Página principal

Radicación No. 7488 Acción de Tutela


Descargar 19.17 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño19.17 Kb.

Radicación No.7488

Acción de Tutela

Gregorio Astros Ramírez


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACION PENAL

Magistrado Ponente

Dr. Carlos E. Mejía Escobar

Aprobado Acta No. 93


Santa Fe de Bogotá D.C., seis (6) de junio de dos mil (2000).

V I S T O S

Decide la Sala lo pertinente respecto de la impugnación presentada por los accionantes GREGORIO ASTROS RAMIREZ, OSCAR JOSE SALAMANCA, RICARDO LEON CHAPARRO PEREZ y JOSE SANTOS VEGA en contra de la providencia proferida el 13 de abril de 2000 por la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja (Boyacá), por medio de la cual declaró improcedente la acción de tutela dirigida contra el departamento de Boyacá, Secretario de Hacienda, Caja de Previsión Social e Industria Licorera del mismo departamento.


FUNDAMENTO DE LA ACCION

Los señores GREGORIO ASTROS RAMIREZ, OSCAR JOSE SALAMANCA, RICARDO LEON CHAPARRO PEREZ, JOSE SANTOS VEGA, TITO AQUILEO ROJAS RODRIGUEZ y LUIS EDUARDO PUIN CORREDOR, en su condición de pensionados del departamento de Boyacá, iniciaron acción de tutela en contra del Gobernador, del Secretario de Hacienda, la Caja de Previsión Social y la Industria Licorera de esa sección territorial para que se le cancelen las mesadas pensionales que les adeudan desde diciembre de 1999 hasta marzo del año 2000.



DECISION DE PRIMERA INSTANCIA

La Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja, demostró con la adjunción de los correspondientes fallos de tutela, que los actores habían presentado antes sendas acciones de tutela y obtenido respuesta favorable, por las mismas razones que exponen ahora.


El Tribunal determinó que los pensionados actuaban de buena fe al considerar que la presentación de nuevas acciones de tutela conseguirían el pago de las mesadas que les adeudan actualmente, pasando por alto que los fallos anteriores contienen prevenciones para que la autoridad entonces tutelada no volviera a incurrir en la misma conducta. En consecuencia declaró la improcedencia de la acción.

LA IMPUGNACION

La decisión fue recurrida por los accionantes ASTROS RAMIREZ, SALAMANCA, CHAPARRO PEREZ y SANTOS VEGA, quienes critican al Tribunal por declarar improcedente la tutela con el argumento de que ya habían presentado otra antes.

Solicitan la revocatoria por cuanto la Asamblea departamental le ordenó al gobernador del departamento de Boyacá la utilización de la sobretasa de la gasolina para efectos de pago de pensionados, lo que no ha cumplido. Tampoco ha pagado las pensiones a pesar de estar recibiendo los recursos por impuestos de consumo de licores y cervezas, cigarrillo y boletas fiscales. Finalizan reclamando que al negárseles la posibilidad de interponer nuevas acciones de tutela se les deja indefensos frente a los continuos atropellos de los que son víctimas.


CONSIDERACIONES DE LA CORTE
1.- La acción que ahora decide la Sala fue presentada ante la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja, para obtener el pago de las mesadas pensionales adeudadas a los accionantes por el departamento de Boyacá, la Secretaría de Hacienda, La Caja de Previsión Social y la Industria Licorera del mismo departamento.
2.- El Tribunal a quo demostró que esas mismas pretensiones, dirigidas contra quienes aquí son accionados, ya habían sido expuestas por los señores GREGORIO ASTROS RAMIREZ, OSCAR JOSE SALAMANCA, RICARDO LEON CHAPARRO PEREZ y JOSE SANTOS VEGA ante diferentes estrados judiciales de Tunja, obteniendo en todos los casos respuestas favorables a sus peticiones (folios 13 a 95), en las que además se previno a las autoridades determinadas como violadoras de los derechos fundamentales de los actores para que no volvieran a incurrir en la conducta que dio origen a la orden de tutela. Esto es, no pagar cumplidamente las mesadas pensionales.

3.- A partir de esa evidencia, El Tribunal de Tunja estima en la parte motiva de la providencia que “resulta innecesaria una nueva demanda de tutela, como la que intentan los accionantes y que por ende deberá ser rechazada al estar comprobada la circunstancia en mención, pues resulta elemental que si ya se produjo un fallo que ampara el derecho cuya protección se invoca, no se podría hacer otro pronunciamiento idéntico, pues se incurriría en clara violación del principio del non bis in ídem”. (folio 102).


No obstante esos razonamientos, el Tribunal a quo decidió en la parte resolutiva “declarar improcedente la demanda de tutela”.
4.- Con fundamento en lo expuesto debe anotarse como premisa necesaria de esta decisión, que el Tribunal no decidió el asunto que se le puso a su conocimiento, tal como esa misma Corporación lo reconoce pues lo que anunció en la motivación de la decisión fue el rechazo de la acción, procedimiento que era además el correcto.
En consecuencia, se trata de un auto interlocutorio y no de una sentencia y por tanto el Tribunal ha debido abstenerse de conceder la impugnación, habida cuenta que tal recurso procesal solo está previsto contra los fallos de fondo (artículo 31, Decreto 2591 de 1991). No adquiere esa condición una providencia por el solo hecho de que su texto se estructure formalmente como una sentencia, incluso con la utilización de la fórmula que la Ley Estatutaria de la Administración de Justicia ordena anteponer a las sentencias (artículo 55). Su naturaleza óntica no depende de su apariencia formal sino de su contenido real. Para que pueda denominarse como sentencia debe decidir con carácter definitivo el fondo del problema jurídico que ha sido declarado como objeto procesal, al no hacerlo así, su carácter de sentencia no supera la apariencia, tratándose realmente de un auto interlocutorio.
Como respecto de esa clase de actos procesales no existen recursos dentro de la acción de tutela, La Corte debe abstenerse de resolver sobre una impugnación que no podía concederse.

Es por las anteriores razones que La Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,


R E S U E L V E
1°.- ABSTENERSE de resolver la impugnación interpuesta contra el auto del 13 de abril de 2000 proferido por la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Tunja.
2°.- Devuélvanse las diligencias al Tribunal de origen.

NOTIFIQUESE Y CUMPLASE
EDGAR LOMBANA TRUJILL0

FERNANDO ARBOLEDA RIPOLL CARLOS A. GALVEZ ARGOTE


JORGE E. CORDOBA POVEDA JORGE A. GOMEZ GALLEGO

MARIO MANTILLA NOUGUES CARLOS E. MEJIA ESCOBAR


ALVARO O. PEREZ PINZON NILSON PINILLA PINILLA


TERESA RUIZ NUÑEZ

Secretaria





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje