Página principal

Regulador: autonómas no deben prestar al Gobierno


Descargar 9.8 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño9.8 Kb.
Hermann Hess

Regulador: autonómas no deben prestar al Gobierno


Preocupación por efecto en tarifas a consumidores

Patricia Leitón
pleiton@nacion.com
Redactora de La Nación 11 de marzo 2003

El regulador general, Hermann Hess, considera que las instituciones públicas no deben generar superávit para prestarle al Gobierno.

Su criterio es que las entidades solo deben tener el superávit –exceso de ingresos sobre gastos– que ocupan para invertir.

En diciembre pasado, la Sala Constitucional dijo que para el 2004 el Gobierno no podrá obligar a las instituciones a generar ese residuo, ni a prestarle recursos.

Ahora la presión aumenta con el planteamiento del Regulador pues Hermann Hess dirige la entidad que puede fijar las tarifas de los servicios públicos, como las de electricidad o agua, las cuales suplen de ingresos a las descentralizadas.

El Regulador tiene la facultad para frenar alzas si sospecha que se podrían usar para crear superávit que, en su opinión, son injustos.


Justificación


“Este planteamiento –dijo Hess– tiene que ver con la independencia real de las instituciones autónomas; es decir, que manejen sus finanzas en forma transparente, que no generen déficit, pero que tampoco se vean inmiscuidas en manejos fiscales que encarecen el costo de los servicios a los usuarios”.

La propuesta de Hess pone en un zapato difícil a las autoridades de Hacienda, acostumbradas a aliviar el faltante de recursos del Gobierno Central (presidencia y ministerios) y del Banco Central con el superávit de las autónomas.

Por ejemplo, para este año el Gobierno espera que las instituciones generen un exceso de ¢89.000 millones (1,3 por ciento de la producción interna) que servirán para que el déficit del sector público cierre en ¢212.000 millones (3,1 por ciento).

Hess reconoce el problema fiscal y por eso considera que la palabra clave es “gradualidad”.

“Esto es una práctica de muchos años y no se puede cambiar de la noche a la mañana; es un planteamiento de mediano plazo (uno o dos años)”, explicó el Regulador.

Otros criterios


La Nación intentó –sin éxito– obtener la opinión del ministro de Hacienda, Jorge Wálter Bolaños.

El presidente del Banco Central y exministro de Hacienda, Francisco de Paula Gutiérrez, comentó que las instituciones también pueden generar superávit para acumular recursos para efectuar inversiones en el futuro.

“Que nunca haya superávit podría limitar inversiones grandes o provocar incrementos muy elevados de tarifas en los años cuando se presenta esa inversión”, manifestó.

“Yo estoy de acuerdo (con Hess)”, comentó Heibel Rodríguez, gerente de Acueductos y Alcantarillados.

Pero también, añadió el funcionario, se debería permitir a las entidades que el superávit para inversión que no puedan usar un año, por trabas legales, lo puedan utilizar el siguiente para ese mismo propósito.

José Alberto Acuña, gerente financiero de la Caja Costarricense de Seguro Social, manifestó que la entidad en el Gobierno son los recursos de las reservas del régimen de invalidez, vejez y muerte, no un superávit.

A febrero, el saldo de inversiones de las instituciones públicas no financieras en el Gobierno Central ascendía a ¢368.193 millones, de los cuales el 81 por ciento eran de la Caja.

En Recope, el departamento de prensa dijo que la entidad usa su superávit para invertir. Del ICE no fue posible obtener una opinión.










Frases


Superávit que se generan en necesidades fiscales deben eliminarse en forma gradual”

Hermann Hess

Regulador general

“Un superávit puede servir para acumular recursos para inversiones en el futuro”

Francisco de Paula Gutiérrez

Presidente del Banco Central

“Superávit que surgen de las tarifas deberían estar asociados a planes de inversión



Heibel Rodríguez

Gerente de AyA


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje