Página principal

Un saludo cordial, espero que esta guia de estudio sea útil y de provecho, lean y el lunes haremos un taller para que de este manera sea mas entendida y comprendida


Descargar 65.5 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño65.5 Kb.
UN SALUDO CORDIAL, ESPERO QUE ESTA GUIA DE ESTUDIO SEA ÚTIL Y DE PROVECHO, LEAN Y EL LUNES HAREMOS UN TALLER PARA QUE DE ESTE MANERA SEA MAS ENTENDIDA Y COMPRENDIDA.

ESTA EN UNA PRIMERA GUIA AL CONCLUIR LES ENVIARES LA SEGUNDA GUIA, LA MATERIA ES LARGA Y HAY QUE IR POCO A POCO ES BUENO QUE SE INTEGREN TODOS.

EL DOCENTE: CNEL. MORENO JUAREZ ALONSO

1. DEFINICION DE GUERRA

La guerra es un acto de violencia encaminada a forzar al adversario a someterse a nuestra voluntad.


2. PROPÓSITO.

Alcanzar la victoria completa, y con ella una paz beneficiosa, en que se obligue al enemigo a reconocer los derechos atropellados y satisfacer daños y perjuicios.

La destrucción del Ejército enemigo es el fin principal; la ocupación o destrucción de lo que puede servirle es secundario. Por destruir al enemigo no debe interpretarse exterminarlo o aniquilarlo materialmente sino poner fuera de combate, quebrantar, paralizar, anular, inutilizar sus fuerzas combatientes. Por eso, aunque el Derecho de Gentes autoriza la destrucción, reprueba todo medio que no conduzca directamente al fin de la guerra: como la matanza inútil, el estrago y la ruina de objetos que no sirven de utilidad inmediata al adversario.
3. CAUSAS DE LA GUERRA.

Hechos o impulsos que originan los conflictos armados, con razón o sin ella.

Suelen clasificarse en aparentes, si no son las efectivas, las publicadas o aducidas; reales si concuerdan las manifestadas con las determinantes; lejanas si son de índole indirecta o causa de la causa; e inmediatas, las reciente en el tiempo y próximas en el espacio. Como base de la acción emprendida.
4. CLASIFICACION DE LAS CAUSAS SEGÚN JOMINI.

a. Reivindicar derechos o defenderlos.

b. Satisfacer grandes intereses públicos.

c. Sostener vecinos necesarios para la Seguridad del Estado, o del equilibrio

Político Internacional.

d. Cumplir con las estipulaciones de alianzas, sean ofensivas o defensivas.

e. Propagar doctrinas, reprimirlas o defenderlas.

f. Extender la influencia o el poderío por medio de adquisiciones necesarias para la vida de la nación.

g. Salvar la independencia Nacional amenazada.

h. Vengar un ultraje.

i. Dar satisfacción al Espíritu de conquista y al de invasión.


5. ORIGEN Y EVOLUCION.

a. Aparición y cronología de la guerra.

Durante las eras Paleolítica y Neolítica, ya los hombres combatían entre sí, sin

embargo, la guerra no aparece sino cuando se establecen las colectividades

políticamente organizadas. El fenómeno, desde sus orígenes, fue el principal

acicate de la tecnología y a al guerra se debe principalmente la evolución en el

empleo de metales, con el estímulo de la fabricación de armas de cobre y bronce, aunque por aquella época se continuaron usando las piedras en la agricultura.

Las exigencias de bélicas adaptaron luego la rueda al antiguo carro de combate, que con el tiempo vino a convertirse en importante factor de progreso en variados aspectos. Finalmente la guerra entre sus efectos negativos, contribuyó al mantenimiento de la esclavitud, cuando en vez de matar al enemigo vencido, podía el vencedor utilizarlo para el trabajo, obteniendo así un mayor beneficio.

En la llanura de la Mesopotámica se sucedieron invasiones y conquistas por más de 3.000 años.

Los Estados autónomos perduraron cerca de mil años, hasta el 2.500 A.C.. Las sucesivas guerras sumerias cesaron temporalmente en el siglo XXIV antes de la era cristiana, cuando apareció el Gran Conquistador Sargon de Akkad, creador del Gran Imperio Sárgonida, el primero en su género de que se tenga

noticias. El Imperio Sárgonida tuvo su ocaso en el año 2.000 A.C..

b. Egipto. Fue la primera nación unificada, surgiendo ya el Ejército de los Faraones, cual fuerza regular organizada para la conquista y la defensa del país. Las fuerzas egipcias fueron conducidas hasta el río Tigris en doce campañas por Thutmosis III, en el siglo XV antes de la era cristiana.

c. El Imperio Asirio. Fue un verdadero Estado – Militar, disponía de un Ejército organizado para enfrentar las periódicas invasiones de las tribus montañesas y expandir el Imperio, fuerza que después se convirtió en uno de los más temibles instrumentos de guerra que ha conocido la humanidad.

Sus soldados fueron los primeros en emplear la caballería y carros de combate,

así como elementos de sitio para capturar ciudades.

d. Los Persas. Desde el año 539 A.C., en que derrota a los babilonios, Ciro organiza y expande su imperio batiendo sucesivamente a los ejércitos de Asia menor: Persas, Griegos, Romanos, Árabes y Turcos. Se sucedieron en conflictos armados donde los ejércitos de los imperios o estados fueron tecnificándose cada vez más. La organización militar era parte fundamental y razón misma de existencia de aquellos pueblos.

e. Grecia. Del año 500 al 146 A.C. su historia está llena de campañas militares y varias de sus ciudades – estado como Esparta, eran en esencia potencias guerreras.

Entre ellos mismos, la lucha estaba regida por reglas fijas, siendo inclementes

hacia los pueblo considerados Bárbaros.

f. Roma. Desde el año 390 A.C. hasta el 410, año de la invasión con la que Alaríco consiguió dominar la mayor parte del mundo conocido para ese entonces, Roma libró numerosas campañas militares que concluyeron por dar un nuevo concepto de ley y orden a ese Imperio Mundial, desarrollando también la idea de un Imperio Universal.

Bajo este ambiente nació el cristianismo, con su doctrina de humildad, amor y

rechazo de la violencia. En su concepción, combinó las ideas de los étnicos y

hebreos en un fe en la hermandad del hombre y en la paternidad de Dios,

filosofía que posteriormente, si bien fue impotente para impedir la guerra, en

gran medida contribuyó a humanizarla.

g. Edad Media. (410 – 1.500).

La caída de Roma en el siglo V, trajo un interminable período de guerras. La

misma Iglesia Cristiana organizó campañas y sobrevienen “Las Cruzadas”.

Posteriormente, la Guerra de Sucesión Española. La Guerra de los Treinta

Años y otros conflictos que marcaron distintas etapas de la historia.


h. En el mundo contemporáneo.

De las campañas napoleónicas hasta las dos últimas guerras mundiales, el

fenómeno bélico se mantuvo latente y el hombre se mostró impotente para

impedirlo.

Vemos pues que la lucha armada se manifestó desde los comienzos de la

civilización para recorrer todos los ciclos históricos de la humanidad. Los

pueblos, estados, imperios y naciones, para supervivir o lograr la hegemonía,

recurrieron casi siempre a sus fuerzas y medios, buscando las mejores

condiciones para confrontar las crisis armadas.
6. FORMAS DE GUERRA.

a. Guerra Regular.

Es la conducida según normas internacionales aceptadas en tratados o

practicadas con humanidad.

b. Guerra Irregular.

Tácticamente la que se aparta de las enseñanza doctrinales y prácticas más

seguidas en el campo de batalla, con tendencia a la acción ocasional y fragmentaria. Sus variedades principales se muestran en la guerra colonial y

en la guerrilla.

c. Guerra Atómica.

Las que libran adversarios que disponen de armas atómicas.


7. TIPOS DE GUERRA.

a. Guerra Biológica.

Lucha que se propone el exterminio del enemigo de modo que no sea contundente ni de apariencia violenta. A tal genero corresponden las enfermedades o microbios y los medios tendientes a privar al contrario de los

medios de subsistencia, por destrucción de la vida animal y vegetal.

b. Guerra Civil.

Rompimiento de la Paz, recurso de la violencia continua y sistemática entre

dos grupos de ciudadanos de un mismo país, que rigen porciones distintas de

su territorio, con intento de dominio total de uno sobre el otro (a diferencia del

separatismo) y con cierta igualdad de trato en caso de victoria.

Entre motín, insurrección, rebelión y guerra civil, se establecen diferencias de

matiz ascendente. El primero se limita a una localidad con pretensiones circunscritas a una reforma de disposiciones, a protestar contra alguna medida

y a exigir la deposición de una autoridad no grata. La insurrección se caracteriza como el alzamiento de las Fuerzas Armadas contra el gobierno o algunas de sus leyes o decretos. La Rebelión se ciñe a esta protesta armada en algunas ciudades o pueblos. La Guerra Civil impone una extensión nacional,

la formación de dos bandos y operaciones continuas, mas o menos armónicas.

C. Guerra Fría.

Una de las más singulares especies de lucha, pues no es sangrienta y se lleva a cabo por lo general durante la paz, cuando las hostilidades no se han roto, pero los adversarios se acometen verbalmente y se miran con recelo.

8. DEFINICIONES DE TACTICA Y ESTRATEGIA.

a. Estrategia.

Es todo lo que se refiere a la concepción, preparación y dirección de las batallas que se plantean y desarrollan con la finalidad de lograr determinados objetivos.

b. Estrategia Militar.

Tiene un campo de acción de relativa autonomía, a pesar de depender enormemente de los campos político, económico y psicosocial. Tiene como instrumento de acción a las Fuerzas Armadas; se basa en medios, tiempo y espacio. Los medios son los elementos operacionales; el espacio es el campo de acción; el tiempo consiste en anticiparse al adversario. La Estrategia es para

un período y espacio casi siempre amplios; la táctica para un local y tiempo restringido.

c. La Táctica.

Esta subordinada a la estrategia. Esta trata de concepción y de la conducta en

el conjunto de las operaciones; la táctica se incumbe a la aplicación de las fuerzas en un local, significa una forma de ejecución de una lucha con métodos

apropiados, los procedimientos dinámicos del combate. Los medios que constituyen una parcela son tácticos, o mejor, cada parcela es una fuerza táctica; sus efectos son buscados en el conjunto estratégico. El éxito estratégico reposa en el éxito táctico, de algunas parcelas o de muchas, especialmente de las vitales y principales. La táctica precisa adaptarse a las tareas y posibilidades de la estrategia.


SECCION “B” PRINCIPIOS DE LA GUERRA
1. PRINCIPIOS DE LA GUERRA.

En la medida que se estudian los principios de la guerra, queda claro que estos son proposiciones o abstracciones, y aún cuando ellos son verdades fundamentales, su aplicación no tiene el mismo sentido que cualquier ley científica con un campo limitado. Es mas, ellos son la síntesis de siglos de experiencia. La aplicación ingeniosa de estos principios requiere un estudio de la historia de su evolución a través de cambios dinámicos en la organización, las armas, equipamiento, movilidad y técnicas. En este orden de ideas, el simple conocimiento y comprensión de los principios de la guerra no proporcionará la solución a cada problema de guerra. Los elementos humanos valor, moral, disciplina y liderazgo tienen una relación directa con el resultado de cualquier operación y son tan vitales al éxito, que merecen una constante observación, profundo criterio y sentido común, son las claves para la aplicación exitosa de los principios de la guerra.


Los principios de la guerra son:

a. Objetivo.

Es considerado el principio fundamental. Si un Ejército ha de tener éxito todos los esfuerzos deben estar dirigidos hacia una meta decisiva y obtenible. En términos generales el objetivo de un Ejército es la destrucción del enemigo o de su voluntad para combatir. Dependiendo del nivel de comando, el objetivo puede ser expresado como una unidad enemiga en particular o más generalmente como la destrucción del enemigo en una zona. En muchos casos

se asignan objetivos en el terreno. El objeto es sin embargo garantizar la destrucción del enemigo o lograr ventajas tácticas.

La nación, las Fuerzas Armadas y cada uno de sus elementos, hasta el escalón

más bajo, deben poseer sus propios objetivos. Pero en el análisis final cada objetivo debe contribuir al objetivo nacional. La selección del mejor objetivo es quizás lo más difícil en la toma de una decisión.

b. Ofensiva.

El principio de la ofensiva abarca: obtener, conservar y explotar la iniciativa para atacar, garantizar, o mantener la iniciativa para preservar la libertad de acción e imponer nuestra voluntad al enemigo. La gran ventaja de la acción ofensiva es la iniciativa la cual permite la selección de los objetivos y lugares, tiempo y medios para cumplir la misión. Únicamente mediante una acción ofensiva permanente puede obtenerse una decisión militar clara.

El principio de la ofensiva es y debe ser aplicado inclusive mediante la conducción agresiva de la defensa.

c. Simplicidad.

La simplicidad es una cualidad o estado que implica ser claro y sencillo, y es esencial si los planes van a ser ejecutados en forma efectiva. La simplicidad se logra mediante la preparación y emisión de planes sencillos y claros, ordenes concisas que facilitan la correcta comprensión y la ejecución descentralizada.



d. Masa.

Es la concepción de un poder de combate superior en el lugar decisivo y en el momento op0rtuno. El poder de combate contempla algo más que fuerza – hombre, más bien es una combinación de varias funciones, es decir, Inteligencia, Comando y Control, Apoyo de Servicios para el Combate y Operaciones Tácticas. Bajo este concepto existen cuatro características a ser examinadas, estas son:

La Movilidad: Capacidad de una unidad que le permite moverse de un sitio a otro, manteniendo su habilidad para cumplir su misión fundamental;

Poder de Fuego: Capacidad de una fuerza militar para disparar fuegos; Adaptabilidad: Capacidad de la fuerza de combate para comunicarse internamente y externamente, y reaccionar a los comandos y controles ejecutados por el Comandante;

Capacidad de Operar Sostenidamente: Habilidad de la fuerza para conservar, mantener y recuperar sus recursos de combate. Además el término “Poder de Combate” incluye esos aspectos intangibles del Comando tales como Espíritu, Moral, Valor y Determinación.

e. Economía de Fuerzas.

Este principio, sostiene que todas las ubicaciones de las fuerzas disponibles deben responder a la necesidad que tienen todos los comandantes de disponer

de recursos suficientes bajo su control, para lograr las misiones asignadas.

Como corolario, el principio tiene como fuerza fundamental que sean utilizados todos los recursos, es decir no desperdiciar nada.



f. Maniobra.

Maniobra es la colocación de fuerzas y fuego para obtener una posición ventajosa con respecto al enemigo. Proporciona la necesaria masificación del Poder de Combate en el lugar y tiempo decisivo para lograr la destrucción del enemigo.



g. Unidad de Comando.

Este principio exige que para cada tarea exista un esfuerzo unido bajo la responsabilidad de un Comandante. Visualizar la coordinación de acciones hacia una meta común.



h. Seguridad.

El principio de seguridad sostiene la preservación de la sorpresa. A través de la seguridad se mantiene la libertad de acción mediante un estado de apresto continuo y calculado incluyendo el uso de fuerzas esenciales de seguridad, formaciones apropiadas, y disposiciones, así como inteligencia efectiva y procedimientos de contrainteligencia. Cada escalón debe estar involucrado en las medidas de seguridad.



i. Sorpresa.

El principio de la sorpresa implica golpear al enemigo en el momento, lugar menos esperado y de una manera para la cual no esté preparado. Las medidas

de seguridad en la manipulación de los planes, ocultamiento de los movimientos y puntos fuertes, fintas y demostraciones, y la rapidez de los movimientos contribuyen a la sorpresa en igual medida que la creatividad y el arrojo.
FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES TACTICAS.
1, GENERALIDADES.

a. El empleo efectivo de las Fuerzas de Combate en operaciones tácticas puede ser optimizado mediante el uso de ciertos fundamentos que se aplican normalmente a todos los tipos de operaciones tácticas.

b. Los fundamentos de las operaciones tácticas son reglas originadas en la doctrina, organización y estado del arte de la guerra, las cuales permiten la

aplicación de los principios de la guerra a las misiones tácticas.

c. Estos fundamentos ayudan a los comandantes y oficiales de Estado y Plana

Mayor en la Apreciación de la Situación en todas las etapas de planeamiento

táctico y ejecución de las operaciones.
2. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES TACTICAS.

Los fundamentos de las operaciones tácticas son los siguientes:

a. Empleo eficiente del soldado.

El éxito del combate depende en esencia de la inteligencia, valor, idoneidad profesional y resistencia del soldado por ser el elemento decisivo en el combate.

Mantenerle su moral y proporcionarle adiestramiento y apoyo adecuado son

responsabilidades definidas de la conducción.

b. Planeamiento cuidadoso y ejecución rápida y agresiva.

(1) Para obtener el éxito de las operaciones tácticas se requiere un planeamiento cuidadoso y detallado enmarcado en las limitaciones del tiempo que impone la situación. Los comandantes deben asegurarse que las acciones de las unidades subordinadas estén coordinadas y contribuyan al logro de los objetivos mediante la asignación de misiones, medios e imposición de los controles necesarios.

(2) Para obtener el mayor provecho de la flexibilidad inherente de las fuerzas de armas combinadas es esencial la rapidez en la toma de decisiones como en el planeamiento. Las ordenes tipo misiones orales, son utilizadas frecuentemente. Se fomenta la mayor libertad de acción, lo que contribuye al logro de una ejecución agresiva y rápida, y permite a los subordinados reaccionar rápidamente a los cambios de situación.

c. Use el ambiente operacional en forma ventajosa.

(1) Los comandantes deben aprovechar cualquier ventaja que ofrezca el terreno, las condiciones meteorológicas, el espacio aéreo y el tiempo.

(2) El terreno es un factor importante en la aplicación del poder de combate; ofrece oportunidades para emplear eficazmente las armas, proporciona líneas de comunicaciones que son esenciales para la maniobra y el apoyo de esta, y proporciona direcciones de aproximación las cuales facilitan la aplicación del poder de combate mediante la movilidad y la maniobra.

d. Utilizar combinación de armas – fuerzas de apoyo mutuo.

(1) El poder de combate es obtenido mediante el despliegue adecuado de fuerzas de armas combinadas altamente móviles, capaces de reaccionar rápidamente. Las características especiales de cada tipo de unidad, son aprovechadas con el fin de contribuir con el éxito de la fuerza. La reacción rápida de la fuerza se logra estableciendo apropiadas relaciones de comando, manteniendo las comunicaciones y usando las medidas de coordinación y control.

(2) La adecuada comunicación de la Infantería y el Blindado con apoyo apropiado, normalmente hace más efectiva a la fuerza de maniobra.

Cuando se empleen los elementos de fuerzas de armas combinadas separadamente, tal separación estará limitada por el tiempo o la distancia dentro de los cuales el apoyo mutuo sea posible.

e. Aumentar la flexibilidad.

(1) La interacción de los eventos y condiciones en el campo de batalla moderno hacen necesario que las unidades se adapten rápidamente a la situación existente o a las condiciones significativas que se puedan desarrollar. Esto se logra manteniendo la flexibilidad.

(2) La flexibilidad engloba la totalidad del espectro de actividades militares, incluyendo la adaptación de las tácticas y recursos a las condiciones especiales que puedan existir. Suficiente flexibilidad en la organización, recursos y medios disponibles es retenida para reaccionar y para obtener o retener la iniciativa.

(3) Para aumentar la flexibilidad se requieren planes detallados bien concebidos, aspecto que se verifica en la organización de las fuerzas para el combate y el dispositivo de estas. Basándose en la situación enemiga, las condiciones meteorológicas, el terreno y nuestros propios recursos, organizamos agrupaciones tácticas temporales con las cuales poder cumplir la misión. La flexibilidad es complementada por medio de comunicaciones eficientes, movilidad. Formaciones apropiadas y retención de una reserva adecuada.

f. Explotar la movilidad.

La movilidad incrementa la capacidad de emplear la maniobra y aumentar su efecto. La sorpresa es obtenida a través de la movilidad, la movilidad es deseable para reducir la vulnerabilidad, facilitar el control de extensas áreas de responsabilidad, proporcionar apoyo mutuo, conservar la libertad de acción, y explotar los efectos de los fuegos nucleares. La maximización de nuestra movilidad y la minimización de la del enemigo es fundamental para alcanzar el poder de combate decisivo.

g. Reducir la vulnerabilidad.

(1) La vulnerabilidad es la susceptibilidad que tiene una fuerza de sufrir daños por la acción del enemigo. La movilidad y la acción ofensiva son medios efectivos para reducir la vulnerabilidad.

(2) Las medidas de seguridad también reducen la vulnerabilidad ya que con ellas mantenemos la integridad de la fuerza e impedimos que el enemigo interfiera inesperadamente nuestras acciones. Un ataque agresivo normalmente proporciona cierto grado de seguridad.

(3) Otros medios para reducir la vulnerabilidad lo constituyen, la rapidez para reaccionar a una amenaza y el empleo apropiado del engaño táctico, dispersión, cobertura y abrigo, contramedidas electrónicas, medios de defensa aérea y fuegos de contrabatería.

(4) Las medidas que se toman para reducir la vulnerabilidad a una forma de ataque pueden aumentar la vulnerabilidad a otra.

h. Generar el máximo poder de combate.

(1) El poder de combate es una combinación de los medios físicos disponibles al comandante y la fuerza intangible de su acción de comando. Las unidades de fuego y de maniobra son los medios físicos con que cuenta, los medios intangibles comprenden, liderazgo, competencia profesional y la preparación de las fuerzas para el combate. El poder de combate es importante en operaciones activas en relación con el poder de combate de las fuerzas oponentes. El comandante procura generar el máximo de poder de combate con los medios disponibles.

(2) El poder de combate relativo de fuerzas oponentes no necesita ser directamente proporcional a su fuerza numérica, por lo tanto cuando fuerzas hostiles sean superiores, el comandante examinará todos los aspectos de la situación para determinar cuanto poder de combate mayor que el del enemigo puede ser creado.

(3) El poder de combate tiene una gran importancia en la iniciativa del comandante y su habilidad para combinar los medios disponibles de forma más eficaz en una situación determinada. Se deben desarrollar y explotar las técnicas más efectivas para el empleo del potencial humano y las armas modernas disponibles. La aplicación de un poder de combate inesperado es un factor importante que contribuye a la sorpresa.

i. Ejecutar reconocimientos continuos.

(1) El reconocimiento es una responsabilidad permanente de cada comandante y de cada soldado. Un reconocimiento activo proporciona información que aumenta la oportunidad de descubrir deficiencias existentes en el enemigo, y también proporciona alerta anticipada sobre el uso de contramedidas por parte del enemigo, las condiciones meteorológicas, el terreno y otros factores del medio ambiente del área de operaciones.

(2) Las operaciones de seguridad y reconocimiento se complementan mutuamente y no pueden ser separadas. Un reconocimiento aéreo y terrestre eficaz proporciona cierto grado de seguridad y una fuerza de seguridad proporciona información del enemigo y del área de operaciones.

j. Proporcionar un Apoyo de Servicio para el Combate adecuado y oportuno.

El Apoyo de Servicio para el Combate adecuado y oportuno es esencial para lograr el éxito de cualquier misión táctica. El planeamiento logístico detallado que incluya abastecimiento adecuado, servicio médico y mantenimiento coincide con el planeamiento táctico y debe preceder a la operación. Durante la

ejecución de las operaciones deben mantenerse apreciaciones continuas de personal, logística y asuntos civiles, y se deben ejecutar los planes para preservar la capacidad combativa de las fuerzas.

CAPITULO II

OPERACIONES OFENSIVAS.
1. LA OFENSIVA.

Los resultados decisivos de la guerra se obtienen mediante acciones ofensivas en la cuales el comandante ejerce su iniciativa e intenta imponer su voluntad al enemigo.

La esencia de la ofensiva es la voluntad del atacante para vencer. Esta es una

responsabilidad de comando y debe ser inculcada a cada soldado.

Se ha establecido que el objetivo es el principio que guía a la guerra. De allí se deriva que el objetivo final de las operaciones ofensivas es lograr la destrucción del enemigo y/o su voluntad de combate.

Este último propósito no debe olvidarse nunca en los detalles del planeamiento

táctico para las operaciones ofensivas.

2. PROPÓSITOS DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS.

Los propósitos de las operaciones ofensivas son los siguientes:

a. Destruir fuerzas enemigas.

El objetivo final de la ofensiva es destruir las fuerzas enemigas o su voluntad de combatir.

b. Capturar terreno.

Las consideraciones tácticas indican con frecuencia que la captura o control del terreno crítico proporciona al comandante ventajas tácticas que le facilitarán la destrucción del enemigo. La captura de características del terreno o localidades rara vez constituirán la totalidad de la misión. Las características del terreno asignadas como objetivos ayudan en la coordinación y control de las fuerzas.

c. Conocer el dispositivo enemigo.

Un detallado conocimiento del dispositivo enemigo es necesario para alcanzar los objetivos principales de las operaciones ofensivas. Las operaciones ofensivas preliminares son emprendidas para obtener esta información; el propósito principal en las operaciones de reconocimiento es lograr que las fuerzas amigas entablen combate con el enemigo bajo las circunstancias favorables.

d. Privar al enemigo de los recursos necesarios.

Evitar que el enemigo haga uso de sus recursos, reduce sus posibilidades para

conducir operaciones por largos períodos y favorece la ofensiva. Aunque éste propósito es asociado normalmente con operaciones estratégicas, es también aplicable a las operaciones tácticas.

e. Distraer la atención del enemigo.

Debemos confundir y engañar al enemigo para llevarlo a realizar una evaluación errada de las capacidades e intenciones del atacante mediante la distracción de su atención de un área en la cual se busca decisión.

Si tal acción es exitosa, esto contribuye a alcanzar poder de combate mediante

la reducción de la capacidad del enemigo para reaccionar.

FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS.
1. OBTENGA Y MANTENGA EL CONTACTO.

Este fundamento es aplicable cuando una fuerza no está en contacto con el enemigo o cuando el enemigo intenta romper el contacto con la fuerza.

(1) Para disponer las fuerzas de una manera efectiva en el campo de batalla se

requiere información sobre la fuerza enemiga. Es prioritario para el comandante obtener el contacto con el enemigo. Obteniendo el contacto, puede evitarse la sorpresa y utilizarse la información obtenida para facilitar las operaciones futuras.

(2) Las fuerzas de reconocimiento y seguridad realizan todos los esfuerzos para establecer el contacto con el enemigo lo más pronto posible y una vez obtenido mantenerlo.

(3) Cuando se obtiene el contacto con el enemigo, este no puede romperse sin autorización del escalón superior; sin embargo, puede mantenerse mediante observación.



2. DESARROLLE LA SITUACION.

(1) El desarrollo de la situación estará estrechamente ligado a obtener y mantener el contacto y está definido por todas las acciones necesarias para determinar la fuerza, ubicación, composición y dispositivo del enemigo que ha sido encontrado. Este fundamento es importante, ya que un comandante actúa con desventaja si no conoce la naturaleza del enemigo con el que está combatiendo.

(2) El fracaso en el desarrollo de la situación proporciona al enemigo una marcada ventaja en el poder de combate relativo debido a que el comandante no puede maniobrar con sus fuerzas de una manera decisiva y puede ser sorprendido por la resistencia enemiga.

3. EXPLOTE LAS DEFICIENCIAS CONOCIDAS DEL ENEMIGO.

En las situaciones creadas por la maniobra de fuerzas opuestas, ambas buscan una ventaja táctica. Los Comandantes evitan la fuerza enemiga, reaccionan con la máxima rapidez para tomar ventaja de las debilidades conocidas del enemigo para alcanzar el éxito. Deficiencias como un dispositivo defectuoso, baja moral, apoyo insuficiente, o errores tácticos, así como el efectivo numérico deben ser explotados.



4. CAPTURE O CONTROLE PUNTOS CRITICOS.

El cumplimiento exitoso de las misiones ofensivas depende normalmente del control o neutralización rápida de aquellos puntos críticos del terreno que son esenciales para el cumplimiento de la misión. Sin embargo, la posesión de éstos no es importante cuando la ventaja que ella significa no es explotada para destruir el enemigo.



5. MANTENGA LA INICIATIVA.

Un objetivo primordial del comandante en las operaciones ofensivas es el de obtener y mantener la iniciativa.

(1) La iniciativa es una condición mediante la cual el comandante aplica sus recursos a voluntad para influir en la acción. El comandante en posesión de la iniciativa debe tomar decisiones para originar acciones que obliguen a su oponente a reaccionar. Para obtener la iniciativa el comandante puede emplear

un poder de combate abrumador y agresivo, obtener la sorpresa o explotar las deficiencias enemigas; siempre se busca la sorpresa, la cual puede obtenerse seleccionando un momento, un lugar o dirección inesperados para el ataque de

las fuerzas, lo cual se logra mediante el engaño, la maniobra y la movilidad.

(2) Obtenida la iniciativa se realizan todos los esfuerzos para mantenerla. Si se

pierde, es difícil y costoso recuperarla. La aplicación permanente de fuerzas contra unidades enemigas menos capaces de contrarrestar un ataque, la neutralización o destrucción de medios disponibles al enemigo para influir en la situación, y la pronta explotación de las acciones exitosas a todos los niveles sirven para mantener la iniciativa, permitiendo así la libertad de acción. La iniciativa obtenida es mantenida por los comandantes que reaccionan de manera rápida y decisiva y que siempre tienen planes alternos listos para ser puestos en ejecución.

6. NEUTRALICE LA CAPACIDAD ENEMIGA PARA REACCIONAR.

Se deben hacer todos los esfuerzos para desorganizar y neutralizar la capacidad enemiga para reaccionar a la maniobra y disposiciones tácticas del comandante.

Aislar el campo de batalla y destruir o interferir las acciones de refuerzo o apoyo del enemigo reducen su capacidad de respuesta, disminuye los riesgos, aumenta la seguridad de nuestras fuerzas, y ayuda a obtener y mantener la iniciativa.

7. AVANCE MEDIANTE EL FUEGO Y LA MANIOBRA.

Las unidades del Ejército atacan combinando el fuego y la maniobra, culminando en un poderoso y violento asalto sobre el objetivo. Esta es una técnica que implica el establecimiento de una base de fuego y una fuerza de maniobra. Estas distintas fuerzas tienen misiones separadas.



8. MANTENGA EL IMPETU DEL ATAQUE.

Después de iniciado el ataque se hacen todos los esfuerzos para mantener su ímpetu hasta tanto se haya asegurado el objetivo. Es imperativo el uso de la flexibilidad y la rapidez en el empleo del poder de combate.

El ímpetu del ataque se mantiene haciendo avanzar el escalón de ataque tan rápido como sea posible, empleando oportunamente la reserva, desplazando elementos de apoyo de fuego y proporcionando apoyo de servicio de combate adecuado.

9. CONCENTRE UN PODER DE COMBATE SUPERIOR EN EL MOMENTO

Y LUGAR DECISIVO.

Para que las operaciones ofensivas sean exitosas, es necesario concentrar un poder de combate superior en el lugar y momento decisivos y aplicar rápidamente este poder en la destrucción del enemigo. Esto implica para el ataque la realización de tres tareas principales: Fijar al enemigo en posición, maniobrar contra él para obtener una ventaja y en el momento decisivo descargar un asalto abrumador para destruirlo. Es en esta última tarea que los elementos de apoyo de fuego y maniobra son concentrados y si es necesario se comprometen las reservas para generar el máximo poder de combate y arrollar al enemigo.



10. EXPLOTE EL ÉXITO.

Como el poder de combate es relativo, los comandantes buscan ventajas en cualquier información, éxito táctico, o beneficio obtenido durante el ataque. Se necesitan reacciones rápidas y suficientes poder de combate en reserva.



11. MANTENGA LA SEGURIDAD E INTEGRIDAD DE LA FUERZA.

Todos los comandantes son responsables de tomar las medidas de seguridad necesarias para asegurar la integridad de su comando y evitar que sus fuerzas sean



sorprendidas. La proximidad del enemigo impone las acciones a tomar sin importar si el contacto es remoto, improbable o inminente; sin embargo, las acciones no deben distraer innecesariamente elementos o esfuerzos de la misión de la fuerza.

La integridad implica mantener la unidad como una fuerza de combate eficaz. Los comandantes se aseguran que sus fuerzas no serán divididas en la medida que impidan la destrucción por partes. Cualquier acción que reduzca el apresto de combate de la fuerza o amenace su integridad requiere la atención especial del comandante para la reorganización durante el ataque o en la consolidación del objetivo.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje