Página principal

Sus hallazgos de factibilidad no sobre la capacidad de las compañías en los sectores afectados para substituir cm, sino sobre su capacidad para implantar controles de ingeniería y praçticas de trabajo convencionales


Descargar 273.38 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño273.38 Kb.
  1   2   3   4   5   6






sus hallazgos de factibilidad no sobre la capacidad de las compañías en los sectores afectados para substituir CM, sino sobre su capacidad para implantar controles de ingeniería y praçticas de trabajo convencionales.
Además del PEL TWA de ocho horas, OSHA está promulgando un límite de exposición a corto término (STEL) de 125 ppm, medido durante un período de 15 minutos, para proteger a los empleados de la toxicidad aguda de CM y sus metabolitos. La toxicidad aguda del CM está caracterizada principalmente por los efectos al CNS, tal como alerta y coordinación disminuidos, jaqueca y mareos, lo que puede llevar, a su vez, a accidentes en el trabajo, así como daño material a la salud. La ausencia de un STEL significaría que los empleados pudieran estar expuestos hasta a 800 ppm por 15 minutos. Tales niveles están claramente asociados con efectos al sistema nervioso central.
El CM también es metabolizado a monóxido de carbono (CO). El CO producido de exposición a CM tiene el mismo efecto tóxico en el cuerpo que la exposición directa a CO. El principal efecto tóxico del CO es la reducción de la capacidad de la sangre para cargar oxígeno a los tejidos del cuerpo.
En el cuerpo, el monóxido de carbono es convertido a carboxihemoglobina. Los niveles de trasfondo de carboxihemoglobina en la población no fumadora de EEUU varía de aproximadamente 0.5% a 2.0%. La carboxihemoglobina en fumadores varía de aproximadamente 3% a 10%. La carga corporal adicional de CO (carboxihemoglobina), debida a CM o exposición directa a CO pueden tener efectos adversos a la salud sobre los individuos afectados. Por ejemplo, la exposición a niveles relativamente bajos de monóxido de carbono (por ejemplo, niveles que aumenten la carboxihemoglobina en 2%), redujo el tiempo para la angina en pacientes con enfermedad cardíaca pre-existente expuestos a niveles ocupacionales de CO [Ex. 21-93]. La exposición de las mujeres embrazadas a CO se ha mostrado que produce efectos adversos a la salud en el feto en desarrollo, Los trabajadores con anemia u otras anormalidades de la sangre pueden estar en riesgo aumentado de daño material a la salud debido a la capacidad ya disminuida de cargar oxígeno.
Los efectos cardíacos mediados por monóxido de carbono de la exposición a CM son una preocupación particular en el escenario ocupacional porque una fracción significativa de la población trabajadora de EEUU (algunos investigadores estiman 30% de la población de EEUU), tiene enfermedad cardíaca silente o sintomática. NIOSH ha expresado preocupación de que el STEL propuesto por OSHA no es suficientemente bajo para proteger a los trabajadores de los efectos adversos al sistema nervioso central y los efectos cardíacos del CM.
Además de reducir los riesgos de los efectos cardíacos y CNS, el STEL también mejorará la protección de los empleados de la carcinogénesis inducida por CM, reduciendo la exposición total a CM y limitando el metabolismo de CM mediante el pasaje GST (el proceso metabólico carcinogénico putativo). La evidencia metabólica sugiere que el pasaje GST produce cantidades mayores que proporcionales del metabolito carcinogénico putativo cuando las concentraciones de

CM alcanzan niveles de alrededor de 100 ppm. Por esta razón, es importante limitar las exposiciones de alta concentración y corta duración a CM. Así, el STEL reducirá los riesgos relacionados con la exposición a CM. Así, el STEL reducirá los riesgos relacionados con exposición de los efectos agudos al CNS, los episodios de carboxihemoglobinemia y cáncer.
Otra ventaja en requerir un STEL es que enfoca la atención sobre las fuentes de exposición a CM en el lugar de trabajo. Los principios de higiene industrial general establecen que un proceso bien controlado debe tener picos no más altos que cinco veces el TWA de ocho horas. La medición de las exposiciones STEL pueden indicar fuentes punto que tengan emisiones inaceptablemente altas de CM y ayudan al patrono a fijarse en esos procesos para corrección. Esto puede ser un mecanismo eficiente para concentrar los recursos de higiene industrial en aquellas fuentes de emisión que, al estar controladas, reducirán la exposición total de los empleados a CM.
Además, ha establecido que "si de hecho un STEL redujera un riesgo a la salud significativo y es factible de implantar, entonces la Ley OSH [sección 6(b)(5)] compele a la agencia a adoptarlo, cerrando avenidas alternativas para el mismo resultado ." (énfasis en el original) Public Citizen Health Research v. Tyson, 796 F.2d 1479, 1505 (D.C. Cir. 1986) (Ethylene Oxide ). Véase también Building and Construction Trades Department, AFL-CIO v. Brock , 838 F.2d 1258, 1271 (D.C.Cir, 1988) (Asbestos).
En resumen, muchos comentaristas cuestionaron la necesidad de un PEL reducido, de un PEL de 25 ppm y por la combinación paarticular de un PEL TWA de ocho horas-STEL propuesto por OSHA, citando preocupaciones sobre la factibilidad de estos límites y la capacidad de las compañías para identificar los controles y/o substitutos para cumplir con ellos. Sin embargo, según discutido en el análisis económico final, OSHA ha determinado que es tecnológica y económicamente factible para las facilidades en todos los sectores afectado cumplir con la regla final. En casi todos los casos, las compañías podrán usar controles de ingeniería y prácticas de trabajo convencionales para reducir la exposición de sus empleados a estos niveles. Además, muchos empleados hallarán que la sustitución es un enfoque viable para eliminar el riesgo significativo presentado a los trabajadores por el CM. Según señaló el análisis económico, muchas firmas de las industrias cubiertas ya han sustituido el CM y han disfrutado de consideralbe disminución de costos en el proceso. Finalmente, es importante no perder de vista las razones para reglamentar CM en primer lugar: esta substancia presenta un riesgo significativo de cáncer, sistema nervioso central e irritación sensorial a un cuarto de millón de trabajadores que manufacturan, formulan, usaan o transportan esta substancia en el lugar de trabajo.
Según demuestran la secciones de Avalúo de riesgo cuantitativo y Significado de riesgo, el riesgo de cáncer restante en al PEL TWA de ocho horas de 25 ppm es claramente de gran preocupación, en que excede al nivel de 1/1000 indicado por el Tribunal Supremo como claramente significativo. OSHA, por lo tanto, exhorta a los patronos a reducir aún más las exposiciones a CM de sus empleados siempre que sea factible hacerlo. Debido a que el riesgo residual restante a 25 ppm es grande, la Agencia tiene la intención de recopilar datos e información sobre la factibilidad de reducir el PEL TWA para reducir el riesgo signficativo restante en una futura acción reglamentaria. La

prioridad asignada a cualquier actividad de reglamentación futura depende en gran medida de los niveles de exposición prevalecientes, factibilidad, avances científicos y otra información, al tiempo en que OSHA considere propuestas subsiguientes; a la extensión en que los niveles prevalecientes estén significativamente bajo 25 ppm, la necesidad de propuestas subsiguientes será disminuida.
Párrafo (d) Monitoreo de exposición
El párrafo (d) discute los requisitos de monitoreo de exposición de empleados para los lugares de trabajo donde los empleados estén expuestos a CM. Según discutido en el preámbulo a la regla propuesta (57 FR 57118-20), OSHA requiere monitoreo de los empleados para facilitar el cumplimiento con los PELs. Como asunto general, el monitoreo de exposición de la exposición de los empleados a substancias tóxicas es una herramienta de manejo de riesgo bien reconocida y aceptada. Las disposiciones de monitoreo de la norma final de CM son consistentes ccon las disposiciones de monitoreo de otras normas de OSHA. La sección 6(b)(7) de la Ley OSH, la cual discute los requisitos de reglamentación para químicos peligrosos, requiere normas de salud que incluyan disposiciones para monitorear la exposición de los empleados. En la regla final, las disposiciones de monitoreo de exposición han sido reorganizados y reescritos para mejorar su claridad y legibilidad. La substancia de los requisitos es esencialmente la misma, con pocas excepciones señaladas a continuación.
Las disposiciones del párrafo propuesto (d) obtuvieron cantidad considerable de comentario y testimonio. Varios participantes en la reglamentación [Ex. 19-57; Tr. 249, 9/17/92; Tr. 249, 9/17/92; Tr. 1711, 9/24/92], declararon que los requisitos propuestos para el monitoreo de exposición impondría cargas económicas excesivas sobre los patronos (e.g., decapadores de pintura, limpiadores de tanques). Sin embargo, en la regla final, OSHA ha estructurado los requisitos de monitoreo de exposición para minimizar la carga para los patronos cuyos empleados tengan exposiciones más bajas y para lugares de trabajo donde los grupos de empleados tengan exposiciones similares. Ultimamente, sin embargo, la Agencia ha determinado que es esencial a la protección de los empleados expuestos que los niveles de exposición sean cuantificados para seleccionar e implantar las medidas apropiadas para reducir las exposiciones de los empleados a CM.
El expediente de reglametnación general apoya la necesidad de monitoreo de exposición para verificar los niveles de exposición con el propósito de designar las medidas de protección adecuadas para los empleados. Además, la evidencia en el expediente indica que los requisitos de monitoreo de exposición son económica y tecnológicamente factibles para las firmas en todos los sectores afectados de de la industria. (Véase la discusión en el Análisis económico final [Ex. 129].)


\El párrafo (d)(1) establece los requisitos generales que aplican a todas las disposiciones de monitoreo. El párrafo (d)(1)(i) establece que los patronos deben caracterizar la exposición a CM de cada empleado. Los patronos pueden elegir una de dos maneras de determinar el nivel de exposición del empleado. Primero, el patrono puede tomar una muestra de aire personal en la zona de respiración de cada empleado afectado. Este enfoque es el método más preciso de monitorear la exposición porque permite que se verifique individualmente la exposición de cada empleado. Sin embargo, OSHA reconoce que este enfoque puede ser cargoso para los patronos con muchos empleados. Por lo tanto, el párrafo (d)(1)(ii) permite a los patronos establecer un esquema de monitoreo representativo.
Bajo esta opción, una muestra de aire personal de la zona de respiración puede ser considerada representativa de la exposición TWA de ocho horas o STEL si se cumplen las siguientes condiciones: Primero, el empleado muestreado debe ser el empleado con mayor probabilidad de tener la más alta exposición entre los empleados incluidos en el grupo que esté siendo representado por la muestra. Segundo, si el patrono desea una muestra tomada de un empleado en un trabajo dado en un turno para representar la exposición de otro empleado en la misma clasificación de trabajo en otro turno, el patrono debe muestrear al menos a un empleado en cada clasificación de trabajo en cada área de trabajo durante cada turno de trabajo. El párrafo (d)(1)(ii) también contiene una excepción bajo la cual una muestra personal de zona de respiración tomada de un empleado en una clasificación de trabajo en un área de trabajo dada y en un turno particular considerada representativa de la exposición de los empleados en otros turnos, donde el patrono documente que las tareas y condiciones en el lugar de trabajo son similares para todos los empleados cuyas exposiciones estén representadas.
La disposición para muestreo representativo, que es muy similar a la disposición correspondiente de la regla propuesta, elimina el monitoreo innecesario y así mejora adicionalmente la efectividad de costo de la norma. En un cambio de la propuesta, la norma final también permite a los patronos usar monitoreo representativo para cumplir con el requisito de monitoreo inicial de la norma. OSHA cree que el monitoreo inicial representativo es apropiado en aquellos casos donde el patrono pueda determinar precisamente cuáles empleados tienen probabilidad de tener exposiciones similares.
La precisión de los métodos usados para realizar monitoreo está discutida bajo el párrafo (d)(1)(iii). Para monitorear concentraciones aerosuspendidas sobre el PEL TWA de ocho horas, los resultados deben ser precisos dentro de más o menos 25% a un nivel de confiabilidad de 95%. Donde las concentraciones sobre el nivel de acción pero en, o bajo el PEL, la precisión debe estar dentro de más o menos 35% a un nivel de confiabilidad de 95%.
Al presente hay medios de medición disponibles, que pueden detectar CM dentro de esos límites, Un método tal es el método 80 de OSHA, que tiene un límite de detección de 0.201 ppm. OSHA tiene disponible copias de este método, y puede bajarse del sitio OSHA's World Wide Web en la Internet en "http.www.osha.gov/." El muestreo y análisis puede ser realizado mediante instrumentos de lectura directa , sistemas de monitoreo contínuo de tiempo real, dosímetros pasivos u otros métodos que cumplan con los requisitos de exactitud y precisión de la norma bajo las condiciones particualres que existan en el sitio de trabajo del patrono.


El párrafo (d)(2) requiere a los patronos hacer una determinación inicial de la exposición de los empleados afectados a CM. OSHA anticipa que la mayoría de los patronos necesitarán realizar monitoreo para caracterizar la exposición del empleado y ha adaptado la norma de conformidad. La norma permite a los patronos caracterizar las exposiciones de sus empleados usando otros medios, siempre que puedan cumplir con los requisitos para tales otros medios presentados en la norma. Por ejemplo, según discutido anteriormente, alguno patronos pueden tener datos objetivos que establezcan que los empleados no estarán expuestos sobre el nivel de acción o el STEL bajo circunstancias razonablemente previsibles. Algunos patronos generan tales datos por sí mismos, mientras que otros confían en la información provista por el manufacturero o suplidor. De conformidad, el párrafo (d)(2)(i) dispone que los patronos pueden basarse sobre datos objetivos en ciertas circunstancias, en lugar realizar monitoreo incial. Los datos objetivos deben representar las más altas exposiciones con probabilidad de ocurrir bajo condiciones razonablemente previsibles de procesado, uso o manejo en el lugar de trabajo y el patrono debe documentar los datos objetivos sobre los cuales se confía (ver eel párrafo (m)). Esta disposición corresponde al párrafo propuesto (a)(2), que fue el tema de varios comentarios [Exs. 19-14, 19-31, 19-57].
Occidental Chemicals testificó [Tr.2010 y 2023, 10/14/92] que OSHA debe expandir la exención de datos objetivos propuesta, de modo que las mezclas con menos de uno porciento de CM sería excluidas del alcance de la norma de CM. La Norma de comunicación de riesgos (HCS), discute las composiciones de mezclas para propósitos de identificar aquellos constituyentes y concentraciones que impartan sus características peligrosas a la mezcla si están presentes en concentraciones de más de una décima parte de uno por ciento o pueda ser liberado en concentraciones que excedan a un PEL existente. Esto es un requisito mucho más protector que el sugerido por Occidental y la Agencia cree que sería inapropiado disminuir las protecciones provistas a los empleados bajo la HCS en la norma de substancia específica de CM. Por lo tanto, OSHA no ha hecho el cambio sugerido.
Además, OSHA reconoce que sería irrazonable requerir monitoreo inicial bajo esta norma donde los patronos ya hayan realizado el monitoreo necesario para caracterizar la exposición de los empleados. El párrafo (d)(2)(ii) permite a los patronos que hayan monitoreado las exposiciones de sus empleados a CM dentro del año antes del 10 de abril de 1997 y que el monitoreo cumpla con los requisitos de precisión y otros requisitos para monitoreo contenidos en la regla final, para designar tales resultados de monitoreo como suficiente en lugar de realizar el monitoreo inicial.
Dow Chemical Co. [Ex. 19-31] comentó que OSHA debiera permitir los datos de monitoreo recopilados en tanto como dos años antes de la fecha de vigencia. La Agencia cree que los datos de más de un año sería improbable que proveyeran una base confiable para caracterizar la exposición de los empleados, porque las condiciones del lugar de trabajo pueden bien haber cambiado desde que los datos fueran recopilados. De conformidad, la Agencia no ha hecho el cambio sugerido.
Discutiendo el punto, Scott Schneider de la International Union of Electronic, Electrical, Salaried Machine and Furniture Workers (IUE), testificó [Tr. 531, 9/18/92] como sigue:
Aunque apoyamos los requisitos para el monitoreo de exposición que fueron propuestos, tenemos reservas sobre la sección (d)(2)(ii) en relación al uso de "resultados de monitoreo anteriores" para satisfacer los requisitos de monitoreo inicial. OSHA debe especificar exactamente qué requisitos deben cumplir los datos, en términos de calidad y cantidad. De otro modo, sería un medio de escape para que las compañías evitaran el monitoreo.



La International Brotherhood of Painters & Allied Trades (IBPAT) estuvo de acuerdo con el sr. Schneider; la unión estableció que el uso de "datos de monitoreo histórico para caracterizar las exposiciones para procesos similares * * * pueden llevar a estimados erróneos de las exposiciones actuales" [Ex. 19-23]. OSHA cree que las preocupaciones de estos comentaristas han sido discutidas en la regla final, porque para ser aceptable bajo la norma, cualesquiera datos de exposición recopilados deben cumplir con los requisitos analíticos, de muestreo y otros requisitos especificados para el monitoreo inicial.
Un número de comentaristas discutió la aplicación de los requisitos de monitoreo en construcción [Ex. 19-23; Tr. 544-45, 9/18/92; Tr. 814-17, 9/21/92; and Tr. 1377-80, 9/23/92]. OSHA está de acuerdo en que las condiciones en los sitios de construcción con frecuencia presentan problemas de higiene industrial y monitoreo especiales, particularmente ya que el trabajo puede ser completado antes de que los resultados del muestreo tomados mediante métodos de monitoreo personal convencional hayan sido devueltos del laboratorio. Por ejemplo, IBPAT [Ex. 19-23] señaló a la variabilidad de exposición que tipifica los sitios de construcción, señalando que el tiempo, una fuerza de trabajo muy transitoria y otros factores con frecuencia complican la caracterización precisa de las exposiciones de trabajo. OSHA's Advisory Committee for Construction Safety and Health (ACCSH) y otros participantes sugirieron que OSHA permita el uso de instrumentos de lectura directa para tratar este problema [ACCSH Tr. 100-103, 7/28/92; Workgroup report, pp. 3-4; Tr. 814-818, 9/21/92; Tr. 1377-1382, 9/23/92].
En respuesta a estos comentarios, la regla final ha sido revisada para permitir el uso de tales instrumentos donde los empleados estén expuestos a CM menos de 30 días dentro de un año dado. Esto significa que los patronos de la construcción que estén envueltos en proyectos de construcción a corto término podrán usar estos instrumentos para caracterizar las exposiciones a CM de sus empleados. El párrafo (d)(2)(iii), que discute los lugares de trabajo o las operaciones de trabajo transitorios donde los empleados estén expuestos en menos de 30 días al año, permite a los patronos el uso de instrumentos de lectrua directa, tales como detectores de tubo para estimar la exposición y determinar qué medidas de protección proveer a sus empleados expuestos a CM. Aunque estas simples herramientas de medición con frecuencia no cumplen con los requisitos de los otros métodos de monitoreo, tienen la ventaja de los resultados inmediatos y así permiten a los patronos proveer protección inmediatamente. OSHA cree que esta disposición responde a los comentarios discutidos anteriormente y representa una solución efectiva a un difícil problema de protección a los trabajadores.


El párrafo (d)(3) discute el monitoreo periódico. La Tabla X-1, a continuación, que corresponde a la Tabla 1 del párrafo (d)(3) muestra varios escenarios de monitoreo posibles bajo los requisitos de monitoreo periódico de la regla final. Cuando la determinación inicial muestra que las exposiciones de los empleados están en o sobre el nivel de acción o sobre el STEL, al patrono se requiere establecer un programa de monitoreo periódico. El monitoreo de TWA de ocho horas debe hacerse cada tres meses si la determinaicón inicial o el monitoreo subsiguiente muestra que los resultados están sobre el PEL TWA de ocho horas o el STEL, respectivamente. Si dos resultados consecutivos subsiguientes de monitoreo tomados con al menos siete días de diferencia muestran que las exposiciones han disminuido a o bajo el PEL TWA de ocho horas, pero sobre el nivel de acción, la fecuencia puede ser disminuida a cada seis meses. El monitoreo TWA de ocho horas puede ser terminado cuando dos resultados de monitoreo consecutivos tomados con al menos siete días de diferencia muestren que las exposiciones están bajo el nivel de acción. El monitoreo del STEL puede ser terminado cuando dos resultados de monitoreo consecutivos tomados con al menos siete días de diferencia muestren que las exposiciones están en o bajo el STEL. (Véase la nota al párrafo (d)(3)).
Hay seis posibles escenarios de determinación inicial de exposición, o combinaciones de TWA de ocho horas y exposiciones a corto término, que determinan la frecuencia del monitoreo requerido. La Tabla X-1, a continuación, muestra estos seis escenarios de exposición, junto con sus frecuencias de monitoreo. Según mostrado por la Tabla X-1, la activación del nivel de acción determina grandemente si los patronos deban monitorear la exposición de los empleados a CM. La única excepción es el escenario en el cual las exposiciones de TWA de ocho horas esté bajo el nivel de acción y las exposiciones a corto término estén bajo el STEL. En este caso, exceder al STEL obliga a los patronos a monitorear las exposiciones a corto término cuatro veces al año en aquellas localizaciones de trabajo donde el STEL sea excedido, pero a los patronos no se requiere monitorear las exposiciones TWA de ocho horas en esas localizaciones de trabajo.
TABLA X-1 Seis escenarios de determinación de exposición y sus frecuencias de monitoreo asociadas

Escenario de exposición


Actividad de monitoreo requerida


Bajo el nivel de acción y en o bajo el STEL...........................................

Bajo el nivel de acción y sobre el STEL.................................................
En o bajo el nivel de acción, en o bajo el TWA, y en o bajo el STEL ..

En o bajo el nivel de acción, en o bajo el TWA y sobre el STEL...........


Sobre el TWA y en o bajo el STEL.........................................................

Sobre el TWA y sobre el STEL.............................................................


No se requiere monitoreo de TWA o STEL

No se requiere monitoreo de TWA de 8 horas, monitorear las

exposiciones STEL cada tres meses

Monitorear las exposiciones TWA de 8 horas cada 6 meses

Monitorear las exposiciones TWA cada 6 meses y monitorear las

exposiciones STEL cada 3 meses

Monitorear las exposiciones TWA cada 3 meses

Monitorear las exposiciones TWA y las exposiciones STEL cada

3 meses





  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje