Página principal

Ramona galarza


Descargar 10.84 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño10.84 Kb.

RAMONA GALARZA

Grande, dueña de una voz inimitable, única por su color y su acento, Dios puso en ella no sólo el timbre exacto, sino toda la luz sagrada con que pudo expresar la magia de la tierra de sol y su gente, sufrida de sencilla hidalguía. Es la reina, la sonriente novia del Paraná que nació para cantar la gloria de sus selvas y ñandutíes.


Señores, abran cancha, que aquí llega una hermosa mujer correntina en cuya voz puso Dios todo el milagro de la vida. En el alto cielo del alma guaraní, con cadencia armoniosa de umbría, de belleza silvestre, cantan en su garganta las mieles y los pájaros. Ramona es grande porque pudo expresar a su pueblo. Porque en su garganta florece la tierra correntina y el sentir del folklore vibra con toda la tradición del Alma guaraní, al decir de Osvaldo Sosa Cordero, que junto a don Damasio Esquivel (que aún nos regala su ejemplo de vida como músico) han entrado a la gloria, porque su canción resume toda la cultura del Guayaki. Nos gustaría acompañarlos, para oír el murmullo, la alegría, al ver brotar como el agua de una vertiente una a una estas flores sagradas del cancionero nacional, para ver sus ojos chispeando del gusto y de la emoción que es tener este pedazo e' patria, cantando con toda el alma. Porque Ramona pone el alma toda como buena correntina.

Villanueva, chamamé refinado y de exquisita pureza; El Mensú; Trasnochados espineles, Merceditas... Obras sencillas, nacidas en el centro mítico de la musicalidad guaranítica, brotes del legado de los jesuitas, a ese pueblo maravilloso en cuya heredad descansa seguro el patrimonio porque supieron hacer florecer lo que sentían, adentro del alma inocente, desde aquel encuentro con el violín de san Francisco Solano.

Registro impecable, profesionalismo y mucho orgullo, porque ha llevado por todo el mundo la música de su patria chica. Es por eso que creemos que Ramona estará para siempre, en el corazón de su pueblo, que la respeta. Porque es, con mucho honor, puro sentir del folklore argentino.

Con ella, el chamamé y el canto correntino largan las palomas que componen los poetas y músicos enamorados, cautivados por esta voz de miel de Camoatí, en donde la Leyenda guaraní cobra su magia y Corrientes irrumpe con su nombre en las marquesinas nacionales. Ramona Galarza es grande, una grande en serio del folklore argentino. Su coherencia, su profesionalismo, el impecable repertorio, todo coincide para engrandecerla. Ella es una precursora que luego llevará por todo el mundo este caudal, derramándolo y acrecentándolo. Y ahora recibe, en el gran amor de su público, todo lo que ha sembrado. Si hay homenaje para esta artista y mujer del folklore es la memoria que de ella guarda el corazón del pueblo.

Fernando López, su esposo, compañero permanente en una vida rigurosa dedicada a la disciplina de ser una mujer que canta, la mira arrobado aún, disfrutando de verla bella y saludable, con esa risa inconfundible, contagiosa, con que disfruta todo como una niña.

Su nombre figura en el albor de la historia del folklore. Nadie puede ni siquiera dudar de su peso, de su trayectoria, de su señorío para ocupar el más reconocido espacio de gloria.



En la ribera azul del Paraná

Sus padres, don Carlos Eleuterio Oneto y doña Mauricia Galarza, correntinos llenos de orgullo, la deja ron seguir a su estrella guía. Pedro Sombra, coreógrafo y bailarín, su hermano, fue quien la condujo de la mano pa ra ingresar en el mundo del espectáculo. Mientras Carlos y Evangelina, sus otros dos hermanos que siempre esperan en Corrientes su regreso, con los sobrinos, para confortarla y darle todo su cariño, recuerdan a Ramona, casi una niña y ya cantando con orquesta, comenzando ese familiar trato con el acompañamiento musical, que al ser orquestal, difiere del profesionalismo con la guitarra, de nuestra región norteña argentina, semejándose más al de Patrocinio Díaz, en ese aspecto, porque también comienza con una orquesta: la de Juan de Dios Filiberto. La Orquesta Folklórica de Corrientes, dirigida por el maestro Naón Sales, en esa primera etapa profesional.

Ramona canta en el colegio y se distingue entre las jóvenes por su voz, lo que la convierte en el requerido número principal en las fiestas de la escuela primaria. Su hermano, coreógrafo en Buenos Aires, le abre las puertas del Teatro Maipo. Es figura de la compañía de Don Pelele con José Marrone, y hoy recuerda con cariño esa vida de camarines.

Había cantando en radio en Corrientes, donde LT7 era escuchada por todos... pero no dejaba de admirar al Cuarteto Santa Ana, al Conjunto de Tránsito Cocomarola, ya en su apogeo, y a la aurora de éxito, María Teresa Márquez, que junto a Demetrio Ortiz compuso Mis noches sin ti, una guarania de enorme belleza.

Herminio Giménez la recomendó al director de cine Catrano Catrani, que filamaba una película en Corrientes. Así que cantó un Kilómetro 11; breve, pero cinematográficamente al fin. Primero filmó la mímica en donde cantaba, pero luego hubo que doblar, es decir, poner la voz más tarde, aquí, en Buenos Aires. Era 1958. Ése fue su paso definitivo al profesionalismo, pues en cuanto la escucharon en Emi Odeón, la contrataron para grabar su primer disco simple con el tema de la película, y Virgencita del río en la cara B. Más tarde volvió para grabar otros cuatro temas más... y ahí sí que cambió su vida. El director artístico de un área, Fernando López, se enamoró de ella, y bueno... el amor y el disco fueron de la mano.

Ramona Galarza conquista Buenos Aires. Canta su música correntina, y además, en su extensa colección discográfica, incluye autores que no son del litoral: Atahualpa Yupanqui, Cátulo Castillo, J. Bragato, Eladia Blázquez, Francis Smith... Jangadero de Jaime Dávalos, con ritmo de galopa el Ave María de Schubert, la Navidad Blanca de Irving Berlin; y a Agustín Lara, y algunas zarzuelas...

Radio, televisión y el debut teatral de Goyescas. Grabaciones de sus discos. En 1962 recibe el premio al elepé más vendido, el Templo de Oro Odeón. Si tuvo dones, también tuvo el talento para hacerlos florecer.

El riquísimo contacto de los poetas del litoral, con una cantante de talla semejante talla, significó el encuentro con el éxito. Osvaldo Sosa Cordero, Ernesto Montiel, Damasio Esquivel, Tránsito Cocomarola, Edgard Romero Maciel, Mauricio Cardozo Ocampo, Ramón Ayala... Y ella, luminosa entre tantos hombres prominentes de la cultura guaraní. Y otro orgullo más: graba un larga duración con Tarragó Ros.



Luego continúan las giras. Clubes de admiradores en Osaka, en Nueva York, en Europa... Ramona dedica su vida al canto, permanentemente comprometida con grabaciones y viajes, homenajes y premios, y el inalterable cariño de su público. No siempre coinciden éxitos y cariños, pero Ramona disfruta de ambas consagraciones, unidas al afecto de sus queridas artistas coprovincianas, como Ginamaría Hidalgo, otra inmensa figura nacional. O Teresa Parodi, con quien grabó Correntinas I (1992) y Correntinas 11(1994).

Las constantes giras por Estados Unidos, el elogio de ser invitada por Atahualpa Yupanqui a París, como gran elegida; su actuación en Roma junto a Julia Elena Dávalos, en el Instituto Ítalolatinoamericano, con la guitarra de Mimo Politano... Siempre acompañada por queridas figuras del espectáculo y por muy buenos músicos. Siempre femenina, arreglada, elegante, sonriente... Con una dedicación especial a su esposo y a su profesión de artista. Todo ello confluye en su arte singular y hace que siempre brille su estrella en lo alto del firmamento del folklore.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje