Página principal

Reparacion directa/Muerte y lesiones /Requisitos de la Acción de Reparación Directa/No se demostró que la granada fuera abandonada por el Ejército Nacional


Descargar 36.79 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño36.79 Kb.

REPARACION DIRECTA/Muerte y lesiones /Requisitos de la Acción de Reparación Directa/No se demostró que la granada fuera abandonada por el Ejército Nacional

ES EVIDENTE QUE LA CAUSA DE LA DEFUNCIÓN DE LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA VILLAREAL RIVERA FUE POR "MUERTE VIOLENTA POR EXPLOSIÓN DE GRANADA", PUES EN LAS ACTA DE LEVANTAMIENTO DE LOS CADÁVERES ASÍ SE AFIRMA, DEBIDO A LAS EVIDENCIAS FÍSICAS ENCONTRADAS EN LOS CUERPOS TALES COMO LA AMPUTACIÓN, LA EXPOSICIÓN ÓSEAS CON TATUAJE, LESIONES EXFOLIATIVAS CON DESTRUCCIÓN DE PIEL, LESIONES DE ESQUIRLAS, ETC. LO ANTERIOR PERMITE AFIRMAR QUE EL FALLECIMIENTO FUE OCASIONADO POR UNA GRANDA DE FRAGMENTACIÓN (C1, FL. 35 A 38, 72, PROTOCOLO DE NECROPSIA C2 FL. 3 A 11).
AL RESPECTO LA SALA NO HALLA DEMOSTRADO QUE LA MUERTE DEL MENOR LUIS EDUARDO VILLAREAL RIVERA, LA SEÑORA MARIA RUTH RIVERA POLO Y SU NO NATO, ASÍ COMO LAS LESIONES DE MÓNICA VILLAREAL RIVERA FUERON CAUSADA POR EL ABANDONO DE LA GRANADA DE PROPIEDAD DEL EJÉRCITO COLOMBIANO.
EN EFECTO ES AJENO AL PROCESO LA EXISTENCIA QUE PARA LA ÉPOCA DE LOS HECHOS EL EJÉRCITO HAYA ESTADO POR DICHO ÁREA GEOGRÁFICA.
SEGÚN LO EXPRESA EL EJÉRCITO, EN DICHA ZONA HACE PRESENCIA UN GRUPO IRREGULAR (LA XVII CUADRILLA "ANGELINO GODOY" DE LAS FARC C.1 FL. 78)
DE TAL MANERA QUE SI BIEN LA CLASE DE ARMA QUE SIRVIÓ DE CAUSA AL DAÑO QUE SE RECLAMA ES DE USO EXCLUSIVO DE LAS FUERZAS ARMADAS DE COLOMBIA, NO SE DESCONOCE QUE LOS GRUPOS INSURGENTES UTILIZAN SIMILARES MEDIOS EXPLOSIVOS PARA SUS PROPÓSITOS SUBVERSIVOS.
EN CONSECUENCIA, COMO LO ARGUMENTA, EL APODERADO DE LA NACIÓN NO SE HA ACREDITADO QUE DICHO DAÑO FUERA CON GRANADA DE FRAGMENTACIÓN DE PROPIEDAD DEL EJÉRCITO NACIONAL.


TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA

Sala Tercera de Decisión

Neiva, Agosto Veinticinco (25) de dos mil cuatro (2004).


DEMANDANTE : ARGILIO VILLAREAL Y OTROS

DEMANDADO : NACIÓN – MINISTERIO DE DEFENSA

PROVIDENCIA : SENTENCIA

ACCION : REPARACIÓN DIRECTA

PONENTE : Dr. ENRIQUE DUSSAN CABRERA

RADICACION : 41001233100019960859800


Aprobado en Sala de la fecha. Acta No. 089
1. LA DEMANDA
A través de apoderado y en ejercicio de la acción de reparación directa, el señor ARGILIO VILLAREAL, y por su intermedio actuando en nombre de sus menores hijos ANA MARIA VILLAREAL RIVERA, MARÍA RUTH VILLAREAL RIVERA, JOSE ARGILIO VILLAREAL RIVERA, BONNY ASTRID VILLAREAL RIVERA, HAMIR VILLAREAL RIVERA, MONICA VILLAREAL RIVERA y los señores LUIS EDUARDO RIVERA BARREIRO, y NORMA CONSTANZA POLO, demandan ante ésta Corporación que previa citación y audiencia del Ministerio Público y de la NACION MINISTERIO DE DEFENSA sea declarada su responsabilidad por las muertes de MARIA RUTH RIVERA POLO, esposa, madre, hija y hermana respectivamente, de su hijo no nato y la de su menor hijo LUIS EDUARDO VILLAREAL RIVERA; además de las lesiones psíquicas y físicas causada a la menor MONICA VILLAREAL RIVERA.
Que como consecuencia de lo anterior se condene a la Nación Ministerio de Defensa a resarcirles todos los perjuicios morales y materiales, presentes y futuros, y en general los de toda índole causados a los demandantes con ocasión de los hechos y que la sentencia se cumpla en los términos de los artículos 176, 177 y 178 del CCA.
2. LOS HECHOS.
Se resumen en lo siguiente:
La señora MARIA RUTH RIVERA POLO, oriunda del Municipio del Pital (Huila), conformaba una pareja con el señor ARGELIO VILLAREAL RIVERA, que procrearon los siguientes hijos: ANA MARIA VILLAREAL RIVERA, MARÍA RUTH VILLAREAL RIVERA, JOSE ARGELIO VILLAREAL RIVERA, BONNY ASTRID VILLAREAL RIVERRA, HAMIR VILLAREAL RIVERA, MONICA VILLAREAL RIVERA y LUIS EDUARDO VILLAREAL RIVERA, nacidos todos en el inspección de Vegalarga, del Municipio de Neiva (Huila).
Con motivo de las elecciones presidenciales del día 11 de Marzo de 1994, el Ejercito Nacional realizó patrullajes en la Inspección de Vegalarga, especialmente en la vereda “Los Ahuyamales”, dejando de manera imprudente y negligente, una granada de fragmentación.
El día 14 de Abril de 1994, el menor Luis Eduardo Villareal Rivera, de 17 meses de edad, encontró una granada de fragmentación del Ejercito Nacional, en cercanías a su casa donde días antes había estado la fuerza pública, sin que nadie se percatara entró el artefacto a la cocina de la vivienda y la activó accidentalmente. El citado explosivo estalló causándole la muerte ipso facto junto con su madre embarazada e hirió gravemente a su hermana, la menor Mónica Villareal Rivera.
El dolor causado con la muerte del menor y la madre gestante, y las lesiones de la hermanita que se encontraba con ellos, les generó a los actores un grave e irreparable perjuicio que debe ser compensado por la Nación.
3. FUNDAMANTOS DE DERECHO.
Funda la demanda en lo establecido por los artículos 82 y ss del C. C.A. y Jurisprudencia del ConSejo de Estado y Doctrina que hacen referencia a temas como la Responsabilidad del Estado, el Perjuicio, y el Nexo de Causalidad.
4. ADMISION, TRAMITE Y CONTESTACION DE LA DEMANDA.
Por reunir los requisitos legales la demanda se admitió y se ordenó notificarle el respectivo auto y correrle traslado de la demanda al Procurador Judicial y a la entidad demandada, y que se fijara en lista; todo lo cual se cumplió como consta a folios 41 a 44.
Dentro del término de fijación en lista, el ente territorial demandado se opone a la prosperidad de las pretensiones de la demanda, argumentando que si bien es cierto que el Ejercito Nacional realiza patrullajes continuamente en Vegalarga, por ser esta una zona “...en donde mas bien quien manda en este lugar es la guerrilla” (sic), por lo que pudiera afirmarse que la granada fue abandonada por las fuerzas insurgentes que transitan libremente por esta región.
Sostiene la apoderada de la entidad accionada, que la demanda se encuentra fundamentada en la teoría del Estado ideal muy diferente al que materialmente existe, especialmente en la falla del servicio, pues el fundamenta de la demanda está no en que un miembro de las Fuerzas armadas abandonara un explosivo sino en el hecho puro y simple de que unos particulares no tenían porque tener en su poder una granada ya que esta es de uso privativo de la autoridad militar
5. PRUEBAS.
El material probatorio recaudado es el siguiente:


  • Registros civiles de nacimiento de Ana Maria Villareal Rivera, Maria Ruth Villareal Rivera, José Argilio Villareal Rivera, Bonny Astrid Villareal Rivera, Hamir Villaeal Rivera, Monica Villareal Rivera, (fs. 23 a 28)

  • Registro eclesiástico de bautizo de Luis Eduardo Rivera Barreiro, (f.29)

  • Certificado del registro civil de nacimiento de Norma Constanza Polo (f.30)

  • Copia del registro civil de nacimiento de Maria Ruth Rivera Polo (f.31)

  • Certificación de Defunción de Maria Ruth Polo, expedido por el Corregidor del Oriente Cabecera Vegalarga Neiva ( fl.32).

  • Registro civil de nacimiento de Luis Eduardo Villareal Rivera. (f. 33).

  • Certificación de Defunción De Luis Eduardo Villareal Rivera, expedido por el Corregimiento del Oriente Cabecera Vegalarga (f. 34).

  • Ocho fotografías de las víctimas –según la demanda- (fl. 35 a 37).

  • Análisis Químico de los fragmentos de esquirlas anexadas al proceso (fl. 72 -76).

  • Oficio No. MDAGR–969, del Jefe de Archivo General del Ministerio de Defensa donde infoma la inexistencia de combates en el año de 1994 la inspección de Vegalarga finca la Nevera (f. 78).

  • Examen psicológico practicado por la perito forense a Monica Villareal Rivera, de fecha febrero 2 de 2002 (f. 81 – 83).

  • Dictamen pericial sobre secuelas físicas practicado por el perito forense a Monica Villareal Rivera (f. 130).

  • Acta de Levantamiento del Cadáver de Luis Eduardo Villarreal Rivera y protocolo de necropsia (f. 3 a 7).

  • Protocolo de Necropsia No. 027ML/DIR y acta de levantamiento del cadáver de Maria Ruth Rivera (C2, f. 9 a 12).

  • Oficio No. 1975 DIV4-BR9-CDO-APG-789 del Comandante de la Novena Brigada del 23 de Agosto de 1999 (C2, fl. 14).

  • Fotocopia de la Historia Clínica de Monica Villareal Rivera (C2, f. 15 a 76).


6. ALEGATOS DE CONCLUSION.
6.1. Parte actora. No presentó
6.2. Parte demandada.
Solicita que se denieguen las pretensiones arguyendo que el material probatorio recaudado en ningún momento establece que la granada perteneciera al Ejercito Nacional. No se logró esclarecer el tipo de granada, ni mucho menos si pertenecía o no o a la institución estatal, pues las granadas de esta tienen características especiales, además en la zona se encuentra delinquiendo la XVII cuadrilla “Angelino Godoy” de las FARC, según lo informa el Comandante de la Novena Brigada.

El Jefe de Archivo del Ministerio de Defensa también informó que durante el año de 1994 no hubo registro de combate alguno.


La entidad accionada reconoce que si bien a los demandantes se les causó un perjuicio con la muerte de la esposa, madre e hijo, no fue responsabilidad de las fuerzas castrenses; puesto que para que se le responsabilizara por falla del servicio, debió quedar plenamente demostrado el nexo causal entre el hecho y el daño, cosa no se hizo.
La responsabilidad objetiva, no impide la operancia de las causales de exoneración, las cuales son: fuerza mayor, culpa exclusivo de la victima y el hecho exclusivo y determinante de un tercero; el apoderado de la demandada afirma que se presenta la tercera causal de exoneración, es decir que el abandono de la granada es un hecho exclusivo y determinado de un tercero, podría decirse entonces que se trata de un artefacto de propiedad de las fuerzas irregulares, que se encontraba transitando libremente en la zona.
6.3. Concepto del Ministerio Publico.
No presentó.
7. CONSIDERACIONES DE LA SALA:


    1. Del asunto jurídico a resolver:

Se trata de establecer si la entidad demandada, esto es La Nación –Ministerio de Defensa- es responsable de los daños y perjuicios sufridos por los demandantes por hechos ocurridas el 14 de Abril de 1994 en jurisdicción del Corregimiento de Vegalarga del Municipio de Neiva donde perdieron la vida María Ruth Rivera Polo y Luis Eduardo Villarreal Rivera.


7.2. De lo probado en el proceso.
Se encuentra plenamente demostrado con los registros civiles de nacimiento que Ana Maria Villarreal, Maria Ruth Villarreal Rivera, José Argilio Villarreal Rivera, Bonny Astrid Villarreal Rivera, Hamir Villarreal Rivera, Monica Villarreal Rivera y Luis Eduardo Villarreal Rivera, son hijos de Argilio Villarreal y María Ruth Rivera Polo (f.23 a 28 y 33).
Maria Ruth Rivera Polo, es hija de Luis Eduardo Rivera y Betsabe Polo (f.31) Por tanto éstos último son abuelos maternos de los primeramente mencionados.
Norma Constanza Polo es hija de Bestabe Polo (f.30), por tanto hermana materna de María Rut Rivera Polo.
María Ruth Rivera Polo falleció el 14 de abril de 1994 en la vereda Nueva Reforma del municipio de Baraya (f.32) por “...SOCK HIPOVOLEMICO causado por lesión del hígado y el lecho vascular, producida por múltiples heridas por proyectiles (esquirlas)” (C1, fl. 35 a 38, Protocolo de Necropsia 027ML/DIR C2 fl. 3 a 11). Igualmente ella se encontraba en embarazo de 36 semanas de gestación según el citado Protocolo de Necropsia.
Luis Eduardo Villareal Rivera, falleció, por “...SHOCK HIPOVOLEMICO, causado por la hemorragia múltiple causada por las lesiones por la onda explosiva y por esquirlas tanto de los grandes vasos, como las vísceras.”,
Las lesiones causadas a la menor MONICA VILLAREAL RIVERA de orden físico analizadas en el peritaje del medico forense, consisten en múltiples cicatrices localizadas en la región frontal superior, amputación parcial y múltiples cicatrices en el dorso de la mano derecha, múltiples cicatrices deformantes en la cara anterior de la pierna derecha, y cicatriz quirúrgica de aproximadamente tres (3) centímetros en la cara anterior del muslo izquierdo. De orden psicológico, el perito forense concluye que la menor tiene una “...perturbación psíquica permanente a consecuencias de las lesiones y el fuerte impacto emocional producidos por los hechos que se investigan.”, además “...sugiere tratamiento psicoterapéutico en procura de su bienestar psíquico y mental” (C1 fl. 82 y 130).
El dictamen del Coordinador de Investigación Química de la Fiscalia General de la Nación, analizó los fragmentos del artefacto y concluyo que son partículas de aluminio, además de que no se le detectó Acetona, Tolueno, Silica gel activada a 110 °C, RDX, Pent, TNT, ni Nitrocelulosa, que son diferentes clases de explosivos.
Para el año 1994, no se registraron combates en la inspección de Vegalarga Neiva Huila o en la finca la Nevera, a través del oficio enviado por el Jefe de Archivo General del Ministerio de Defensa (C1, fl. 78).


    1. De la existencia del Daño.

Como ya se indicó, se halla demostrado que María Ruth Rivera Polo, su hijo no nato y Luis Eduardo Villarreal Rivera perdieron la vida y ellos eran familiares de los demandantes.


En consecuencia el hecho de haber perdido parientes de la categoría de esposa ( para Argilio Villarreal), madre de los hijos comunes (Ana Maria Villarreal, Maria Ruth Villarreal Rivera, José Argilio Villarreal Rivera, Bonny Astrid Villarreal Rivera, Hamir Villarreal Rivera, Mónica Villarreal Rivera), hijo y hermano (Luis Eduardo Villarreal Rivera), sobrino y nieto (de Norma Constanza Polo y Luis Eduardo Rivera Barreiro), así como hija del señor Luis Eduardo Rivera y Hermana de Norma Constanza Polo es un daño evidente por la pérdida familiares.
La perdida de un ser querido es un daño irreparable. Se trata de la vida de una persona. En el presente caso por tratarse de la vida de un madre gestante, su hijo no nato, su menor hijo de 17 meses, y la integridad física de una menor.
7.3. Hecho dañoso.
Según la versión recibida por quien elabora el “Formato para acta de levantamiento de cadáver” allí se expresa que “Los hechos sucedieron en la vereda la Nueva Reforma, municipio de Baraya, en la Casa del señor Argilio Villarreal padre del occiso y según informe del señor Miller Espinosa (informante de los hechos), ...manifestó que el niño Luis Eduardo Villarreal Rivera, de aproximadamente año y medio éste se encontraba jugando con una granada que se había encontrado la cual estalló en su caso” (f.5 C.2)
Lo anterior indica que el menor Luis Eduardo Villarreal Rivera llevó y activó en su casa, una granda, causando su propia muerte, junto con la de su señora madre Maria Ruth Rivera Polo y la de su hermano no nato, además ocasionándole lesiones permanentes a su hermana, también menor Mónica Villarreal Rivera.
Es evidente que la causa de la defunción de los miembros de la familia Villareal Rivera fue por “Muerte Violenta por Explosión de Granada”, pues en las acta de levantamiento de los cadáveres así se afirma, debido a las evidencias físicas encontradas en los cuerpos tales como la amputación, la exposición óseas con tatuaje, lesiones exfoliativas con destrucción de piel, lesiones de esquirlas, etc. Lo anterior permite afirmar que el fallecimiento fue ocasionado por una granda de fragmentación (C1, fl. 35 a 38, 72, Protocolo de Necropsia C2 fl. 3 a 11).


    1. Imputabilidad del ente demandado.

Al respecto la Sala no halla demostrado que la muerte del menor Luis Eduardo Villareal Rivera, la señora Maria Ruth Rivera Polo y su no nato, así como las lesiones de Mónica Villareal Rivera fueron causada por el abandono de la granada de propiedad del Ejército Colombiano.
En efecto es ajeno al proceso la existencia que para la época de los hechos el ejército haya estado por dicho área geográfica.
Según lo expresa el ejército, en dicha zona hace presencia un grupo irregular (la XVII cuadrilla “Angelino Godoy” de las FARC C.1 fl. 78)
De tal manera que si bien la clase de arma que sirvió de causa al daño que se reclama es de uso exclusivo de las fuerzas armadas de Colombia, no se desconoce que los grupos insurgentes utilizan similares medios explosivos para sus propósitos subversivos.
En consecuencia, como lo argumenta, el apoderado de la Nación no se ha acreditado que dicho daño fuera con granada de fragmentación de propiedad del Ejército Nacional.
Así las cosas, no se halla imputabilidad del daño en el ente demandado lo que genera la improcedencia de las pretensiones de la demanda.
8. CONCLUSION:
No es procedente acceder a las peticiones de la demanda, pues no se demostraron íntegramente los elementos de la responsabilidad estatal en el ente demandado.
9. DECISION.
En mérito de lo expuesto, el Tribunal Conencioso Administrativo del Huila, Administrando Justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,
F A L L A :
PRIMERO: Se deniegan las pretensiones de la demanda.

SEGUNDO: En firme el presente fallo, previo registro del mismo, archívese la actuación.


Notifíquese y Cúmplase

ENRIQUE DUSSAN CABRERA GERARDO IVAN MUÑOZ HERMIDA

Magistrado Magistrado

JOSE MARCELINO TRIANA PERDOMO HELENA SOTO ROJAS

Magistrado Secretaria



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje