Página principal

Sesión extraordinaria eda (E) hg (P) Audio File 9 cp2014 2015. eds


Descargar 27.3 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño27.3 Kb.

- -
Sesión extraordinaria EDA (E) HG (P)

Audio File 9 CP2014-9.2015.eds

CP/ACTA 2014/15 4/22/2015


Al mismo tiempo, las organizaciones de base en Venezuela han jugado roles claves en las nuevas iniciativas para proteger y empoderar a los afrodescendientes. En el 2008, una solicitud de la red de organizaciones de afrodescendientes indujo a los legisladores a desarrollar leyes antidiscriminatorias cuyo resultado trajo la aprobación de la Ley contra la discriminación racial en el 2011. Básicamente el objetivo de esta Ley es establecer mecanismos para prevenir, responder, castigar y erradicar la discriminación racial. Por otro lado, desde el 2005, en Venezuela se ha venido celebrando en mayo el mes de la afrodescendencia; asimismo, cada diez de mayo se conmemora el día de la afrovenezolaneidad, fecha escogida para rendir tributo a la figura negra revolucionaria de José Leonardo Chirinos, quien lideró una revuelta armada contra las autoridades coloniales españolas en 1795.
Estos acontecimientos forman parte de la gran cambiante imaginaria en torno a la raza en Venezuela. Los nuevos billetes del país muestran la imagen de otro líder independentista, Negro Primero, y a diferencia de antes muchos afrovenezolanos y afrovenezolanas ocupan importantes cargos en el Gobierno actual. En el área de la política exterior, las relaciones de Venezuela con África y el Caribe se han expandido enormemente en las últimas décadas. En el 2005 se creó el cargo de Viceministro para Relaciones Exteriores para África, ampliándose de este modo la cooperación con este hermano continente.
Gracias.
El PRESIDENTE: Gracias, Venezuela. La Representación de Honduras, por favor.
El REPRESENTANTE ALTERNO DE HONDURAS: Muchas gracias, señor Presidente.
En nombre de mi Gobierno quiero agradecer por las valiosas presentaciones del día de hoy, así como a la Misión Permanente de Colombia por esta iniciativa. Queremos hacer del conocimiento que Honduras mantiene el compromiso de respetar, velar, apoyar e incluir a toda nuestra comunidad afrodescendiente. El pasado 12 de abril, en Honduras, con el apoyo del Presidente de la República, Juan Orlando Hernández Alvarado, se realizó el lanzamiento del Decenio Internacional de los Afrodescendientes en la comunidad garífuna de Masca. Ese día celebramos con regocijo y en presencia de autoridades locales, dirigentes de comunidades garífunas y comunidad internacional, el inicio del Mes de la Herencia Africana en Honduras y la conmemoración de los doscientos dieciocho años de presencia garífuna.

Cabe mencionar que en la reunión de Presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), realizada en la ciudad de Plascencia, Belize, el 17 de diciembre del 2013, se acordó acoger con beneplácito la resolución A/RES/68/237 aprobada por consenso en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas del 10 de diciembre del 2013, en la que se decidió proclamar el Decenio Internacional de los Afrodescendientes a partir del 1º de enero del 2015 y terminando el 31 de enero del 2024 con el tema “Afrodescendientes: Justicia y Desarrollo” y el objetivo principal del Decenio Internacional de los Afrodescendientes es promover la igualdad, cultura, respeto, protección y la realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de los afrodescendientes, como se reconoce en la Declaración Universal de Derechos Humanos.


En ese sentido, Honduras ha adoptado acciones y políticas públicas que favorecen compromisos, entre ellos la ratificación de la Convención Internacional contra todas las Formas de Discriminación Racial; la instauración de un mes de herencia africana en Honduras; también contamos con una Secretaría para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y Afrohondureños. Honduras cuenta y respalda a todas las organizaciones afrodescendientes establecidas en nuestro país, en especial a la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO) que jugó un papel trascendental en la gestión de incidencia y negociación para hacer posible la aprobación de este Decenio así como la Declaración y el Plan de Acción de la Primera Cumbre Mundial Afrodescendiente, realizada en la ciudad de La Ceiba en agosto de 2011.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias, Honduras. El Representante Permanente del Ecuador, Embajador Albuja, por favor.
El REPRESENTANTE PERMANENTE DE ECUADOR: Gracias, señor Presidente.
Quisiera agradecer la iniciativa de Colombia y, desde luego, a todos los panelistas que nos han ilustrado el día de hoy. En nuestro continente hay avances gigantescos en el equilibrio de los derechos de los afrodescendientes, pero siempre hay que preguntarse: ¿avances comparados con quién, avances comparados con qué tiempo? El Ecuador tiene adelantos realmente sustanciales de los que estoy muy orgulloso tanto en su Constitución, en su normativa vigente y, sobre todo, en la aplicación de políticas públicas. Son justamente quienes conforman el pueblo afroecuatoriano los que más beneficios han recibido en salud, educación, capacitación, incorporación laboral, entre otros. Sin embargo, como dice el Presidente Rafael Correa, el camino es largo y avanzamos a la velocidad que nos permite nuestro proceso revolucionario.
Ahora, en minutos, quisiera contar mi experiencia personal como asesor del Movimiento de la Asociación de Negros del Ecuador (ASONE). La pregunta que me hacían siempre fue: ¿por qué dudamos de la justicia y el derecho para resolver nuestros problemas? Hay una razón fundamental, y es que el sistema de normas, principios e instituciones que nos rigen de manera obligatoria, el actor social de los seres humanos para alcanzar la justicia, la seguridad y el bien común, es establecido por quienes tienen el poder acorde con lo que ellos creen justo, seguro y propio del bien común, no lo es para el conjunto de miembros de la sociedad.
Las leyes defienden el orden establecido y dentro de ese orden justo, para pocos, hay injusticias para los sectores de esa sociedad que nunca se incorporaran o se han incorporado a la categoría plena de seres humanos. Por eso el derecho tiene que ser evolutivo y tiene que reflejar los cambios sociales, si está escrito en piedra, simplemente son normas para seguir aplicando el status quo.
Cuando la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su Artículo 1 dice: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Esto, que ya es un principio consagrado en la conciencia de todos los Estados, solo nos recuerda el largo camino de los pueblos y la lucha que libraron en contra de la esclavitud, la inequidad y la discriminación y nos dice que estos son problemas presentes en la sociedad actual y que todavía necesitamos hoy proteger a la humanidad de este tipo de situaciones que se quedaron en declaración y no se han podido hacer carne.
Preguntémonos, entonces si los derechos individuales se respetan, si hoy un afrodescendiente no tiene mayor posibilidad de terminar desempleado o preso o muerto por un policía blanco, o sin ninguna posibilidad de llegar a puestos claves de decisión en nuestros Estados. Queremos una medida real que no pase por discursos y papeles firmados.
Preguntémonos entonces si ya nuestros Estados han reconocido estos pocos derechos colectivos del pueblo afrodescendiente: el derecho a la identidad; a no ser objeto de racismo, de ningún tipo de discriminación; el derecho a la reparación; el derecho a la propiedad imprescriptible de sus tierras comunitarias; el derecho a la posesión y adjudicación gratuita de las tierras y territorios ancestrales; el derecho a la participación en el uso, usufructo, administración y conservación de los recursos naturales renovables que se hallan en sus tierras; el derecho a la consulta previa, libre e informada; el derecho a la conservación y promoción de sus prácticas y costumbres para manejar la biodiversidad y la preservación de su entorno; el derecho a mantener y crear sus propias formas de convivencia y organización social en sus territorios; el derecho a crear, desarrollar, aplicar y practicar su propio derecho consuetudinario; el derecho a no ser desplazados de sus zonas o territorios ancestrales; el derecho a mantener, proteger y desarrollar los conocimientos colectivos, su ciencias, su tecnología y sus haberes ancestrales con los derechos de propiedad intelectual que les debe asistir protegiéndolos de que grandes empresas los adquieran, los utilicen y sean medios de ganar utilidades; el derecho a mantener, recuperar, proteger, desarrollar y preservar su patrimonio cultural e histórico; el derecho a desarrollar, fortalecer y potenciar el sistema de etnoeducación afrodescendiente; el derecho a construir y mantener organizaciones que los representen; el derecho a participar con sus representantes en todas las instancias determinadas por las leyes de cada uno de nuestros Estados; el derecho a ser consultados antes de la adopción de una medida legislativa que pueda afectar cualquiera de sus derechos colectivos; el derecho a mantener y desarrollar los contactos, las relaciones y la cooperación con otros pueblos afrodescendientes, especialmente en las zonas fronterizas; el derecho a impulsar el uso de sus vestimentas, de sus símbolos, de sus emblemas como forma de identificación; el derecho a limitar las actividades militares dentro de sus territorios; el derecho a la reivindicación de sus culturas, tradiciones, historias y aspiraciones; el derecho a que el Estado y la empresa privada apliquen medidas de discriminación positiva, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, en favor de su incorporación a la ciencia, la tecnología, la educación, capacitación, al ingreso al mundo laboral y a su propia iniciativa privada.
Señor Presidente, estoy seguro que por planes y proyectos y por recursos, no falta. Los deseos están ahí pero la actitud, el cambio cultural y mental y la decisión de vernos como iguales, con los mismos derechos y obligaciones, es un proceso en el que ni la Organización de las Naciones Unidas ni la Organización de los Estados Americanos tienen mucha incidencia. Es un tema de corazón y de conciencia, como ya lo dijo el Representante de Costa Rica; de poner como prioridad al ser humano y no la utilidad que ese ser humano nos puede dar.
Gracias.
El PRESIDENTE: Gracias, Embajador Albuja, del Ecuador. Me gustaría ofrecer la palabra al Representante de Bolivia, por favor.
El REPRESENTANTE ALTERNO DE BOLIVIA: Gracias, señor Presidente.
Bolivia desea manifestar su pleno y decidido compromiso y respaldo a la celebración histórica del decenio internacional de nuestras hermanas y hermanos afrodescendientes de todo el mundo. Felicitamos a los expertos por sus valiosas reflexiones y propuestas sobre el tema y, muy especialmente, a la presidencia y a la Misión Permanente de Colombia por la iniciativa de realizar esta sesión tan trascendental.
La historia del pueblo afroboliviano ha sido una historia marcada por la invisibilización permanente y por la discriminación racial continua. El pueblo afroboliviano conformó uno de los sectores más débiles y oprimidos de la sociedad colonial, republicana y neoliberal, afectando de este modo su identidad, su autoestima y, lógicamente, su desarrollo. Como resume el autor Bogumilia Lisoca, los afrobolivianos constituyen uno de los grupos de población afrolatinoamericana menos estudiados y relativamente poco conocidos, invisibles a lo largo de una gran parte de la historia. Por tanto, la lucha por la recuperación de su identidad y por su desarrollo es relativamente reciente, particularmente a partir del proceso histórico de transformaciones que hoy vive el pueblo boliviano.
En este contexto, el Gobierno del Presidente Evo Morales ha dado pasos fundamentales para la plena integración de la población afrodescendiente de Bolivia y el reconocimiento a su vital aporte en la construcción del Estado Plurinacional, no como meros objetos folclóricos sino como sujetos de derecho en igualdad de condiciones con los otros pueblos desde sus propias cosmovisiones, desde su propia filosofía de vida. Destacamos en esta línea su importantísima y activa participación y propuestas en la Asamblea Constituyente del año 2006 que derivó luego en el reconocimiento expreso, por primera vez, de los pueblos afrodescendientes en la Constitución Política del Estado; la promulgación, el año 2010, de la primera Ley contra el Racismo y toda Forma de Discriminación, demanda histórica de los pueblos indígenas y afro bolivianos que busca prevenir pero también sancionar todo acto de discriminación racial; y el establecimiento del 23 de septiembre como día del pueblo afroboliviano, justa demanda que rememora la fecha de abolición de la esclavitud en 1851.
Por último quisiéramos destacar la realización, el pasado mes de marzo, en la localidad de Coroico, Bolivia, el encuentro andino de pueblos afrodescendientes, organizado por la Cancillería de Bolivia y la Secretaría General de la Comunidad Andina de Naciones que contó con la participación de representantes de los pueblos afrodescendientes y delegados gubernamentales de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú que, entre otros aspectos, recoge propuestas para la elaboración de un futuro plan de acción de los pueblos afrodescendientes en la integración andina 2015-2016.
Estamos convencidos que aún falta mucho camino por recorrer, pero también tenemos la certeza de que hemos comenzado a avanzar en hacer efectivos los derechos de nuestras y nuestros hermanos afrobolivianos reconociendo su aporte en el desarrollo económico, político, social y cultural del país. Estamos seguros que la celebración de este Decenio nos permitirá consolidar estas tareas desde la filosofía del “Vivir Bien”, y como bien dijo el distinguido panelista del Uruguay “aprendiendo a vernos y reconocernos a nosotros mismos”.
Muchas gracias.
El PRESIDENTE: Gracias, Bolivia, por sus comentarios. La Representante del Brasil, por favor.
La REPRESENTANTE ALTERNA DE BRASIL: Thank you, Mr. Chairman.
Boa tarde a todos. Em primeiro lugar, gostaria de felicitar a Presidência do Conselho Permanente, bem como a Missão Permanente da Colômbia junto à OEA, por proporcionarem esta oportunidade de celebrarmos a Década Internacional dos Afrodescendentes.
Saúdo em especial os especialistas aqui presentes, cujos aportes deverão contribuir, de maneira significativa, às iniciativas levadas a cabo nos países das Américas, voltadas para a proporção da participação plena, livre e em igualdade de condições dos afrodescendentes em todos os aspectos da vida pública, econômica, social, cultural e política.
O Brasil, como é de conhecimento de todos, é uma nação multirracial, multiétnica e multicultural, que concentra uma das maiores populações afrodescendentes do mundo. Nesse sentido, o Estado brasileiro tem buscado priorizar a adoção de políticas públicas que reforcem o seu compromisso de combater todas as formas de racismo e discriminação.
O diálogo multilateral e os compromissos acordados internacionalmente, e em especial a partir da Declaração e do Programa de Ação adotados na Terceira Conferência Mundial de Combate ao Racismo, Discriminação Racial, Xenofobia e Intolerância Correlata tem inspirado a criação de legislação, planos de ação e ações afirmativas, órgãos e mecanismos institucionais voltados para a promoção dos direitos dos afrodescendentes.
A própria criação, em 2003, da Secretaria de Políticas de Promoção da Igualdade Racial, hoje aqui representada pela Doutora Magali Naves, tornou-se um exemplo para a comunidade internacional, mencionada positivamente por órgãos multilaterais de monitoramento de direitos humanos como uma resposta eficaz do Estado brasileiro ao desafio de implementação da Declaração e Plano de Ação de Durban.
Senhoras e Senhores, reafirmamos que a luta contra o racismo constitui uma condição inescapável para a promoção de todos os direitos humanos e para o pleno respeito à dignidade da pessoa em nossa região; e que o Brasil seguirá fortemente comprometido com a promoção da igualdade racial em todos os foros internacionais.
Em 2013, foram aprovados dois instrumentos vinculantes da mais alta relevância: a Convenção Interamericana contra o Racismo, a Discriminação Racial e Formas Correlatas de Intolerância e a Convenção Interamericana contra Toda Forma de Discriminação e Intolerância.

FIN DE AUDIO FILE 9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje