Página principal

Programa homenaje josé maría hinojosa


Descargar 82.91 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño82.91 Kb.
PROGRAMA HOMENAJE JOSÉ MARÍA HINOJOSA


  1. Luz y aire (canción).

  2. Herido siempre (poema).

  3. NNO (canción).

  4. SE (poema).

  5. Es, o no así (canción).

  6. Siempre ella (poema).

  7. Punto y final (canción).

  8. Evasión continua (poema).

  9. O (canción).

  10. VELCIDAD (poema).

  11. ESE (canción).

  12. SSE (poema).

  13. Ya no me besas (canción).

  14. Liberación (poema).

  15. ¿Qué es la libertad? (canción).

  16. Amanecer en llama (poema).

  17. Canción final (canción).

  18. Sencillez o Con las manos juntas(poema).

LUZ Y AIRE


El aire comba sus hojas

Al chocar contra mi talle

Y en mi mano toda abierta

Aprisiona luz y aire.


La luz sobre la enramada

Del cielo, pregona grave

El sonido de las horas

Que se ahogan en la tarde


Ronda el aire sinsabores

de noches inagotables

y duerme encima de velas

tendidas sobre las naves


La luz lame mis miradas

Entre horizontes iguales

Y el aire de roca y nieve

Roza, hiriéndola en mi carne.


Aire y luz a un mismo tiempo

Vuelan por sierras y valles;

Aire y luz a un mismo tiempo

Dan vida a tierras y mares.


En esta mano he traído

todo cuanto en ella cabe

para rociar las frentes

con lo que en mi mano traje.


HERIDO SIEMPRE
Herido siempre, desangrado a veces,

Y ocultando mi sangre sin riberas,

Llevo mis pasos presos entre nieblas

Y mis miradas van sobre cipreses.


Aún conservo en las uñas esta sangre

Que me dejó la carne de un momento

Empapado de lágrimas y miedo

Cuando vino a perderse entre mi carne.


Era sólo mi sangre quien llamaba

En medio de aquel valle, de aquel bosque,

Y era sólo mi sangre, eran mis voces

Las que oían la lluvia sobre el agua.


NNO
El mar no es el mar

El mar está hecho

De nieve y de viento.
El mar no es el mar

Es un archipiélago

De agua o de hielo.
Pasaron rebaños

De icebergs cubiertos

De pájaros blancos.
El mar no es el mar

el mar es el cielo

icefield alado,

de azul recubierto.


SE
Entre un bosque de tierras que surtieron del agua,

Paseé mis miradas y colgué en cada cima

Un jirón de mi cuerpo ardiente, sobre el alba

De mares estrellados de un prodigio de islas.


Acaricié países aún sin historia blanca,

Donde el hombre y el árbol son hermanos menores,

Dentro del laberinto de costumbres extrañas,

De las lluvias y el sol, del mar y de las noches.


La luna dio su carne alegre entre las ramas,

Mientras palpó mi aliento con un cálido goce,

Las nucas de palmeras de los atolls brotadas

Y los pechos de nieve recubiertos de bronce.


Aún relumbra el recuerdo que traje en mi mirada,

De haber visto nacer geométricas ciudades,

Al lado de la vida, en memorias estampadas

En el tiempo que media del ojo a las imágenes.


Me sentí explorador cuando encontré en mi marcha

La caja de sorpresas que me ofreciera el mar

Y llevé entre mis pliegues la nostalgia aromada

Del roce de sus nombres en continuo vibrar.

Velas y gaviotas vuelan en mis entrañas

Y sus alas se cruzan tejiendo el horizonte

De un encaje lejano en su frente añilada

Y de un ágil rumor sofocado en ardores.


Mi disfraz de monzón me obligó que sacara

Billete de ida y vuelta para ser viajero

Y por mi voz de mando segura y bien templada,

Me nombraron perpetuo capitán de veleros.


ES O NO ASÍ
Con su túnica negra

Avanza entre la bruma

Y un relámpago rojo

Corta en dos su figura.


Lleva sus cincos dedos

Envueltos en luz pura

Y de su boca abierta

Manaba amor y dudas.


¿E verdad que en el campo

duermen los guardagujas

atravesado el pecho

de rieles de luna?

¿Es verdad que en el campo

son verdes las preguntas?


Dentro de su pupila

Saltan voces oscuras

Cubiertas con la piel

De mujeres desnudas.


Con su túnica negra

avanza entre la luna;

Tempestad de cabellos

Metidas en una urna.


¿Es verdad que en el campo

duermen los guardagujas

atravesado el pecho

de rieles de luna?

¿Es verdad que en el campo

son verdes las preguntas?


SIEMPRE ELLA
Precisamente porque estaba sola

Tendida en una rama de la noche

No quise vadear el arco iris

Para unir en un beso nuestras voces.


Ella guardaba dentro de sus ojos

Una pareja de palomas blancas,

Ella tenía dentro de sus párpados

La nieve derretida de sus lágrimas.


Esta noche de seda, cómo cruje

Y se hace toda ecos, a mi paso,

Ocultando en sus pliegues las palabras

Que escapan sin querer de nuestros labios.


Precisamente porque estaba sola

Yo me había disuelto en el aire,

Dejó volar aquel par de palomas.
PUNTO FINAL
Mi boca nunca ríe,

mis labios no se mueven.

mezclados con el agua

entre bloques de nieve.


Su corazón produce

Sonidos que se pierden,

A la luz de la luna,

Entre las hojas verdes.


Mi boca nunca ríe

Y aprisiona mis dientes

Los fragmentos de estrellas

Que trajo la corriente


Mi boca nunca ríe

mis labios no se mueven.

mezclados con el agua

entre bloques de nieve.

Sus ojos se extravían

En la arena caliente

Alejada del mar

Y mis manos se extienden

A tientas por la arena

En busca de la muerte.

Mi boca nunca ríe

mis labios no se mueven.

mezclados con el agua

entre bloques de nieve.

EVASIÓN CONTINUA
Surgían de la tierra

Bocanadas de humo

Al paso de mi cuerpo

Sin su piel y al desnudo.


Surgían de la tierra

Alaridos de búhos

Que llevan en su entraña

Nostalgias de futuro.


Un puñal se ha clavado

Sobre su cuerpo mudo

Que derrama su savia

En un árbol sin fruto

Del que florecen pájaros

Que vuelan a otro mundo.


Mi vista se extravía

Entre arroyos y juncos.


0

Entro en el cabaret por una síncopa

Y me arrullan palomas tartamudas,

Y en mi cuna de whisky sumergido,

Andanzas sobre blancas dentaduras.
Baltimore pregona las melenas

Que de la batea de su playa ondula

Y en el Mississipí baño mis manos

Para mesar su frente de agua pura.


Los Ángeles extienden sus secretos

Charlot, con su pañuelo me saluda,

y en la playa dorada del Pacífico

mojan las olas mi cansada nuca.


La luna estremecida entre los ébanos

Deja su zumo en las arboladuras

De la ciudad perdida el mar compacto

De selva virgen y árida llanura.


Peregrino en las noches y en los días

Cabalgo la distancia de mis dudas;

Sangra deseos mi costado abierto

Y pongo en California mi figura.


Los Ángeles extienden sus secretos;

Charlot, con su pañuelo me saluda,

y en la playa dorada del Pacífico

mojan las olas mi cansada nuca.


OSO
Me salté el Panamá a pie juntillas

E hice dos flexiones musculares

Sobre la barra fija

Del trópico de Cáncer.


La singladura

comienza con buen tiempo,

Viento flojo del Sur,

Mar rizada del viento,

Cielo claro

Y horizontes despejados.


Llegué a la playa a nado

Y tuve por escolta

Legiones de hipocampos.
Me puse un bañador;

Por no esperar al práctico,

Híceme un distraído

Veraneante acuático.


ESE
Si echaran los cimientos

De una nueva Ispahán

Y Omar Khayán volviera

A ser Omar Khayán,

Pondría rosas negras

Prendidas en mi ojal.


Dejadme vivir tranquilo,

en el aire.

dadme un buen vaso de vino,

en el mar.

del mar al Himalaya,

del Himalaya al mar.


El Ganges coge en sus brazos

Serpientes de la oración.

¡Quién pudiera nadar en el sol!
El Ganges abre sus brazos

Para dormir sobre la mar.

¡Quién pudiera en el mar sestear!
Dejadme vivir tranquilo,

en el aire.

dadme un buen vaso de vino,

en el mar.

del mar al Himalaya,

del Himalaya al mar.


El viento pierde su vida

Oliendo flores de tierra

En su lento caminar,

Ya del mar al Himalaya,

Ya del Himalaya al mar.
SSE
He perdido

La memoria de los siglos;

Sólo conservo los alientos

De papiros añejos.


Y tengo la nostalgia de mí mismo,

De cuando sabios eran mis consejos,

Del tiempo en que mi olor

No era el de museo.


No puedo resistir

Ver correr de mis ojos

Arenales de lágrimas

Formados por escombros.


Yo perdí la noción del calendario

Y de días microbios,

Pero continuaré mi papel de hierático,

Con sonrisa de insomnio,

En este film inacabado.
Mi voz, mi signo indescifrado,

No lo busquéis en el presente,

Buscadlo en el pasado.

YA NO ME BESAS


Un viento inesperado hizo vibrar las puertas

Y nuestros labios eran de cristal en la noche

Empapados en sangre dejada por los besos

De las bocas perdidas en medio de los bosques.


El fuego calcinaba nuestros labios de piedra

Y su ceniza roja cegaba nuestros ojos

Llenos de indiferencia entre cuatro murallas

Amasadas con cráneos y arena de los trópicos.


Aquella fue la última noche que nuestros labios

de cristal y de sangre unieron nuestro aliento

mientras la libertad desplegaba sus alas

de nuestra nuca herida por el último beso.


Aquella fue la última vez que nos encontramos

Llevabas la cabeza de pájaros florida

Y de las flores de almendro sienes recubiertas

Entre lenguas de fuego y voces doloridas.


El rumbo de los barcos era desconocido

Y el de las caravanas que van por el desierto

Dejando sólo un rastro sobre el agua y la arena

De mástiles heridos y de huesos sangrientos.

Aquella fue la última noche que nuestros labios

de cristal y de sangre unieron nuestro aliento

mientras la libertad desplegaba sus alas

de nuestra nuca herida por el último beso.


LIBERACIÓN
Subía a mi garganta este gusto a jengibre

Que rezuma la tierra regada con la sangre

De los pájaros muertos en su continua lucha

Porque el fuego interior no lo apagase el aire.


Las llamas calcinaban montañas de esqueletos

Sus cenizas cubrían la piel de nuestra carne

Prisionera entre hielos que van a la deriva

Sin tener una estrella polar con que orientarse.


Nuestros cuerpos desnudos quemados por el hielo

Convertían en hielo aquel silencio grande

Que estrujaba en sus dedos alguna voz amiga

Florecida en la tierra libre de capitales.


¿Por qué evitó tu mano unirse con mi mano

Y por qué en nuestros labios no cuajaron panales?

Por todos los caminos he sido viajero

Y he encontrado tan sólo fuentes de soledades.


Subía a mi garganta este gusto a jengibre

Cuando en mi cuerpo ardían los muros de mi cárcel

Y ahora mi cuerpo es fuente por sus cuatro costados

De donde brota el agua y manan libertades.

¿QUÉ ES LA LIBERTAD?
Era de pino el mástil que atravesó los mares

Llevando libertadas izadas en banderas

Y ahora la libertad se encuentra entre pinares

Sujeta con cadenas de manos a la tierra.


La libertad ha muerto si para convencernos

apoyáis los oídos sobre este inmenso muro

que llevamos consigo en torno a nuestros cuerpos

quedará revestidas vuestras carnes de luto.


¿Qué es la libertad?
Mientras la libertad se oculta entre las plumas

Vuelan las gaviotas sobre el mar y la nieve

Trazando en el espacio una estela de espuma

Que deja encandilado los ojos de los peces.


¿Qué es la libertad?
AMANECER EN LLAMA
Sobre la madrugada canta un gallo dorado

Devanando en su pico la brisa que nos trae

Nuestras voces ocultas en países lejanos

Nuestras voces teñidas con nuestra propia sangre.


Desde la orilla opuesta de la noche, sin plumas

Ni bengalas, llegaron a mi oído los cantos

Del alba florecida en remansos de espuma

Entre vallados verdes de oraciones de santos.


Cuando la llama verde comenzaba a extinguirse

Tu voz limpia de algas flotó sobre la orilla

Y los peces vinieron a oír el ritmo triste

De los bandos tallados en las piedras calizas.


Ahora somos de piedra y tus dientes dispersos

Velan por la blancura de nuestras libertades

Mientras cruzan los valles poblados de vencejos

Ocultas en la llama que calcina mi sangre.


Desde la orilla opuesta de la noche venías

Hecha luz transparente que inunda las llanuras

Y allí donde mis labios ponen su llama viva

Brota la libertad en islas o lagunas.


CANCIÓN FINAL
Y qué se me importa a mí

Que la helada se deshiele.

Y qué se me importa a mí

Que los pájaros no vuelen.


Y que los barcos más barcos,

Sólo por la mar naveguen.


Si tengo en ciernes un campo

De margaritas de nieve.

SENCILLEZ
Los dedos de la nieve

Repiquetearon

En el tamboril

Del espacio.


Parábolas de nubes

Forman un halo

De cristal

Sobre el monte nevado.


Una línea

Y un plano.


Quiero poner mi vista

Sólo en el espacio,

Que es sencillo

Y a la vez complicado.

CON LAS MANOS JUNTAS 1931
Todos se paseaban bajo los olivos

Enseñando sus dientes alegremente

Y a nadie se le ocurría pedir para comer un poco de pan

De ese pan blanco de semen y de miel

Fabricado a orillas de sus labios

Con el oído dilatado por los gritos de placer y de muerte.

Todos callábamos cobardemente

Mentíamos con los labios cerrados por el imán


Y yo que fui asesino perfecto


Y tú que fuiste asesino también perfecto

Somos ahora asesinados por la música de ese órgano

Que taladra a traición nuestros oídos

Nuestros oídos dilatados por los gritos de placer y muerte

Ese pequeño ratón es el culpable de todo

Lo sabéis bien de todo de todo

Ese pequeño ratón que a la hora de la muerte tendrá un gato en su boca

Es el culpable de TODO.

VELOCIDAD

Baile


de paralelas

quietas.


El paisaje

da vueltas

en la devanadera.
Ovillo

de tierra

herido

por la carretera.


Rigodón

de siluetas.


La vista avanza

como flecha



lanzada

tras la quietud suprema.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje