Página principal

Tutela 24837 jairo cesar ferrer pinto


Descargar 24.46 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño24.46 Kb.

TUTELA 24837

JAIRO CESAR FERRER PINTO



CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL
Magistrada Ponente

MARINA PULIDO DE BARON

Aprobado Acta No. 027


Bogotá D. C., marzo veintiocho (28) dos mil seis (2006)

VISTOS

Resuelve la Sala la acción de tutela instaurada por JAIRO CESAR FERRER PINTO, a través de apoderado judicial, en protección de su derecho fundamental al debido proceso y de la garantía de prohibición de reforma en peor, presuntamente vulnerados por el Tribunal Superior de Cúcuta con ocasión de la sentencia de segunda instancia del 27 de enero de 2006, por cuyo medio se revocó la dictada por el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de la misma ciudad el 20 de mayo de 2003, a través de la cual se había absuelto al demandante de los cargos que se le formularon por el delito de concierto para delinquir.




ANTECEDENTES

1.- En virtud de las labores investigativas llevadas a cabo en febrero de 2000 por el Departamento Administrativo de Seguridad, se tuvo noticia de la existencia de una organización delincuencial dedicada a perpetrar diferentes delitos, bajo el modelo de una banda de sicariato que desarrollaba sus actividades al margen de la ley en la ciudad de Cúcuta.


Fruto de las referidas pesquisas, la Fiscalía Delegada ante los Jueces Penales del Circuito Especializado de Cúcuta dio inicio a la investigación penal, a la cual fueron vinculados Fanny Acevedo, Alexander Rosas Acevedo, Johan Alexander Santander Santander, Osma Ricardo Guerrero Granados, Llangelo Iván Méndez Jaimes, José Gregorio Caicedo Castillo y JAIRO CESAR FERRER PINTO, personas afectadas con detención preventiva y posteriormente radicadas en juicio criminal como presuntas coautoras del delito de concierto para delinquir agravado.
Correspondió al Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Cúcuta adelantar la causa y con fecha 20 de mayo de 2003 profirió sentencia de primera instancia por cuyo medio condenó a Alexander Rosas Acevedo, Johan Alexander Santander Santander, Llangelo Iván Méndez Jaimes, Osma Ricardo Guerrero Granados y José Gregorio Casadiego Castillo como coautores del delito de concierto para delinquir para conformar grupos de justicia privada y a Fanny Acevedo como cómplice de la misma conducta, al paso que absolvió al señor JAIRO CESAR FERRER PINTO de los cargos por los que fuera acusado.
La anterior determinación fue impugnada por los defensores de los procesados Jhon Alexander Santander Santander, José Gregorio Casadiego Castillo y por el Agente del Ministerio Público, los primeros con la aspiración de que se revocara la condena proferida contra sus procurados, el segundo demandando la absolución de Osma Ricardo Guerrero Granados.
El recurso fue desatado a través de la sentencia del Tribunal Superior de Cúcuta del 27 de enero del año que avanza, confirmando parcialmente el fallo de primer grado en lo relativo a la condena impuesta a los procesados Alexander Rosas Acevedo, Johan Alexander Santander Santander, Llangelo Iván Méndez Jaimes, Osma Ricardo Guerrero Granados, José Gregorio Casadiego Castillo y Fanny Acevedo, y revocando la absolución proferida a favor de JAIRO CESAR FERRER PINTO, para en su lugar declararlo coautor culpable del delito de concierto para conformar grupos de justicia privada, en cuya virtud se le impuso pena principal de siete (7) años de prisión, inhabilitación de derechos y funciones públicas por igual lapso y multa de dos mil salarios mínimos legales mensuales.
Contra la anterior sentencia los defensores de John Alexander Santander Santander, José Gregorio Casadiego Castillo y JAIRO CESAR FERRER PINTO, interpusieron recurso extraordinario de casación, concedido por el Tribunal Superior de Cúcuta mediante auto del pasado 10 de marzo.
En la actualidad, la actuación permanece en el Tribunal Superior de Cúcuta, entre tanto se surten los traslados de ley dispuestos para sustentar la impugnación extraordinaria.


LA DEMANDA

Por medio de apoderada debidamente constituida para el efecto, JAIRO CESAR FERRER PINTO interpone la presente acción de tutela contra la Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Cúcuta, a la que se acusa de haber incursionado en vía de hecho judicial, con ocasión de haber revocado la absolución proveída a favor del accionante, a través de la cual se señala fue contrariada la garantía fundamental de prohibición de reforma en peor y, por esa vía, el debido proceso.


En tal sentido, manifiesta la apoderada del accionante que en la sentencia que profirió el Tribunal Superior de Cúcuta, se distorsionó el sentido de la impugnación interpuesta por el Agente del Ministerio Público, quien demandaba del Tribunal la absolución para uno de los procesados, alegando al efecto que si la duda probatoria había sido tenida en cuenta para proveer la absolución decretada a favor de JAIRO CESAR FERRER PINTO, así mismo debía procederse en relación con el señor Osma Ricardo Guerrero Granados.
Por ello, en virtud del canon constitucional recogido por el artículo 31 de la Constitución Política y ratificado por los artículos 17, 217 y 227 del estatuto procesal penal, está vedado a la Sala del tribunal empeorar la situación del accionante, y como así obró, incurrió en grave defecto procedimental y vía de hecho judicial, en cuya virtud se solicita el amparo dirigido a que se ordene a la autoridad accionada dejar sin efectos el numeral de la sentencia a través del cual condenó a JAIRO CESAR FERRER PINTO como autor del delito por el que previamente había sido absuelto y para que se cancele la orden de captura proferida en su contra.
Finalmente, manifiesta la apoderada del accionante que si bien contra el fallo se interpuso recurso extraordinario de casación, resulta procedente acceder al amparo solicitado, en virtud de la necesidad urgente de hacer cesar los efectos de la ilegal decisión adoptada por el tribunal Superior de Cúcuta, pues de otro modo, tendría que esperarse un dispendioso trámite para lograr dicha protección.

PARA RESOLVER SE CONSIDERA

1.- De conformidad con lo establecido en el artículo 1°, numeral 2° del Decreto 1382 del 12 de julio de 2000, es competente esta Sala para pronunciarse sobre el amparo constitucional invocado en nombre de JAIRO CESAR FERRER PINTO, en tanto ha sido interpuesto en relación con la decisión adoptada por una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Cúcuta, corporación de la cual esta Corte es su superior funcional.


2.- El artículo 86 de la Constitución Política consagró la acción de tutela como un mecanismo extraordinario, preferente, subsidiario y residual para la protección de los derechos constitucionales fundamentales ante el menoscabo o la amenaza derivados de acción u omisión atribuible a las autoridades públicas o a los particulares en las situaciones específicamente precisadas en la ley.
Las especiales características de subsidiariedad y residualidad que caracterizan la acción de tutela, comportan que ella no pueda utilizarse como mecanismo para lograr la intervención del juez constitucional en procesos en trámite, como tampoco para reemplazar los procedimientos ordinarios de defensa cuando el amparo se concibió precisamente para suplir la ausencia de éstos y no para resquebrajar los ya existentes, todo lo cual impide considerarlo como medio alternativo o paralelo de defensa o instancia adicional a la cual acudir para enderezar actuaciones judiciales supuestamente viciadas.
3.- En el asunto que concita la atención de la Sala, no se remite a duda que la actuación procesal a la que se refiere la apoderada del accionante se encuentra en trámite, motivo determinante para que se advierta la improcedencia del amparo demandado, máxime si se considera que dentro de dicho proceso cuenta el procesado con un medio idóneo de defensa judicial para reclamar el amparo de la garantía fundamental que considera conculcada en virtud de la decisión que adoptó el Tribunal Superior de Cúcuta, como es el recurso extraordinario de casación efectivamente interpuesto y actualmente en fase de traslado a los impugnantes para su sustentación.
Igualmente, si bien en la demanda de tutela se reclama el amparo como mecanismo transitorio, en virtud de lo dispendioso y lento que puede resultar el trámite del recurso de casación, tal solicitud tampoco está llamada a prosperar, en cuento se advierte cómo las fases que el legislador vincula al trámite de aquél extraordinario medio de impugnación integran, sin lugar a dudas, el debido proceso, sin que pueda argüirse que hacen nugatorios los derechos de los intervinientes cuando precisamente se han dispuesto para garantizarlos.

En similar dirección advierte la Sala que la amenaza a la que se alude en la demanda, producto de la orden de captura que se libró con ocasión del fallo del Tribunal Superior de Cúcuta, tampoco es argumento apto para que se acceda a la tutela, como quiera que se trata de la consecuencia jurídica de la determinación adoptada en la sentencia de segunda instancia, de conformidad con las previsiones del artículo 188 del estatuto procesal penal, sentencia que hasta tanto se desate el recurso de casación se halla amparada por la doble presunción de legalidad y acierto sólo desvirtuables a través de la impugnación extraordinaria a la que acudió el actor, siendo entonces ése, y no otro, el escenario apto para que se discuta y analice la validez de las tesis por las que aboga la defensa y, en tal virtud, se repare la garantía fundamental presuntamente afectada si a ello hay lugar.


4.- Lo dicho en precedencia constituye razón suficiente para que se declare la improcedencia del amparo constitucional demandado.
En mérito de lo anteriormente expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE CASACION PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:


1.- Negar por improcedente la tutela invocada por JAIRO CESAR FERRER PINTO, por las razones consignadas en la anterior motivación.


2.- Remitir, las diligencias a la Corte Constitucional para su eventual revisión, una vez en firme esta providencia.

3.- Notificar esta decisión de conformidad con lo previsto en el artículo 30 del decreto 2591 de 1991.



Cúmplase


MAURO SOLARTE PORTILLA
SIGIFREDO ESPINOSA PÉREZ ALFREDO GÓMEZ QUINTERO


EDGAR LOMBANA TRUJILLO ALVARO ORLANDO PÉREZ PINZÓN


MARINA PULIDO DE BARÓN JORGE LUIS QUINTERO MILANÉS

YESID RAMÍREZ BASTIDAS JAVIER ZAPATA ORTIZ

TERESA RUIZ NÚÑEZ



Secretaria



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje