Página principal

Proyecto de ley 73 de 2005 senado. Gaceta 561 de 2005


Descargar 49.85 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño49.85 Kb.
PROYECTO DE LEY 73 DE 2005 SENADO.

GACETA 561 DE 2005

por medio de la cual se aprueba la "enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados", adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza.


El Congreso de la República


Visto el texto de la Enmienda al artículo 1° de la Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza, que a la letra dice:

(Para ser transcrito: Se adjunta fotocopia del texto íntegro del Instrumento Internacional mencionado).



«Enmienda al artículo 1° de la Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados

Los Estados Partes en la Segunda Conferencia de Examen, celebrada del 11 al 21 de diciembre de 2001, adoptaron la siguiente decisión de enmendar el artíc ulo 1° de la Convención para ampliar el ámbito de su aplicación a los conflictos armados no internacionales. Esta decisión figura en la Declaración Final de la Segunda Conferencia de Examen, que se publica con la signatura CCW/CONF.II/2.

"DECIDEN enmendar el artículo 1° de la Convención como sigue:

1. La presente Convención y sus Protocolos anexos se aplicarán a las situaciones a que se refiere el artículo 2 común a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativos a la protección de las víctimas de los conflictos armados, incluidas cualesquiera situaciones descritas en el párrafo 4 del artículo 1° del Protocolo Adicional I a esos Convenios.

2. La presente Convención y sus Protocolos anexos se aplicarán, además de las situaciones a las que se refiere el párrafo 1 del presente artículo, a las situaciones a que se refiere el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949. La Convención y sus Protocolos anexos no se aplicarán a las situaciones de tensiones internas y de disturbios interiores, tales como los motines, los actos esporádicos de violencia y otros actos análogos que no son conflictos armados.

3. En el caso de conflictos que no sean de carácter internacional que tengan lugar en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes, cada parte en el conflicto estará obligada a aplicar las prohibiciones y restricciones de la presente Convención y de sus Protocolos anexos.

4. No podrá invocarse disposición alguna de la presente Convención o de sus Protocolos anexos con el fin de menoscabar la soberanía de un Estado o la responsabilidad que incumbe al Gobierno de mantener o restablecer el orden público en el Estado o de defender la unidad nacional y la integridad territorial del Estado por todos los medios legítimos.

5. No podrá invocarse disposición alguna de la presente Convención o de sus Protocolos anexos para justificar la intervención, directa o indirecta, sea cual fuere la razón, en un conflicto armado o en los asuntos internos o externos de la Alta Parte Contratante en cuyo territorio tenga lugar ese conflicto.

6. La aplicación de las disposiciones de la presente Convención y sus Protocolos anexos a las partes en un conflicto, que no sean Altas Partes Contratantes, que hayan aceptado la presente Convención y sus Protocolos anexos no modificará su estatuto jurídico ni la condición jurídica de un territorio en disputa, ya sea expresa o implícitamente.

7. Las disposiciones de los párrafos 2 a 6 del presente artículo no se interpretarán en perjuicio de los Protocolos adicionales adoptados después del 1° de enero de 2002, que pudieran aplicarse, ni excluirán o modificarán el ámbito de su aplicación en relación con el presente artículo".

I hereby certify that the foregoing text is a true copy of the Amendment, adopted on 21 December 2001 at the Second Review Conference of the Parties to the Convention on Prohibitions or Restrictions on the Use of Certain Conventional Weapons which may be deemed to be Excessively Injurious or to have Indiscriminate Effects, which was held in Geneva, from 11 to 21 December 2001.

For the Secretary-General, The Legal Counsel (Under-Secretary-General for Legal Affairs)

United Nations, New York

11 February 2002

Je certifie que le texte qui précède est une copie conforme de l¿Amendement adopté le 21 décembre 2001 à la Deuxiéme Conference d¿examen des Parties à la Convention sur l¿interdiction ou la liraitazon de l¿emploi de certaines armes classiques qui peuvent être considérées comme produisant des effets traurnatiques excessifs ou comme frappant sans discrimination, tenue à Genéve, du 11 au 21 décembre 2001.

Pour le Secrétaire général,

Le Conseiller juridique

(Secrétaire général adjoint aux affaires juridiques)

Organisation des Nations Unies

New York, le 11 février 2002»

Hans Corell

RAMA EJECUTIVA DEL PODER PUBLICO


PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
Bogotá, D. C., 28 de febrero de 2005

Aprobada. Sométase a la consideración del honorable Congreso Nacional para los efectos constitucionales.

(Fdo.) ÁLVARO URIBE VÉLEZ

La Ministra de Relaciones Exteriores

(Fdo.) Carolina Barco Isakson.

DECRETA:

Artículo 1°. Apruébese la Enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza.

Artículo 2°. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 1° de la Ley 7ª de 1944, la "Enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados", adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza, que por el artículo primero de esta ley se aprueba, obligará al país a partir de la fecha en que se perfeccione el vínculo internacional respecto del mismo.

Artículo 3°. La presente ley rige a partir de la fecha de su publicación.

Dada en Bogotá, D. C., a los

Presentado al honorable Congreso de la República por la Ministra de Relaciones Exteriores, el Ministro de Defensa Nacional y la Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

La Ministra de Relaciones Exteriores,

Carolina Barco Isakson.


El Ministro de Defensa Nacional,

Jorge Alberto Uribe Echavarría.

La Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial,



Sandra del Rosario Suárez Pérez.
EXPOSICION DE MOTIVOS

Honorables Senadores y Representantes:

En nombre del Gobierno Nacional y en cumplimiento de los artículos 150, numeral 16 y 189 numeral 2 de la Constitución Política, presentamos a consideración del honorable Congreso de la República el Proyecto de Ley por medio de la cual se aprueba la Enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza.

La Convención que se enmienda, hecha en Ginebra, el 10 de octubre de 1980, aprobada mediante Ley 469 del 5 de agosto de 1998 y ratificada por Colombia el 6 de marzo de 2000, y en vigor para nuestro país a partir del 6 de septiembre de 2000, en su artículo 8° referido a su Examen y Enmiendas prevé que en cualquier momento después de la entrada en vigor de la presente convención, cualquier Alta Parte Contratante podrá proponer enmiendas a la presente convención o a cualquier protocolo anexo por el que ese Estado esté obligado. Toda propuesta de enmienda será comunicada al Depositario, quien la notificará a todas las Altas Partes Contratantes y recabará su opinión sobre la conveniencia de convocar una conferencia para considerar la propuesta. Si una mayoría, que no deberá ser menor de 18 de las Altas Partes Contratantes, conviniere en ello, el Depositario convocará sin demora una conferencia, a la que se invitará a todas las Altas Partes Contratantes. Los Estados no partes en la presente convención serán invitados a la conferencia en calidad de observadores.

En cumplimiento de lo anterior, del 11 al 21 de diciembre, en Ginebra, Suiza, se llevó a cabo la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la que se adoptó la enmienda que hoy sometemos a su consideración.

En la actualidad, la Convención cuenta con cinco protocolos adicionales. El primero de ellos, el Protocolo I, prohíbe la utilización de cualquier arma cuyo efecto sea el de lesionar mediante fragmentos no detectables por rayos X en el cuerpo humano. Por su parte, el Protocolo II, prohíbe o restringe la utilización de minas antipersonales y otros artefactos y busca minimizar su impacto sobre las poblaciones civiles durante y después de un conflicto. El Protocolo II Enmendado se aplica a los conflictos armados internos. Por otra parte, el Protocolo III, restringe el uso de artefactos incendiarios, y el Protocolo IV prohíbe el uso de armas láser específicamente diseñadas para enceguecer en forma permanente o causar daños no reversibles a los ojos. Colombia, al hacerse parte de la Convención también lo hizo respecto de los protocolos antes mencionados.

Como podrá recordarse la Convención y sus Protocolos pretende regular la conducta de los Estados en relación con el uso de ciertos tipos de armas, incluidas las minas antipersonales, que pueden afectar sin distinción a civiles y combatientes, la prohibición total del uso, la producción y el comercio, además de la destrucción de armas inhumanas existentes. Se ha vislumbrado como el objetivo final y la única manera de hacer frente al problema del sufrimiento humano que estas armas representan y podrían representar en el futuro a las personas con ocasión de un conflicto armado.

Al igual que los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales de 1977, la Convención de 1980 sobre Ciertas Armas Convencionales es un instrumento internacional de derecho internacional humanitario para ayudar a limitar el sufrimiento de las víctimas en los conflictos armados.

Como ha quedado anotado, Colombia se convirtió en Estado Parte de la citada convención y los cuatro Protocolos anexos, el Protocolo I sobre Fragmentos No Localizables, el Protocolo II sobre Prohibiciones o Restricciones en el Empleo de Minas, Armas Trampa y otros artefactos, el Protocolo II Enmendado, el Protocolo III sobre Prohibiciones o Restricciones del Empleo de Armas Incendiarias, y el Protocolo IV sobre Armas Láser Cegadoras.

La ampliación del ámbito de aplicación de la Convención y sus Protocolos es importante para el Derecho Internacional Humanitario pues garantiza que las normas fundamentales por las que se prohíben las armas que infligen sufrimientos innecesarios, o que provocan efectos indiscriminados sean pertinentes y se apliquen al tipo de conflictos armados que tienen lugar en la actualidad.

La ampliación del ámbito de aplicación de la Convención y sus Protocolos Adicionales proporciona una protección tanto para las personas que participan directamente en las hostilidades como para la población civil en situaciones de conflictos armados NO internacionales. Esta ampliación es compatible con otros tratados de derecho internacional humanitario ratificados por Colombia como la Convención de Ottawa sobre la Prohibición del Empleo, Alma-cenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción, del 18 de septiembre de 1997, el Protocolo de 1999 de la Convención de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en situación de conflicto armado y la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción, el Almacenamiento y el Empleo de Armas Químicas y sobre su Destrucción de 1993.

La aprobación por parte de Colombia de la presente Enmienda significaría que los Protocolos I, III y IV de la Convención entrarían a aplicarse en situaciones de conflicto armado NO internacional. Hasta el momento, el Protocolo II Enmendado sobre Prohibiciones o Restricciones en el Empleo de Minas, Armas Trampa y otros artefactos, era el único aplicable en tales conflictos.

LA ENMIENDA


En la Segunda Conferencia de Examen de la Convención sobre Prohibiciones o Restricciones del Empleo de ciertas Armas Convencionales que puedan Considerarse Excesivamente nocivos o de Efectos Indiscriminados, los Estados Parte consideraron de importancia ampliar el ámbito de su aplicación en situaciones de conflictos armados NO internacionales. También, la Enmienda deja en claro que tanto la Convención como sus Protocolos no se aplicarán a las situaciones de tensiones internas y disturbios interiores, tales como motines, los actos esporádicos de violencia y otros actos análogos que no son conflictos armados.

En el caso de conflictos que no sean de carácter internacional y que tengan lugar en el territorio de las altas partes contratantes, cada parte en el conflicto estará obligada a aplicar las prohibiciones y restricciones de la Convención y de sus protocolos anexos.

De la misma manera, la aplicación de las disposiciones de la Convención y sus protocolos anexos, no surtirá efectos sobre el estatuto jurídico de las partes en conflicto ni la condición jurídica de un territorio en disputa.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Gobierno Nacional, consciente de la importancia de la aplicación de las normas derecho internacional humanitario, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, solicita al honorable Congreso de la República, aprobar la Enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención, el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza.

De los honorables Senadores y Representantes,

La Ministra de Relaciones Exteriores,


Carolina Barco Isakson.


El Ministro de Defensa Nacional,

Jorge Alberto Uribe Echavarría.

La Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial,



Sandra del Rosario Suárez Pérez.

LEY 424 DE 1998


(enero 13)

por la cual se ordena el seguimiento a los convenios internacionales suscritos por Colombia.

El Congreso de Colombia

DECRETA:

Artículo 1º. El Gobierno Nacional a través de la Cancillería presentará anualmente a las Comisiones Segundas de Relaciones Exteriores de Senado y Cámara, y dentro de los primeros treinta días calendario posteriores al período legislativo que se inicia cada 20 de julio, un informe pormenorizado acerca de cómo se están cumpliendo y desarrollando los Convenios Internacionales vigentes suscritos por Colombia con otros Estados.

Artículo 2º. Cada dependencia del Gobierno Nacional encargada de ejecutar los Tratados Internacionales de su competencia y requerir la reciprocidad en los mismos, trasladará la información pertinente al Ministerio de Relaciones Exteriores y este, a las Comisiones Segundas.

Artículo 3º. El texto completo de la presente ley se incorporará como anexo a todos y cada uno de los Convenios Internacionales que el Ministerio de Relaciones Exteriores presente a consideración del Congreso.

Artículo 4º. La presente ley rige a partir de su promulgación.

El Presidente del honorable Senado de la República.



Amylkar Acosta Medina.

El Secretario General del honorable Senado de la República,



Pedro Pumarejo Vega.

El Presidente de la honorable Cámara de Representantes,



Carlos Ardila Ballesteros.

El Secretario General de la honorable Cámara de Representantes,



Diego Vivas Tafur.

REPUBLICA DE COLOMBIA -


GOBIERNO NACIONAL

Publíquese y ejecútese.

Dada en Santa Fe de Bogotá, D. C., a 13 de enero de 1998.

ERNESTO SAMPER PIZANO


La Ministra de Relaciones Exteriores,

María Emma Mejía Vélez.

SENADO DE LA REPUBLICA

Secretaría General
(Art. 139 y ss. Ley 5ª de 1992)

El día 18 del mes de agosto del año 2005 se radicó en este despacho el Proyecto de ley número 73, con todos y cada uno de los requisitos constitucionales y legales, por la Ministra de Relaciones Exteriores, doctora Carolina Barco Isakson; Ministro de Defensa, doctor Jorge Alberto Uribe Echavarría.

El Secretario General,

Emilio Otero Dajud.

SENADO DE LA REPUBLICA


SECRETARIA GENERAL

Tramitación de Leyes


Bogotá, D. C., agosto 18 de 2005

Señora Presidenta:

Con el fin de que se proceda a repartir el Proyecto de ley número 73 de 2005 Senado, por medio de la cual se aprueba la "Enmienda al artículo 1° de la convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, adoptada en la Segunda Conferencia de Examen de los Estados Parte en la Convención", el veintiuno (21) de diciembre de dos mil uno (2001), en Ginebra, Suiza, me permito pasar a su despacho el expediente de la mencionada iniciativa que fue presentada en el día de hoy ante Secretaría General. La materia de que trata el mencionado proyecto de ley es competencia de la Comisión Segunda Constitucional Permanente, de conformidad con las disposiciones reglamentarias y de ley.

El Secretario General del honorable Senado de la República,

Emilio Otero Dajud.

PRESIDENCIA DEL HONORABLE SENADO
DE LA REPUBLICA


Bogotá, D. C., agosto 18 de 2005

De conformidad con el informe de Secretaría General, dese por repartido el proyecto de ley de la referencia a la Comisión Segunda Constitucional y envíese copia del mismo a la Imprenta Nacional con el fin de que sea publicado en la Gaceta del Congreso.

Cúmplase.

La Presidenta del honorable Senado de la República,


Claudia Blum de Barberi.


El Secretario General del honorable Senado de la República,

Emilio Otero Dajud.


 


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje