Página principal

Senado de puerto rico


Descargar 92.89 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño92.89 Kb.


ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO

17 ma. Asamblea 2da. Sesión

Legislativa Ordinaria
SENADO DE PUERTO RICO

Informe Positivo sobre el Sustitutivo al P. del S. 340

23 de octubre de 2013




AL SENADO DE PUERTO RICO:

La Comisión de Recursos Naturales, Ambientales y Asuntos Energéticos del Senado de Puerto Rico, previo estudio y consideración del Sustitutivo al Proyecto del Senado 340, recomienda a este honorable cuerpo legislativo su aprobación.



ALCANCE DE LA MEDIDA

El Sustitutivo al Proyecto del Senado 340 tiene como propósito efectuar un amplio esquema de reglamentación y prohibición de almacenamiento en referencia a las cenizas producidas por la combustión del carbón para la producción de energía eléctrica. Dicho Sustitutivo al Proyecto prohíbeel uso de las cenizas procedentes de la quema de carbón y ordena que sean tratadas como desperdicio especial; regula los lugares en los cuales puedan ser depositadas y finalmente, prohíbe la quema de carbón para producción de energía eléctrica a partir del año 2027 en adelante.


ANÁLISIS DE LA MEDIDA

NATURALEZA DE LA OPERACIÓN DE AESPUERTO RICO

La Autoridad de Energía Eléctrica (en adelante, AEE) es responsable en virtud de ley, de producir, transmitir y distribuir casi toda la demanda de energía eléctrica en la Isla. La AEE ejecutó dicha capacidad en su totalidad hasta finales de los años 90, cuando por razones económicas se comenzó a comprar energía a las cogeneradoras “AppliedEnergySystem” (en adelante, AES Puerto Rico), la cual quema carbón para producir energía, y Ecoeléctrica, la cual quema gas natural en su producción. Para entonces, Puerto Rico dependía de un noventa y ocho (98) porciento de petróleo como combustible para la generación de electricidad, dependencia de la cual se alegaba que mantenía el desarrollo social y económico de nuestra Isla a la merced de los carteles que fijan el precio mundial del petróleo. Es por esto, que la política pública energética de Puerto Rico favoreció una diversificación de las fuentes de generación de energía.

Una de las razones para esta diversificación fue la capacidad adicional necesaria para satisfacer el crecimiento en la demanda, además de mantener confiabilidad en el sistema mediante la creación de una reserva de energía eléctrica adecuada. La propuesta de AES Puerto Rico, una planta cogeneradora de energía mediante la combustión de carbón, establecida en el municipio de Guayama, pareció ser la mejor solución para la administración de esa época. Según pasados documentos legislativos, de los cuales se desprende también éste, dicha propuesta fue avalada por organizaciones privadas reconocidas y respetadas, como la Cámara de Comercio de Puerto Rico, la Asociación de Industriales de Puerto Rico, el Colegio de Ingenieros y Agrimensores, y la Sociedad de Ingenieros Electricistas.

De igual manera, miembros de la Asamblea Legislativa aseguraron haber visitado la planta de AES en Hawái, donde constataron el impacto ambiental mínimo que la planta de Honolulu generaba. Para entones,dirigían las distintas agencias: el Ing. Miguel A. Cordero, Director de la AEE;la Sra. Norma Burgos Andújar, Presidenta de la Junta de Planificación; el Lcdo. Héctor Russe Martínez, Presidente de la Junta de Calidad Ambiental; y el Ing. Daniel Pagán, Secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.



AES PUERTO RICO Y SUS FUNCIONES

La corporación AES (en adelante, AES Corp.) comenzó sus intentos de establecer sus operaciones en Puerto Rico en el año 1993. No fue hasta noviembre de 2002, que logró inaugurar su planta,AES Puerto Rico, en el municipio de Guayama. Esta Planta genera y distribuye energía eléctrica a través de un contrato de veinticinco (25) años con la AEE.

AES Puerto Rico utiliza carbón mineral como combustible para producir electricidad. Este carbón procede de las minas en Colombia, y el mismo no es de una naturaleza muy limpia. Actualmente, la planta de AES Puerto Rico genera cuatrocientos cincuenta y cuatro (454)megavatios por hora (MW/hr), una representación aproximada del quince (15) porciento de la electricidad consumida en la Isla. Además, dicha Planta emplea alrededor de ciento quince(115) personas. AES Puerto Ricoutiliza la tecnología de carbón limpio conocida como calderas de lecho fluidizado (CFB, según sus siglas en inglés). Además de generar energía, AES Puerto Rico tiene la capacidad de suministrar vapor.

En su más reciente iniciativa, AES Puerto Rico está comercializando un producto de nombre AGREMAX. El AGREMAX fue creado con el fin de ser utilizado en una variedad de aplicaciones dentro de la industria de la construcción, tales como: agregado para relleno de caminos; estacionamientos; aceras; parques; fincas privadas;desarrollos comerciales; para compactar material en vertederos; estabilización de terrenos; material de base; y agregado liviano.



AGREMAX Y SUS BENEFICIOS

Según AES Puerto Rico, el AGREMAX es un agregado manufacturado tipo gravilla que se procesa para crear distintos productos como grava para relleno, cubierta para sistemas de relleno sanitario, mejoras a fincas agrícolas, estabilización de terrenos y remediación de suelos contaminados, entre otros. Cabe mencionar que este agregado manufacturado se está utilizando como substituto del agregado natural como materia prima en la rehabilitación de los caminos rurales de fincas privadas y caminos municipales de las comunidades de Puerto Rico, especialmente en el área de Guayama. Por otro lado, la Planta se clasifica como una de “Cero Descargas Líquidas”,esto debido a que toda el agua que utiliza para llevar a cabo sus funciones es reciclada, lo cual elimina la necesidad de emitir descargas en cuerpos naturales.


OPERACIÓN DE AES PUERTO RICO

El establecimiento de la cogeneradora AES Puerto Rico en el municipio de Guayama siempre recibió la oposición de la comunidad residencial y científica en general. La aceptación a la entrada del carbón mineral a la Isla como fuente de energía fue altamente criticada por varios sectores expertos en asuntos energéticos. El problema de la utilización del carbón es que el mismo es considerado entre los combustibles fósiles, como el más contaminante y la peor alternativa para un desarrollo sustentable. Por esta misma razón, Estados Unidos de Norteamérica inició desde el año 2000, un cambio de fuentes de energía a nivel nacional. En dicho cambio,se comenzó a abandonar la quema de carbón por la combustión del gas natural. Con el mismo,lograron reducir la dependencia del carbón a un veinte (20) porciento a través de todo el País, con el propósito de cumplir con la nueva política pro ambiental.

En la actualidad, el problema con la planta de AES Puerto Rico es que la disposición de sus derivados, producto de la quema de carbón (cenizas pesadas“bottomash” y livianas“flyash”), que son almacenadas dentro del predio de AES Puerto Rico, no están siendo exportadas como según lo dispone el contrato suscrito entre AES Puerto Rico y la AEE. Esta situación se ha convertido en objeto de crítica a raíz de la utilización del AGREMAX, como agregado. La empresa AES Puerto Rico ha creado la práctica de disponer la ceniza producida como relleno en los terrenos adyacentes y no adyacentes a cuerpos de agua; en fincas, carreteras y caminos en la zona sur de Puerto Rico.

Actualmente AES Puerto Rico genera alrededor de trecientas mil (300,000) toneladas por año (TPY) de residuos de carbón en forma de cenizas. Según estudios recientes conducidos por la Universidad de Vanderbilt, localizada en Nashville,Tennessee, en directa interacción con laAgencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), se encontró que los componentes de las cenizas de AES Puerto Ricoexceden el máximo nivel permitido por la reglamentación aplicable, en cuanto a las concentraciones de metales se refiere.

Por otra parte, desde finales de la década de los 80,AES Corp.ha sido objeto de duras críticas, principalmente debido a la falta de control y manejo responsable en la disposición de sus cenizas en diversas jurisdicciones. En el estado de California,AES Corp. fue multada por ocultar descargas tóxicas, mientras en el estado de Connecticut pagó miles de dólares por haber descargado químicos en los drenajes públicos, lo que ocasionó la liberación de millones de galones de agua a través de la planta de tratamiento local al Río Thames. A principios de la década de los 90, en el estado de Florida, el Fiscal General acusó a AES Corp. de haber informado burdamente al gobierno cuando solicitaron los permisos para el establecimiento de una planta.

Por otra parte, AES Corp. proyecta una imagen pro-comunitaria y “verde”, pero en una ocasión propusieron la construcción de una de sus plantas en la ciudad de Bucksport, Maine, en donde la comunidad se expresó en contra y aún así comenzaron los trabajos de construcción sin éxito y demandaron a la comunidad.

La falsificación de informes también aparece en el historial legal de AES Corp. Durante la producción de uno de sus informes, para la planta del estado de Oklahoma, sus empleados alteraron las pruebas de monitoreo y falsificaron informes por lo cual fueron obligados a pagar miles de dólares en multas a la EPA.

Como se puede observar, dicha Corporaciónha violado leyes, ha escondido y falsificado información en el pasado en diversas ocasiones. En Puerto Rico, la preocupación principal es la disposición de las cenizas producto de la quema de carbón. Esto debido a que AES Puerto Rico ha tenido problemas con el acarreo y la disposición final de las mismas.

Durante los años 2000 a 2003,AES Puerto Ricoestuvo descargando irresponsablemente las cenizas en el distrito municipal Arroyo Barril, República Dominicana.Allí se dispusieron alrededor de quinientas mil (50,000) toneladas de cenizas. Al día de hoy,según los residentes del mencionado lugar, aún se sienten los efectos de nocividad a la salud debido al alto nivel de contaminación existente. En el tribunal se resolvió que AES Puerto Rico pagaría una indemnización de seis millones (6,000,000)de dólares al gobierno de la República Dominicana. No obstante, las alegaciones que plantearon los demandantes eran de gran seriedad y aunque no fueron aceptadas para los efectos del caso, si constituyen serios señalamientos a AES Puerto Rico. Tales señalamientos contenían: reclamaciones de molestia; responsabilidad de producto (“productliability”); complicidad o encubrimiento a las violaciones de las leyes que prohíben el soborno y la reglamentación sobre la disposición de residuos; y conspiración civil para los mismos fines.

En el caso de Puerto Rico, son las comunidades de la región de Guayama las que sufren impactos ambientales similares a los antes mencionados. Es necesario señalar que ya esta región de Puerto Rico tiene una carga de contaminación pesada debido a las operaciones de otras industrias; como la Termoeléctrica de Aguirre, plantas farmacéuticas y vertederos. Además de esta desequilibrante actividad de contaminación en la mencionada región, la EPA realizó inspecciones en las cuales identificaron diversas instalaciones en dondese han utilizado productos derivados del AGREMAX. Algunas de las instalaciones identificadas fueron áreas residenciales, adyacentes a acuíferos. Por tales razones, en mayo de 2012, la Hon. Glorimari Jaime Rodríguez,Alcaldesa de Guayama para ese entonces, firmó una ordenanza para prohibir el uso de los productos derivados de la quema de carbón en este Municipio.

Es por todo lo anteriormente mencionado, que el Senado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico nuevamente ha expresado su preocupación en cuanto a la producción, manejo y disposición de las cenizas generadas por la empresaAES Puerto Rico, establecida en el municipio de Guayama. Dicha preocupación se debe a las serias consecuencias que las mencionadas prácticas, realizadas por AES Puerto Rico, representan para los residentes de la Región, para el medio ambiente de una zona altamente sensitiva desde el punto de vista ecológico, y para todo Puerto Rico.

No solo el municipio de Guayama ha tomado acción al respecto de esta situación. A dicho esfuerzo se han unido treinta y cinco (35) municipios, entre los cuales se encuentran: Arroyo, Salinas y Aguas Buenas. Los cuales de igual manera, han prohibido la disposición final de estas cenizas dentro de sus jurisdicciones pertinentes. (Para la lista completa, véase el Apéndice 1).



¿CONSTITUYEN UN DESPERDICIO SÓLIDO LAS CENIZAS?

El problema comienza cuando en el año 1998 la Junta de Calidad Ambiental (en adelante, JCA) determinó que las cenizas de AES Puerto Rico no eran un desperdicio sólido. Esta determinación surge a raíz de que para la JCAlas cenizas tendrían un tiempo residualcorto, debido a queAES Puerto Rico intentaba convertirlas en su producto AGREMAX, el cual sería utilizado como grava para relleno, cubierta para sistemas de relleno sanitario, estabilizador de terrenos y remediador de suelos contaminados, entre otros.

Sin embargo, la realidad es que al presente existen varias montañas de ciento de miles de toneladas de estas cenizas en terrenos de AES Puerto Rico,sin uso alguno. Estas cenizas, según la información en nuestro poder, llevan allí mucho más de medio año. Al momento, las mismas se encuentran en violación al permiso expedido por la Junta de Planificación a AES Puerto Rico. Dicho permiso establece que las cenizas almacenadas estén en todo momento cubiertas y dentro de silos, de forma tal que no puedan lograr acceso a la atmósfera.

El 7 de noviembre de 2011, la Administradora de la Región 2 de la EPA, Judith A. Enck, cursó un escrito al Presidente de la JCA, urgiendo a la Agencia a reevaluar la Resolución Núm. R-96-39-1 de 30 de octubre de 1996 y la Resolución Núm. R-00-14-2 de 25 de abril de 2000. Dichas Resoluciones eximen las cenizas de carbón de la reglamentación aplicable a desperdicios sólidos. Según la referida carta, en inspecciones realizadas por la EPA que reflejan que la aplicación de las cenizas de AES Puerto Rico podría constituir disposición de objetos descartados.

La reglamentación aplicable establece que un desperdicio sólido es cualquier material descartado, entiéndase cualquier material abandonado o almacenado. Las cenizas, antes mencionadas, almacenadas por un largo período de tiempo, cumplen con los criterios de esta definición y por lo tanto, se pueden considerar como un desperdicio sólido.

No obstante todo lo antes expuesto, el 14 de junio de 2013, la JCA consideró realizar una evaluación técnica del Área de Control de Contaminación de Terrenos. En dicha Área se realizó un análisis para determinar si las operaciones de AES Puerto Rico y el manejo de los residuos de la combustión de carbón, son cónsonos con lo establecido en las referidas Resoluciones, ante el cambio en las condiciones operacionales que ha presentado la Planta.



NATURALEZA DEL DESPERDICIO SÓLIDO

Habiendo establecido que las cenizas constituyen un desperdicio sólido, lo que procede es preguntarse si este desperdicio sólido es o no peligroso. Aún utilizando la prueba “ToxicCharacteristicLeachingProcedure (TCLP, pos sus siglas en inglés), los resultados de las muestras de cenizas de carbón de AES Puerto Rico, tomadas de un proyecto en el municipio de Salinas, revelaron la presencia de metales pesados que exceden el máximo nivel permitido por reglamentación. Algunos de esto metales pesados son: arsénico, bario, boro, manganeso, magnesio, selenio y vanadio, entre otros. Asimismo, la muestra demostró que contiene altos niveles de radiación.

Como es de saber, la Universidad de Vanderbilt llevó a cabo un estudio sobre el potencial de lixiviación de los residuos de la quema de carbón con muestras provenientes de la planta AES Puerto Rico. Este estudio titulado “LeachingBehavior of “AGREMAX”Collectedfrom a Coal-FiredPowerPlant in Puerto Rico” y comisionado por la EPA, concluye que el AGREMAX tiende a lixiviar altas concentraciones de arsénico, boro, cloruro y cromo, y en segunda instancia, fluoruro, litio, molibdeno, selenio, sulfato y talio dependiendo del pH del medio. Para este estudio se utilizaronunos métodos de prueba más sensitivos y responsivos a la protección de la salud humana y el medio ambiente, denominados“LeachingEnvironmentalAssessmentFramework” (LEAF, por sus siglas en inglés). En comparación con el TCLP, el LEAF arroja concentraciones mayores de contenidos totales de arsénico, bario, cromo y selenio y mayores a los Niveles Máximos de Concentración (MCLs, por sus siglas en inglés) o Niveles Equivalentes de Agua Potable(DWEL, por sus siglas en inglés) en antimonio, arsénico, bario, boro, cromo, molibdeno, selenio y talio. A modo de ejemplo, la concentración de selenio en la prueba alcanzó tres punto seis (3.6) miligramos por litro (mg/L), un nivel aproximadamente setecientas veinte (720) veces sobre el máximo recomendado, el cual es cinco (5) microgramos por litro (µ/L) para concentraciones crónicas de selenio.

Sobre el LEAF, podemos concluir que el mismo abarca una serie de métodos más sensitivos disponibles para la medición de estos contaminantes. Esto es siempre necesario para proteger la salud pública. Por lo tanto, concurrimos con las recomendaciones del Comité de Dialogo Ambiental, en cuanto a que cualquier pronunciamiento con relación a las cenizas de carbón deberá requerir el uso de la prueba LEAF o el método que más propenda a la protección de la salud pública.



Puerto Rico no es el único lugar que se está viendo afectado por el uso de las cenizas producto de la quema de carbón como relleno. En Estados Unidos ya se han visto casos donde los lixiviados han llegado a los acuíferos y se ha demostrado que los mismo tienen altos niveles de contaminantes típicos de las cenizas. En la actualidad, existen alrededor de treinta (30) casos documentados por la EPA que involucran la disposición de cenizas bajo el pretexto de “uso beneficioso”. Además de los casos documentados por la EPA, grupos ambientales han documentado sobre treinta (30) nuevos casos de contaminación a cuerpos de agua por lixiviados donde ubican los rellenos. Algunos de los más recientes son:

  1. Crist Plant, Gulf Power, Pensacola, FL

  2. Yates Generating Plant, Georgia Power, Newnan, GA

  3. Fair Station, Central Iowa Power Cooperative, Montpelier, IA

  4. Prairie Creek Generating Station, Interstate Power and Light, Cedar Rapids, IA

  5. Former CSX Rail Corridor, CSX Railroad, Bloomington, IN

  6. “Dallman Station, City Water, Light and Power, Springfield, IL”

  7. “Joliet 29 Generating Station, Midwest Generation, Joliet, IL”

  8. “Joppa Steam Plant, Electric Energy/Ameren - Joppa, IL”

  9. “Meredosia Power Station, Ameren Energy Generating,Meredosia, IL”

  10. “Pearl Station, Prairie Power, Pearl, IL”

  11. “Powerton Generating Station, Midwest Generation,Pekin, IL”

  12. “Waukegan Generating Station, Midwest Generation, Waukegan, IL”

  13. “Paradise Fossil Plant, TVA - Paradise, KY”

  14. “North Valmy Generating Station, NV Energy/Idaho Power,Valmy, NV”

  15. “Cross Generating Station, South Carolina Public Service Authority, Pineville, SC”

  16. “McMeekin Station, South Carolina Electric & Gas Company, Columbia, SC”

  17. “Winyah Generating Station, South Caroline Public Service Company, Georgetown, SC”

  18. “Allen Fossil Plant, Tennessee Valley Authority, Memphis, TN”

  19. “Coleto Creek Station, International Power,Fannin, TX”

  20. “Parish Generating Station, NRG Energy, Thompsons, TX”

No podemos olvidar que es la naturaleza la que sufre los impactos más adversos de estas lixiviaciones, donde ubican rellenos de cenizas. Se han documentado defectos y anomalías en la fauna y vida salvaje alrededor de los lugares afectados incluyendo: deformaciones en sistemas reproductivos anfibios y alta presencia de contaminantes en animales comestibles como peces. Científicos forestales han concluido que las cenizas son un riesgo definitivo para la vida acuática. Por ejemplo, es de esperarse que la presencia de altas concentraciones de selenio transmitidas por el agua se bioacumulen a niveles tóxicos en la dieta de peces y aves acuáticas (lo suficiente como para causar la alteración de la reproducción), particularmente si el selenio es predominantemente selenito (que es probable en los efluentes de plantas de energía), y en un sistema cerrado. Esto crea el problema adicional de que una vez estos contaminantes entran a la cadena alimenticia, son introducidos directamente a nuestros cuerpos al comer estas plantas y animales.

No solo se han documentado deformaciones en anfibios, luego de varios años de las irresponsables descargas de cenizas de AES Puerto Rico en República Dominicana (2002-2003), surgieron varios casos de deformaciones en recién nacidos. Una comunidad cercana al distrito municipal Arroyo Barril, donde como mencionamos anteriormente, se habían abandonado insensatamente cincuenta mil (50,000) toneladas de cenizas, radicó una acción judicial por defectos graves de nacimiento y otros resultados adversos en la reproducción, incluyendo el cáncer del pulmón, riñón, vejiga y piel, así como enfermedades respiratorias y otros trastornos en sus habitantes. Algunas de las deformaciones fueron: anomalías gastrointestinales graves; múltiples defectos de nacimiento, como falta de miembros; anomalías óseas y un riñón ausente; anomalías craneales graves y otras anomalías de no viabilidad en fetos; y malformaciones gastrointestinales graves y otros defectos congénitos. Se alegó en este caso, que no había manera científica de saber a ciencia cierta si las deformaciones y el resto de los desórdenes congénitos anteriormente mencionados eran producto de la disposición ilegal de las cincuenta mil (50,000) toneladas de cenizas de AES Puerto Rico.

De igual manera, es válido aclarar que los propios estudios encomendados por AES Corp. establecen que las cenizas tienen propiedades únicas y variables basada en la composición y proceso de quema del carbón.

INSPECCIÓN VISUAL DE LA JCA, 14 DE JUNIO DE 2013

El pasado 14 de junio de 2013, personal del Área de Control Contaminación de Terrenos de la JCA presentaron un informe técnico basado en una visita a las instalaciones de AES Puerto Rico. A través de la misma, se pretendía verificar cómo se manejan y almacenan las cenizas resultantes de la combustión de carbón.

En dicha visita, el Señor Ron Rodrique, Vicepresidente de AES Puerto Rico, indicó que “a pesar de que los resultados de los muestreos del AGREMAX realizados por ellos muestran que el material presenta concentraciones por debajo de las concentraciones máximas permitidas para toxicidad, existe una percepción pública que ha llevado a que tengan que exportar este agregado a los Estados Unidos y no lo puedan usar beneficiosamente o disponer en vertederos autorizados en Puerto Rico”. Ante tal situación, actualmente están exportando el material a Estados Unidos.Como consecuencia, se indicó posteriormente, que hace más de catorce (14) meses que no han vendido el AGREMAXpara “ningún proyecto de construcción y que ningún vertedero industrial autorizado está recibiéndoles el material, aún para disponerlo como material no peligroso”.

En el referido informe, se señaló, además, que aunque el AGREMAX “no es vendido a personas particulares, no tienen un mecanismo para verificar que hacen los contratistas con el material sobrante y garantizar que éste no es revendido a individuos”.

Como parte de la inspección visual, se tomaron un sinnúmero de fotos, de las cuales se hace mención a continuación. En primer lugar, durante el recorrido, se observó “polvo fugitivo siendo levantado por el viento en la instalación a pesar de que en el lugar se utiliza un camión cisterna como medida control para éstos”.(Véase, “Ilustración 1”)

De manera adicional, en el referido informe técnico, se indicó que “el proceso de manufactura del AGREMAX consiste en rociar con un camión cisternas y mangueras de incendio agujereadas el tope de la pila de agregado”. No obstante, por la “gran dimensión de la pila, el agua siendo rociada no se distribuye de manera uniforme sobre la pila y solo impacta las capas superiores de la pila”. Siendo este método de rociar agua en las áreas superiores de la pila, el tipo de procedimiento específico para el proceso de manufactura o curación del AGREMAX, sin someter dicho producto a algún tipo de compactación.(Véase, “Ilustración 2”)


A
Ilustración 1. Informe Técnico JCA (14 de junio de 2013)


simismo, en la ilustración que aparece a continuación, se puede apreciar el polvo fugitivo sobre las áreas de la pila de AGREMAX. Según los datos brindados, en dicha área, no existe ningún sistema de riego de agua.(Véase, “Ilustración 3”)





VISTAS PÚBLICAS CELEBRADAS PARA EL P. DEL S. 340

5 DE MARZO DE 2013

La Lcda. Ruth Santiago, en representación del Comité Diálogo Ambiental, señaló específicamente los peligros de la toxicidad de las cenizas y el impacto negativo que tienen éstas en la salud pública cuando son distribuidas indiscriminadamente. Indicó que el Proyecto debe especificar la prohibición del uso de los residuos de la combustión de carbón para generar energía eléctrica, en los proyectos de construcción, como material de relleno o su aplicación en terrenos o cualquier uso que implique la generación de polvo fugitivo, incluyendo su uso en vertederos, mezclado con cemento y otros.

La Licenciada expresó que es necesario que las agencias lleven a cabo estudios de material particulado en el aire para determinar si partículas del AGREMAX se encuentran suspendidas, y cuál es el riesgo que esto representa para la población. Además, añadió que la JCA debe derogar las Resoluciones R-96-39-1 y R-00-14-2.

La licenciada Santiago enfatizó que en Puerto Rico no existe el llamado mercado para las cenizas de carbón sino una disposición a manera de vertederos clandestino en presuntas áreas de construcción. Es por esta alarmante situación y la preocupación de que estas cenizas contaminen el aire y los abastos de aguas, que más de veinte (20) gobiernos municipales han prohibido el uso del AGREMAX en sus respectivas jurisdicciones.

Por otra parte, señaló que los métodos de prueba LEAF, arrojan mayores concentraciones que el TCLP, método lineal que se utiliza actualmente, de arsénico, bario, cromo, selenio y otros.

Indicó que al realizar pruebas a las cenizas, no se puede presumir un comportamiento del pH específico de antemano, ya que es necesario evaluar la conducta de lixiviación de las cenizas a través de diferentes escenarios. Añadió así, que la prueba TCLP no refleja todo el potencial peligroso de las cenizas de carbón.

La licenciada Santiago, relató que a raíz de los peligros que representan las cenizas de la combustión de carbón, la EPA emitió una propuesta para reglamentar las mismas. En dicha propuesta aclaran que el llamado uso beneficioso de las cenizas no incluye el uso de cantidades excesivas no sustentadas por estudios científicos, aplicados a terrenos ni como material de relleno en proyectos que sean a mayor escala. En la misma,la EPA resume varios casos documentados de daños ocasionados por escorrentías o lixiviados de las cenizas. Es por estos casos que la Agencia propone restricciones en la disposición de cenizas sobre los terrenos, requisitos de tratamiento de las cenizas y prohibición de la disposición de las mismas bajo el nivel freático. Manifestó que la EPA ha determinado que las concentraciones presentes en las cenizas que han ocasionado preocupación, son: antimonio, arsénico, bario, berilio, cromo, cadmio, plomo, mercurio, níquel, selenio, plata y talio.

La Licenciada informó que existen dos (2) casos muy parecidos al uso que se le está dando a las cenizas en nuestra Isla. En “Town of Pines”, en el estado de Indiana, depositaron las cenizas en un vertedero y las utilizaron como relleno de construcción resultando en una contaminación masiva que requirió la designación de un “SuperFundSite”. Mientras, en “Battlefield Golf Course” en Chesapeake, estado de Virginia, el agua subterránea excedió los límites de los estándares de agua potable con contaminantes típicos de cenizas.

Por último, recalcó que existe evidencia contundente sobre la peligrosidad de las cenizas procedentes de la combustión de carbón para generar energía eléctrica que requiere prohibir el uso de las mismas. Es por tal motivo que el Proyecto debe especificar que se prohíbe la utilización de las cenizas, ya sea como material de relleno, aplicación en terrenos, cualquier otro uso que genere polvo fugitivo, en vertederos, en mezclas de cemento y otros. Dando énfasis en que el Proyecto lo debe especificar.

El segundo turno de la Vista, le correspondió al Dr. Gerson Jiménez, Director Médico del Hospital Episcopal. El mismo explicó la forma en la cuallas cenizas volantes (“flyash”) afectan a largo plazo la salud de los ciudadanos. Insistió en que la toxicidad aguda se produce por el contacto inmediato de las cenizas y el organismo. Indicó que dicha toxicidad ocasiona daños en la piel y en los pulmones.

Para finalizar, el Doctor añadió, además, que como médico le preocupa el problema que representan las cenizas, debido a la gran cantidad de toxinas existentes en las mismas.

El Sr. Humberto Martín, Presidente del Frente Afirmación Sureste, comentó que quienes se afectan son los ciudadanos de las comunidades cercanas a la Planta, como la comunidad Puente de Jobo. Asimismo, advirtió que ni la JCA ni el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales han visitado dichas comunidades aledañas,ni los terrenos que contienen los depósitos ilegales de cenizas. De igual forma, recalcó que la toxicidad de las cenizas aumenta al ser tratadas con aguas usadas de la planta detratamiento de las mencionadas aguas de Guayama. Indicó, además, que “la incidencia más alta del conglomerado de los distintos tipos de cáncer se da en el municipio de Guayama, comenzando con el cáncer de próstata”.



8 DE MARZO DE 2013

El primer turno de la Vista, estuvo a cargo del Ing. Roberto Rivera Medina, el Sr. Freddie Rodríguez Domínguez y el Sr. Juan R. Ortíz Ramírez, los cuales asistieron en representación del Director Ejecutivo de la AEE,el Ing. Juan Alicea. Como parte de su ponencia, citaron la Sección 6.6 del Contrato de Compra de Energía entre AEE y AES Puerto Rico. Dicha Sección, establece que AES Puerto Rico no podrá disponer los residuos de la combustión del carbón dentro del territorio del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, a no ser que éstos tengan un uso comercial beneficioso. Señalaron, además, que actualmente “para evitar el uso indebido de las cenizas existen controles administrativos y de ingeniería que pueden ser aplicados para este asunto”.

Por último,se hizo hincapié en el hecho de que la generación de energía con carbón es la más económica que existe en Puerto Rico. A su entender, “las decisiones sobre la disposición de cenizas de carbón o sus residuos pudieran conllevar costos adicionales en la operación que AES Puerto Rico conduce”. De este modo concluyen que por razón del acuerdo estipulado en la Sección 20.1 (a) del mencionado Contrato,este costo adicional podría representar, a su vez, un incremento en el costo de electricidad de los abonados de la AEE.

El Dr. José Norat, y la Sra. Maridali De León, participaron de la Vista Pública en representación del Departamento de Salud Ambiental de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico.Acorde con lo explicado, en Puerto Rico las cenizas de carbón no son consideradas desperdicios sólidos, contrario a otros gobiernos como lo son India o Estados Unidos, los cuales requieren que las cenizas sean depositadas en vertederos o charcas.Según fue mencionado, dicha situación ha traído como consecuencia, la utilización de material de relleno sin control alguno y un impacto sobre la única fuente de abasto de agua de la región del sur, la cual es el agua subterránea.

No obstante, aunque endosaron el P. del S. 340,recomendaron a la Comisión varias enmiendas, las cuales se resumen a continuación. En primer lugar, se señaló que se debe añadir en el Artículo 2 una disposición que haga alusión a todos los residentes de la isla de Puerto Rico, y a la protección de la flora y fauna. Además, a pesar de que reconocieron que la prueba LEAF es una de las pruebas de lixiviación más completashasta el momento, recomendaron que se incluya en la definición del Artículo 3 la frase: “… y cualquier otra prueba o método reconocido por la EPA, JCA, DRNA o cualquier otra entidad con competencia…”. Entre otras cosas, recomendaron, además, que se enmendara el Artículo 4 para que el mismo fomente e incentive la disposición de las cenizas fuera de Puerto Rico. Ello, cónsono con las limitaciones de terrenos que existen en la Isla y ante la situación actual de los vertederos en la misma.

Por su parte, el Dr. Osvaldo Rosario, Profesor del Departamento de Química de la Universidad de Puerto Rico, explicó en su ponencia que “el carbón es el combustible fósil más sucio desde el punto de vista químico, comparado con el petróleo y gas natural”. Indicó, además, que el proceso de quema llega a concentrar metales tóxicos e isotopos radioactivos. Haciendo referencia al estudio preparado por la Universidad de Venderbilt, el Profesor comparó el método de TCLP con una nueva variante conocida como LEAF, la cual extrae las cenizas con agua a diferentes niveles de acidez. Según explicó, los resultados de la prueba LEAF demostraron que cuando las cenizas se extraen variando la acidez del agua, se llegan a liberar un sinnúmero de metales tóxicos que bajo la antigua prueba de TCLPno se podían identificar. Por tal razón, entiende que con estos nuevos datos, la EPA podrá modificar la clasificación de las cenizas de carbón para reflejar que no son un material para uso benéfico. Por el contrario, señaló que podrán catalogarlas como un material con alto contenido tóxico, el cual no puede ser dispuesto de la forma en que se está haciendo actualmente.

Por último, expresó su preocupación en torno a dos (2) aspectos esenciales: (1) la salud de las personas que viven cerca de los lugares donde se han depositado las cenizas; y, (2) la seria amenaza de hacer inservible a los Acuíferos del Sur, los cuales son fuentes de agua potable para los ciudadanos.

El Dr. Gustavo García López, en representación de la Secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (en adelante, DRNA), la Plan. Carmen Guerrero Pérez, mencionó que las cenizas de carbón son un asunto de la jurisdicción del DRNA, siempre y cuando éstas tengan un impacto sobre los cuerpos de agua de forma tal que ocasionen daños a la salud humana, las características naturales de los cuerpos de agua ya cualesquiera otros como humedales, manglares, bosques y áreas protegidas.

El doctor García López, indicó que al DRNA le preocupa de sobre manera lo siguiente:


  • Los posibles impactos que puedan tener lasmismas en los acuíferos al sur de Puerto Rico, debido a la disposición de las cenizas sobre terrenos de alta percolación sin medidas de control.

  • Los posibles impactos sobre los recursos naturales, tales como: humedales, arrecifescosteros y diversos ecosistemas que componen la Reserva Nacional Estuarina Bahía de Jobos.

El doctor García López, manifestó que existen estudios que apuntan a la toxicidad de las cenizas y alertan sobre los posibles impactos a los acuíferos y otros recursos, así como ala salud humana en Puerto Rico. Relató que en el año 2011, la EPA realizó una inspección en AES Puerto Rico, en la cual documentó la disposición inadecuada de las cenizas que contaminaron un humedal adyacente a la Bahía Las Mareas. Durante la mencionada inspección, por primera vez, la EPA realizó un muestreo de las cenizas de la Planta, en el cual confirmaron que éstas contienen altos niveles de metales pesados, tales como: mercurio, arsénico, plomo, cadmio y otros.

Señaló que el DRNA, en conjunto al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), tienen un programa de muestreo de seis (6) pozos en el sur. A pesar de esto, indicó que los mismos no son una muestra representativa que confirme o descarte la presencia de contaminantes como resultado del depósito de las cenizas.

Por otra parte, expresó que toda acción de política pública y reglamentación relacionada a las cenizas provenientes del carbón debe regirse por el principio de prevención, el cual se encuentra establecido en la Ley Núm. 416-2004, según enmendada, conocida como “Ley de Política Pública Ambiental”.

Añadió, además, que es necesario regular el depósito de las cenizas de carbón en Puerto Rico. Para poder llevar a cabo esto, manifestó que es necesario realizar una investigación abarcadora sobre la situación actual, pero sin limitarse,al manejo de las cenizas de carbón, los lugares en las cuales se han depositado, con cuánta frecuencia y qué cantidad; la presencia de contaminantes en los suelos y acuíferos; y la salud de las comunidades aledañas a las zonas de depósitos de éstas.

El Doctor expuso que en caso de que esta Asamblea Legislativa decidiera llevar a cabo una prohibición de las cenizas de carbón como relleno, la misma debería ser implementada de forma gradual y con tiempos específicos. Esto debido a que es necesario que se permita una transición de los usos actuales a unos más seguros, ya fuesen usos encapsulados. Por último, indicó que dicha prohibición debe ir acompañada de una evaluación comprensiva de alternativa de manejo y uso de energía.

9 DE ABRIL DE 2013

Los Sres. José L. Rodríguez y Víctor Rodríguez asistieron en representación de los Transportistas del Sureste y el Frente Amplio de Camioneros y sus Afiliadas, los cuales proveen el servicio de traslado de las cenizas. Los mismosindicaron que las cenizas no son tóxicas, ya que ninguno de sus compañeros padece de algunaenfermedad atribuible a la transportación de lascenizas. Por lo tanto, manifestaron que la disposición de éstas no es motivo de reglamentación.

Según expresaron, el trabajo que realizan consiste en “transportar responsablemente el AGREMAX a otros proyectos”, aseguraron así, que todos los camiones que utilizan tienen toldos con el propósito de evitar el escape de las cenizas. No obstante, informaron que los reclamos de sectores con interés sobre el asunto del manejo de las cenizas, afectan la cadena económica, la cual indirectamente incluye a los transportistas.

Ambos consideran que el traslado de las cenizas es una fuente de empleos directos e indirectos, de los cuales más de cien (100) camioneros son partícipes. Por tanto, señalaron que el detenimiento de dicha transportación es un atentado al desarrollo económico del sureste.

El Sr. John Miller, Presidente del Consorcio Alianza Energética de Puerto Rico, indicó que “no hay combustible fósil que no venga por su naturaleza inherente con contaminación”, incluyendo radiación. El señor Miller manifestó que considera necesario observar las externalidades de la quema de carbón en Puerto Rico. De igual forma, insistió en evaluar la viabilidad de AES Puerto Rico ante las nuevas reglas de cumplimiento ambiental.

El Sr. Manuel Mata, Presidente de AES Puerto Rico, asistió a la Vista acompañado del Lcdo. Samuel Boxerman, Lcdo. Pedro Reyes Bibiloni, Ing. Ramiro Rivera y la Dra. Lisa JN Bradley. Durante su turno, el Presidente expresó que AES Puerto Rico está comprometido con generar energía eléctrica a un bajo costo para los ciudadanos de Puerto Rico, siempre protegiendo y conservando el medio ambiente. Indicó que respaldan los esfuerzos de la JCA para adoptar guías de ingeniería y protección ambiental que aseguren el uso ambientalmente seguro, efectivo y continuo de productos derivados de la combustión de carbón que se generan y manufacturan en su Planta.

En cuanto a las medidas legislativas que prohíban el uso beneficioso de las cenizas, manifestó que objetarán las mismas. Esto debido a que “prohibir un producto beneficioso será contrario a casi dos (2) décadas de aprobaciones gubernamentales en Puerto Rico”, las cuales repetidamente han revisado y sostenido el uso beneficioso de los productos derivados de la combustión de carbón. Añadió, además, que en Estados Unidos más de 50 millones (50,000,000) de toneladas de productos derivados de la combustión de carbón son usadas beneficiosamente cada año. Manifestó, que la JCA, repetidamente, ha evaluado el agregado AGREMAX, encontrando constantemente que no es tóxico ni peligroso, determinando a su vez, que puede ser utilizado de forma ambientalmente segura en carreteras y como relleno estructural.

Informó que la EPA desde hace mucho tiempo aprueba los beneficios de los productos derivados de la combustión de carbón en aplicaciones como sub-base de carreteras, para la estabilización de líquidos y otras aplicaciones. En cuanto alos métodos LEAF indicó que:



  • “Son tan recientes que no existen guías adoptadas por la EPA para interpretar los datos”.

  • “No refleja lo que ocurriría en un mundo real”.

  • “Si se [suponen]las condiciones de un mundo real y el material es expuesto a agua de lluvia en Puerto Rico, los métodos LEAF revelarían que tomaría miles de años antes de que el nivel de pH de AGREMAX alcance niveles que teóricamente pueda ocasionar alguna lixiviación significativa de metales”.

Por último, el señor Mata señaló que en vez de prohibir el uso beneficioso de sus productos, se debe apoyar a la JCA en su esfuerzo de establecer guías y controles de ingeniería apropiados que permitan el uso continuo de los productos provenientes de las cenizas de carbón, de forma tal que puedan continuar ofreciendo energía al más bajo costo en Puerto Rico.

Luego de que el Presidente culminara de leer su ponencia, la Dra. Lisa JN Bradley, Toxicóloga de AES Puerto Rico, realizó una presentación, en la cual expuso lo siguiente:



  • Todo puede ser tóxico.

  • El riesgo es una función de la exposición y la toxicidad.

  • Si no existe exposición, no tenemos riesgo.

  • Los constituyentes presentes en los productos de combustión de carbón (CCPs, por sus siglas en inglés) están presentes en nuestro ambiente natural.

  • Con algunas excepciones, las concentraciones constituyentes de la ceniza de carbón se encuentran por debajo de los niveles máximos permitidos para suelos residenciales.

  • Datos de AGREMAX muestran que las concentraciones constituyentes están por debajo de niveles preocupantes.

  • Datos de lixiviación indican que AGREMAX no tendrá ningún impacto adverso en los recursos de agua subterránea.

  • Los métodos LEAF son inapropiados.

PONENCIAS ESCRITAS

El Lcdo. Pedro Saadé Llorens, en representación de la Clínica de Asistencia Legal de la Universidad de Puerto Rico, envío su ponencia escrita el 1 de abril de 2013. En la misma sostuvo que la reglamentación de las cenizas debe ser una estricta. Sugirió el establecimiento de un seguro para responder por cualquier daño, añadiendo también, que se limite cualquier disposición de éstas en los vertederos de Puerto Rico. Informó que las cenizas sean clasificadas como un desperdicio especial bajo el sub-título C de la Ley Federal “ResourceConservationandRecoveryAct” (RCRA, por sus siglas en inglés) para Desperdicios Sólidos. Indicó que la creación de una acción similar a un interdicto en casos en los cuales se estén utilizando las cenizas en violación a la ley o a los reglamentos pertinentes. Por último, mencionóque es necesario crear una acción de daños resultantes de la disposición de cenizas en violación a la ley y por los reglamentos, sin tener que probar negligencia.

Por su parte, la Lcda. Laura Vélez Vélez, Presidenta de la JCA, reveló que dicha Agencia ha estado llevando a cabo varios esfuerzos dirigidos a establecer controles para el manejo y uso de los residuos de combustión de carbón.A modo de ejemplo, señaló que en el año 2012, la JCA inició un proceso para promulgar unas Guías para el Uso de Residuos de Combustión de Carbón. Las mismas, incluyen normas, tanto para los generadores, transportadores y usuarios de dichos residuos. Del mismo modo, expresó que la JCA se encuentra analizando “la viabilidad de asignar fondos de la Agencia para estudiar y recolectar datos de caracterizaciones de componentes de preocupación” en las aplicaciones que se le dan a las cenizas.

Por último, la Presidenta reconoció la necesidad de adoptar medidas y controles locales que protejan la salud humana y el medio ambiente. No obstante, indicó que de prohibirse dicho material, se deben incorporar alternativas que atiendan la disposición adecuada de las cenizas y la acumulación excesiva y prolongada de las mismas.

De manera adicional, se recibió una ponencia escrita del Sr.Waldemar Natalio Flores Flores, Oficial de Certeza de Calidad. En dicho memorial, el señor Flores Floresindicó que la misión de la EPA no es la promoción de industrias, tecnológicas o el desarrollo económico, sino la protección del medio ambiente y la salud humana. Para poder cumplir con dicha misión, es necesario que la EPA esté total, completa, cabal y absolutamente segura, de que todas sus decisiones y determinaciones sean legalmente defendibles. Este principio es de entera aplicación para todos los datos ambientales que se generen y procesen en las actividades realizadas. Por tal razón, todos los datos ambientales tienen que ser científicamente válidos, de precisión y exactitud conocida y apropiada, de un nivel aceptable de comparabilidad, entereza, representatividad y sensibilidad. De este modo, se podrá conocer, verificar, y fiscalizar el cumplimiento con las leyes y reglamentación ambiental.Este Sistema de Calidad (“QualitySystem”), antes conocido como el Programa de Certeza de Calidad, es lo que se conoce también como “Defendibilidad Legal”. No obstante, según denunció en su ponencia, el método científico utilizado y aprobado actualmente por la EPA, se encuentra desprestigiado, en lo que respecta a validez científica y defendibilidad.

Sobre el tema específico de las cenizas, el Sr. Waldemar Flores Flores, señaló que es vital que se conozca la composición de las mismas desde el momento en que son generadas. En el caso de AES Puerto Rico, expresó que dichas cenizas son almacenadas al aire libre, a pesar de que contienen compuestos químicos y volátiles que pueden afectar la salud de los ciudadanos aledaños. Indicó, además, que es necesario evaluar el sistema de calidad, el cual provee el andamiaje para la planificación, implantación y evaluación del trabajo realizado. Así pues, se lograría obtener unsistema de certeza de calidad. Este sistema de certeza integraría actividades gerenciales que envuelven la planificación, el control y la evaluación de calidad, informes y mejoramientos para asegurar que un producto o servicio cumple con patrones definidos de calidad y un nivel preelegido de confiabilidad en datos ambientales.

A través de un correo electrónico, recibido el día 14 de febrero de 2013, la señora Vilma Rivera, residente del municipio de Trujillo Alto, Puerto Rico, indicó que “el problema no es como disponer de las cenizas, son las cenizas”. Señaló, que se ha demostrado médica y científicamente el daño que producen éstas,tanto en las personas como en el ambiente. Expresó que hay un sinnúmero de ciudadanos de Guayama y áreas cercanas que viven alrededor de donde se producen las cenizas y padecen de enfermedades y condiciones a consecuencia de las cenizas de carbón.

Por último, manifestó que “hay otras maneras de producir energía, sin necesidad de contaminar el ambiente, esto afecta la salud del pueblo”.


IMPACTO FISCAL MUNICIPAL

Cónsono con lo establecido en los Artículos 3 y 5 de la Ley Núm. 321-1999, según enmendada, conocida como “Ley de Impacto Fiscal Municipal”, la Comisión de Recursos Naturales, Ambientales y Asuntos Energéticos, del Senado de Puerto Rico,ha estimado quela aprobación del Proyecto aquí presentado, no conlleva un impacto fiscal significativo sobre las finanzas de los gobiernos municipales.



CONCLUSIÓN

Desde sus comienzos, la operación de AES Puerto Rico, ha sido objeto de controversias. Grupos ambientalistas y vecinos del área de ubicación de la planta, mantuvieron una férrea oposición dentro de todo el proceso de permisología ante las diferentes agencias con jurisdicción. Uno de los puntos más álgidos de todas estas controversias fue la producción y disposición de las cenizas resultantes de la combustión de carbón.

Al analizar y revisar la literatura y el récord de los procedimientos para permisos, se puede observar que la decisión sobre determinar que las cenizas no son un desperdicio sólido eliminaba cualquier discusión sobre su toxicidad y aplicación de la reglamentación de desperdicios sólidos peligrosos. Esto,debido a queuna sustancia puede ser clasificada como un desperdicio sólido peligroso, luego de clasificarse como desperdicio sólido.

El hecho de que AES Puerto Rico convenció a las autoridades sobre el punto de que las cenizas iban a tener un uso comercial beneficioso, fue determinante en la decisión de excluir las cenizas de la clasificación de desperdicio sólido.

Aún así, el contrato suscrito entre AES Puerto Rico y la Autoridad de Energía Eléctrica para la compra y venta de la electricidad generada por dicha Compañía, establece en la Cláusula 6.6, que las cenizas no podrán ser almacenadas en Puerto Rico por un término mayor de ciento ochenta(180) días. Dicho término de tiempo era suficiente para establecer que de ahí en adelante las cenizas constituirían un desperdicio sólido. Esta Cláusula también es indicativa de la naturaleza de las cenizas en el aspecto de toxicidad o peligrosidad. En el curso normal de los negocios, los desperdicios de carbón que no se han podido utilizar son descartados. Las cenizas, luego de este tiempo, comienzan a reflejar inestabilidad química y los propios consultores de AES Puerto Rico no recomiendan su uso como base estructural hasta que se atienda este problema. La Agencia de Protección Ambiental, ha presentado una serie de preocupaciones relacionadas con el potencial de lixiviación de los metales pesados depositados en la tierra por AGREMAX o sus agentes, en Puerto Rico.

Por su parte, la Comisión suscribiente ha examinado la medida de imponer a cualquier generador de cenizas el deber de suscribir un instrumento financiero como una póliza de seguro, fianza o lo que sea pertinente, para responder por los daños al medio ambiente y a la salud humana que este ocasione. De la misma forma es necesario crear una acción judicial rápida y eficaz que pueda ser utilizada por personas o instituciones para detenerlos daños y la ocurrencia de repetidas violaciones. A estos efectos, estamos incluyendo en la medida un recurso de entredicho con el cual se pueda detener la acción perjudicial que se esté llevando a cabo.

Por otro lado, la historia nos dice que muchas de las agencias, corporaciones, individuos y otros que han contaminado o dañado perjudicialmente el ambiente, han podido defenderse, y han pagado por las lesiones que han ocasionado,debido a que el quantum de prueba de negligencia por parte del ofensor es en muchas ocasiones una carga difícil de vencer.

La situación presente, representa una actividad peligrosa de por sí. El nivel y estándar de cuido que se le exige al productor del material tóxico debe ser el máximo. Dado entonces el nivel de peligrosidad de la actividad, no es razonable que el que pida que se le resarzan los daños tenga que probar negligencia. Es por tal razón, que el presente Proyecto de Ley, exime de este requisito a las personas que soliciten remedio para sus daños ocasionados por la disposición de las cenizas.

Luego de considerar lo anteriormente expuesto,se concluye que las cenizas producto de la quema de carbón son un desperdicio sólido que en el caso más laxo, debe tratarse como uno especial. Uno de los peligros ocasionados por la naturaleza de estas cenizas es que en Puerto Rico, los municipios costeros como Arroyo, Salinas, Guayama, Dorado, Ponce, Santa Isabel, Mayagüez y San Juan, tienen un nivel freático alto y cualquier depósito de material con contenido decenizas tiene más posibilidad de emigrar hacia las aguas subterráneas. Al contrario, en los terrenos usados para depósitos de desperdicios en Estados Unidos, debido a su elevación, hay que taladrar a grandes profundidades para encontrar agua.

Es menester entonces, para la protección de la salud pública y los recursos naturales, que esta Asamblea Legislativa actúe ante la amenaza que representan estas cenizas, su almacenamiento y uso indiscriminado y disponga las medidas de legislación necesarias para atender a la población y al medio ambiente. Es patente, que las cenizas no pueden permanecer al descubierto y sin utilizarse adecuadamente dentro de la jurisdicción de Puerto Rico. Por lo tanto, dichas cenizas deben depositarse en algún vertedero, ya sea privado o público, que contenga capas impermeables en su fondo para evitar la migración de lixiviados a cuerpos de agua.

Luego de revisar la literatura pericial y examinar los casos civiles instados contra AES Puerto Rico, dicha Comisión entiende que estas cenizas son tóxicas. No obstante, es necesario que la Junta de Calidad Ambiental desarrolle e implemente una reglamentación sobre estos desperdicios. Dicha regulación debe tratarestrictamente las cenizas producto de la quema de carbón como desperdicio especial para ser depositado en un vertedero industrial.

Por otra parte, no se puede permitir que las cenizas permanezcan al descubierto dentro de la jurisdicción de Puerto Rico. Es por esto, que se hace obligatorio el ordenar que las cenizas sean exportadas fuera de Puerto Rico. El establecer penalidades severas a los que violen estas obligaciones y afecten la salud y calidad de vida de miles de puertorriqueños, es de suma importancia.

Por último, esta Comisión ha determinado que no se debe realizar ningún proceso en el cual se produzcan cenizas procedentes de la combustión del carbón, para producir energía eléctrica. Dicha prohibición será a partir del año 2027, en adelante

A tenor con lo anteriormente mencionado, la Comisión de Recursos Naturales, Ambientales y Asuntos Energéticos, recomienda la aprobación del Sustitutivo al Proyecto del Senado 340.


Respetuosamente sometido,

Cirilo Tirado Rivera

Presidente



APÉNDICE I
Solo en poder de la Comisión obran las Ordenanzas de los municipios de Hatillo, Ciales y Orocovis, en las cuales se prohíbe la disposición de las cenizas de AES Puerto Rico dentro de los terrenos jurisdiccionales de cada uno de esos Municipios. No obstante, incluimos una lista parcial de municipios que por conocimiento ya han aprobado ordenanzas para prohibir el uso de cenizas como material de relleno o material de construcción y su depósito sobre terrenos o vías en sus respectivos límites territoriales:



  1. Cataño

  2. Villalba

  3. Sabana Grande

  4. Rincón

  5. Juncos

  6. Barceloneta

  7. Lares

  8. Guánica

  9. Lajas

  10. Juana Díaz

  11. Mayagüez

  12. Peñuelas

  13. Aibonito

  14. Moca

  15. Cidra

  16. Corozal

  17. Arroyo

  18. Naranjito

  19. Aguas Buenas

  20. Guayama

  21. Isabela

  22. Patillas

  23. Maricao

  24. Coamo

  25. Salinas

  26. Cayey

  27. Camuy

  28. Hormigueros

  29. Yabucoa

  30. Adjuntas

  31. San Germán

  32. San Lorenzo

  33. Yauco

  34. Guayanilla

  35. Hatillo




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje