Página principal

Temporada n° 52 Cine gaumont


Descargar 18.05 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.05 Kb.
F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad

Exhibición n° 6605 Domingo 27 de noviembre de 2005

Temporada n° 52 Cine GAUMONT

UNA VIDA ILUMINADA (Everything Is Illuminated, Estados Unidos, 2005) Dirección: Liev Schreiber. Argumento: basado en una novela de Jonathan Safran Foer. Guión: Liev Schreiber. Fotografía: Matthew Libatique. Asistente de dirección: Jude Gorjanc, Jan Mensik, Kieron Phipps. Diseño del film: Mark Geraghty. Montaje: Andrew Marcus, Craig McKay. Mezcla de sonido: Paul Urmson. Música original: Paul Cantelon. Diseño de arte: Martin Vackar. Decorados: Petra Trachtmanova. Diseño de vestuario: Michael Clancy. Mquillaje: Georgina Abanto. Elenco: Eugene Hutz (Alex), Elijah Wood (Jonathan Safran Foer), Jonathan Safran Foer (Leaf Blower), Jana Hrabetova (abuela de Jonathan), Stephen Samudovsky (abuelo de Jonathan), Ljubomir Dezera (Jonathan joven), Oleksandr Choroshko (Alexander Perchov), Gil Kazimirov (Igor), Zuzana Hodkova (madre de Alex), Mikki (Sammy Davis Jr. Jr.), Boris Leskin (abuelo), Robert Chytil, Jaroslava Sochova, Sergei Ryabtsev, Yuri Lemeshev, Pamela Racine, Oleksandr Houtz, Ludmila Kartouska, Igor Latta, Eugeni Marandic, Orest Tkachuk, Elias Zerael Bauer, Jurij Kokyrc, Sergei Kapitan, Jaroslav Jurichkanc, Igor Savivskij, Jan Pavel Filipensky, Bert Schneider, Tereza Veselkova, Laryssa Lauret, Lukas Kral, Vera Sindelarova. Productor: Peter Saraf, Marc Turtletaub. Productor ejecutivo: Matthew Stillman. Productora: Warner Independent Pictures, Telegraph Films, Big Beach Productions, Stillking Films. Duración original: 106’.


El film

(...) En Odessa, Ucrania, una menesterosa agencia de viajes se especializa en ayudar a acaudalados judíos estadounidenses a ubicar el lugar donde pudieron perecer sus familiares, víctimas de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Jonathan Safran (Elijah Wood), joven coleccionista de objetos ligados a su universo afectivo (la dentadura postiza de la abuela, un camafeo con un insecto fosilizado, la tierra de un lugar exótico), que coloca con esmero en pequeñas bolsas de plástico, abandona Nueva York para ir en busca de la mujer que supuestamente salvó la vida de su abuelo emigrado. Su llegada a la antigua república soviética y su encuentro con dos personajes pintorescos, Alex (Eugene Hutz, narrador de la historia) y su abuelo antisemita -sus guías en la búsqueda de Trachimbrod, una aldea tal vez desaparecida del mapa- marca el inicio de una comedia intimista, cuya originalidad consiste en ir develando paulatinamente las claves de una historia de vigorosas resonancias sociales: los enigmas de un holocausto local en el que perecieron más de mil personas y la renuencia de sus sobrevivientes a evocar lo sucedido. Una anciana recluida en una granja en medio de un mar de girasoles, llega inclusive a preguntar, "¿Terminó ya la guerra?".

El arranque melancólico de la saga familiar evoca brevemente la llegada a Estados Unidos de los judíos ucranianos, pronto avecindados en un barrio neoyorkino, y también la infancia del padre del protagonista, autor del libro de memorias en que se basa Una vida iluminada (Everything is illuminated), de Liev Schreiber, para luego dar paso a un primer capítulo, la "Obertura al Inicio de una Búsqueda muy Exigente", viaje iniciático, pequeña educación sentimental del nieto Jonathan, quien con sus ojos grotescamente agrandados por los anteojos y su imperturbable calidad de judío bien educado, en poco tiempo se dejará conquistar e intrigar por la gracia y locuacidad de su guía juvenil, Alex, un ucraniano que ignora todo de su pasado histórico y vive volcado en el culto a la cultura popular estadounidense, de Michael Jackson a John Travolta, pasando por el "primer judío negro estadounidense", Sammy Davis Jr, nombre que asesta, con el añadido de otro “junior”, a la mascota del abuelo, una perra temperamental y loca.

En la cinta de Schreiber, este joven ha barrido con el pasado soviético ("Ahora somos independientes"), y también con todo lo que pudiera vincularse con aquellas tragedias históricas en las que participaran sus parientes más cercanos, como algún antisemitismo brutal, próximo a la barbarie nazi. El director muestra de igual modo a un Jonathan, nerd irredimible, rebasado también por la realidad que va descubriendo y que el propio Alex va entendiendo mejor que él, y con mayor embarazo. El diseño de los tres personajes centrales, el abuelo y sus dos jóvenes acompañantes, es muy fino y exige del espectador una participación muy atenta. ¿Cómo interpretar el mutismo tramposo del anciano, cómo llenar los vacíos en la precaria comunicación lingüística entre Alex y Jonathan? ¿Cómo adentrarse, sobre todo, en la torcida mentalidad del joven coleccionista dispuesto a transformar en fetiche toda vivencia, al punto de parecer emocionalmente castrado? Elijah Wood ofrece una caracterización notable, a un paso del autismo, tan enigmático como el abuelo cargado de remordimiento y culpa, empeñado sin embargo en escudriñar un pasado familiar para transformarlo, de inmediato, en nueva reliquia para su colección estéril. ¿Por qué es Alex, y no Jonathan, la voz narrativa de este relato? Tal vez por una apuesta del cineasta de inyectar vitalidad a un pasado perturbador que convendría no sepultar, embodegar o coleccionar demasiado pronto. Alex es el personaje simpático de esta historia, y quien mejor recoge las enseñanzas de la educación moral de Jonathan. Su transformación final ilumina de modo inesperado el relato, desmintiendo con fanfarronería y desenfado la melancolía oscura y complaciente del joven coleccionista de memorias muertas.

(Carlos Bonfil, 6 de noviembre de 2005, extraído de www.jornada.unam.mx)
Una vida iluminada de Liec Schreiber comienza en distensión y culmina en silencio y memoria. Cómo llega de una cosa a la otra es el verdadero tema del film, un viaje introspectivo de tres hombres y un perro por los secretos del pasado. La película está narrada por Alex, un ucraniano cuya familia se especializa en “tours de judíos muertos”. Alex y su abuelo (también llamado Alex) conducen judíos americanos en la búsqueda de sus raíces a los lugares donde sus ancestros murieron.

El viaje a través de un desconcertado pero hermoso paisaje ucraniano incluye un auto de la era soviética que no tiene justamente air bags. El abuelo es el conductor, aunque declara ser ciego e insiste en viajar a todos lados con su “perra que ve”, cuyo nombre es Sammy Davis Junior Junior. El inglés de Alex parece aprendido desde un diccionario al que le falta una palabra. Se dedica a torturar a las palabras forzándolas para que entren en las oraciones de las que quieren escapar, y lleva un diario con capítulos como en una "Obertura al Inicio de una Búsqueda muy Exigente"

El héroe de la película es Jonathan, un solemne americano conocido como “El coleccionista” porque acumula objetos y piezas de su vida y almacenándolos en bolsas Ziploc, cuidadosamente etiquetadas. Llega a Ucrania para encontrar a la mujer que salvó la vida de su abuelo. Hay tanto agradecimiento hacia esta mujer porque la abuela de Jonathan creía que Ucrania trató tan mal a los judíos que si los nazis invadían, casi significaba una mejoría.

La primera hora o algo más es una comedia extraña e hilarante, basada en la intratable naturaleza del abuelo, su feroz amor por Sammy Davis Junior Junior, y su tregua con su nieto que idealiza la cultura popular americana, especialmente a Michael Jackson. Cuando Jonathan le cuenta que Sammy Davis Jr. I era judío, él se queda estupefacto: “¿Y Michael Jackson? “No –dice Jonathan- definitivamente Michael Jackson no.”

Hay gran asombro o, mejor, perplejidad (el tipo de palabra que a Alex le gusta) en el hecho de que Jonathan sea vegetariano. En el comedor del hotel le dicen que las papas no pueden, ni deben, y que no serían servidas jamás sin carne. Finalmente, le sirven una papa hervida, en una escena que se desarrolla como si Chaplin hubiera estado involucrado. Luego, se va a su habitación, una pequeña cama en el medio de un enorme vacío. Alex le aconseja cerrar la puerta: “Hay algunas personas peligrosas que podrían querer robar cosas de unos americanos o, incluso, secuestrarlos.”

El viaje continúa. Sammy Davis Junior Junior empieza a amar a Jonathan. El abuelo habla como un corrosivo antisemita, Alex lo tapa con su traducción, y nadie parece haber oído hablar de la aldea de Trachimbrod, que es la que buscan. Luego, repentinamente, el abuelo conduce por la ruta y, en el medio de la nada, encuentran a una bella mujer del cabello blanco (Larissa Lauret) viviendo en una casa en el medio del campo, que simplemente les dice, “Ustedes llegaron. Soy yo.”

La película está basada en la novela de Jonathan Safran Foer que, según asegura, incluye muchas escenas de un pasado lejano, incluyendo algo del realismo mágico de la comunidad judía de Ucrania del siglo XVIII. Una vida iluminada vive en el presente, a excepción de la memoria y de los enigmáticos flashbacks hacia la Segunda Guerra Mundial. El plus que Schreiber le da al material es la habilidad para movernos desde la sátira declarada de las primeras escenas a la solemnidad de las del final. El primer tercio del film podría haber estado inspirado en Amarcord de Fellini mientras que, el último tercio, en las más oscuras horas de Bergman.

(...)


Una vida iluminada es una film que crece en la reflexión. La primera vez que lo vi, estaba en una simpática comedia étnica cuando, de pronto, uno se introduce en un terreno oscuro y peligroso. Admiré el film pero no aprecié suficientemente su arco de transformación. Luego, lo vi nuevamente sintiendo que me había perdido algunos detalles, que me había distraído con los enormes lentes de Jonathan y otras cosas irrelevantes (como diría Alex). La segunda vez, estaba más advertido del viaje que Schreiber estaba tomando y por qué era necesario comenzar exactamente donde él empieza para poder llegar hacia donde va yendo.

(Roger Ebert, 23 de septiembre de 2005, extraído de www.rogerebert.com)



_________________________________________________________________________________________
Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102.

Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.

_________________________________





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje