Página principal

Rivera-Livramento


Descargar 142.95 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño142.95 Kb.

Selva Chirico: “Rivera-Livramento...”

Simposio: FRONTERAS EN EL ESPACIO PLATINO
Coordinadora: Suzana Bleil de Souza.
Título: Rivera-Livramento: límite político, frontera económica, espacio social.
Autor: Selva Chirico
Mail. selvach@internet.com.uy

I - Introducción

El objetivo de nuestro trabajo ha estado dirigido a tratar de comprendernos a nosotros mismos; investigar, para encontrar desde su origen, nuestras constantes de hoy. Para ello, he tenido que estudiar varios aspectos: la economía como determinante de la actividad laboral, la sociedad que ésta afecta y la cultura que ambas han generado, en una tendencia braudeliana.

Entre los aspectos particulares que he tratado de determinar, están: qué tipos de actividades económicas predominan en la región; época en que comenzaron a ejercerse. Influencia de lo económico en la conformación de la sociedad fronteriza. Cultura peculiar de la región.

No he mantenido preocupación por cuantificar especialmente ni el tránsito de mercaderías ilegales, porque éste es sólo presumible, ni el número de habitantes brasileños aquí afincados, éste sí registrado en censos diversos ya divulgados. Mi preocupación, por ahora, es la de determinar con exactitud desde cuándo se pueden comprobar documentalmente tales fenómenos.


Otra respuesta que podría acercarnos a la comprensión del fenómeno de esta frontera en particular, sería la de concluir desde cuándo se gestó esta mentalidad conservadora que se ha podido apreciar a ambos lados de la línea divisoria. ¿Por qué en ambas ciudades siempre triunfa electoralmente la propuesta más afín a la derecha y más cercana a las manifestaciones evidentes del poder? Queda en manos de los sociólogos.

II – Límites y frontera: proceso histórico

Para establecer la diferenciación entre límite y frontera, seguiremos la que se ha acordado tácitamente en esta ciudad: la de Eliseo Popolizio, difundida por el Grupo de Integración de Rivera.1 Considerando al límite como la circunscripción territorial legalmente definida, la distinguimos de la frontera por ser éste un sistema propio.


El área fronteriza aparece así como la llave que puede abrir o cerrar el paso de flujos entre las partes. El sistema fronterizo responde a macrosistemas que hacen llegar las decisiones y que establecen las relaciones a nivel regional, nacional e internacional, lo cual también depende de las políticas de frontera que tengan los países”.
En la época Artiguista, consideradas las Misiones – de antiguo - como posesión española, no cabía sino reclamarlas: Artigas denunciaba en 1813 nuestro legítimo derecho a la posesión de tierras cedidas a Portugal en el Armisticio del 20/10/1811, celebrado entre Buenos Aires y el Virrey Elío con la supervisión de Inglaterra, y ratificado en el posterior tratado Rademaker-Herrera de 1812. Las Instrucciones del Año 1813 pensadas como bases para una constitución de estas Provincias, decían:
Que los siete pueblos de Misiones, los de Batoví, Santa Tecla, San Rafael y Tacuarembó que hoy ocupan injustamente los portugueses, y a su tiempo deben reclamarse, serán en todo tiempo territorio de esta Provincia.”
Pero precisamente por provenir de Artigas, considerado ya por las oligarquías porteña o montevideana como un peligro para sus intereses: cualquier concesión a sus reclamos - aunque legítima -sería desestimada.

No movía a Artigas únicamente un ideal reivindicatorio territorial de España, de la que a la sazón ya no estábamos unidos: era la unidad económica imprescindible a la subsistencia de esta región la que se defendía: era el tránsito al Rio de la Plata y la complementación de ganadería con yerba mate la que nos defendería. Era, además, la defensa de la herencia cultural: los “castelhanos”,2 resabios jesuitas en los Tapes, criollos como pobladores.


La historia posterior a la derrota del artiguismo es la historia de la dominación portuguesa. Fuimos entonces anexados de hecho al Imperio, en calidad de Provincia Cisplatina, pese a los reclamos de España y a que no mediaron actos jurídicos. La antigua política de Portugal de búsqueda de "los límites naturales" coincidía con las ventajas que el puerto de Montevideo ofrecía como excelente vía de acceso al mercado, a través de los ingleses. El norte del Río Negro, nuestro norte, desdibujaba sus límites de Banda Oriental para confundirse en tierras y en culturas con su nuevo dueño y – aparentemente - perpetuarse en su condición de pradera de explotación ganadera primitiva, tipo "coto de caza". Era imprescindible para don Joao VI, tanto mantener abastecida de materia prima su plaza de charque, como de paso, eliminar la competencia3

Los ejecutantes de la orquesta política brasileña cambiarían, pero no sus directores: allí estaba Inglaterra, impertérrita, haciendo suya la América antes ibérica.


Esta Provincia también alteraba su compás: nuevos actores políticos proponían derogar las acciones provenientes del Congreso Cisplatino. Inglaterra se preocupaba: el interés manifiesto tanto por Brasil como por Buenos Aires dejaba el territorio una vez más al borde de la guerra, hecho altamente peligroso para el comercio inglés. Parecía entonces mucho más conveniente - para el Imperio y para Inglaterra - conseguir la pacificación. 4Y la forma de cortar este nudo gordiano era asegurar la Independencia.5
Rivera, caudillo oriental, exponía a Rio Grande la ventaja que suponía separarse del Imperio para unirse a la Cisplatina. 6

“...la inminencia de una nueva guerra con la Cisplatina”7 provocada por la acción de los salteadores de Rio Grande do Sul que iban a robar ganado al Uruguay, de lo que se quejaban los habitantes de la Cisplatina. Pero esas represalias podían tener otra finalidad. Merecía la atención del presidente el hecho de que Fructuoso Rivera se aproximaba a la frontera, corriendo rumores sobre la “pretendida unión de aquel Estado a esta Provincia” El viejo plan de Artigas, que Rivera también asumía, volvía a preocupar”8


Nuestra vida independiente inicial no se aparta en absoluto del contexto político brasileño. Nuestros caudillos se financian, consiguen efectivos y nos endeudan - moral y económicamente - para mantener esta "tierra purpúrea" unida a Rio Grande.
A su vez, por 1830 la Provincia de San Pedro presenta dos características bien definidas: por un lado, monoproductor pecuario;
el hecho de que la región no se encuadrara en los moldes de una economía colonial de exportación, sino que se ligaba a ésta de forma subsidiaria, la tornaba dependiente de los precios ofrecidos por el centro, de la capacidad de absorción del mercado interno, e inclusive, de la política tributaria, orientada por los intereses nucleados en la economía agroexportadora central”.9

.


Y por otro, su situación fronteriza definió su carácter a la vez conservador y expansionista.10

El gobierno de Oribe por 1837 - 11tiene como política exterior reclamar los límites artiguistas, es decir, desde las Misiones. El Brasil enfrentaba por entonces la guerra de los Farrapos por lo que le era altamente conveniente formalizar una alianza ofensivo-defensiva con Uruguay. Aprovechando tal circunstancia, Oribe da instrucciones a su canciller para que exija a cambio, el reconocimiento de los límites hasta el Ibicuy. Mientras se efectuaban las negociaciones, Rivera aliado al “Movimento Farroupilha”, invade Uruguay. Oribe, otra vez en desventaja, se contenta con la alianza sin exigir el asunto límites.

Entre 1836 y 1851 nuestro país se envuelve en otra guerra fratricida: la Guerra Grande. El territorio pasa a tener dos gobiernos paralelos y simultáneos. Ambos cumplen intentos de trazado de límites definitivos. Pero ambos tienen también compromisos políticos tanto con Brasil como con Argentina que los sujetan, sin permitirles libertad de acción. En representación del gobierno de Rivera, entre 1847 y 1851 nuestro mediador Andrés Lamas, considerando que la Cancillería uruguaya le ha prevenido: [que para asegurar la independencia del país], el "Gobierno se contentará con exigir los límites que entonces tenía la República, es decir, el Yaguarón y el Cuareim", de hecho, se renuncia a la intención de Oribe de exigir por lo menos hasta el Ibicuy.
En 1851, Andrés Lamas signa los famosos tratados que llevan su nombre
"El Imperio se nos tragó parte de nuestro territorio: nos convirtió en tributario de sus industrias y en carcelero de sus esclavos",
opinaba Eduardo Acevedo12
Para cumplir con los "aberrantes e indignantes tratados de Lamas", como gustaba definirlos un Profesor riverense, en 1856 se inicia la tarea demarcatoria definitiva.

Los demarcadores son por el lado Oriental el Coronel de Ingenieros don Jose Maria Reyes y por el lado brasileño el Mariscal D'andrea, Barón de Caçapava. Desde principios de 1856 se habían reconocido ya toda la zona de la Cuchilla de Santa Ana, han atravesado el nudo Santa Ana - Haedo y deben interpretar lo que establecía el Tratado con respecto a la Invernada.


El numeral II del Art. 3 ( de los Tratados de Lamas) dice, refiriéndose al límite:
"Sigue por esta Cuchilla y gana la de Haedo hasta el punto en que comienza el gajo del Cuareim denominado Arroyo de la Invernada por la carta del Vizconde de San Leopoldo, y sin nombre en la carta del Coronel Reyes y desciende por el dicho gajo hasta entrar en el Uruguay”
Una confusión del Cnel. Reyes, quien incluso acepta al Aº Maneco como si fuera el de la Invernada, violando instrucciones expresas del Gobierno uruguayo que le indicaban cuál era el arroyo que debía tomarse como referencia, y nos condenará a una eterna contestación del territorio: 25.000 kmError insólito, pues las nacientes del Maneco están a más de 20 kilómetros dentro del territorio oriental. Hoy, como frontera viva, allí se ha asentado al Pueblo Albornoz..
Se fija allí el límite, en este mal llamado Rincón de Artigas, porque el nombre correcto comprende la zona de terreno ubicada entre el arroyo de la Invernada verdadero (que hoy los brasileños llaman Espinilho) y el Río Cuareim.
En 1857, también involucrado Andrés Lamas, intenta otro trueque: se trataba de ampliar el ejido de la villa de Sant'Ana do Livramento y a cambio de ello se darían al país determinados territorios en compensación. El Parlamento lo rechaza. Como consecuencia de esta negativa, la villa de Santa Ana no constituyó su ejido donde hoy está Rivera y el Imperio se quedó con el Rincón de Artigas, que era el territorio que había ofrecido en permuta.

En 1931 el gobierno uruguayo continúa preocupado por lo que se entiende era un flagrante error, por lo que se envía al Capitán Carlos Villa Seré a reconocer el terreno. Aporta abundantes pruebas científicas de la omisión del demarcador Reyes aprovechada por Brasil. Uruguay denuncia esta situación ante el gobierno de Brasil mediante intensas gestiones diplomáticas entre 1934-1941. Estas gestiones son aún confidenciales, pero se sabe que Itamaratí no acepta la consideración del tema.


La tendencia al Imperialismo que Brasil ha mantenido, heredera de la de Portugal, puesta a prueba en sus afanes expansionistas, y en la aplicación de la teoría del "utis possidetis", son confirmadas por el discurso del general Golbery De Couto e Silva , cuando afirma en un párrafo de su libro "Geopolítica del Brasil":
"Pero es bastante más al sur donde el Uruguay, geográficamente medio brasileño y medio platense, sigue viviendo y prosperando gallardamente en su histórico papel de estado tapón..., Ahí, donde no hay barreras de valgan"... se encuentra pues nuestra verdadera frontera viva, la única realmente sentida,
Somos una nación territorialmente realizada, satisfecha con el patrimonio que le pertenece debido a antiguos conflictos que no hemos podido evitar, y a una actuación diplomática perseverante y clarividente. Por lo tanto ... de ninguna manera compartiremos o siquiera transigiremos con cualquier idea descabellada de revisionismo de las fronteras"2.
Entendida esa filosofía, la fundación del poblado Villa Tomás Albornoz – 1983 -, frente a Masoller, se explica perfectamente.
III - La ganadería, actividad de integración inicial.
Sabido es que las estancias jesuíticas demarcaron estos territorios. Sabemos además, que tuvieron la ventaja de enseñar la técnica ganadera a los indígenas a su custodia. Con su expulsión y el paulatino alejamiento del control español, el territorio se va volviendo portugués. El éxito militar portugués era siempre cuantificado en porciones de tierra, “sesmarías”, por más datos. Esos coroneles de la tierra conforman un núcleo feudal con hombres que tanto son peones como guardianes de sus inmensas fronteras propias y de de las del Estado.
Se forjaban así lazos de solidaridad entre señores de la tierra y el ganado en Rio Grande do Sul y del Estado, a través de los cuales los potentados sureños realizaban tareas de defensa de la frontera ...”13

Nuestro sistema de explotación, por provenir de esos coroneles primigenios, orientados hacia la extracción de cueros, primero, y luego, a la elaboración de charque, mantuvieron un sistema extensivo. Para las tareas campesinas, el arreo no consideraba límites, siendo, en cambio, el origen de la frontera.


Estos changadores, “peones de campo” que vivían “del tragín del contrabando”, no siempre trabajaban por su propia cuenta. [...] (trabajaban) ya para conducir los cueros al Brasil, ya para introducirlos en Montevideo.”14

... se dice como notorio que los Portugueses fronterizos tienen sus estancias Pobladas con crecido número de Ganado Vacuno que ha recogido en aquellos dilatados campos, y comprendo que según la inmensidad de los terrenos [...] sea capaz de impedir en una tan dilatada frontera los robos de ganados...”15


Las estancias del Norte no se tecnificaron, ya que desde el vamos, no lo necesitaron.
es una compasión en ver los destrozos que hacen en la capaña por solamente el cuero matan las vacas”.
Mantuvieron propietarios ausentistas, que tenían a la estancia como actividad secundaria.
En una entrevista de Barrios Pintos de 1962, se cita que
Muy pocos establecimientos contaban con alambrados por 1906...”16

El memorioso hace una lista de ocho. Cinco pertenecían a uruguayos mientras tres, tenían dueños de origen brasileño. La modernización del país no podría tomar como ejemplo a Rivera.

Por 1903 fueron fundados los primeros saladeros o “xarqueadas” en Livramento, siendo que los primeros de la región estaban en la zona de Pelotas. El mercado brasileño aún requería cantidades considerables de carne salada que sus stocks vacunos no llegaban a satisfacer. Si el promedio de exportación para 1898-1900 era de 200.000 cabezas/año, la faena de Rio Grande ascendió a 451.656 cabezas. El número de cabezas estimado para todo ese Estado era de alrededor de 80.000. 17


Los saladeros proliferan. Se convertirán en frigoríficos: Armour y Wilson en 1917.

El comercio de tránsito se efectuaba a través de Montevideo. Según Suzana Bleil de Souza, 18Brasil compraba por lo menos el 70% de la producción anual de la zona fronteriza... convertida en charque, destinado al consumo de los esclavos de los cafetales. El origen de la carne salada se confundía, y tanto podía haber sido legalmente riograndense, como contrabandeada de una estancia oriental, o, lo que era más grave, conseguida a través de una "california".


Las guerras saravistas también favorecieron el libre tránsito, ya que eran imposibles los controles. Fue una buena contribución para la causa, y fue una buena excusa para quien temió perder sus haciendas en boca de la soldadesca.
Las vías de ferrocarril no llegarán hasta Livramento sino hacia 1910, por lo que el charque se comercializaba a través del puerto de Montevideo. Armour , más tarde Swift-Armour, lo seguirá haciendo hasta la década de 1930. No había inconvenientes de tránsito: la vía llevaba directamente de la planta hasta Montevideo.19
En la “Revista Rivera”, publicación a cargo de Barrios Pintos que conmemorara el centenario de Rivera en 1962, en un artículo titulado “Características Agronómicas del Departamento de Rivera”, dice:
...tenemos que hablar de dos temas que al hablar de Rivera no se pueden dejar de pensar. El primero es lo lejano de este Departamento del centro de consumo fundamental del Uruguay que es Montevideo. Conjuntamente con esto lo cercano al país vecino: Brasil.

Aquél, por lo que incide en los costos de comercialización dado lo caro del flete que se tiene que pagar por las producciones rurales del departamento [...]

Concomitantemente con esta desventaja económica se encuentra la llamada ventaja de estar sobre la frontera con el Brasil y aprovechar las fluctuaciones del cambio, en uno u otro sentido para pasar de contrabando vacunos, lanares, cueros o lanas, para uno u otro lado según convenga”20
El autor, sin embargo, hace una aclaración muy diplomática:
...justo es decirlo, en general no son los ganaderos los que contrabandean como vulgarmente se dice, sino comisionistas y a veces ganaderos que no tienen nada de productores sino que son comerciantes de ganado [...]”
Son interesantes las cifras que este Ingeniero Agrónomo da a conocer y que justifican, de alguna manera, la opción por el contrabando.
el novillo [...] que a Tablada tiene un gasto de $ 80 por unidad, lo que traducido en quilogramos de peso vivo representa una merma de 50 kg. ; más la merma lógica de 5 ó 6 días de acarreo por tierra, más 36 horas de tren, lo que en conjunto representa otra merma de 50kg. de peso vivo.

...en los Departamentos del sur, en los cuales los camiones embarcan el ganado en el establecimiento y en 10 horas a más tardar están en la balanza”.21
Históricamente, y hasta hoy, la ganadería será una actividad que se mantendrá ligada al lado del límite que prometa comercialización más interesante.
Un aspecto muy actual es el de la forestación que está produciendo vaciamiento rural y nuevo éxodo da los aledaños de la ciudad. Es un proceso en marcha que habrá que registrar y estudiar a su tiempo.

IV - La extranjerización, práctica histórica.

Las estancias adquiridas por brasileños doblaban en área a las orientales. Favorecidos por las coyunturas político-económicas de nuestras habituales contiendas civiles, podían adquirir a precios más que convenientes inmensas extensiones.

Los poseedores de tierras solían manejarse de acuerdo a la legislación brasileña, aún residiendo permanentemente aquí. Si consideramos la definición jurídica de territorio como "ámbito de validez de la norma", tendremos que este territorio era, a su ver, legítimamente brasileño. Eso implicó la ausencia de sanción moral al delito del contrabando, ya que para ellos el tránsito no configuraba delito
También se aprovisionaban de esclavos, sistema que perpetuarán en nuestro territorio hasta la abolición en el suyo propio, a fines del S.XIX. No debe verse en esta explotación indigna una violación consciente a nuestras leyes: es que consideraban que esta tierra, simplemente, era suya: criterio de propiedad feudal, donde amo era dueño y señor.

Esta carta puede ser muy expresiva:



San Fructuoso, octubre 7 de 1877


Señor don Eliseo Antúnez Maciel

San Luis22
Estimado amigo: Recibí con verdadera satisfacción su carta fecha 5 del corriente, a la que me adjunta las cartas de libertad de los morenos que tenía en ésta, detenidos como esclavos.

Puede Ud. considerar cuánto me he regocijado de su noble acción[...]

Su verdadero amigo, Toribio Vidal.” 23
Este signatario tan amistoso, era el Jefe Político de Tacuarembó.
Los hijos que aquí les nacían eran bautizados en Brasil, por lo que no eran registrados como ciudadanos uruguayos.

Esta situación de extranjerización, entonces, es antigua pero constante. En el año 1980, contemporáneamente a la fundación de Villa Tomás Albornoz, se registraban 80.729 hás en poder de brasileños, es decir, cercano al 10% de la superficie total del Departamento. En la totalidad del país, hacia 1983, 1.249.393 hás habían sido vendidas a extranjeros.24 La preocupación del legislador, no iba, dirigida, sin embargo, a un rechazo xenófobo. Su interés estaba en que, en los ’80 como desde siempre, la estancia extranjera – como hoy las arroceras – utilizan mano de obra no registrada ni amparada por los beneficios sociales del país.


La extranjerización - o la simple cohabitación - ha influido definitivamente en nuestro lenguaje y en nuestra idiosincracia, lo que nos da esta especial identidad fronteriza. Como prueba, baste oirnos hablar: nos diferenciamos por el uso del DPU - Dialecto Portugués-Uruguayo. 25
La expresión de Max Weber suena, aquí, discutible:
Faltaba, por lo tanto, “el sentimiento nacional” que se desarrolla sobre la base de la comunidad de lenguaje; y tampoco podía hablarse todavía de una “comunidad de cultura” en ausencia de la cultura misma”26
La diversidad del lenguaje, gestada en la primacía portuguesa – militar, económica y demográfica – de los contingentes iniciales sobre el legado cultural jesuítico, es comprobable para ambas naciones. Uno y otro idioma se han influenciado mutuamente. Podría arriesgarse la hipótesis de que también ha dado lugar a una cultura diferenciada del resto de nuestro país. Otro tanto podría afirmarse de la cultura “gaúcha”.
Este estado de convivencia pacífica, de tolerancia y respeto, pero de absoluta definición nacional para cada uno de los lados de este límite, nacieron, evidentemente, una vez que nuestros Estados se consolidan como Estados-nación. En 1862 Berro era influenciado por personajes como Tomás Diago, legislador, quien expresaba en cámaras:

Este asunto es de vida o muerte. Es el más grave que puede presentarse hoy al Poder Legislativo. Después de largas desgracias, ha ido estableciéndose sobre esta desgraciada tierra una conquista pacífica... subterránea... sorda”.27


Porque las montoneras gauchas, desconocedoras de Bandos, el caudillaje fiero, al que se "le insubordinaba el gobierno" tan a menudo, no reconocían ni en el Cuareim - Quaraí ni en el Ibicuy sus límites. Sus acciones estaban donde la sangre y sus ideas "sui generis" de legitimidad los llamaran. Sus hombres, donde el clarín los convocara con más fuerza.
Bento Gonçalves se entendía con Manuel Oribe; Canabarro con Garibaldi, quien apoyará a los colorados de Rivera. Y si en Sant'Ana Canabarro preparaba la Revolución de Flores - en 1863 -en Rivera se editaba "O Maragato". 28 Si en Rivera se organizan contra Joao Francisco, en Livramento, y desde un café de “la línea” se prepara la Revolución contra Terra, en la década del 30.

Los límites también han sido objeto de abuso durante nuestra corta historia: sirven de escudo cuando se desea la impunidad y desaparecen cuando el comercio ilícito lo necesita. Se inclinan cuando el extranjero aporta el interés del capital...



V - La fundación de Villa Ceballos, enclave Nacional.

La preocupación por ese continuo e histórico avance de particulares pero que siempre contaban con el respaldo de su cancillería para sus reclamos, se manifestó ya en el gobierno de Gabriel Antonio Pereira. Entonces, se manifestaba:


Los departamentos fronterizos con el Brasil están ocupados en su mayor parte por hacendados brasileños. La zona de territorio comprendida entre la frontera y el Rio Negro es el criadero de los ganados destinados para las faenas de los saladeros de Rio Grande...”29
La iniciativa no se consolidaría hasta más tarde. Estuvo detenida por trámites entre cancillerías. Por lo tanto, la única opción que vio el Presidente Berro para detener el continuado interés de avance de Brasil hacia el Rio de la Plata, fue fundar la que hoy es Rivera, el 7 de mayo de 1862.
Sin embargo, la realidad práctica se había adelantado a los legisladores; desde 1858 aproximadamente, había aquí un núcleo urbano informal dedicado al comercio de artículos extranjeros. Se han contabilizado 341 habitantes en 1867.30 Desde el vamos, a cargo de comerciantes cuyas ventas eran técnicamente ilícitas...Los habitantes de Sant’Ana do Livramento, allí desde 1822, serían los destinatarios de los artículos europeos que los carretones traían desde el puerto de Montevideo. Los montevideanos recibirían tabaco, yerba, rapadura...
Villa Ceballos, luego Rivera, habría sido el paraíso liberal. Hasta 1862, si bien el “terreno da frente” era oriental, allí obtenían los santanenses el barro para los ladrillos y las tejas, el agua del manantial y la piedra arenisca para la construcción.
Art. 3º “Si se lleva a efecto la fundación del pueblo de Ceballos donde lo establece la ley; como fue q.e esperanzados en la sanción de ella, se fundaron en el escampado cuatro fincas urbanas y dos grandes galpones pa fabrica de ladrillos y teja, cuyo capital urbano asciende a 17 mil pesos ...”31
Claro, la recíproca se daba, indudablemente:
Art 6º -A más [...] los montes de Tacuarembó con regulares maderas a dos leguas de distancia y en S.ta Ana dos grandes depósitos de madera”.
En lo que concierne al comercio, era absolutamente regulado por la oferta y la demanda, de precios y de rubros, sin que el aspecto legal importara. La ética tampoco estuvo nunca en consideración, como no lo está ahora.
Entre noviembre 1885 y mayo de 1886 se solicitaron 29 permisos para instalación de casas comerciales.32 Los Pioneros: Vares, Queirolo, Castro y Fernández tenían, en conjunto, un capital de giro de ciento veinte mil pesos. Otro tanto tendrían pequeños comercios a una legua a la redonda.33
La gran ventaja estaba en el costo final de la mercadería, que contaba con la ventaja de impuestos y fletes favorables.

Esta preocupación de 1888 podría trasponerse a un periódico actual sin que pecara de anacronismo.


Rivera decae y en cambio Santa Ana se convierte en una especie de zona franca, donde se surten los mismos comerciantes de nuestra frontera. En la época de Latorre había en Rivera 14 casas introductoras. Esas casas han traspuesto la línea fronteriza y están ahora instaladas en Santa Ana”.34

Otra característica de frontera, es la de que cada ciudad se vincula, para sus ciclos propios de prosperidad o depresión, a los ciclos-espejo que mantenga su gemela fronteriza. En la determinación de éstos estamos trabajando. Su detección no es simple. Tienen relación con la cotización de las monedas en un abordaje macro, pero se ven afectados también por las microeconomías regionales, con situaciones de empleo, etc. exclusivas del área.


Entre 1895-1900, por ejemplo, los habitantes riverenses se incrementan notoriamente. Pasan de 5789 a 22.509 habitantes. Si bien no puede desconocerse que la zona minera se ha despoblado por la crisis de 1896, restándole apenas 1673 habitantes, la cifra no alcanza para explicar el boom demográfico de la capital. Es más plausible explicárselo por el atractivo que el comercio ofrecía a todo “entrepreneur”.
Dice Ivo Caggiani:
Rivera había sido, otrora, la proveedora ilegal de una zona rica de la Provincia, llegando a introducir nada menos que 3 mil contos, anualmente, en mercaderías contrabandeadas. Además de eso la frontera mantenía relaciones comerciales no sólo con el interior de la Provincia sino, y principalmente, con la zona serrana, de la cual recibía productos coloniales y frutos del país, que exportaba a Uruguay, sirviendo así de intermediaria entre productores riograndenses y comerciantes extranjeros. Para tener una idea de lo que representaba ese comercio basta decir que anualmente llegaban, a Sant’Ana do Livramento, punto obligatorio del intercambio de los géneros del Brasil y Uruguay, cien mil arrobas de yerba, millares y millares de pies cúbicos de madera, poroto, maíz, harina, etc. La yerba era introducida en mil carretas y otros géneros no podían ser transportados en menos de otras mil carretas”. 35
La Aduana nacional, justo es decirlo, desde siempre, ha intentado defender la soberanía exigiendo guías de transporte, control de stocks, etc. pero los amigos del “laissez faire” son inmunes a tales decretos.
Este aspecto es también parte de lo que conforma una típica área de frontera. Si el tráfico llena una necesidad económica o social, no se considera su legalidad. La persona dedicada a tal actividad no es sujeto de rechazo porque las contravenciones, por cotidianas, pierden sanción social.
Tal es así en todo nivel social pero se vive a diario en los medios económicamente deprimidos. Rivera tiene un índice récord nacional al respecto. El contrabando hormiga y las actividades colaterales como transporte de la mercadería dentro del área urbana a depósitos o a paradas de ómnibus, cambio de dinero en la calle, son subempleos bien aceptados socialmente y buen recurso económico también.
El proceso extranjerizador que ha preocupado a los legisladores de todas las épocas, de las presidencias de Berro al representante Carlos Julio Pereyra, también se produce en el área comercial. Curiosamente, esto no ha sido preocupación nunca. Periódicamente, y concidiendo con los ciclos económicos particulares de estas ciudades, los comerciantes se establecen indistintamente en alguna de las ciudades.


VI - El proceso minero y su vinculación con Brasil

Fue Andrés Lamas quien contribuyó a concitar el interés en la zona Cuñapirú-Corrales. En artículo periodístico publicado en Rio de Janeiro,36 hace mención al estudio geológico de un Químico francés, Lenoble37 e incentiva a inversores y pobladores a trasladarse a Cuñapirú. Federico Nin y Reyes vislumbró el negocio. Denuncia minas en una amplia zona comprendida entre los Arroyos Cuñapirú y Caraguatá hasta su confluencia con el Tacuarembó, siendo su límite Norte la Cuchilla de Santa Ana.38


Las economías del Norte oriental, y del estado de Rio Grande, nacieron ganaderas con las Estancias Jesuíticas. Aunque éstos parecen haberse interesado en otros aspectos productivos, ya que gracias a estudios jesuíticos,39 habrían noticias de la existencia de mineral aurífero. Lo que no está consignado, sin embargo, es la explotación de cualquier yacimiento tanto por parte de los Jesuitas como de los Tapes.
Después de la expulsión de los religiosos el tipo de explotación se mantuvo ganadera, generando con ello una oligarquía con escasísima definición hacia la agricultura que no fuera destinada a la subsistencia. Los dueños de estas tierras fueron variando: desde propietarios por Mercedes y/o Denuncias (Vázquez de España, Manuel Francisco Artigas, por ejemplo) a quienes recibían el bien de manos de un “Coronel” demarcador del limes imperial.
Cuñapirú-Corrales competirá con este tipo de explotación y se generarán no pocos

conflictos de intereses por ello. Estas dos actividades no eran conciliables: una requiere pasturas, la otra perfora el suelo.


La explotación inicial – desde 1820 – se hace con los propios peones ganaderos convertidos en cateadores por obra de las circunstancias y por la probabilidad de enriquecimiento fácil. La comercialización, entonces, se hacía directamente en el Brasil, donde la explotación mineral era habitual. En la localidad de Lavras esta explotación se inició en el S. XVII, tal vez por emigrados de Minas Geraes.40
Por lo tanto, el elemento humano que atraía esta actividad provenía directamente de Brasil. El primer idóneo fue Firmiano Paz Brisolla, en 1844; era brasileño pero actuaba en sociedad con Federico Nin y Reyes, comerciante montevideano. El relevamiento demográfico se hace difícil, ya que los bautismos se efectuaban en territorio brasileño. Sin embargo, si nos atenemos al larguísimo informe de Barrial Posada, su presencia era evidente:
Resistimos la guerra empecinada que nos hacían los pobladores, que eran brasileros y en cuyas comarcas no41 se hablaba el idioma castellano más que por la gente que nosotros llevamos allí...”42
Por 1866 Barrial Posada registra su irrupción en este mundo campesino con su maquinaria innovadora.43 Empleó 300 obreros inicialmente pero dice haber traído otro número indeterminado durante los años 67 a 69, en diligencia.
Es evidente que la región no era, precisamente, pacífica o sumisa. Con pesar de sus intereses, Barrial Posada agrega:
Resistimos a dichos peones cuantas veces se nos sublevaron, por exigencias ya de mayor sueldo o de menos trabajo, con designios siniestros algunos44
La ausencia de vinculación vial con nuestro país es expresada como un impedimento real al progreso de la zona. Pero mucho más preocupante le parecía el hecho de que la frontera favorecía el afincamiento de personas de dudosa conducta.
Resistimos a la calidad de gentes, libres en dicha frontera del Brasil, punto que parecía de reunión de desertores uruguayos y brasileros, y malévolos con residencia en las orillas de los montes”

(Nótese que esto sucede décadas después de los tratados de Lamas, cuando la extradición estaba jurídicamente aceptada).


Tales contratiempos no les impedía la comercialización a través de Rio Grande, como está consignado en otro informe,
El oro de este modo extraído encuentra su camino a veces en Montevideo, pero más generalmente en Rio Grande, donde no es incomún encontrar comprador para una o dos onzas a la vez”.45
El mercado brasileño, hecho con Minas Geraes, recibía con fluidez los lingotes y pepitas corralenses. Se puede establecer un paralelismo claro entre los ciclos de Lavras y el nuestro. Si bien aquél es muy anterior y su explotación por small workers se hace por un período más prolongado, alrededor de 1875 – expansión del capitalismo, sistema imperialista – Inglaterra se instala en ambos ingenios: “Gold Mining Company/ Gold Fields of Uruguay”.
Tampoco había personal adecuado para estas tareas, por lo que los peones de estancias se improvisaban como mineros. Resultaba un hecho curioso para un inglés visitante:
Noté aquí y allá pastores, aún en esas tierras remotas (que nunca han oido de otras campos mineros) revolviendo el suelo...”46
Comentaba, asimismo, el informante inglés, que el rendimiento que obtenían era escaso debido precisamente a su ignorancia.
Tantas aprensiones no le impedían a Barrial Posada hacer estudios geológicos en Brasil. Su intención era relevar todo el territorio, en la certeza de que toda la región tendría riquezas similares.
...para internarme en el territorio de dicho Imperio, en el que, en el propio viaje, fui acompañado por soldados de dicho país y antes de regresar de él, por el honorable y sabio doctor en medicina, Don José F. De Acevedo Penna, de Bagé, hasta la región aurífera de Camacuán (sic) y después don Manuel Amaro Barbosa, en Cerro Largo.”47
En los informes iniciales de Barrial Posada se hacía mención a que los árboles de la región proveerían de la madera necesaria para apuntalamientos, etc., Un informe inglés mucho más tardío porque es de 1938, consigna:
Normalmente los muros de las excavaciones se sostienen bien, así que la pequeña cantidad de maderamen necesario a los soportes pueden ser comprados localmente a los propietarios de plantaciones de árboles. Si se necesitaran mayores cantidades, habría que obtenerlo de Brasil, a un costo considerable por combinar ferrocarril y flete carretero.”.48
Nótese que siendo éste un informe detallado y prolijo, no se estiman los costos de trámites aduaneros, siquiera se mencionan sean necesarios. Unicamente se ve como costo el del transporte.
En este mismo informe se menciona la imposibilidad de transporte ferroviario como situación poco favorable. Se especula con la posibilidad de la instalación de una vía entre Tacuarembó y Cerro Largo. Esta vía, conectada con otra hasta la Laguna Merim, permitiría el embarque a Europa a través del puerto de Rio Grande. Una vez más, se omiten consideraciones de tipo impositivo-aduanero.
En la actualidad la explotación ha removido cerros de tierra y ha creado un lago de 40hás de cianuro, producto del lavado del oro en cuyo proceso también interviene el carbón activado. Técnicos de DINAMA y de las compañías han convencido de lo inocuo de tal situación.49 El Pueblo finge creerles. Tenían la esperanza de que la mina los sacara de la recesión histórica. Sin embargo, a los efectos de este trabajo, sigue manteniéndose la constante. La compañía inicial, de capitales canadienses radicados en Brasil, se vinculó directamente a su sede. Se aseguró entonces una productividad muy interesante: 12.500kg/oro . Para marzo de 1988 el informe decía haber logrado 1.506,46 kg.50

Interesante el comentario del hijo de un antiguo minero: “Si habrá oro, que ya lo sacan en lingotes!”.51



Conclusiones


Nuestras fronteras, definidas durante la época de la colonización - que no los límites- se fueron conformando por la acción cotidiana, más que por las determinaciones políticas. Si los territorios español y portugués estaban delimitados por los tratados de Tordesillas o San Ildefonso, fue el éxito o el fracaso de las incursiones humanas lo que en definitiva pesó para el establecimiento de las fronteras definitivas.


Conveniencias “de Estado”, absolutamente vinculadas a lo económico, propiciaron la mediación inglesa en la decisión de los límites orientales en el S.XIX. Las intervenciones de Andrés Lamas no habrían más que respondido a estos intereses. Los sucesivos tratados van reduciendo nuestro territorio a la superficie actual. Pero en la década de 1850, concluida la Guerra Grande, la hegemonía brasileña cuya manifestación más evidente es el aspecto financiero, tiene profunda injerencia económica, política y social en la zona del actual Departamento de Rivera. Sin embargo, esta línea que define el territorio aún hoy no ejerce su rigor: está, en la práctica, definida por las fluctuaciones económicas y el espacio social:
los grandes centros de decisión piensan, pero la frontera siente...”
En tiempos de consolidación del Estado-Nación se esperaba que los habitantes fronterizos cumplieran la misión de establecer el límite vivo. Con la extensión de la Escuela Pública el concepto de Nación se afianza, pero éste es de tal característica, que no impide ni limita los vínculos sociales. En lo que a economía se refiere, se actúa de forma similar. Es ésta una sociedad integrada hacia el interior del país, y hacia el exterior vecino.
El actual Departamento de Rivera tiene tres tipos diferenciados de actividad económica: el comercio, el ganado y el oro. Acotemos que este último aspecto ha sido de explotación discontinua. Sin embargo, en los tres primeros se han definido las características de la región, frontera típica, si seguimos a Popolizio:
Sistema particularizado dependiente en cascada de otros macrosistemas, con una tremenda capacidad potencial, esencial a la comunicación entre los pueblos, en equilibrio dinámico, y sin embargo, casi desprotegido de los instrumentos operativos que permitan desarrollarlo”.
La forestación, no incluye industrialización de madera y su impacto en lo rural comienza a ser evidente.
Primigeniamente hablamos de poseedores de tierras- legítimos o no- pero por sobre todo, personas que por aquí transitaron y se dedicaron a labores ganaderas. Peonadas y jornaleros del Imperio o de Brasil convivieron, no siempre pacíficamente, con terratenientes que procedían del sur. Las fricciones violentas fueron moneda corriente.
Ochenta años después de la creación del Departamento52 y a cien de la fundación de la ciudad, once de las principales estancias riverenses (con más de 1000 hás), pertenecían a brasileños o a descendientes directos de éstos, considerándose en el estudio, sólo los pobladores de no menos de 50 años de afincamiento. Otras 23 pertenecían a uruguayos aunque de entre estos, 5 estaban familiarmente vinculados a Brasil. Tres estancieros eran también fuertes comerciantes en la ciudad de Rivera mientras uno de ellos era comerciante en Livramento. Esta constatación casi contemporánea, comprueba este fenómeno como una constante. En todo período el tránsito ha sido de comercio y comerciantes, haciendas y hacendados.
El comercio que se vale de las diferencias cambiarias es otra constante; así fue en 1858 y continúa siéndolo. No se han generado, sin embargo, intentos industrialistas permanentes. No ha estado en las iniciativas particulares, ni ha formado parte de los proyectos productivos de los gobiernos departamentales. ¿Tendríamos que coincidir con Burke en que prima la condición de “rentiers”,53 aunque se trate de comerciantes?. La posibilidad de mantenerse en actividad a uno u otro lado de la frontera según convenga, no estimula los emprendimientos de más largo plazo y que estén sujetos a otras normas del mercado.
La actividad minera surge y se ha mantenido como una isla económica ya que se opone a la ganadería, medio de vida de la mayoría en la región. Cuando han cateado, utiliza hombres “de campo” y que sólo circunstancialmente se emplean como peones mineros. No hacen de esto su profesión ni alteran sus costumbres por ello. Socialmente, mineros provenientes de Brasil han hecho su gran aporte, aunque aquí habría que destacar la irrupción de europeos cuya impronta es muy evidente en la micro - región.
Por otra parte, no existe en Rivera clase obrera o sentimiento de pertenencia a ella.54 No hay, ni los ha habido, excepto en las minas, movimientos sindicales ni movilización alguna cuando éstas parten como iniciativas de la central de Montevideo.
Surgida de la realidad, o de la simple conveniencia económica, se fue conformando una sociedad integrada e integradora, donde no existen discriminaciones con fantasmas nacionalistas, pero donde cada país guarda su distancia cuando de posibles ofensas se trate. Un elemento disgregador de masas es el fútbol, pasión de ambos, motivos de fricción inevitable: el americanismo o la “frontera de la paz” no cuentan en estas instancias.
Tal vez un hecho más que reciente pueda ser demostrativo de este especial modo de ser fronterizo. Un hecho político santanense que involucra al “MST”, Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, enfrentados al Prefeito Glenio Lemos, lo hace declarar ante periodistas riverenses:
para defender el patrimonio público (solicitaré) al Ejército y a la Brigada Militar que me entreguen armas a efectos de ejercer mi obligación; (si la respuesta es negativa pediré) a mis amigos de Livramento y Rivera, blancos, colorados y frenteamplistas que me presten las armas que las autoridades me niegan, y como legalmente soy la primera autoridad del municipio, nadie me lo puede impedir, ni acusar de ingresarlas de contrabando55
Como ejemplo, huelgan palabras...
BIBLIOGRAFIA
Abellá, Luis A. Salomón, Joel. Cosas y Gentes de Rivera. T.I. La nomenclatura viva. Impr. Yatay. Rivera, junio de 1993.
Abellá, Luis A. Salomón, Joel. Cosas y Gentes de Rivera. TII. Los gobernantes comunales. Sus protagonistas. 1ª. Parte 1825-1919. Impr. Yatay. Rivera, 1994.
Archivo Artigas. Tomo II. Montevideo, 1951.
Barrios Pintos, Aníbal. Rivera, una historia diferente. TII MEC- 1990.
Bentancor et al. Rivera-Livramento de la integración de hecho a la integración real. Grupo GIR – Rivera, 1989.
Bleil de Souza, Suzana. Biblos. Rio Grande, 1993.
Burke, Peter. Veneza e Amsterda . Um estuda das elites do século XVII. Editora brasiliense. Sao Paulo, 1991.
Cardoso, Fernando Henrique. Capitalismo e escravidao no Brasil Meridional. Paz e Terra. , Rio de Janeiro, 1977.
Castellanos, Alfredo. “La Cisplatina, la Independencia y la República Caudillesca” Ed. EBO. Montevideo, 1974.
Devoto, Pivel. “Historia de la República Oriental del Uruguay”. Ed.Medina, Montevideo, 1956.
Freitas, Décio et. Al. “A Revoluçao Farroupilha; história e interpretaçao. Ed. Mercado Aberto. Porto Alegre, 1985.
Herrera, Luis Alberto de. La Misión Ponsomby. Ed. Medina. Montevideo, 1930.
Leitman, Spencer. Raízes sócio-econômicas da Guerra dos Farrapos. Ed. Graal. Rio de Janeiro, 1979.
Reyes Abadie, W. Vázquez Romero, A. Crónica General del Uruguay. Vol. II; III; IV. Ed. EBO. Montevideo, 1988.
Reyes Abadie, Bruschera y Melogno. Documentos de Historia Nacional y Americana. El ciclo artiguista. TI. Ed. Medina., Montevideo, 1951.
Rodríguez Navarro, Waldemar. Los que pusieron los cimientos. TI. Ed. del autor. Rivera, 1980.
Weber, Max. Economía y Sociedad. Ed. Progreso. México, D.F.1998

Revistas

Revista “Rivera”. Dirección: Aníbal Barrios Pintos. Album conmemorativo patrocinado por el Concejo Departamental de Rivera. 1962.


Boletines de la Minera San Gregorio. Años 1997, 1998.
Documentos:

Barrial Posada, Clemente. Título de propiedad de los minerales de la región aurífera de Tacuarembó. El Siglo Ilustrado, Montevideo, 1890.


James, Cristopher. Informe referente a la Mina San Gregorio, Uruguay. Mdeo, 1888.
Malherbe, H. Rapport sur L’état acutel des établissements de Cuñapirú. Montevideo, 1895.



1 Grupo de trabajo surgido a consecuencia de una iniciativa de la Facultad de Humanidades, en 1988. Integrado por Gladys Bentancor, Julio Cairello, Raquel Reyes, Rosario Bottino, Nilva Pintos.

Popolizio, Eliseo. 1er. Coloquio de Estudios Fronterizos. Citado por Grupo GIR en “Rivera-Livramento de la integración de hecho a la integación real” Ed. Cuñataí, marzo de 1989.

Mayor amplitud en la información, se sugiere en: Reyes Abadie et al.Crónica General del Uruguay. Ed. Banda Oriental. Mdeo., 1987-

2 Término con que aún hoy se nos denomina a los de habla hispánica en Rio Grande do Sul. A veces, carga intenciones peyorativas.

3 Cardoso, Fernando Henrique. Capitalismo e escravidao no Brasil Meridional. Paz e Terra, Rio de Janeiro, 1977.

4 Herrera, Luis Alberto de. “La Misión Ponsomby”.Mdeo, 1930. Pg. 343-344.

5 Abordaje a la gestión Ponsomby en: Castellanos, Alfredo. Historia Uruguaya. T.3 Ed. Banada Oriental, p. 66.

6 Freitas, Décio et al. A Revoluçao Farroupilha: História e Interpretaçao. Ed. Mercado Aberto. POA, RS, 1985 p43, en nota 44.

7 Freitas, Décio, id. Ant. Oficio del 18/03/1830 de Caetano María Lopes Gama en cartera oficial al Ministro José Joaquim Carneiro de Campos. Nótese la fecha del oficio, y de la denominación “Cisplatina” que se le da al territorio.Traducción libre de la autora.

8 Freitas, Décio. Op.-cit.

9 Freitas, Décio et al. Op.cit. pg. 10. Traducción libre de la autora.

10 Conviene consulta a: “A Revoluçao Farroupilha: História e interpretaçao”. Décio Freitas et al. Ed. Mercado Aberto . Porto Alegre, 1985.

11 Castellanos, Alfedo. “La Cisplatina, la Independencia y la República Caudillesca”. Ed. Banda Oriental. T 3. Pp 118 y sgtes.

12 Acevedo, Eduardo. Anales Históricos del Uruguay. Tomo III. Aborda el tema en profundidad: Castellanos, Alfredo, op.cit.

2. Artículo periodístico de “Zero Hora”, 1985. Gentileza del entrevistado, Edil Martín Correa.

13 Freitas, Décio. Op cit. P 11

14 Devoto, Pivel. Archivo Artigas, Tomo segundo inc. III pg XIX. Montevideo, 1951.

15 Devoto, Pivel. Id ant. Pg XXII, citando Oficio del Gobernador del Pino al Marqués de Loreto. Mdeo, mayo 13 de 1784. La cita se ha adaptado a nuestro uso español actual.

16 Entrevista a Hugo Pereira da Silva. Citada en: Revista Rivera, 1962. Artículo sobre: “Los Ombués”, estancia.

17 Cosio, Pedro. “Aduanas de Fronteras”, citado por Barrios Pintos, Aníbal. Rivera, una historia diferente. P 176.

18 Bleil de Souza, Suzana. (Gentileza de la misma). Biblos, Rio Grande, 1993. Traducción libre.

19 Información proporcionada por la historiadora santanense Vera Albornoz, dedicada especialmente a este tema con relación a la etapa inglesa: Armour.

20 Furest, Pablo Martín. En: Revista Rivera, 1962, sin paginar.

21 Idem ant.

22 Lugar próximo al límite con Cerro Largo.

23 Copia de documento del archivo “Eduardo Palermo”. Original en Archivos Mpales. De Tacuarembó.

24 Dato proporcionado por DINACOSE y citado por el Leg. Carlos Julio Pereyra en el Senado de la República. Proyecto de Ley de Nacionalización de Tierras (no aprobado) 1986.

25 Término acuñado por el Lingüista uruguayo Lic. A. Behares.

26 Weber, Max . Economía y sociedad.Ed. Progreso. México, D.F., 1998 p 325

27 Rodríguez Navarro, Waldermar. “Los que pusieron los cimientos”. Tomo I. Ed. Del autor. Rivera, 1980..


28 La denominación “Maragato”, en este caso, se refiere al grupo federalista, opuesto a los republicanos de Rio Grande do Sul, que respondían al liderazgo de Júlio de Castilhos. Así se denominó el periódico que sufrió empastelamiento en 1903 y que fuera causa coadyuvante a la Guerra Civil de 1904.

29 Cámara de Senadores. Proyecto para la creación del Pueblo Arenal Grande, sesión del 2 de junio de 1860. Informe favorable a la creación de un poblado: Comisión de Legislación, Ambrosio Velazco – Narciso del Castillo. Mdeo, mayo 29 de 1860.

30 DNEyC. Registros citados por Barrios Pintos, W. Rodríguez Navarro y Abaellá-Salomón, autores locales.

31 Tomás Diago a Enrique Vares, 3 de enero de 1863. Vares era comerciante en Livramento desde hacía 14 años y circunstancialmente en Montevideo, se le expuso a consideración el proyecto de Diago. Citado en Rodríguez Navarro, “Los que pusieron los cimientos” ed. Del autor, 1980 y en Rivera-Livramento , de la Integración... del grupo GIR.

32 Abellá, Luis Alberto et al. Cosas y gentes de Rivera. Ed. Del autor, Rivera, 1994. p82.

33 Diago, Tomás. Art. Cit.

34 Cita de Abellá , op.cit. Sin referencia de origen.

35 Caggiani, Ivo. Sant’Ana do Livramento- 150 anos de história”. 2do. Volume, 1984.

36 Mencionado en : Comercio del Plata, agosto 21 de 1852. Artículo de Andrés Lamas.

37 Lenoble. Cours de Chimie élèmentaire appliquée aux arts. Mdeo, 1848, p 135.

38 Barrial Posada, Título de propiedad de los minerales de la Región aurífera de Tacuaremó. Ed. El Siglo Ilustrado, Mdeo., 1890. Pg.12.

39H. Bankart. On the Gold Fields of Uruguay, South America Artículo en “The Journal of the Royal Geographical Society”. 39th Volume - 1869.Edited by the assitant-Secretary .London. John Murray, Alberdarle Street. Pp.339-342.

40 Zero Hora, diario . Porto Alegre, 20/05/1991 pg20. Artículo de Euthalia Xavier, Editora de Economía.

41 En negrita en el original.

42 Barrial Posada, Clemente. Título de Propiedad de los minerales de la Región Aurífera de Tacuarembó. El Siglo Ilustrado, Montevideo, 1890.

43 Idem ant..

44 Barrial Posada, idem ant. Cap. III. Inc. 42 p 55. Se refiere al año 1866.

45 H. Bankart. On the Gold Fields of Uruguay, South America, op. Cit. p 340

46 Idem ant. P 339.

47 Barrial Posada op. Cit.. Cap. VI Inc. 93 p. 79

48 Wilson. N.W. The Rivera Gold Belt of Uruguay. En: “The Mining Magazine. London, oct. 1938 pp 201-209.

49 La Política Ambiental de la Compañía se basa en el “desarrollo sostenible”... Se aplicará el concepto de “ecoeficiencia”. Reporte Ambiental Empresarial. Minas de Corrales, abril de 1997. Stel S.A.

50 Revista de Minera San Gregorio. Minas de Corrales, marzo de 1988.

51 Astul Benavidez ,hijo de Teódolo Benavidez, minero y director de la época de explotación de U.T.E., en los años 30. Su expresión era, oabviamente, sarcástica.

Popolizio, Eliseo. El sistema Fronterizo. Fundamentos adoptados para la conceptualización de Frontera- Límite , difundido por el Grupo de Integración Fronteriza de Rivera, mencionado en “Rivera-Livramento, de la Integración de Hecho a la Integración Real”. Bentancor et al. Ed. Cuñataí, marzo de 1989.

52 Ley Nº 1757, 5 de setiembre de 1884.

53 Burke, Peter, Veneza e Amsterda . Um estudo das elites do século XVII. citando a Pareto, dice: “rentiers” son esencialmente hombres que viven de rentas fijas...”, (pero aludiendo a su constitución psicológica e intelectual), dice también: los rentiers son pasivos, sin imaginación, conservadores. Editora Brasiliense, 1991. Pg 17-18.

54 Hipótesis que fue planteada a la Soc. Mónica di Martino y corroborada por ésta en estudio inédito aún, sobre las trabajadoras de la Tabacalera Monte Paz.

55 El País, Montevideo, 7 de junio de 1999. Entrevista a Freddy Fernández Carranza. Glenio Lemos es abogado, Profesor de Filosofía y terrateniente. Estudió inglés en la ciudad de Rivera y aparte de ser un personaje muy pintoresco posee una vasta cultura que incluye profundos conocimientos sobre la Historia Uruguaya.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje