Página principal

Una nueva biblioteca histórica en el marco del plan director conde duque


Descargar 18.45 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño18.45 Kb.
UNA NUEVA BIBLIOTECA HISTÓRICA EN EL MARCO DEL PLAN DIRECTOR CONDE DUQUE
El Conde Duque continúa su proceso de remodelación para convertirse en el gran contenedor de la memoria de Madrid. A través de su Plan Director, aprobado en septiembre de 2005, se están llevando a cabo una serie de actuaciones de acondicionamiento y reforma de las diversas instituciones que tienen su sede en el Conde Duque: el Archivo de Villa, la Hemeroteca Municipal, la Biblioteca Histórica, la Biblioteca Musical, la Biblioteca Central, la Imprenta Artesanal y el Museo de Arte Contemporáneo.
En el caso concreto de la Biblioteca Histórica, las obras para su remodelación han requerido una inversión de más de 200.000 euros y han supuesto una de las primeras acciones de dicho Plan Director.

Nuevos espacios


Los 173.000 volúmenes que conserva la Biblioteca Histórica se han puesto a disposición del ciudadano en su actual ubicación, entre los patios norte y central del edificio Conde Duque. En este momento, y tras la ejecución de la reforma, la nueva Biblioteca Histórica da cabida a servicios diferenciados, públicos, interiores y comunes, entre los que se encuentran las salas de investigación y lectura, además de los despachos de administración. Cuenta con una Sala de Conferencias y un espacio para exponer contenidos referentes a la Biblioteca Histórica. También se han habilitado salas de cursos -con capacidad para más de 25 oyentes-, de trabajo y de reprografía, entre otras.

Obras de reforma


Las obras han adaptado el espacio inicial a los nuevos usos, cerrando con soluciones ligeras (mamparas de vidrio) los espacios que así lo requerían, y buscando una solución continua de falso techo que unificara el conjunto. Respecto al suelo, se ha sustituido el de corcho por un linóleo de alta resistencia. La reforma también ha incluido una nueva iluminación, así como una revisión de las vías de evacuación, sistemas de extinción, señalización y alumbrado de emergencia.
La superficie de la Biblioteca Histórica ha aumentado hasta los 877,48 m2 frente a los 400 m2 de los que disponía anteriormente. El número de puestos de lectura actuales asciende a 26 puestos, y a 33 los puestos de trabajo.

Modernización del ámbito bibliotecario


En la Biblioteca Histórica pueden contemplarse cinco maquetas de otras tantas bibliotecas que, bien se encuentran ya en obras, o están en periodo de licitación. Su renovación se enmarca en un ambicioso proyecto de transformación del sistema bibliotecario municipal, tanto en el ámbito de las bibliotecas especializadas, como en el de las públicas de préstamo.
La modernización prevista por el Ayuntamiento de la Ciudad para las especializadas y centros de depósito (Archivo de Villa, Biblioteca Histórica, Biblioteca Musical, Hemeroteca y bibliotecas de cada uno de los museos municipales) apuesta por la unificación de criterios de catalogación, digitalización progresiva de sus fondos y difusión de sus contenidos en la red. El objetivo final es que este patrimonio documental y museístico sea más accesible para investigadores, estudiosos y público en general. Con esa intención se está creando, además, el nuevo portal digital municipal memoriademadrid. Se trata de una ambiciosa propuesta que pretende aliar el pasado con el futuro para que el patrimonio de la ciudad esté cada vez más próximo a todos.

Historia de la Biblioteca Histórica


La Biblioteca Histórica conserva los fondos de la antigua Biblioteca Municipal. Son 173.000 volúmenes de obras manuscritas e impresas entre los siglos XV y XXI. Entre las Colecciones Especiales destaca la de Madrid, núcleo y origen de la biblioteca, así como la de Teatro y Música, cuyos fondos proceden, en su mayor parte, de los antiguos teatros madrileños de la Cruz y del Príncipe.
Sus objetivos y funciones son los propios de una biblioteca especializada: la conservación, investigación y difusión de sus fondos, así como la recopilación de toda la información disponible sobre la historia de la ciudad. Por eso incorpora constantemente todas las novedades que aparecen en el mercado, además de libros antiguos que subsanen las lagunas temáticas o cronológicas.

Historia


En la historia de la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, hay que señalar dos fechas fundamentales:


  • 12 de marzo de 1774: Orden del Consejo de Castilla, por la que se dispone que "[...] todos los libros de Historia de Madrid [se] coloquen en el archivo, como todos los demás papeles manuscritos que sobre el mismo se hallasen [...]". Tradicionalmente, esta orden se ha considerado el origen de la Biblioteca.



  • 14 de febrero de 1876: acuerdo del Ayuntamiento Pleno por el que se crea la Biblioteca Municipal. En él se dispone: "La Biblioteca Municipal será una dependencia absolutamente separada del Archivo [...]". En esta decisión tuvo un papel fundamental Ramón de Mesonero Romanos, al que se nombra primer director de la misma.

A lo largo del tiempo el archivo estuvo instalado en diversos lugares: primera Casa Consistorial, Casa de la Panadería, Escuela Modelo y Hospicio de San Fernando. En 1990 se trasladó a su sede actual, en el Cuartel del Conde Duque, tras haberse independizado de la Red de Bibliotecas Públicas Municipales y adoptado la denominación de Biblioteca Histórica.


Además de Mesonero Romanos, han dirigido la institución, entre otros, Carlos Cambronero, Ricardo Fuente o Manuel Machado, cuya labor fue decisiva en la formación de la biblioteca.

El fondo base de la colección está constituido por los libros de la biblioteca de Mesonero Romanos, que fue incrementándose con importantes donaciones de instituciones y personalidades de la época, como el Rey Alfonso XIII, el Ministerio de Fomento, Juan Eugenio Hartzenbusch, José Santa María de Hita, Hilario Peñasco o Ricardo Fuentes.


Por otra parte, la Corporación, fiel a la filosofía que había inspirado al Consejo de Castilla, comisionó a libreros de prestigio para que recopilasen toda la bibliografía madrileña, y destinó el presupuesto necesario para su adquisición.
En 1898 ingresaron las colecciones de Teatro y Música, procedentes de los antiguos teatros municipales del Príncipe y de la Cruz. Posteriormente se incorporaron otras colecciones (Paremiológica, Cervantina, Bio-bibliográfica, Biblioteca de Luis Rodríguez de la Croix, Lope de Vega, Veterinaria, Taquigráfica, Guerra Civil y Toros) que, junto con las constantes adquisiciones, conforman el fondo actual.

Colección


Madrid es el núcleo y origen de la Biblioteca Histórica. Sus fondos, antiguos y modernos, guardan relación con la historia, el arte, la literatura, la economía, la sociedad, el folklore o cualquier tema referido a la ciudad.
Hay que hacer una especial mención al fondo antiguo, no sólo por su volumen (14 incunables, 515 obras del siglo XVI, 1.265 del siglo XVII y 3.994 del siglo XVIII), sino por su curiosidad, rareza e imprentas de las que proceden (Cano, Ibarra, Sancha). Los conjuntos más interesantes son los dedicados a Madrid y la colección sobre Teatro y Música. También son abundantes las publicaciones del siglo XIX, con ejemplares de difícil localización en otras bibliotecas.
La pieza bibliográfica más sobresaliente la constituye el conjunto de 23 autos sacramentales autógrafos de Calderón de la Barca, que ingresaron en la Biblioteca procedentes del Archivo de Villa.
También forman parte de la colección las Guías de Forasteros. Se trata de una publicación anual que contiene, además de los datos propios de un calendario (santoral, eclipses, días de gala en la Corte, efemérides de las cortes europeas y cronología desde la fundación del mundo), información acerca de la organización política, las dependencias del gobierno y la administración del Estado y la Iglesia. La biblioteca conserva los correspondientes a 147 años (1749-1935).

  • Fondo de Teatro y Música


Los volúmenes proceden, en su mayor parte, de los teatros madrileños de la Cruz y del Príncipe, cuyo origen se encuentra en los corrales de comedias del mismo nombre, fundados en 1579 y 1582, respectivamente.
Desde fechas tempranas se conservó toda la producción teatral de ambos escenarios, así como las obras del Teatro de los Caños del Peral. En 1860 el extenso fondo teatral pasó al Archivo de Villa.
En 1898 el archivo de teatro y música se trasladó a la Biblioteca Municipal, que siguió recibiendo las producciones dramáticas procedentes del Teatro Español (antiguo Teatro del Príncipe). A este fondo fueron incorporándose, sucesivamente, colecciones particulares como las donadas por Ramón Guzmán, José María Sbarbi, Ramón Carnicer o Santa María de Hita.
El fondo de Teatro consta de 8.969 ejemplares, manuscritos e impresos. Son escasas las producciones dramáticas datadas en el siglo XVII. Entre ellas figuran algunas de Calderón, de Moreto y Bances Candamo. Sin embargo, existen copias posteriores, manuscritas e impresas, de los grandes dramaturgos del Siglo de Oro.
El grueso de las piezas dramáticas lo constituye la producción de la segunda mitad del siglo XVIII y del XIX, con obras de Ramón de la Cruz (muchas de ellas autógrafas), Bretón de los Herreros o Ventura de la Vega.
La colección de Música comprende 5.900 composiciones musicales, manuscritas en su mayor parte, y, sobre todo, de la segunda mitad del siglo XVIII. También destaca la música de comedias y la tonadilla escénica, género literario-musical muy valioso para el estudio de la música española de la época. En la colección figuran, además, otros géneros musicales, como sainetes, óperas, música instrumental y un fondo singular de piezas para guitarra.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje