Página principal

Una de mis frustraciones es no haber encontrado nunca a los italianos


Descargar 11.49 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño11.49 Kb.
“Una de mis frustraciones es no haber encontrado nunca a los italianos”.
Turcatti.
Había sido químico en las minas de Cuñapirú, el único italiano que pude encontrar de la época. Compraron campo y se fueron cbien lejos, al Paso de la Puente. Se afincaron allí, pero vinieron a Cuñapirú.
Italianos técnicos? Experientes?

Algunos debían ser técnicos. Otros eran simplemente inmigrantes, de los de una mano atrás y otra adelante.


Venían endeudados.

El sistema era ese. Las empresas lo hacían. En la misma época, quien lo ha rastreado es prof humanidades, lo comprobó en el ferrocarril, en la instalación de las vías. Descubrieron que muchos de los obreros que venían bajo ese sistema, lo tomaban como una manera para aproximarse a la frontera y fugarse hacia Brasil. Libres de su deuda se establecían del otro lado.

En Santana do livramento, desde 1878 hay una societá de mutuo socorso. Tengo copias de las páginas de los libros, no hay ninguno que diga que estubo en el ferrocarril ni en Cuñapirú. Hay obreros, albañiles, carpinteros entre los socios, comerciantes.
Además de trabajar, se mantenían en contacto, la noción de colectivo.
Las ideas europeas estaban ahí. El discurso exacto de los obreros no lo tengo, pero los motivos sí. Los motivos son anarquistas, la forma es del anarco sindicalismo. Por las medidas de fuerza.
En 1866 cuando vino el primer Asturiano, Barrial Posada, que dio inicio a todo, el mismo se queja que los criollos no toleraban bajos salarios. No estaban proclives a aguantar cualquier cosa.

Barrial Posada es el que comienza la explotación tecnificada, lo que no es artesanal.


A los diez años pega un salto tecnológico.

La irrupción exacta del imperialismo. 1878, 1866, el período de barrial posada


A pesar de que las denuncias de mina son en 1858. yacimientos.

Los descubrió Lenoble, un francés. Publicó un libro y en Momntevideo hubo más de un interesado, pero nadie tomo la iniciativa de hacer nada hasta que vino Nin y Reyes, un empresario muy emnprendedor que hace la denuncia, pero no tiene la menor idea de trabajar eso.


Había ministerios.
Este hombre fue el que trajo el primer barco frigorífico. Niny Reyes tenía una cabeza abierta a la innovación tecnológica. Nunca pudo explotarla, hasta que vino Barrial Posada, un ingeniero asturiano que debía ser de la zona minera de Asturias. Este hombre comparte el negocio: la concesión es para Niny Reyes y la explota Barrial Posada.

1866 empieza la explotación.


Trajo 300 obreros. Algo exagerado, pero tmb se queja de los locales. Había una mezcla. Habla de muchos brasileros en la zona aunque no dice que los emplea.
De Brasil, venía gente de Minas Gerais, dónde las minas estaban en decadencia, estaba expulsando trabajadores idóneos. Venían de Lavras do sul, de rio grande, ahí es el origen de la veta que hace toda una vuelta, pasa por Cuñapirú y muere en Vichadero.

Esa gente que ya conocía el metié de la cosa, cuando se enteran que otro, José Suárez descubre pepitas, empieza la fiebre del oro. Son empíricos. Saben cómo se hace, explotan de a poquito y con eso viven. Lo batean en el arroyo.

Lo comercializan en Brasil, vuelven y traen mercaderías, hasta Vallé van. Otro, Juan De Jackson es el otro gran comprador, que estaba en Montevideo. Los nombres de la república no están ajenos a este fenómeno.

Reus estuvo, tenía campos y tenía concesiones de mina, en las de Cuñapirú. Piria quiso hacer un hotel allá, igual al argentino. Los tipos empresarialmente activos de la República naciente, tuvieron intereses en Cuñapirú. Era un lugar estratégico.


Cuñapirú es mucho más amplia que lo que está debajo de Minas de Corrales.

Hoy no es nada más que un paraje. Fue el punto en dónde Barrial Posada quiso hacer la represa, el bajo donde hoy están las minas. Ruta 29 el bajo. Eso alguna vez tuvo la represa.

Está la usina, el arroyo pasa y sigue y se pierde en el arroyo Tacuarembó.

Más allá está Minas de Corrales.


Si seguís el arroyo corrales que a su vez es afluente del cuñapirú, pasa por minas de corrales. Continuando hacia Melo están Zapucay y Cortume, también explotaciones de la misma época, con mayor o menor éxito.
Santa Ernestina era el poblado. El ingenio en Cuñapirú y a pocas cuadras el poblado.

La usina está a 12 km de Minas de Corrales, Santa Ernestina debe estar a diez cuadras.

Había boca minas importantes.
Torres del aerocarril. Material hasta la usina. De San Gregorio a…
San Gregorio está a 4 km de Minas de Corrales, lo que está abajo del pueblo son las minas de los ingleses. San Gregorio es parte de la explotación actual de Orosur. Tenía escuela, cuartel, todo.
El primero es Santa Ernestina. Cerca de 40 bocamina. Le sigue San Gregorio por Gregorio Suárez o Goyo Jeta, el asesino de Leadro Gomez. Minas de corrales inglesa posterior a las francesas, tres, cuatro o 5 años, no hay muchas diferencias. Fue como una eclosión.
Antes de 1866, desde 1858 comprobadamente hay gente trabajando. Antes del 58 y desde 1820 había unos pocos y trataban de mantener el secreto. José Suárez el que difundió el yacimiento. Adam Sander, uno de los brasilero que vino recoge la anécdota de Suárez. Hizo firmar a todos los notables de la comunidad.

Cuenta en la crónica del origen de las minas. José Suárez por alguna razón sabía encontrar pepitas en el arroyo, era brasilero, tendría alguna experiencia, pero era peón campero. Fue haciendo su tarea e iba guardando en botellas lo que iba recogiendo. Un día “bandoleros asaltan su casa”, lo dejan maltrecho pero no tocan el oro “por deconocer el metal”. Toman las botellas “las esparraman por el suelo” portuñol.



Le tiran todo el producto de años de labor, pero nadie sabía que estaba haceidno eso. Cuando los vecinos acuden a ayudarlo, encuentran el oro y ellos si lo reconocían. Generó una fiebre del oro que acabó en principio con un poco, difundiéndose la noticia en 1848


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje