Página principal

Reseña habilidades sociales: programa para mejorar las relaciones sociales entre niños y jóvenes con deficiencia visual y sus iguales sin discapacidad


Descargar 14.93 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño14.93 Kb.
INTEGRACIÓN Nº 45

REVISTA SOBRE CEGUERA Y DEFICIENCIA VISUAL


Agosto 2005

Págs. 51-52


Reseña

HABILIDADES SOCIALES: PROGRAMA PARA MEJORAR LAS RELACIONES SOCIALES ENTRE NIÑOS Y JÓVENES CON DEFICIENCIA VISUAL Y SUS IGUALES SIN DISCAPACIDAD

Cristina Caballo y Miguel Ángel Verdugo. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, Dirección General Adjunta de Servicios Sociales para Afiliados, 2005. 246 páginas + CD-ROM. (Manuales). ISBN: 84-484-0152-2LA



Habilidades sociales: programa para mejorar las relaciones sociales entre niños y jóvenes con deficiencia visual y sus iguales sin discapacidad
J.L. González Fernández

Aprender a relacionarse continúa siendo un contenido esencial de toda enseñanza que sostenga que su función debe contribuir a mejorar el desarrollo personal y a construir una sociedad más tolerante ante la diversidad. Sin embargo, a pesar de estar bien instalado en el discurso científico y educativo, su presencia en la práctica cotidiana es aún muy escasa y se circunscribe a intervenciones asistemáticas o a demandas muy concretas. Esta máxima adquiere un valor añadido cuando nos referimos a la educación de alumnos con discapacidad. Efectivamente, la integración de los alumnos con discapacidad en las escuelas va mucho más allá de compartir unos espacios de trabajo o, incluso, unas áreas curriculares. Se trata de hacer efectivo el principio integrador por el que los alumnos aprenden a convivir aceptando las diferencias y aprendiendo a compensar las desigualdades. Dentro de este contexto, las habilidades sociales se comportan como un potente y necesario instrumento al servicio de la mejora de la competencia social y, por ende, de la inserción social.



La obra que nos presentan Cristina Caballo y Miguel Ángel Verdugo viene a llenar el vacío existente en los recursos didácticos que inciden específicamente en la mejora de las relaciones sociales entre alumnos con y sin discapacidad visual. Ambos autores son bien conocidos por su contribución al desarrollo teórico y al diseño de procedimientos de evaluación e intervención en el campo de la educación especial.
Fiel a su tradición de aunar los fundamentos teóricos rigurosos con el diseño de recursos prácticos de intervención, nos presentan esta obra organizada en torno a dos grandes apartados. En una primera parte se revisan los modelos teóricos que describen y explican cómo se aprenden las habilidades sociales, para luego analizar cómo afecta el déficit visual en los mecanismos de aprendizaje y en los contextos sociales en los que éstos tienen lugar. En este sentido es de destacar el esfuerzo de los autores por ofrecer una panorámica general que sistematice la influencia que la pérdida grave de visión o su ausencia puede generar en cada uno de los factores que inciden en la competencia social. Para ello hacen una detallada revisión del impacto que el déficit visual puede ejercer en los mecanismos de aprendizaje de estas habilidades, los contextos de aprendizaje en los que tienen lugar y los procesos cognitivos que se activan en las relaciones sociales. De esta forma, van desgranando los efectos que el déficit visual genera en el aprendizaje por experiencia, modelado, instrucción directa o retroalimentación de otras personas, para pasar a analizar cómo la influencia del déficit visual en la familia y en sus iguales termina por afectar al aprendizaje de las habilidades sociales de los propios alumnos con discapacidad. Por último, analizan la afectación que el déficit causa en los procesos cognitivos que tienen lugar en las relaciones sociales partiendo de un modelo que distingue tres fases interrelacionadas: comenzaría con la recepción correcta de estímulos interpersonales relevantes (decodificación). En esta fase es necesaria la recepción de la información a través de los órganos de los sentidos, la identificación de los rasgos relevantes de la situación y la interpretación de acuerdo con el conocimiento y la experiencia previa. Le seguiría el procesamiento flexible de estos estímulos para generar y evaluar posibles opciones de respuesta a fin de seleccionar la mejor (toma de decisiones). Así, las habilidades sociales podrían estar también inhibidas u obstaculizadas por perturbaciones cognitivas y emocionales ocurridas dentro de estos procesos. Terminaría con la emisión apropiada de la respuesta seleccionada (codificación). Esto requiere poner en marcha conductas observables destinadas a alcanzar los propósitos planteados, así como activar un proceso de retroalimentación mediante la autoobservación de las propias conductas y la valoración de su adecuación y del impacto de las mismas en los demás. En cada uno de estos procesos los autores indican el tipo de influencia que puede ejercer el déficit de visión.

En la segunda parte los autores presentan detalladamente un programa para mejorar las relaciones sociales entre niños y jóvenes con deficiencia visual y sus iguales sin discapacidad, con características muy interesantes que lo diferencian de otros programas existentes en el mercado. En primer lugar, es de destacar que está diseñado para ser aplicado específicamente con alumnos con déficit visual o ceguera. Pocos son los programas existentes en el mercado específicamente diseñados para estas poblaciones, lo que suele obligar a realizar adaptaciones de programas más generales. En segundo lugar se trata de un programa experimentado y cotejado con la experiencia de profesionales especializados en la enseñanza de alumnos con discapacidad visual. Si esta afirmación parece obvia en otros contextos profesionales, desgraciadamente no lo es en el ámbito educativo, estando ya acostumbrados a propuestas de intervención pocas veces experimentadas y, en muchos casos, alejadas de los planteamientos teóricos más aceptados. Un tercer aspecto a destacar es el carácter inclusivo del que parte. Efectivamente la propuesta de intervención se centra en la mejora de las habilidades sociales de todos los alumnos con y sin discapacidad visual, aunque parte de las dificultades que concretamente genera el déficit visual en el alumno con discapacidad visual y en el efecto que tiene en los alumnos sin discapacidad. Así, los objetivos de trabajo para cada habilidad se concretan en generales, específicos para los alumnos con discapacidad visual y específicos para alumnos sin discapacidad visual. En cuarto lugar, si bien utiliza las mismas técnicas de entrenamiento que se emplean habitualmente para entrenar habilidades sociales con otros grupos de personas (instrucción verbal, modelado, práctica conductual, práctica oportuna, feedback, refuerzo y tareas entre sesiones), añade aportaciones y sugerencias específicas dirigidas a los alumnos con ceguera y deficiencia visual. En quinto lugar, se presentan a modo de banco de actividades, ya que, aunque guardan entre sí una estructuración basada en los procesos que pretende mejorar, pueden ser seleccionadas en función de las necesidades detectadas en el grupo. Por último destacamos también que, junto a la enseñanza de habilidades relacionadas con el reconocimiento y utilización de conductas no verbales de interacción social y la iniciación, mantenimiento y finalización de interacciones sociales, se incluye una tercer área de extraordinaria importancia en el caso de los alumnos con discapacidad visual, la inclusión y participación en juegos y actividades de grupo. En este área se realizan sugerencias interesantes de cara a fomentar la cooperación y el juego, aunque por su complejidad e interés requeriría de un análisis más detenido.


En definitiva se trata de una obra que une una rigurosa y sistemática revisión del impacto que el déficit visual puede generar en los mecanismos de aprendizaje de las habilidades sociales, en los procesos cognitivos implicados y en los contextos de aprendizaje en los que tiene lugar, con una propuesta de intervención ajustada a los contextos educativos de integración y validada experimentalmente.

Jorge Luis González Fernández. Psicólogo. Centro de Recursos Educativos “Luis Braille”. Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). C/ Campo de los Mártires, 10. 41018 Sevilla (España). Correo electrónico: jlgf@once.es




INTEGRACIÓN 45 – AGOSTO 2005



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje