Página principal

Provincia de misiones diariodesesione s


Descargar 1.57 Mb.
Página6/26
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño1.57 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Sr. Presidente (Rovira).- Tiene la palabra el Diputado Schiavoni.

Sr. Schiavoni.- Señor presidente: por el mismo tema, por supuesto. Quiero referirme al dictamen en minoría que acompañamos, al tema de las aduanas internas, que ya fue ampliamente dicho acá por los compañeros que me precedieron en el uso de la palabra y -realmente- es algo que no resiste el menor análisis, así que ahondar en eso sería perder tiempo.

Pero sí me resulta preocupante del dictamen de la mayoría, reafirmar la política fiscal en aras del proyecto político misionerista y -casualmente- en estos días en que venimos analizando el presupuesto de la provincia, si hay algo que no tiene el proyecto político, es de misionerista, porque cuando uno observa las fuentes de financiamiento de nuestra provincia, lamentablemente, habría ministerios que sin el aporte de la nación, no tendrían ni para la yerba que toman sus empleados.

Entonces hablar de que todo este andamiaje fiscal de la Dirección General de Rentas sostiene el proyecto misionerista, donde la consecuencia es que casualmente los misioneros paguen la mercadería más cara que cualquier otro habitante de la República Argentina, la verdad -en mi criterio- de misionerista tiene bien poco.

Pero haciendo otra consideración, lo que quiero aclarar es que por lo menos el bloque del PRO, no nos interesa quién se lleva el rédito político de la revisión de esta medida, de esta resolución de Rentas.

No hacemos especulaciones sobre de quién fue la idea, quién finalmente tomó la decisión que había que tomar, porque si así fuese, lo que haríamos desde la oposición, es hacernos los tontos, que Rentas siga aplicando esta modalidad, que logró el director de la Dirección General de Rentas, la verdad es que tiene un gran mérito, logró que se pongan de acuerdo los de la Confederación Económica de Misiones, con los de la Cámara de Comercio que cuando se ven en la calle cruzan de vereda, ahora resulta que logró unificar criterios de esta gente, en contra de la medida por él implementada. Así que, si estuviésemos realizando algún tipo de especulación política respecto de esto y no fuese nuestro genuino interés el bienestar de nuestros comprovincianos, nos callaríamos la boca, los dejaríamos que sigan aplicando esta política que está absolutamente de espaldas a la lógica y al sentido común y -finalmente- quienes tendrían el repudio del pueblo de la provincia serían los que sostienen este tipo de medidas. Por el contrario, entendemos que está el beneficio de los misioneros por arriba de cualquier otra cosa y en virtud de ello nos tomamos el trabajo de escuchar y no en una oportunidad, en dos oportunidades, a toda esta gente que no se puede ver entre sí, que se juntaron para explicar lo mismo, entonces, esperamos que esto los llame a la reflexión, porque si dirigentes gremiales y empresarios, que son el agua y el aceite, que no quieren juntarse en una multisectorial como lo hemos propuesto, que no quieren estar juntos y en esto sí están juntos, quiere decir que algo está pasando.

Y recuerden que cuando la gente en su conjunto reclama por lo mismo, es de necios no escuchar y les voy a traer una pequeña reflexión al respecto, decía Albert Einstein cuando se quería referir a alguna persona que no era inteligente: “No inteligente es aquel que realiza el mismo experimento en las mismas condiciones y espera obtener un resultado diferente.”

La tozudez en la aplicación de esta resolución no va a traer ningún resultado diferente sino va a llevar a que el pueblo de Misiones pague cada vez más cara la mercadería y se le encarezca el costo de vida, que ya de por sí es alto y el poder adquisitivo de los salarios es cada vez menor.

Por eso, les pedimos que reflexionen, no han ningún problema cuando uno comete una equivocación en revisar en qué se equivocó, y es de personas inteligentes rectificar no ratificar, cuando se está equivocada hay que rectificar en beneficio de todos los misioneros. Por eso le pedimos a los compañeros del oficialismo que revean ese dictamen y podamos solucionar un problema que no es sólo de las empresas y del comercio, como se quiere hacer ver, particularizar que es en el sector de los comerciantes los empresarios que tienen plata, a una falacia total.

Voy a repetir palabras del propio director General de Rentas de la Provincia de Misiones, que nos dijo a los miembros de la Comisión de Presupuesto, Impuestos y Hacienda: “ustedes conocen algún impuesto que no se traslade a los precios”, eso fue lo que ha manifestado el propio director General de Rentas.

Por lo tanto, sabemos que -efectivamente- se traslada a los precios y ¿quién termina pagando? “Juan Pueblo” termina pagando, entonces no hay que ser cabeza dura, no hay que argumentar con falsedades porque ineluctablemente las conclusiones también van a ser falsas, hay que partir de premisas verdaderas para arribar a conclusiones verdaderas.

El tal proyecto misionerista no existe, el análisis del presupuesto así lo demuestra, la ratificación en todos sus términos de la política fiscal está ocasionando problemas terribles a nuestros comprovincianos no sólo a los que trabajan, comercian y producen sino a todos los que consumimos y gastamos nuestro sueldo en el ámbito de la provincia.

Por eso les pido una vez más, es de personas inteligentes rectificarse cuando se ha cometido una equivocación, que cualquiera la puede cometer, por supuesto, lo inteligente es rectificar y no ratificar. Muchas gracias.



Sr. Vicepresidente Primero (Agulla).- Tiene la palabra el Diputado Wipplinger.

Sr. Wipplinger.- Señor presidente: por un lado ratifico nuestra oposición, y pido al bloque mayoritario que entienda que este no es un juego de chicaneo político, que entienda que el pedido de suspensión no significa no cobrar impuestos, creo que se está buscando ser lo más claro posible en el mensaje, se está pidiendo un freno al cobro anticipado, a este cobro anticipado ¿por qué? porque está generando muchas fallas en su forma de implementación, muchos abusos se están cometiendo en este sentido, muchos desfasajes en los equilibrios competitivos que necesitan tanto el comercio como la industria y la producción misionera que está generando costos extras.

Por eso, además de lo que podamos aportar, le pedimos a los integrantes del bloque mayoritario que piensen, que escuchen lo que se está planteando, es por el bien de nuestra provincia de nuestro sector productivo. Estos días todos los sectores se expresaron, sectores que -en general- es muy difícil juntarlos en un reclamo, porque tienen diferentes visiones, inclusive los representantes del sector de vendedores ambulantes también estaban presentes; todos coincidían en una misma cuestión que es lo que se busca que entienda el oficialismo, porque nadie habla de no avanzar en el blanqueo, nadie planteó que no haya controles o mayor transpa-rencia; es el reclamo unánime de todos los sectores que trabajan bien y como corresponde en las normas.

En este sentido hubo un reconocimiento, inclusive, queremos que le presten atención al hecho de que gracias a un mayor control, hubo muchas empresas que blanquearon, no hay más inversiones de empresas, estos 5.600 nuevos contribuyentes no son un aluvión de nuevas inversiones, no hay que confundirse, es simplemente la parte positiva de un control para empezar a igualar las condiciones, que es -un poco- el reclamo histórico de las distintas cámaras, de los distintos sectores, que haya igualdad en condiciones de competitividad y en eso fallaba el Estado, esa es la única parte positiva de la nueva acción en este control que está generando que mucha gente que estaba trabajando en negro, evadiendo, ahora esté obligada -bienvenido sea- ampliando la base de aportantes del Estado y eso lo que justamente permitiría una mayor recaudación, bajando inclusive la alícuota, empezando a buscar una alícuota mucho más competitiva para sectores que necesitan esa competitividad para seguir subsistiendo o para ganar terreno ante otras empresas de igual tipo fuera de la provincia, sin afectar la recaudación, estamos todos de acuerdo y buscamos dejarlo claro, dejar de lado el chicaneo, que se entienda que el Estado tiene que recaudar y tiene que recaudar más, pero por mayor volumen, por mayor actividad y en este caso puntual la forma en que se está implementando este pago de cuentas tiene fallas, y está generando distorsiones.

Volvemos a insistir, el hecho de ver que sectores tan disímiles se junten es una cuestión clara que tiene que tomar nota el oficialismo de que la cosa está grave, al sector empresario en general le cuesta mucho venir a dar la cara ante el sector político, suele tener miedo, suele tener miedo a las acciones, a los planteos; por eso, lo que se vio este martes es un dato importante a tomar en cuenta, nadie planteó estar en contra del aporte, en contra de tributar. Es más, plantearon reclamos a sectores que todavía están teniendo -inclusive- apoyo político del Estado y que justamente no tienen blanqueo como La Salada. La instalación de La Salada en Candelaria, en Eldorado y en otras localidades está generando un negocio que compite deslealmente con otros sectores comerciales, entonces, lo que se plantea en todos los rubros es generar condiciones de competitividad y transparencia, nadie está en contra.

Por qué la suspensión, este impuesto en la forma que se está cobrando está generando una acumulación de fondos en muchas empresas que en forma anticipada están pagando un dinero que no lo están recuperando con la facilidad expresada en la Comisión de Presupuesto por el sector de Rentas, que no es tan simple ni tan rápido el trámite para demostrar que no corresponde o que hay más haber a cuenta, y peor en el momento actual en que vivimos, con una inflación que por lo menos, según los números de Cámara de Diputados de la Nación, ronda el 40 por ciento y según los números presentados por el presupuesto de la provincia -aparentemente- comulga con ese 40 por ciento, porque el número es cercano.

Para que se entienda: en las distintas categorías, negocios grandes y negocios chicos, significa la necesidad de una mayor capacidad de capital de giro, de flujo de fondos y muchas veces algunas empresas no los tienen o les lleva a una situación de ahogo; por ende, por un lado u otro, significan mayores costos, significan costos que se trasladan al consumidor misionero, y en algunos casos está llevando a algunas empresas chicas o a algunos comercios a situaciones límites donde ese dinero estancado que no están recuperando porque superó el monto que tenía que haber pagado correctamente de impuesto, por la burocracia, para el recupero, está generando un freno para este comercio, eso es lo que se le está pidiendo, no el no cobro, o sea se está pidiendo una suspensión mientras discutimos, más allá de la opinión de lo caro o lo elevado de los impuestos que podemos debatir y discutir mucho en ese sentido. Pero hoy, el primer planteo es suspender transitoriamente lo básico, lo que está generando el punto de conflicto, porque hay sectores que ya no aguantan más, hay productos nacionales que directamente ya no vienen a la provincia por el conflicto que le genera esto y la acumulación de recursos que está generando con las demoras para recuperar, está haciendo no conveniente y desisten, toman a la Provincia de Misiones como uno provincia que directamente no le justifica intentar la venta y esto vuelve a repercutir en el consumidor misionero, significa menos ofertas, menos alternativas para el consumidor. Se busca una toma de conciencia para trabajar en el hecho de que haya más inversiones y más blanqueos en todas las cadenas, pero con una alícuota mucho más razonable y competitiva. El drama en sí, además del pago anticipado y la acumulación, que en algunos casos termina haciendo que un producto pague en forma anticipada el Impuesto a los Ingresos Brutos, dos y hasta tres veces, primero en el pago anticipado, después porque depende de adónde va ese producto va a un agente de retención que lo va a retener nuevamente, aunque ya lo pagó en forma anticipada, pero el agente de retención tiene que retener. Tienen que ver cómo recuperan, y en muchos casos después cuando cobran el cheque, otra retención más. Eso es lo que se está planteando, que hay sectores y rubros que le está generando un desfasaje y la acumulación le está generando un costo dinerario extremada-mente elevado, que está llevando al ahogo a muchas empresas y algunas que por ahí analizaron venir a la provincia, más allá del contexto recesivo de la economía nacional siempre hay rubros que tienen un nicho, ven la dificultad lo que hace que desistan venir.

El caso de los productores primarios, recién explicaba el Diputado Marcelo Rodríguez, el ejemplo de Corrientes, que pueden inscribirse, la realidad es que -en general- al productor primario le está llevando mucho tiempo hasta lograr la respuesta de Rentas, esta es una queja reiterativa que la vengo escuchando hace muchos meses de gente del sector primario. Un caso particular, inicié un trámite por un sector de producción primaria, los meses pasan y no hay respuestas, hay un peloteo, un juego, mientras tanto cada vez que hay movimiento hay que pagar Ingresos Brutos del cual se está exceptuado. Se está haciendo una retención indebida de un dinero que no corresponde, un dinero que encima con esta inflación, más todos los trámites, más el costo de esta burocracia, el día que uno logra recuperarlo o compensarlo ya no tiene el mismo valor. Hay productores primarios que están permanentemente pagando un dinero que no corresponde, esa es una realidad de hecho. Nos vanagloriamos de que el sector primario misionero no pague o de que -por convenio multilateral- otros sectores primarios de otras provincias que venden sus productos en Misiones no pagan y la realidad es que la burocracia por la forma en que está implementada, sí lo está teniendo que hacer porque hay demoras en la respuesta. En mi caso en particular, dirigí una nota al Contador Thomas pidiendo explicación de cuál era el procedimiento debido a estas demoras, ya pasó más de dos meses y hasta ahora no logré una respuesta. Es preocupante, por ahí no es cuestión de mi problema puntual de un trámite que hice, sino ratificar el problema que muchos productores primarios me comentaron.

En el caso de las multas, lo grave -que es otra cuestión- es que por estos errores formales como se explicaba, se interdicta la carga, se frena el camión, sea el transporte que sea, puede ser hasta la firma Petrovalle del gobernador en este caso, para ser claro, no estamos hablando de un transporte cercano a la familia. Es más, por ejemplo, el rubro al que se dedica mi familia que es transporte internacional, en general, no tiene este tipo de problemas, no los tiene porque los trámites directa-mente son de importación y exportación, pero sí hay muchos transportes que vienen, a veces con producción primaria o con paqueterías, que quedan interdictados, en muchos casos por errores, a veces por cómo imprimió la impresora o porque no terminaron de declarar un dato o porque vino con el duplicado del remito, el duplicado del remito viene con todos los datos constatables por el sistema, actualmente la validez de ese remito… o sea los datos están, no hay mala fe, no hay mala intención, no hubo intención de evadir, el transporte entró por donde correspondía, presentó la documentación, no estamos hablando de quien intenta escapar por un camino lateral, hubo casos, en general el comercio, todos los sectores no defendimos este tipo de situaciones, estamos planteando respecto a quien intenta hacer las cosas como corresponde y a veces -por tecnicismos- termina hoy en esa aduana, porque eso es en lo que se convirtió por la forma en que está accionando. Ese es el problema, se están haciendo mal las cosas, termina siendo una aduana, porque interdicta la carga y termina siendo extorsiva, por qué cuestión, no sólo porque se aplique una multa elevadísima por un error corregible, no de mala voluntad, pero encima hay que pagar ese dinero antes de liberar el vehículo, no es una multa que podrá pagar o discutirla después, retienen, con el problema para el chofer, con el problema de que las mercaderías a veces son perecederas; en el caso de animales, vimos vehículos con animales varias horas parados, con todo el problema que eso genera, con todos los daños y la posibilidad hasta de muerte de los animales. Hay una falta de conciencia en la implementación, de razonabilidad, eso es lo que se está buscando que se entienda y se comprenda.

Seguiremos discutiendo seguramente en otros proyectos, la visión política del equilibrio impositivo, cuál es el valor razonable, pero hoy, este ítem puntual que se pide, generó un punto de conflicto serio. El interdictar cargas, exigir el pago para liberar esa carga con el costo que genera mientras no la liberás, de una multa que no se puede discutir y -encima- para liberar tenés que firmar el desistimiento de tu derecho a defensa, donde reconocés que tiene razón quien te acusó y quien te impuso la multa, es un abuso. Eso es lo que se está buscando que se comprenda, este tipo de errores se pagan caro y -a la larga- lo va a pagar caro la provincia, posiblemente no este gobierno, porque la pérdida va generándose por goteo, pero a la larga en una provincia muy industrializada y eso que estamos en pañales en lo que es la capacidad de industrialización y de productividad cuando la comparamos con otras provincias de la zona, pero si no tomamos ese impulso del que venimos y lo aprovechamos bien para repotenciar, vamos a ver cómo año tras año por goteo se siguen perdiendo inversiones, una para acá, otra para allá.

Hace poco comentaba en este Recinto el hecho de una empresa de Dos de Mayo, cercana a la localidad originaria del gobernador, que tenía la posibilidad de hacer una reinversión -directamente está planteándose- en la Provincia de Corrientes, porque la diferencia de costo es muy elevada, más todos estos problemas, son alertas.

En general, todos los partidos políticos dejamos de lado lo que es el juego de una posible campaña política en el hecho de transmitir una problemática y empezar a analizarla, nadie está en contra del cobro. Entendemos que el Estado necesita una recaudación fuerte por el pleno trabajo productivo de nuestra provincia. Hoy nuestra provincia, entre Impuesto de Sellos e Ingresos Brutos recauda sólo el 20 por ciento del presupuesto general, el 80 por ciento viene de nación, de la pequeña parte que nos está pagando de nuestra propia productividad. Lo que se plantea en otra discusión, no en este proyecto, es para una declaración de apoyo al gobierno y a los legisladores nacionales, que reclamen para que el gobierno nacional cumpla con el 34 por ciento que tiene que dar a la provincia por Constitución Nacional, por coparticipación. No estamos hablando de la discusión de si nosotros -dentro de ese porcentaje- aumentamos nuestra alícuota con respecto a otras provincias, sabemos que esa discusión es súper complicada, sacarle a uno para pagarle a otro, estamos reclamando lo que nos corresponde, el 34 por ciento del presupuesto nacional. Con quién decidimos al final -como provincia- pelear o hacer frente, contra el grande o contra el chico, hoy la nación es la que no está cumpliendo con lo que nos manda, solo un 25 por ciento, la que nos está reteniendo el 9 por ciento del total de la masa, esto supera largamente lo que cobramos en Ingresos Brutos y en tasas en la provincia y por tasa de Ingresos Brutos hoy estamos en el 11,5 por ciento del total; o sea, el vivir con lo nuestro hoy no es cierto. Sí es cierto que podemos llegar a hacerlo si reclamamos el 34 por ciento, si logramos como Provincia de Misiones y seguramente otras provincias también tendrán que pelear oportunamente para que el Estado nacional respete el federalismo, nuestra autonomía y todos los proyectos que la provincia presenta en la Cámara, siempre acompañamos todo lo que tiene que ver con la defensa de nuestra autonomía en eso estamos de acuerdo, en eso hay una defensa unánime por el todo, por el pueblo misionero.

Hay una defensa real, tenemos que dar una pelea contra los grandes, el grande -en este caso- es el Estado nacional que se está quedando con un recurso nuestro y por otro lado, el dinero que tenemos que invertir en darle un claro impulso al sector productivo que es el reclamo permanente, que por lo menos desde nuestra bancada lo estamos haciendo. Tenemos un potencial no aprovechado de nuestro sector agroin-dustrial, en generación de energía, en alimentos para exportación y todavía el 80 por ciento de lo que consumimos viene de afuera siendo que podríamos exportar.

Misiones tiene capacidad no aprovechada, en eso tiene que estar presente el Estado y tenemos que ser claros, entendemos que el Estado es el gran impulsor y el que tiene que darle líneas a esos ejes, a eso también va ligado el proyecto presentado por nuestra bancada, hecho principalmente por el Diputado Kreimer que es el impulsor; es justamente el proyecto de ley industrial para fijar el rumbo de los lineamientos de un proyecto abierto al trabajo con todas las bancadas, no somos cerrados, queremos una provincia que aproveche ese potencial de autonomía que tiene. Creo que hay pocas provincias en el país que -realmente- tienen todo el horizonte por delante para ser una “Suiza”, si aprovechamos la capacidad que tenemos de producir alimentos, de generación de empleo, tenemos que empezar a buscar razonabilidad en los planteos, empezar a ser coherentes.

Por lógica uno critica cuando se ahoga a ciertos sectores y después vemos que el gobernador pagó 1.660.000 pesos a un personaje como Rossi, quien se tuvo que inscribir ese mismo mes como monotributista, que ganaba 20 mil pesos porque no estaba inscripto en la categoría como para cobrar ese monto, respuestas que no logramos hasta el momento y eso choca, en una situación en que se está frenando la economía, donde se están generando cobros y retenciones indebidas; encima se ven malos manejos de quien dirige el Ejecutivo.

Por eso -dejemos de lado al Ejecutivo- lo que pedimos ahora, es la aprobación de una suspensión por parte del Ejecutivo, ¿por qué? porque mientras discutimos, mientras llegamos al punto de encuentro, hay sectores productivos a los que el agua les está llegando al cuello, el semáforo ya se le puso en rojo.

Por eso, reitero el pedido a la bancada oficialista, sepan que no hay mala intención de nuestra bancada, entendemos que las demás bancadas tenemos que dejar de lado el juego político y frenar lo que consideramos que es un error, corregir y empujar a la provincia para adelante. Gracias.



Sr. Vicepresidente (Agulla).- Tiene la palabra el Diputado Escalada.

Sr. Escalada.- Señor presidente: antes que nada quiero pedirle disculpas al presidente de mi bloque, le había prometido que no iba hablar; pero gracias a Dios estamos hablando de este tema. Si hay un tema que recorre la historia de la humanidad -aun antes de la democracia- es el cobro de impuestos.

Por el cobro de impuesto Inglaterra, los reyes ingleses han tenido las primeras sublevaciones por el cobro de impuesto cuando la democracia ni siquiera estaba en la mente, así que éste es el tema.

Los invito a cada uno de ustedes a participar, porque este es el momento en el que hay que discutir este tema. Quiero adelantar que voy a acompañar el dictamen en minoría pero con criterios absolutamente diversos a los que he escuchado hasta ahora. Quienes -de alguna manera- creemos en la política como la conquista del campo popular creemos en la igualdad y quienes creemos en la igualdad sabemos que no hay igualdad que no sea la económica, todas las otras igualdades son muy lindas, muy exclamativas, pero cuando no hay igualdad económica el asunto se pone feo.

Y aquí empieza la divisoria de aguas ¿de qué lado estamos? Estamos del lado de los que creen que los que más tienen, son los que más tienen que aportar, porque en algún momento alguien no tiene las herramientas como para establecer esa igualdad; o estamos del lado de los que de alguna manera dicen: “no, esto que me gané es legítimo y con esto puedo hacer lo que quiera” y no hay divisoria de aguas.

Estamos en un momento de crisis en el cual estas cosas se empiezan a plantear pero no es una crisis únicamente argentina, el mundo está viviendo esta crisis. Estamos inmersos en una crisis donde los sectores financieros han avanzado sobre los países, donde un juez ignoto puede declarar a todo un país soberano en desacato, esto no admite medias tintas y cada uno de nosotros deberá tomar posición, creo en los sectores progresistas, no pienso plantear esto en un maniqueo oposición-oficialismo, porque como lo dije una vez aquí, ni estamos todos de acuerdo de este lado, ni creo que ustedes allá tampoco estén todos de acuerdo.

Intento hablarles a quienes de alguna manera creen -como por lo menos creo yo- que estamos viviendo un momento de tensión, en el cual a veces ser un poco flexible y aquí está el origen de mi voto, ayuda a que los sectores conservadores no se suban a caballos de discursos facilistas, que si me tocás algo, entonces me levanto y con el sufrimiento de los sectores populares -porque esto ya lo hemos vivido- muchas veces uno termina cediendo como para decir: “bueno, evitemos otra crisis”.

Hace unos años, esta inflación tan elevada que tenemos ahora, no se había hecho ver en el país y nadie protestaba por el cobro de impuestos, de hecho la mayoría lo pagaba contento y ese es el quid de la cuestión: el momento. Hay decisiones que son muy buenas en algún momento y en otro son muy malas.

Hoy lo malo de no discutir es darle discurso a los sectores conservadores y reaccionarios que a caballo de esto -como dijo hace un rato un diputado preopinante- lograron que se pongan de acuerdo los que no lo estaban, para ir en contra. Atenti con esto. Estoy hablando de quienes creemos en los sectores progresistas, atenti con este discurso porque terminamos legitimando, porque si hay algo que está enancado directamente con la recaudación es cómo se gasta lo recaudado y acá sí tenemos que empezar a examinar.

Estos días estamos tratando el presu-puesto y cuando se gasta bien, a veces hasta se pagan con gusto los impuestos; ahora, cuando el tema no es claro, obviamente, el sistema empieza a resquebrajarse y sobre eso empiezan a subirse los sectores conservadores que -obviamente- alientan este tipo de cuestiones.

Por eso, porque provengo de un partido popular, soy de los que creen que estamos en un punto bisagra, no solamente en la Argentina sino en el mundo entero. O nos ganan las corporaciones y el poder financiero o logramos restablecer la soberanía popular y en esto hay que hacerse cargo. El gobierno nacional y el provincial se tienen que hacer cargo de que no le están cobrando los impuestos que le tienen que cobrar a las entidades financieras; cómo puede ser que los bancos, que son los que más plata han ganado en todas esta década ganada, sigan siendo lo que menos aportan. Voy más allá de los Ingresos Brutos, porque los Ingresos Brutos quedan chiquitos. Cómo puede ser que el Impuesto a las Ganancias no sea sostenido por los que más ganan y el impuesto a los objetos suntuosos. Cualquier sistema impositivo en el mundo se rige por una sola consigna, la consiga es clara: igualdad de carga a igualdad de ingresos. Es la única base de cualquier sistema impositivo acá y en la China. Dicho de otra manera, el que más gana más paga. Ahora, cuando eso no se empieza a dar, el sistema empieza a agrietarse lentamente, y cuando vemos que hay mucha gente que gana, voy a hablar específicamente de los sectores financieros, lo discutía con una diputada, con la cual coincido en muchas cosas, pero me decía que no podemos poner un policía en cada escuela y yo le decía, pero podemos poner quince en cada banco, con lo cual claramente pareciera ser que los casinos y los bancos tienen prioridad frente nuestros niños.

Estas son las cosas que tenemos que empezar a discutir y me alegro que estemos discutiendo esto, pero creo que el tema Ingresos Brutos queda chiquito; hay que reexaminar el sistema tributario, que sigue siendo regresivo en Misiones y en Argentina; dicho de otra manera, sigue pagando más impuestos el que menos ingresos tiene, al revés de lo que debería ser. Cuando tenemos un sistema impositivo basado en el IVA, en los Ingresos Brutos, son impuestos que rápidamente, de una manera muy asombrosa, el comerciante los pone en el precio, de la noche a la mañana, y lo traslada y -justamente- termina pagando la gente que está abajo, en esa pirámide. Hay otros impuestos que son más difíciles de trasladar, que es el impuestos a las riqueza, y podemos hablar de gobiernos populares, reivindicaciones populares, de la década ganada, pero lamento decir que en esta década ganada los sectores financieros siguen siendo los que menos impuestos pagan.

Los casinos: se ha llenado de casinos esta provincia, entonces todo forma parte de todo. Esta es la discusión que me alegro que tengamos acá, y no quiero ver diputados callados porque me parece que ésta es la discusión que hay que dar, justo en este momento, porque cuando las cosas van bien nadie discute esto, porque nos va bien, a todos nos pasa, si estás ganando un muy buen sueldo por ahí el bolsillo es más generoso; ahora, cuando el tema empieza a ser preocupante empezamos a cuidar el pesito.

Así que valga lo que han escuchado todos los diputados preopinantes, para saber si es el momento de ser elásticos o no ser elásticos y quiero ser claro, por lo menos en mi posición, para favorecer a los sectores concentrados y conservadores. Ser elásticos para entender que no le podemos regalar el discurso, para que sobre ese discurso se suban para atacar todas las grandes conquistas populares que se han logrado. Cuando hablo de conquistas populares, no hablo de ideológicas, quiero ser claro, una mejor salud para todos es una conquista popular, un mejor transporte para todos, una mejor reforma en el tema agrario, que tanto machaca el Diputado Bárbaro, es una conquista popular. No podemos perder esa conquista que ha sido un gran avance, aun estando en un partido opositor, reconozco que ha sido un gran avance; pero éste es un momento en el cual algunas reglas empiezan a cambiar, y sería por lo menos prudente desde la política entender eso y no cerrar el diálogo. Simplemente, con ese gesto de no cerrar el diálogo ya logramos avanzar, por lo menos no darle -obviamente- discurso a quienes lo quieren, que no hay que dialogar, que hay que imponer. Es un momento bisagra y lo estamos viendo a diario, cada uno de nosotros, a los que nos gusta vivir la política, a los que no les gusta vivir porque lo están viviendo en el bolsillo, lo estamos viviendo todos.

Esto es claro, cuando tenés la capacidad de medios, cuando tenés la capacidad de instalar el mensaje, tenés que tener cuidado de no darles a los que tienen la capacidad de medios e instalar el mensaje, el discurso; porque si encima te lo instalan, al otro día vos tenés las clases populares que empiezan a subirse el discurso sin entender que subiéndose a ese discurso justamente se complica. Y ya empiezo a escuchar consignas de ajustes, que ya empiezan a girar consignas de devaluación. Si cada uno de los empleados asalariados de cualquier lugar del país supiese lo que es una devaluación no estaría de acuerdo con ninguna. Conozco mucha gente que me dice: “La respuesta es devaluar” pero si devalúan tu platita, vale tres veces menos de la noche a la mañana. “Lo escuché el otro día al economista y no decía eso”; devaluamos, favorecemos a todos los sectores que exportan, que al otro día, un peso vale un dólar, ya vivimos esa experiencia. Entonces me parece que hay un momento, este es un momento de crisis, en el cual quienes creemos en la política, como forma de respuesta, sobre todo a los sectores populares que son los que más necesitan, quienes creemos que los impuestos son mecanismos absolutamente necesarios, para convivir en sociedad, porque si no no hay manera, tendríamos los ganadores del sistema y los perdedores que quedan excluidos tipo “Titanic”, hay que dejarlos abajo para cuando se hundan. Entonces quiero alertar sobre esto, voy a votar el dictamen en minoría de la oposición, no porque esté de acuerdo en que hay que bajar alícuotas, sino porque estoy de acuerdo en que hay que rediscutir todo el sistema tributario. Y cuando expreso esto digo: empezar a aplicar los impuestos que hay que aplicar al sistema financiero. Revisemos quiénes han ganado más en estos años, los bancos han ganado fortuna, les pido por favor que miren, revísenlo. En momentos como éste que hoy estamos viviendo, que hay inflación y hay sectores que están sufriendo, los bancos están ganando más todavía, más de lo que ganaban.

Ahora resulta que cuando le ponemos un 6 por ciento a los bancos, digo: 6 por ciento, a la pucha, le podríamos poner bastante más ¿no? ¿Qué dicen ustedes?

A los casinos, qué hacen los casinos, no hacen otra cosa que valerse de los más desposeídos que creen que porque les está yendo mal en la economía en una noche de suerte puedan dar vuelta su suerte. Entonces, no pueden ser esos los ganadores del sistema, muchachos, discúlpenme que les diga, estoy dispuesto a acompañarlos en cuanta propuesta lleven adelante para reivindicar los sectores populares, la lucha agraria, a los productores, a los que más necesitan, pero no me sumen para proteger a los que más están ganando y muchas veces, encima, dejando de lado las consignas ideológicas, que tanto se dicen en los medios, son apoyadas por el poder. No digo que es el caso específico de acá, pero si no quieren que sea así, hagan algo para rever lo que estamos cobrando a los casinos y a los bancos, porque es muy poquito.

Así que, sin querer ser más abusivo del tiempo que me toca, quiero decirle al señor presidente y al resto de la Cámara, que mal haríamos si dividiéramos esto entre un discurso opositor u oficialista. Me parece que es un momento en el cual cada uno de nosotros tiene que hacer su aporte y decidir -obviamente- de qué lado está. Nada más, gracias.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje