Página principal

Unidad 1 “Política. Cuestiones y problemas”


Descargar 0.57 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.57 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


Resumen de Ciencias Políticas

Cátedra Aznar


UNIDAD 1

Política. Cuestiones y problemas


Capítulo 1

Política y ciencia política




  1. Presentación.

Se distinguen dos problemas, en primer lugar, mediante la palabra “política” se supone erróneamente que la política trata de imponer una idea o ideología determinada a los demás o que tiene que ver con prometer y no cumplir o directamente con abusar del poder, y en segundo lugar, el hecho de que la política es un concepto muy difícil de definir y de ubicar.

Algunos autores la pensaron como el arte de gobernar, como el conjunto de asuntos públicos, algunos como el poder y otros como la búsqueda de consensos. Igualmente para muchos la política está en todas partes y todos hacen política mientras que para otros los políticos son los que se ocupan de ella y los ámbitos en donde se desarrolla están delimitados: el gobierno, las legislaturas y los partidos políticos.


  1. Reflexiones preliminares.

La política se refiere a las decisiones que obligan a los miembros de una comunidad (la comunidad casi excluyente es el Estado-nación) a actuar de acuerdo con los contenidos de la misma porque si no lo hacen se les puede aplicar algún tipo de sanción. Entonces, la política genera conflictos y comportamientos orientados a solucionarlos. En toda comunidad humana se genera desigualdades individuales y grupales en términos de poder y dominación y en quiénes serán los beneficiados y perjudicados, y esas desigualdades provocan malestar, conflictos y protestas. Los beneficiados tienden a dar su opinión, influencia, coerción, etc. a favor de su posición de privilegio y los perjudicados tienden a tratar de mejorar su posición mediante huelgas, revoluciones, lucha electoral, reivindicaciones, resistencia, etc. La política aparece para manejar esos desacuerdos tomando decisiones obligatorias para todos los miembros de la comunidad.

La “ciencia política” son los estudios sobre los fenómenos y las estructuras que dan forma a lo político. Su campo de estudio se puede definir de la siguiente manera:


  1. El primer campo temático de la Ciencia política es el estudio de la Teoría Política y trata de dar respuestas sobre el poder, los conflictos, la autoridad, la justicia y la igualdad.

  2. Política comparada. Se compara con las estructuras y procesos políticos de otros países.

  3. El papel que cumplen las instituciones en el funcionamiento de los sistemas y regímenes políticos.

  4. Los análisis de la Opinión Pública, por ejemplo el comportamiento electoral.

  5. La mejora de las Políticas Públicas (proceso de elaboración, ejecución y evaluación de las decisiones estatales)

  6. El estudio de las Relaciones Internacionales, que trata sobre las relaciones entre los estados, sobre la política exterior de los diferentes países y el accionar de entidades no estatales trasnacionales.




  1. Poder, dominación y política.

3.1) El “poder” y la “política” de los clásicos.

Con la obra de Marx se puede entender que uno de los principales objetivos de su análisis es encontrar y darse cuenta de las articulaciones entre actuaciones (tanto de individuos como de grupos) en diferentes áreas de la vida social, especialmente en los ámbitos económico y político. Es importante el estudio de lo que Marx llamó “relaciones sociales de producción” y de las actividades de producción pero también de las relaciones del manejo del poder político. Con esto se tratan de explicar las capacidades que tienen determinados actores sociales para llevar acabo 2 tareas fundamentales:


  1. Decidir cursos de acción sin importar posibles resistencias por parte de otros;



  2. Estar en condiciones de asegurar la reproducción de esas condiciones. Para esto es necesario tener en cuenta la afirmación de Engels: “el poder político de un grupo o de una clase descansa siempre en una función económica, social”.

Esto nos permite entender que toda conflictividad social es y se expresa siempre en la lucha política y por lo tanto “toda clase que aspire a implantar su dominación tiene que empezar conquistando el poder político, para poder presentar su interés como el interés general”. Entonces de esta manera el movimiento social incluye el movimiento político porque no hay acción política que no sea social.

Las relaciones socioeconómicas y las relaciones políticas constituyen una unidad de la cual se pueden analizar sus diferentes niveles como la relación entre el Estado y el mercado.

De la obra de Max Weber se seleccionaron argumentaciones que más se relacionan con lo político y son las ideas de poder (imponer la voluntad propia en una relación social sin importar cualquier tipo de resistencia por parte de los otros participantes de esa relación), dominación legítima (que el mandato, con un contenido determinado, sea obedecido por un conjunto de personas en base a la creencia de su legitimidad), y disciplina (para encontrar obediencia a ese mandato pero de forma pronta, simple y automática, basada en actitudes arraigadas). Con eso se puede discutir el tema del Estado moderno y de los partidos políticos.

Para Max Weber el concepto de dominación legítima se asocia a una idea de eficacia, de mandato eficaz y de autoridad, y a partir de ese concepto la política va a estar definida por su carácter autoritativo sobre el conjunto de lo público.

El tipo más puro de dominación legal es aquel que se ejerce por medio de un cuadro administrativo-burocrático. Con esto destaca que la manera estatal de ejercer la dominación es la más racional porque permite alcanzar precisión, continuidad, disciplina, rigor y confiabilidad. La aplicación directa de esa perspectiva se ve en el Estado moderno como una asociación política (especializada en el ejercicio de la dominación y del poder) asentada en una base territorial y pretendiendo tener el monopolio del uso de la violencia legítima por parte de su cuadro administrativo-burocrático. Para Weber todo pasa por la fuerza y dice que si no hubiera ninguna institución que usara la violencia, quedaría eliminado el concepto de Estado y aparecería una condición que podría llamarse “anarquía”. Establece la relación del Estado con el uso de la fuerza como algo intimo, como un medio específico del Estado. El Estado es una comunidad humana que se atribuye el monopolio del uso legítimo de la fuerza física dentro de un territorio dado.

Como Weber está hablando del poder social, se tiene que discutir también sobre los partidos políticos. Estos sólo pueden existir y estructurarse como organizaciones especializadas en un contexto social relativamente desarrollado y complejo, que tenga un ordenamiento racional y una “burocracia” dispuesta a cumplirlo y hacerlo cumplir. El objetivo de los partidos políticos entonces es ejercer influencia en esa burocracia que tiene el privilegio de la autoridad y el poder político y tratar de instalar a sus partidarios en ella para lograr el “poder social” (capacidad para influir sobre las decisiones sociales).


3.2) Algunos desarrollos posibles y necesarios a partir de los clásicos.

Se generó un cierto acuerdo en la necesidad y oportunidad de incluir algunas diferenciaciones sobre como tratar el concepto de política, derivadas de los procesos históricos que afectaron la complejidad de las sociedades tanto en sus niveles económico, social y político, como en sus articulaciones. Por eso se generaron tres formas para hacer referencia a la política. Primero, la política en el sentido de polity, con lo que se hace referencia a la “sociedad política”, la organización política, la forma y las estructuras políticas en las que se desenvuelve la actividad política. Incluye la identidad y los límites de la comunidad política tanto territorialmente como de población, comprendiendo a actores, procesos y entramado institucional con sus funciones y personal específicos. En segundo lugar la política en sentido de politics, sería el accionar político. Son los procesos con capacidad de influir sobre la acción de otros individuos. Incluye la naturaleza del poder, su distribución y transmisión, su ejercicio y sus límites. Y en tercer lugar, la política en sentido de policy, que es el contenido y los resultados, las políticas públicas, la política como programa de acción aplicado a la sociedad, que es pública desde el momento en que afecta al carácter universal y obligatorio. Si se concentra en el estudio de un régimen político democrático, la aplicación del esquema sería: la democracia como forma (polity), como conjunto de procesos de diseño y toma de decisiones cargadas de poder y autoridad (politics) y como resultado en tanto generación de políticas públicas (policy).

La política se interrelaciona inevitablemente con lo social.

La relación entre lo político y lo público es muy estrecha porque la política surge como interacciones entre individuos libres e iguale.

Según O’Donnell, el Estado no es solo un conjunto de instituciones sino que es tambien el entramado de relaciones de dominación “política” en un territorio delimitado que sostiene y contribuye a reproducir la organización de las clases de una sociedad.

Para Oscar Oszlak, el Estado nacional tiene la capacidad de:



  • externalizar su poder, obteniendo reconocimiento como una unidad soberana dentro de un sistema de relacione internacionales;

  • de institucionalizar su autoridad, imponiendo una estructura de relaciones de poder que garantice su monopolio sobre los medios organizados de coerción;

  • de diferenciar su control, creando instituciones públicas legítimas para extraer recursos de la sociedad civil, con profesionalismo de sus funcionarios y medidas de control centralizado sobre sus actividades; y

  • de establecer una identidad colectiva, mediante la emisión de símbolos que refuerzan sentimientos de pertenencia, solidaridad social y permiten el control ideológico como mecanismo de dominación.



  1. Encrucijadas en el debate político y social.

4.1) Sobre la autonomía de la política.

Lo social comprende “lo político” porque es más general que el. “Lo político” es el ámbito de la sociedad en el que se producen relaciones de poder, de mando y obediencia, o el ámbito en el que se busca una solución a los conflictos entre los grupos sociales por los bienes colectivos.
4.2) Reflexiones básicas sobre el objeto de estudio.

Toda discusión sobre la posibilidad de una ciencia política, es decir, de un pensamiento sistemático y metódico sobre la actividad política, supone un tratamiento específico y crítico de este último concepto y de sus articulaciones. Un análisis científico de la actividad política, sus condiciones y sus resultados, supone aceptar la existencia de un objeto definible y específico y contar con una perspectiva teórico-metodológica para su estudio.

Hay varios enfoques teórico-metodológico sobre la ciencia política desarrollados por diversos autores. Sin embargo hay que dejar asentado un punto de partida extraído de la obre de Johan Galtung (1967):

“El estudio científico de lo sociopolítico se trata de enunciar argumentos explicativos guiados con teorías y fundamentos sobre unidades de análisis utilizando variables y relaciones entre variables a través de hipótesis que se ponen a prueba en el proceso de investigación. Las unidades de análisis pueden ser individuales o colectivas (personas o grupos sociales, hasta países) y las variables son elementos que pueden tomar distintos valores (edad, sexo, orientación ideológica, tipo de régimen político, tipo de sistema electoral, posición relativa de los países en el contexto internacional, etc.)”

Esta argumentación se basa en afirmar la siguiente perspectiva:

Las investigaciones de la ciencia política son estudios sustantivos y metódicos, destinados a lograr comprensión y explicación de los sistemas de relaciones de poder y dominación en una sociedad determinada, sobre todo aquellos conectados con los problemas públicos. Se incluye además de estos estudios, el análisis de las acciones y actividades de los actores involucrados en dichas relaciones (tanto individuales como colectivos) y los resultados institucionalizados de las mismas. Las instituciones históricas se convierten en elementos que fijan límites y condiciones al accionar humano. Uno de los elementos centrales es la definición del orden político que se busca instaurar o mantener.”

Sheldon Wolin introduce su perspectiva teórico-metodológica señalando que “toda investigación política se dirige hacia los factores que favorecen o contrarían el mantenimiento del orden” afirmando de esa manera que “el poder político se ocupa de los intereses generales compartidos por todos los integrantes de la comunidad; la autoridad política se diferencia de otras formas de autoridad en que habla en nombre de una sociedad considerada en sus características comunes.”

Se puede concluir en que la “actividad política” incluye:



    1. la búsqueda de ventajas competitivas entre grupos, individuos o sociedades;

    2. una forma de actividad condicionada por el hecho de tener lugar dentro de una situación de cambio y relativa escasez;

    3. una forma de actividad en la cual la prosecución de beneficios produce consecuencias de tal magnitud que afectan a la sociedad en su conjunto o a una parte de ella.

Es decir que las actividades políticas son una respuesta a cambios fundamentales que tienen lugar en la sociedad. La política es tanto una fuerza de conflicto como un modo de actividad que busca resolver conflictos y promover reajustes.

Otra perspectiva teórica-metodológica es la “escuela crítica alemana” (Wolfang Abendroth y Kurt Lenk):

“La tarea de la politología es el análisis de las condiciones del poder político, de sus formas concretas de manifestación y sus tendencias evolutivas. Los principales objetos de investigación son: las relaciones entre el poder político y la sociedad; la consolidación institucional del poder político en una forma de dominación política; el comportamiento político, el proceso de formación de la voluntad política.

Las instituciones políticas son construcciones históricas producto del accionar humano. Son de gran importancia en la explicación de la acción política, pero lo importante es la relación entre los actores políticos y las instituciones.”

Reinhard Bendix afirma que “el hecho decisivo de la formación nacional es el ejercicio ordenando de la autoridad pública en el ámbito de una nación. El orden dentro de una comunidad política puede entenderse en términos de su opuesto, la anarquía. Por lo tanto, la subordinación de los intereses privados a los intereses públicos y de las decisiones privadas a las decisiones públicas es condición sine qua non de una comunidad política”.
4.3) Lo público y la política.

La política, cuando se trata de política democrática, trata de desarmar los límites de la libertad de los ciudadanos, pero también la autolimitación: hace libres a los ciudadanos para permitirles establecer, individual y colectivamente, sus propios límites, individuales y colectivos.

Pero últimamente se extendió una tendencia a rechazar cualquier tipo de autolimitación como si no existiera otra opción más que la dictadura del mercado y la del gobierno, lo que produce un efecto antipolítico. Este rechazo, el conformismo generalizado y la insignificancia de la política genera sufrimiento pero que no proviene directamente de la confrontación de intereses sino de las condiciones de su procesamiento y las consecuencias derivadas de las mismas. De esa manera se ve que coexisten situaciones de expansión económica, democracia política y aumento de desigualdades sociales, esto es un problema que tienen los regímenes políticos y de los democráticos en particular porque nos podemos hacer esta pregunta: ¿es posible la persistencia relativamente estable de regímenes políticos en los cuales se expanden las desigualdades sociales?

En los años 50 y 60 los países latinoamericanos con mayor conflictividad sociopolítica antigubernamental tenían buenos índices de crecimiento económico. En la actualidad, la conflictividad se convirtió en desinterés.

Por eso se necesita analizar las cuestiones políticas. Juan Rey dice que “el pensamiento político ‘realista’ es lucha o conflicto de intereses entre actores diversos. Es posible trabajar con la idea de estrategia política (un tipo específico de actividad) para lograr que los intereses de un Estado, de un partido o de un grupo, prevalezcan en el conflicto sin armas frente a otros actores. Se tiene que tomar en cuenta la existencia de uno o más adversarios con intereses contradictorios a los nuestros, que tratarán de adivinar nuestras intenciones y anticipar nuestras acciones y que debemos derrotar o ser derrotados por ellos.”
Juan Rey discute las acciones y las estrategias políticas a partir de la noción de matriz política: “la matriz política es un sistema de variables estructurales, político-institucionales e ideológicas que:


  1. fijan los límites de factibilidad para la realización de intereses y alcance de objetivos políticos;

  2. definen probabilidades diferenciales para la realización de intereses y el alcance de objetivos políticos factibles;

  3. brindan a los distintos actores un conocimiento de cómo funcionan las relaciones socio-políticas e influyen la percepción sobre los límites de factibilidad para el alcance de objetivos y realización de intereses.

Con esto surge la relación estructura-agencia en el cual las condiciones o variables estructurales son centrales porque fijan los límites de lo que es factible alcanzar o no en un momento dado en una sociedad según las propiedades de la matriz.

Si bien las condiciones estructurales fijan los límites de factibilidad de las estrategias específicas, éstas, son las resultante de una intencionalidad que se materializa dentro de la organización de grupos sociales en las cuales las instituciones estatales y el régimen político y legal fijan y son las reglas que determinan probabilidades diferenciales para el logro de los diversos objetivos.

Se puede concluir que la ciencia política y las investigaciones sobre los fenómenos políticos suponen la existencia de agencia (de actores tanto individuales como colectivos) que desarrollan acciones destinadas a lograr imponer sus intereses, mejorar su posición en la estructura social, o transformar la misma en un contexto de orden y conflictividad relativamente institucionalizado.


La idea de agencia política, que es la capacidad de los individuos para actuar de acuerdo a su voluntad, se relaciona con las formas posibles de enfrentar por un lado las cuestiones centrales, como la del orden político dominante, y los problemas, como las diferentes “soluciones” históricas en relación al régimen político y al gobierno, por otro lado.


  1. Acerca de la historia, la incertidumbre y el orden político.

5.1) Lecciones clásicas.

Algunos cultores del pensamiento político y social contemporáneo declaran la muerte de los clásicos y niegan la historia de la disciplina. El desconocimiento de las contribuciones fundamentales de los pensadores anteriores conduce y permite el descubrimiento de “novedades” que tiene muchísimos años de provechosa existencia. Avanzar e innovar es imposible sin tener conciencia de que los clásicos son teóricos y metodológicos y algunas de sus contribuciones son puntos de derivación de los conocimientos con los que se trabaja en investiga.

No puede negarse la necesidad del conocimiento de los paradigmas fundamentales, ya sea para seguir desarrollando o para abrir nuevas perspectivas desde el rechazo crítico de lo dado.

Habitualmente, una contribución forma una “comprensión” de un error tradicional, sin pretender sustituir del todo el pasado. Con los clásicos, el pasado se recupera constantemente cuando lo viejo se destila en lo nuevo y lo nuevo recibe las influencias de lo viejo. Una interacción entre las viejas y las nuevas cosas tiene como base el material conceptual elaborado con anterioridad, que transmitido y modificado es utilizado como cuerpo de conocimientos heredados.
5.2) Teorías y realidad política.

Los procesos políticos y sociales no son aprehensibles a través de la experiencia inmediata sino que deben ser captados mediante su expresión teórica en las categorías de análisis. La teoría tiene una importancia fundamental en relación con el análisis de la realidad política. Pero solamente desde el objeto es imposible explicar el campo de análisis político; es necesario plantear y explicar la relacion entre teoría, método y realidad.

La teoría y el método se condicionan mutuamente ya que los supuestos teóricos condicionan los elementos metodológicos mientras que las limitaciones del método repercuten en las consecuencias de la teoría. Toda teoría implica algún método y el método se constituye como tal en la medida en que se expresa a través de una teoría.

El método científico puede ser considerado como un conjunto de categorías y normas de procedimiento por medio de las cuales se aborda la realidad dentro de la dinámica de una teoría.

El punto de partida para entender la realidad política es el trabajo teórico-metodológico de creación de categorías de análisis, del planteamiento de sus posibles relaciones y de la elaboración de la puesta a prueba para la aprehensión de los procesos histórico-sociales. Entonces, el estudio de la realidad sociopolítica es el análisis de la explicación de la génesis y transformación de las estructuras sociales objetivas con el fin de producir conocimiento crítico acerca de los sistemas de relaciones políticas y sociales, entendidos como el espacio en el que se desarrollan las acciones de los actores individuales y colectivos. Estos complejos de relaciones políticas y sociales presentan dos características que operan conjuntamente: permanencia (regularidad y constancia en el fenómeno) y variabilidad (dentro de la permanencia, la estructura de las relaciones cambia de una sociedad a otra en una misma sociedad en épocas distintas).

Todas las sociedades tienden a generar relaciones de gobierno y autoridad entre dirigentes y dirigidos, así como también reglas formales e informales sobre el poder y su uso. Pero al mismo tiempo es cierto que estas relaciones y reglas pueden ser, y de hecho lo son, distintas en una misma sociedad en distintos períodos, o en distintas sociedades en un mismo momento, generando especificidades diferenciales que pueden dar lugar a la estructuración de lógicas políticas democráticas o autoritarias.

Los objetos de investigación del análisis político y social son las relaciones sociales en vinculación con la práctica humana (las relaciones sociales como condiciones de la práctica y la práctica produciendo y transformando los sistemas de relaciones sociales).

La sociedad es un complejo de condiciones y de relaciones.

Las categorías de análisis deben entenderse como la expresión teórica de lo concreto-real.
5.3) Estado, sociedad civil y crisis.

Al analizar la dinámica de las sociedades, Antonio Gramsci señalaba que en cada país el proceso es distinto, pero el contenido es el mismo. Y el contenido es la crisis de la hegemonía de la clase dirigente, producido porque la clase dirigente fracasó en alguna gran empresa política suya en la que pidió o impuso por la fuerza el consenso de las grandes masas (como el caso de la guerra) o porque vastas masas pasaron súbitamente de la pasividad política a una cierta actividad y plantean reivindicaciones que en su inorgánico conjunto constituyen una revolución. Se habla de “crisis de la autoridad” y en esto consiste principalmente la hegemonía, o la crisis del Estado en su conjunto.

Las estructuras políticas y sociales relativamente estables contienen relaciones contradictorias entre sí y conflictivas que son las que determinan su transformación histórica y las que permiten explicar su dinámica a través de la crisis.
5.4) Política, contradicciones e incertidumbre.

Uno de los elementos de los fenómenos políticos y sociales y que marca su dinámica histórica, es la incertidumbre. Marx señaló que la lucha de clases es constitutiva de la dinámica económico-política pero que su resolución depende de la cantidad de recursos materiales, organizativos e ideológicos que cada clase es capaz de generar y poner en acto en distintas situaciones. Weber argumenta sobre la posible existencia de un orden social, donde el poder y la dominación son definidos en términos probabilísticos.

La incertidumbre puede conectarse con las tensiones provenientes del sistema internacional y su relación con la dinámica conflictiva interna. Surgen así posibles soluciones y alternativas relacionadas con la construcción de órdenes políticos basados, por ejemplo, en pactos constitutivos.

Desde esta visión se puede tomar a la ciencia política como los intentos de disminuir los grados de incertidumbre presentes en la realidad social.

La incertidumbre lleva a la pérdida del orden y toda investigación política se dirige, según Sheldon Wolin, hacia los factiores que favorecen o contrarían el mantenimiento del orden. Pero orden no supone ausencia de conflicto.

Todo orden político refiere a una estructura histórica de las relaciones de poder y dominación, construida socialmente y expresada teórica y jurídicamente como intento y forma justamente de acotar al máximo posible los niveles de incertidumbre.

Los distintos ámbitos de lo político, entendido como todo aquello relacionado con lo público, el poder, la autoridad, las reglas, la toma de decisiones y la capacidad de dirección plasmados en el “Estado”, el “sistema político, “régimen político” y “gobierno”, entre otros, fueron surgiendo de una discusión para reemplazar, complementar o especificar la idea de orden político.




  1. Sobre la discusión disciplinaria, el Estado y el régimen político

6.1) ¿Una nueva ciencia política?



Se suele dividir la ciencia política en 4 etapas:



  1. Grecia clásica donde surgió el pensamiento organizado sobre la política, donde sus dos exponentes más importantes fueron Platón y Aristóteles, que buscaron señalar cuál era la forma más satisfactoria y natural de la vida humana.

  2. En la edad media la política era vista como una dimensión interna de la vida cristiana y moral. La virtud y la piedad eran las características de la vida humana y la reflexión sugería que la buena política era la que seguía los valores cristianos.

  3. Entre los siglos XV y XVIII se vuelve a la naturaleza y se abandona la visión teológica. El nuevo fundamento es: el poder o la autoridad ya no se basan en la elección divina, su aceptación no es necesariamente virtuosa, la vida no necesariamente es la antesala de la salvación eterna y las leyes y la paz no son una bendición del cielo. Según Maquiavelo habían dos maneras de combatir: con las leyes, que es propia del hombre, y con la fuerza, propia de los animales. La primera no basta, y es necesario recurrir a la segunda. A un príncipe le es necesario saber hacer buen uso de una y otra, porque la una sin la otra no es duradera.

Para Hobbes, la causa final de los hombres al introducir esta restricción sobre sí mismos es el cuidado de su propia conservación y el logro de una vida más armónica; el deseo de abandonar la condición de guerra que es consecuencia de las pasiones naturales de los hombres cuando no existe poder visible que los controle y sujete, por temor al castigo, al cumplimiento de sus pactos y a la observación de las leyes de la naturaleza.

  1. El cambio de las revoluciones burguesas y la sociedad industrial mostraron que todas las condiciones de la vida social son transitorias. El hombre ahora es una parte de un proceso y procedimientos mayores, impersonales, como el mercado y el Estado. Los clásicos del contrato trataron de solucionar los problemas del orden, controlando los conflictos existenciales, como Hobbes, o desde otra perspectiva, para producir y comerciar libremente, como Locke. Con éste último va a surgir una noción de Estado que se convertirá en la base de su definición liberal: el Estado como construcción de la comunidad-sociedad para garantizar la paz productiva, caracterizado por el único monopolio aceptable para el pensamiento liberal: el de la violencia. A partir de ese momento una gran parte del desarrollo del pensamiento político se va a relacionar con el Estado, su definición y tratamiento.

    1. La concepción materialista: el Estado como fenómeno jurídico-político de la base material y al mismo tiempo el “lugar” de la dominación de clase.

    2. Estado como aparato político de base territorial, con el accionar de sus burocracias especializadas, caracterizado por la pretensión de monopolizar el uso de la violencia legítima.

    3. Estado como la combinación de coerción y consenso, expresado en el conjunto de las actividades teóricas y prácticas mediante las cuales las clases dominantes generan el consenso activo por parte de las subordinadas y de esa manera se logra la capacidad de dirigirlas en los procesos históricos, políticos y económicos.

    4. Estado de Bienestar, como el intento de estructuración del capitalismo democrático, y la discusión sobre sus crisis y las consecuencias de las mismas.

La ciencia política había sido una conjunción de áreas de investigación sobre diferentes temas políticos, basada en la convivencia de académicos que se dedicaban a la historia política, los juristas y teóricos políticos y los que estaban convencidos es que existía un método científico único y preferían una disciplina asentada en las ciencias naturales. En la década del ’50 emergió la “revolución conductista” que formaban parte de este último grupo y decidieron hacer del pensamiento político una verdadera ciencia política mediante dos argumentos que forman parte de la estructura de esa tendencia:

  1. El idealismo de la teoría política fue la que alejó de los fenómenos políticos empíricos y no permitía hacer uso de los adelantos científicos en materia de investigación social, y

  2. las conceptualizaciones y problemáticas estaban afectadas ideológicamente y lo estatal era el ejemplo paradigmático.

Al objetivo de convertir el estudio de la política en una disciplina científica se la sumó el de proteger y resaltar los valores del pluralismo democrático liberal, entonces por eso el conductismo debe entenderse como una propuesta conservadora que intentó presentar y expandir el ideario y el accionar político norteamericano en una versión globalizadora. De esta manera se constituyó superando el “problemático” concepto de Estado, el núcleo organizador de esta perspectiva, el “sistema político”.

Los intentos teóricos de expansión más importante de esta corriente fueron de Easton, que se centraba en que todo sistema político puede ser entendido y estudiado empíricamente como un conjunto observable de conductas interrelacionadas, mediante el cual se asignan valores al conjunto de la sociedad. Distingue 3 elementos: la comunidad política, el régimen político y las autoridades para explicar el problema central de la ciencia política: la persistencia de los sistemas políticos.

6.2) El post-conductismo y el regreso remozado de antiguas tradiciones.

En las décadas del ’70 y ’80 se fue debilitando el conductivismo y lo que dejó esta corriente y su crisis (el post-conductivismo) son las visiones pluralistas en sus tres corrientes: pluralismo liberal, el radical o neopluralismo y el pluralismo conservador que señala la necesidad de limitar a la “tiranía de las mayorías”.
Capítulo 2

Metodología de la investigación en ciencia política


1. Presentación

La ciencia política es una ciencia social preocupada por indagar fenómenos relacionados con el poder. Se nutre de construcciones teóricas y de evidencia empírica. Los estudios sobre las relaciones internacionales, los partidos políticos o el liderazgo, corresponden a un conocimiento creado por investigadores que se valieron de conceptos para abordar la realidad. Lo hicieron para profundizar, desmentir o reforzar esas mismas conceptualizaciones o para conocer aspectos o dimensiones no explorados. Pero más allá del objetivo cognitivo, en todos los casos desarrollaron un proceso de investigación.

Este proceso se lleva adelante en base a un método de investigación social. Los métodos son formas de establecer vínculos entre los conceptos y los objetivos de estudio aceptadas y reconocidas por una comunidad académica. Se trata de caminos transitados por otros investigadores. En cada camino se podrán utilizar una o más técnicas de investigación.

Las conceptualizaciones y las teorías que se generan en torno a cada campo temático responden al modo en que éstos enfocan los fenómenos políticos. En la especialización temática se fueron asentando estrategias de investigación, modos de búsqueda y análisis de los datos y procedimientos lógicos, que son los métodos de investigación mediante los cuales se generan nuevos conocimientos dentro de cada teoría y especialización temática.


2. Definición del tema y el problema de investigación.

Un primer paso es la formulación del problema o los problemas de investigación. Se debe escoger un tema de investigación, seleccionar una cuestión que se considere relevante para ser indagada, pero generalmente demasiado amplia como para ser investigada directamente. La subjetividad del investigador (intereses, gustos, valores, identidades) entra en juego, en combinación con el contexto en el que está inmerso.


2.1. El problema de investigación.

De los temas de investigación se debe extraer el problema de investigación y esto implica la enunciación de una o varias preguntas sobre qué es lo que se quiere saber y acerca de quién (explicar el algo de alguien que se queire conocer, y el cuándo y dónde de ese interrogante).

Saber que se va a estudiar implica establecer las propiedades y las relaciones entre propiedades de las que se intenta dar cuenta. Las propiedades son características de las unidades de análisis que tienen la particularidad de adoptar distintos estados, son conceptos.

Señalar el quién es especificar en qué unidades de análisis se va a estudiar el qué, que son cada uno de los elementos sobre los cuales se indagarán las propiedades en cuestión. Las unidades de análisis pueden ser individuales o colectivas (como países, partidos políticos, etc) y siempre implican la definición de criterios que incluyen y excluyen a la vez.

Determinar el cuándo y dónde es hacer un corte temporal y otro espacial, delimitando el ámbito de la investigación. Los dos requisitos de una correcta formulación son la explicitación del problema y el correlato empírico del mismo.

A modo de ejemplo chicas: Si el tema elegido fuese el proceso de democratización, un problema de investigación sería el papel de las FF. AA. En las nuevas democracias de Am. Latina en el período 1980 – 1990. La propiedad a estudiar –el qué- es el papel de las FF. AA. en regímenes democráticos. Se debe definir qué se entiende por FF. AA., qué por régimen autoritario y qué por régimen democrático. Las unidades de ancláis –el quién- son cada uno de los países latinoamericanos, y el universo de estudio es América Latina. El corte espacial –dónde- está incluido en la definición de las unidades de análisis: no son todos lo países, únicamente los latinoamericanos. El corte temporal –cuándo-, es la década de lo años 80.


2.2 Hipótesis.

Se deben formular hipótesis, que es un enunciado sobre una relación viable entre dos o más propiedades; es una conjetura obre cómo se relacionan las propiedades que se analizan y generalmente dan con una respuesta al problema.


3. Diseño de investigación.

El trazado de un diseño de investigación es la planificación de las tareas a realizar fijando la estrategia metodológica que configuran “un particular modo de transitar el proceso de investigación”. Cuando se diseña, se toman decisiones sobre cómo e va a abordar el objeto definido en la formulación del problema y sobre cuáles van a ser las estrategias metodológicas y qué unidades de análisis e van a indagar.


3.1. Tipos de diseños de investigación.

Hay dos tipos de diseños: cualitativos y cuantitativos.


3.1.1. Diseño de investigación cuantitativo.

El diseño cuantitativo se da cuando la investigación descansa en el supuesto de que es posible y válido abstraer supuestos teóricamente relevantes de la realidad para analizarlos en su conjunto en busca de regularidades, de constantes, que sostengan generalizaciones teóricas.

Este tipo implica el trabajo en gran cantidad de casos y la construcción de datos. Los datos son la forma empírica que asume algún fenómeno a partir de cierta mirada teórica, por lo que su validación está dada por la aplicación deductiva de una teoría aceptada.

Con esta clase de diseños se podrá conocer la distribución de ciertas propiedades en todas las unidades de análisis y vincularlas tratando de encontrar relaciones explicativas o, si no se cuenta con la información obre la distribución de las propiedades en todos los casos, las relacione deberán establecerse a partir de una porción de lo casos especialmente seleccionada. En el primer supuesto se trabajará con dato agregados como resultados electorales o censos, mientras que en el segundo se confeccionará una muestra y se inferirán estadísticamente los resultados al conjunto del universo.

En un diseño cuantitativo ser pueden proyectar desde el principio todas las etapas de la investigación: escoger las unidades de análisis, desarrollar el instrumento de recolección de datos, crear la matriz de datos y hasta seleccionar las técnicas de análisis estadístico que se utilizarán. Por eso se habla de un diseño descendente, porque “baja” del equipo de investigadores hacia la realidad investigada y los datos que de allí se obtienen no modifican lo pautado para lo tramos siguientes.

Este diseño permite dividir el trabajo en diferentes etapas.


3.1.2. Diseño de investigación cualitativo.

El diseño cualitativo se centra en la exploración de la realidad sin intencione de generalizar y aplicar las conclusiones a un universo más amplio que el delimitado para el trabajo de campo. Lo importante es comprender las motivaciones de los actores para realizar las acciones sociales investigadas. Las percepciones, las ideas y las opiniones son materia de análisis.

La “doble hermenéutica”, una influencia que tiene el diseño cualitativo, concibe a las ciencias sociales como interpretaciones de los investigadores sobre interpretaciones de los sujetos investigados.

Pueden aparecer nuevas propiedades, otras unidades de análisis y hasta nuevas preguntas de investigación; las hipótesis y los conceptos irán apareciendo creados por el investigador o por los actores. Se crea la teoría en el transcurso de la indagación de la evidencia empírica. Admite en menor medida el establecimiento de una división del trabajo.


3.1.3. El factor tiempo en el diseño de investigación.

La investigación puede ser intensiva, se considerarán una gran cantidad de propiedades de una o de un grupo acotado de unidades de análisis, o extensiva, se analizarán pocos atributos de una gran cantidad de unidades de análisis.

Una investigación cualitativa condiciona a usar un tratamiento intensivo.

Se debe resolver que tipo de limitación temporal se adoptará, si será una modalidad diacrónica (abarca un período temporal de los casos, lo que multiplica la evidencia), o sincrónica (se toma sólo un punto en el tiempo).


3.2. Elección de los casos.

En el desarrollo del proceso de investigación hay que elegir en qué unidades de análisis se va a rastrear la evidencia empírica. Si no se pueden examinar todas las unidades de análisis se eligen algunas de ellas para hacer viable la investigación, independientemente del diseño que se use. En este caso hay que ver qué cantidad de casos se van a observar, o sea, se tienen que tomar decisiones de muestreo.

Elaborar una muestra, un muestreo, es seleccionar una porción de las unidades de análisis para revelar en ellas las propiedades definidas.
3.2.1. Muestras cuantitativas.

Cuando se trabaja con muchas unidades se usan técnicas estadísticas de muestreo, definiendo una muestra para después generalizar los resultados al conjunto del universo. Ese tipo de muestras, cuando se trata de más de 100 casos, se dividen en probabilísticas (cada elemento del universo tiene una posibilidad de formar parte de la muestra) y no probabilísticas.

Se puede conocer el error muestral o margen de error.

Si se tiene un listado de todas las unidades de análisis del universo, se las enumera y se sortean unidades tanta cantidad de veces como casos tendrá la muestra. Ese procedimiento se llama muestreo aleatorio simple y se aplica en universos pequeños, ya que en los grandes es difícil enumerar a todos los componentes y puede resultar muy amplia la dispersión de casos seleccionados. Si el universo con el que se trabaja tiene muchos elementos, hay que recurrir a muestreos más complejos como el muestreo aleatorio sistemático, mediante el cual se obtienen los casos a revelar con el coeficiente de elevación N/n, donde N es el número de unidades del universo y n es el total de los elementos de la muestra.

En primer lugar se elige al azar un número menor al coeficiente, de modo de ir obteniendo todos los elementos que formarán parte de la muestra.

Al usar un muestreo de esta clase, se debe desordenar el listado del universo antes de numerarlo para evitar posibles sesgos. Este muestreo resulta poco preciso si el universo presenta un alto grado de heterogeneidad en su interior, por lo que debe utilizarse un muestreo aleatorio estratificado, dividiendo el universo de forma tal que cada elemento pertenezca a un solo estrato.

Cada estrato es un conjunto de unidades homogéneo a su interior y heterogéneo respecto del resto, cuya existencia permite tratarlos diferenciadamente tanto en el mecanismo de selección de unidades últimas de muestreo como en el número de unidades, escogiendo menos en estratos más homogéneos.

Los criterios de estratificación entre las propiedades se denominan parámetros. Para realizar una investigación con una gran cantidad de unidades de análisis se usan las muestras no probabilísticas, en las que no se respeta el principio de aleatoriedad en la selección de los casos. La más difundida es la muestra por cuotas, que es un tipo de los muestreos aplicando criterios. Se reproducen en la muestra las distribuciones de algunos parámetros del universo. Se toman características poblacionales básicas (sexo, edad) para usar como cuotas, desconociendo la variabilidad dentro del grupo.

La desventaja es que se trabaja a ciegas respecto de la posibilidad de cometer un error de estimación. La ventaja es que es menos costoso y puede desarrollarse en menos tiempo, porque los encuestadores quedan en libertad de elegir las unidades de muestreo, siempre y cuando respeten “las cuotas” que les fueron asignadas.
3.2.2. Muestras cualitativas.

Según Maxwell, en la investigación cualitativa se usa la muestra según propósitos, también llamada selección basadas en criterios, en donde se buscan intencionadamente escenarios, personas o eventos particulares en función de la información que se cree que pueden ofrecer. Los criterios varían siendo la tipicidad o la heterogeneidad. Se puede observar o entrevistar a una persona o grupo de personas que sean típicas del contexto estudiado, o por el contrario aquellas que permitan captar su diversidad.

Se debe tener presente la necesidad de llegar a lugares, presenciar situaciones o entrevistar personas que en ocasiones son de difícil acceso, por lo que las “consideraciones pragmáticas” cobran importancia, entrando en juego el criterio oportunista para elegir los contextos donde se desarrollará el trabajo de campo. La dificultad de acceso a ciertos contextos es relevante, sobre todo cuando se intentan estudiar poblaciones atípicas.

En el muestreo teórico la selección se realiza únicamente teniendo en cuenta la contribución que se pueda hacer a la teoría que se está construyendo en el proceso de la investigación.

En la elección y llegada a personas dentro de contextos que ya se ha accedido se usan estrategias como bola de nieve, que es una manera de acceder a informantes mediante los contactos generados en el trabajo de campo; requiere establecer contacto y generar confianza con alguna persona, institución o grupo y a través de estos ir accediendo a distintos informantes; y la saturación teórica, que es un criterio al que se recurre para saber cuándo concluir la indagación sobre un acontecimiento o contexto: se abandona el campo cuando al agregar casos no se consigue información adicional.

El muestreo cualitativo precisa definiciones tomadas antes de la interacción con los contextos y sujetos seleccionados, pero también se nutre de las experiencias del trabajo de campo, en donde surgen nuevas voces y situaciones a considerar.


4. Los conceptos en ciencia política.

Los conceptos son unidades de pensamiento construidas en relación con los acuerdos existentes en una determinada comunidad científica, En cada concepto se pueden rastrear aspectos o partes. El conjunto de aspectos forman la intensión del concepto, mientras que la extensión la constituyen la totalidad de fenómenos y objetos a los que se aplica el mismo. La extensión siempre conlleva una delimitación temporeo-espacial, aunque se presentan dificultades para encontrar los límites precisos: son los conceptos con referentes no tangibles, tales como “sistema político”.

Dos de las decisiones más importantes son la selección de objetos y la de las propiedades de análisis. Sin un buen tratamiento de los conceptos, las indagaciones se harán sin saber precisamente qué se busca o sobre quién.

No hay término teóricamente significativo sobre el cual no existan controversias. Las ciencias sociales son multiparadigmáticas y establecen una relación feed back (retroalimentativa) con la realidad.

La prensa y los políticos profesionales adoptan los términos usados en las investigaciones politológicos. Lleva a desconocer las definiciones originales por lo que se usa el mismo concepto para fenómenos distintos.

Todo el tiempo se generan cambios en la realidad político-social que impulsan a replantear sus teorías y a concebir conceptos para dar cuenta del nuevo estado de las cosas.


4.1. Escala de generalización.

Se considera que el concepto de democracia tiene tres atributos definitorios: la existencia de líderes de múltiples partidos políticos, de elecciones competitivas regulares con participación popular y de un sistema de frenos y contrapesos; y su el universo de la investigación está compuesto por todos los Estados-Nación reconocidos como tales por las Naciones Unidas, cada país será sometido a un examen, y si cumple con los tres requisitos será considerado democrático. Una vez hecho esto con el conjunto del universo, se habrá definido completamente el concepto. En este caso, la intensión está compuesta por los tres atributos definitorios y la extensión por todos los países que cumplen con los mismos.

Al carecer la intensión disminuye su extensión, es decir, la cantidad de referente de los cuales da cuenta.

Debe existir una relación inversa entre la intensión y la extensión. Cuando más atributos definitorios tenga la intensión menos deberá ser la extensión del mismo (cantidad de casos de los cuales da cuenta); si un concepto abarca más casos (crece su extensión) debe disminuir en intensión.

Ejemplo: si se toma el concepto de “partido político” y se articula la dimensión geográfica incorporándole el término “latinoamericano”, se habrá articulado su intensión, reduciendo su extensión. El concepto “partido político” es más general que el de “partido político latinoamericano#; se sitúa en un nivel superior en una escala de generalización. Al descender el nivel de generalización se reduce la extensión de los conceptos. De modo inverso, es posible ascender en la escala de generalización reduciendo la especificidad y ampliando el campo de aplicación , con el concepto de “organización política”. Este nuevo concepto tiene una extensión más amplia y una intensión más reducida, por lo tanto tiene más referentes. No sólo todos los partidos políticos sino también los sindicatos por ej.

¿Cómo saber si el nuevo concepto está en la misma escala de generalización que los demás?

Cuando los referentes del concepto 1 son también referentes del 2, pero no todos los referentes del 2 son los del 1. El concepto más abarcante (1) es un género respecto del más específico (2) y 2 es una especie de 1. Las organizaciones políticas son un género de los partidos políticos, y los partidos son una especie de las organizaciones políticas.

Una de las utilidades principales de este criterio de formación de conceptos es la de poder identificar en el transcurso de un proceso de investigación a qué nivel de generalización conviene ubicar el aparato conceptual.


4.2. Clasificaciones de los conceptos.

Dentro del trabajo conceptual se hacen asignaciones de categorías a los conceptos. Las categorías son los estados que se le determinan a una propiedad mediante la operación intelectual denominada “lógica clasificatoria”. Hay dos formas de clasificar: clasificación intencional y clasificación extensional.

Las clasificaciones intencionales son operaciones con las que la extensión de un concepto en un nivel dado de generalidad es dividida en dos o más extensiones más restringidas, cada una correspondiente a un concepto de menor nivel de generalidad; esta división se obtiene estableciendo que un aspecto de la intensión de cada uno de los conceptos específicos es una diferente articulación parcial del correspondiente aspecto de la intensión del concepto general.

El aspecto de la intensión del concepto general que viene articulado para formar los varios conceptos de clase se llaman fundamentum divisionis.

La clasificación extensional se realiza agrupando los objetos de análisis en dos o más conjuntos, diferenciándolos por una o varias propiedades.
4.2.1. Categorizaciones de los conceptos.

Categorizar es dividir la extensión del concepto poniéndole nombre a cada subconjunto de referentes. Las categorías son los distintos estados que puede asumir la propiedad en cuestión. En algunos casos se divide la extensión en categorías que revelan únicamente la existencia o no de la propiedad en cuestión sin indicar ningún orden o gradación. Éstas son las categorizaciones nominales.

Es posible obtener un poco más de información ordenando las categorías en un continuo que va de una menor a mayor presencia de la propiedad, son las ordinales.

El tercer tipo de categorías utilizadas en las ciencias sociales se designa nivel de medición de razón (cálculo) mediante el cual es posible conocer la distancia exacta entre ellas, que debe ser igual entre cada una y, por tanto, permite realizar operaciones matemáticas. Por eso las categorías son numéricas y el cero indica la existencia de la propiedad.

Indican con precisión el intervalo entre categorías. Permiten efectuar afirmaciones del tipo “el partido X creció un 32% con respecto a la elección anterior” o “el partido G posee 60 bancas más que el partido H”.

Una misma propiedad puede categorizarse de distintas maneras. Por ejemplo si se indaga entre los habitantes de una ciudad acerca de las posibilidades de éxito electoral de la candidatura a la reelección del intendente en ejercicio, una primera forma de hacerlo sería: ¿Votaría al actual intendente J.T. para un nuevo período? Las posibles respuestas (categorías nominales) serían: Sí-No. Si se busca obtener más información se puede categorizar esa pregunta como: Jamás lo votaría, Seguramente lo botaría, Quizá lo votaría, Lo votaría seguro. Estas posibles respuestas corresponden a una categorización ordinal por la cual la información que se obtiene es mayor que en la anterior. Así como ésta, hay distintas variantes de categorizaciones para la mayor parte de las propiedades.


4.2.2. Criterios para una buena clasificación.

Hay tres principios que deben respetarse:



  1. Utilizar siempre el mismo criterio para la conformación de categorías

  2. Debe garantizarse la mutua exclusión de las categorías. Cada objeto sólo deberá estar en una categoría.

  3. Hay que tener en cuenta la exhaustividad de las categorías. Todos los objetos deben ser incluidos en alguna categoría, no pudiendo quedar ninguno sin ser clasificado. En caso de haberlo, se los incluye en la categoría residual llamada “otros/as”.

  4. La última cuestión a tener en cuenta es el grado de autonomía semántica que se pretende. Existe cuando resulta necesario hacer referencia a otra cosa (la pregunta o las categorías) para que se comprenda sin confusiones el sentido que le damos a cada categoría. Cuanto mayor es esta necesidad, mayor es la autonomía semántica de una categorización. Existen distintos grados. Van de la “nula” (cuando trabajamos con categorías “de razón”) a la “completa” (cuando se utilizan ciertas categorizaciones compuestas de frases). En el medio se ubican las clasificaciones nominales y otras ordinales.

4.4. Definiciones operativas e indicadores.

Una de las etapas más complejas del proceso de investigación es la de especificación de procedimientos para revelar los estados de las propiedades.

Una fase de la formación de los conceptos es su definición verbal, que resuelve la relación entre término y significado; explicita de qué se hablará cuando se use cada término. Explicitar la definición operativa de un concepto es fijar una serie de instrucciones sobre cómo registrar los estados de una propiedad.

Un indicador es un concepto que el investigador juzga que sirve para “hacer las veces de” la propiedad investigada, la cual no puede ser revelada directamente.

La correspondencia entre un concepto y un indicador de éste es una relación de representación semántica entre dos conceptos que un investigador establece en base a la intensión y extensión de ambos.


5. Recolección de datos.

Hay que establecer si se va a trabajar con datos primarios (son los que genera el mismo investigador) o secundarios (son los que se obtienen de otros estudios o de instituciones públicas o privadas).

El usar fuentes como encuestas o entrevistas ya realizadas, datos censales o algún otro tipo de dato agregado como resultados electorales, implica que se deberá acepar la manera en la que se recogieron los datos. Los datos secundarios se usan porque en ocasiones es imposible efectuar la recolección de datos (ej: en el caso de electores en todo el país, deberá utilizarse el Censo Nacional de Población como fuente).

El uso de fuentes secundarias es mucho más habitual en trabajos cuantitativos que cualitativos.

El proceso de recolección de datos primarios en un diseño de investigación cuantitativo se efectua mediante censos o encuestas. Mientras en los censos se recolectan datos del conjunto de objetos que componen el universo, en las encuestas se hace únicamente de una parte de las unidades de análisis: aquellas que indique la muestra.
5.1. La encuesta.

Existen distintos tipos de encuestas:



      1. Las cara a cara: se caracterizan porque la entrevista reúne al entrevistado y entrevistador en un mismo tiempo y espacio. El encuestador sale a efectuar el trabajo de campo con las definiciones acerca de qué unidades de análisis debe encuestar. Permiten impulsar más la motivación del entrevistado. Son las más convenientes cuando se busca indagar sobre temas que pueden tener alta propensión a no ser respondidos por ser considerados como tabú o del plano de la intimidad de cada persona. Ayuda a testear mediante la observación algunos datos de la identidad de la unidad de análisis (sexo, edad aproximada, si es una domiciliaria, la dirección postal y el tipo de vivienda, etc.) y comprobar que sea el entrevistado el que responda sin intervención de otra persona.

      2. Las telefónicas: hay coincidencia temporal pero no espacial. Se llama por teléfono y se pide por la persona que se está buscando o por alguien con ciertas características. Son beneficiosas en cuanto a que suponen un ahorro de tiempo y dinero.

      3. Las realizadas por correo postal o electrónico: se acentúa la distancia entre el entrevistado y el entrevistador, no habiendo concurrencia ni en el momento ni en el lugar. Generalmente se encía la carta o e-mail y se refuerza el pedido de respuesta a través de un llamado telefónico u otra carta o e-mail. Son beneficiosas en cuanto a que suponen un ahorro de tiempo y dinero.

Existen 4 fuentes de error en todas las encuestas:

  1. de muestreo: están vinculados con el respeto de la aleatoriedad o los criterios establecidos para elegir las unidades de muestreo;

  2. de cobertura,

  3. de (no) respuesta, y

  4. de estimación.

Las “cara a cara” pueden tener problemas de cobertura cuando las unidades de análisis son difíciles de encontrar y convencer. Cuando las encuestas son domiciliarias, se agrega el problema de encontrar al entrevistado en su casa, y la cada vez más baja probabilidad de que le abra la puerta a un desconocido.

Las “telefónicas” presentan la compilación de no incluir a toda la población ya que no todos los hogares tienen teléfono.

En las encuestas por correo no desaparece el problema de identificación de las unidades de análisis a partir de la dirección postal o electrónica.

Los problemas de estimación son los que derivan de la distancia entre los parámetros y los datos recogidos por la encuesta. Pueden darse porque el entrevistado miente a propósito o contesta datos erróneos por no comprender o malinterpretar la formulación de una pregunta o un término de la misma.


5.1.1. El cuestionario.

El instrumento de recolección de datos de las encuestas es el cuestionario. Es un conjunto de preguntas fijas estructuradas intencionadamente para extraer la información que interesa de cierto tipo de unidades de análisis, acompañadas de categorías de respuestas, instrucciones y aclaraciones dirigidas al entrevistador o entrevistado, y espacio para la codificación de las respuestas. Debe estar pensado para minimizar el riesgo de cometer errores de estimación y de (no) respuesta. Hay que tener en cuenta el orden de las preguntas y su formulación.

El ordenamiento de las preguntas debe estar preparado para que el entrevistado se relaje y tenga confianza en la encuesta. Se recomienda iniciar con una breve introducción acerca del estudio y quién lo realiza, remarcando los fines investigativos y el carácter confidencial de las respuestas. Conviene empezar con las preguntas que impliquen menor compromiso y despierten el internes del entrevistado, y dejar los contenidos más controversiales para el final de la entrevista.

Un tipo especial de cuestionario es el auto administrado. Es un conjunto de preguntas que el mismo encuestado debe ir respondiendo sin presencia del encuestador. Por eso debe ser más corto, más claro en la formulación de las preguntas y tener indicaciones más pedagógicas y precisas para cada pregunta.

La enunciación de las preguntas debe ser lo más precisa y clara posible. Se recomienda formular preguntas cortas y descartar los términos ambiguos.

Existen distintas clases de preguntas que permiten obtener distinto tipo de información:



  1. Las preguntas cerradas simples se caracterizan por tener dos o tres categorías nominales.

  2. Las preguntas cerradas de alternativas múltiples, son en las que se solicita al entrevistado que escoja sólo una respuesta entre más de 3 opciones posibles.

  3. Las preguntas cerradas de respuestas múltiples, en las que el encuestado elige más de una opción entre las distintas categorías y es aconsejable especificar cuántas respuestas se espera obtener por parte del entrevistado.

  4. Las preguntas cerradas con escala, poseen categorías ordenadas, que pueden ser palabras o números.

  5. Las preguntas cerradas con frases. Permiten abordar temas espinosos sin requerir una opinión directa del entrevistado.

  6. Las preguntas de observación, son las no formuladas al entrevistado. Pueden darse en las encuestas cara a cara –se usan para registrar el sexo y si se trata de una encuesta domiciliaria, el tipo de vivienda y la dirección postal-.

  7. Las preguntas abiertas: se caracterizan por no poseer categorías, pudiendo explayarse libremente. Esto hace más rica la respuesta pero se corre el riesgo de perder el eje del tema.

  8. Es importante colocar la categoría residual “otros/as”.

Tanto las de respuestas múltiples como las de alternativas múltiples permiten obtener más información que las cerradas simples.

Cualquiera de las preguntas cerradas puede ser también una pregunta espontánea, en la cual no se leen las categorías sino que se espera la respuesta y se marca la categoría correspondiente.


5.2. Estrategias cualitativas de recolección de datos primarios.

En una investigación cualitativa se busca reconstruir el sentido que tienen los sujetos sociales de sus acciones, ideas y enunciaciones.

En una recolección cualitativa, el que interactúe con las unidades de análisis debe conocer la investigación en curso para poder establecer el vínculo que le permita dar cuenta del mundo en el que se introduce.

El investigador debe observar, preguntar y repreguntar con una mirada “disciplinada” en función de lo que ya conozca del “entramado de significaciones”.


5.2.1. La observación directa.

Se observa “en vivo y en directo” el ambiente natural en el que se desenvuelven las unidades de análisis, para dar cuenta de sus procesos de interacción y de producción y reproducción de espacios simbólicos, rituales y los significados otorgados a ello.

El observador no manipula el contexto natural donde tiene lugar la acción que se investiga.

La observación directa se denomina también

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje