Página principal

Seminario Internacional Equidad de Género en las Reformas Educativas de América Latina


Descargar 217.14 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño217.14 Kb.
  1   2   3



Seminario Internacional

Equidad de Género en las Reformas Educativas de América Latina

17 y 18 de mayo 2005.

LA POLÍTICA DE EDUCACIÓN SEXUAL DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE CHILE.

CONSIDERACIONES PARA UNA EVALUACIÓN.
José Olavarría1
Presentación
Hace cuatro décadas se formuló la primera política de educación sexual y vida familiar desde el Ministerio de Educación. Es necesario recordar que ya con el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, en los 60’, se dio inicio al programa Vida Familiar y Educación Sexual que buscó incorporar la educación sexual en los colegios públicos, actividad que fue continuada bajo el gobierno de Salvador Allende. Sin embargo, este programa se vio interrumpido y sus materiales quemados bajo la dictadura.
Desde le año 1993 en Chile hay una Política de Educación en Sexualidad del Ministerio de Educación. En su momento esta política pública fue ampliamente publicitada y se esperaba que tuviese consecuencias en los comportamientos de los/as alumnos en relación al cuidado de su cuerpo, el de sus pares y parejas, a su vida afectiva, a los comportamientos sexuales, y a la salud sexual y reproductiva. Ya el año 1992, como un antecedente, se había dado a conocer la Circular 227 que instruyó sobre la asistencia a clases en calidad de alumnas regular de niñas y adolescente que asumen responsabilidades de maternidad.
La incorporación de la Política de Educación en Sexualidad a las políticas del Ministerio de Educación fue el resultado de la colaboración de distintos actores, tanto del mundo académico, movimientos de mujeres y de organizaciones de la sociedad civil que, a través de su acción y apoyo de algunos sectores del propio gobierno, lograron incluir la educación sexual en la agenda pública del gobierno. Está política se da a conocer sólo tres años después de la Ley Orgánica Constitucional de Educación (LOCE), herencia del último día del gobierno militar que establece las bases fundamentales sobre las que se ha estructurado la educación en Chile a partir de los 90’.
El Ministerio, a partir de esta política, definió Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios, preparó el material educativo requerido por la reforma curricular para implementar la Política en Educación en Sexualidad y lo puso a disposición de los establecimientos educacionales para ser incorporados en sus planes y programas de estudio (MINEDUC 1998, 2002a, b, 2003a, b y c).

La Política de educación sexual y la salud sexual y reproductiva de los/as adolescente: ¿impacto?
Después de algo más de diez años de formulación de la Política Educación en Sexualidad se constata que los objetivos que se había propuesto no lograron implementarse como se requería ni se obtuvo los impactos que se esperaba. Si se observan las tasas específicas de fecundidad por grupos de edad desde 1993 se constata que es la población adolescente –hasta 19 años- el único grupo que no sólo ha mantenido las tasas específicas de natalidad, sino que en el segmento de las menores de 17 años las ha incrementado fuertemente, cuando en todas las otras edades ha disminuido (Rodríguez 2005). En términos relativos, ha crecido la proporción de madres adolescentes, en relación al conjunto de las madres, y una altísima proporción de éstas son solteras. Se ha incrementado, asimismo en los últimos años la proporción de padres adolescentes de hijos de madres también adolescentes con las consecuencias ampliamente reconocidas de que los embarazos e hijos en la adolescencia están especialmente asociados a las condiciones de pobreza e implican, en muchos casos, un quiebre en los proyectos de vida de las jóvenes y de los varones que asumen su paternidad, con profundos efectos en sus familias y en sus vidas juvenil y adulta (Olavarría y Madrid 2005).
Asimismo, se constata en este período que las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), se han incrementado en este segmento de la población y que el 75% de las ITS registradas en adolescentes en el año 2000 corresponde a mujeres que se han infestado, donde se incluyen condilomas, sífilis y gonorrea (CONASIDA 2000). En el caso del VIH/SIDA, se observa que sería durante los años de la adolescencia el período de contagio de una proporción no menor de personas que viven con VIH.
Si nos situamos en el campo de la salud sexual y reproductiva de los/as propios/as jóvenes se ha constatado la falta de políticas intersectoriales entre los Ministerios de Salud y Educación que permita de manera sistemática la atención de los profesionales de la salud a los propios establecimientos escolares y a sus alumnos/as, así como la dificultad que tienen los/as estudiantes de acceder directamente a centros públicos de atención primaria (CONSIDA 2005), situación que explicaría, al menos en parte, que la cantidad de embarazo no deseado y la maternidad adolescente hayan devenido en un problema de salud pública, por la magnitud alcanzada en relación al conjunto de los nacidos vivos.

Es interesante destacar que, junto a los procesos recién mencionados, inmediatamente después de la formulación de la Política en Sexualidad se incrementó la matricula de alumnas embarazadas como alumnas regulares. Para los años 1995 y 1996 se hizo un censo de las alumnas embarazadas en el sistema escolar y se comprobó que en 1995 la matrícula fue de 4.605 alumnas embarazadas (equivalente al 5,6% del total de alumnas matriculadas ese año) y en el año 1996 de 5.937 (equivalente al 7,0%), con un incremento entre ambos años del 29%. Hubo matrícula de alumnas embarazadas desde el 5º Básico, en todas las regiones del país, en 306 comunas, en todas las dependencias, niveles y cursos (Valdés y Olavarría, FLACSO, MINEDUC 1998 y 1999). La información sobre alumnas embarazadas se discontinuó para los años siguientes.


Cuadro Nº 1

Alumnas embarazadas matriculadas por región según por año escolar

Enseñanza básica y media diurna

Años 1995 y 1996

Región

Alumnas embarazadas

1995

Alumnas embarazadas

1996

Variación 2006 / 2005

%

Región I

243

243

0,0

Región II

250

356

42,0

Región III

162

178

10,0

Región IV

310

392

26,0

Región V

707

779

10,0

Región VI

223

257

15,0

Región VII

175

214

22,0

Región VIII

520

596

15,0

Región IX

279

299

7,0

Región X

244

259

6,0

Región XI

49

52

6,0

Región XII

13

13

0,0

Región Metropolitana

1.430

2.299

61,0

Chile

4.605

5.937

29,0

Fuente: Valdés y Olavarría FLACSO/MINEDUC 1998, 1999
Cuadro Nº 2

Alumnas embarazadas matriculadas por dependencia según año escolar

Enseñanza básica y media diurna

Años 1995 y 1996

Dependencia

Alumnas embarazadas

1995

Alumnas embarazadas

1996

Variación 2006 / 2005

%

Municipal

3.196

3.848

20,0

Particular subvencionado

1.008

1.629

62,0

Particular pagado

30

29

(3,0)

Corporación

371

431

16,0

Total

4.605

5.937

29,0

Fuente: Valdés y Olavarría FLACSO/MINEDUC 1998, 1999
Cuadro Nº 3

Alumnas embarazadas matriculadas por nivel, modalidad y curso, según año escolar

Enseñanza básica y media diurna

Años 1995 y 1996

Nivel

Curso

Alumnas embarazadas

1995

Alumnas embarazadas

1996

Variación 2006 / 2005

%

Básico

5

4

12

200,0

 

6

26

17

65,0

 

7

66

66

0,0

 

8

156

252

62,0

 

Total

252

347

38,0

Medio H.C.

1

375

484

29,0

 

2

553

669

21,0

 

3

700

728

4,0

 

4

607

729

20,0

 

Total

2.235

2.610

17,0

Medio T.P.

1

212

318

50,0

 

2

455

709

56,0

 

3

685

860

26,0

 

4

738

1.060

44,0

 

5

28

33

18,0

 

Total

2.118

2.980

41,0

Total Alumnos




4.605

5.937

29,0
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje