Página principal

Sala de Casación Civil Magistrado Ponente: Manuel Isidro Ardila Velásquez


Descargar 15.95 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño15.95 Kb.


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Sala de Casación Civil


Magistrado Ponente:


Manuel Isidro Ardila Velásquez


Bogotá D. C., dos (2) de noviembre de dos mil cinco (2005).

Ref.: expediente No. 110010203000200501350
Decídese la acción de tutela promovida por Pedro Claver Duque Botero contra el tribunal superior del distrito judicial de Barranquilla, sala civil-familia, integrada por los magistrados Carmiña González Ortiz, Ruth Elena Jiménez González y José Manuel Luque Campo, el juzgado 1º civil del circuito de la misma ciudad y la Inspección 7ª de policía distrital.
Antecedentes
1. Aduciendo vulneración de los derechos al debido proceso y defensa, solicita el accionante decretar la nulidad de todo lo actuado desde el auto admisorio de la demanda, teniendo en cuenta los vicios de procedimiento relatados en esta acción, dentro del ordinario reivindicatorio que en su contra y de Clara María Ruiz Pérez adelanta Carmen Amparo Guelkel Lozano.
2. Expone el accionante que la demandante otorgó poder a Ever Fernando Altamar Gómez, quien lo sustituyó a Mildred Loaiza García y ésta a Alcibiades Mejía Durán; el juzgado tuvo a este último como apoderado sustituto de la anterior, desconociendo que la sustitución sólo podía hacerla el apoderado principal; dice que debió notificársele a los demandados el auto admisorio de la demanda personalmente y no por edicto emplazatorio, razón por la cual la demandada Clara María Ruiz Pérez presentó en el recurso de apelación de la sentencia, una solicitud de nulidad por indebida notificación que fue rechazada de plano por falta de legitimación; por ser él indebidamente notificado, el 5 de octubre de 2005 propuso un nuevo incidente de nulidad por indebida notificación el cual está pendiente de ser resuelto; la diligencia de entrega del inmueble iniciada el 6 de octubre del mismo año, en razón al incidente de nulidad fue suspendida para continuarla el 26 del mismo mes y año; la demandada Clara María Ruiz Pérez presentó demanda de reconvención y el juzgado 1º civil del circuito de Barranquilla en auto de 17 de diciembre de 2000, decretó la perención del proceso, cuando no se encontraba pendiente actuación alguna de parte de la demandante en reconvención, violándose una vez más el debido proceso.

3. El tribunal solicita que se deniegue la presente acción de tutela, por cuanto al momento de proferir los proveídos de 6 de octubre que rechazó de plano la nulidad por indebida notificación propuesta por la demandada Clara María Ruiz Pérez y la de 14 de marzo de 2005 que desató el grado de consulta y apelación de la sentencia, se tuvo en cuenta la normatividad aplicable al caso planteado. El Juzgado dijo que al proceso se le ha dado el trámite que legalmente corresponde.



-

Consideraciones
1. Ninguna posibilidad de éxito le asiste a la presente queja constitucional, pues el accionante acude en forma presurosa e indebida por vía de tutela a solicitar que se declare la nulidad de todo lo actuado desde el auto admisorio de la demanda lo que incluye las sentencias ejecutoriadas de primera y segunda instancia, a pesar de que el 5 de octubre de 2005 propuso un incidente de nulidad con el mismo fin ante el juez natural del proceso que aún no ha sido resuelto, circunstancia que excluye la posibilidad de acudir con éxito al instrumento excepcional de la tutela, que por su naturaleza residual y subsidiaria no permite el uso de este instrumento en forma concomitante con los medios ordinarios de defensa. Igualmente las presuntas irregularidades en la sustitución del poder y la perención decretada en la demanda de reconvención, no pueden proponerse ante juez constitucional sin permitirle al juez natural del proceso que se pronuncie al respecto, luego también es indebida la tutela en relación con esos temas.
2. Por tanto, si el accionante puso en marcha las herramientas previstas en la ley para la defensa de sus derechos dentro de la actuación judicial que cuestiona, es prematura la proposición de la acción de tutela, porque ésta no puede emplearse de manera paralela, sin agotar los otros medios de defensa que consagra el orden jurídico, como si se pudiese recurrir a dos jueces para la misma causa. Conocido es que la intervención del juez constitucional es admisible cuando no exista otra forma de protección judicial, pero no para generar actuaciones judiciales simultáneas.
3. Por manera que la tutela debe ser denegada.
Decisión
Con base en lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, deniega el amparo constitucional solicitado.
Comuníquese mediante telegrama y remítase el expediente a la Corte Constitucional para la eventual revisión.

EDGARDO VILLAMIL PORTILLA


MANUEL ISIDRO ARDILA VELASQUEZ


JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCAR

(en permiso)

CARLOS IGNACIO JARAMILLO JARAMILLO


PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENA



SILVIO FERNANDO TREJOS BUENO


(En comisión especial)

CESAR JULIO VALENCIA COPETE





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje