Página principal

Universidad austral de chile


Descargar 153.12 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño153.12 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7
UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales

Escuela de Derecho

El Hegemonismo unilateral de los Estados Unidos y sus repercusiones en la esfera atributiva del consejo de seguridad de las Naciones Unidas

Memoria para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales.

Profesor Patrocinante: Sr. Kamel Cazor Aliste.

Leonardo Bórquez Escobar



Valdivia Chile 2004

Informe Profesor Patrocinante



DE: Prof. Kamel Cazor Aliste

A : Prof. Seminario de Investigación Jurídica

MOTIVO: Informe Memoria de Grado

Sr. Juan Omar Cofré:

En mi calidad de profesor patrocinante informo la memoria para optar al grado de licenciado en ciencias jurídicas y sociales de don Leonardo Bórquez Escobar, titulada "El hegemonismo unilateral de los Estados Unidos y sus repercusiones en la esfera atributiva del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas".

El mundo de la globalización, sin duda, ha incentivado preponderancia de los Estados Unidos, particularmente acentuado durante el siglo XX que, como bien dice el historiador británico Eric HOBSBAWM, es el "siglo americano", "una época que ha contemplado su eclosión y su victoria". Sucesos como las Guerras del Golfo Pérsico, la caída del Régimen Talibán en Afganistán y los atentados a las Torres Gemelas, entre otros, han intensificado aún más la hegemonía mundial de los Estados Unidos, en un proceso -citando a Jürgen HABERMAS- de unilateralismo hegemónico que rompe el cosmopolitismo del Derecho internacional (esencialmente Kantiano) y trata de instaurar una reordenación liberal (emulando a Stuart Mili) a escala mundial.

En este contexto, hay que situar las repercusiones que han tenido las actuaciones norteamericanas del último tiempo en el campo del Derecho internacional contemporáneo; particularmente en el efecto que ha tenido en la esfera atributiva de uno de los órganos más importantes de la Organización de las Naciones Unidas: el Consejo de Seguridad.

Por ello la temática que se aborda en esta Memoria, es un asunto de máxima actualidad y, por ende, de difícil análisis, lo que, sin lugar a dudas, representó un gran desafío para el tesista; sobre todo, si se está frente a un asunto respecto del cual no hay, todavía, consenso para lograr su solución. Por ello, y una vez leída la Memoria, se puede concluir que se trata de un desarrollo temático acorde con la problemática planteada en el trabajo. Sin embargo, de esta sistematización no se vislumbra claramente la hipótesis investigativa, ni tampoco los objetivos trazados, de ahí que estemos en presencia de una indagación con escaso valor agregado, y que es precisamente lo vital para todo trabajo investigativo. Sin duda que se está frente a una buena descripción de un difícil tema, pero se omite lo esencial de un trabajo investigativo: el desarrollo de una propuesta original. Razón por la cual, se alaba el esfuerzo desplegado por el memorista en su trabajo, especialmente su capacidad de síntesis frente a tan importante cometido; pero se pone un fuerte énfasis en la carencia investigativa antes indicada. Asunto que, además, pone en evidencia la falta de justificación de ciertas conclusiones trascendentales del trabajo.

Es importante además resaltar del tema que se investigó, la escasez que existe en Chile en el desarrollo doctrinario en torno a esta materia. Lo que, por lo demás, es un síntoma general en el ámbito jurídico nacional. Circunstancia no menor, por cuanto restringe las fuentes de la investigación. Razón por la cual, la bibliografía nacional utilizada -aunque sea escasa- es adecuada a la naturaleza de la investigación realizada. Al contrario, pese a lo abundante de la bibliografía comparada, la doctrina extranjera utilizada es deficitaria y poco sistemática.

En resumidas cuentas, a juicio del profesor que suscribe, el trabajo de don Leonardo Bórquez Escobar cumple las condiciones mínimas para ser aprobado, pero no de un modo sobresaliente. Por ende se aprueba la presente Memoria de Grado y se califica con nota 4.5 (cuatro punto cinco). Hecho que habilita a proseguir los trámites formales que se requieren de conformidad a la normativa vigente.

Le saluda atentamente,



En Valdivia, a 06 de abril de 2004.


INTRODUCCION


Los países deberán optar, o están con nosotros o están contra nosotros”1.

Con este arrogante llamado al mundo, George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos de América, exhortó a unirse en su empecinado afán de invadir Irak- aún cuando ello implique transgredir las resoluciones emanadas de Naciones Unidas- o, de lo contrario, considerarse cómplices del terrorismo internacional y ser posible blanco de la furia vengativa del Gigante del Norte.

Aunque dramática en si misma, esta frase es sólo una ínfima demostración de cómo Estados Unidos encamina su política exterior y entiende las relaciones internacionales: sólo en función de sus intereses estratégicos, no escatimando en los medios para conseguirlos.

Desde la caída de la cortina de hierro, el desmoronamiento del imperio soviético y el consecuente término de la guerra fría, los Estados Unidos se encuentran en una posición de dominio único en el concierto de la comunidad global; sólo esta Nación puede considerarse una superpotencia política, militar y económica2. Si bien esta posición se hace más evidente en la última década, esta hegemonía ya se manifestaba con anterioridad: Estados Unidos, durante gran parte del siglo XX, ha sido la potencia económica sin contrapeso; como potencia militar, si bien la Unión Soviética le compitió palmo a palmo, nunca alcanzó su calidad tecnológica. Además, a través de un intervensionismo sistemático en todo el orbe, amparado en la lógica de la guerra fría, Estados Unidos influyó culturalmente, exportando sus conceptos de libertad económica y democracia, sea de manera persuasiva o impositiva, conceptos que sin embargo sufren descaradas deformaciones sea si existe o no interés estadounidense involucrado.

Este hegemonismo se ha traducido en la voluntad de actuar de manera unilateral en la comunidad mundial, es decir, imponer su voluntad sólo a base de sus intereses estratégicos, sabiéndose una fuerza sin contrapeso, lo cual involucra la utilización desde presiones morales, económicas, hasta la utilización de la fuerza bélica, con o sin la legitimación de Naciones Unidas.

Esta investigación quiere aportar a la reflexión respecto de la forma en que se desenvuelven hoy las relaciones en la comunidad internacional, teniendo en consideración la irrupción del fenómeno del unilateralismo hegemónico estadounidense. Intentaremos develar de que manera este unilateralismo afecta a la estructura que se ha dado la comunidad internacional para organizarse: la ONU y, en especial, su Consejo de Seguridad, órgano garante de la paz y la seguridad mundiales.En este contexto, nuestro propósito es determinar si el Consejo de Seguridad se ha demostrado ineficaz en la contención de este fenómeno, circunstancia que, creemos, todavía no ha llegado a socavar su validez, no afectando su legitimidad y , por supuesto, no viéndose amenazada su existencia, como lo han profetizado algunos personeros de la Casa Blanca.

Para lograr dicho objetivo, haremos una revisión de la realidad estadounidense, en lo económico, científico y militar. También indagaremos, de la mano de estudios en la materia, en la historia moderna para establecer si la Nación norteamericana constituye o no un “imperio” en términos de como tradicionalmente se concibe.

Haremos, igualmente, una exposición esquemática de cómo se estructura la Organización de Naciones Unidas y realizaremos un más detallado análisis del Consejo de Seguridad, su composición y funciones esenciales.

Veremos, también, cómo se ha manifestado en los últimos tiempos el actuar unilateral de los Estados Unidos en los más recientes conflictos bélicos, derivado de su poderío hegemónico; escudriñaremos brevemente en su historia y así dar con pistas de su particular visión del mundo.

Contrastaremos el rol que juega la superpotencia en el nuevo orden mundial con la actitud llevada a cabo por el Consejo de Seguridad en las intervenciones de fuerza en la era post-guerra fría. Y, conociendo lo anterior, atisbaremos que tal traje organizativo es incapaz de contener el apetito de dominación de la potencia de turno, sucumbiendo en eficacia ante la realidad fáctica, haciéndose necesaria una reingeniería profunda, pero no por ello deslegitimar su existencia. Por cierto, los principales intentos de reforma al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, serán materia de nuestro análisis, sobre todo el principio que los inspira, que no es otro que responder al urgente llamado de las naciones de contar con una institucionalidad global más representativa, que promueva la seguridad, la paz y el respeto entre los pueblos.

Para lo anterior no sólo abordaremos el aspecto jurídico de la problemática, sino que tocaremos aspectos históricos, sociológicos, políticos y fenomenológicos, a modo de tener una panorámica global del tema.

  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje