Página principal

Proyectodedeclaracio n la Cámara de Diputados de Provincia de Buenos Aires


Descargar 11.28 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño11.28 Kb.





P R O Y E C T O D E D E C L A R A C I O N
La Cámara de Diputados de Provincia de Buenos Aires
DECLARA:
Adherir al RECORDATORIO y REPUDIO AL COBARDE ASESINATO del que fuera victima el Secretario General de la Confederación General del Trabajo Don JOSE IGNACIO RUCCI, hecho que fue consumado el día 25 de septiembre de 1973.




FUNDAMENTOS

Nació el 15 de mayo de 1924 en la localidad de Alcorta, provincia de Santa Fe en un puesto de la estancia “La Esperanza”.

De origen muy humilde, su primer trabajo, siendo apenas un adolescente, fue domador de caballos.

Decide abandonar su ámbito rural y viene a tentar suerte a la Capital Federal, como otros tantos compatriotas en esos tiempos.

Desde muy joven se manifestaba en él, un espíritu inquieto y una aguda inteligencia
Consigue trabajo en la fábrica de cocinas “Catita”, muy populares en aquellos años, lo que lo lleva a convertirse en un trabajador metalúrgico, empezando desde la mas baja de las categorías, comienza barriendo el taller, para luego gracias a su perseverancia y capacidad ir adquiriendo conocimientos para realizar tareas más técnicas, pero siempre con el orgullo de ser obrero. Aún después de resultar electo delegado.

Su pequeña figura se fue agigantando y comenzó a cobrar cada vez mayor relevancia en su gestión como delegado gremial, lo que lo lleva a convertirse en Secretario de Prensa de la Unión Obrera Metalúrgica, cuando esta organización era encabezada por Augusto Timoteo Vandor.

Tuvo una relevante y eficaz gestión como interventor designado por el gremio en la seccional de San Nicolás a mediados de los años 60, trascendiendo aún más su prestigio como sindicalista de primera línea.
En Julio de 1970, el Congreso Confederal, lo designa Secretario General de la CGT, y electo nuevamente en el cargo en 1972. Su lucha fue permanente y constante, testimonio de ello fue que literalmente, vivía en su despacho de la sede de la calle Azopardo.

No hay dudas que José Ignacio Rucci fue una pieza clave del retorno del General Perón a nuestra patria y del posterior acceso del Líder a su tercera presidencia. Quedará como un






icono de la memoria popular, aquél lluvioso pero glorioso día, la imagen de Rucci llevando del brazo a Perón y sosteniendo en alto un paraguas para guarecerse ambos de la lluvia.

Pero semejante grado de lealtad y fidelidad al Líder, fue lo que lo condujo al patíbulo.

El 25 de Septiembre de 1973, pocos días antes de ver a Perón asumir su tercera presidencia, el pueblo tomo conocimiento, con estupor y rabia, que habían asesinado a Rucci.
Poco a poco se fueron revelando los detalles del vil y cobarde asesinato. Fue minutos después del mediodía, cuando Rucci y un grupo de dirigentes sindicales abandonaban una reunión en la vivienda prestada, en la avenida Avellaneda al 2900.
Todo señala e indica que hubo una cuidada planificación, una sutil logística, armas sofisticadas y un ensañamiento pocas veces visto, este ataque se encontraba fuertemente ligado a intereses poderosos que pretendían debilitar al General Perón.

Rucci recibió numerosos impactos de bala, heridas, casi todas mortales y de diversos calibres. Uno de sus chóferes logró sobrevivir, pese a recibir siete disparos.



José Ignacio Rucci se había casado con Nélida Blanca Vaglio (Coca) y tuvo dos hijos: Aníbal y Claudia que apenas tenían 14 y 9 años cuando asesinaron a su padre.
Su asesinato, producido a los 49 años de edad, hizo decir al General Perón en el velatorio: “...Me han cortado las patas…”
Por lo expresado precedentemente, y en ocasión de conmemorarse un nuevo aniversario del asesinato del Compañero JOSE IGNACIO RUCCI, solicito que este Honorable Cuerpo acompañe el presente Proyecto de Declaración.-


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje