Página principal

Rodolfo Claro


Descargar 24.86 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño24.86 Kb.
Agregaciones de desove y transporte larval

Rodolfo Claro


Instituto de Oceanología, CITMA

Ave.1ra, No.18406 e/184 y 186. Rpto. Flores. Playa.

La Habana, C.P. 12100, Cuba.

Email: rclaro39@yahoo.es; rclaro@oceano.inf.cu


Las agregaciones reproductivas o de desove son parte vital del ciclo de vida de muchas especies comerciales de peces. Gracias a ese proceso se mantienen muchas de las poblaciones de mayor importancia económica. Se conocen al menos 110 especies de los arrecifes coralinos que se reproducen en agregaciones, algunas desde unos cuantos individuos, hasta decenas de miles de peces. Los juveniles producidos vuelven a repoblar los arrecifes y otros hábitats asociados y mantienen los ingresos de muchas comunidades costeras tropicales que viven de esas pesquerías. Para muchas especies, esta es la única forma de reproducción conocida.
Pero la importancia de esas agregaciones no se limita a las especies involucradas, ya que generalmente los sitios de agregación están ubicados donde existen condiciones oceanográficas favorables para la dispersión y el transporte de las larvas hacia las zonas de reclutamiento. Coincide el hecho de que esos sitios generalmente son también ricos en diversidad de especies, de otros peces y de invertebrados, por lo que pueden ser considerados como sitios de dispersión y suministro de biodiversidad a otros lugares, en algunos casos muy alejados.
Los sitios de agregación para el desove son bien conocidos principalmente para algunas especies de gran importancia comercial. Tal conocimiento constituye una ventaja para el manejo racional de esos recursos, pero en ausencia de este, constituye la principal causa de sobre-pesca, ya que es el momento de mayor vulnerabilidad para esos peces.
Las agregaciones de una especie ocurren cada año de manera predecible en cuanto al momento y lugar. Debido a ello, los sitios de agregación son intensamente explotados por los pescadores, que pueden obtener grandes capturas en poco tiempo y con menor esfuerzo, lo cual pone en peligro la reproducción, diezma las poblaciones y en última instancia reduce los recursos pesqueros.
Muchas poblaciones de especies de gran importancia comercial han sido prácticamente devastadas por la pesca durante el período de reproducción y principalmente durante sus migraciones hacia o en los propios sitios de agregación. Tal es el caso de la cherna criolla, (Epinephelus striatus) cuyas poblaciones han sido sobrepescadas en todo el Caribe (Claro et al., 1990; Sadovy, 1994a; 1994b; Sadovy y Eklund, 1999), al punto que ya desde hace algunos años la misma ha sido incluida en el libro rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), como especie en peligro de extinción (Fig. 1).
Similar situación ocurrió con la biajaiba (Lutjanus synagris) en Cuba: a partir de la década de los 60 se desarrollo una intensa pesquería sobre las agregaciones durante sus migraciones de desove, provocando el colapso de sus poblaciones ya desde la década de los 70, principalmente en su más importante área de pesca, el Golfo de Batabanó (Fig. 2). La recuperación parcial de las poblaciones requirió de más de 20 años de restricciones y regulaciones pesqueras, y se perdieron de capturar muchos miles de toneladas de ese valioso recurso.

Fig. 1. Capturas mensuales promedios por quinquenios de cherna criolla (Epinephelus striatus) en la plataforma de Cuba de 1962 a 1985. Se observa claramente la declinación de las capturas en el tiempo hasta la casi desaparición de las agregaciones de desove. De cerca de 1600 TM en 1961, las capturas disminuyeron a menos de 100 TM ya desde 1992.



Fig. 2. Capturas mensuales promedios por quinquenios de biajaiba (Lutjanus synagris) en el Golfo de Batabanó, Cuba, de 1966 a 1985.



Igual tendencia en las capturas se manifiestan en otras especies de pargos para las cuales existen suficientes datos estadísticos (caballerote – Lutjanus griseus, cubera – L. cyanopterus, rabirrubia – L. chrysurus) y es probable que también sea una de las causas principales de la decadencia de otras especies (ver sección Pesca en capítulo IV - Productos y servicios de la diversidad biológica)..
Considerando la importancia de tales agregaciones reproductivas para el manejo y uso sostenible de los recursos pesqueros en Cuba, Claro y Lindeman (2003) realizaron un inventario de las agregaciones de pargos y meros, en base a informaciones obtenidas principalmente de los pescadores y observaciones propias, el cual se incluye en esta recopilación. A partir de las características de cada una de esas agregaciones, se confeccionó un conjunto de recomendaciones al Ministerio de Industria Pesquera y al Centro Nacional de Áreas Protegidas, que contemplan la creación de áreas protegidas marinas en algunos casos y de regulaciones pesqueras en otros (ver Claro, 2001) para un manejo sostenible de las especies involucradas. El objetivo esencial de las medidas a tomar es la eliminación de la pesca en el período más vulnerable de la vida de los peces (Sadovy y Domeier, 2004), la preservación de los hábitats críticos y la repartición del esfuerzo de pesca a lo largo del año, lo que permitiría obtener igual captura total con el mínimo daño al proceso reproductivo.
Dada la importancia de estos aspectos para el manejo y uso sostenible de los recursos pesqueros y la conservación de la biodiversidad, se creó la Asociación Internacional para la Protección de las Agregaciones de desove de Peces Arrecifales, integrada por un nutrido grupo de especialistas de reconocido prestigio científico a nivel internacional. Dicha organización ha elaborado materiales de gran valor para los administradores de los recursos pesqueros e incluso para los propios pescadores (por ejemplo: Smith et al., 2002; Herman, et al., 2004; Graham, 2002; ver también otros materiales relacionados al final de la lista de referencias).
En todos los casos, los sitios de desove de los pargos y meros están localizados en el borde de promontorios o salientes de la plataforma, donde el régimen hidrológico favorece el transporte de los huevos y larvas recién eclosionadas, hacia la zona oceánica adyacente, en muchos casos asociados a sistemas de circulación cerrada o torbellinos (conocidos como eddies) que facilitan el retorno de las larvas a la plataforma, lo cual coincide con muchos trabajos anteriores (Johannes, 1978; Doherty, 1991; Robertson, 1991; Shapiro, 1991; Warner, 1991; Sadovy, 1996; Cowen, 2002 y otros).
Las etapas larvales de los pargos y meros, al igual que muchas otras especies arrecifales, ocurre en el ambiente pelágico-oceánico, generalmente lejos de los arrecifes donde ocurre el desove. La supervivencia de tales larvas es muy baja, debido a factores tales como la disponibilidad de alimento, la abundancia de depredadores y las condiciones físicas del medio. El complejo de interacciones de las condiciones biológicas y físicas de esos factores resulta en un suministro larval estocastico que determina variaciones temporales y espaciales en la intensidad del reclutamiento (Cowen, 2002), el cual a su vez se considera un factor determinante en la dinámica de las poblaciones, la abundancia y distribución de los recursos y su diversidad genética.
Por otra parte, los factores físicos (circulación oceánica, temperatura, vientos, turbulencia, etc) que determinan el transporte de las larvas de peces, también pueden influir en la dispersión y mantenimiento de la diversidad de otros organismos marinos. Considerando la importancia de estos factores para el manejo de los recursos pesqueros y la biodiversidad en general, se realizaron estudios sobre la migración y reclutamiento de las larvas producto de los desoves en algunos de los sitios de agregación descritos por Claro y Lindeman (2003), utilizando el modelo de simulación MICON (Miami Isopycnal Coordinate Ocean Model). La descripción del modelo y los resultados obtenidos se presentan en esta recopilación (Paris et al., 2005).
De forma resumida, se puede concluir que en la gran mayoría de los casos estudiados en Cuba, aproximadamente el 70% de las larvas producidas son auto-reclutadas en la propia plataforma de Cuba (retención) y el resto son exportadas a otras plataformas de la región, incluyendo: el Banco de Bahamas, Jamaica, La Española, México, Islas Cayman, Colombia, Honduras, Belice y la Florida. De esta información se derivan dos conclusiones importantes: - primero, la protección de los sitios de desove localizados en Cuba es esencial para el mantenimiento de las pesquerías y la diversidad biológica de la plataforma cubana, lo cual reafirma la conveniencia de establecer áreas marinas protegidas en esos sitios y regulaciones pesqueras que garanticen la prohibición de pesca sobre las agregaciones de desove; - segundo, aunque el porcentaje larvas exportadas es relativamente menor, gracias a la gran abundancia de algunas poblaciones de pargos (biajaiba – Lutjanus synagris, pargo criollo – L. analis, caballerote – L. griseus, cubera – L. cyanopterus y rabirrubia – L. chrysurus) el suministro de larvas a otros países del área también es significativo, por lo que el costo de las medidas de protección también debiera ser compartido.


REFERENCIAS

.

Claro, R. 2001. Propuesta de reservas de pesca y medidas de manejo basada en las congregaciones de desove de pargos y meros en Cuba.. Resultado parcial del Proyecto: Taxonomía, ciclos de vida, ecología y manejo de los pargos (Lutjanidae) en el Atlántico Occidental. Instituto de Oceanología, Ministerio de Industria Pesquera, Centro Nacional de Áreas Protegidas, La Habana, 17 p, 3 tablas, 6 figuras



Claro R., A. García-Cagide, L. M. Sierra, and J. P. García-Arteaga. 1990c. Características biológico-pesqueras de la cherna criolla Epinephelus striatus (Bloch) (Pisces: Serranidae) en la plataforma cubana. Cienc. Biol., 23:23-42.

Claro, R. y K. C. Lindeman. 2003. Spawning aggregation sites of Snapper and Grouper species (Lutjanidae and Serranidae) on the Insular Shelf of Cuba. Gulf Carib. Research, 14(2):91-106

Cowen, R. K. 2002. Larval dispersal and retention an consequences for pupulation connectivity. Pp. 149-170 en P. F. Sale (ed.), Coral Reef fishes. Elsevier Science, New York,

Doherty, P. J. 1991. Spatial and temporal patterns of recruitment. Pp. 261-293 en P. F. Sale (ed.) The Ecology of Fishes of Coral Reefs. Academic Press. San Diego, CA,.

Heyman, W.D., J. Azueta, O. Lara, I. Majil, D. Neal, B. Luckhurst, M. Paz, I. Morrison, K. L. Rhodes, B. Kjerve, B. Wade y N. Requena. 2004. Protocolo para el monitoreo de agregaciones reproductivas de peces arrecifales en el Arrecife Mesoamericano y el Gran Caribe. Versión 2.0. Meso-American Barrier Ref. Systems Project, Belize City, Belice, 57 p.

Heyman, W.D.,†B. Kjerfve , R.T. Graham , K.L. Rhodes y L. Garbutt.. 2005. Spawning aggregations of Lutjanus cyanopterus (Cuvier)on the Belize Barrier Reef over a 6 year period. Journal of Fish Biology (2005)67: 83-101. doi:10.1111/j.1095-8649 2005.00714.x, availableonline at http://www.blackwell-synergy.com

Johannes, R. E. 1978. Reproductive strategies of coastal marine fishes in the tropics. Environ. Biol. Fish., 3(1): 54-84.

Paris, C., R. K. Cowen, R Claro y K.C. Lindeman. 2005. Larval transport pathways from Cuban snapper (Lutjanidae) spawning aggregations based on biophysical modeling. Mar Ecol Prog Ser 296:93-106.

Robertson, D. R. 1991. The role of adult biology in the timing of spawning of tropical reef fishes. In: P. F. Sale, ed. The Ecology of Fishes on Coral Reefs. Academic Press, San Diego, CA, pp. 356-386.

Sadovy, Y. 1994a. Grouper stocks of the western central Atlan-tic: the need for management and management needs. Proc. Gulf and Caribbean Fisheries Institute 43:43–65.

Sadovy, Y. 1994b. Aggregation and spawning in the tiger grouper, Mycteroperca tigris (Pisces: Serranidae). Copeia 1994:511–516Sadovy, Y. 1996. Reproduction of reef fishery species. In: N. V. C. Polunin and C. M. Roberts, eds. Reef Fisheries, Chapman and Hall, London, pp. 15-59.

Sadovy, Y, y M. Domeier. 2005. Are aggregation-fisheries sustainable? Reef fish fisheries as a case study. Coral Reefs 24:254-262.

.Shapiro, D. Y. 1991. Intraespecific variability in social systems of coral reef fishes. In: P. F. Sale, ed. The ecology of fishes on coral reefs. Academic Press, San Diego, CA, pp. 331-355

Shapiro, D.Y., D.A. Hensley, and R.A. Appeldoorn. 1988. Pelagic spawning and egg transport in coral-reef fishes: a skeptical overview. Environmental Biology of Fishes 22:3–14.

Smith, S., Domeier, M.L., P.L. Colin, T. J. Donaldson, W. D. Heyman, J. S. Pet, M. Russell, Y. Sadovy, M. A. Samoilys, A. S. Being y M. Yeeting, 2002. Transforming Coral Reef Conservation: Reef Fish Spawning Aggregations Component. Spawning Aggregations Working Group, Report, 22 April 2002, 85 p.

Warner, R. R. 1991. The use of phenotypic plasticity in coral reef fishes as tests of theory in evolutionary ecology. In: P. F. Sale, ed. The Ecology of Fishes on Coral Reefs. Academic Press, San Diego, pp. 387-398.



Otros Materiales recomendados para el manejo de las Agregaciones de desove

  • R2-Reef Resilience Toolkit. The Nature Conservancy 2003

  • Introduction to Monitoring and Management of Spawning Aggregations and Aggregation Sites for Three Indo-Pacific Pacific Grouper Species: A Manual for Field Practitioners

  • Manual for Study and Conservation of Reef Fish Spawning Aggregations. Society for the Conservation of Reef Fishes Aggregations. Special Publication No. 1, version 1, ISBN 0-9729113-14 (http://www.scrfa.org)

  • Protocolo para el monitoreo de agregaciones reproductivas de peces arrecifales en el Arrecife Mesoamericano y el Gran Caribe, Versión 2.0 4 de julio de 2004


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje