Página principal

Valoración del estado nutricional de las personas mayores. Gloria Arbonés Vilà. Farmacéutica comunitaria


Descargar 18.45 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.45 Kb.
VALORACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES.

Gloria Arbonés Vilà.

Farmacéutica comunitaria.

El estado nutricional de las personas en proceso de envejecimiento es un indicador de salud. Su valoración es útil y necesaria, por varias razones:



  • En todas las etapas de la vida, la nutrición adecuada a las necesidades del individuo es fundamental para alcanzar una mayor expectativa de vida y para su óptima calidad. Esta afirmación sigue siendo válida en el proceso de envejecimiento.

  • La características biológicas, psicológicas y sociales que concurren en un elevado porcentaje de individuos de edad avanzada, hacen de este grupo de población y desde el punto de vista nutricional, un grupo de riesgo, especialmente en la franja de edad de los más mayores. Es evidente el interés de identificar a los individuos con riesgo, a fin de actuar adecuadamente.

  • Un buen estado nutricional puede ayudar a aminorar el curso progresivo de las enfermedades, especialmente el de las crónicas degenerativas relacionadas con hábitos dietéticos erróneos.

  • Las dietas terapéuticas son necesarias en el tratamiento de muchas de las enfermedades crónicas de nuestros ancianos, pero la falta de información y/o de soporte adecuados, convierten a la alimentación en una obligación monótona y difícil de seguir, que puede conllevar alteraciones en el estado nutricional y fallos en la pauta prescrita.

  • El estado nutricional puede modificar la farmacocinética de distintos fármacos. Dada la polimedicación de muchos de nuestros ancianos, éste sería un aspecto a considerar en múltiples servicios de atención Farmacéutica.


La valoración nutricional puede ser un instrumento que facilite la intervención en la promoción de la salud, en la prevención de enfermedades o sus consecuencias y en la promoción de la eficiencia de los recursos terapéuticos tales como la farmacoterapia y la dietoterapia.
Disponemos de distintos tipos de instrumentos (1 – 6) para valorar el estado nutricional de un individuo. En general se estima que ninguno de ellos reúne todas las condiciones para detectar por si solo un estado de malnutrición. Diversos autores proponen baterías de estudios que aúnan valoraciones antropométricas, bioquímicas y inmunológicas, así como otros factores de riesgo inherentes a la persona o a su entorno.

Otra cuestión es la discusión de la sensibilidad y la especificidad de los distintos instrumentos para valorar el estado nutricional en la persona anciana, o la disponibilidad de los mismos en los distintos entornos sociales y sanitarios (2,4).

En función de las características de los parámetros de medida, los instrumentos de valoración pueden ser:


  • De exploración clínica que muestran los signos de malnutrición en distintos órganos y tejidos; entre otros, se suelen presentar signos de pérdida de peso, fatiga, afectación de mucosas y piel, palidez, etc. Su valoración exige la competencia profesional y tiene los inconvenientes de que los signos suelen ser de aparición tardía y pueden estar provocados por causas ajenas a la nutrición; en numerosas ocasiones las personas de edad avanzada no los comunican por considerarlos propios del envejecimiento.

  • Registros de la ingesta dietética (1, 3, 5), que permiten valorar de forma cuali – cuantitativa la ingesta de alimentos y el estudio de la frecuencia de consumo de los distintos grupos, así como el posterior estudio de aporte de energía y de nutrientes. Los registros más habituales son la Historia Dietética , el Registro Diario Dietético con la variante del Registro de Doble Pesada, el Recordatorio de 24 horas y el Cuestionario de Frecuencia de Consumo de Alimentos (CFCA).

El Registro diario dietético permite registros seriados y no depende de la memoria del individuo; requiere un cierto nivel cultural y puede tener el sesgo de la variación de la ingesta durante el registro.


  • Antropométricos (P, T, IMC, Medida de Pliegues Cutáneos..), cuyos resultados se han de comparar con los estándares de la población de referencia, hecho que supone cierta dificultad y falta de especificidad; algunos autores opinan que es preferible comparar con los valores previos de cada persona. Los principales errores de algunas de estas pruebas (3) se deben a la imprecisión de los datos, con variaciones basadas en la técnica, en el lugar de medición, en la posición del sujeto y en el equipo empleado. El peso y la talla pueden tener las interferencias propias del proceso de envejecimiento, así como errores de medida debidos a las dificultades de la bipedestación; variaciones en el estado de hidratación pueden tener repercusiones en el peso.

Disponemos de fórmulas que permiten usar otros parámetros antropométricos, como por ejemplo la distancia entre el talón y la rodilla, para el cálculo de la talla y así facilitar el cálculo del IMC.

Puede ser de interés el estudio de la variación del peso con el transcurso del tiempo; una pérdida involuntaria igual o superior al 5% en un mes igual o superior al 10% en seis meses, puede indicar malnutrición.

Puede tener interés la observación de la distribución de la grasa subcutánea, junto con la medición del % peso graso, dada la relación existente entre el aumento de la grasa abdominal y la morbilidad y mortalidad.


  • Bioquímicos (2,3,5, 6), cuya relación con la desnutrición, la morbilidad y la mortalidad, está bien documentada, aunque también sus valores en plasma pueden estar influenciados por otros factores no nutritivos. Los parámetros más utilizados son la Albúmina plasmática, la Transferrina, la Prealbúmina y la Proteína unida al retinol.

La Albúmina puede considerarse un buen marcador epidemiológico pero debido a su vida media larga no resulta demasiado útil para valorar variaciones inducidas por un buen soporte nutricional.

La Prealbúmina y la Transferrina, por su vida media más reducida, son en opinión de diversos autores, buenos monitores para valorar el estado nutricional en personas enfermas y permiten valorar los cambios agudos.

La Proteína unida al retinol, tiene una gran sensibilidad al estrés y se altera con la función renal, por lo que su uso en la práctica de la valoración nutricional puede estar limitado, en muchos casos.


  • Inmunológicos, entre los que destaca el recuento linfocitario. Hay que recordar que el sistema inmunitario es sensible a múltiples influencias ajenas a la nutrición, tales como distintos tratamientos e intervenciones médicas, así como la edad avanzada.

  • Valoración de la capacidad de autonomía física, psíquica y social; permiten la identificación de factores de riesgo inherentes a estos ámbitos, aunque no indiquen por si solos, valores nutricionales.

  • Mixtos (2, 3), entre los que cabe destacar los cuestionarios para la detección sistemática del posible riesgo de malnutrición o “cribado”. Generalmente son métodos rápidos, sencillos, que no requieren personal específicamente cualificado ni determinaciones analíticas.

El Mini – Nutricional Assesment (MNA), el National Screening Initiative (NSI), el Nutricional Risk Index (NRI), el Nutricional Risk Score (NRS) y el Nutrition Risk Assessment Scales (NuRAS), son instrumentos validados.

De entre ellos, el MNA es, en opinión de varios autores, el que posee una mayor sensibilidad y especificidad y el que puede adaptarse a cualquier entorno en el que viva el anciano (comunidad, centro de día, centro residencial y hospitalario)


La selección de cada uno de estos instrumentos debería considerar el objetivo que se pretende (cribado de la población de riesgo o atención y seguimiento), el perfil de la población o del individuo y los recursos, especialmente la preparación del personal y el tiempo disponibles.

En mi práctica profesional, resulta útil la utilización de un registro, en el que constan los datos personales del paciente, el núcleo de convivencia, la patología diagnosticada, otros problemas de salud, la medicación y dosis prescrita, una descripción somera de la actividad de vida diaria y una encuesta cuali-cuantitativa de los alimentos (sin olvidar el agua) que se ingieren durante tres días consecutivos, indicando el horario aproximado. Este registro se efectúa (a excepción de la encuesta de la ingesta) con los datos obtenidos en entrevista(s) con el paciente y / o cuidador.

Sea cual sea el instrumento elegido, el método de trabajo exige una buena técnica de comunicación con el paciente y/o persona cuidadora, el uso de la empatia, un análisis crítico, trabajo en equipo, técnicas adecuadas de información y de educación sanitaria para la corrección eficaz de la malnutrición, y el seguimiento y registro de los resultados periódicos en el caso de que éstos formen parte del proceso de Atención Farmacéutica.

La formación y la accesibilidad del farmacéutico pueden garantizar su competencia en la valoración nutricional, tanto para identificar a los individuos de la población de riesgo (cribado), como en el proceso de Atención Farmacéutica.



Bibliografía

1 - L. Salvador Carulla y col. Longevidad. Tratado integral sobre la salud en la segunda mitad de la vida. 2004. Ed. Medica Panamericana.

2 - Miguel A. Rubio Herrera. Manual de alimentación y nutrición en el anciano. 2002. Ed. SCM.

3 - Jordi Salas-Salvado y col. Nutrición y Dietética Clínica. 2000. Ed. Masson S.A

4 – P. Varela y P. García-García. Valoración del estado nutricional desde la oficina de farmacia. Offarm, 1999, sept., 114-120.

5 – M. J. Santi Cano y col. Valoración del estado nutricional en el anciano. Med Clin (Barc), 1991, 96, 350-355.



6 – Rojas Hidalgo E. Estado de nutrición y su valoración. Enfermedades digestivas. F. Vilardell y col. Edit CEA. 1990.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje