Página principal

Segundo Gobierno de Juan Manuel de Rosas


Descargar 11.42 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño11.42 Kb.
Segundo Gobierno de Juan Manuel de Rosas
Al estallar un conflicto que se había suscitado entre Salta y Tucumán, Rosas logró que Maza enviara como mediador al general Facundo Quiroga, que residía en Buenos Aires. En el trayecto fue emboscado y asesinado en Barranca Yaco (provincia de Córdoba) por Santos Pérez, un sicario vinculado a los hermanos Reynafé, que gobernaban Córdoba.

Esta muerte provocó la renuncia de Maza; el clima de inestabilidad y violencia obligó a la legislatura a llamar de regreso al gobierno a Rosas. Para lograr el consenso popular, el día 23 de marzo, por decreto, se consultó la opinión de los habitantes de la ciudad (los de la campañas ya era evidente que eran sus fieles partidarios), sobre si estaban de acuerdo con su designación y atribuciones. Sólo 4 de 9720 personas, estuvieron en contra.

Rosas asumió el 13 de abril de 1835, con la condición que exigió: la suma del poder público, esto es, la representación y ejercicio de los tres poderes del Estado, sin necesidad de rendir cuenta de su ejercicio. Por otro lado, todo este asunto le dio a Rosas la oportunidad única de no compartir el mando del partido federal, que hasta entonces se había repartido con Quiroga y López. Éste, en tanto que protector de los Reynafé, quedó muy debilitado; y moriría a mediados de 1838. Incluso los caudillos con poder propio cayeron en su órbita, como Juan Felipe Ibarra, de Santiago, y José Félix Aldao de Mendoza.
La suma del poder público se le otorgó con el compromiso de:


  1. Conservar, defender y proteger la religión Católica Apostólica Romana.

  2. Sostener la causa nacional de la Federación.

  3. El ejercicio de la suma del poder público duraría "todo el tiempo que el Gobernador considere necesario".

En cuanto asumió, ordenó la captura de Santos Pérez y los Reynafé, y tras un juicio que tardó años, fueron condenados a muerte y ejecutados. El juicio le dio a Rosas una autoridad nacional en un ámbito inesperado: su provincia tenía un tribunal penal de autoridad nacional. Esa autoridad no era legal pero era real, y aportó cierta unidad a la administración nacional.


POLÍTICA INTERNA
La Aduana y el poder económico de Buenos Aires

El puerto y la aduana fueron los instrumentos que permitieron a los diferentes gobiernos –unitarios y federales- de la provincia de Bs. As., subordinar a las economías regionales del resto del país. A lo largo de los años, fueron tres los problemas relacionados con el manejo del puerto y la aduana que originaron conflictos y alianzas entre Bs As., las Provincias del Interior y las Provincias del Litoral.

Un problema se originaba en el hecho que la aduana de Bs. As. Era la única fuente de ingresos provenientes del exterior. La posición de Bs. As. De considerar que esos ingresos correspondían exclusivamente al gobierno provincial, la enfrentó a la totalidad de las provincias.

Otro problema fue la discusión sobre el grado de proteccionismo o libre cambio que debía contener a política aduanera fijada, generalmente, por el gobierno de Bs. As. Pero la discusión sobre proteccionismo y libre cambio estaba directamente condicionada por el desarrollo de la penetración comercial de Gran Bretaña en Argentina y Uruguay. Esta situación imponía que estuvieran a favor del libre cambio las provincias cuya producción era complementaria de la británica y, contrariamente, a favor del proteccionismo aquellas cuya producción competía con los productos de origen inglés, como la mayoría del interior.

También existía el problema de la libre navegación de los ríos Uruguay y Paraná, que enfrentó a Bs. As. Con las provincias del Litoral. La posibilidad que cada una de esas provincias tenía de negociar directamente con las potencias extranjeras originó la disputa entre ellas por la recaudación de ingresos.



Ley de Aduanas (1835)
El sistema económico impuesto por Rosas, sólo beneficiaba a Buenos Aires en detrimento del reto del país. En Buenos Aires eran partidarios del sistema del librecambio. El resto de las provincias, deseaban un aumento de los impuestos a las importaciones para proteger a las industrias locales.

El gobernador de Corrientes, Pedro Ferré, realizó un enérgico planteo reclamando medidas proteccionistas para los productos de origen local, cuya producción se deterioraba debido a la política de libre comercio de Buenos Aires.

Ante la oposición del interior, Rosas dictó una ley, la Ley de Aduanas, el 18 de diciembre de 1835, por la cual aumentó el impuesto a las importaciones, liberó de contribuciones a los productos porteños, y prohibió la importación de productos producidos en el país, como trigo y harina. Así logró calmar la resistencia de las provincias.

Como consecuencia de esta ley, se logró un considerable desarrollo industrial, aumentaron las exportaciones y la balanza comercial arrojó un saldo positivo.



Esta ley no sólo favoreció a la provincia de Buenos Aires, sino también a las provincias del Interior del país. Sin embargo, las provincias del Litoral, especialmente Santa Fe y Corrientes, no se mostraron conformes con la ley pues ésta limitaba el comercio exterior al ámbito de Buenos Aires e impedía que los buques extranjeros pudieran navegar los ríos interiores, como el Paraná, y comerciar directamente con los puertos del Litoral.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje