Página principal

Sala de Casación Civil Magistrado Ponente: Manuel Isidro Ardila Velásquez


Descargar 17.02 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño17.02 Kb.


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Sala de Casación Civil


Magistrado Ponente:


Manuel Isidro Ardila Velásquez


Bogotá D. C., nueve (9) de agosto de dos

mil cinco (2005).

Ref.: expediente No. 110010203000200500882



Decídese la acción de tutela promovida por Tito Ayala contra el tribunal superior del distrito judicial de Cundinamarca, sala civil-familia-agraria, integrada por los magistrados Juan Manuel Dumez Arias, José Malagón Páez y Luis Ernesto Vargas Silva y el juzgado promiscuo de familia de La Mesa.
Antecedentes
1. Aduciendo vulneración del derecho al debido proceso, el accionante solicita declarar sin efecto la sentencia de 17 de mayo de 2004, proferida por el tribunal accionado, por falta de una interpretación ajustada a derecho y desconocimiento de la oportunidad legal para impugnar, y en su lugar que le permitan interponer contra ella el recurso extraordinario de casación, dentro del proceso de filiación extramatrimonial de María Cristina Barreto contra Ana Sofía Ayala de Ayala, como heredera determinada del causante Manuel Ayala Aponte y contra los herederos indeterminados del mismo causante.
2. Indica que el 19 de julio de 1999 falleció en la ciudad de La Mesa (Cundinamarca) el señor José Manuel Ayala Aponte quien siempre tuvo su domicilio en Anapoima y era propietario de un predio denominado “El placer”, ubicado en ese mismo municipio y distinguido con la matrícula inmobiliaria No. 166-0012647; el 6 de noviembre de 2001, su madre Ana Sofía Ayala de Ayala fue notificada personalmente de la demanda de filiación extramatrimonial propuesta por María Cristina Barreto, al contestarla invocó la caducidad de los efectos patrimoniales por haber transcurrido más de dos años desde la muerte del causante hasta la notificación de la demanda; el fallo de primera instancia declara la filiación extramatrimonial, pero también accede a la excepción de caducidad de los efectos patrimoniales; en sentencia de 18 de mayo de 2004 el tribunal accionado revocó el numeral 3º de la parte resolutiva de la sentencia de primera instancia y en su lugar dispuso que la declaratoria de filiación sí produce efectos patrimoniales respecto de la heredera determinada Ana Sofía Ayala, decisión contra la cual no pudo interponer el recurso extraordinario de casación porque su apoderado les informó que la sentencia estaba en firme, por ello considera que hubo vía de hecho en esa decisión.
3. El tribunal dijo que no se presenta en la actuación de esta instancia una vía de hecho, pues la decisión que en ella se toma se soporta en la interpretación de la normativa sustancial que regula este tipo de acciones y la misma no refleja sino la aplicación de aquella a la solución del problema jurídico que la apelación planteaba. A más de ello debe observarse que en últimas lo que se pretende con la tutela es revivir una discusión finiquitada hace más de un año y revivir un término precluido, el de proponer el recurso de casación. El juzgado accionado se limitó a poner a disposición el proceso.

Consideraciones
1. Circunscrita la presente acción a los hechos y pretensiones relacionados con el fallo de filiación extramatrimonial dentro del proceso antes referido, por las razones expuestas en el auto admisorio, de inmediato salta el revés de esta queja constitucional, pues el accionante no hizo uso oportuno de los medios ordinarios de defensa brindados por el ordenamiento jurídico para la defensa de sus derechos, al no interponer oportunamente el recurso extraordinario de casación contra la sentencia de segunda instancia que le era adversa, por causa imputable a su propio apoderado que no se enteró de la notificación del citado fallo, circunstancia que excluye la posibilidad de acudir con éxito al instrumento excepcional de la tutela, que por su naturaleza residual y subsidiaria sólo puede ser utilizado cuando no se ha dispuesto de otro medio de protección judicial.
2. Si así no lo hizo, le está vedado acudir a esta extraordinaria herramienta, ya que la misma, según se dijo, es eminentemente subsidiaria, esto es, procedente cuando no se tiene o no se ha tenido otro medio judicial de resguardo, pero no para tratar de remediar situaciones consumadas por la propia desidia, porque bien sabido es que quien no hace uso oportuno y adecuado de los medios ofrecidos por el orden jurídico para el reconocimiento de sus derechos, queda sujeto a las consecuencias de las decisiones que le sean adversas, de lo cual no es responsable el aparato judicial, ya que de lo contrario se aceptaría el alegato de la propia incuria, en oposición al principio jurídico universal que no lo permite.
3. Por manera que la tutela debe ser denegada.
Decisión
Con base en lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, deniega el amparo constitucional solicitado.
Comuníquese mediante telegrama a los interesados y si la decisión no es apelada, remítase el expediente a la Corte Constitucional para la eventual revisión.

EDGARDO VILLAMIL PORTILLA

MANUEL ISIDRO ARDILA VELASQUEZ

JAIME ALBERTO ARRUBLAPAUCAR

CARLOS IGNACIO JARAMILLO JARAMILLO

PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENA

SILVIO FERNANDO TREJOS BUENO

CESAR JULIO VALENCIA COPETE






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje