huicholes y Plaguicidas impartió diversos talleres de información sobre los derechos humanos de los jornaleros migrantes, tanto en comunidades indígenas de la sierra huichola, como en los principales municipios de la zona tabacalera en la costa de Nayarit. En estos talleres se exhibió, en lengua Huichola y en español, el video Huicholes y Plaguicidas, en el que se registran los testimonios de campesinos indígenas y mestizos que han sufrido problemas de intoxicación por plaguicidas.

No hay duda que, con la utilización masiva de plaguicidas en los campos agroindustriales, las grandes empresas farmacoquímicas y tabacaleras están violando los derechos a la información y a la salud, tanto de los campesinos mestizos como de los jornaleros indígenas, así como contaminando tierras, rios, mantos freáticos y finalmente al aceáno, a quien los huicholes llaman "Nuestra Madre del Mar" Haramara.

Referencias:

Declaraciones de Diego Aguilar Acuña, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Asalariados del Campo (CTM), El Universal, 9 de noviembre de 1993.

Comunicación personal de Ramiro Arroyo Sepúlveda, asesor del Programa Nacional con Jornaleros Agrícolas de la Secretaría de Desarrollo Social.

Magdalena Gómez, Derechos indígenas. Lectura comentada del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. INI. 1991. Pág. 78.



La Jornada, 22 de julio de 1996

Estela Guzmán Ayala, Salud en el trabajo: el caso de las jornaleras agrícolas, reseñado en La Jornada, 19 de abril de 1997, pág. 46.



Excélsior, 17 de febrero de 1996.

El Universal, 28 de julio 1996.

Juan Negrín. The Huichol Creation of the World. Yarn Tablas by José Benítez Sánchez & Tutukila Carrillo. E. B. Crocker Art Galley. Sacramento. CA.



Los escritores trabajan con El Proyecto Huicholes y Plaguicidas en el D.F., México. Para más información, llame: Huicholes y Plaguicidas, Emilio Castelar, 111-9, 11560 México, México.

E-mail: biok@mail.internet.com.mx


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje