Página principal

Temas básicos de Creatividad


Descargar 146.19 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño146.19 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7




Materiales didácticos


Temas básicos de Creatividad




INTELIGENCIA CREADORA


Documento base:

Marina, José Antonio (1993). Teoría de la inteligencia creadora. Barcelona: Anagrama.



Síntesis elaborada por:

Dr. Miguel Angel Rosado Chauvet

Unidad Iztapalapa

División de Ciencias Sociales y Humanidades

Departamento de Economía

Coordinación de Administración

Área de Investigación: Estudios Organziacionales
2006

INDICE Pag.


Presentación de la inteligencia 2

La mirada inteligente 2

Identificar y reocnocer 3

El mundo y el lenguaje 5

El movimiento inteligene 7

La actividad atenta 10

La memoria creadora 14

El sexto sentido 18

Tratado del poyectar 20

Las actividades de búsqueda 26

Las actividades de evaluacón 29

Yo ocurrene y Yo ejecutivo 30



Presentación de la inteligencia


Inteligencia es la capacidad de recibir información, elaborarla y producir respuestas eficaces.

Dos de sus funciones esenciales son crear la información e inventar los fines. Los hombres somos inteligentes captadores de información. La característica esencial de la inteligencia humana es la invención y promulgación de fines.

No hay desarrollo de la inteligencia humana sin una afirmación enérgica de la subjetividad creadora. El creador selecciona su propia información, dirige su mirada sobre la realidad y se fija sus propias metas. A este modo de obrar que resuelve problemas nuevos y permite un ajustamiento flexible a la realidad, lo llamamos inteligencia.

La inteligencia nos permite conocer la realidad. Gracias a ella sabemos a qué atenernos y podemos ajustar nuestro comportamiento al medio. Cumple así la función adaptativa: nos permite vivir y pervivir. También la inteligencia inventa posibilidades. No sólo conoce lo que las cosas son, sino que también descubre lo que pueden ser.

Un acto de inteligencia creadora es comprobación y ejercicio de libertad. Estamos obligados a elegir y nada nos asegura que lo hagamos con acierto. De ahí que sea necesario discernir las posibilidades. La ética no es más que el salvavidas de la inteligencia, tras las posibilidades que ella misma engendró.

La inteligencia conoce la realidad e inventa posibilidades, y ambas cosas las hace gestando y gestionando la irrealidad. Un concepto de libertad es la elemental capacidad de guiar la atención, iniciar el movimiento, dirigir la mirada, elaborar un plan y mantenerlo en la conciencia, evocar un recuerdo. La inteligencia humana es una inteligencia computacional que se autodetermina.

En un momento de su evolución, el hombre aprendió a decir no al estímulo. La transfiguración ocurrió cuando al ver el rastro detuvo su carrera, en vez de acelerarla, y miró la huella. Había aparecido el signo, el gran intermediario.

La inteligencia humana es la inteligencia animal transfigurada por la libertad. La construcción de la inteligencia, de la libertad y de la subjetividad creadora corren en paralelo. Esta actividad altera también la realidad, de la que comienzan a brotar posibilidades libres.


La mirada inteligente


Mediante la mirada extraemos datos de la realidad. Eso es lo que significa percibir, nuestro ojo no es un ojo inocente sino que está dirigido en su mirar por nuestros deseos y proyectos.

No hay percepción sin estímulo, pero el estímulo no determina por completo la percepción. Hay una holgura entre ambos. Nunca podemos estar seguros de los que otra persona ve. Completamos lo visto con lo sabido, interpretamos los datos viendo desde el significado.

La aparición del lenguaje ayudará en esta tarea de controlar sus sistemas perceptivos. Vemos desde la memoria; pues bien, también percibimos desde el lenguaje. Adivinamos lo que no vemos, completamos con la memoria lo que falta a nuestros ojos. El estímulo cambia, pero el significado permanece. Percibir es asimilar los estímulos dándoles un significado.

Somos creadores de significados libres, estén limitados. Lo que hace la mirada es inventar posibilidades perceptivas en las propiedades reales del estímulo. Entre el acto perceptivo y el acto creador no hay un abismo. Una de las posibilidades de la mirada es ser creadora.

Según Witkins, se distinguen dos estilos perceptivos, según los sujetos sean dependientes o independientes del campo perceptivo. Lo que caracteriza a la mirada inteligente es que aprovecha los conocimientos que posee. Pero dirige su actividad mediante proyectos.

La mirada se hace inteligente –y por lo tanto creadora– cuando se convierte en una búsqueda dirigida por un proyecto. Ver, oír, escuchar, oler, no son operaciones pasivas, sino exploraciones activas para extraer la información que nos interesa.

Sus métodos para explorar el objeto visual diferirán de acuerdo con la tarea que el sujeto se imponga. Sherlock Holmes decía que “Sólo se puede ver lo invisible si se lo está buscando”. Toda percepción o conocimiento es una respuesta a una pregunta expresa o tácita, y de la sagacidad de nuestras preguntas dependerá el interés de sus respuestas.

Heisenberg escribió: “No deberíamos olvidar que lo que observamos no es la naturaleza misma, sino la naturaleza determinada por la índole de nuestra preguntas”. Sentimos la imperiosa necesidad de conocer las cosas, y también las posibilidades de las cosas y nuestras posibilidades. La sola percepción no nos sosiega. Necesitamos comprender. Hemos de conseguir que lo ajeno se convierta en propio. En esto consiste el conocimiento: conocer es comprender, aprehender lo nuevo con lo ya conocido.

En su esfuerzo por poseer la realidad, los hombres han explicado los fenómenos incomprensibles del mundo perceptivo sirviéndose de los fenómenos comprensibles del mundo perceptivo. Lo que resulta más interesante es que una misma pregunta no significa lo mismo en los diversos momentos de su vida.

No es el juicio la actividad fundamental del entendimiento, sino la interrogación. Ésta es la forma a priori de la humana inteligencia, que nos permite ordenar el caos de las sensaciones, porque la Naturaleza responde no sólo a nuestros experimentos, sino a todas nuestras preguntas, en las que tienen su origen las categorías.

La percepción nos proporciona información sobre las cosas. Gracias a ella aislamos un contenido, le dotamos de señas de identidad destacándolo de las otras cosas. Todas nuestras afirmaciones sobre la existencia de algo, tienen que fundarse directa o indirectamente en la percepción. Las posibilidades que inventamos pueden mantener o no el enlace con la realidad. En un caso serán posibilidades reales, y en el otro posibilidades fantásticas.

  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje