Página principal

Un duro comienzo


Descargar 44.47 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño44.47 Kb.
7º Congreso Internacional de Personas que Tartamudean

Perth. Australia. 14 al 19 de Febrero de 2004.

Apuntes de viaje.

Pablo Ibáñez.


  1. Un duro comienzo.


Al llegar al aeropuerto de Perth, un agente de inmigración nos separó a mi y a Indra Lal —el presidente de la Asociación de tartamudos del Nepal, a quien había conocido en Bangkok— de la fila de entrada y nos condujo a un lugar donde nos abrieron el equipaje y nos cosieron a preguntas durante casi una hora.

— Una inspección rutinaria— dijo— ¿De donde viene? ¿Cuánto tiempo va a estar? ¿En que lugar de Australia se quedará? ¿Viajará por el interior del país? ¿Qué ha venido a hacer?



  • He venido a una congreso.

  • ¿Sobre qué trata el congreso?

  • El congreso trata sobre tartamudez.

  • ¿Qué es la tartamudez?

Después de un viaje de 24 horas casi sin dormir desde Asturias, con escalas en Madrid, Roma y Bangkok, resultaba demasiado para mi cuerpo apaleado que a las dos de la mañana, hora local (siete horas más que en España), en un aeropuerto al otro lado del mundo, con un calor de mil demonios, me hicieran esta original e inocente pregunta que debía, para más narices, responder en inglés.

— ¿Qué es la tartamudez?

No estaba para muchas disquisiciones, así que recurrí a lo fácil.

—La tartamudez... la tartamudez es un desorden de la fluidez del habla que afecta al 1% de la población mundial, caracterizado por bloqueos, repeticiones y prolongaciones que interrumpen el discurso. Además de los síntomas externos visibles, la tartamudez puede tener también importantes implicaciones psicológicas y sociales.

El agente de inmigración se me quedó mirando con cara de póquer. Evidentemente no tenía ni idea sobre el asunto y parecía estar preguntándose lo mismo que yo: ¿y para eso ha venido este tío desde el otro lado del mundo?

  1. Una habitación como la ONU.


Me desperté al día siguiente, sábado 14 de febrero, en lo alto de una litera de una habitación compartida con otros 8 hombres en la villa de Fremantle, a pocos kilómetros de Perth, donde se celebraba el congreso. Una luz de verano total desbordaba la ventana. A medida que nos fuimos levantando nos fuimos presentando. Todos salvo uno son personas que tartamudean.

  • Ricker Feril, de Brisbane, Australia, tartamudo.

  • Frank-Roman Müller, de Alemania, tartamudo.

  • Joseph Lukong, de Camerún, tartamudo.

  • Moussa Daó, de Burkina Fasso, tartamudo.

  • Albert Zhang, de Shangai, China, tartamudo.

  • Shree, de Nepal, aunque vive en Japón, tartamudo.

  • Ronan Corr, de Toronto, Canadá, tartamudo.

  • Uppala Radhakrishna, de India, fluido, un genetista estudioso de la tartamudez.

  • Pablo Ibáñez, de Asturias, España, tartamudo.

La habitación de al lado era otra conferencia de la ONU, con un finlandés; Indra Lal, también de Nepal; Yoza Azda, de Indonesia, Jonas Berinyuy, de Camerún, entre otros.

En otra planta estaba la habitación de las chicas con mi amiga Claudia Díaz, fonoaudióloga de la Asociación Argentina de la Tartamudez, un oasis de dulzura y español fluido en medio de tanto inglés; Vilma, también logopeda, fluida, de Lituania; Melissa Urquhart, trabajadora social, tartamuda, de Sydney, Australia, y otra chica alemana también tartamuda.

Estos grandes amigos, compañeros de alojamiento, fueron sin duda lo mejor del congreso y nunca los olvidaré. Oyéndoles tartamudear y contar sus experiencias, tan parecidas a las mías, y al mismo tiempo tan distintas, aprendí y me emocioné más que en cualquier conferencia de cualquier reputado especialista. ¿Qué clase de desorden es este capaz de establecer tantas experiencias y emociones comunes en personas de todos los lugares del mundo? ¿Qué secreto esconde para que yo, un español, pueda quedarme hablando sobre tartamudez con un nepalí hasta las tres de la mañana y encontrar tantos puntos en común?




  1. ISA Conference.


A la una de la tarde comenzó el encuentro de ISA (International Stuttering Association). Dirigían la conferencia Mark Irwin (Australia), presidente de ISA, y Steffan Hoffmann (Alemania). Mark Irwin planteó la conveniencia de seguir manteniendo el mismo lema para la ISA:

“Por un mundo que entienda la tartamudez”


o cambiarlo. Finalmente se votó mantenerlo. Se presentaron algunas innovaciones de la página web de ISA y se hizo un repaso general de las actividades llevadas a cabo desde el último congreso .

Stefan Hoffmann analizó la implantación de las asociaciones nacionales en todo el mundo y citó España como uno de los ejemplos más exitosos de creación de una asociación nacional. También citó la tradición de grupos en Argentina y a Beatriz Touzet como parte importante de ISA. Me dijo si quería añadir algo y, después de corroborar sus buenas palabras sobre TTM-E, añadí algunas otras sobre la reciente creación de la Asociación Iberoamericana de la Tartamudez, TTM-IB y sus objetivos. Cité a todo el mundo que quisiera para mi ponencia del miércoles, en la que hablaría largo y tendido sobre ambas.

Stefan Hoffmann apuntó a Ibero América como uno de los horizontes más prometedores para la expansión del movimiento de auto-ayuda de tartamudez, después del éxito de Argentina y España. Mark Irwin me instó para animar a todos a seguir en el mismo camino.

Al día siguiente, 14 de febrero por la mañana, continuaba la conferencia de ISA, pero yo me había apuntado al taller de Mark Onslow y no pude asistir.

Mark Onslow es el director del Centro Australiano de Investigación en Tartamudez, de la Universidad de Sydney. Su taller se titulaba “Investigación reciente en el tratamiento de la tartamudez”. El profesor Onslow hizo un repaso general de los enfoques históricos del tratamiento de la tartamudez y enfatizó la necesidad de medir empíricamente el resultado de cualquier terapia. Para ello propone una combinación de dos variables: el porcentaje de silabas tartamudeadas en una serie de muestras en distintos ambientes, combinado con una medida subjetiva del entorno familiar de la persona que tartamudea. Mark Onslow se centra sobre todo en el programa Lidcombe de intervención temprana para niños, del que es uno de sus creadores y ofreció una cifras de recuperación espectaculares. También insistió en la necesidad de iniciar el tratamiento entre los 4.5 y los 5 años como muy tarde, y siempre antes de iniciar la etapa colegial. Mark Onslow se mojó y dijo que, en esos 6 meses o antes, es posible asegurar una recuperación superior al 90% de los casos con el programa Lidcombe.

Para adultos, Onslow citó un nuevo aparato electrónico desarrollado por Roger Ingham para mejorar la respuesta del sistema motor de las personas que tartamudean.

Por la tarde fui a un taller muy interesante a la playa de Southbeach. Material del taller: bañador, toalla, crema para el sol y sombrero.

Aquel día por la noche fue la cena de bienvenida, con un show de música y danza aborigen alrededor de la piscina del hotel. Conocí a una infinidad de personas que tartamudean y también terapeutas del lenguaje. Como dijo Stefan Hoffmann, fue una buena oportunidad de practicar diciendo tu nombre.


  1. Lunes 16. Primer día de congreso.


Iniciaron la conferencia John Steggles, presidente de Speak Easy Australia con la bienvenida y Peter Dhu, organizador del congreso, con un primer acercamiento a la filosofía del encuentro. El título completo del congreso era:

“Fluidez y más allá: una mirada holística a la tartamudez.”

David Shapiro, de la universidad de West Carolina (USA) fue el encargado de la primera ponencia, titulada: “Más allá de la fluidez verbal: lecciones aprendidas en la búsqueda de la libertad comunicativa”. En lugar de enredarse de principio en cuestiones técnicas, David Shapiro nos habló de su vida, de su infancia y juventud determinadas por la tartamudez, de su constante búsqueda de la libertad de comunicación, de su decisión de convertirse en terapeuta del lenguaje, de su decisión de dar a su hijo el nombre que siempre había deseado, aunque fuese difícil de articular. Fue un emocionante comienzo. David Shapiro dejaba de lado constantemente su estratosférico nivel técnico y descendía a nivel de calle, era uno más de nosotros. A pesar de su fluidez total, sigue considerándose tartamudo de pies a cabeza y busca el contacto con otras personas que tartamudean.

La siguiente ponencia estuvo a cargo de Gerald Maguire, de la Universidad de California, Irvine (USA) en lo que constituía un comienzo arrollador, con dos de los más grandes. El título de la ponencia: “Un enfoque farmacológico de la tartamudez”. Maguire inició su ponencia con un repaso histórico muy rápido de la tartamudez y después se centró en neuroimagen y farmacología, su especialidad. Repasó la investigación actual sobre las bases biológicas de la tartamudez y citó las similitudes con el síndrome de Tourette, un desorden con implicaciones conocidas en el ganglio basal y el neurotransmisor dopamina. Maguire dijo que la tartamudez tiene un fuerte componente genético y los factores ambientales también juegan un papel determinante. Todo ello explicado en un tono ameno y a veces incluso humorístico. Los estudios de neuroimagen sugieren fuertemente anormalidades en el ganglio basal y arreas corticales del cerebro relacionadas con el habla, con implicaciones en el sistema dopamínico. Repasó los resultados de la farmacología aplicada a la tartamudez, siempre en estudios a doble ciego, con buenos resultados en varios de ellos, sobre todo con Ziprasidona y Olanzapina. No obstante, afirmó que la farmacología aplicada a la tartamudez no ha conseguido liberarse de momento de los efectos secundarios. Independientemente de estos resultados, dijo Maguire, el tratamiento de la tartamudez en el futuro consistirá seguramente en un enfoque sinérgico utilizando terapia de habla combinada con tratamiento farmacológico u otros tratamientos biológicos.



Después de esta primera sesión plenaria se ofrecían cinco ponencias distintas, todas muy buenas, por lo que era difícil elegir. Con dolor del alma dejé la segunda parte de Maguire, centrada en farmacología y me fui a una sobre discriminación laboral y tartamudez.

Jason Chew (Australia) ofreció los resultados de una encuesta llevada a cabo entre personas que tartamudean en Australia en cuanto a sus percepciones del entorno laboral. De la encuesta se deduce que una mayoría significativa se sienten o han sentido, de una manera u otra, discriminados por tartamudear. Anita Blom (Suecia) repasó los contenidos del año de la discapacidad (2003) en el entorno de la Comunidad Europea y sus implicaciones en tartamudez. Finalmente Andrew Harding (UK) desarrolló una interesante ponencia titulada “Empleo y tartamudez: ¿son compatibles?”. La asociación inglesa de tartamudez (BSA) tiene un excelente servicio de asesoramiento legal y laboral para sus miembros que se concentra sobre todo en preparar entrevistas de empleo.

Por la tarde me decidí por la ponencia de John Harrison (USA), escritor y editor de la asociación americana de tartamudez (NSA) “Comprendiendo el bloqueo tartamudo”. John Harrison presentó su paradigma del hexágono de la tartamudez, entendiendo el problema desde una perspectiva holística, es decir, teniendo en cuenta todos los factores que intervienen, en lugar de concentrarse en uno solo. John Harrison es uno de los fundadores del movimiento de auto-ayuda, en los años 60 en California. Actualmente está totalmente recuperado de su tartamudez. Cree que los paradigmas reduccionistas tradicionales han tenido que ceder el paso a las perspectivas integradoras gracias al empuje de este movimiento de auto-ayuda.

Desde su punto de vista, la tartamudez es un sistema vivo que reacciona para sobrevivir, como todos los sistemas naturales. Su estructura podría representarse con un hexágono en el que todos los puntos son interdependientes: respuestas fisiológicas, creencias, actitudes, intenciones, emociones, percepciones, comportamientos.

Las terapias tradicionales se concentran en uno solo de estos puntos (por ejemplo: reducir el comportamiento de habla disfluente). El sistema hexagonal (tartamudez), reacciona incrementando los otros factores para mantenerse estable y sobrevivir, forzando las recaídas. John Harrison cree que las terapias tradicionales han fracasado por mantener un paradigma reduccionista. La terapia moderna debería tener en cuenta todos los elementos del sistema e intentar reducirlos todos al mismo tiempo.

John Harrison es además un experto en técnicas para hablar en público y tiene varios libros publicados sobre el tema. Cree que hablar en público con regularidad es una de las mejores terapias que ha tenido para superar la tartamudez.


  1. Martes 17. Segundo día de congreso.


Abrió jornada Mark Onslow con la ponencia “El papel de la ciencia en los servicios a las personas que tartamudean”. Realizó un excelente repaso histórico de la investigación en tartamudez con un análisis crítico de los resultados hasta el momento y su aplicación práctica en terapia. Mark Onslow cree que cualquier terapia de tartamudez debería estar validada por mediciones empíricas del resultado.

A continuación se presentó Bob Bodenhammer (USA): “Una introducción de como dominar la tartamudez con NLP”. Bob Bodenhammer aplica la terapia neurolinguística a la tartamudez. Bodenhammer niega cualquier implicación fisiológica en la tartamudez; por el contrario, cree que es un producto de la cognición (pensamiento). Su principal lema reza así: “Si una persona puede hablar fluidamente en un contexto, esa persona puede aprender a hablar fluidamente en todos los contextos”. Quiere dar esperanza a las personas que tartamudean afirmando que la tartamudez no está permanentemente embebida en su estructura fisiológica.

Muchas personas estaban entusiasmadas con Bob Bodenhammer. A mi personalmente no me gusta su enfoque. Su ponencia fue lo más parecido a un acto religioso. Es como un telepredicador repitiendo los viejos tópicos de pensamiento positivo, esfuerzo y autoconvenciomiento. La terapia NLP, tal y como la presentó Bodenhammer, no aporta nada nuevo en mi opinión, y se trata más bien de un floreciente negocio. Lo cierto es que la organización le cedió una ponencia plenaria y a continuación tres horas más de taller para las personas que deseasen asistir.

Yo no asistí, naturalmente, sino que me decidí por el taller de Andreas Starke, un logopeda alemán vanriperiano muy reconocido. Yo había estado hablando con Andreas Starke durante la cena del primer día y le había confesado mi debilidad por Van Riper, a quien él había conocido personalmente y le había cambiado la vida. Para Starke, Van Riper era en muchos aspectos un genio.

Andreas Starke se fue a USA en los años 70 desesperado por su tartamudez severa. Allí estuvo en terapia con Van Riper. Le gustó tanto el tema que se quedó a aprender del maestro y cambió su profesión por la de terapeuta del lenguaje. Volvió a Alemania y lleva allí más de 25 años de profesión. Se confiesa como uno de los pocos vanriperianos ortodoxos que quedan en el mundo y sigue aplicando en terapia las cancelaciones, pull-outs, etc. Actualmente está totalmente recuperado de su tartamudez.

Yo le dije que a veces intentaba pull-outs y se interesó mucho. Me pidió que intentara algunos y me dijo que eran muy malos. Así que me cogió a la hora del café y me tuvo 20 minutos haciendo cancelaciones. Me dijo seriamente que hasta que no dominara la cancelación no hiciera pull-outs y me puso como deberes media hora diaria de habla kinestésica (creo que se escribe así). Yo pensaba en Félix y en lo que hubiese disfrutado con aquello, en lugar de echar en mi saco roto la lección magistral. Definitivamente soy un desastre para las técnicas logopédicas. ¿Será que me gusta tartamudear? Andreas Starke se ofreció para dar un taller de Van Riper en España.

Por la tarde me decidí una vez más por la serie de ponencias sobre empleo, discriminación y tartamudez, tema que me apasiona. Peter Dhu, el organizador del congreso, contó su experiencia personal de como su tartamudez le privó de una promoción laboral. En su caso le dijeron claramente que esa era la razón. Rick Gately (Aust) contó su conmovedora historia personal de peleas y detenciones por causa de su tartamudez. A Rick no le servían cerveza en los pubs por tartamudo y armaba la marimorena. Allan Macdonald (Aust) explicó el papel de la comisión para la igualdad de oportunidades de Australia y algunos ejemplos de aplicación práctica a las personas que tartamudean.

  1. Miércoles 18. Tercer día de congreso.


Ha llegado el gran día para mí. Hoy hablo yo. Desde primera hora de la mañana un ligero cosquilleo me recorre el cuerpo y siento una presión creciente en la zona amigdalar (los huevos de corbata). No obstante, estoy deseando que llegue el momento y en el fondo de mi mente hay algo que me dice que todo va a ir bien.

Abren fuego tres terapias diferentes en sesión plenaria.

Dorvan Brienfeldt (USA) presenta la terapia SSM (Successful Stuttering Management). Aquí no me enteré de mucho, la verdad.

Dave McGuire (USA) presenta su famoso McGuire Program.

El programa McGuire es muy popular en USA, Inglaterra y Australia y para muchos asistentes al congreso ha significado un verdadero punto de inflexión. Se inicia con un curso intensivo de 4 días en el que se le enseña a la persona que tartamudea una nueva manera de respirar llamada “respiración intercostal”. Después la persona que tartamudea participa de por vida en una especie de congregación de apoyo con reuniones de grupo, ejercicios de aplicación de la técnica en situaciones reales, etc. A medida que uno va dominado la técnica puede convertirse en instructor del programa. Hay cientos de personas envueltas en el McGuire program a lo largo de todo el mundo y lo cierto es que, si bien hay algunos descontentos, muchos otros estaban encantados con el resultado. En los primeros estadios del programa la manera de hablar parece muy artificial, con respiraciones profundas que interrumpen el discurso, pero los que llevan años de programa la verdad es que hablan muy fluidamente y con bastante naturalidad. El McGuire program es un floreciente negocio en todo el mundo que ayuda a algunas personas y a otras no.

Finalmente Richard Younis (Aust) presenta el programa de Stuttering Innovations para niños en Australia.

¡Ha llegado mi hora! En la sección internacional habla primero Albert Zhang (China) sobre las actividades del primer grupo de auto-ayuda de China, en Shangai. Después, Suzanna Jelcic, de Croacia, habla sobre el papel y los logros de la Asociación Croata de Personas que Tartamudean. A continuación salgo yo a exponer: “Grupos de auto-ayuda en España”.

Comienzo con una introducción histórica desde la creación de ttm-l, gracias al empuje de Pedro Rodríguez hasta la creación de la Fundación Española de la Tartamudez. Hablo de los objetivos de ésta y los muchos logros conseguidos hasta el momento. También cito la reciente creación de la Asociación Iberoamericana de la Tartamudez y sus objetivos.

El grueso de mi ponencia se centra en la innovadora experiencia de los grupos de auto-ayuda en España. Hago un análisis de su estructura, objetivos y logros y de las distintas orientaciones que cada grupo va adquiriendo. También expongo unas modestas reflexiones sociológicas sobre el papel, el significado y la problemática de la auto-ayuda en el entorno de la cultura española. Mis sensaciones a lo largo de la ponencia son muy buenas, tanto a nivel personal, como de fluidez, como de interés de los asistentes. Al final de la ponencia Mel Hoffmann, Stefan Hoffmann y Joseph Lukong, directivos de ISA, me felicitan.

(Gracias a Cristóbal, Fernando y Pedro por su valiosas sugerencias y correcciones)





Muy contento del resultado y ya liberado de la presión me dispongo a disfrutar del resto de la conferencia.

Después del lunch hay tres interesantes ponencias en sesión plenaria.

Marilyn Langevin (Canadá) presenta un excelente estudio sobre las burlas y coacciones a los niños que tartamudean en el entorno escolar. Langevin presenta también un programa de intervención escolar diseñado para mejorar las actitudes de los niños ante un compañero que tartamudea y un proyecto de estudio sobre las burlas en edad preescolar.

Michelle Fountain presenta un servicio muy interesante de la compañía de telefonía australiana para apoyo de las personas con dificultades de dicción. Personas que tartamudean pueden tener una telefonista de apoyo perfectamente entrenada que le ayuda a completar llamadas complicadas. La telefonista puede completar por ejemplo datos como nombre del usuario, dirección, cifras de un código, etc, datos rápidos y precisos cuando siente que la persona apoyada se queda seriamente bloqueada. Previamente a la llamada real, la persona que tartamudea comenta el contenido con la telefonista de apoyo en una llamada de confianza y sin estrés. Fijan entre los dos una estrategia y el nivel de apoyo que el usuario necesita. Por ejemplo, si el usuario no se queda bloqueado en ningún momento, la telefonista de apoyo no intervendrá. La sola presencia pasiva de apoyo puede darle a la persona que tartamudea la confianza que necesita para completar la llamada por si sola, para después ir prescindiendo poco a poco del servicio. El servicio asegura naturalmente una cofidencialidad total del contenido de las conversaciones.

Judith Eckart (USA) presenta un sistema de medida del éxito en terapia de tartamudez, diseñado para controlar el impacto global de la tartamudez en adolescentes y adultos, en formato de encuesta. Los factores que tiene en cuenta son las reacciones personales, las reacciones del entorno y las restricciones y limitaciones en la participación de actividades sociales.

Después del café de la tarde me decido por ver a mis compañeros de habitación en la sección internacional.

Moussa Daó presenta un interesantísimo resumen de la situación de la tartamudez en Burkina Fasso. La perspectiva de la tartamudez en África es totalmente diferente a la nuestra, desde el momento en que existen todo tipo de problemas mucho más graves y urgentes. La consideración social y el nivel de terapia de la tartamudez en África es desastroso. Moussa Daó habla de fatalismo, ignorancia, silencio, falta de información... Después explica con mucha gracia los remedios de curandero que aún siguen practicándose en África para eliminar la tartamudez. Cosas como ponzoñosos brebajes tomados a la luz de la luna y otras menos graciosas como un corte en el frenillo de la lengua. Moussa Daó comparó la tartamudez con un cocodrilo africano, que te mata si le atacas de frente, pero al que puedes manejar si te acercas despacio y le coges por la cola. Excelente presentación.

Joseph Lukong presenta un panorama mucho menos desesperado en Camerún. Gracias a su empuje personal, que le ha llevado merecidamente a ser directivo de ISA, actualmente existen en Camerún ¡18 grupos de autoayuda!, y una potente asociación nacional. Joseph Lukong es un caso único en el mundo. Su padre y su abuelo tartamudean. De sus cuatro tíos y tías, tres tartamudean. De sus 25 hermanos y primos, 15 tartamudean. Actualmente su familia está envuelta en un proyecto de investigación genética en USA. Otra excelente e interesantísima ponencia.

Yulia Filatova (Rusia) presentó una aburrida ponencia sobre la investigación de la tartamudez en su país. Pretendiendo un nivel técnico muy alto en psicología conductista, no aportó nada nuevo, se equivocó de congreso. No existe el movimiento de autoayuda en Rusia.

Lilian Dina (Sudáfrica), por el contrario, realizó un excelente repaso al movimiento de autoayuda en su país, presentando una encuesta del nivel de satisfacción de los participantes. Lilian Dina hizo una interesante reflexión sobre el papel de los terapeutas en su país, y como están cambiando su consideración hacia el movimiento de autoayuda.

Por la noche me junto para cenar con David Shapiro y Ashley Craig, entre otros. En un momento dado pregunto lo que me viene corroyendo todo el congreso:



  • Dr. Shapiro, ¿qué podemos hacer para librarnos de nuestra tartamudez?

  • Si lo supiera, te lo diría ahora mismo.

Si no puede saberlo David Shapiro —pienso—, no puede nadie.


7. Jueves 19. Último día de congreso.


Abre fuego Ashley Craig, de la universidad de Sydney, con su ponencia “Ansiedad en adultos que tartamudean” en sesión plenaria. Ashley Craig ha llevado a cabo un estudio con una población de 12000 personas (tartamudos y fluidos) para determinar el nivel de ansiedad en los adultos que tartamudean. El resultado muestra que las personas que tartamudean tienen, como media, mayores niveles de ansiedad que el resto de la población. Craig piensa que una implicación para la terapia consistiría en desarrollar herramientas para manejar eficientemente la ansiedad.

También en sesión plenaria, John Harrison expone, en una polémica ponencia, como él cree que la terapia en tartamudez funciona o deja de funcionar. Según él, el contenido o la orientación de la terapia es indiferente, todas son igual de buenas o de malas. Lo que de verdad importa es la implicación emocional de los participantes, la “química” entre el terapeuta y el tartamudo. John Harrison cree que el contenido esencial de todas las terapias de tartamudez existentes es el efecto placebo y que, en lugar de negarlo o minimizarlo, los profesionales deberían concentrarse en estudiarlo y aprovecharse de su enorme potencia.

A continuación elegí una ponencia de Melissa Urquhart (Aust.) que resultó ser una de las mejores del congreso. Su título: “La jerarquía de necesidades de Maslow. ¿Dónde estás tú y dónde tu tartamudez en la jerarquía?” Con esta base teórica, la trabajadora social Melissa Urquhart disertó sobre fluidez y sobre comunicación, cosas distintas en su opinión. Cuando una persona que tartamudea pone la fluidez en su nivel más alto de jerarquía de necesidades, en realidad lo que ansía y necesita, piensa ella, es libertad de comunicación. Melissa Urquhart está convencida de que es posible comunicarse libre y eficientemente aun tartamudeando (ella misma tartamudea visiblemente y es una excelente comunicadora). Para demostrar su tesis, esta extraordinaria mujer hizo un ejercicio de role playing en el que ella, interpretando el papel de una tartamuda en su ansia por ser fluida, con constantes interrupciones, destrozó la comunicación que una amiga quería establecer. Nos dejó a todos con la boca abierta. De lo mejor del congreso, en mi opinión.

Después del lunch me decidí naturalmente por el taller del gran Alan Badmington. “Saliendo del cascarón: como la expansión de las zonas de confort puede mejorar la tartamudez y mejorar nuestras vidas”. Alan Badmington es un caso raro, de echar de comer aparte. Es un ex-policía de Gales que tartamudeó severamente durante casi 60 años. Hace 3 años se apuntó al programa McGuire, que le dio un primer atisbo de fluidez y, a partir de ahí, comenzó un camino de expansión personal que le ha llevado, no sólo a ser totalmente fluido, sino muy elocuente. Tiene una potente y excelente voz y es uno de los mejores hablantes en público que yo he visto. Alan Badmington se apuntó a un club de hablar en público, se pasaba el fin de semana llamando por teléfono a los lugares más complicados, paraba a desconocidos en la calle, preguntaba en tiendas las cosas más absurdas, llamaba para reservar en diez restaurantes y luego llamaba a los mismos diez para cancelar las reservas. 20 veces dando su nombre por teléfono. Se ponía en las situaciones más complicadas que tuviera que resolver hablando. Él le llama “expansión de las zonas de confort social”. Es su terapia. A medida que se iba desensibilizando, su fluidez iba mejorando progresivamente.

No todos podemos ser como Alan Badmington, pero a mí me elevó la moral muchísimo y me metió las ganas de meterme caña para el cuerpo.

Después del café de la tarde hablaron los directivos de ISA Mel Hoffman (USA), Thomas Krall (Alemania), Stefan Hoffman (Alemania) y el presidente Mark Irwin (Australia). En una emotiva serie de ponencias analizaron el pasado, el presente y el futuro de ISA y del movimiento de autoayuda en todo el mundo. También hubo tiempo para que Suzana Jelcic, hiciera una pequeña presentación e invitación al siguiente congreso de Zagreb, Croacia 2007.

Por la noche hubo una cena de despedida en la que, con dolor del corazón tuve que despedirme de tantos buenos amigos.

La conclusión no puede ser más positiva para mí tanto a nivel de conocimientos, como a nivel emocional, terapéutico, de amistad, camaradería, práctica del inglés, apertura de miras, aventura, reto personal de hablar en público, etc. Me impactó especialmente conocer a tantas personas de todos los lugares del mundo que compartían mi mismo problema, con experiencias tan parecidas a las mías y a la vez tan diferentes.



Una vez leí una frase de Russ Hicks que decía que la tartamudez había sido un regalo en su vida. En su día me escandalizó esa afirmación. Después de asistir al 7º Congreso Internacional de Personas que Tartamudean, he entendido por fin a Russ Hicks.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje