Página principal

Referencia: Expediente N


Descargar 120.86 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño120.86 Kb.
  1   2   3


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACION CIVIL

Magistrado Ponente

Dr. JOSÉ FERNANDO RAMÍREZ GÓMEZ

Bogotá, D.C., treinta (30) de octubre de dos mil uno (2001)




Referencia: Expediente No. 5851

Decídese el recurso de casación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia de 5 de octubre de 1995, proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali, Sala Civil, en el proceso ordinario promovido por Mario Vernaza & Cía. S. en C., Asesorías Jurídicas y Económicas Ltda., Laboramos Ltda., Mario Vernaza Perou, Mario Guillermo Vernaza Paredes, Margoth Díaz del Castillo, Mario Humberto Lopera, Iván Estrada Paz, Harold Ordóñez P., Fernando Gamboa R., Oscar Calle González, Miguel G. Guerrero, Ramiro Vernaza Paredes y María Isabella Vernaza Paredes contra el Banco del Comercio.



ANTECEDENTES

1. Mediante demanda presentada el 6 de diciembre de 1990, cuyo conocimiento correspondió al Juzgado Once Civil del Circuito de Cali, las sociedades Mario Vernaza & Cía. S. en C., Asesorías Jurídicas y Económicas Ltda., Laboramos Ltda., y Mario Vernaza Perou, Mario Guillermo Vernaza Paredes, Margoth Díaz del Castillo, Mario Humberto Lopera, Iván Estrada Paz, Harold Ordóñez P., Fernando Gamboa R., Oscar Calle González, Miguel G. Guerrero, Ramiro Vernaza Paredes y María Isabella Vernaza Paredes, por conducto de apoderado judicial, demandaron al Banco del Comercio, impetrando declarar:


1.1. El acuerdo de 3 de febrero de 1988, celebrado entre los demandantes y el banco demandado, es ley para las partes y debe ser cumplido por éste, no sólo en lo expresado en él, sino en todos los efectos previstos por la ley, atendida la naturaleza del mismo.
1.2. Sin tener la representación legal, o poder para representar a las sociedades cesionarias, el establecimiento bancario demandado estipuló obligaciones a su cargo, que no fueron ratificadas, razón por la que debe indemnizar a los demandantes todos los perjuicios derivados de la falta de ratificación, de conformidad con lo previsto por los artículos 1507 del Código Civil y 38 de la Ley 153 de 1887.

1.3. El banco del Comercio debe reembolsarles:


a) La suma de $4.345.362.oo, correspondiente al saldo impagado de la venta y cesión de acciones, derechos e intereses sociales realizadas por los demandantes en favor de Financo S.A., Conagregados Ltda. e Inversiones Lena Ltda., por concepto de daño emergente como consecuencia del incumplimiento de tales contratos.
b) A título de daño emergente originado en la falta de ratificación o el incumplimiento de lo estipulado por el banco demandado a cargo de Financo S.A. y Conagregados Ltda., la cantidad de $70.294.043,oo.
c) La corrección monetaria del precio de venta y cesión de acciones, derechos e intereses sociales realizadas por los demandantes y de las sumas relacionadas en los literales anteriores, durante los períodos que se especifican.
d) Los intereses comerciales de las cantidades reclamadas a título de daño emergente, a la rata y por el tiempo señalados.
1.4. Subsidiariamente a la pretensión tercera principal reclamaron del Banco del Comercio el reembolso de las cantidades relacionadas en los literales a. y b., a título de daño emergente, con sus intereses moratorios comerciales a la tasa que corresponda, desde las fechas que se detallan y hasta cuando se produzca el pago.
2. Las pretensiones formuladas se fundaron en los siguientes hechos:
2.1. El 3 de febrero de 1988, la sociedad Laboramos Ltda. y todos los accionistas de Financo S.A. celebraron un convenio especial con el Banco del Comercio para cancelar obligaciones a favor de éste y a cargo de las sociedades Conagregados Ltda. y Financo S.A., en cuantía de $70.294.043,oo.
2.2. En las cláusulas segunda a quinta del mencionado acuerdo, el Banco del Comercio prometió a sus cocontratantes que las sociedades Financo S.A., Conagregados Ltda., Inversiones Lena & Cía. S.C.A. e Inversiones Lena Ltda., de quien no era mandatario ni representante legal, celebrarían los contratos de compraventa y cesión de acciones, derechos e intereses previstos en dichas cláusulas, con el objeto de evitar cualquier causal de disolución de las sociedades controladas por Financo S.A., que pudiera sobrevenir como consecuencia de las daciones en pago que luego de esas enajenaciones debían efectuar los suscriptores del convenio en favor del Banco del Comercio, para cancelar las obligaciones mencionadas en el numeral anterior.
2.3. De conformidad con lo previsto en el acuerdo, dentro de los tres días siguientes a su fecha, se debían transferir, a título de venta, las acciones, derechos o cuotas de interés social de los cocontrantes, en número y por el valor detallados, en las siguientes sociedades:
Alvaro José Cobo Soto, 1.800 acciones en Financo S.A., a Inversiones Lena & Cía. S.C.A.; Mario Humberto Lopera, 1.800 acciones en Financo S.A., a Inversiones Lena Ltda.; Fernando Gamboa R., 900 acciones en Financo S.A., a Conagregados Ltda.; Mario Vernaza Perou, 6 cuotas de interés social en Inversiones Lena Ltda., a Conagregados Ltda., una acción en Inversiones Lena & Cía. S.C.A., a Conagregados Ltda., una acción en Inversiones Lena & Cía. S.C.A. a Financo S.A., y 3.750 cuotas de interés social en Conagregados Ltda., a Inversiones Lena Ltda. Oscar Calle González y Mario Vernaza & Cía S. en C. debían entregar en fiducia, 900 acciones en Financo S.A. y una acción en Inversiones Lena Ltda. S.C.A., respectivamente, al banco, corporación o entidad fiduciaria designada por el Banco del Comercio, por el precio especificado en el acuerdo.
2.4. El Banco del Comercio, sin ser el representante legal de las sociedades cesionarias, ni estar facultado por ellas para obrar en su nombre, estipuló que pagarían el precio de las acciones, derechos o cuotas de interés social objeto de las transacciones antes mencionadas, dentro de los quince días hábiles siguientes a la entrega del informe de auditoría especial que debía realizar la firma Arthur Andersen & Cía. Este se entregó el día 9 de mayo de 1988, y en consecuencia el plazo fijado concluía el 27 de mayo del mismo año.
2.5. Se estipuló asimismo que los accionistas de Financo S.A., vinculados laboralmente con las sociedades Laboramos Ltda., Bosques del Limonar S.A., Inversiones Lena Ltda., Conagregados Ltda., Inversiones Lena Ltda S.C.A. y Financo S.A., renunciarían irrevocablemente a sus contratos de trabajo, declarándolas a paz y salvo por concepto de salarios y prestaciones sociales hasta la fecha de presentación de la renuncia, obligación que atendieron en la forma convenida.
2.6. Del precio de las acciones, derechos y cuotas de interés social enajenados sólo la Fiduciaria del Banco del Comercio pagó el valor de las acciones recibidas en fiducia de Oscar Calle y Mario Vernaza y Cía. S. en C., quedando un saldo insoluto de $4.345.362,oo, que los demandantes tienen el derecho de reclamar, corregido monetariamente, junto con los intereses corrientes causados desde la fecha en que debió cancelarse -27 de mayo de 1988-, hasta que se produzca su pago.
2.7. La transferencia de acciones, intereses sociales y cuotas de interés en las sociedades mencionadas, verificada antes de realizar las daciones en pago previstas en el acuerdo, no entraña la ratificación tácita del convenio por parte de las sociedades beneficiarias de tales transferencias, dado que no pagaron el precio convenido.
2.8. Verificada la transferencia de acciones, derechos o cuotas de interés social, se debían entregar al establecimiento bancario demandado, en dación en pago, las acciones, derechos y cuotas de interés social de los cocontratantes en las sociedades Financo S.A., Inversiones Lena Ltda., Inversiones Lena Ltda. & Cía S.C.A., Conagregados Ltda. y Bosques del Limonar S.A., en la cantidad y por el precio detallados en las cláusulas décima a décima quinta, con un monto total de $70.294.043,oo, en ejercicio de la facultad atribuida por el artículo 1630 del Código Civil. Dicha obligación se atendió de conformidad con lo establecido en el convenio.
2.9. Como contrapartida para los socios de Financo S.A. que pagaron las obligaciones contraídas por Conagregados Ltda. y Financo S.A. con el Banco del Comercio, éste, sin tener la representación legal o facultad para actuar en nombre de las deudoras, estipuló que les entregarían, para ser repartidos proporcionalmente a las acciones y cuotas de interés social cedidos, $70.294.043,oo, pagaderos así: una primera cuota de $32.794.043,oo, dentro de los quince días hábiles siguientes a la entrega del informe de auditoría especial encomendado a la firma Arthur Andersen & Cía., y el saldo de $37.500.000,oo, a los seis meses siguientes al pago de la primera cuota.
2.10. De las sumas que Conagregados Ltda. y Financo S.A. debían pagar, podían deducirse los valores que correspondieran a pasivos ocultos, definidos por el parágrafo 3º de la cláusula 17ª, con las excepciones previstas en la misma cláusula, siempre que se constataran como tales en la auditoría especial que debía realizar la firma Arthur Andersen.
2.11. En virtud de las daciones en pago efectuadas, el Banco del Comercio quedó como titular del 94% de las acciones de Financo S.A., Lena Ltda. y Conagregados Ltda. y el 6% restante quedó en poder de compañías subsidiarias controladas por él. El 45% del capital de la sociedad Inversiones Lena & Cía. S.C.A. se radicó en el Banco del Comercio y el resto en las sociedades Lena Ltda., Financo S.A. y Conagregados Ltda., controladas de manera directa o indirecta por el mismo banco. En la sociedad Bosques del Limonar S.A., aunque el Banco del Comercio sólo quedó con el 1% del capital, el 99% restante pertenecía a Financo S.A., Lena Ltda., Inversiones Lena Ltda. & Cía. S.C.A., compañías plenamente controladas por aquél.
2.12. Después de obtener el control absoluto de Financo S.A., Conagregados Ltda. y de las compañías subsidiarias de éstas, el Banco del Comercio asumió una conducta post - contractual contraria al principio de la buena fe que impera en materia negocial, pues no permitió que las compañías controladas por él pagaran el saldo del precio de venta de las acciones, intereses sociales y cuotas de interés relacionados precedentemente. Impidió asimismo a las sociedades Conagregados Ltda. y Financo S.A. pagar la suma prometida -$70.294.043,oo-, en la forma y oportunidad convenidas en la cláusula décima séptima del acuerdo. Canceló créditos pretendidos por Arthur Andersen & Cía. contra Financo S.A., subrogándose en ellos, para obtener de ésta un informe marginado de los términos contractuales y de los dictados de los artículos 48 y 50 del decreto 2160 de 1986.
Posteriormente compareció a la liquidación administrativa de Financo S.A., como subrogatario de los pretendidos créditos de Arthur Andersen & Cía., por valor de $6.091.000,oo. El 17 de marzo de 1988 recibió de Inversiones Lena Ltda. & Cía. S.C.A., subsidiaria de Financo S.A. y controlada por él, 1.317.237 acciones que dicha sociedad poseía en la Corporación de Ahorro y Vivienda Ahorramás, las cuales debieron generar un ingreso superior a $190.000.000,oo, que no fue abonado a la deuda adquirida por aquélla con el Banco del Comercio, en cuantía de $180.000.000,oo, para que el establecimiento bancario pudiera figurar como acreedor de la sociedad mencionada, subsidiaria de Financo S.A., en el concordato seguido en su contra con ese cuantioso crédito. Finalmente, el Banco del Comercio celebró un autoconcordato con la sociedad Conagregados Ltda., que motivó la constancia dejada en la audiencia preliminar llevada a cabo el día 14 de mayo de 1990.
3. Admitida la demanda en auto de 5 de febrero de 1991 (fl. 537 c. 1), se ordenó correrle traslado a la entidad demandada, quien oportunamente la contestó expresando su oposición a lo pretendido. En la misma oportunidad propuso excepciones de mérito contra cada uno de los demandantes (fls. 610 a 753 c. 1).
4. Adelantada la primera instancia, el a-quo le puso fin con sentencia de 31 de marzo de 1995, mediante la cual desestimó las pretensiones de la demanda, canceló las medidas cautelares decretadas y condenó a los actores al pago de las costas procesales.
5. Recurrida en apelación por los demandantes dicha determinación, el Tribunal la confirmó al proveer sobre el recurso interpuesto, en sentencia de 5 de octubre de 1995, contra la cual la misma parte formuló el recurso de casación que ocupa la atención de la Corte.
LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL
Luego de compendiar los antecedentes del litigio y dejar por averiguada tanto la conformación regular del proceso, como la legitimación de los contendientes, comienza el ad-quem sus consideraciones precisando el objeto del litigio, tras lo cual examina el convenio de 3 de febrero de 1988, suscrito por las partes, consignando sucintamente lo estipulado por él.
Seguidamente se refiere a los errores endilgados por los apelantes al fallo impugnado, para rectificar lo afirmado por el a-quo en torno a que “... para saldar al Banco del Comercio $67.006.728,oo m.l. que adeuda CONAGREGADOS LTDA. y $3.287.315,oo m.l. FINANCO S.A. debían efectuarse las transferencias a título de compraventa o fiducia por parte de los señores ALVARO JOSE COBO SOTO, MARIO HUMBERTO LOPERA, FERNANDO GAMBOA R., OSCAR CALLE GONZALEZ, MARIO VERNAZA PEROU y MARIO VERNAZA & CIA. S. en C.”, relacionadas desde el Parágrafo 1º de la cláusula segunda hasta la cláusula quinta”, pues a su juicio tales transferencias no estaban llamadas a cumplir el objetivo señalado por aquél, ya que éste debía producirse en fase posterior del acuerdo, con la dación en pago de diferentes acciones y cuotas de interés social.
Califica de desacertada la consideración del a-quo de haberse realizado ventas a título de dación en pago, pues “…esta última figura supone jurídicamente la intención exclusiva de extinguir una obligación preexistente, constituyendo un pago mediante una prestación distinta a la adeudada, pero que en forma alguna llega a ser otro contrato, como es el de compraventa, puesto que su finalidad es la de solucionar lo debido”, precisión que apoya en pronunciamiento de la Corporación transcrito en su parte pertinente.
Por otra parte, considera opuesto a la realidad el argumento decisorio del mismo fallo alusivo a que las sociedades Inversiones Lena Ltda. & Cía. S.C.A., Inversiones Lena Ltda., Conagregados Ltda., Financo S.A. y el banco, corporación o entidad fiduciaria designada por el Banco del Comercio, se obligaron en calidad de compradoras de las acciones y cuotas de interés social objeto de las transferencias mencionadas, pues sólo el Banco del Comercio concurrió a la formación de pacto, en tanto que al tenor del parágrafo segundo de las cláusulas segunda a quinta del mismo, fueron los socios y accionistas de las sociedades mencionadas quienes se comprometieron a obtener de éstas la aceptación de las ventas.
Centra enseguida su análisis en la institución jurídica de la promesa por otro, partiendo de su regulación positiva -artículo 1507 Código Civil-, para luego remitirse a lo expuesto sobre ella por diversos tratadistas nacionales, premisas con arreglo a las cuales deduce su procedencia, advirtiendo que el tercero por quien se promete no contrae obligación alguna sino en virtud de su ratificación y que de producirse ésta el prometiente se libera de la obligación indemnizatoria consagrada por dicha preceptiva.
Anota que al tercero que ratifica le incumbe satisfacer la obligación de dar, hacer o no hacer estipulada a su cargo, no al prometiente, pues éste no es garante de tal prestación. Precisa que “...el que promete el hecho ajeno adquiere para con el otro contratante exclusivamente la obligación de obtener la ratificación de ese tercero, quien al momento de la celebración del contrato no se encontraba presente. Luego si la prestación no se ejecuta conforme a lo convenido, sólo incumple quien siendo inicialmente tercero por virtud de su aprobación asume la satisfacción de las obligaciones que en principio a su nombre estipuló el prometiente”.
Agrega que la aquiescencia del tercero puede ofrecerse expresa o tácita, según provenga de hechos explícitos o deba colegirse de circunstancias que la exterioricen, conclusión que sienta apoyado en las pautas trazadas por el artículo 1962 del Código Civil en torno a la aceptación de la cesión de un crédito.
A partir del anterior marco conceptual manifiesta que de conformidad con lo estipulado en el parágrafo 2º de las cláusulas segunda a quinta del convenio, con la excepción que más adelante consignará, “...fueron los accionistas y socios de INVERSIONES LENA LTDA. & CIA. S.C.A., INVERSIONES LENA LTDA., CONAGREGADOS LTDA. y FINANCO S.A., quienes adquirieron la obligación de que por parte de las personas jurídicas INVERSIONES LENA LTDA. & CIA. S.C.A., INVERSIONES LENA LTDA., CONAGREGADOS LTDA. y FINANCO S.A., aceptarían los contratos de compraventa de las acciones y cuotas de interés sociales, a que en cada caso se refieren las mencionadas cláusulas”, no el banco demandado.
Explica que aún considerándose que tales estipulaciones provinieron del Banco del Comercio, ellas fueron tácitamente ratificadas por las sociedades Inversiones Lena Ltda. & Cía. S.C.A., Inversiones Lena Ltda., Conagregados Ltda. y Financo S.A., ratificación que induce de las anotaciones de traspaso de las acciones de Alvaro José Cobo Soto, Mario Humberto Lopera y Fernando Gamboa a las tres primeras sociedades, constatadas en la diligencia de inspección judicial llevada a cabo el 16 de diciembre de 1992, y de aparecer registradas en el libro de accionistas de Financo S.A. y Conagregados Ltda., las acciones objeto de las transferencias referidas, como se verificó en la inspección judicial realizada el 22 de febrero de 1993.
De la venta de seis cuotas de interés social de Vernaza Perou en Inversiones Lena Ltda. a Conagregados Ltda., y 3.750 cuotas de interés social en Conagregados Ltda. a Inversiones Lena Ltda., contenidas en las escrituras públicas Nos. 502 y 657 de febrero de 1988, otorgadas en la Notaría Tercera del Círculo de Cali, infiere la ratificación expresa de tales actos por las compradoras.
Apoyado en las consideraciones precedentes deduce la falta de prosperidad de las pretensiones al respecto.
La excepción mencionada antes, agrega, se relaciona con la transferencia de acciones que a título de fiducia debían realizar Oscar Calle González y la sociedad Mario Vernaza & Cía. S en C., pues en su opinión esta estipulación no contiene la promesa de obligaciones a cargo de tercera persona, sino la asunción de éstas directamente por el banco demandado, entidad de la cual destaca que las solucionó, pues así se afirmó en el libelo introductor.
Continuando con el examen del acuerdo celebrado por las partes, expone que superada la primera etapa del mismo, adscrita a la cesión de acciones y reformas estatutarias que resultasen necesarias, se entregarían en dación en pago al Banco del Comercio o a la persona indicada por éste, para abonar a las obligaciones a cargo de las sociedades Financo S.A. y Conagregados Ltda., las acciones y cuotas de interés social en las sociedades detalladas en las cláusulas décima a décima quinta, acto realizado por los cedentes en ejercicio del derecho otorgado por el artículo 1630 del Código Civil.
Agrega que al tenor de la cláusula décima séptima “...como las daciones en pago las efectúan los accionistas y socios para pagar las obligaciones de CONAGREGADOS LTDA. y FINANCO S.A. ‘dichas dos sociedades le entregarán a tales accionistas y socios cedentes ... la cantidad de ($70.294.043)’. Y en el PARAGRAFO 1 se reitera que esos millones ‘serán cancelados por las referidas sociedades CONAGREGADOS LTDA., y FINANCO S.A.’, en dos cuotas, la primera de $32.794.043 dentro de los quince días hábiles siguientes a la entrega de la Auditoría Especial practicada por ARTHUR ANDERSEN & CIA., siempre que durante el término que dure la misma no aparecieran acreencias dejadas de reflejar en los balances de las sociedades que menciona, o que no estén registradas o debidamente soportadas, salvo las excepciones consignadas en los literales a) a e). Y el saldo de $35.500.000,oo sería cancelado dentro de los seis meses siguientes al pago anterior, con la misma condición”.
Ahondando en tal estipulación con el propósito de descubrir si entraña la promesa por otro, atribuida por los demandantes al banco demandado, encuentra que no determina quién contrajo el compromiso, dada la falta de suscripción del acto por las sociedades Financo S.A. y Conagregados Ltda.
Añade que cuando se estipularon obligaciones a cargo de las partes, se especificó a cuál de ellas correspondían y aún en los casos en que se aludió a la adquisición de acciones y cuotas de interés social por terceros ajenos al contrato, se anotó quienes se comprometían a procurar su aceptación (parágrafo 2º cláusulas 2ª a 5ª y 8ª), premisas sobre las cuales colige que en ausencia de especificación en torno a “... quien asumía la promesa de que los terceros en el contrato, sociedades FINANCO S.A. y CONAGREGADOS LTDA. entregarían a los accionistas y socios la cantidad de $70.294.043,oo” en las condiciones señaladas, podría pensarse que no fue el banco quien adquirió tal compromiso, pues éste se obligó a eximir de responsabilidad y renunciar a las acciones que cupieren contra los miembros de la familia Vernaza y Margoth Díaz del Castillo, tras recibir las daciones en pago, además de constituir el objetivo principal del contrato el pago de obligaciones a favor de aquél.
Con todo, encuentra que como en desarrollo del contrato el establecimiento bancario tendría el control de las sociedades Conagregados Ltda. y Financo S.A., permitiendo el pago “... y que por otro lado tendría así efecto la referida cláusula DECIMA SEPTIMA (ART. 1620 C.C.) podría admitirse que hubo la mencionada estipulación por otro a cargo de la entidad Bancaria”.
Bajo tal perspectiva examina si éste debe indemnizar los perjuicios reclamados por los demandantes, precisando que al tenor del artículo 1507 del Código Civil la responsabilidad del prometiente se halla condicionada a la falta de ratificación de los terceros por quienes se hizo la promesa, y que “... una cosa es que se reconozca la existencia de la obligación por parte de la persona por quien se hizo la promesa, y otro aspecto diverso es el que ésta, no obstante tal reconocimiento, no cumpla su obligación, por cualquier motivo que tenga, porque en tal caso es la última la que debe responder por la insatisfacción de las prestaciones que inicialmente se prometieron a su nombre”.
Tras la puntualización anterior advierte que en los autos obra copia auténtica del documento de 23 de junio de 1988, remitido a los antiguos socios de Financo, Mario Vernaza y Cía. S. en C., Asesorías Jurídicas y Económicas Ltda., Laboramos Ltda., y Familia Vernaza, por el representante legal de las sociedades Financo S.A. y Conagregados Ltda., en el que se refiere al resultado arrojado por la auditoría especial practicada por la firma Arthur Andersen & Cía. en las sociedades Financo S.A., Conagregados Ltda., Inversiones Lena Ltda. y Bosques del Limonar S.A., conforme al cual existen “...diversas acreencias dejadas de reflejar, no reflejadas adecuadamente, no registradas sin un debido soporte contable, contabilizadas de manera incorrecta, además de gastos dejados de reconocer como ales que al llevarse al estado de resultados lesionaron de manera considerable el patrimonio de las compañías mencionadas y afectaron los derechos de sus accionistas y socios”, manifiestan que tales hechos “... como quedó expresado en el contrato celebrado el pasado 3 de febrero, exoneran tanto a CONAGREGADOS LTDA. como a FINANCO S.A. de atender la obligación con los antiguos accionistas y socios de las empresas inicialmente relacionadas”.
De dicho documento y en especial del texto últimamente transcrito infiere la ratificación de las sociedades remitentes al compromiso asumido a su cargo en el contrato de 3 de febrero de 1988, conclusión que en su opinión avala la utilización de la expresión “exoneran”, dado que ésta significa “Aliviar, descargar, libertar de peso, carga u obligación”.
Ampliando tal conclusión expresa que las sociedades en mención aceptaron su obligación con los accionistas y socios, liberando de responsabilidad al prometiente, pese a que, por las razones aducidas, aún considerada su discutibilidad, rehusaran el pago de la obligación reconocida.
Apoyado en las consideraciones expuestas colige que tampoco las pretensiones referidas a la segunda fase del acuerdo pueden alcanzar prosperidad.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje