Página principal

Producción sustentable y comercialización de carbón Diagnóstico de la cadena de valor Temario Introducción (2)


Descargar 101.5 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño101.5 Kb.
Producción sustentable y comercialización de carbón

Diagnóstico de la cadena de valor

Temario

  1. Introducción (2)



  1. Enfoque de mejora (2)



  1. Descripción de la cadena de valor actual del proceso productivo (Ejidatarios de José María Morelos, Quintana Roo). (3)



  1. La cadena de valor desde la perspectiva del costo (6)



  1. Descripción de la cadena de valor del proceso productivo con las propuestas de mejora (ITESM). (10)



  1. Recomendaciones para la mejora del proceso productivo (20)



  1. Introducción

El presente instrumento de diagnóstico tiene el objetivo de contrastar el proceso de producción de carbón de los ejidatarios de José María Morelos, Quintana Roo, con un proceso productivo estándar, sin perder de vista el contexto rural y de marginación en el que se encuentran inmersos; usando como metodología el mapeo de la cadena de valor. Como resultado se identifican áreas de mejora en cuatro principales rubros: planeación, infraestructura, procesos y enfoque (productivo- comercial) del proyecto.

El procedimiento del mapeo de la cadena de valor de la fase productiva pretende que los mismos ejidatarios describan las actividades que llevan a cabo, mismas que se van trazando o diagramando gráficamente para procurar un orden o acomodo lógico, lo que da lugar a la cadena de valor. Asimismo, se enuncian los procesos de la cadena de valor estándar, consolidada a partir del estudio previo de fuentes secundarias, para comprender las diferencias entre esta y la de los ejidatarios. En este acto se deben identificar los usos y costumbres de los productores y las razones por las cuales sus procesos no se llevan a cabo como lo definen las referencias teóricas y determinar si las causas tiene su origen en la falta de recursos económicos, la falta de capacitación, de infraestructura productiva o en la carencia de facilidades estructurales como medios de comunicación, vías y medios de transporte, bancos e instituciones de apoyo financiero y técnico.

Existe un componente reflexivo dentro del mapeo de la cadena de valor que consiste en que el mismo ejidatario vislumbre los alcances inmediatos y a mediano plazo que pueden tener al integrar ciertos aspectos a sus procesos y actividades, para que sean ellos mismos quienes den pie a la implementación de las mejoras que potenciarán su proyecto.


  1. Enfoque de mejora

El enfoque de mejora promovido por la presente metodología debe de basarse en una aplicación práctica, inmediata y que genere poca resistencia al cambio. Cualquier propuesta de mejora debe de encaminarse a conseguir que los ejidatarios vayan ejerciendo un dominio paulatino sobre los procesos que componen la cadena de valor tanto en su fase productiva como en su fase comercial, bajo los mayores estándares de calidad posibles, de acuerdo a su contexto productivo, con la finalidad de que el producto final contenga el mayor valor agregado y por consiguiente una mayor demanda.

Lo anterior no significa que los ejidatarios deban tener un pleno dominio sobre la totalidad de la cadena de valor en el corto o el mediano plazo, sino más bien se enfoca en la detección de fortalezas y debilidades, a fin de desarrollar aún más las primeras y mitigar las segundas ya sea con acciones hechas por cuenta propia o por medio de la búsqueda de alianzas con otras instituciones, empresas y personas.



  1. Descripción de la cadena de valor actual del proceso productivo (Ejidatarios de José María Morelos, Quintana Roo).

La cadena de valor trazada a través de la descripción del proceso realizado por los ejidatarios de José María Morelos, Quintana Roo para la elaboración de carbón vegetal muestra actividades y tiempos bien definidos, así como el uso de una técnica aparentemente dominada, lo cual permite completar el ciclo de transformación de la materia prima en producto de consumo final. El conocimiento de los tiempos implicados en cada proceso refleja la existencia de una base de planificación, la cual puede ser de mucha utilidad al momento de introducir acciones de mejora.

Sin embargo, debe de tenerse en cuenta que la producción artesanal de carbón vegetal es, por sí sola, una actividad que requiere una labor intensiva, largos tiempos de control de la producción y que ofrece rendimientos limitados. La baja inversión de recursos económicos para la construcción de hornos en fosas o montículos hace de estos una opción muy recurrida para llevar a cabo el proceso de carbonización. Si bien, el resultado de este proceso genera un producto con un nivel de calidad aceptable, la metodología, la falta de tecnificación y de estandarización de procesos no permiten la generación de una oferta productiva constante y de volúmenes significativos para poder atender un mercado que no se local, esto también provoca que la producción forzosamente deba de ser canalizada a través de un “intermediario – coyote”.

Por otra parte, la inadecuada o inexistente asignación de costos a la materia prima y la mano de obra, generan un costo de producto final simulado o alterado que usualmente no cubre todas las actividades que se desempeñan en la producción. Si bien, los ejidatarios aportan la mano de obra y disponen de recursos naturales suficientes, la falta de un costeo correcto dificulta la formalización de la actividad carbonera y conlleva a que el volumen requerido para generar una rentabilidad adecuada deba de ser muy alto, desafortunadamente, una metodología rudimentaria puede ser escalable a niveles semi- industriales.



Procesos de la cadena de valor

El proceso de delimitado se realiza de manera ordenada, preestablecida y llevando un registro con el apoyo de un despacho técnico, lo cual podría permitir en algún momento la estimación de la producción, pero la capacidad de oferta con respecto a la capacidad comercial se muestra débil desde el segundo proceso de la cadena, ya que en el corte no se observa una actividad constante, pre definida, ni organizada entre los ejidatarios. Por el contrario, cada ejidatario es libre de trabajar, en los tiempos disponibles, cortar la cantidad que determine conveniente y con el número de personas que pueda conseguir para que le ayuden en la actividad.

Una observación importante al proceso de corte es que no se sigue ninguna medida de seguridad por parte de los ejidatarios, más que la indicación de que el ejidatario que va cortando la madera debe de separarse lo suficiente del compañero que camina delante de él desmontando el área con un machete.

El equipo de seguridad es nulo, evidentemente por las condiciones de marginación, pero no es desconocido por parte de los productores, ya que tienen pleno conocimiento de que en la realización óptima del proceso deberían de utilizar botas de seguridad, guantes, careta, casco y tapones para oídos.

El proceso de secado se ejecuta de acuerdo al estándar de la mayoría de las metodologías de producción, sin importar la tecnología a utilizar, por lo que no se presenta ninguna incidencia que afecte negativamente a la cadena de valor.

El proceso de carbonización, aun cuando se realiza de manera rudimentaria, genera un producto final de calidad aceptable, no sólo en los términos de los productores, sino en el hecho de que se logra su comercialización. El proceso total lleva un tiempo de 8 a 12 días para lograr la obtención de carbón contra 20 días de carbonización documentados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura1. Lo anterior puede llevar a varia suposiciones, tanto desde perspectivas negativas como de positivas, tal es la posibilidad de que el carbón no esté siendo sometido al tiempo necesario para alcanzar la mejor condición posible, o bien, el perfeccionamiento de una técnica que se ha desarrollado con el tiempo en la cual se requiere de un menor tiempo. No obstante, el mejor indicador disponible de la calidad del carbón y que se debe considerar como provisional, como se menciona anteriormente, es el hecho de que es demandado por un mercado a través de un intermediario - coyote. A partir de esta lógica se debe dar por validada la efectividad del proceso productivo y cualquier propuesta de mejora debe de compararse a partir de los tiempos usados por los ejidatarios.

Actualmente, los productores ejidales no hacen una medición de la temperatura que les permita determinar el nivel de humedad del carbón y con ello establecer un estándar de producción o clasificar su producto de acuerdo a calidad/humedad. Por el contrario sus referentes de estándar se centran únicamente en el tipo de madera a carbonizar, buscando que sea dura, proveniente de árboles chuecos, enfermos o secos.

Un dato de relevancia a considerar es que durante el proceso de carbonización y el sub proceso de enfriado, la emisión de monóxido de carbono es elevada, así como la del alquitrán y el ácido piroleñoso. Esto es extremadamente perjudicial para la salud. Si bien, los ejidatarios no reportaron algún caso de enfermedades, particularmente de vías respiratorias, los efectos tienden a ser a largo plazo.



  1. La cadena de valor desde la perspectiva del costo

La cadena de valor, aplicada al presente proyecto, también permite conocer el grado de identificación de los costos erogados en cada uno de los procesos y subprocesos, determinar si el costeo del producto final es correcto, establecer si el precio del costal es el adecuado y si se cuenta con un margen de utilidad sano. En el diagrama mostrado anteriormente se observa que no se hace mención de los costos de materia prima, de mano de obra, de desplazamientos al montículo para la supervisión del horno o del transporte realizado entre brechas a bordo de motonetas. Sin ahondar en el costeo de dichos rubros, es evidente que el costo total del producto no ha sido calculado correctamente. Ante esto se puede argumentar que no existe un fundamento real para costear la madera que se carboniza al ser recursos de los cuales disponen, que los trabajadores son los mismos ejidatarios, incluso familiares, y que no existe un pago de jornal o de salario en sí, sino un reparto del ingreso. Por otra parte, el precio que se paga por cada costal está fijado por el intermediario- coyote, al integrar estos conceptos dentro del costo, el precio muy probablemente dejaría de ser competitivo. Sin embargo, los costos se generan.

La materia prima, en este caso la madera para carbonizar, puede ser sujetar a dos tipos de costeos contables, esto quiere decir, que sólo se consideran los que se pueden cuantificar en dinero, dejando de lado, los costos ambientales, el tiempo requerido para que un árbol llegue a la maduración necesaria para ser cortado y otro tipo de costos o de valor percibido. La madera, contablemente solo puede costearse por su precio local como leña o madera para carbonizar, ya sea en toneladas o m3, o bien, por el precio de los árboles que son utilizados para la reforestación durante un año completo.

Evidentemente, los productores no están desembolsando el costo de la materia prima, pero bien vale la pena llevar a cabo un ejercicio práctico que permita el análisis y la reflexión sobre el costo real del producto.

Con respecto al costo de la mano de obra, la base contable mínima es el monto que se paga por jornal o salario mínimo en la localidad.

Asimismo, el costo por el desplazamiento continuo para la revisión de los hornos así como por el acarreo de costales entre brechas, tienen un componente de materiales como la gasolina si se hace en moto; un componente intangible como la depreciación de la motocicleta o de la bicicleta y un componente humano: el tiempo que se ocupa para desplazarse. Para el cálculo de la gasolina, es necesario generar la estadística actual; la depreciación puede ser fácilmente calculable con el precio de compra y antigüedad del vehículo; mientras que el tiempo se calcula determinado el tiempo implicado y sacando por regla de tres el costo en relación al pago por jornal.

Tomando en cuenta lo anterior, en el intento de hacer una aproximación a los costos unitarios que sí son identificables actualmente, se puede tomar como base contable la producción resultante a dos montículos que generan 150 costales cada uno, obteniendo la siguiente información.

La tabla anterior se hace bajo diferentes supuestos, sin embargo, muestra un escenario optimista ya que de acuerdo a las observaciones de los mismos ejidatarios, es difícil generar montículos de 150 costales cada uno.

Si el ejercicio se vuelve a correr bajo una perspectiva más realista la producción de dos montículos que generan 70 costales cada uno, supondría los siguientes costos.

Como se ha mencionado anteriormente, existen varios rubros que no se contemplan, sin embargo, la mano de obra puede estimarse ya que es el concepto de aplicación más evidente dentro del proceso productivo. Si se considera, para la carbonización de dos montículos de 70 costales cada uno, que cada cuadrilla de trabajo es en promedio de 4 personas, que el proceso de corte se realiza en un día; el armado y encendido de ambos montículos se hace en un día; que durante los 12 días de carbonización se deben de supervisar los hornos cada 4 horas, utilizando un tiempo aproximado por visita de 2 horas, se puede generar la siguiente información contable.



Cabe destacar que para el cálculo de la mano de obra requerida para las visitas de supervisión del montículo, se debe tomar en cuenta que durante los 12 días o 288 horas de carbonización se requieren 72 visitas en total, cada una se hace cada 4 horas, cada visita implica un tiempo aproximado de 2 horas, por lo que el tiempo invertido en visitas es de 144 horas, equivalente a 18 jornales de 8 horas.

El ejercicio anterior ofrece un panorama bajo el cual el costo de la mano de obra prácticamente duplica la utilidad que genera la producción de dos montículos. Esto obliga a los ejidatarios a tratar de generar al menos alrededor de 450 bolsas por proceso, ya sea en montículos de mayor tamaño o en varios montículos trabajados de manera simultánea para que su trabajo realmente sea redituable.

Es común observar en los procesos productivos artesanales que el costo del producto esté muy por debajo del costo real, incluso, frecuentemente se observan casos en los que el precio de venta está por debajo del costo real del producto. Las mejoras en términos contables y de comercialización deben enfocarse en el costeo adecuado del producto y la adopción de la metodología de costeo por parte de la comunidad y la búsqueda de clientes que paguen un precio más alto por el mismo, tratando de eliminar la mayor cantidad de intermediarios en la cadena comercial.

Otro de los procesos generales de la cadena de valor que presenta ciertas carencias desde la perspectiva de costos es el de envasado, ya que no existe un proceso estandarizado para la utilización, llenado y pesado de costales. Estos son adquiridos de diferentes proveedores que los venden como costales de reúso, habiendo sido utilizados para diversos fines previamente y de medidas variables. Los productores adaptan el costal usando rafia para tratar de ajustarlo a una capacidad aproximada de 16.2kg. No obstante, la medida y capacidad de los costales no es constante y no se lleva a cabo un proceso de pesado para estandarizar las presentaciones. Esta falta de control se transforma en pérdida en algunos costales de mayor peso y un involuntario engaño al consumidor final cuando son de menor peso.

La transportación de los costales desde el montículo hacia el punto de carga en el camión y en ocasiones hasta el domicilio de los productores se lleva a cabo en motonetas, por lo que tienen que hacerse varios viajes para poder movilizar la producción, incurriendo en riesgos de sufrir accidentes. Adicionalmente, el costo del desplazamiento de este producto tampoco se incluye en la estructura de costos del proyecto.




  1. Descripción de la cadena de valor del proceso productivo con las propuestas de mejora (ITESM).

Se ha mencionado anteriormente que el proceso productivo de carbón ejecutado por los ejidatarios del municipio de José María Morelos, Quintana Roo, cumple con el ciclo de transformación que resulta en un producto que puede ser vendido. Conocen la realización lógica de sus procesos e identifican buena parte de los costos en los que incurren. Lo anterior representa una buena base de planeación de la cual se puede partir para implementar varias propuestas de mejora. Los productores tienen suficiente noción sobre las carencias que tienen con respecto a la seguridad física, la existencia de otras tecnologías y de otros mercados a los que pueden acceder.



Planeación

El mayor reto de una buena planeación para el presente proyecto proviene de la falta de una organización formal para la ejecución conjunta del proceso productivo. Los productores comentaron que cada ejidatario realiza el corte y la carbonización en los tiempos de los cuales cada uno dispone. Desde el aspecto comercial, esto representa una baja probabilidad de generar una oferta considerable, pero desde el aspecto organizacional puede representar una falta de cohesión comunitaria.

Se puede decir que actualmente la producción ya opera en células productivas, dentro de las cuales se pueden implementar mecanismos de planeación de producción por temporada o anualizada, sin embargo, esta planeación se debe de escalar a un nivel grupal y posteriormente a un nivel ejidal.

Cabe destacar que el carbón a diferencia de otros productos como la miel, tiene un valor bajo de comercialización, aun cuando puede perfilarse hacia un segmento de mercado interesado en adquirir productos elaborados bajo metodologías sustentables, la generación de volumen es determinante en el éxito del presente proyecto.

Bajo un enfoque de células productivas es importante introducir un método de planeación formal haciendo uso de gráficas de Gantt, definiendo funciones y tiempos óptimos de acuerdo a su organización actual y proyectarla hacia la forma en que les gustaría operar, desde luego bajo un enfoque de mejora.

Infraestructura

El uso de equipo de seguridad como casco, guantes, botas, lentes, entre otros artículos, puede disminuir considerablemente el riesgo de sufrir accidentes. Los procesos de corte y de carbonización son los que representan mayores riesgos para la integridad de los ejidatarios; el primero, presenta riesgos por aplastamientos, mutilaciones, cortes superficiales, aspiración de aserrín, afectación de ojos y otros órganos por astillas de la madera; mientras que es segundo representa graves riesgos para el sistema respiratorio en el largo plazo.

Con respecto a las herramientas de trabajo es importante evaluar si las utilizadas por los ejidatarios maximizan la productividad o por el contrario la limitan. Las condiciones en las que se encuentran sus sierras eléctricas, machetes, el uso de carretillas y diablos de carga son aspectos que por muy sencillos que parezca pueden detener la producción o alentarla en un determinado momento.

El documento generado a manera de manual de procesos estándar para la producción de carbón, generado a partir de la consulta de fuentes secundarias por parte de ITESM, presenta una tabla de artículos de seguridad sugeridos, misma que se muestra a continuación.



Equipo auxiliar

Equipo

Precio Unitario

Imagen

Distribuidor

Hacha mango de encino 30" forjada en acero 1045, mango con cubierta de polipropileno absorbe impactos

$248


























Truper

Marro octagonal 20 lbs mango de 30" Caras maquinadas, protector termoplástico.

$905


























Truper

Carretilla 5 ft3 (70 litros) llanta imponchable

$1,045


























Truper

Diablo de carga, industrial 450 kg, fabricado en acero cédula 30, Soleras de acero, ruedas de hule anti pinchaduras 9"

$1,195


























Truper

Cascos de seguridad

$56


























Truper

Cascos de seguridad, ajuste

$24


























Truper

Mascarilla para polvo (caja 50 pzs)

$125


























Truper

Pala Carbonera, puño “y” y mango largo

$279


























Truper

Zapapico 7 libras forjado en acero alto carbono, con mango con cubierta de polipropileno de alto impacto

$279


























Truper

Machete estándar cacha negra 20

$70


























Truper

Guantes de seguridad hechos de carnaza, para usos generales

$94


























Truper

Motosierra 51 cc en 20" de uso agrícola

$4,320

 

 Truper

La introducción de vehículos dentro de la cadena de valor y particularmente en la movilización del carbón desde las brechas hasta el punto de carga o al domicilio del cliente, puede representar una mejora considerable a los tiempos de despacho y la vigilancia de los montículos. Como se ha mencionado, actualmente para efectuar la vigilancia se hace uso de la bicicleta y para desplazar el carbón se usan motonetas. Utilizando los medios existentes se sugiere el uso de la motoneta para la vigilancia de los hornos y evaluar la inversión en una cuatrimoto y la adaptación de un pequeño remolque para desplazar la producción de una manera más eficiente.

Existen varias opciones en el mercado que no necesariamente representan una fuerte inversión, pero que sí repercutirían positivamente en la cadena de valor.



La introducción de un vehículo para desplazar y distribuir el producto, aun cuando representa una mayor inversión puede formar parte de una estrategia del enfoque productivo comercial. Como se verá más adelante, el acompañamiento de los grupos productivos a lo largo de la cadena de valor debe de abarcar el fomento de la comercialización por cuenta propia. La inversión en un vehículo de carga disminuye los costos de operación en el mediano plazo, ya que no se debe contratar el de un tercero para mover la carga desde el monte y puede permitir que los productores se acerquen al consumidor final, pudiendo obtener un mayor precio de venta.



Procesos

La mejora de procesos va de la mano con una buena planeación, inicialmente en la fase productiva y posteriormente en la fase comercial, sin embargo, no se debe de perder de vista que ambas son parte de una misma cadena y lo que se haga o se omita en una de ellas repercute a nivel general.

El proceso de corte aporta un valor significativo a la cadena al ser de saneamiento (Corte de árboles secos, chuecos o enfermos), esto representa un gran potencial a mercadear, pero el proceso que por sí genera el mayor valor en la fase productiva es el de carbonización, por lo que debe evaluarse el incremento de la eficiencia. Ante esto es inevitable contemplar la introducción de nuevas tecnologías.

Durante la investigación del ITESM hecha por fuentes secundarias se consideró inicialmente el evaluar el uso de hornos de ladrillo de media luna y de ladrillo de rabo quente, sin embargo, al mapear la cadena de valor de los ejidatarios, estas opciones se descartaron por no poder ser movibles. El productor se va desplazando entre la selva, abriéndose camino entre la maleza y recabando su materia, misma que deja a pie de árbol, para dejarse secar y después ser apilada en montículos para la carbonización a distancias no muy lejanas del árbol de donde fue extraída, es decir, el productor no acarrea la leña hasta un centro de carbonización sino que va carbonizando conforme va cortando la madera. Dadas las circunstancias se ha pensado en la introducción de hornos metálicos, portátiles que pueden ser operados por dos personas únicamente.

Los hornos metálicos, ofrecen la posibilidad de incrementar la producción, el rendimiento y la calidad del carbón así como disminuir los tiempos de carbonización. El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, así como otras instituciones, han hecho una amplia promoción de dicha tecnología exponiendo lo siguiente.

Cuadro extraído de http://www.inifap-durango.gob.mx/page39.html



Cuadro extraído de http://www.inifap-durango.gob.mx/page39.html

El proceso productivo en hornos metálicos ofrece una mayor practicidad, si bien los operadores requieren de una capacitación técnica, esta es generalmente proporcionada por el proveedor y al contar ellos con una experiencia previa en los proceso de carbonización en montículos no es difícil el entendimiento del procedimiento nuevo.

A continuación se muestra el diagrama del proceso productivo, usando el horno metálico, como parte de la cadena de valor en su fase productiva.



Si bien los ejidatarios han comentado acerca del conocimiento de esta tecnología, existe un gran reto en el fomento del uso y la adopción de la misma, por lo que antes de considerar una inversión debe de establecerse por escrito un compromiso del grupo en torno al uso del equipo. Cabe mencionar que la introducción de una nueva tecnología puede dar pie a la generación de procesos de cohesión entre el grupo, ya que de realizarse es necesario abrir espacios para la difusión y capacitación.

Retomando los procesos actuales de la cadena de valor, durante el proceso de carbonización es necesario establecer mecanismos de medición y evaluación de la calidad. En el caso del carbón, la calidad se mide por el porcentaje de humedad, en relación a la temperatura de carbonización alcanzada. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha establecido el siguiente estándar2.

Efecto de la temperatura sobre rendimientos y composición del carbón vegetal 

Temperatura de carbonización

Análisis químico del carbón

Rendimiento de carbón sobre masa seca al horno

ºC

% carbono fijo

% material volátil

( 0% de humedad )

300

68

31

42

500

86

13

33

700

92

7

30

El estándar de calidad es otro aspecto que puede representar una ventaja competitiva, no sin antes dejar en claro, que en la estrategia comercial deberá contemplarse un tipo de promoción educativa que le permita al consumidor final entender cómo se mide dicha calidad.

El proceso de envasado representa un área de oportunidad importante, ya que actualmente no existe una presentación estándar, lo que lleva a los productores a tener pérdidas en algunos casos y a entregar menos producto por lo pagado en otros. Como parte de una estrategia comercial en el mediano plazo, se debe contemplar la introducción de un empaque propio, cuyo costo de producción a un escala media es muy económico y aporta un valor agregado importante al producto, sin embargo, antes de ello se debe implementar el uso de costales de medida estándar, identificando a un proveedor local o el más cercano que pueda abastecer a los productores de costales de 16.2kg específicamente, esto evitará que los ejidatarios tengan que ocupar tiempo y materiales en adaptar los costales irregulares que compran a varios proveedores.

El pesado de los costales es un control de calidad que debe implementarse en tanto sea posible, si es que se pretende alcanzar un enfoque productivo- comercial, desde luego existirá una desviación estándar en los pesos, pero es importante lograr cierta homogeneidad en la presentación del producto a vender.

El acopio y el almacenamiento forzosamente exigen una mayor complejidad si se pretende maximizar la producción y lograr un acercamiento con el mercado meta. La inversión en una bodega o almacén, acondicionada para preservar las cualidades del carbón es un paso lógico si se logra generar una producción consolidada de los ejidatarios. El establecimiento de un sistema de inventarios, de normas de operación con respecto a las fechas de entrada y tiempos de permanencia en bodega deberán ser realizados de la manera más formal posible. Es importante no perder el enfoque práctico de la metodología bajo la cual se están llevando a cabo los proyectos, misma que apela a la practicidad y descarta la aplicación de soluciones de tipo industrial o de grandes empresas ya consolidadas. Por lo que la inversión en un almacén deberá planearse de acuerdo a los recursos disponibles de los ejidatarios y de los que se puedan generar por la participación de las instituciones vinculadas.

La contratación y coordinación directa de un transporte se entiende bajo un enfoque productivo- comercial, mismo que se expondrá a continuación, sin embargo, el hecho de que los ejidatarios puedan llevar a cabo este tipo de acciones en algún momento, implica una integración o cohesión de grupo, si acaso se llega a concretar la inversión en un vehículo de carga, el grado de involucramiento sería aún mayor ya que implicaría el abordaje de la fase comercial del proyecto.



Enfoque productivo – comercial

Es importante partir de la premisa de que los ejidatarios carboneros de José María Morelos, ya elaboran un producto que puede ser vendido al consumidor final, por lo tanto los esfuerzos deben concentrarse en producir de la mejor forma y avanzar sobre la cadena de valor comercial. Se ha mencionado anteriormente que es importante que entre los ejidatarios exista una cohesión de grupo que les permita actuar de manera conjunta, ya que la generación del mayor volumen posible es una pieza clave para el éxito del presente proyecto. Es importante considerar que un movimiento hacia nuevas tecnologías requiere tiempo, tanto para la aceptación como para la capacitación, sin embargo, es altamente recomendable la exploración de opciones tecnológicas como el horno de acero tipo CEVAG, ya que esto permitirá en el mediano y largo plazo conformar una mayor oferta productiva.

A continuación se muestra el enlace a la presentación interactiva de un proveedor a evaluar.

https://www.youtube.com/watch?v=AD_8fbArUqk

En tanto se evalúa la introducción de nuevas tecnologías y, en dado caso se implementan, es importante que se fomente el incremento de producción artesanal por dos vías: La construcción de montículos de mayor tamaño y/o la carbonización de madera en más hornos de manera simultánea.

Una vez logrado un mayor volumen de producción, un enfoque comercial del proyecto sugeriría la incursión directa en mercados circundantes como Mérida, Cancún, Playa del Carmen y otras ciudades con un nivel de población y económico más altos, en donde fácilmente se pueda ubicar un segmento de mercado que pueda interesarse en adquirir carbón vegetal sustentable, producido bajo buenos estándares de calidad por poblaciones mayas, bajo el enfoque de corte de saneamiento de la selva.

Un movimiento a realizar en el corto plazo es el involucramiento directo con transportistas, actualmente, existe un contacto con algunos proveedores locales que se dedican a desplazar la carga del monte al domicilio de los productores. Vale la pena analizar este canal y sugerir la negociación entre productores y campesinos para la transportación de producto a otros mercados, previa identificación de clientes potenciales.



  1. Recomendaciones para la mejora del proceso productivo

  1. Presentación de diagnóstico a ejidatarios. Para el mejor entendimiento sobre las acciones conjuntas que se pretenden lograr, el papel y compromiso requerido por parte del ejidatario, es importante que tenga pleno conocimiento sobre la situación actual de su proceso productivo y las áreas de mejora, a criterio del consultor. A partir de esto se puede considerar que se tiene una base de partida común. No es necesario presentar la sección de recomendaciones a fin de no generar expectativas adelantadas a los productores o comprometer anticipadamente a alguna de las instituciones vinculadas (A realizarse durante la visita del 21 al 23 de julio).

  2. Generación de reglas de organización. Determinar nivel de cohesión de los ejidatarios a través del diálogo con los representantes del proyecto productivo, planteando las probabilidades que tienen de poder conjuntar su producción de manera ordenada (A realizarse durante la visita del 21 al 23 de julio).

  3. Llevar a cabo plan de producción 2014 -2015 y elaborar gráfica de Gantt del ciclo (Definir datos a recopilar y procesos a monitorear). Capacitación e introducción del tema de planeación en el equipo representativo del Ejido y personas interesadas (A realizarse durante la visita del 21 al 23 de julio).

  4. Aproximación al costo real del producto mediante ejercicio contable. Es importante llevar a cabo un ejercicio matemático pero también reflexivo sobre los costos reales del proceso productivo, exhortar a los productores a que planteen soluciones para lograr un mayor rendimiento y utilidad.

  5. Aseguramiento de que el proceso productivo actual es homogéneo entre los ejidatarios. A través de la generación de rondas de talleres, breves y prácticos, impartidos por los mismos representantes del proyecto productivo de miel (A desarrollarse en agosto).

  6. Capacitación sobre la introducción de mejoras al proceso productivo actual. A través de las mismas rondas de talleres del punto anterior, sin embargo, el objetivo es identificar qué ejidatarios están más dispuestos a adoptar las propuestas de mejora y sumarse realmente al proyecto. Es importante no generar expectativas anticipadas en los ejidatarios sobre lo que puedan recibir por parte de las instituciones vinculadas.

  7. Planteamiento sobre la conformación de una sociedad. Debe existir tiempo suficiente e interacción con los ejidatarios para determinar si existe la cohesión suficiente para poder plantear la conformación formal de una sociedad. Los mismos ejidatarios deben expresar su voluntad con respecto a este proceso y comprometerse, incluso por escrito, a trabajar de manera conjunta (Se sugiere que sea planteado en agosto).

  8. Desarrollo de modelo de células productivas (Infraestructura/herramientas /equipo/procesos), integrando las propuestas de mejora de la cadena de valor. El manual de procesos productivos a generar durante el mes en curso puede tener un enfoque de guía para la operación de células productivas. Sin embargo, es importante poner especial atención en la aplicación de dicho modelo ya que podría sesgarse y fomentar el trabajo individual, en vez del colaborativo, lo cual no es deseable para el presente proyecto,

  9. Evaluación de la inversión en equipo de seguridad y herramientas de trabajo. Levantamiento de inventario actual (A Programar), para la elaboración de un presupuesto formal.

  10. Evaluación de la inversión en vehículos. Se sugiere evaluar la posible inversión en vehículos ligeros (Cuatrimoto) para el desplazamiento de la carga entre brechas y la adquisición de un vehículo de carga para la transportación del producto al mercado final.

  11. Introducción de envase. Se sugiere hacer una prueba piloto de mercado, invirtiendo en la fabricación de un lote de bolsas ya sean plásticas o de papel, una vez que se haya desarrollado la imagen corporativa del proyecto de negocio y hacer pruebas en mercado meta con clientes potenciales.

  12. Evaluación de la inversión en un centro de acopio. El enfoque productivo – comercial conlleva la generación de una mayor oferta productiva por lo que el acopio y el almacenamiento serán necesarios.

  13. Evaluación de la inversión en nuevas tecnologías. Se sugiere evaluar el nivel de adopción que podrían tener las nuevas tecnologías y el nivel de compromiso para establecerlas como metodología estándar (Información sobre proveedores de tecnología en desarrollo).

  14. Generación de un fondo revolvente para el factoraje de la producción. Dada la presión económica del productor, la falta de capital de trabajo y la ausencia de un lugar para almacenar su producción, el carbón es vendido a intermediarios – coyotes, a precios muy por debajo del precio de mercado. A fin de que los ejidatarios tengan la capacidad para poder almacenar su producción sin verse presionados por la falta de flujo de efectivo, se sugiere la creación de un fondo revolvente que financie el pago de la producción en tanto es vendida, pagadera una vez que la producción es vendida.

Costo de la madera para leña: $10 el tercio, que son alrededor de 10 troncos. Palizada es una madera de 20cm de diámetro por 2.5m de largo cuesta $20. El triciclo de leña se vende a $60. 1m3 son 4 triciclos, es decir u triciclo son 0.25m3. 1m3 equivale a 12 bolsas de carbón.

M3 de leña =240

10m3 de un mecate de 20 X20 = $2400

Un mecate de 20X20 equivale a 100 bolsas de carbón.



1 Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (En línea), Métodos simples para comercializar carbón, Fecha de actualización no disponible. (Fecha de consulta 3 de julio de 2014).

2 Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (En línea), Métodos simples para comercializar carbón, Fecha de actualización no disponible. (Fecha de consulta 3 de julio de 2014).



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje