Página principal

Relato de Jorge


Descargar 39.27 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño39.27 Kb.
Relato de Jorge
Hola voy a contaros como empecé con esto de los acufenos, actualmente tengo 48 años y cuando era un joven de 19 me fui un fin de semana a la disco, Sábado noche y Domingo noche a bailar, me encantaba la música y cuando desperté el Lunes, tenia el pitido en mi cabeza.
Era un pitido de tono grave, bastante bajo, de pocos decibelios, como yo tenia un buen oído, ya que tocaba la flauta, xilófono, bandurria, escuchaba perfectamente mi acufeno.
Recuerdo perfectamente mi primera visita a un otorrino para contarle el caso y que me mirase el oído, no me receto nada, puesto que podía dormir, y que protegiese los oídos del ruido.
En aquella época estaba haciendo el servicio militar y me había llevado una flauta al cuartel, tuve que dejar de tocarla ya que me molestaba el tono de la misma.
También a partir de entonces mi vida cambio un poco, no mucho, recuerdo que llevaba siempre un paquete de algodón en el coche, y cada vez que iba a la disco, porque si volví a la disco, me ponía algodón en los oídos, y a disfrutar de la noche, también cuando iba a los conciertos, o en el entorno había mucho ruido.
Cuando nos reuníamos en un pub, los amigos hablaban entre ellos, porque muchas veces a mi me resultaba imposible seguir su conversación, debido a la música de fondo.
Sin embargo no tuve nunca ningún problema para dormir, si me ponía a escuchar lograba oír los acufenos, pero el ruido ambiente o cualquier otro ruido los enmascaraba perfectamente.
Con los años he ido dejando las copas, las discos, los pubs, actualmente hace 12 años que no entro en un púb. si así como lo leéis me han dejado de atraer, eso que tengo una colección de música bastante grande, empecé con ella a los 16 años que me compre mi primer equipo de sonido después mesa de mezclas y algunas cosas mas.
Tampoco voy al cine porque debe ser para sordos, ya que ponen un volumen que para que. Y de la tele, ya me contareis entre entrevista y entrevista despiertan a la gente con la publicidad a bocinazos debería estar regulado todo esto.
Actualmente no pongo música en casa, me encanta el silencio solo aderezado con el ruido de fondo, es para que veáis como cambia uno.
Como anécdota hace unos 10 años fuimos mi mujer y yo de vacaciones a Huesca al Pirineo y después de estar unos días en plena naturaleza cuando estábamos en un hotel de Castejon de Sos por la noche le comente a mi mujer, oye que silencio tenemos si soy capaz de percibir mi acufeno. Cuando salimos de el pirineo y entramos en Huesca capital, nos marchamos rápidamente pues nos molestaba el ruido de la ciudad, eso que es pequeña.

También otra vez de vacaciones en un crucero, hace 4 años, por la noche era tal el silencio del camarote, que si era capaz de oír el acufeno.


Me encanta el silencio, así como el ruido salvaje de la naturaleza, el mar, las olas, el temporal, la tormenta, el viento en la montaña, la lluvia bendita lluvia que bien sienta y que bien se oye.
Comentaros que nací ochomesino, y a los pocos días de nacer tuve hipoxia que creo que me salvaron de milagro, también con 4 o 5 años me trague una moneda y de poco me fue, creo que tengo suerte y que mi destino es vivir, en algún sitio he leído que la gente que padece hipoxia de niño, ve la vida de otra forma, debe ser el instinto de supervivencia.
Llevo unos 26 años viviendo con acufenos perfectamente salvo pequeñas cosas, la impresión que tengo es que en estos años el oído se ha ido sensibilizando poco a poco y los ruidos cada vez molestan mas, como si fuese una hiperacusia progresiva.
De todos modos todo el entorno que nos rodea es ruidoso, y parece que a nadie le importe, como si el ruido no fuera peligroso y no tuviera efectos secundarios.
En cualquier lugar al que vayas te vas a encontrar ruido, esta asociado que en cualquier reunión de personas, llámese fiesta, congreso, etc. etc siempre van a poner música de fondo y a un volumen que llame la atención, lo ultimo que me ha sorprendido es que tanto en las tiendas de ropa como en los restaurantes pongan música a un volumen alto, en las tiendas para llamar la atención y pobre del dependiente que esta soportándolo y en los restaurantes no lo entiendo porque yo voy a cenar y a disfrutar hablando con la gente, no a sufrir del zumba zumba de fondo, a algunos restaurantes no he vuelto por culpa del ruido.
También os comento de conciertos en los que he estado, en todos con algodón en los oídos, pero curiosamente hay mucha diferencia de sonido de unos a otros, mientras que en unos tienen un volumen adecuado sin distorsión, en otros me he tenido que ir porque era inaguantable mas que música era ruido, no se si es culpa del técnico de sonido que a lo mejor esta sordo, o de los equipos, pero no hay derecho a pagar por oir ruido, esto es algo así como cuando vas al cine a ver una película ,si es mala porque la ves toda, de eso nada si es mala te marchas y punto, pues los conciertos igual.
También me sorprende la cantidad de gente joven y no tan joven que utiliza auriculares para escuchar música y cuando estoy al lado de ellos y oigo el volumen que tienen puesto, se me ponen los pelos de punta, pensando en los db. que entran en el oído, a alguno se lo he insinuado pero en general no te hacen caso.
También los coches que tienen equipos de música potentes y van dentro del coche dándole pastilla al volumen, es un problema, no del equipo de música, si no del que va conduciendo el coche que se tiene que hacer notar de alguna forma.
Lo mas curioso de esto es que a veces pensamos que el mayor problema que puede traer la mayoría de estos casos es quedarse un poco sordo, si nada mas fuera eso y solo tuviéramos que poner un poco mas de volumen a todo seriamos felices, la cuestión es cuando aparece un acufeno y te cambia la vida.
Actualmente y gracias a internet, existe bastante información sobre el tema, el caso es que solo la buscamos cuando la necesitamos, es decir cuando ya padecemos el acufeno.

Ahora os voy a contar mas o menos como ha sido mi vida en estos dos últimos años, desde Enero-Febrero de 2009, es el aumento de volumen y cambio en mis acufenos. Ha supuesto un profundo cambio en mi forma de pensar, de vivir, de actuar en todo lo que es tu vida y lo que te rodea.



Trabajo de administrativo en una empresa privada, desde hace 20 años, tengo en mi mesa dos teléfonos fijos, dos móviles y una emisora, es un trabajo bastante tranquilo y silencioso.
El problema empezó en Enero de 2009, comenzó con un pitido nuevo en el centro de mi cabeza, en el interior como en medio de los dos ojos, un pitido agudo continuo no con mucho volumen.
Me fui al medico de cabecera para que echara una ojeada, y nada me receto vasodilatadores Clinadil, supongo que es lo que prueban si no encuentran nada fisiológico.
Estuve tomándolo un par de meses y como el pitido iba en aumento, pedí consulta aun otorrino privado en teoria bueno, después de mirarme la audición me pregunto si dormía bien, me receto Tepazepan una pastilla todas las noches para poder dormir mejor y nada mas, no me indico nada de los efectos del tepazepan como si fueran aspirinas.
El tepazepan no me quito el ruido, a mi me cambio mi forma de ser y actuar, eso es lo que me decía mi mujer que yo era otro, además te baja el apetito sexual de un modo importante de manera que las relaciones sexuales desaparecen o se limitan.
Que efectos tuvo el tepazepan, aparte de no quitarme el acufeno, y de lo mencionado anteriormente, lo mas complicado es desengancharse de el, comentándolo con mi medico de cabecera, fui reduciendo la dosis poco a poco, pero a mi me provoco un estado de nervios tal al final, que un par de noches ante la imposibilidad de dormir o descansar, me fui a correr durante dos horas por el paseo marítimo.
En este tiempo el acufeno iba entrando en mi vida de una forma potente, afectándome el sueño, la vida diaria, la concentración en las cosas, ademas entra en funcionamiento otro factor importante la hiperacusia.
En que afecta la hiperacusia, en que te obliga a evitar toda fuente de ruido, no soportas ni la tele, ni la musica, yo algunas veces he apagado la radio del coche por no soportarla eso que la pongo bajo, las voces de la gente a veces te taladra el cerebro, infinidad de veces le he dicho a la gente “ oye aquí solo estamos dos” o “creo que te oímos perfectamente” un sin número de cosas sugiriéndole a la gente que no somos sordos, no se porque la gente tiende a hablar en voz muy alta.
Para mi la hiperacusia es un añadido de lo mas insoportable, porque aunque yo trato de hacer una vida normal sin restringir nada, inevitablemente escapas del ruido.
Antes de Enero de 2009 estaba en un gimnasio privado, me tuve que marchar del mismo porque en las clases de Spinning dejaban la puerta abierta del aula y como tenían la música tan alta yo que estaba afuera en la sala de pesas no lo soportaba, se lo dije un par de veces pero ni caso, al final me marche del gimnasio a otro bastante mas silencioso.
En el coche, me gustaba oír las noticias por la mañana, ya que me levanto a las 6.30 y a las 7.00 estoy fuera, pues durante un tiempo a veces apagaba la radio.
Es muy difícil acostumbrarse a la hiperacusia, yo creo que no se consigue nunca quizás unas veces se tolera mejor y otras peor.
En los meses siguientes conseguí cita con el otorrino de la Seguridad Social, tampoco me dijo nada y me mando tomar idaptan, nada lo tome unos meses y tampoco hizo nada.
Posteriormente pedí cita con el neurólogo y con el psicólogo de la S.S. ambos no me aportaron nada.
En todo este periodo de tiempo aparte del problema de dormir, descansar, relajarte y la hiperacusia, lo que mas me preocupaba hasta un limite insoportable fue el estomago, para mi los nervios se me van al estomago, esto me provocaba un estado de nervios añadido bastante alto, el sentir como un nudo en el estomago como cuando vas a pasar un importante examen, o una prueba de trabajo, pero sufriéndolo todo el dia.
Que produce esto, que las digestiones van a toda velocidad como si tuvieras diarrea pero sin nada que la produzca, llego a tal extremo que tuve que buscar ayuda, y hablando con una amiga me aconsejo un conocido suyo que es kinesiólogo y relajador profesional.
Esto fue lo que para mi me salvo mi salud mental, psíquica y física, en unas cuantas sesiones, te enseña y enseña a tu cuerpo que puedes estar relajado, en cualquier sitio, en cualquier lugar, haya ruido o no y lo mas importante te prepara y condiciona psíquica y mentalmente para que puedas conseguirlo por ti mismo, sin necesidad de ayuda externa, obviamente el acufeno no lo quita, pero para mi consiguió relajar mi cuerpo y con ello mi sistema digestivo, también te enseña a respirar que es en gran parte proceso de la relajación.
Otro aspecto que te enseñan es a parar un poco el pensamiento, es decir que no estés todo el rato pensando en los acufenos, esto es fácil de escribir, pero es muy difícil de llevar a la practica, yo sinceramente no lo consigo salvo que esté haciendo una labor manual un trabajo físico y me evada, si no el resto del día el acufeno es tan potente que invade mi vida.
También te hacen ver que lo importante de la vida eres tu, y el entorno que te rodea y que eso es lo que te debe preocupar, te indican que existen otras formas de ver la vida para que seas feliz y con ello poder vivir mejor, es también como una especie de auto hipnosis. Me dijo que yo era una persona hipersensible a todo, que todo lo mío era hiper, no se si es cierto lo que si se es que me pita.
Después de estar con este profesional 3 meses mas o menos tenia pedida cita para ir a la unidad de acufenos del Quiron de Madrid, ya que esperaba encontrarme un centro donde hubiera profesionales que tratasen mas casos de acufenos y me pudieran aportar mas información, aparte de hacerme un chequeo.
En el Quiron, me hicieron varias pruebas auditivas, de tímpano, y lo que me empezó a gustar es lo que no había hecho nadie hasta ese momento, una prueba de cómo esta tu estado psíquico, es decir ver como tu percibes tu acufeno, como te afecta en la vida cotidiana, todo ello para ver si necesitas medicarte, para relajarte, ya que el principal problema del acufeno es el estado de nervios que provoca, y curiosamente lo que me indican es que siga un método de relajación ellos te mencionan el método Silva, que es parecido a lo que yo estaba haciendo, se lo aconsejan a todo el mundo que tiene nuestro problema y me parece bien ya que si a mi me lo hubieran mencionado en mi primera consulta con el cabecera o otorrino, posiblemente esto hubiera evolucionado de otra forma.
Hablando acerca de las digestiones, indicaros que he cambiado mi forma de alimentación, antes del acufeno yo hacia tres comidas al día y no tenia ningún problema, actualmente hago 5 o 6 comidas, desayuno, fruta, fruta, comida fruta, mini bocata, fruta, es decir no saturo nunca la digestión, mi diete en general es, verduras, aves, pescados, sopas, arroz, evito todo tipo de comidas pesadas, cocidos, guisos etc.
Un detalle que me han contado es que después de las comidas, sea lo que sea lo que comes, aumentan los acufenos, y puede ser debido a que la digestión obliga a llevar mas sangre al sistema digestivo, de donde la saca, de todo el organismo incluido el cerebro, y hay puede estar el quid de la cuestión la tener menos sangre el cerebro a lo mejor se altera y se pone más nervioso aunque no nos demos cuenta y pita mas. ( pues puede ser)
Por las mañanas desayuno leche con cereales, y al cabo de cinco minutos cuando el estomago empieza a trabajar, es también como si se activara el sistema nervioso, y te intranquilizas, para mi el sistema digestivo es fundamental, ojala que logre controlarlo.
Obviamente excluyo todo tipo de estimulante, café, te, chocolate, e intento consumir productos lo mas naturales posibles, porque creo que cuanto mejor funcione mi metabolismo, también influirá en la forma en que me siento bien.
Siempre he practicado deporte, llevo en los gimnasios desde los 25, durante 15 años he practicado squash, y si realmente podéis soportar el ruido del golpe de la pelota contra la pared, os lo aconsejo porque es un deporte individual que hace poner toda tu concentración en una pelota que va y vuelve de la pared con lo que te hace olvidar todo lo que tienes en la mente, yo tengo un menisco roto por eso deje el squash y cuando me empezó el acufeno potente, intente hacer pádel en el gimnasio al que voy, después de practicar un poco jugué el primer, único y ultimo partido, a pesar de que me puse algodones no podía soportar el golpe de la pelota con la pala el mío y el de los demás, al final del partido cuando me saque los algodones tenia una pitada bestial y regale la raqueta, yo aconsejo jugar sin algodones si lo soportas bien y si no pues no juegas.
Otra cosa que ha cambiando en mi vida y esa si que la hecho de menos, son las cenas, me encanta ir a cenar fuera, en sitios agradables, mas por el hecho de la comida por el hecho de estar relajado, y charlar de tu vida tranquilamente, las he eliminado porque considero mas importante el poder dormir, además como no puedo cenar por culpa de no cargar el estomago, entonces no lo dudo, y si hablamos de la cena de nochebuena, pues nada cenar muy poquito y alargar por una noche el acostarse, para nosotros fin de año es casi como otra noche cualquiera de hecho lo celebramos al mediodía en lugar de la noche.
Mi mujer me dice que mi casa es el monasterio porque a las 10,15 se apagan las luces y se cierra el convento, y mi hijo de 12 años me dice que soy gadaffi porque lo mando a la cama a las diez y que cuando yo apague la luz que la apague el.
Tengo mucha suerte porque mis vecinos son realmente silenciosos y la verdad tenemos un silencio en casa envidiable.
Como son las noches, desde mi punto de vista duras muy duras y a veces llevables. Me acuesto como digo a las 10,15 mas o menos todos los días incluidos sábados y domingos, hago ejercicios de relajación para poder dormir, y la mayoría de los días duermo, a veces no consigo dormir y estoy despierto hasta las 11 o 12 después duermo y vuelvo a despertar a las 3,4 o 5 de la mañana, al principio antes de aprender a relajarme el dormir era un suplicio, acostarse e intentar dormir con un pitido era una tarea dura, incluso me ha pasado que en lugar de dormir tenia alucinaciones si asi como lo leéis, supongo que cuando el cerebro no es capaz de desconectar y dormir como tiene que descansar lo hace provocando sueños pero estando uno despierto, es incomodo porque no sabes si duermes o no, a veces te fijas en la hora y miras cuando despiertas a ver lo que has dormido, si tienes suerte y duermes 5-6 horas entonces nada te quedas en cama y te relajas, porque cuando despiertas por la noche yo me encuentro súper alterado, sudando, la respiración agitada y con un pitido bestial en el silencio de la noche, además te vas dando cuenta cuando despiertas de que a medida que entran en funcionamiento los sentidos empiezas a oír el pitido cada vez mas hasta que despiertas de todo, esto te rompe psicológicamente es un pequeño suplicio continuo.
Yo lo que hago es lo primero respirar profundamente, levantarme, andar un poco para estirarme, mover un poco el cuerpo beber un poco de agua, el cuerpo poco a poco recupera su normalidad y al cabo de 10-15 minutos vuelvo a la cama a relajarme e intentar descansar o dormir. A día de hoy y con las cenas muy restringidas lo voy llevando como puedo.
Me encanta soñar, os digo yo por lo menos cuando sueño no oigo mi pitido y me acuerdo de los sueños, al principio hace dos años, lo único que deseaba por el día era irme a dormir y soñar para descansar.
Yo creo que en los sueños debido a nuestro estado psíquico, se reflejan de un modo mas fuerte nuestro subconsciente con todo nuestro pasado que aflora en ellos.
También indicaros que en mi caso mi mujer y yo dormimos en habitaciones separadas, ya lo hacíamos antes de los acufenos, porque tanto para ella como para mi el dormir nos parece fundamental y cada uno tiene sus costumbres en la cama, mas mantas o menos y demás manías que tenemos cada uno, y por ello es mejor asi, y ahora mucho mejor porque si no yo la molestaría todas las noches y acabaría perjudicando su salud.
Curiosamente mi cuñado que tiene 59 años desde hace 3-4 a raíz de una infección del oído le han salido acufenos, lo han visto unos cuantos profesionales y nada, lo que es interesante es que el está bastante sordo y cuando estamos en el pueblo por la noche pone la televisión a un volumen elevado, ya que también ve la tele mi suegra con el que también está bastante sorda, y se queda dormido con la tele a toda pastilla esos sí que son acufenos que no preocupan.
Como lo lleva mi mujer, lo siento pero cada día le digo algo acerca de mi pitido, aparentemente parece que lo lleva bien, como ella padece migrañas bastante fuertes se imagina lo que es llevar un pitido continuo, cuando hablamos de ello tenemos bien claro que la vida es como es, y le pongo el ejemplo de que si ella sufriera migraña todos los días del año lo que cambiaria su vida, menos mal que por lo menos no me duele la cabeza.
Es una ventaja también poder hablar claramente con ella, ya que ambos pensamos que la vida es para disfrutar mientras se pueda vivir bien, y que si no tienes una calidad de vida mas o menos decente debería existir un sistema que te permitiera poner punto final a tu vida de una forma digna.
Cada día que pasa yo disfruto de todas las cosas, las pequeñas las grandes, todo lo que te sucede, interiormente siempre he pensado que la vida es maravillosa por muy dura que a veces se ponga, siempre hay momentos buenos y malos, deberíamos saber convivir con ellos, el caso es saber vivir la vida y creo que tanto mi mujer como yo estamos disfrutando y aprendiendo cada día mas a vivir mejor.
En el trabajo, lo llevo bastante bien, aunque hace tres años tuve unas situaciones de estrés bastante fuertes, es un tema que creo que no me preocupa, sin embargo no se si merece la pena dejarlo, me voy a intentar explicar, llevo 20 años en la empresa, y han sido de un intenso trabajo, el cual no se si ha dejado huella en mi sistema nervioso, y por un lado no me apetece dejarlo ya que ahora lo llevo bastante bien y encima supongo que de alguna forma el cerebro esta entretenido, pero como es un trabajo sedentario de estar sentado las 8 horas creo que para nosotros es mejor tener un trabajo activo que genere cansancio en el organismo y poder dormir bien, supongo que aguantare en el trabajo hasta que psicológicamente no pueda mas, aunque no soporto los pitidos de los teléfonos ni los ruidos de los móviles ni emisora, pero como también dicen que hay que acostumbrarse a los ruidos aunque yo ya llevo intentándolo hace tiempo. A veces y bastantes veces me cuesta bastante trabajo quedarme en mi puesto de trabajo y seguir con la labor, te entran ganas de salir y dar vueltas por cualquier sitio, moverte, los acufenos te provocan tal ansiedad que te obligan a moverte y es un trabajo psicológico muy duro el controlarlos, como dice mi madre “hay que atar los machos” es una expresión de sujetar los bueyes.
A lo mejor a veces no escuchamos a nuestro propio cuerpo los avisos que nos da, porque a mi hace 4 – 5 años en una temporada de trabajo intenso y cuando no estaba uno de los de la oficina y me tocaba a mi coger los teléfonos, al final de la jornada de mañana cuando salía, me molestaban los oídos y me agotaba el ruido. Como era una situación transitoria intentaba llevarlo como podía.
Hace 4 años empecé a tocar el piano, y un día cuando iba a clase le dije al profesor que no soportaba los ruidos, que me atronaban en la cabeza, supongo que seria el principio de la hiperacusia.
Como es mi vida diaria, despierto todos los días a una hora distinta unos días a las 4 otros a las 5 otros a las 6, aunque tengo el despertador puesto a las 6.30 siempre estoy despierto yo antes, me pego una ducha desayuno leche con cereales y al trabajo, a eso de las 10 como un poco de fruta, después de vuelta a casa a la una como, vuelta al trabajo, a las 4 o 5 otro poco de fruta, salgo a las 7, a esa hora a veces me como un pequeño bocata, y a las nueve ceno un poquito de nada, y a las 10.00 – 10.15 a dormir.
Otra cosa que me encanta son las duchas, antes ya me gustaba ducharme, pero desde que aumentaron los acufenos, me encanta porque durante un rato te desconecta un poco y después te deja relajado.
Yo creo que independientemente de los problemas que pueda traer el no soportar los ruidos, me parece que lo mas importante es poder controlar la mente, si eres capaz de dominarla y pensar que puedes vivir mas o menos bien escuchando tu acufeno, tienes una batalla ganada, el problema es encontrar a la persona que te guíe para poder conseguir esto, ya que el cerebro es muy difícil de manejar y el pitido te atormenta continuamente y no haces mas que darle vueltas dentro de tu cabeza, yo intento pensar que hay que convivir con el, como dice el dicho, si no puedes con el únete a el, esto es fácil de escribir, pero en la practica real es un tormento y difícil de llevar a cabo, supongo que con el tiempo uno se va haciendo.
Miedos, en los foros he visto que hay personas que tienen miedo a los acufenos, a la forma en que van a vivir, yo personalmente también tengo miedo, y el mío es a despertarme al día siguiente con un acufeno que sea insoportable, supongo que todos tenemos que acostumbrarnos a vivir con nuestros miedos y cuando pase lo pase ya se verá que se hace.
Contaros que alguna vez he leído que la gente llora de impotencia por sufrir el acufeno y les tengo envidia sana, yo soy incapaz de llorar y debe desahogar mucho no te cura pero quedas bien.
Otro tema que me parece curioso, son las relaciones sexuales, bien es cierto que la practica del sexo desconecta la percepción de los estímulos externos, es decir dejas de prestarle atención a los ruidos porque oír los oyes igual, pero no te afectan tanto, lo que si es en mi caso es que el acufeno sigue estando hay y a veces me he reído porque haces el amor con tu mujer y con el acufeno, bromas aparte a veces te deja un poco fuera de sitio porque en unos momentos lo percibes mas y en otros menos y te descoloca. Yo me tomo una copa de vino antes de y me va bien.
Contaros que hace dos días mi mujer vino a las 6.30 a mi cama y me dijo, oye ven un ratito, yo me fui a si cama, y tuve que estar unos 20 minutos relajándome y controlando la respiración, no podía apoyar la oreja en la almohada del pitido tan potente que sentía, menos mal que al cabo de un rato el cuerpo se estabiliza.
Es en estos momentos y también de noche cuando te apetece escribir lo que sientes cuando despiertas sobresaltado o también cuando vas en el coche y la mente da vueltas.
Supongo que si trasladara mi vida con los acufenos a un libro, llevaría bastantes mas paginas, yo en resumen os diría que actualmente soy feliz, y cada día intento disfrutar de la vida lo máximo que puedo, si pudiese volver mi vida hacia atrás, si que habría puesto mas protección a mis oídos con respecto al ruido, o evitado en gran parte las situaciones de ruido, no compensa en absoluto un momento de disfrute con un futuro de tortura.
Es una realidad que actualmente el sistema nos avisa de lo peligroso que es el alcohol, las drogas, la velocidad excesiva, y demás, pero que no nos diga nada del ruido y sus posibles efectos a corto y largo plazo es de pena y que si regulan los demás porque no regulan el ruido, curiosamente protegen los oídos de los obreros que trabajan con maquinaria y a los jóvenes que estamos en la disco no hacen nada, incomprensible.
Esta última es de esta tarde, íbamos paseando mi hijo y yo por la calle, y claro estamos en carnavales, había un chaval de 16-17 años que decía a los otros,” jo todavía me esta pitando el oído del último petardo”, ojala que no pase nada y habitualmente es así pero si al dia siguiente sigue pitando va a entrar en otro mundo.
Quiero añadir algo muy importante desde mi punto de vista, estuve en la consulta del psicólogo Josep Ribas en Barcelona, el trato fue excelente, estuvimos hablando sobre el tema 5 horas la mañana de un sábado y como no acabamos, muy cordialmente accedió a atenderme el domingo por la mañana otras dos horas y media sin costo añadido. La información sobre como son los acufenos como actúan, y como trabaja el cerebro me pareció muy interesante, creo sinceramente que no es un dinero perdido, la única pega para los que vamos de lejos es que con un día no llega y necesitarías dos o tres por lo menos para que pueda analizar cómo eres como es tu personalidad y tu capacidad de atención para ver realmente cual es el tratamiento que necesitas.
Esto independientemente de que lo que te recete pueda funcionar o no, ya que todos somos casos diferentes con el único punto en común que tenemos un pitido en la cabeza.
Hace dos días llegue al trabajo un poco destrozado y le dije a mi compañero que iba a coger la baja y dejar de trabajar estaba totalmente convencido, menos mal que hablando con el me dijo que lo pensara un poco más, y os cuento esto porque a veces es verdad que tenemos que pensar las cosas dos, tres o cuatro veces antes de tomar una decisión.
De todos modos últimamente pienso que la gran verdad, es intentar vivir feliz con lo que tenemos, lo que nos rodea y disfrutar de la vida en la forma que podamos, y al cabo de los años que vivamos conseguiremos una gran vida interior que nos traerá una paz interna que no tiene precio.

Esperando que todo lo anterior os pueda servir de ayuda.


En La Coruña 16 de Mayo de 2011

Doy mi permiso para publicar, transmitir, y reproducir este documento


P.D. para contactar conmigo: www.acufenos.org usuario “jorofemig”


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje