Página principal

Utilitarismo


Descargar 8.63 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño8.63 Kb.
Utilitarismo: Una teoría ética consecuencionalista de gran relevancia es el “utilitarismo”, entre cuyos principales exponentes figuran Jeremy Bentham y John Stuart Mill, ambos pensadores ingleses del siglo XIX. Podemos considerar utilitaristas a las teorías éticas que establecen la utilidad como criterio o fundamento de lo moral, rechazando que exista otro fundamento de la ética y que existan obligaciones morales independientes de las consecuencias. No hay deberes o mandamientos a priori que obliguen por sí mismos. El principio de utilidad o de la mayor felicidad pone el criterio de corrección o incorrección moral en su tendencia a aumentar o disminuir la felicidad de los interesados, entendiendo por felicidad el placer y la ausencia del dolor y por infelicidad el dolor y la privación del placer. Así, se entiende por “utilidad” la capacidad de un objeto de producir beneficio, ventaja, placer, bien o felicidad o prevenir el perjuicio, el dolor, el mal o la infelicidad.

La perspectiva utilitarista de Bentham se fundamenta en un diagnóstico de la naturaleza del ser humano, al cual él ve como dominado por dos amos soberanos y determinantes: el deseo de placer y la huida del dolor. Así, la ética es entendida como el arte de dirigir las acciones de los hombres hacia la producción de la mayor cantidad posible de placer para todos los afectados, sean humanos o animales. Este placer es siempre individual; no existe el “interés común”, sino que cualquier grupo o comunidad es sólo la suma de individuos y sus intereses particulares.

La perspectiva de John Stuart Mill es más rica en cuanto a su concepción de las posibilidades humanas, admitiendo que entre éstas está el interés por la excelencia, la perfección interior, etc. Así, es posible diferenciar cualitativamente los placeres: en un primer nivel están los placeres espirituales o superiores, que resultan del uso de las capacidades superiores del hombre y contribuyen más a la felicidad; en un segundo nivel, los placeres materiales o inferiores, que si son preferidos demuestran una capacidad de disfrute baja en el interesado, dando mayor satisfacción pero no más felicidad. Una prueba de esta diferencia de nivel, lo constituye el hecho de que las personas que han desarrollado la capacidad de estimar ambos bienes o placeres, prefieren los de primer nivel. Mediante esta diferenciación cualitativa, Stuart Mill reconoce la legitimidad del interés humano desinteresado por la virtud el cual, por pertenecer al uso de la capacidad superior, proporcionará mayor grado de felicidad.

Un punto de vista interesante en Stuart Mill es su afirmación del deber de buscar, además de la propia utilidad, la utilidad general de la humanidad, es decir, intentar conseguir el mayor número de bienes posibles para el mayor número posible de personas. Así, al principio de maximización del placer y minimización del dolor, se añade la jerarquización de placeres, separados en superiores e inferiores, y el principio de extensión, es decir, la búsqueda del mayor bien para el mayor número posible de individuos, personas o animales.

La diferenciación jerárquica de niveles y la extensión, permiten elevar la concepción del utilitarismo hedonista individualista hacia un utilitarismo humanista y altruista. De todos modos, continúa manteniéndose que el principio de corrección de un acto es la consecuencia más o menos beneficiosa para el individuo y la mayor cantidad posible de personas.

Uno de los principales aportes del utilitarismo a la reflexión ética, lo constituye su afirmación de la importancia de la consideración de las consecuencias de un acto, sus efectos positivos o negativos, para la deliberación moral; en efecto, las consecuencias, los efectos de bien o mal producido por una acción, no pueden carecer de relevancia moral; otra cosa es afirmar que sean lo único atendible en asuntos de la moralidad. También es interesante su ofrecimiento de un ideal moral no coactivo o prohibitivo, sino de producción positiva de la mayor felicidad del mayor número.



Como otros aportes del utilitarismo cabe considerar: su valoración positiva del interés por una vida feliz en este mundo; la aclaración que induce esta corriente hacia los deberes hacia otras criaturas sintientes no humanas o animales, los cuales son también susceptibles de experimentar placer y sufrimiento; la idea de la maximización de la utilidad social, que puede en ciertas circunstancias servir para resolver conflictos en torno a la administración de recursos escasos.

Entre los problemas que plantea esta perspectiva cabe considerar una posible reducción del ser humano a sus intereses individuales; dentro de éstos, también es discutible pensar que todos los seres humanos persiguen la felicidad así entendida, como bienestar o placer y ausencia de dolor. Además, es razonable pensar que las consecuencias de las acciones no pueden ser el único fundamento de la moral. Igualmente, es problemático identificar lo deseado (intereses individuales) con lo deseable, esto es, lo que razonablemente sea tenido por bueno o correcto. Pero quizás la mayor objeción que puede hacerse a la perspectiva utilitarista, es que la generalización del beneficio para el mayor número no considera una auténtica universalidad, es decir, criterios de justicia para todos. Lo que aparece correcto para uno o para “el mayor número” puede ser altamente injusto, parcial o inequitativo para el “menor número”. El principio de justicia como equidad, ausente en esta perspectiva, nos lleva a afirmar que sí existen deberes universales, previos a la consideración de las consecuencias, tales como el respeto a todo ser humano, el deber de no daño a otro ser humano y los deberes de justicia o imparcialidad.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje