Página principal

Tema 14 6 : La Guerra Civil (1936-1939) Las causas inmediatas del alzamiento militar


Descargar 31.94 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño31.94 Kb.
Tema 14.5.6 : La Guerra Civil (1936-1939)
1.- Las causas inmediatas del alzamiento militar:
El gobierno se ver frecuentemente rebasado por la realidad de la calle y tiene que legalizar las acciones de organizaciones obreras o campesinas para mantener la apariencia de legalidad:

  • El deterioro del orden público era evidente: en tres meses de habían quemado 170 iglesias y aumentaron los homicidios.

  • Ocupación de fincas: el gobierno autoriza al IRA a expropiar cualquier finca, siendo propietario del dueño hasta que recibiera la indemnización. Entró en el verano del 36 en vigor la Ley de Bases de la Reforma Agraria (de 1932) y en un mes se ocuparon medio millón de has. y se asentaron más de 100 mil familias.

  • Comenzó la tramitación de los estatutos vasco y gallego, lo disparó la alarma en la derecha.

  • El asesinato del teniente Castillo, de la Guardia de Asalto, por falangistas y, como represalia, el del diputado del Bloque Nacional Calvo Sotelo, fueron los detonantes que pusieron a la derecha el pretexto para un alzamiento armado que se había organizado desde hacía meses.


2.- La sublevación militar y las fuerzas en los momentos iniciales:
El 17 de julio de 1936 se sublevó la guarnición militar de Melilla, extendiéndose la rebelión militar al resto del protectorado de Marruecos y a la península. La reacción de buena parte de la sociedad española fue defender al República.
* Del lado republicano quedaban las principales zonas militares y mineras: Cordillera Cantábrica, de Asturias (salvo Oviedo) hasta el País Vasco; Cataluña (en Barcelona el general Goded fue dominado y ejecutado), Valencia, Madrid (el general Fanjul fracasó), Castilla-La Mancha, centro-sur de Extremadura y la Andalucía oriental (salvo las capitales de Sevilla –Queipo de Llano-, Córdoba y Granada).
* Del lado rebelde las zonas agrarias y cerealistas de Castilla-León, Galicia, zona central y occidental de Aragón (incluida Zaragoza, al mando de Cabanellas), norte de Extremadura (incluido Cáceres), Baleares (salvo Menorca), Canarias (al mando de Franco) y los territorios en Marruecos de Ceuta y Melilla.
* En cuanto al ejército, fieles a la República quedaron dos tercios de la aviación y marina, la mitad de la Guardia Civil, el 70% de la Guardia de Asalto y el 47% del ejército de tierra. Pero de los 140.000 hombres del lado rebelde, 47.000 correspondían al ejército profesional de Marruecos (Legión y Regulares, mandados por Franco).
* En cuanto al apoyo social, las clases altas (terratenientes y alta burguesía) y el campesinado medio apoyaron el levantamiento, además de la Iglesia, salvo la iglesia vasca y parte de la catalana. La Iglesia bautizó el alzamiento como cruzada de liberación, pues desde el establecimiento de la República los ataques que había sufrido eran considerables. Los republicanos, o rojos, eran los infieles que los soldados del bando “nacional”, heroicos cruzados, tenían que combatir.
* Los gobiernos autonómicos del País Vasco y Cataluña apoyaron la República sin reservas pues en los rebeldes un objetivo prioritario era la eliminación de sus estatutos.

* Los trabajadores, tanto del campo como de la ciudad apoyaron a la República, pero terminó imponiéndose la “lealtad geográfica”: la población frecuentemente ocultó su ideología cuando en su pueblo o ciudad había triunfado el bando rival.


3.- El desarrollo de la Guerra:
a) Otoño de 1936: objetivo Madrid
Ante la sublevación, las autoridades republicanas ordenaron a los soldados de las zonas rebeldes, que no obedeciesen a sus jefes. Esta orden, que no se cumplió en zonas rebeldes, hizo que los soldados abandonaran los cuarteles en las zonas fieles a la República, con lo que ahora ésta tenía que improvisar un nuevo ejército haciendo volver a los desertores, incluyendo las “milicias populares” (población civil a la que se le entregaron armas, pero sin disciplina alguna ni experiencia militar). La zona rebelde, por su parte, contaba con la adhesión de falangistas y carlistas, bien armados y mucho más disciplinados que las milicias populares. De los 16.000 oficiales del ejército español, sólo 3.500 quedaron con la República. Esto hará que se tengan que improvisar oficiales, surgiendo jefes de milicias nombrados generales (Líster, Modesto, Durruti…).
Al fracasar el levantamiento en gran parte del territorio, y como se había planificado en este supuesto, las tropas del director de la sublevación, el general Mola, desde Navarra se dirigiría a Madrid al encuentro con las tropas de Franco, que llegarían desde el sur. El pueblo de Madrid, levantado en armas detendrá a Mola en Guadarrama, Somosierra y Gredos. Mola, entonces se dirigirá hacia el País Vasco, tomando Irún y San Sebastián: la frontera francesa se cerraba y quedaba aislada la zona republicana del norte.
Franco, al permanecer la armada fiel a la República en su mayor parte, quedará los primeros días aislado en Marruecos. El día 20 dispondrá de aviones alemanes e italianos para llevar a legionarios y regulares hasta Jerez y Sevilla, y hasta el 5 de agosto no podrá cruzar el estrecho con la mayor parte de sus fuerzas (la mala organización de la flota republicana no fue capaz de parar a las tropas de Franco). A partir de la entrada del ejército de Marruecos en la península:


  • Avanza desde Sevilla a Extremadura, conquista Badajoz y Mérida y enlaza con las fuerzas rebeldes del norte (coronel Yagüe).

  • Franco va de Extremadura a Madrid, pero se desvía antes hacia Toledo (coronel Moscardó) para liberar el Alcázar, donde se habían refugiado los militares rebeldes de la ciudad y estaban sitiados por las tropas republicanas. Este desvío permitirá que Madrid organizase la defensa ante el inminente ataque de Franco.

  • Mientras tanto en Madrid se ha constituido un Junta de Defensa, presidida por el general Miaja, para aunar los esfuerzos, mientras el gobierno se traslada por seguridad a Valencia. Madrid ha recibido refuerzos de las milicias de Barcelona, Valencia y Aragón, además de las Brigadas Internacionales (voluntarios de países muy diversos: franceses, ingleses, rusos, americanos…; unos 60.000) y la ayuda de la Unión Soviética, comprometidos en la lucha contra el fascismo y a favor de la democracia.




  • Las tropas de Franco llegan a las puertas de Madrid por la Casa de Campo y la Ciudad Universitaria. La ciudad aguantará la embestida, se estabiliza el frente y se pasa de la guerra de movimientos a la de trincheras, donde la artillería y la aviación castigarán duramente a Madrid.


b) Nuevos intentos de conquistar Madrid (1937):


  • La Batalla del Jarama: en febrero de 1937, Franco decide rodear Madrid por el sur para incomunicarla al cortar la carretera de Valencia. El enfrentamiento con el ejército republicano se produce en el Jarama, donde no hubo vencedores y sí unas 20.000 bajas por ambas partes.

  • Batalla de Guadalajara: a comienzos de 1937, Mussolini había enviado a los rebeldes abundante material de guerra y unos 40.000 soldados, mal entrenados y mandados. Estos, tras intervenir con éxito en la conquista de Málaga, pidieron que se les destinase a primera línea en el asedio a Madrid. Madrid era rodeada por Guadalajara y el 8 de marzo unos 60.000 soldados rebeldes rompieron el frente defendido por unos 10.000 republicanos, respondiendo Miaja con una contraofensiva que derrotó a los italianos de forma estrepitosa con gran efecto propagandístico en la República.


c) El frente norte. Brunete y Belchite


  • Tras los intentos fracasados en rodear Madrid, Franco decidió ir conquistando otros territorios en poder republicano: ir a una guerra más lenta y segura. El objetivo siguiente estaría en el norte: conquistar la industria y sus recursos mineros.

  • El 26 de abril, en su avance hacia Bilbao, la aviación alemana de la legión Cóndor bombardeó Guernica, muriendo más de un millar de civiles. En junio caía Bilbao.

  • El ejército sublevado se dirigió entonces a Santander, respondiendo el gobierno republicano, dirigido ahora por Juan Negrín, ordenó atacar en las cercanías de Madrid para aliviar la presión sobre el frente norte. La batalla se dio Brunete, terminando en tablas y no impidió que en agosto cayera Santander.

  • El ejército de Franco se dirigía ahora a Asturias y el republicano respondía con una ofensiva en el frente de Aragón, en Belchite, tratando de paralizar la ofensiva sobre Asturias. Tampoco avanzó el frente de Aragón y en octubre caía Asturias. Franco dominaba en el norte desde Galicia al País Vasco.


d) El frente este (1938):
* La Batalla de Teruel: al liquidar el frente norte, Franco volvió a pensar en utilizar todos sus efectivos para volver a atacara Madrid. La República entonces inició una ofensiva de distracción sobre Teruel. En una lucha donde se enfrentaron más de de 60.000 hombres, los republicanos tomaron Teruel el 8 de enero de 1938, pero duró poco la victoria porque una contraofensiva de Franco tomaba la ciudad algunas semanas después.
Desde Teruel las tropas franquistas intentaron alcanzar el Mediterráneo para partir la zona republicana en dos y separar Cataluña de Valencia y Madrid. En abril llegaban a la costa en Vinaroz e iniciaban su avance hacia Cataluña, cayendo en junio Castellón.
* La Batalla del Ebro y la caída de Cataluña: entonces la República trató de impedir el avance sobre Valencia e inició la ofensiva más importante de la Guerra entre julio y octubre de 1938, la Batalla del Ebro. Se trataba de que, desde el sur de Cataluña, el ejército republicano cruzara el Ebro y envolviera al ejército de Franco, que había llegado desde Teruel y Lérida, por la retaguardia. A la semana los frentes se estabilizaron iniciándose una batalla de ataques y contraataques brutal, con abundante uso de la artillería y la aviación, ocasionando más de 100.000 bajas y donde el ejército nacional fue dañado de modo importante, pero el republicano quedó destrozado.
Franco ahora continuaba directamente hacia Barcelona, entrando en enero de 1939, suprimiendo el Estatuto y fusilando al presidente de la Generalitat Lluis Companys. Medio millón de personas cruzaban la frontera hacia Francia.
e) La caída de Madrid y el final de la guerra:
En febrero de 1939 dimite Azaña y al mes siguiente lo hace el jefe de Gobierno Juan Negrín. En Madrid se crea un Consejo de Defensa Nacional por parte de los militares no comunistas (coronel Casado, general Miaja), surgiendo un gobierno paralelo al de la República con el fin de negociar la paz con ciertas condiciones para los vencidos. Franco exigió la rendición incondicional y perdidas las esperanzas de una paz honrosa, Casado encabezaba un golpe de Estado contra el gobierno republicano y ponía fin a la política de resistencia, ordenando la rendición de Madrid. El 28 de marzo de 1939 los rebeldes entraban en Madrid y el 1 de abril Franco emitía el último parte bélico: la Guerra Civil había terminado. Comenzaba ahora la dictadura de Franco.
4.- La intervención extranjera en la guerra:
La ayuda militar del extranjero a ambos bandos permitió que la guerra se prolongase durante tanto tiempo: con el material del ejército español habría durado medio año. En teoría se creó el Comité de No Intervención, encabezado por Francia e Inglaterra, además de Alemania, Italia y hasta 30 países. Portugal cerrará sus fronteras y la marina de los cuatro países mencionados vigilaría la no entrada de suministros bélicos a ambos bandos. En la práctica todo fue una farsa:
* Ayuda a la República: la URSS y, en menor medida, Francia y Méjico, le enviaron material militar. Por la ayuda soviética la República quedaba vinculada al comunismo, recibiendo entonces el nombre, por los rebeldes de república roja o marxista. La ayuda soviética se pagó con las reservas del oro del Banco de España (“El oro de Moscú”), unas 510 toneladas.

La ayuda humana fue a través de las Brigadas Internacionales: unos 50.000 hombres de 30 países que, bajo el lema “España será la tumba del fascismo”, eran de ideología comunista, socialista, anarquista o democrática, que luchaban por evitar la expansión del totalitarismo en España y Europa (Brigada Lincoln, Garibaldi, Teleman). A finales de 1938 se retiraron y cerca de 20.000 murieron en los frentes.


* Ayuda a los sublevados: procedió sobre todo de Alemania e Italia, ambos países con regímenes totalitarios. Alemania enviaba la Legión Cóndor, compuesta por 6.000 asesores militares, tanquistas y aviadores; un grupo bien armado y preparado. Italia enviaba unos 40.000 soldados (Corpo di Truppe Volontaire), con mucha menor preparación. Portugal enviaba varios miles de hombres (los Viriatos) y también Irlanda (Legión de San Patricio).
5.- La España republicana durante la guerra:
Al estallar la guerra, la desorganización va a ser absoluta. El poder de los partidos políticos, sindicatos y milicias impedía una mínima unidad de criterio a la hora de organizar el país para hacer frente a la guerra. El gobierno de Casares Quiroga tarda en reaccionar al conocerse el levantamiento en Marruecos e intenta controlar las organizaciones obreras pero dimite antes de entregar armas al pueblo. El nuevo Jefe de Gobierno, José Giral hará entrega de armas a las milicias populares en Madrid.
Al presentarse el ejército de Franco a las puertas de Madrid, se formó un gobierno de concentración. El presidente Azaña nombró Jefe de Gobierno a Largo Caballero (líder del socialismo radical) que formó un gobierno con socialistas, comunistas, liberales y anarquistas. El principal asunto era si de daba prioridad a ganar la guerra o hacer la revolución:

- Los anarquistas de CNT y FAI y el POUM eran partidarios de realizar la revolución social: en muchos lugares se ocuparon tierras, se colectivizaron empresas y minas o se ocuparon los ayuntamientos, donde se sustituían las autoridades municipales por comités revolucionarios.


- Los comunistas pensaban que si no se ganaba la guerra, se perderían los logros de la República y habría acabado la revolución social. Era para ellos necesario acabar con las incautaciones de empresas y nacionalizar sólo aquellas industrias necesarias para la producción bélica. Esto les llevó a enfrentamientos con los anarquistas dando lugar a una guerra civil dentro de la guerra civil, lo que derivó en una grave disminución de su capacidad militar frente a los sublevados: en mayo de 1937 en Barcelona hubo más de 500 muertos por enfrentamientos entre fuerzas de la Generalitat, encabezadas por comunistas, y los anarquistas y el POUM que se había apoderado del edificio de Telefónica. Consecuencia de esto fue la caída de Largo Caballero y su gobierno.
- En mayo de 1937 el socialista y simpatizante comunista Juan Negrín fue nombrado Jefe de Gobierno, dejando fuera del gobierno a los anarquistas. Reconstruyó la autoridad del Estado y centralizó los recursos para ganar la guerra. Se paralizaron las colectivizaciones, se nacionalizó la economía y se militarizaron las principales empresas. Hubo una importante reorganización militar: aumentó la disciplina y se integraron las Milicias Populares en el ejército regular, formando las Brigadas Mixtas.
- Ante los reveses militares, Negrín, apoyado en los comunistas, era partidario de resistir a toda costa y ganar tiempo pues la inminente Guerra Mundial podía ser la salvación de la República por la ayuda de las potencias democráticas. Pero en abril terminaba la Guerra Civil y hasta septiembre de 1939 no empezaba la II Guerra Mundial.

6.- La España sublevada durante la guerra:
Por parte de los que prepararon el golpe militar, se pensaba que, tras el triunfo del golpe, se apartaría del gobierno al Frente Popular, a comunistas, anarquistas y separatistas, pero se daría continuidad al régimen republicano. Tras la Guerra Civil las cosas fueron diferentes. El ejército y la España sublevada se organizaron con bastante rapidez. El ejército, la Iglesia y la Falange fueron los pilares de apoyo de Franco:


  • Franco era nombrado en septiembre de 1936 Generalísimo de los ejércitos de Tierra, Mar y Aire: el ejército obedeció de modo absoluto al “caudillo”.

  • La Iglesia recuperó los privilegios perdidos durante la República: España se declara católica, los religiosos recuperaban la enseñanza; los jesuitas recuperaban sus propiedades. La Iglesia bendijo el “alzamiento nacional” a la vez que se consideraba la guerra como una “cruzada de liberación nacional”. Franco se convertía en “Caudillo de España por la Gracia de Dios”.

  • Había un único partido, el “Movimiento” y Franco sería su Jefe Nacional. Un partido ideológicamente apoyado en las ideas fascistas de la Falange y en el conservadurismo católico carlista. En abril de 1937 se unificaron la Falange y las JONS (Falange Española Tradicionalista de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). Era el partido único a imagen de Alemania e Italia, luego se llamaría “Movimiento Nacional”.

  • Se suprimieron las conquistas de la República: su legislación laboral, se eliminaron los sindicatos, la libertad de expresión (establecimiento de la censura), el divorció, la reforma agraria (se devolvieron las tierras a los antiguos dueños) y los estatutos de autonomía.


7.- Las consecuencias de la guerra:


  1. Políticas: con la victoria de Franco en la guerra, se iniciaba un período de casi cuarenta años de dictadura y se acababa con el régimen democrático de la Segunda República

  2. Demográficas: si consideramos además de los muertos en campaña las víctimas de la represión por ambos bandos, la población civil muerta en bombardeos, así como las víctimas del hambre y enfermedades, la cifra se acercaría a medio millón de personas. Además, se calculan otras 500.000 las que salieron hacia el exilio. Por tanto, España perdió un millón de personas.

  3. Económicas: la producción agrícola se redujo un tercio y la ganadería quedó en la mitad. Esto hizo de la posguerra un período de hambre generalizada y de cartillas de racionamiento hasta 1951. La producción industrial también cayó un tercio, de lo que se recuperará muy lentamente por el comienzo de la II Guerra Mundial y por el aislamiento del régimen en los años cuarenta.

  4. Las comunicaciones se dañaron gravemente: el 70% del transporte por carretera, el 40% del ferrocarril y un tercio de la marina mercante. 500.000 viviendas fueron destruidas y especialmente sufrieron algunas grandes ciudades (Madrid, Barcelona, Bilbao).

  5. La renta nacional se redujo a la mitad y hasta 1959 no se recuperó el nivel anterior a la guerra.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje