Página principal

Una colección de esquelas impresas del siglo XVIII: la correspondencia del I duque de San Carlos a collection of printed short letter [ceremonial card] in the eighteenth century: the correspondence of the Duke of San Carlos


Descargar 151.69 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño151.69 Kb.
  1   2   3
Una colección de esquelas impresas del siglo XVIII: la correspondencia del I Duque de San Carlos

A collection of printed short letter [ceremonial card] in the eighteenth century: the correspondence of the Duke of San Carlos

Juan Manuel LIZARRAGA


Biblioteca Histórica de la UCM.
Correo electrónico: jlizarraga@buc.ucm.es

RESUMEN
La Biblioteca Histórica de la UCM conserva una colección epistolar que reúne en un volumen facticio casi quinientas esquelas impresas con notificaciones, invitaciones y solicitudes remitidas al I Duque de San Carlos (1722-1797). El objeto de este artículo es presentar esta colección de impresos efímeros, su destinatario y remitentes, describir sus características físicas y formales así como apuntar una tipología y clasificación temática y abordar la problemática que presenta su datación cronológica. Esta colección de esquelas ofrece una valiosa información acerca del empleo de este particular género epistolar en la España del último cuarto del siglo XVIII así como de algunas costumbres y convenciones sociales de la nobleza madrileña de la época en lo que a rituales de invitación y notificación se refiere.

Palabras clave
Esquelas, Impresos efímeros, I Duque de San Carlos, Colecciones epistolares

ABSTRACT
The Historical Library of the UCM contains a collection of printed short letter [o ceremonial card] that gathers in one factitious volume nearly five hundred printed notices, invitations and requests sent to the Duke of San Carlos (1722-1797). The purpose of this paper is to present this collection of printed ephemera, its recipient and sender, describing their physical and formal characteristics as well as pointing a typology and thematic classification and address the issues presented by their chronological dating. This collection of printed short letter [o ceremonial card] provides valuable information about the use of this particular epistolary genre in Spain in the last quarter of the eighteenth century as well as some social customs and conventions of the nobility of the time in Madrid as rituals of invitation and notification concerns.

Keywords
Printed ephemera, 1St Duke of San Carlos, Collections epistolary, Eighteenth century

La Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid custodia un singular conjunto documental constituido únicamente por pequeñas hojas impresas, esquelas, con notificaciones e invitaciones, todas ellas remitidas al I Duque de San Carlos, Fermín Francisco de Carvajal Vargas y Alarcón (1722-1797) y reunidas en un volumen facticio [BH FLL 21448]. La singularidad de esta colección viene dada tanto por el hecho de estar compuesta por esquelas impresas como por formar parte todas ellas de un conjunto epistolar constituido exclusivamente por este particular género de cartas. A finales de la Edad Moderna las esquelas fueron utilizadas para el envío de notificaciones, avisos, citas e invitaciones, y podían ser tanto manuscritas – conocidas entonces bajo el término de billetes – como impresas, en cuyo caso pasaban a denominarse esquelas, sin que entonces este término tuviera la acepción casi exclusivamente necrológica – como aviso de la muerte de una persona - que ha adquirido en la actualidad1.

Las esquelas de esta colección constituyen un ejemplo muy representativo de ephemera o impreso efímero2, ya que reúnen las notas más significativas que caracterizan a este tipo documental como son el carácter impreso, la tirada limitada y distribución específica - destinada a un número predeterminado de personas - y sobre todo porque nacieron sin intención de perdurar en el tiempo ya que ofrecen información con un interés y valor transitorio3. Así en el caso que nos ocupa estas esquelas contienen asuntos variados tales como invitaciones para asistir a bautizos, funerales, juramentos, procesiones, celebraciones religiosas, consagraciones de obispos, tomas de hábito en órdenes militares, reuniones de sociedades y fiestas; notificaciones de nombramientos, acuerdos matrimoniales y fallecimientos; y solicitudes de limosna de comunidades religiosas y suplicas para su intercesión en nombramientos de canonjías, capellanías, fiscalías, etc.

Estas esquelas a su vez constituyen un conjunto epistolar ya que todas ellas fueron remitidas al I Duque de San Carlos o a miembros de su familia por otros nobles y particulares, así como por sociedades, cofradías y congregaciones. Aunque ofrecen muy poca información sobre estos remitentes, dado el propósito con el que se enviaron y la brevedad de su contenido, si las consideramos como conjunto estas esquelas nos revelan la complicada red de relaciones sociales que gira en torno a una casa nobiliaria en la España de finales del Antiguo Régimen.

El objeto de este artículo es presentar esta singular colección de impresos efímeros de finales del siglo XVIII, describir sus características físicas y formales, apuntar una tipología y clasificación de los mismos y abordar la problemática que presenta su datación cronológica. Otros aspectos, en particular los relativos a la vida del Duque de San Carlos y la de los remitentes de las esquelas, serán tan sólo tratados en la medida en que nos ayuden a distinguir los diferentes tipos de esquelas y los motivos que llevaron a remitirlas, aspectos estos últimos que centrarán el interés de este artículo. Creemos que esta aproximación inicial a la descripción de este conjunto epistolar puede servir para que otros investigadores e historiadores tomen nuestro relevo y aborden su estudio desde otros puntos de vista.

El I Duque de San Carlos

En primer lugar conviene presentar brevemente a I Duque de San Carlos4, con objeto no solo de introducir al destinatario de toda esta correspondencia sino también para subrayar aquellos aspectos de su biografía de mayor interés para la comprensión de este conjunto epistolar y la determinación de su posible cobertura cronológica. Fermín Francisco de Carvajal Vargas y Alarcón nació en Quilpolemu, Concepción (Chile) y fue bautizado el día 20 de diciembre de 1722. Siendo joven se trasladó a Lima y en 1741 se casó con su prima y heredera de la línea primogénita de la familia, doña María Magdalena Ninfa Brun y Carvajal, IV Condesa del Castillejo, VIII Condesa del Puerto, IX Correo Mayor de las Indias, con la que tuvo 12 hijos. En 1751 viajó a Madrid para afianzar sus privilegios como Correo Mayor de las Indias cosa que conseguiría ya que Fernando VI no sólo se los confirmó sino que además le nombró coronel de caballería y le concedió el hábito de la Orden de Santiago a él, a su hermano y a sus hijos en 1757. En 1759 regresó a Lima aunque pronto estuvo de vuelta en Madrid ya que en 1764 el Reglamento provisional del Correo Marítimo de España a sus Indias Occidentales de 24 de agosto de 1764 resolvía incorporar todos los correos existentes a la Corona y formar una Junta Particular que dictaminara al respecto, junta que quedó constituida por Real Orden de 31 de diciembre de dicho año. Por Real Orden de 30 de agosto de 1767 Carlos III decidió incorporar definitivamente el oficio a la corona y la Junta Particular acordó un convenio con el Conde de Castillejo para resarcirle por la pérdida de su privilegio, acuerdo que se firmó en 1768. Ese mismo año el rey le concede la Grandeza de España honoraria por Real Cédula de 10 de octubre de 1768 así como el título de Correo Mayor de las Indias, título ya sólo honorífico que conservaron él y sus descendientes. En 1769 regresó a Lima pero retornó muy pronto a la Corte, en 1772, dónde se instaló ya de modo definitivo. El 21 de Abril de 1782 recibió el título de Duque de San Carlos y diez años después, el 21 de abril de 1792 la Grandeza de Primera Clase. En 1788 su hijo, el Conde de Castillejo, su nieto, el Conde del Puerto, y parte de su familia se trasladaron e instalaron definitivamente en la corte. En su última etapa en Madrid acumuló numerosos cargos y distinciones como Familiar del Santo Oficio de la Inquisición, Gran Cruz de Carlos III, Teniente General de los Reales Ejércitos en 1789, Gentilhombre de Cámara, con ejercicio, de Su Majestad el Rey Don Carlos III, etc. Falleció en la Madrid en 1796.

Los remitentes de este conjunto epistolar son numerosos y de origen variado, su estudio sistemático excede los límites y objeto de este artículo, aunque intentaremos esbozar algunos de los rasgos generales que los caracterizan, relativos sobre todo a su posición social, origen geográfico, genero o pertenencia a alguna asociación religiosa o civil, de tal manera que a su vez nos ayuden, más adelante, a caracterizar y diferenciar diferentes conjuntos de esquelas.

La mayoría de los remitentes pertenecen a la nobleza titulada5 y enviaron sus esquelas bien para informar al Duque de San Carlos sobre asuntos de su casa - ya fueran acuerdos matrimoniales o defunciones - o bien para invitarle a actos festivos o religiosos patrocinados por ellos, pero no es raro que las enviaran también como padrinos de otros nobles o de sus protegidos, lo que nos permite vislumbrar el destacado papel que tenía el jefe de una casa nobiliaria y la amplia clientela familiar y social que giraba en torno a ellos. El grado de relación de estos nobles con el Duque de San Carlos es más difícil de determinar dado el propósito y la poca información que ofrecen las esquelas6, aunque sabemos que algunos eran familiares directos suyos como su primo el Conde de Montesclaros7, mientras que otros como los Duques de Arenberg, Condes de Santa Coloma, o Condes de Cifuentes tenían relación de parentesco con el Duque de San Carlos por el matrimonio de sus hijos8, al igual que otras familias nobiliarias como la de los Condes de Altamira, Marqueses de Villafranca, o Marqueses de Guadalcazar que habían emparentado con sus ascendientes de la línea primogénita9. En otros casos nos encontramos con nobles que comparten origen indiano con el Duque de San Carlos, como el Marques de Valdelirios10. No todos los remitentes pertenecen a la alta nobleza, en este conjunto también están presentes miembros de la baja nobleza, del ejército y del clero o funcionarios de diferentes administraciones que se dirigieron al Duque de San Carlos para solicitar su recomendación para diferentes puestos.

Aunque la mayoría de las esquelas fueron remitidas por hombres también se encuentran en esta colección algunas enviadas por mujeres, tanto al Duque de San Carlos y a sus hijas o directamente a mujeres de la familia como Catalina Carvajal, prueba de que este tipo de impresos eran de uso indistinto, aunque en este último caso, cuando se enviaban entre mujeres, las fórmulas y formatos utilizados sean diferentes, como veremos más adelante.

Por último queremos subrayar el destacado papel que en todo este conjunto epistolar tienen también algunas cofradías, hermandades, órdenes militares y sociedades de la época, asociaciones en las que desenvolvía un parte importante de la vida religiosa, política y cultural en aquella época. En ella nos encontramos tanto con congregaciones y órdenes militares de corte tradicional, propias de una sociedad estamental, como con sociedades creadas al amparo de las nuevas ideas ilustradas. Entre las primeras están la Orden de Santiago y la Ilustre Congregación de San Pedro Mártir de Señores Inquisidores y Ministros del Santo Oficio, organizaciones elitistas en las que solamente tenían cabida aquellos que demostraran su limpieza de sangre. La Congregación de San Pedro Mártir, denominada también como Cofradía o Hermandad, reunía a todos más destacados funcionarios inquisitoriales. Entre las sociedades creadas al amparo de las ideas ilustradas aparece la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País de Madrid, creada en 1775 que representa las nuevas formas de sociabilidad de la época nacidas en el marco de las ideas de la Ilustración. Surgidas en los círculos culturales como organismos no estatales, tenían como fin promover el desarrollo económico. Contaban con licencia real para constituirse y reunirse, y en su fundación intervinieron los sectores más dinámicos de la sociedad: importantes figuras de la nobleza y numerosos cargos públicos, de la Iglesia, y del mundo de los negocios, reuniendo a personas de distintas clases sociales11.



Características físicas y formales

A continuación nos centraremos en la descripción y análisis de algunos aspectos físicos y formales que presentan las esquelas de esta colección. Para lograr una mayor comprensión de los mismos nos ha parecido oportuno acudir también al estudio de algunos manuales epistolares del siglo XVIII para proceder no sólo al cotejo de las fórmulas más comunes presentes en las esquelas de nuestra colección con los modelos propuestos por los estos manuales sino también para obtener alguna información adicional sobre el uso y la práctica de este género epistolar.

La colección de esquelas está reunida un volumen facticio que todavía conserva la encuadernación original de principios del siglo XIX en pergamino12, que lleva en el lomo el titulillo “Papeles varios, CXIV”. No sabemos si este número corresponde a una secuencia de su archivo personal ya que es el único volumen conservado en la Biblioteca Histórica con documentación relacionada con el I Duque de San Carlos. Las esquelas no presentan ningún orden en su colocación, aunque, no obstante, se puede apreciar cierta agrupación temática, nada rigurosa, puesto que notificaciones o invitaciones relativas a un mismo hecho o acontecimiento aparecen separadas13.

La colección reúne un total de 473 esquelas impresas que presentan un aspecto físico muy similar, ya que su producción respondía, como veremos, a unos modelos en cierta manera normalizados. La mayoría tienen un tamaño de cuartilla14 y manifiestan todavía la existencia de un pliegue original en su parte central, en sentido vertical, con el texto impreso en la parte derecha del recto de la hoja. La parte izquierda del recto y el verso de la hoja siempre aparecen en blanco, de tal manera que cuando se plegaban las hojas la parte del texto quedaba expuesto en la parte externa de la esquela. [Fig. 1]




Fig. 1. Impreso núm. 33.

Otro formato, algunas veces de tamaño superior, de medio pliego, pero mucho menos frecuente, tiene el pliegue en sentido horizontal con el texto en la parte inferior del recto de la hoja, el resto en blanco. Este segundo modelo lo utilizaban las esquelas remitidas por señoras, aunque también lo ostentan las invitaciones a fiestas, y excepcionalmente alguna invitación a otro tipo de actos. Algunas esquelas de méritos para solicitar puestos vacantes, que incluyen el breve currículum del solicitante, alcanzan una extensión mayor, a lo sumo, dos hojas.

Como se trata de impresos que se utilizaban para ser enviados a un determinado número de personas, presentan anotaciones



manuscritas con el nombre del destinatario, en este caso el de Fermín Francisco de Carvajal, "Al Exmo. Sr. Duque de San Carlos", "Al Exmo. Sr. Duque de San Carlos y Señoritos" o expresión similar, casi siempre en el margen inferior derecho y su dirección en Madrid "A las Siete Chimeneas", “Calle de las Infantas” en el margen superior izquierdo del recto de las hojas15. Algunas van remitidas a otros miembros de la familia y así nos encontramos con varias invitaciones dirigidas al Conde de Castillejo y al Conde del Puerto, títulos que ostentaban el primogénito del Duque y su nieto además de otras a su hija Catalina Carvajal, una a su hijo el Conde de la Unión16 y otra al Marqués de Lara, su hijo político17, todas a la misma dirección. En ocasiones se conservan dos invitaciones idénticas, una enviada al padre y otra al hijo o hija. Otras esquelas fueron enviadas a nombre del personal de servicio “Señor Mayordomo y demas Compañeros de la Casa del Ex.mo S.or Duque de S.n Carlos18. Las esquelas que mencionan expresamente el acto de la visita no presentan lógicamente este tipo de inscripciones, ya que debieron de entregarse en mano, al igual que las que envió el propio Duque de San Carlos y de las que se conservan algunos ejemplares en el volumen facticio19. Los impresos también suelen presentar espacios en blanco en algunas partes del texto para ser rellenados a mano, por ejemplo para indicar la fecha y la hora de celebración de un evento o para distinguir el tratamiento de cortesía debido a cada uno de los destinatarios de la misiva.

La forma y tamaño de la tipografía varía ostensiblemente de unas esquelas a otras - lo que permite deducir que existían numerosas imprentas dedicadas a la producción de estos pequeños documentos - y su edición estaba en cierta medida normalizada de acuerdo a unas fórmulas establecidas por el uso y la costumbre ya que como señala Antonio Marqués y Espejo “basta al que las necesita decir su asunto y nombres al que ha de imprimirlas, que esta práctico en ponerlas20. Ninguna conserva pie de imprenta.



Desde un punto de vista formal, las esquelas presentan el símbolo de la cruz, a la que sigue el cuerpo del texto propiamente dicho, muy breve, en torno a las 50 palabras, que se inspiran o copia literalmente – en la mayoría de los casos - las fórmulas establecidas en los diferentes manuales epistolares de la época. Aunque se editaron varios a lo largo del siglo XVIII21, sin duda el que tuvo más éxito fue el “Nuevo estilo, y formulario de escrivir cartas misivas, y responder a ellas, en todo generos, y especies de correspondencia à lo moderno” que conoció, entre 1701 y 1804, más de veinticuatro ediciones22. Este manual recoge una antología de cartas agrupadas bajo diferentes asuntos epistolares que reflejan los usos sociales de la carta a finales del siglo XVII: cartas de pascuas, de participación de casamientos y nacimientos, de pésame, de enhorabuena por distintos empleos, noticias de llegada, cartas de recomendación, cartas petitorias sobre diferentes materias, cartas de gracias y papeles amorosos. En las primeras ediciones de este manual no se mencionan las esquelas23, pero, al


Fig. 2 BH FLL 15263

menos a partir de 1747, aparecen fórmulas para este tipo de cartas en un apartado especial dedicado a Forma, y modo de hacer Membretes, Esquelas, ò Memoriales assi impresos, como manuscritos, para todo genero de pretensiones, ò convites donde se incluyen ejemplos de formulas Para despedida. Para jurar empleos. Para otras pretensiones. Para combite en función de comida. Para festines, ò funciones de diversión. Para Missa Nueva. Para profesion de Monja. Para combite de Procesiones. Para pedir limosnas y hacer fiesta à alguna Imagen de Christo ù de la Virgen, Santo ò Santa. Para Entierros en publico, ò en secreto. Para Novenarios de Difuntos. Para honras de los dichos. Para Cabo de Año de los dichos. Y de estos mismos se pueden hacer para todo quanto se quiera.

Muchas de estas fórmulas se copian literalmente en las esquelas de nuestra colección. Como señala Gabriel Sánchez, la larga vida editorial de esta obra “hizo de esta antología de modelos artificiales una colección de fósiles vivientes” y “un manual epistolar anacrónico”24 lo que propició que la obra sufriera modificaciones importantes con objeto de modernizarla en la última década del siglo XVIII, y así con el título Nuevo estilo y formulario de escribir cartas misivas y responder a ellas en todos géneros de correspondencia reformado según el estilo moderno y añadido en esta última edición por Don J. Antonio D. y Begas y bajo la edición de este autor25, recibió la incorporación de nuevos conjuntos de cartas y fórmulas para esquelas en las que se puede observar como el uso y la práctica del envío de las últimas se había extendido respecto a las ediciones precedentes ya que se citan mas modelos y bajo más situaciones, además de considerar como modelos para esquelas formulas que antes no se consideraban bajo este género epistolar26. En esta obra los formularios para esquelas ya no se sólo agrupan bajo un epígrafe, se reparten por toda la obra según los diferentes asuntos que permiten enviar esquelas; los que se citan son los siguientes: “Formula de Esquelas para la participación de matrimonios, para señores, … Para señoras … Esquelas de participación de Nacimiento… ; Esquelas para participar el fallecimiento de un Señor o Señora … ; Formula de esquelas para convites de Entierros, Misas de Novenario, y de Cabo de Año…, Formulas de esquelas de relaciones de méritos, para pretensiones…; y un apartado final que incluye: “Esquelas de Señoras para participación de empleos…, Para participación de haber mudado de casa…, Papeles para despedirse…, Para tomar venia para jurar Plaza o empleo…, Para convite de celebrar primera Misa…, Para convite de Profesión de Monja… , Para convite de procesiones, y Rosarios…, Para pedir limosna; para hacer fiesta a alguna imagen”.

A principios del siglo XIX, en 1803 salió a la luz “Retórica epistolar ó Arte nuevo de escribir todo género de cartas misivas y familiares: con exemplos de los autores mas celebres, extrangeros y nacionales” de Antonio Marqués y Espejo que aunque mantiene parecida organización al Nuevo estilo y formulario de escribir cartas misivas supuso una renovación ya que presenta modelos de autores reconocidos27. Esta obra, aunque es posterior en fecha a las esquelas que nos ocupan, confirma los nuevos formularios para la redacción de esquelas que ya aparecían en las últimas ediciones de Nuevo estilo y formulario…, modelos y situaciones epistolares que, como veremos en el apartado siguiente, se acercan bastante a los de esta colección de esquelas28.

Sobre el uso y práctica del envío de esquelas apenas se dan indicaciones en los manuales epistolares de la época, salvo algunas superficiales anotaciones sobre la etiqueta y cortesía que se debía seguir en el tratamiento de los destinatarios en los apéndices dedicados a los Sobrescritos. En las reediciones de finales del siglo XVIII de Nuevo estilo y formulario de escribir cartas misivas se indican las distintas formas de las esquelas según el género de los remitentes: “Para Señores estas esquelas (por lo regular) son impresas, y dispuestas a lo largo de la cuartilla de papel, en distinto modo que las señoras29 y “Las esquelas o avisos que dan las Señoras de los casamientos de sus hijos, hijas, hermanas, primos, etc., son (por lo general) en medio pliego, impresas en cuartilla dexando la mitad a la espalda dobladas por la cabeza al contrario que las esquelas regulares, por ser este último estilo usado aún entre las Señoras de primera clase”30 Tan sólo el manual de Antonio Marqués y Espejo Retórica epistolar ó Arte nuevo de escribir todo género de cartas misivas y familiares ofrece unas breves indicaciones sobre su uso y diferencia con los billetes: "Destacando en todo la posible claridad para ser entendido de nuestros lectores, clasificarémos las esquelas en dos únicas especies. La primera contendrá las manuscritas, que suelen tambien llamarse billetes; y estos son unos pequeños escritos que solo pueden usarse entre personas de una amistosa familiaridad; ó por los superiores, respecto de sus subalternos é inferiores. Los argumentos ó asuntos de que suelen formarse, son siempre de corta entidad, y de poca importancia: tales, como unos breves avisos, citas, preguntas, cumplimientos amistosos, y otras prevenciones, de que pondremos aqui varias fórmulas , ó ejemplos en los artículos siguientes. La segunda especie de esquelas está reducida á las que corresponden á la imprenta, por un uso establecido por la rigurosa etiqueta31. De los ejemplos de fórmulas que incluye se deduce que los billetes manuscritos se empleaban para asuntos más informales y citas personales, en cambio las esquelas se utilizaban para enviar invitaciones o anunciar diferentes asuntos familiares o profesionales a un círculo social más amplio y numeroso, de ahí su carácter impreso.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje