Página principal

Resolución no. 11/2003


Descargar 26.75 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño26.75 Kb.

RESOLUCIÓN No. 11/2003




DENUNCIA POR PRÁCTICA LABORAL DESLEAL PLD-13/03

presentada por la Unión de Prácticos del Canal de Panamá (UPCP)

en contra de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP)
I. FUNDAMENTO LEGAL Y HECHOS DE LA DENUNCIA
La Ley 19 de 11 de junio de 1997, orgánica de la Autoridad del Canal de Panamá, en su Artículo 113, numeral 4, otorga competencia privativa a la Junta de Relaciones Laborales para resolver las denuncias por prácticas laborales desleales.
De conformidad con el Artículo 87, numeral 2 del Reglamento de Relaciones Laborales de la Autoridad del Canal de Panamá, una organización sindical puede denunciar prácticas laborales desleales. Por su parte, el Artículo 108 de la Ley 19 de 1997 señala taxativamente las acciones que se consideran prácticas laborales desleales por parte de la Autoridad del Canal de Panamá.
El 1 de abril de 2003, el señor Roderick Eugene Lee Wong, Sub-Secretario General de la Unión de Prácticos del Canal de Panamá, presentó ante la Junta de Relaciones Laborales de la Autoridad del Canal de Panamá una denuncia por práctica laboral desleal en contra de la Autoridad del Canal de Panamá, por “Interferir, restringir o coaccionar a un trabajador en el ejercicio de cualquier derecho que le corresponda, de conformidad con las disposiciones de la presente sección.” El hecho señalado en la denuncia “constituye una practica laboral desleal, descrita en el artículo 108, numeral 1, de la Ley 19 de 1997, Por la cual se organiza la Autoridad del Canal de Panamá.”
Constan a fojas 13 y 14 del expediente, la solicitud de representación de 28 de marzo de 2003, que hace el capitán José Antonio Calvo a la UPCP y el poder que otorga la UPCP, con la debida aceptación de poder, al licenciado Roy Arosemena, para que en nombre y representación de la UPCP, presente formal denuncia por práctica laboral desleal, en contra de la Autoridad del Canal de Panamá, por impedir el ejercicio del derecho de representación del capitán José Antonio Calvo el 21 de marzo de 2003.
Las normas que se consideran infringidas son las siguientes:


  1. Artículo 5, numerales 4 y 6, del Reglamento de Relaciones Laborales de la Autoridad del Canal de Panamá;

  2. Artículo 163 del Reglamento de Administración de Personal de la Autoridad del Canal de Panamá;

  3. Artículos 4 y 6, numerales 3 y 13, del Reglamento de Ética y Conducta de la Autoridad del Canal de Panamá;

  4. Artículo 89 de la Ley 19 de 1997, por la que se organiza la Autoridad del Canal de Panamá y

  5. Artículos 4, numeral 8, y 10 de la Ley 9 de 1984, por la cual se regula el ejercicio de la Abogacía en la República de Panamá.

El denunciante solicita que la Junta de Relaciones Laborales:




  1. Declare que se ha cometido una práctica laboral desleal en contra del práctico José Antonio Calvo, consistente en impedirle el ejercicio del derecho de ser representado por la persona natural de su libre escogencia, en este caso por el licenciado Roy Arosemena, en la audiencia administrativa celebrada el 21 de marzo de 2003, en la oficina del Gerente de la Sección de Prácticos del Canal de Panamá.

  2. Declare responsables a los señores Chet Lavalas y Álvaro Cabal, Gerente de la Sección de Prácticos y Asesor Jurídico, respectivamente, de la práctica laboral desleal perpetrada en contra del práctico José Antonio Calvo, al imponerle restricciones en el ejercicio de su derecho de ser representado por la persona natural de su libre escogencia, en este caso, por el licenciado Roy Arosemena, en la audiencia administrativa celebrada el 21 de marzo de 2003.

  3. Ordene que se confeccione una carta de disculpa por las restricciones e interferencias en el ejercicio de sus derechos a la que han sido sometidos el práctico José Antonio Calvo y el licenciado Roy Arosemena, al impedirse la participación de este último como representante en la audiencia administrativa celebrada el 21 de marzo de 2003, en la oficina del Gerente de la Sección de Prácticos del Canal de Panamá.

  4. Ordene a la ACP, cesar y abstenerse en el futuro de interferir en el ejercicio del derecho de representación de los trabajadores de la ACP, cuando lleven a cabo investigaciones administrativas que pudieran desembocar en acciones disciplinarias en contra de los mismos.

Recibida la denuncia, la misma fue repartida a la licenciada Yolanda Mora de Valdés como miembro ponente, de conformidad con el Artículo 10 del Reglamento de Denuncias por Prácticas Laborales Desleales de la Junta de Relaciones Laborales de la Autoridad del Canal de Panamá.


II. LOS HECHOS DE LA DENUNCIA
El 14 de febrero de 2003, ocurrió un incidente con la nave SONORA, SIN No. 2278553, durante la aproximación a la Esclusa de Miraflores (lado oeste), bajo el mando del práctico José Antonio Calvo.

El 21 de marzo de 2003, a las 3 p.m., el capitán Calvo fue citado a la oficina del Gerente de la Sección de Prácticos de la ACP, para ser entrevistado con relación al incidente con la nave SONORA, por lo que el capitán Calvo le pidió al licenciado Arosemena que lo acompañara. A la reunión concurrieron además del capitán Calvo, el licenciado Arosemena y el capitán Lee.


En dicha reunión también estuvo presente por la ACP, además del capitán Lavalas, el capitán Rafael Méndez. El capitán Lavalas le informó al capitán Calvo que “solo podía estar representado en esta Audiencia Administrativa por el Representante de la Unión de Prácticos del Canal de Panamá; y que no podía participar en esta su abogado ROY AROSEMENA,” a pesar que éste había sido designado expresamente por el capitán Calvo, como su representante. Cuando los capitanes Calvo y Lee y el licenciado Arosemena exigieron el reconocimiento del derecho de representación, el capitán Lavalas llamó al Asesor Jurídico de la ACP, Álvaro Cabal, quien posteriormente se apersonó a la oficina del capitán Lavalas. El licenciado Cabal confirmó que sólo el representante sindical podía representar al capitán Calvo en esta investigación.
A pesar de las objeciones expresadas, la audiencia administrativa del 21 de marzo de 2003, se llevó a cabo, coartándosele el derecho de defensa al capitán Calvo e impidiéndole el ejercicio de la profesión de abogado al licenciado Arosemena.
III. INVESTIGACIÓN, ANÁLISIS DE LA DENUNCIA Y OPINIÓN DEL PONENTE
Con referencia a los hechos relacionados a la denuncia de práctica laboral desleal, que guardan relación con el capitán Calvo, hemos analizado e investigado los hechos denunciados y la documentación aportada, con la Ley Orgánica de la ACP, los Reglamentos de Relaciones Laborales y de Administración de Personal y la convención colectiva de los Prácticos del Canal de Panamá vigente. Por lo anterior, señalamos lo siguiente:
Por mandato constitucional, la Autoridad del Canal de Panamá está sujeta a un régimen laboral especial, en donde la solución de los conflictos laborales se dan siguiendo los mecanismos de dirimencia que establece la Ley, los reglamentos y las convenciones colectivas vigentes, que en este caso es la convención colectiva de los prácticos del Canal de Panamá. En ese orden de ideas, vemos que la Ley Orgánica en su artículo 95, numeral 4 y el Reglamento de Relaciones Laborales en su artículo 5, numeral 4 señalan taxativamente el derecho del trabajador de solicitar la asistencia del representante exclusivo correspondiente, en cualquier investigación llevada a cabo por un representante de la Autoridad, cuando el trabajador razonablemente estime pueda resultar en una acción disciplinaria en su contra.
De conformidad con el artículo 2 de la Ley Orgánica, representante exclusivo es la “Organización sindical que representa a los trabajadores de una unidad negociadora ...” (énfasis) En este caso, la Unión de Prácticos del Canal de Panamá es la organización sindical que representa a la unidad negociadora de los prácticos, a la cual pertenece el capitán Calvo, y que en todo momento estuvo representada por el capitán Roderick Lee, como Sub-Secretario General. El licenciado Arosemena no es trabajador del Canal, no pertenece a la Unión de Prácticos del Canal de Panamá ni la representaba en ese momento. Por el contrario, y según consta en el expediente a foja 5, el capitán Calvo “...le pidió al suscrito licenciado ROY AROSEMENA, abogado en ejercicio, que le acompañara a la audiencia administrativa a celebrarse el 21 de marzo de 2003, a las 3:00 p.m. en la oficina del Gerente de la Sección de Prácticos de la Autoridad del Canal de Panamá...” (énfasis)
A foja 5 del expediente, el denunciante señala que “El día 21 de marzo de 2003, concurrieron a las 3:00 p.m. a las oficinas del Gerente de la Sección de Prácticos de la Autoridad del canal (sic) de Panamá, el Capitán JOSE ANTONIO CALVO, acompañado por el suscrito ROY AROSEMENA, abogado en ejercicio y por el Capitán RODERICK LEE, representante de la Unión de Prácticos del Canal de Panamá, atendiendo la citación para la realización de una Audiencia Administrativa relacionada al incidente ocurrido el 14 de febrero de 2003 con la nave SONORA.” (El subrayado es nuestro) Lo anterior confirma que el capitán Calvo estuvo representado por el capitán Lee, su representante exclusivo, por lo que no encontramos que la ACP le haya coartado el derecho a la defensa, como señala el denunciante. Queremos aclarar, sin embargo, que sería más apropiado que el denunciante se refiera al derecho del trabajador de ser representado, enmarcado en el artículo 95, numeral 4 de la Ley Orgánica, en vez de referirse al derecho a la defensa, ya que el propósito de la reunión del 21 de marzo de 2003 era la de cuestionar al trabajador para saber sobre los hechos acaecidos el 14 de febrero de 2003 y que pudiesen tener como consecuencia la aplicación de una medida disciplinaria.
Observamos que el capitán Calvo se sujetó, en parte, a lo que la ley, los reglamentos y su propia convención colectiva señalan respecto a solicitar representación de su representante exclusivo, cuando “...le dio aviso a la Unión de Prácticos del Canal de Panamá de la realización de dicha audiencia.” (ver foja 5) Sin embargo, no se sujetó a las normas en lo que respecta a solicitar la representación de un abogado en esta etapa. Según consta en el expediente, para la reunión del 21 de marzo de 2003, el capitán Calvo había designado expresamente al abogado Roy Arosemena “como su representante en la misma.”
La interpretación que hace el denunciante del artículo 5, numerales 4 y 6 del Reglamento de Relaciones Laborales, de que el capitán Calvo pudo estar representado el 21 de marzo de 2003, por persona natural, en este caso un abogado, riñe con lo que el propio Reglamento de Relaciones Laborales y la convención colectiva de los prácticos señala, tal como señalamos así:


  1. El numeral 4 del artículo 5 del Reglamento de Relaciones Laborales presupone (1) una investigación, por parte de un representante de la administración, sobre un hecho que requiera ser investigado y que pueda traer como consecuencia la aplicación de medidas disciplinarias, (2) que el trabajador solicite la presencia de su representante exclusivo de su unidad negociadora y (3) la cooperación del trabajador en dicha investigación. Esta es la investigación que llevó a cabo la ACP el 21 de marzo de 2003.



  1. El artículo 12, sección 3(a) de la convención colectiva de los prácticos, que está íntimamente ligado al artículo 5, numeral 4, del Reglamento de Relaciones Laborales, señala que “The Organization shall be given the opportunity to be represented at any examination of a member in the bargaining unit by a representative of the Employer in connection with an investigacion, if the member reasonably believes that the examination may result in a disciplinary or adverse action against him, and the member requests representation…” Con iguales palabras se contempla este derecho en el artículo 7, sección 1(c)(2)(i) y (ii) del mismo contrato colectivo. El artículo 12, sección 3(a) dice que a la Organización se le dará la oportunidad de ser representada en cualquier examen de un miembro de la unidad negociadora hecho por un representante del Empleador relacionado a una investigación, si el miembro razonablemente cree que ese examen puede resultar en una medida disciplinaria o adversa en su contra, y si el miembro solicita la representación.




  1. El numeral 6 del artículo 5 del Reglamento de Relaciones Laborales, sobre los derechos de los trabajadores, con una premisa totalmente diferente a lo señalado anteriormente, presupone que (1) el trabajador puede ser representado por el representante exclusivo, sea o no miembro de la organización sindical y (2) que en aquellos asuntos excluidos del procedimiento negociado para la tramitación de quejas, los trabajadores puedan ser representados por cualquier persona natural de su libre escogencia




    1. La situación denunciada no aplica en el primer supuesto de este numeral y el denunciante así lo entiende.




    1. En el segundo supuesto, el denunciante sólo se refiere a la parte final y no considera la parte inicial que dice en qué situación puede darse. Bajo este supuesto, un trabajador podrá ser representado por una persona natural (en este caso podría ser un abogado) en aquellos asuntos excluidos del procedimiento negociado para la tramitación de quejas. El procedimiento que siguió la ACP al convocar una reunión con el capitán Calvo el 21 de marzo de 2003, que surge como consecuencia del incidente ocurrido el 14 de febrero de 2003 y por el cual el capitán Calvo puede ser disciplinado, está contemplado en la convención colectiva de los prácticos, ya que existe un procedimiento negociado para la tramitación de quejas, que guarda íntima relación con lo que establece el artículo 12, sobre las medidas disciplinarias, sección 3 y en el artículo 8, sobre los derechos y responsabilidades de los miembros, sección 3 de dicha convención colectiva.

Tampoco encontramos violación al artículo 163 del Reglamento de Administración de Personal, ni a los artículos 4 y 6 del Reglamento de Ética y Conducta de la Autoridad del Canal de Panamá. La entrevista de la administración con el capitán Calvo no es una medida disciplinaria, por un lado, y por el otro, la ACP ha actuado conforme a lo que la Ley, los reglamentos y la convención colectiva de los prácticos señala.


Sobre la alegación a la violación de la Ley 9 de 1984, que regula el ejercicio de la abogacía, queremos aclarar al denunciante, que la Junta de Relaciones Laborales de la Autoridad del Canal de Panamá no es el foro para presentar dicha denuncia, por lo que se le recomienda que presente su queja, de conformidad con lo que establece la Ley 9 de 1994. La Junta de Relaciones Laborales sólo tiene competencia para resolver lo referente a la violación que se alega con respecto al capitán Calvo, como práctico de la Autoridad del Canal de Panamá, de conformidad con la Ley Orgánica de la ACP.
Sobre la base de lo señalado, no encontramos mérito en la denuncia de que la ACP le haya impedido el ejercicio de representación al capitán Calvo, ni que ésta lo haya interferido, restringido o coaccionado en el ejercicio de cualquier derecho que le corresponda, de conformidad con las disposiciones de la Sección Segunda del Capítulo V de la Ley Orgánica

IV. RESOLUCIÓN

La Junta de Relaciones Laborales resuelve no admitir la denuncia por práctica laboral desleal identificada como PLD-13/03 de 1 de abril de 2003, presentada por la Unión de Prácticos del Canal de Panamá, en contra de la Autoridad del Canal de Panamá, porque no existen méritos en los hechos alegados de que los mismos conformen una práctica laboral desleal, de conformidad con el Artículo 108 de la Ley 19 de 11 de junio de 1997.


Esta resolución será notificada a las partes denunciante y denunciada.
Dado en la ciudad de Panamá el veintitrés (23) de abril de dos mil tres (2003).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje