Página principal

Primera parte


Descargar 0.59 Mb.
Página1/11
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño0.59 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11



EL GRAN MEAULNES

Alain Fournier





Digitalizado por

http://www.librodot.com



A mi hermana Isabelle


PRIMERA PARTE

Capítulo Primero


EL NUEVO PENSIONISTA
Llegó a casa un domingo de noviembre, en 189...

Sigo llamándola "mi casa", a pesar de que ya no lo sea. Pronto hará quince años que abandonamos el pue­blo y probablemente no volvamos nunca.

Vivíamos en los edificios del Curso Superior de Sainte­Agathe.

Mi padre, el "señor Seurel", como yo lo llamaba, igual que los demás alumnos,-'era', allí director del curso supe­rior preparatorio para la carrera de maestro, y allí tam­bién del curso medio. Mi madre dictaba clase para los más pequeños.

Una espaciosa casa roja, ubicada en el límite del lu­gar, vestida de enredadera y con cinco enormes puertas de vidrio; un patio inmenso, con lavadero y sitios espe­ciales para recreo, que se abría al pueblo por un gran portal; por el extremo norte, una cancela daba a la ca­rretera que llevaba a La tare, a tres kilómetros de allí; por detrás, al sur, campos, prados, jardines que se exten­dían hasta los suburbios... ésa es la imagen de la man­sión donde transcurrieron los momentos más preciosos e inquietos de mi vida; mansión de la que se marcharon y donde volvieron a golpear nuestras aventuras, como lo hacen las olas que se enfrentan a un peñasco árido. El azar de los traslados, la decisión de un inspector o de un prefecto, nos había instalado allí. Hace ya mucho tiempo, al concluir nuestras vacaciones, un rústico ca­rruaje al que seguía el equipaje nos había dejado, a mi madre y a mi, frente a la herrumbrada verja. Al vernos, unos chiquillos que estaban robando duraznos del jar­dín escaparon en silencio por los huecos del cerco... Mi madre, a quien llamábamos Millie, y que era la más metódica ama de casa que pueda haber conocido, entró rápidamente en los cuartos repletos de paja polvorienta y comprobó, -desesperada -como le sucedía en cada mu­danza- que los muebles que llevábamos nunca podrían ubicarse en una casa tan mal construida como ésa... Sa­lió para contarme el motivo de su tristeza, limpiándome mientras tanto la cara infantil ennegrecida por el largo viaje, con toda su suavidad en el pañuelo. Luego entró nuevamente, decidida a analizar cuántas aberturas ten­dríamos que sacrificar para que la vivienda pudiera ser habitable. Yo me quedé afuera, tapado por mi encintado y gran sombrero de paja, sobre el piso de granza de aquel extraño patio, y observando tímidamente, mientras es­peraba, los alrededores del pozo y los bajos upa cobertizo.

Así fue nuestra llegada, o. al menos, así puedo imagi­narla hoy. Y cuando quiero evocar el recuerdo ya lejano de la primera tarde de espera en el patio d: Saínte­Agathe, son otras las esperas que llegan a mi memoria y me veo con las manos apretadas a los barrotes del portón, observando ansiosamente a alguien que se acer­ca por la calle Mayor.

Y si deseo evocar la primera noche que tuve que pa­sar en el desván, entre los graneros del primer piso, me siento invadido por el recuerdo Ce, otras noches; y no puedo verme solo en ese aposento: una enorme sombra, amiga y movediza, se paseaba a lo largo de las paredes. Todo aquel tranquilo paisaje -la escuela, el campo de tío Martín y sus tres nogales, y el jardín, invadido desde las cuatro de la tarde por las mujeres que llegaban de visita- vive para siempre en mi de una manera inquie­tante, alterada por la presencia de ese alguien que tras­tornó nuestra adolescencia, que no volvió al reposo ni siquiera después de su fuga.

Y sin embargo, cuando llegó Meaulnes hacía más de diez años que vivíamos en ese lugar.

Yo tenía quince años; era uno de esos domingos de no­viembre, tan fríos que por primera vez nos obligan a pensar en el invierno. Mulle estuvo todo el día esperando un coche de La Gare que debía traerle un sombrero de abrigo. Por ese motivo perdió la misa de mañana; hasta el momento de empezar el sermón, sentado con los de­más niños en el coro, estuve observando con ansiedad hacia donde estaba el campanario, para verla entrar con el sombrero nuevo.

Luego del almuerzo, tuve que salir solo para la ora­ción de vísperas.

-De cualquier forma -me dijo para consolarme, mien­tras sacudía con la mano mi pequeño traje-, aunque hubiera recibido el sombrero tendría que haber pasado todo el domingo arreglándolo.

Nuestros domingos de invierno frecuentemente trans­currían de esa manera. Mi padre se marchaba por la mañana a alguna orilla lejana, a pescar carpas desde un bote, mientras mi madre, en su cuarto casi a oscuras, pasaba largas horas hasta la noche preparando humil­des ropas. Y prefería ese encierro a que sus amigas, tan altivas como lo era ella, la descubrieran en esa tarea. Al te ,pinar mis oraciones, yo tenía que esperar, leyen­do en el helado comedor, que ella saliera de la pieza para saber cómo le quedaban.

Aquel domingo, atraído por cierta animación frente a la iglesia, me quedé afuera después de los oficios. Se trataba de un bautizo, que había reunido a los mucha­chos bajo un portal. En la plaza, vestidos con uniforme de bomberos, formaban unos cuantos hombres del lu­gar que, distribuidos los destacamentos, marcando el paso, escuchaban las improvisadas teorías del Sargento Boujardon...

Repentinamente dejaron de oírse las campanas del bautizo, como si se hubieran dado cuenta de que se trata­ba de una fiesta equivocada en un lugar equivocado. Boujardon y sus hombres se apresuraron en llevarse la bomba, cargando también las armas al hombro; y los vi esfumarse en la primera esquina, seguidos de cuatro silenciosos chiquillos, que caminaban aplastando con las gruesas suelas de sus zapatitos las ramas de la carre­tera helada, que no me animé a seguir.

Entonces el único entretenimiento que quedó en el pueblo fue el café "Daniel", donde me divertía escuchan­do cómo crecían y se apagaban las discusiones de los parroquianos. Y casi rozando la tapia baja del enorme patio que separaba nuestra casa del pueblo, llegué, un poco inquieto por el retraso, hasta el portal, que estaba entreabierto. Noté inmediatamente que estaba sucedien­do algo insólito.

En la puerta del comedor -la más próxima a los cin­co ventanales que se abrían al patio- una mujer de pelo gris, inclinada, trataba de mirar a través de los visillos. Era pequeña, vestida a la moda antigua con una capa de terciopelo negro. Su cara era fina y lánguida, pero se la notaba muy inquieta. Al verla, frenado por un extraño impulso, me quedé sin moverme frente a la verja.

. -¿Dónde se habrá ido, Dios mío? -se preguntaba a media voz-. Estaba al lado mío hace un momento. Ya habrá dado vuelta a la casa. Ya habrá escapado...

Entre frase y frase, daba en el cristal suavemente tres golpecitos. Pero nadie salía a abrir a la desconocida. Pensé que Millíe habría recibido el sombrero de La Gare

y, sin darse cuenta de nada, en el fondo del dormitorio rojo, al lado de una cama cubierta de cintas viejas y plumas lacias, cosía, descosía, recomponía su mediocre sombrero... Efectivamente, apenas entré al comedor, con la mujer detrás, apareció mi madre, con las manos sobre la cabeza, tratando de hacer equilibrar un conjunto de alambres, cintas y plumas. Me sonrió, y sus ojos azules delataron la fatiga por haber trabajado a la luz del atardecer y me dijo:

-¡Mira! Estaba esperándote para que vieras...

Pero, al comprobar la presencia de la visitante senta­da en el sillón grande, en el fondo de la sala, se detuvo turbada. Con extrema velocidad se quitó el sombrero y, durante toda la escena siguiente, lo mantuvo vuelto ha­cia arriba a la altura del pecho, como sí fuese un nido, sobre su brazo derecho doblado. La mujer comenzó a dar explicaciones, mientras sujetaba entre sus rodillas un paraguas y una cartera de cuero, y balanceaba la cabeza, y hablaba con la misma, soltura de una persona de visita. Había recuperado su aplomo y en cuanto comen­zó a hablar de su hijo adquirió un aire misterioso y superior que nos intrigó.

Habían llegado en coche de La Ferté d'Angillon, a catorce kilómetros de Sainte-Agathe. Era viuda, y por lo que nos dio a entender, muy rica, había perdido al menor de sus dos hijos, Antoine, que murió después de bañarse con su hermano en un tanque infectado, una tarde al regresar del colegio. Había decidido hacer ingresar en nuestra casa al hijo mayor, Agustín, como interno para que pudiese seguir el Curso Superior.

Inmediatamente comenzó a elogiar los méritos del nuevo pensionista.

En ese momento me parecía desconocer a la extraña de pelo gris que se había inclinado frente a la puerta unos instantes antes, y que se transformaba entonces mostrando la misma actitud huraña y suplicante de una clueca que ha perdido su pollito.

Sin embargo, lo que nos contaba acerca de su hijo era realmente sorprendente. El muchacho se esforzaba por complacerla siempre, y para lograrlo andaba a ve­ces kilómetros y kilómetros por la margen del río, con las piernas desnudas, para llevarle huevos de perdiz y de pato silvestre que encontraba perdidos entre los jun­cos; también tendía redes; una noche había descubierto un faisán preso en un lazo...

Yo, que a causa de un desgarrón en la blusa no me había atrevido a regresar, miraba en ese momento a Millie con asombro.

Pero ella no estaba escuchando; hizo una seña a la. mujer para que dejara de hablar, dejó el sombrero so­bre la mesa y se levantó cuidadosamente como si fuera` a sorprender a alguien.

En efecto, en una pequeña sala del piso superior que. usábamos como reducto para los fuegos de artificio del último 14 de julio, se oía un paso desconocido, que iba,` y venía con firmeza, haciendo temblar el piso; caminaba. por los inmensos graneros del primer piso e iba desapa­reciendo por los cuartos abandonados donde poníamos: a secar el tilo y a madurar manzanas.

-Hace un instante escuché ese mismo ruido en las piezas de abajo -decía Millie en voz baja- y creía que - ya habrías vuelto, François...

Permanecimos todos en silencio, de pie, con el corazón sobreexcitado, cuando de pronto se abrió la puerta de los graneros y unos pasos bajaron los escalones, cruzaron la cocina y se instalaron en la entrada oscura del comedor.

-¿Eres tú, Agustín? -preguntó la mujer.

Era un muchacho de unos diecisiete años. La escasa luz del anochecer no me permitió ver de él más que su sombrero de fieltro, un sombrero de labriego echado ha­cia atrás, y su blusa negra de colegial ajustada con un cinturón. También me permitió ver que sonreía.

Me miró, y sin dejar que ninguno de nosotros pidiera alguna explicación, me dijo:

-¿Vamos al patio?

Por un segundo no supe qué hacer, pero al no ver nin­gún signo de reprobación por parte de Millie, tomé mi gorra y me acerqué a su lado. -Nos dirigimos hacia el patio de recreo, atravesando la puerta de la cocina. Rodeado de tinieblas que empezaban a cubrirlo, mien­tras caminábamos, con la penumbra brillante del cre­púsculo pude observar su rostro anguloso, su nariz recta, el escaso vello que contorneaba sus labios.

-Toma -me dijo- encontré esto en el granelo. Evi­dentemente tú jamás lo revolviste.

Y me mostró en la mano una ennegrecida ruedecilla de madera con un cordón de cohetes rotos alrededor, que debió haber sido la luna o el sol en los fuegos artificiales del 14 de julio.

-Hay dos que están sanos; vamos a encenderlos -di­jo serenamente, mostrando la expresión de quien quiere esmerarse.

Al sacarse el sombrero para dejarlo en el suelo vi que llevaba el pelo cortado íntegramente al rape, como si fuese un campesino. Me mostró los dos cohetes, que te­nían los cabos de mecha de papel acortados y chamus­cados por la llama. Introdujo en la arena el eje de la rueda, sacó del bolsillo -para mi asombro, pues eso nos estaba prohibido- una caja de fósforos, se agachó con cuidado y encendió la mecha. Después de un mo­mento apareció Millie con la madre de Meaulnes en el umbral de la puerta del comedor, luego de haber dis­cutido el precio de la pensión, y pudo ver brotar desde el patio de recreo, haciendo ruido de fuelle, dos pares de estrellas rojas y blancas, y pudo también entreverme, asombrado, a través del extraño resplandor, de pie y tomado de la mano del visitante. Entonces mi madre tampoco se atrevió a decirme nada. Y durante la cena, ocupó la mesa familiar un compañero silencioso, que comía distraídamente con la cabeza sobre el plato, sin notar ni preocuparse por nuestras tres miradas que se mantenían fijas en él.
Capítulo II
DESPUÉS DE LAS CUATRO...
Pocas veces hasta entonces había salido a correr por las calles junto con los chicos del pueblo. Una renguera que sufrí hasta poco antes de aquel año de 189... me ha­bía transformado en desgraciado y medroso. Recuerdo todavía cuando seguía a los colegiales por las callejuelas que rodeaban nuestra casa, saltando lastimosamente so­bre una sola pierna...

Esa era la causa por la que no me permitían salir. Y me acuerdo de Millie, siempre orgullosa de mi, lleván­dome a casa más de una vez, manoteando sobre mi cabeza por haberme encontrado de aquel modo, brincan­do sobre una pierna junto a los muchachos del lugar.

El comienzo de mi nueva vida se vio remarcado por la llegada de Agustín Meaulnes, que coincidió con mi curación.

Antes de que él viniese, al terminar las clases, a las cuatro, comenzaba para mi una larga tarde llena de so­ledad. Mi padre trasladaba el calor de la estufa del aula a la chimenea de nuestro comedor; mientras lentamente los últimos alumnos dejaban la escuela ya fría por donde giraba atropelladamente el humo. Después de despedirse del patio con algún juego y carreras, los dos chicos que habían barrido la clase buscaban sus capuchones en el galpón y se marchaban apresuradamente, con la ca­nasta en el brazo, y dejaban abierto el portón...

Luego, hasta que llegaba la oscuridad de la noche, me quedaba en el fondo del Ayuntamiento, encerrado en el Archivo cubierto de moscas muertas y de carteles arru­gados al viento, y allí pasaba horas leyendo, sentado sobre una báscula muy vieja, junto a una ventana que se abría al jardín.

Recién cuando caía la noche, cuando comenzaban a ladrar los perros de la granja vecina y se encendía la luz de nuestra cocina, regresaba a casa.

Mi madre había ya empezado a preparar la cena. Yo me sentaba en el tercer peldaño de la escalera del gra­nero, en silencio, y con la cara pegada a los helados barrotes de la baranda observaba mientras ella encendía el fuego en la estrecha cocina en que ardía una vela, de tenue y ondulante llama...

Pero todo lo que constituía mi vida hasta entonces. esos pequeños placeres de niño apaciguado, desapareció de pronto, fue robado por alguien que sopló la vela que iluminaba sólo para mí el suave rostro de mi madre incli­nada sobre la cena, por alguien que rompió la lámpara que rodeábamos por la noche y que se unía con nosotros en una familia feliz, cuando mí padre había colocado los postigos a las puertas de vidrio. Y ese alguien fue Augustin Meaulnes, que pronto fue reconocido por todos como "el gran Meaulnes".

Desde los primeros días de diciembre, cuando entró en casa como pensionista, la escuela ya no quedaba de­sierta después de las cuatro. A pesar del frío que entraba por la puerta batiente, a pesar de las quejas de los barredores y de sus baldes de agua, terminada la clase siempre se retrasaban en el aula una veintena de alum­nos, los mayores, del campo y del pueblo, que formaban una apretada rueda dejando a Meaulnes en el medio. Y se sucedían largas discusiones, interminables peleas, en medio de las cuales me encontraba yo, deslizándome en extrema turbación.

Meaulnes se mantenía en silencio, pero los demás se esforzaban en contarle increíbles historias de ladrones, las cuales eran aprobadas ruidosamente. Meaulnes es­cuchaba, pensativo, meciendo las piernas sobre un pu­pitre. Compartía la risa en los momentos buenos, pero moderadamente, como reservándose la carcajada para una historia mejor, que sólo él conocía. Al llegar la no­che, cuando ya no podían ser iluminados por el resplan­dor en los cristales, Meaulnes se levantaba apresurado y rompiendo la rueda exclamaba:

-¡Vamos, en marcha!

Todos marchaban detrás de él, y desparramaban sus gritos por la parte alta del pueblo hasta que cerraba la noche.

Entonces yo también marchaba con ellos. Nos dete­níamos con Meaulnes a la entrada de los tambos de los suburbios, a la hora en que se ordeña a las vacas. Entrábamos en las tiendas, a oscuras, y escuchábamos al tejedor que se quejaba, entre dos chasquidos del telar.

-¡Ya están los estudiantes!

A la hora de cenar, generalmente nos hallábamos muy cerca del pensionado, en casa de Desnoues, un herrero y carretero, cuyo taller era una posada antigua, con enor­mes puertas de dos hojas que siempre dejaba abiertas. Desde la calle se podía oír el rechinar del fuelle de la fragua. En ese lugar tan oscuro y ruidoso, el resplandor de las brasas iluminaba a veces la figura de algunos cam­pesinos que habían detenido allí sus carruajes para con­versar un rato, y otras veces a algún colegial como no­sotros que observaba hacia adentro, arrimado a la puerta, en silencio.

Allí comenzó, todo, unos ocho días antes de Navidad.

Capítulo III
"VISITABA YO LA TIENDA DE UN CESTERO..."
Durante todo el día estuvo lloviendo, y recién al ano­checer se detuvo la lluvia. Había sido una jornada tre­mendamente aburrida; en los recreos todos permanecían en el aula, y a cada rato oíamos los gritos de mi padre:

-¡Dejen de patear así, muchachos!

Al terminar el último recreo, el último "cuarto de hora", como lo llamábamos nosotros, el señor Seurel, que estaba caminando de un lado a otro pensativo des­de hacía unos minutos, se detuvo, golpeó la regla en la mesa, para terminar de una buena vez con los mo­nótonos murmullos de los tediosos finales de clase, y preguntó, rodeado de un silencio expectante:

-¿Quién irá mañana en coche a La ~are, con François, a traer a los señores de Charpentier?

Esos señores eran mis abuelos. El abuelo Charpentier, el señor de enorme albornoz de lana gris, el viejo guar­dabosque retirado, con gorro de piel de conejo, que él llamaba su quepis. Los chicos lo conocían muy bien. Al lavarse la cara, por la mañana, nos recordaba a un soldado de otro tiempo, por su manera de chapotear en su cubo de agua, frotándose ligeramente la perilla. Mien­tras hacía esto, la curiosidad atraía a un grupo de co­legiales, que lo miraban con las manos en la espalda, respetuosamente. Conocían también a la abuela Charpentier, la diminuta aldeana con esclavina de punto, porque Millie la había llevado. una vez al aula de los más pequeños.

Todos los años, unos pocos días antes de Navidad, íba­mos a buscarlos a la estación. Llegaban en el tren de las cuatro y dos minutos. Para encontrarnos, atravesa­ban toda la provincia repletos de bultos de castañas y de comestibles pascuales envueltos en servilletas. En cuanto cruzaban el umbral de la casa, bien vestidos, sonrientes, un poco cohibidos, clausurábamos todas las puertas y comenzaba una semana de gran alborozo. Necesitábamos que me acompañase alguien formal para manejar el co­che desde la estación, para no correr el riesgo de volcar en una cuneta, y que tuviera a la vez un carácter bené­fico, porque el abuelo Charpentier blasfemaba con mu­cha facilidad y a la abuela le agradaba hablar cons­tantemente. Diez gritos al unísono contestaron la pre­gunta del señor Seurel:

-¡El gran Meaulnes! ¡El gran Meaulnes!

Pero el señor Seurel simuló no escuchar. Entonces corearon:

-¡Fromentin!

Y otros:


-¡Jazmín Delouche!

El más pequeño de los Roy, a quien veíamos muy a menudo cruzar los campos a la carrera montado en un cerdo, gritaba en tono agudo:

-¡Yo! ¡Yo!

Dutremblay y Moucheboeuf se resignaban a levanta¡ la mano tímidamente.

En realidad yo hubiese deseado que fuera' Meaulnes porque así el corto viaje en un carro, tirado por un asno se podía haber transformado en un acontecimiento muy importante. A él también le habría gustado ir, pero se mantenía en silencio, como sí no le interesara. Los chicos mayores estaban sentados, igual que él, sobre el pupitre, de espaldas a la tarima y con los pies apoyados en el asiento, como lo hacíamos en los minutos de descanso. Coffin, con la blusa levantada y arrollada alrededor de la cintura, enredaba sus brazos en la columna de hierro que sostenía la viga del aula, y demostraba su alegría trepándose despreocupadamente por ella. Pero el señor Seurel calmó nuestra exaltación diciendo:

-Será Moucheboeuf -y todos se vieron obligados a volver a sus lugares, silenciosamente.

A las cuatro, Meaulnes y yo mirábamos desde el in­menso patio helado y lleno de pequeños caminos abier­tos por la lluvia, al pueblo que relucía mientras el viento lo secaba de la tormenta. Después de un rato, salió de su casa el pequeño Coffin, cubierto por su capuchón y con un pedazo de pan en la mano, y, rastreando la pared, llegó silbando a la puerta del herrero. Al verlo, Meaulnes abrió el portón y lo llamó; luego nos instalamos los tres en el fondo de la herrería, roja y cálida, invadida por inesperadas y frías ráfagas de viento; Coffin y yo nos sentamos junto a la fragua, hundimos los píes repletos de lodo en las blancas virutas, y Meaulnes se arrimo al postigo de la puerta de entrada, con las manos buscando protección en los bolsillos. De vez en cuando pasaba por la calle alguna mujer del pueblo, regresando de la car­nicería, con la cabeza gacha por el huracán, y entonces los tres sacábamos la nariz para curiosear de quién san trataba. Todos estábamos calados. El herrero y su ayu­dante, mientras movía uno el fuelle de la fragua y el otro machacaba el hierro, se veían transportados a la pared por dos sombras grandes y bruscas. Esa tarde significó una de las más felices de mi adolescencia; era una rara mezcla de inquietud y satisfacción: tenía miedo de que Meaulnes me quítase el absurdo placer de ir a La (fiare en carro; y, a pesar de todo, sin animarme a confesárselo, esperaba de él una hazaña extraordinaria que pudiera transformar todo. Por momentos cesaba el trabajo rítmico y tranquilo de la fragua; el herrero dejaba caer el martillo sobre el yunque, con golpes du­ros y espaciados. Observaba detenidamente el pedazo de hierro candente, acercándolo a su delantal de cuero; levantaba la cabeza y aprovechando la pausa para res­pirar pirar tranquilo nos preguntaba:

-Y bien, ¿qué tal anda la juventud?

Mientras el ayudante sujetaba la cadena del soplete con una mano en alto, apoyaba en la cadera el puño izquierdo, y nos miraba sonriendo.

Después, comenzaban nuevamente el trabajo con un murmullo imperceptible. Durante una de aquellas pausas vimos pasar a Millie, a través de la puerta abierta de par en par, castigada por el huracán, cargada de minús­culos paquetes y envuelta en su pañoleta. El herrero dijo:

-¿Es verdad que el señor Charpentier va a venir pronto?

-Mañana, con mi abuela -respondí-. Iré a buscar­los a la estación en coche, al tren de las cuatro y dos minutos.

-¿En el coche de Fromentin?

-No, en el del tío Martin -contesté enseguida.

-¡Ah! Así no llegarán nunca...

Los dos hombres comenzaron a reír, y el ayudante, por decir algo, dilo pausadamente:

-Con la yegua de Fromentin habría podido ir a bus­carlos hasta Vierzon. El tren para allí una hora. Está a quince kilómetros. Y se puede volver antes de que el burro de Martin haya sido uncido.

-Es una yegua caminadora -comentó el herrero.

-Y estoy seguro de que Fromentin la prestaría sin ningún problema.

La conversación terminó así. La herrería recobró su aspecto lleno de chispas y de ruido, " en donde cada cual pensaba solamente en sí. Cuando llegó el momento de irnos, me levanté para hacerle una seña a Meaulnes, pero él no se dio cuenta. Parado junto a la puerta, con la cabeza gacha, parecía estar meditando profundamen­te en lo que acababa de oír. Al verlo envuelto en sus pensamientos, observando el trabajo de aquella gente como sí los separaran leguas de niebla, lo comparé con el muchacho inglés que se ve en la lámina de Robinson Crusoe, antes de partir hacia su emocionante viaje "vi­sitando la tienda de un sestero".

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje