Página principal

Salmos Textos Indice de salmos y oraciones bíblicas


Descargar 253.78 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño253.78 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
Salmos

Textos



Indice de salmos y oraciones bíblicas
http://peru.op.org/TomasKop/salmos/indice%20de%20salmos.htm
Profesiones y estados de vida

agricultores:  Sal 65; 104

constructores:  Sal 127; Ef 3,14ss

comerciantes:  Sal 15; 49; 112

peregrinos:  Sal 84; 121; 122

meteorólogos:  Sal 29; 147; 148

científicos ituacion: Sal 8; 29; 104; 148; Dan 3,52-90

abogados, ituacio, jueces:  Sal 58; 72; 82

guerrilleros y soldados rectos:  Sal 18; 144;  Jdt 9; 16

publicistas, periodistas:  Sal 12

novios:  Sal 45; 128; Tob 8

madres lactantes:  Sal 131

ituaciones:  Sal 133; Jn 17; Ef 3,14ss

evangelizadores:  Fil 1,3-11

ituacio:  Sal 116; Apoc 11-12

mineros:  Job 28

marineros:  Sal 104; 107,23ss

viñadores:  Sal 80; 128

centinelas, guardianes:  Sal 121; 127; 130

viajeros:  Sal 121

exiliados:  Sal 120; 137; Tob 13

músicos (esp. Instrumentalistas):  Sal 33; 47; 57; 81; 92; 98; 150

gobernantes, ituaciones ituaci:  Sal 2; 20; 21; 58; 72; 101; Sap 9

astrónomos:  Sal 8; 19,1-7; 104

poetas:  Sal 45

hermanos:  Sal 133

Padres de familia:  Sal 112; 127; 128

pastores:  Sal 23; 80,2-4; Heb 13,20-21

predicadores:  Sal 1; Jer 15; 20

ministros de Dios:  Sal 16; 86; 134

contemplativos:  Sal 1; 19,8ss; 27; 63; 84; 111; 119

personas de vida consagrada:  Sal 16; 27; 84; 134

los q’ habitan la casa del Señor:  Sal 27; 61; 65; 84; 134; 1 Rey 8

los que buscan a Dios:  Sal 15; 24; 27; 42-43; 62; 63; 84; 123; 124; Is 26,8ss

 

Situaciones de sufrimiento

 

asediado pór Dios:  Job 10,30-31                               maldice su suerte:  Job 3; Jer 20

calumniado:  Sal 52; 55; 64; 120                               burlado:  Sal 22; 31

enfermo:   Sal 38;  41;   88                                       anciano:  Sal 71; 90

moribundo:  Sal 30; 69; 88; Is 38                              que pide la muerte:  Tob 3

salmos  para  orar  por  los  difuntos:     Sal 31;  51;  85;  130;  146

cuando Dios "olvide", "duerme", guarda silencio:  Sal 10; 13; 22; 74

el inocente injustamente atacado:  Sal 7; 109;   (desde joven):  Sal 88; 129

el hombre justo entre peligros:  Sal 17; 57; 91; 121; 140; 142

el justo en tiempos de violencia generalizada:  Sal 11; 57; 73; 120

atacado, asediado, perseguido:  Sal 3; 22; 55; 59; 69; Lam 3

atribulado, perturbado, triste:  Sal 6; 42; 88; 102

 

¿Por qué, Señor...?   Sal 10; 22; 74; Jer 12; Hab 1,2-3



¿Hasta cuando...?    Sal 13; 79; 94; Hab 1,2-3

 

desde la pobreza y la opresión:  Sal 9-10; 40; 70; 123



tentado de envidiar a los ricos malvados:  Sal 37; 49; 52; 73; 141

reflexión en la desgracia:  Sal 37; 38; 73; 94

lamento recordando días mejores:  Sal 42-43; 77

súplica después de un fracaso o derrota:  Sal 60; 89

 

desde la ciudad/patria desolada:  Lam 1; 2; 5;  Jer 14



desde un país invadido y destrozado:  Sal 44; 74; 79; 80

súplica por la nación:  Sal 14; 77; 79; 83; 85; 89; Eclo 36

salmos de maldición:  Sal 35; 58; 69; 109; 137

 

Dios contra los malvados

 

Dios contra los malvados:   Sal 3;  5;  7;  28;  140;   



los violentos:  Sal 7; 11; 55; 64; 140

los impíos/ateos: Sal 10; 14; 37; 53; 58; 73; 79; 83   

los mentirosos:  Sal 12; 31; 52; 55

los que confían en la fuerza militar:  Sal 33; Jdt 9       

los que conspiran contra él:  Sal 2; 83

Dios de la venganza:   Sal 75; 94; Dt 32

 

El Dios justo y bueno

 

Himnos a Dios Creador:  Sal 8; 33; 89; 95; 100; 104; 148; Dan 3,52ss



Dios nuestro Padre, nuestro alfarero:  Dt 32; Is 63,7ss

Dios nos conoce a fondo:  Sal 139;  Job 10;  14

Dios nuestro pastor:  Sal 23; 78-80; 100; Heb 13,20-21

Dios nuestra roca:  Sal 18; 61; 62; 95; Dt 32

Dios nuestro protector/auxilio:  Sal 23; 34; 40; 70; 80; 91; 107; 115; 118; 121; 124; 127; 141; 142;   (inútil el hombre): Sal 33; 62; 146; Jdt 9

Dios nuestra roca:  Sal 18; 61; 62; 95; Dt 32

Dios providente:  Sal 33; 104; 105; 107; 147; 

La sabiduría asombrosa de Dios:  Sal 139;  Sab 9

Dios misericordioso, redentor:  Sal 103; 145; 146;  Lc 1,68ss; Ef 1; Col 1

Dios levanta al pobre:  Sal 113; 2 Sam 2;  Lc 1,46ss

Dios del amor fiel:  Sal 36; 89; 103; 136; 138; 145

La Alianza de Dios con el ser humano:  Sal 89; 105; 111; 117;  Dt 32

Dios gobernador y juez de toda la tierra:  Sal 67; 75; 82; 94; 97; 98

Dios, rey universal:  Sal 24; 47; 93; 95; 99; 110; 113

Dios triunfal y majestuoso:  Sal 68; 76; 93; 96; 99; 108; Hab 3; Apoc 19

Buscar/brilla el rostro de Dios:  Sal 4; 27; 42; 67; 80;  Núm 6,24ss

 

Confianza de Dios

 

Salmos de confianza:  (personal):   Sal 16; 23; 25; 27; 40; 62; 70; 86; 91; 121; 125; 130; 131; 139

(nacional):  Sal 46; 115; 125; 144

Grito de socorro/respuesta confiada:  Sal 22; 28; 30; 31; 56; 69; 107; 124; 129; Tob 13

Tristeza cambiada en alegría:  Sal 30; 126

Enséñame, Señor, tus caminos:  Sal 19,8ss; 25; 119; 143

Acción de gracias:  Sal 66; 67; 92; 107; 124; 136;  por la salvación de Dios: cambió mi tristeza a (diversos motivos)Sal 66; 67; 92; 107; 124; 136;   acción de gracias   Sal 85; 103; 116; 118; 129; 136; 138; Eclo 51; Lc 1,68ss

alabanza:  Sal 8; 19; 33; 34; 47; 96-100; 103; 117; 135; 145-150

el culto agradable a Dios:  Sal 40; 49; 50; Dan 3,28-43

salmos penitenciales:  Sal 6; 32; 38; 51; 130; 143; Dan 3,26ss; 9,4ss; Jer 11,23ss; Esd 9

la alegría del perdón de Dios:  Sal 32; 51

 

Momentos en la Vida

 

lecciones del pasado:  Sal 78; 105-107; 114; Dt 32; Is 63,7ss



salmos para procesiones:  Sal 42; 47; 48; 68; 121; 122; 132

salmos para fiestas/religiosidad popular:  Sal 24; 47; 50; 81; 149

oración de la mañana:  Sal 5; 57; 108             

oración de la noche:  Sal 4; 91

oración del que no puede dormir por el peso del dolor:  Sal 42; 77; 102

1. QUÉ-SON LOS SALMOS

La mayor parte de los salmos son oraciones de súplica. Los salmos son una verdadera escuela de oración, una oración viva que tonifica, que expresa el fondo del corazón del hombre, con sus luces y sus sombras. Cantan la bondad del hombre, su necesidad de ternura, su queja, incluso sus gritos de venganza. Sí, muchos salmos son un grito, una protesta, una pregunta. "¿Por qué duermes, Señor? ¿Hasta cuándo estarás irritado contra nosotros?".

Es el grito del hombre que no acepta que todo se le venga encima por una supuesta voluntad de Dios. Grito del hombre frente al silencio de Dios.

(_DIOS-CADA-DIA/1.Pág. 32)

........................................................................
2. SALMOS/AG:

"... cuando oímos un salmo,

que se escribió antes de venir el Señor en nuestra carne,

todo nuestro cuidado

se encamina a ver allí a Cristo,

a entender allí a Cristo.

Luego, dirigíos conmigo a investigar ese salmo

y busquemos en él a Cristo,

pues sin duda se mostrará a los que le buscan

el que se manifestó a los que no le buscaban,

y no abandonará a los que le desean,

el que redimió a quienes se desentendían de Él."

(·-san AGUSTIN, Enarraciones sobre los salmos, 98, 1)

........................................................................


3. Coloquio de Christus con el Padre

Hace ya casi treinta años, cuando Jordi Pinell OSB tomó posesión de la cátedra De

Officio divino en el Pontificio Instituto Litúrgico Anselmianum, considerando la orientación

didáctica del tratado que le correspondía exponer, concibió el título De Liturgia laudis.1 En

efecto, la celebración de la Liturgia de las Horas se resuelve, en definitiva, en una Liturgia

de alabanza. Es la oración que mejor congenia con la Iglesia, aquella en la que mejor se

reconoce a Sí misma.2

"El cántico de alabanza que resuena eternamente en las moradas celestiales y que

Jesucristo, Sumo Sacerdote, introdujo en este destierro, ha sido continuado fiel y

constantemente por la Iglesia."3

Estas son las palabras iniciales de la Constitución Apostólica Laudis cánticum de Pablo

VI, verdadera piedra miliar en la reforma litúrgica del Oficio divino. A lo largo de sus páginas

aflora -proveniente del tesoro de la antigua tradición monástica-,4 el concepto de oración

como coloquio de Cristo, y su Cuerpo Místico, con Dios Padre. Y ¿cuál es el medio por el

que se realiza aquella continuación, aquella prolongación?: la celebración de la Liturgia de

las Horas. A través de ella, participamos de una manera simbólica y eficaz, por

consiguiente, 'sacramental', en la oración de Cristo que se dirige -con la plenitud de su

Cuerpo, la Iglesia-, al Padre en la unidad del Espíritu Santo.5

Así "el diálogo del Verbo con el Padre, del cual procede el Espíritu Santo, asume

dimensiones humanas en la Liturgia de las Horas."6 Cristo, que "lleva en Sí mismo todo el

mundo íntimo de la Divinidad, todo el Misterio trinitario y a la vez el misterio de la vida en el tiempo y en la inmortalidad",7 continúa orando en sus miembros y la oración de éstos

prolonga en la tierra el coloquio eterno intratrinitario. El testimonio orante de Jesús ha sido

siempre punto de referencia para los cristianos de todos los tiempos. Tal es, pues, la

dignidad de esta actio litúrgica que constituye la celebración del Oficio-divino.

Que la espiritualidad litúrgica es, entre otras características, una

espiritualidad cristocéntrica, lo han puesto de relieve muchos autores, entre los que

destaca, por su autoridad, el abad benedictino italiano Salvatore Marsili (1910-1983).8 Para

la primitiva comunidad cristiana Jesucristo fue, ya desde los comienzos, el objeto de su

plegaria. La oración de la comunidad estaba centrada en Cristo porque Él era el motivo

esencial de la acción de gracias a Dios y el fundamento de toda esperanza para los fieles.

En la primera oración cristiana se aprecia una tensión de búsqueda conducente a penetrar

en una comprensión siempre más lúcida del Misterio de Cristo y de su obra salvadora. Los

primeros cristianos percibían hasta qué punto eran grandes las riquezas de Verdad y Amor

que podían alcanzarse reflexionando sobre El. De esta riqueza cristológica bebe la Liturgia

de las Horas, la cual actualiza -desde su centro y en el marco de la historia salutisel

Misterio Pascual de Cristo.

De ahí que pareciera oportuno reunir ordenada y cómodamente un material que facilitara

la oración cristológica en torno a la celebración de la Liturgia de las Horas; en concreto,

alrededor de la Salmodia de las dos Horas cardinales del Oficio Divino: Laudes y Vísperas.

Sin olvidar que, puesto que hablamos de oración, "el Libro de los Salmos, es -con palabras

de Juan Pablo II-9 insustituible".

Hemos concebido este empeño como si se tratara un desarrollo del n. 202 de la

«Ordenación General de la Liturgia de las Horas», en el que se expone: "...para lograr la

plena resonancia de la voz del Espíritu Santo en los corazones y para unir más

estrechamente la oración personal con la Palabra de Dios y la voz pública de la Iglesia, es

lícito dejar un espacio silencioso después de cada salmo, una vez repetida la antífona,

según la costumbre tradicional ..." Con este fin, hemos pretendido aportar unas notas

breves cuya meditación podría servir para llenar de contenido el silencio sagrado previsto

para la celebración de la Liturgia de las Horas.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje