Página principal

Unidad 7 Los estados Unidos en el siglo XIX


Descargar 28.53 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño28.53 Kb.
Unidad 7 - Los estados Unidos en el siglo XIX (1815-1919)

Los primeros años (1815-1860)
Desde 1815 en adelante, y tras una segunda guerra contra Inglaterra, ultimo conflicto en que los Estados Unidos intervinieran antes de la primera guerra mundial, comienza la construcción nacional de acuerdo a los parámetros del Discurso de despedida de 1796
El crecimiento territorial del país continuará con la incorporación de la Florida en 1819 (por compra a España), de Texas en 1845 (al solicitar esta republica independiente la incorporación) y de los territorios del Oeste conquistados a México en la guerra de 1846 a 1848 (California, Arizona, Nuevo México, Colorado, etc.), con los cuales se alcanza la dimensión continental actual del país. La colonización de estos territorios es lenta en principio, pero se acelera tras el descubrimiento de yacimientos auríferos en California (Río Sacramento).
Las incorporaciones territoriales vuelven a plantear el problema de la pugna entre los estados del sur de economía agraria extensiva con mano de obra esclavista y los estados capitalistas del norte. Las polémicas parlamentarias sobre el destino económico de los nuevos estados comienza tan temprano como en 1820, cuando se llega al Compromiso de Missouri, que establece de hecho un limite para la esclavitud (línea Mason-Dixon), y prosigue en los años siguientes.
Los estados sureños de hecho formaran un bloque que va desde Virginia a Texas siguiendo la costa del golfo de México, mientras que los estados del medio oeste (zona de los grandes lagos) serán los primeros en entrar en la orbita económica del norte ya que son los estados cerealeros que abastecen a aquellos.
La política continua siendo hasta la década de 1830 dominada por una oligarquía, si bien los estados Unidos son una democracia sin rasgos arcaicos por la mentalidad burguesa de esa oligarquía desde el principio. Los políticos tradicionales fueron desplazados por primera vez de la Casa Blanca con la presidencia de Andrew Jackson (1829-1837), gobernante populista de origen humilde, prestigiado en la guerra de 1812 contra los ingleses.
En su época se produce una notoria aparición no solo de la política publica, que sale de entre las 4 paredes tradicionales del poder del Estado y llega a la calle en forma de actos masivos. Surgen nuevos grupos políticos y sociedades culturales de todo tipo, incluso nuevos grupos religiosos como los mormones
Sobre todo grupos como los abolicionistas, partidarios de la supresión de la esclavitud, comienzan como asociaciones humanitarias para luego intentar incidir en política. Concretamente, se organizaban actos públicos para instar a los poderes públicos a abolir la esclavitud, siguiendo luego por la organización de asistencia a los esclavos fugados y a organizar luego fugas de las plantaciones, lo que motivo quejas parlamentarias y enrareció el ambiente político.
En 1856, la gota que colmo el vaso fue el intento de toma de un arsenal federal por el abolicionista John Brown, que con un puñado de seguidores fue fácilmente reducido, luego juzgado y ahorcado. Al margen de este acto, bastante cercano a la insanía mental, Brown fue venerado como el mártir de una causa y el tema de la esclavitud volvió a cobrar protagonismo hacia finales de la década de 1850. Las protestas de los estados sureños se acrecentaron y por primera vez se comenzó a hablar de secesión o separación de estos.

La guerra de secesión (1860-1865)
En las elecciones de 1860, un nuevo partido, el republicano, postuló como candidatos a Abraham Lincoln y Andrew Johnson. El primero de estos, un abogado de provincia, autodidacta y sin nada de experiencia política baso su campaña en la percepción que el tema de la unidad nacional estaba por delante de todos los otros del momento, incluso de la esclavitud. Los políticos del sur entendieron que la elección de Lincoln se vería como una provocación a sus estados y a su régimen económico, por lo cual los acontecimientos se precipitaron después de que los republicanos ganaran la contienda electoral.
En diciembre de 1860 el estado de Carolina del Sur se separo de la Unión, seguido en pocas semanas mas por 10 estados mas, que aunque vacilaron un breve tiempo, constituyeron los Estados Confederados de América, eligiendo capital (Richmond), presidente (Jefferson Davis) y autoridades propias. La guerra de secesión o guerra civil comenzó en abril de 1861 y fue favorable a los confederados en los primeros dos años de la misma: su mayor preparación militar y un cerrado localismo, además de la dirección experta de comandantes como Robert Lee y “Stonewall” Jackson hicieron retroceder a las fuerzas del norte o la Unión (llamados yankees por sus enemigos en alusión a una vieja canción militar).
A partir de 1863, tras la batalla mas grande de la guerra (Gettysburg) se invirtieron los términos, sobre todo por la estrategia mas agresiva de los comandantes del Norte como Grant y Sherman, y el peso cada vez mayor de la superioridad tecnológica, poblacional y de recursos de los estados capitalistas. A principios de aquel año Lincoln abolió algo tardíamente la esclavitud en el norte y en los territorios ocupados militarmente por este, lo cual concordaba con su conocida declaración de que si tuviera que abolir o mantener la esclavitud para conservar la unión optaría por cualquiera de las dos soluciones.
La guerra tomo un curso devastador en 1864 cuando las fuerzas de Sherman arrasaron literalmente los estaos del sur, liberando los esclavos a su paso y quemando las plantaciones. Como resultado de la combinación de esta táctica como de la abolición de la esclavitud, muchos negros del sur se lanzaron a los caminos en busca de gozar de una libertad antes no conocida, pero con suerte generalmente adversa, sin dinero, sin posibilidades, terminaron enrolándose de soldados en el ejercito del norte (un total de 200.000), o fueron robados o muertos por las fuerzas del sur en retirada. Muchos volvieron a las plantaciones ahora destruidas o parceladas en unidades menores a trabajar por sueldos de hambre o a caer en la miseria.
A principios de 1865 los sureños luchaban solamente por el honor, haciéndose matar en una guerra perdida. Lee se rindió ante Grant en Atlanta en abril de 1865 pero lo peor estaba aun por venir. Días después Lincoln fue asesinado por un fanático sureño, lo cual desato una histeria vengativa que motivo la ocupación militar del sur por varios años y una paz con revancha que el presidente asesinado había deliberadamente tratado de evitar. Las plantaciones del sur fueron subdivididas en terrenos mas pequeños que no alcanzaron las cuotas de rendimiento agrícola anteriores a la guerra, con lo cual la economía algodonera y tabacalera se hundió. Especuladores venidos del norte realizaron compras y reventas altamente lucrativas que agravaron la situación. El sur termino siendo la zona mas pobre del país por lo menos hasta 1940. Movimientos de resistencia como el Ku Klux Klan (1866) comenzaron en la época, derivando luego en asociaciones racistas, xenófobas y de ultraderecha en el siglo XX.
Tras la guerra, los sobrantes de armas de los ejércitos en pugna fueron vendidos a otros países, varios latinoamericanos (entre ellos el Uruguay), que de ese modo modernizaron sus fuerzas militares haciéndolas mas efectivas y terminando de construir el poder de coerción del estado sobre la sociedad. Igualmente, los instrumentos musicales de las bandas militares, vendidos poco menos que al kilo o directamente arrumbados, terminaron en manos de músicos aficionados negros, analfabetos en música y en lo demás también, dando origen junto con los ritmos negros a la música de jazz, uno de los mas genuinos exponentes de la cultura norteamericana.

La conquista del oeste (1860-1910)
Durante la guerra, en 1862, el gobierno de Lincoln había emitido una ley de colonización que convertía al estado en el mayor agente inmobiliario del país, y que ponía en venta las tierras situadas al oeste del Mississipi en un régimen de cuotas medianamente accesibles, a condición que se ocuparan efectivamente las propiedades adquiridas. Esta ley imponía tal obligación para evitar el acaparamiento y la especulación, pero fue la que efectivamente impulso la colonización del Oeste desde entonces.
Contrariamente a lo que sugiere el mito nacional que se creo en los estados unidos a poco de estos acontecimientos, que presenta a la conquista del oeste como una empresa de riesgo, valor, honestidad y sencillez (hechos que sin duda también existieron), el proceso de colonización fue una empresa capitalista en todos sentido. Se ha podido detectar que el comportamiento de los colonos se repetía casi siempre de la misma forma: tras la primera adquisición de una propiedad, esta era trabajada y mejorada, y luego vendida a otros colonos que recién llegaban. Acto seguido, y quizás en una segunda o tercera generación, con el producto de esa venta la primera familia compraba otra propiedad mas al oeste, repitiendo el proceso hasta 3 o 4 veces, para finalmente asentarse en tierras de California y completar el proceso de desplazamiento hacia el pacifico. El ferrocarril actuó también como conquistador o colonizador (la primera librea transcontinental es de 1869), valorizando las tierras que atravesaba y haciendo a su vez también de agente inmobiliario. El oeste se volverá la zona productora de los alimentos para el resto del país, oficiando además de zona minera, su primer destino económico.
El vaquero o cow-boy, el proletario rural de aquella época, fue convertido por la literatura y luego por el cine (la primera película del genero western es ya de 1903) en un caballero andante que reparte la justicia y resuelve los problemas a su paso mientras arregla los asuntos con su chica (por lo menos así será hasta que la generación de directores de la década de 1960 y posteriores, desde Sam Peckinpah a Clint Eastwood lo conviertan en otra cosa). También tras la mitología, la conquista del oeste presencio el lamentable proceso de exterminio del indígena en las guerras indias entre 1860 y 1890, que terminara en la masacre de Wounded Knee en ese ultimo año. Igualmente, la depredación de las especies nativas que constituían la alimentación del indio, como el bufalo, por parte de los blancos (recordar al famoso Buffalo Bill, cazador de las compañías ferroviarias primero y dueño de un circo con atracciones del oeste como el jefe indio Gerónimo, que recorrió el mundo mostrando su espectáculo), expulsaron al indio lejos de sus tierras. Arrojado a las reservaciones e hipócritamente convertido en símbolo nacional, el indio tuvo una tardía reivindicación de su cultura y denuncia de su situación que no ha mejorado la misma al presente.


Los inmigrantes



La inmigración fue una de las bases de la conquista del oeste y de la revolución industrial norteamericana. Proveniente de la Europa agrícola no alcanzada por la industrialización, como Irlanda, Rusia, Italia, la Europa del Este, los países escandinavos, la avalancha de inmigrantes que llego al país entre 1870 y 1930 dibujo varios contornos de la sociedad norteamericana.
Atraída en principio por los enganchadores de compañías navieras que se desplazaban por las zonas rurales europeas y por el mito del país donde todo se puede y donde el pobre se convierte en rico tras bajar del barco, pueden notarse dos tendencias principales del viaje de los inmigrantes: aquellos que venían corridos por la pobreza y los que teniendo algo, aspiraban a mas. Las modalidades fueron muy repetidas en todos los grupos inmigratorios: primero arribaba el varón joven, que ayudado muchas veces por cadenas o redes de solidaridad de su colectividad de un lado u otro del océano, trataba de asentarse para luego comenzar el trasiego del resto de sus familiares a América.
Los sueldos del inmigrante eran mayores en los Estados Unidos que en su país de origen, pero inferiores a los del norteamericano que desempeñaba la misma tarea, fenómeno que aun se verifica. A pesar de ello, el inmigrante, dispuesto a trabajar y con la perspectiva del fracaso económico como fracaso vital, aceptará la situación, delineando como en todas las sociedades inmigratorias y aluvionales un modo de ser conformista, que tendera al mimetismo cultural en la segunda generación, por mas que se mantendrán tradiciones y separaciones al mismo tiempo (barios chinos, italianos, judíos, etc). La frontera móvil del oeste actuara como forma de descompresión de los conflictos sociales, aunque no suprimiendo totalmente la lucha de clases en el país. En 1860 la población del país es de 30 millones de habitantes y en 1890 es de 62 millones: el crecimiento inmigratorio fue muy alto, igual que el crecimiento vegetativo.

La revolución industrial
La revolución industrial norteamericana había comenzado antes de la guerra civil, pero se afianzo después de esta por varios factores:


  • Las dimensiones continentales del país, que achicadas por los medios de trasporte como el ferrocarril no solo no fueron un obstáculo al desarrollo sino que proporcionaron todos los climas, tierras, productos y posibilidades (la superficie cultivable del país es de 50 a 60 millones de hectáreas, mas que España, Italia y Alemania juntas)




  • La existencia de materias primas y de fuentes de energía en abundancia, de las nuevas y las tradicionales (carbón, petróleo, energía eléctrica después)




  • La mentalidad capitalista que sobrevoló todo el proceso de conquista del oeste y de llegada de los inmigrantes al país




  • La rápida adopción de tecnologías o creación de las mismas en el país, parte del aislacionismo político que el país tuvo hasta la Primera Guerra Mundial




  • El enorme mercado interno del país en proceso de unificación y creación por el ferrocarril, que adjudicó distintos tipos de producción exclusiva a las distintas zonas del país.

Las industrias como las textiles, metalúrgicas, petroleras y demás comenzaron a ser desde la década de 1880 las mas importantes, con la formación de trusts o empresas que dominaban todos los eslabones de la cadena productiva de un articulo determinado como la Esso Standard Oil (1870) de John Rockefeller, que desde la perforación petrolera hasta la extracción, refinamiento, envasado, distribución y venta controlaba todas las etapas o empresas subsidiarias de la secuencia que iba desde el producto en bruto al consumidos final.


Aparecen nuevos métodos de trabajo industrial como el taylorismo, creado por el ingeniero Frederick Taylor en la década de 1880, basados en:


  • El estudio de los tiempos y movimientos de las tareas para identificar los que son inútiles y eliminarlos







  • La estandardización de las tareas con las herramientas y los gestos mas eficaces posibles




  • La descomposición del trabajo en una serie de tareas simples y especificas, asignadas a cada individuo en particular




  • La individualización del trabajo, oponiéndolo al trabajo colectivo, para detectar los rendimientos por áreas, que terminaba en



Durante las primeras décadas del siglo XX se instalara otro management o estrategia productiva que coexistirá y se complementará con esta, el fordismo originado en la Ford Motor Company de Detroit, Michigan, creación de la mente de Henry Ford, apoyado en la cadena de montaje automotriz:




  • La utilización de plantillas o matrices de fundición que dan como resultado piezas idénticas




  • La utilización de maquinas herramientas destinadas al ensamblado de los automóviles







  • La cadencia de trabajo esta regulada por las maquinas y no por el trabajador

Ford renuncia al criterio capitalista de los sueldos bajos, vigente en el siglo XIX, y paga los mejores sueldos de los Estados Unidos en su tiempo: 5 dólares al día, duplicando los jornales, quebrando los sindicatos y manteniendo el aprovisionamiento continuo de fuerza de trabajo.


Hacia 1900, en ocasión de la guerra contra España y el despertar del imperialismo norteamericano, surge a nivel periodístico y de opinión publica el concepto de los países viejos (como España, incapaz de actualizarse y de mantener su imperio colonial, ejemplo de la vieja Europa agotada, monárquica y sin ideas) y los países nuevos (como los Estados Unidos, pujantes, jóvenes, creativos, democráticos y con futuro, donde se premia el talento y no el apellido). Esta simplificación que ofició de eslogan del imperialismo norteamericano, calará muy hondo en gobiernos, partidos políticos o tendencias ideológicas del nuevo liberalismo de América Latina (el batllismo uruguayo es un buen ejemplo), que se orientaran hacia los Estados Unidos como modelo político.

Esta ficha corresponde a la unidad 7 del curso de Historia de 5º Humanístico, Liceo nº 6, años 2006 y 2007.


Prof., Rodolfo Tizzi

rod@internet.com.uy

http://www.geocities.com/rtizzi


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje