Página principal

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p


Descargar 41.91 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño41.91 Kb.
Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, pp. 71



  • Cuatro nobles verdades e interpretación

  • Actuaciones y distorsión de la propuesta

La distinción crucial de que cada verdad debe ser actuada en fu forma particular (entendiendo la angustia, soltando los orígenes, materializando la cesación y cultivando el camino) ha sido relegado a los márgenes del conocimiento doctrinal de un especialista Pocos budistas están probablemente al tanto de la distinción.


Pero al fallar en hacer esta distinción, las cuatro verdades que deben ser actuadas se convierten en cuatro proposiciones a ser creídas. La primera verdad pasa a ser: "La Vida es Sufrimiento", la segunda "La Causa del Sufrimiento es el Anhelo"  y así sucesivamente. En ese momento, el budismo se convierte en una religión. Un budista es alguien que cree en esas cuatro proposiciones. Al nivelar las verdades a proposiciones que se afirma ser verdaderas, los budistas se distinguen de los cristianos, musulmanes e hindúes, quienes creen en otros conjuntos de proposiciones. Las cuatro verdades que ennoblecen pasa a ser el dogma de un sistema de creencias conocido como "budismo".

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, pp. 3-4.


La primera verdad desafía nuestra relación habitual con la angustia. En el sentido más amplio; desafía la forma en que nos relacionamos con nuestra existencia en cuanto tal: nuestro nacimiento, enfermedades, envejecimiento y muerte. ¿Hasta qué punto fallamos en entender estas realidades y sus implicaciones? ¿Cuánto tiempo se pierde en distracción e inconsciencia? Cuando estamos sujetos por una preocupación, por ejemplo, ¿qué hacemos? Podemos tratar de sacudirla. O podemos tratar de convencernos de que las cosas no son lo que parecen y, al fallar esto, buscamos preocuparnos de otra cosa. ¿Qué tan seguido abrazamos esa preocupación, aceptamos nuestra situación y tratamos de entenderla?. La angustia mantiene su poder todo el tiempo que le permitamos intimidarnos.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 5.

  • 2ª verdad de las cuatro nobles verdades

  • El apego y anhelo como serpientes

Soltar un anhelo no es rechazarlo sino permitirle ser sí mismo: un estado mental contingente que una vez que aparezca va a pasar. En ves de forzar el liberarnos de él, notamos como su verdadera naturaleza es liberarse a sí mismo. Soltar es como liberar una serpiente que tenías agarrada con tu mano. Al identificarnos con un anhelo ("yo quiero esto", "yo no deseo aquello"), aprietas más e intensificas su resistencia. En vez de ser un estado mental que tú tienes, pasa a ser una compulsión que tiene a ti. Al igual que entender la angustia, el desafío de soltar el anhelo es actuar antes de que las reacciones habituales nos incapaciten.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 6.


Un budista agnóstico busca en el dharma metáforas de confrontación existencial en vez de metáforas de consuelo existencial. El dharma no es una creencia por la cual serás milagrosamente salvado. Es un método que debe ser investigado y puesto a prueba. Comienza enfrentando la supremacía de la angustia, luego procede a aplicar un conjunto de prácticas para entender el dilema humano y trabajar hacia su resolución.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 12.


  • Base del sufrimiento como angustia

  • Proyectos de bienestar e impermanencia

Todo esto funciona muy bien hasta que aparece lo inmanejable, en la forma de enfermedad, envejecimiento, tristezas, penas, desconsuelo, desesperación. Por más hábilmente que manejemos nuestras vidas, por más convincente que sea la imagen de bienestar que proyectamos, todavía nos encontramos involucrados en lo que odiamos y arrancados de lo que amamos. Todavía no conseguimos lo que queremos y todavía recibimos lo que no deseamos. Es cierto que experimentamos alegría, éxito, amor, gozo. Pero al final nos encontramos nuevamente proclives a angustiarnos.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 14.



  • Aferramiento al yo y anhelo

  • Angustia=la vida es diferente a lo que pensamos

Toda la vida es una mutación incesante: que emerge, se modifica y desaparece. La constancia relativa de una atención calma, centrada, e simplemente un ajuste continuo al flujo de lo observado. No se puede confiar en nada con seguridad. En cuanto tomas algo, se ha ido. La angustia viene de anhelar que la vida sea diferente de lo que es. Es el síntoma del vuelo del nacimiento a la muerte, de la pulsación del presente. Es el atormentador ánimo de intranquilidad que persigue el aferrarse al "yo" y "mío".


Quizás sería mejor si la vida no trajera cambio si fuera confiable en cuanto a proveer felicidad duradera. Pero como no es cierto, un entendimiento calmado y confiables podría aflojar el agarre en que nos mantiene el anhelo.
Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 16.

Una dificultad que ha acosado al budismo desde los comienzos es la pregunta de qué es lo que renace. Las religiones que postulan un ego eterno distinto del complejo cuerpo mente escapan a este dilema el cuerpo y la mente pueden morir pero el ego continúa. Una idea central del budismo, sin embargo, es que tal ego no puede ser encontrado a través de un análisis, ni llegar a entenderse en la meditación. Este sentimiento arraigado de una identidad personal es una ficción, una hábito trágico que yace en el corazón del anhelo y de la angustia. ¿Cómo cuadramos a esto con el renacimiento, que necesariamente conlleva a la existencia de algo que no sólo sobrevive a la muerte del cuerpo y el cerebro sino que en alguna forma atraviesa el espacio entre el cuerpo y el óvulo fertilizado?


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 21.

  • Rendimiento como hipótesis

  • Lo que sé es seguro es que dejamos legado en el mundo

Parecería que hay dos opciones: creer o no en el renacimiento. Pero existe una tercera alternativa: el reconocer, con toda honestidad, yo no sé. Ni tenemos que adoptar las versiones literales del renacimiento presentadas por la tradición religiosa ni caer en el extremo de tomar a la muerte como aniquilación. Independientemente de lo que creamos, nuestras acciones tendrán ecos más allá de nuestra muerte. Sin importar nuestra supervivencia personal, el legado de nuestros pensamientos, palabras y acciones continuará en las impresiones que dejamos en las vidas de los que hemos influido o tocado en alguna forma.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 22.



  • Angustia: anhelo de que algo sea permanente

  • Choque con su liberación y reforzamiento

La angustia viene de un deseo incontrolado de que la vida sea diferente. Frente a un mundo en cambio, ese anhelo busca consuelo en algo permanente y confiable, en algo en control, en un Dios que se encargue de nuestro destino. La ironía de esta estrategia es que es justamente la causa que queremos eliminar. Al querer disminuir nuestra angustia, reforzamos su causa: querer que la vida sea diferente. Nos encontramos en un círculo vicioso. Cuanto más aguda es la angustia, más queremos librarnos de ella, pero cuanto más queremos librarnos de ella, se vuelve más aguda.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 24.



Una de las cosas más difíciles de recordar es acordarse de acordare. La percepción comienza recordando lo que tendemos a olvidar. El ir derivando en la vida en medio del afloramiento acolchonado de impulsos es una de las tantas estrategias para olvidar. No sólo se nos olvida recordar, sino que olvidamos que vivimos en un cuerpo con sentidos, sentimientos, pensamientos, emociones e ideas. El preocuparnos de lo que dijo un amigo puede inquietarnos tanto que nos aísla del resto de nuestra experiencia. El mundo de colores y formas, sonidos, olores, sabores y sensaciones se convierte en aburrido y remoto. Incluso quien nos ofrece su simpatía nos parece extraño y fuera de nuestro alcance. Nos sentimos limitados y a la deriva.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 33.

  • Atención como práctica de meditación

  • Hábitos de la distracción

La práctica de la atención implica retornar pacientemente el objeto de meditación una y otra vez. Ya que la respiración se ha calmado, podemos expandir otra vez la atención hacia las sensaciones corporales, sentimientos, emociones, pensamientos, hasta que la mente esté suficientemente calmada y clara que pueda detectarla primera insinuación de un impulso perturbador. Pero no es suficiente detectarlo. Necesitamos la resolución para resistir a la tentación de saborear ese recuerdo o fantasía, por siquiera un instante, antes de dejarlo ir. Pues una vez que te tiene bajo su influencia  aunque sea tan sólo un momento  te espantará otra vez.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 37.


  • Ego y crisis del mundo entero

  • Centralidad del yo y falta de los demás

Me enfrento a la terquedad de la materia, la volubilidad del humor, la ambigüedad de la percepción, la intencionalidad del pensamiento y el hábito. Para poder controlar todo esto, divido al mundo en dos partes: la que es mía y la que no lo es. Mi cuerpo se yergue en oposición no sólo al tuyo, sino también al resto de la materia. Mis sentimientos son los únicos que cuenta. Mi versión de los hechos es la correcta. El imperativo de mis anhelos está por encima de los demás.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 39.


  • Apego y aversión por el ego

  • La base es un anhelo infantil: proyecciones

El humor determina mi comportamiento. Quiero obtener lo que me gusta; librarme de lo que me disgusta; ignorar lo que mes indiferente. Estoy en un estado de conflicto perpetuo, sacudido y empujado emocionalmente de un lado para otro. Sin embargo, la atracción y aversión están apuntadas por el anhelo: la sed infantil de una utopía donde tengo todo lo que deseo y nada de lo que aborrezco. En lo más profundo insisto en que un ego permanente y aislado tiene derecho a una vida sin contingencias ni incertidumbres.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 42.



  • Vacuidad como objeto desagradable

  • Indefinición de las cosas no eternas

¿Qué pasa con una cosa al desarmarla? ¿Cuándo cesan (o empiezan) las componentes a ser pluma? ¿Cuándo empieza a dejar de ser plátano el plátano que te estás comiendo? ¿Cuándo la masa de arcilla en el torno empieza a ser una vasija? Nombres y conceptos sugieren que hay objetos en el mundo tan bien definidos hasta el último detalle como ellos mismos. Plumas, plátanos y vasijas son cosas evidentes, instantáneamente reconocibles. Pero al examinarlas con cuidado esa certeza empieza a vacilar. Las cosas no están tan bien definidas como parecen. No están rodeadas ni separadas unas de otras por líneas. Las líneas son creadas por la mente. No hay líneas en la naturaleza.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 43

Al considerar a las cosas como separadas en forma absoluta, así como deseables o detestables en sí mismas, nos damos la tarea de poseer algo que nunca tendremos y de erradicar algo que nunca estuvo allí. El notar como las cosas emergen de y se desvanecen en un flujo continuo de condiciones, no libera un poco. Reconocemos cómo las cosas son relativamente, no absolutamente, deseables o detestables. SE enlazan e interactúan, cada una contingente de las otras, ninguna interísecamente separada del resto.


Lo que emergen en esta forma carece de identidad intrínseca: en otras palabras, las cosas están vacías. No son tan opacas y sólidas como parecen: son transparentes y fluidas. No son tan singulares y claras como parecen: son complejas y ambiguas. No están definidas por la filosofía, ciencia y religión: son evocadas a través de un juego de alusiones, paradojas y juegos. No pueden ser apuntaladas con certeza: desencadenan perplejidad, asombro y duda.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 44.



  • Yo como existencia de causas y condiciones

  • Los objetos son fluidos y débiles

Puede que el ego no sea algo, pero tampoco es una nada. Simplemente es difícil de agarrarlo, encontrarlo. Soy quien soy no debido a un ego esencial escondido en el corazón de mi ser, sino por la matriz sin precedente e irrepetible de condiciones que me han formado. Cuando más profundizo en el misterio de lo que soy (o el de que cualquier cosa es), más continuo avanzado. No hay punto final, sino una trayectoria infinita que evita caer en los extremos del existir o no existir. Esta trayectoria no sólo es el centro, libre de esa dualidad, sino el propio camino central.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 45.



  • Vacuidad y falta de existencia intrínseca

  • Adecuación de la realidad

El vacío carece tanto de una existencia intrínseca como una vasija, un plátano o un narciso. Si no hay vasijas, plátanos ni narcisos, tampoco habría vacío. El vacío no niega que existan esas cosas; solamente describe cómo carecen de una realidad intrínseca, separada. El vacío no está separado de las experiencias diarias; tiene sentido sólo en el contexto de hacer vasijas, comer plátanos y cultivar narcisos. Una vida centrada en la percepción del vacío es simplemente una forma adecuada de ser en esta realidad cambiante, chocante, dolorosa, alegra, frustrante, asombrosa, terca y ambigua. El vacío es el camino central que conduce no fuera de la realidad sino derecho a su propio corazón. Es la huella en la que la persona centrada se mueve.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 47.

  • Ego congela imagen de los otros

  • Amigo/Enemigos/Extraño (percepciones)

¿Qué hay en ellos que te haga sentir de esa manera? Quizás tan sólo un incidente algo que te dijeron o te hicieron, la forma en que te miraron una vez  pasa a ser un momento definitivo en el que tu congelas la imagen como en una fotografía. Con los que conoces bien, esa imagen es editada y actualizada continuamente; con los que solamente admirar o desprecias desde la distancia o con aquellos que no significan nada para ti, un breve encuentro los puede encerrar para siempre en una imagen que sólo puede volverse más intransigente con el que tiempo. En cada caso, tu impresión de la otra persona está basada en la forma en que te hicieron sentir: quieres a los que te hicieron sentir bien, desprecias a los que no, y te importan poco todos los demás.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 48.


  • Vacuidad y compasión: lo mismo de dos caras

  • Los seres como procesos interactivos

El entendimiento de la vacuidad y de la compasión por el mundo son dos caras de la misma moneda. El experimentarnos a nosotros y al mundo como procesos interactivos, en vez de agregados de cosas discretas, socava tanto formas habituales de percibir el mundo como nuestros sentimientos habituales hacia él. La disciplina meditativa es vital para la práctica de dharma precisamente porque nos lleva más allá del reino de las ideas al de experiencias sentidas. No es suficiente con entender la filosofía de la vacuidad. Las ideas deben ser traducidas mediante la meditación al mundo sin palabras de los sentimientos, para poder aflojar esos nudos emocionales que nos mantienen acalambrados en el auto preocupación.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 50.


  • Libertad en el budismo

  • Desarrollo de lo relativo en cantidad

En forma similar, la libertad del despertar es también una relativa, de las restricciones de la confusión y agitación egocéntricas, del anhelo de una identidad fija, de la compulsión a idear una situación perfecta, de la identificación con opiniones preconcebidas y de la angustia que se origina de esos apegos. El propio Buda estaba restringido por la visión del mundo de sus tiempos; su propio idioma, conocimiento y habilidades; sus percepción de lo que su sociedad podía tolerar; la disponibilidad de recursos y tecnologías; las barreras geográficas y políticas que lo limitaban a una zona determinada del norte de India; su cuerpo físico y las leyes de la naturaleza.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 52.


  • Libertad y teoría de la vacuidad

  • Dinámica de relaciones e interrelaciones

La realidad es intrínsecamente libre porque es cambiante, incierta, contingente y vacía. Es un juego dinámico de relaciones. El despertar a esto revela nuestra propia libertad intrínseca, porque también somos por naturaleza un juego dinámico de relaciones. Una visión auténtica de esta libertad es la base de la libertad individual y la autonomía creativa. Esta experiencia, sin embargo, es algo que recuperamos en momentos específicos. Mientras tanto estemos trabados en la creencia de que el ego y las cosas son invariables, inequívocos, absolutos, opacos y sólidos, seguiremos correspondientemente confinados, alineados, adormecidos frustrados y prisioneros.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 55.


  • Dharma: una práctica de largo plazo

  • Meditación es un medio del sendero

La práctica del dharma se parece más a la creación artística que a la resolución de un problema técnico. La dimensión técnica de la práctica del dharma (como por ejemplo el entrenamiento para tener una mente atenta y enfocada) es comparable a las habilidades técnicas que un ceramista tiene que aprender para ser experto en su campo. Ambos pueden requerir de muchos años de disciplina y trabajo duro. Sin embargo, para ambos esa pericia es sólo un medio, no un fin en sí mismo. Del mismo modo que competencia técnica en cerámica no es garantía de vasijas hermosas, competencia técnica en meditación no es garantía de una respuesta sabia o compasiva ante la angustia.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 57.


Nuestras palabras, nuestras acciones, nuestra mera presencia en el mundo, crean y dejan impresiones en las mentes ajenas, del mismo modo que un escritor hace impresiones con su pluma en el papel, el pintor con su pincel y en el lienzo, el ceramista con sus dedos en la arcilla. El mundo humano es como un enorme instrumento musical en el que simultáneamente tocamos nuestra parte mientras escuchamos las composiciones de los demás. La creación de mí mismo en la imagen del despertar no es un proceso subjetivo sino inter-subjetivo. No podemos elegir si nos involucramos con el mundo, sino cómo. Nuestra vida es una historia continuamente narrada a los demás a través de cada detalle de nuestro ser: expresiones faciales, lenguaje corporal, ropas, inflexiones del habal nos guste o no.


Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 59.

Aunque se originan en actos de imaginación, las ortodoxias paradójicamente buscan controlar la imaginación como un medio de mantener su autoridad. La autenticidad del entendimiento de una persona se mide de acuerdo con la conformidad con los dogmas de la escuela. Aunque tales controles pueden dar la salvaguardia necesaria contra el charlatanería y el autoengaño, también pueden ser usados para suprimir intentos auténticos de innovación creativa que pueden amenazar el status quo. La imaginación es anárquica y potencialmente subversiva. Cuanto más jerárquica y autoritaria es una institución religiosa, más va a necesitar que las creaciones de la imaginación se conformen a las doctrinas y normas estéticas.

Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 60.


  • Dharma y un proceso de cultivarla

  • Desarrollo de una cultura del despertar

De acuerdo con el diccionario Chambers, cultura es "el estado de estar siendo cultivado". Lo que debe cultivarse, de acuerdo al Buda, es un sendero de visión auténtica, ideas, habla, acción, formas de vida, resolución, atención y percepción enfocada. Luego, una cultura del despertar es el estado en que este sendero es cultivado.



La cultura del despertar se forja por la tensión entre la deuda con el pasado y la responsabilidad con el futuro. Esta tensión es más palpable durante fases de transición, como la nuestra. Para preservar la integridad de la tradición, tenemos que distinguir entre lo que es central y lo que es periférico. Tenemos que discernir entre qué elementos son vitales para la supervivencia del dharma y cuáles son artefactos de cultura foráneas que pueden obstruir esta supervivencia.
Stephen Batchelor, Budismo sin creencias. Una guía contemporánea al despertar, Engargolado, p. 63.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje