Página principal

Tema 23. Poesía posterior a 1936


Descargar 18.79 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño18.79 Kb.

TEMA 23. POESÍA POSTERIOR A 1936

INTRODUCCIÓN. MARCO HISTÓRICO: la Dictadura está marcada por la censura y el exilio de muchos intelectuales. En la década de 1950, económicamente se atisbaba una cierta recuperación, con la progresiva incorporación de España al contexto internacional, pero la mayoría de la población seguía padeciendo penurias.      En los años sesenta, y hasta 1975, continuaron las detenciones, torturas y ejecuciones. Sin embargo, el nivel de vida se elevó. En 1976, se inició la transición a la democracia. 

TENDENCIAS POÉTICAS: La generación del 36, formada por poetas que padecieron la Guerra Civil, es la primera promoción. La figura más destacada es Miguel Hernández, aunque muchos autores lo vinculan con la generación del 27. 

Miguel Hernández: su estilo poético está dominado por la familiaridad, el dominio métrico y la humanidad. Sus temas: la vida, el amor, la muerte y la lucha por la justicia social. Tiene tres etapas:

Primera etapa: “Perito en lunas”(1934), obra de estilo gongorino escrita en octavas reales. La mejor obra, sin embargo, es “El rayo que no cesa”, en la que sobresalen los sonetos y la Elegía a Ramón Sijé (tercetos).

Segunda etapa: en “Viento del pueblo” destaca la poesía de combate y de preocupación social, en “El hombre acecha” podemos ver el desencanto del poeta y la tristeza.

Tercera etapa: son los poemas escritos en prisión, “Cancionero y romancero de ausencias” trata temas como el amor, la libertad y la situación personal, con un lenguaje intenso y de gran fuerza.



Los poetas del exilio: destacan autores como León Felipe (“Versos y oraciones de caminante”), y los autores del 27, Cernuda, Guillén, Salinas, Alberti, además de Juan Ramón Jiménez.

Poesía arraigada, garcilasistas (años 40):

-   Se encuentran en la órbita ideológica de los vencedores de la guerra y escriben en las revistas Escorial, dirigida por Dionisio Ridruejo y Luis Rosales, y Garcilaso, dirigida por José García Nieto. Estos poetas toman a Garcilaso de la Vega como modelo (poeta y soldado) y escriben una poesía heroica, religiosa o amorosa.

- Suelen emplear las formas métricas clásicas: soneto, décima… Los temas dominantes son los tradicionales –amor, paisaje…- junto a un firme sentimiento religioso y humano.

-  Expresan una visión del mundo optimista y esperanzada, sin que la penosa y dura realidad tenga cabida en sus versos.

Poetas más destacados de esta etapa: Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero (Escrito a cada instante), Dionisio Ridruejo (En la soledad del tiempo)Luis Rosales (La casa encendida).

Poesía desarraigada, existencialistas (años 40 y 50):

En 1944 se dan tres hitos fundamentales: se publica Hijos de la ira, de Dámaso Alonso, grito de protesta que sirve como revulsivo contra los garcilasistas, y Sombra del paraíso, de Vicente Aleixandre, libro con rasgos neorrománticos y surrealistas que lo relacionan con el 27. Por último, aparece la revista Espadaña (1944-1950), fundada por Eugenio de Nora y Victoriano Crémer, que acoge a los poetas de esta tendencia.

Características:

- Sentimiento de angustia y desesperación ante las circunstancias. Dios no representa el equilibrio sino la única salvación.

-    En ella existe una preocupación por el hombre, con humanismo dramático, desgarrado, que entronca con el existencialismo. A diferencia de la poesía arraigada, la poesía desarraigada está más apegada al mundo y a sus problemas.

- En cuanto a la forma, se trata de una poesía directa, con un estilo más sencillo y menos preocupado por cuestiones estéticas, con empleo del verso libre y el versículo.

Poetas: Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, y otros poetas más jóvenes como Gabriel Celaya (Cantos iberos) y Blas de Otero (Ángel fieramente humano), que evolucionaron después a la poesía social. Hay otros poetas más interesados en buscar lo esencial del ser humano (poesía metafísica) como Carlos Bousoño, José Luis Hidalgo o José Mª Valverde.

 Poesía social (años 50): es un paso más de la poesía desarraigada. Los Cantos iberos de Celaya y Pido la paz y la palabra de Blas de Otero, marcan el comienzo de esta tendencia que se tiene las siguientes características:

-Lenguaje desnudo de recursos retóricos, a veces panfletario.

-El paso del yo al nosotros.

-El tema de España, con tintes políticos.

BLAS DE OTERO: tras su obra Cántico espiritual(1942), de corte renacentista, podemos distinguir tres etapas en su obra:

1-Poesía desarraigada y existencial, con un lenguaje tenso, desgarrado y estremecedor: Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia.

2-Poesía social, con un lenguaje coloquial y sencillo: Pido la paz y la palabra.

3-Retorno a la poesía íntima y elaborada con Hojas de Madrid.

 Generación del 50 (años 60

 Poetas: Ángel González, Carlos Barral, José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, J. A. Valente, Francisco Brines, Claudio Rodríguez, Félix Grande

-  Características: Para estos poetas, la poesía no es comunicación, sino un medio de conocimiento de la realidad. Pasan del yo social al yo poético e íntimo, generando una poesía de la experiencia.

Referentes poéticos: Eliot, Pound, Cavafis, Machado, Neruda y Luis Cernuda.

 

Los novísimos (años 70):

- En 1970, el crítico literario José María Castellet publicó una antología de poemas titulada Nueve novísimos poetas españoles: Félix de Azúa, Guillermo Carnero, Pere Gimferrer, Leopoldo María Panero, Manuel Vázquez Montalbán, V. Molina Foix y Ana Mª Foix. Otros poetas cercanos: Luis Antonio de Villena, L. A. de Cuenca y Jaime Siles.

Características: En el poema existe un exhibicionismo cultural (venecianismo). Introducen mitos contemporáneos del cine, del cómic. En cuanto a los temas, lo personal (la infancia, el amor), lo público (sociedad de consumo, los mass media), la poesía (metapoesía). En cuanto a la forma, despreocupación de las formas tradicionales. Se trata de la última vanguardia.

A partir de 1975:

- Coexistencia de varias promociones poéticas: Por un lado, escritores ya consagrados como Bousoño, José Hierro, Valente, Aleixandre, Brines… Por otro lado, los novísimos.

- Años 80: La corriente dominante es la poesía de la experiencia. Se trata de una poesía que reintroduce el humor, la parodia, el gusto por la expresión de lo íntimo y lo individual como experiencia común con el lector, e incluso no desdeña la crítica social. Entre los principales poetas, Jon Juaristi, Luis García Montero y F. Benítez Reyes.

-  Otras tendencias: Neosurrealismo de Blanca Andréu. Erotismo de Ana Rosseti. Nueva épica de Julio Llamazares y Julio Martínez Mesanza…





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje