Página principal

Presuposiciones sobre los evangelios intracanónicos


Descargar 14.51 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.51 Kb.
PRESUPOSICIONES SOBRE LOS EVANGELIOS INTRACANÓNICOS

Tengo (y desearía resumirlas aquí) tres presuposiciones sobre las relaciones entre los evangelios intracanónicos. Con presuposiciones no me refiero a posiciones fuera del debate actual o incluso del cambio futuro. Tampoco designo compromisos teológicos. Más bien me refiero a juicios históricos basados en datos actuales y que exigen constantes pruebas futuras cuando hay nuevas teorías, métodos, datos o experiencias. He aprendido esas presuposiciones de la tradición científica, las he estudiado internamente, las he puesto a prueba externamente y he descubierto que son consistentemente más persuasivas que sus alternativas. Pero si están equivocadas, entonces todo lo que se basa en ellas es cuestionable; y si se prueba que están equivocadas, entonces todo lo que se basa en ellas tiene que ser rehecho, Mientras tanto, tengo que adoptar una posición en cuestiones de fuentes y relaciones evangélicas a fin de realizar un estudio histórico, porque no hacerlo es simplemente hacerlo de una manera diferente.



Primera presuposición

En 1789-1790 el exegeta alemán Johann Jakob Griesbach explicó la relación genética entre los tres evangelios sinópticos proponiendo que Mateo fue el primero, Marcos copió de Mateo y Lucas copió de ambos. Esta teoría la aceptan todavía hoy exegetas como Hans-Herbert Stoldt en Alemania y William Farmer en los Estados Unidos. Pero en 1835 Karl Lachmann sostuvo una génesis diferente: Marcos fue el primero, y Mateo y Lucas copiaron de él (pero independientemente uno de otro). Esta teoría cuenta hoy con el respaldo de un consenso bastante sólido (pero en modo alguno total) de eruditos críticos contemporáneos. Mi primera presuposición, pues, es la validez de la prioridad marcana, la teoría según la cual Marcos fue usado por Mateo y Lucas como la primera de sus fuentes consecutivas principales. Supongo, naturalmente, que los investigadores que trabajan dentro de un consenso estudian los datos, verifican las pruebas y confirman las conclusiones por sí mismos. También supongo que la adopción de una hipótesis significa continuar poniéndola a prueba con la continua investigación personal. Pero probablemente sea justo decir que la prioridad genética de Marcos dentro de la tradición sinóptica es el consenso fundamental para la crítica histórica moderna de los evangelios. Afirmar prioridad cronológica o incluso genética no es, por supuesto, afirmar prioridad religiosa o teológica. Más aún, no argumento que el consenso debe estar en lo cierto o que el disidente solitario está por ello equivocado. Lo único que digo es que cada cual tiene que tomar una decisión, en un sentido o en otro, sobre la prioridad marcana, y después trabajar a partir de esa presuposición. Si está equivocado ahí, estará equivocado en adelante.



Segunda presuposición

En 1838 Christian Hermann Weisse desarrolló algunas ideas de Friedrich Schleiermacher y sugirió que Mateo y Lucas usaron otra fuente consecutiva principal junto a la de Marcos. Después, en 1863, Julius Holtzmann dio a esa fuente un nombre o denominación: L, abreviatura de Lo,gia, término griego que designa los «dichos [de Jesús] ». Por último, en 1890, Johannes Weiss, en un estudio sobre la controversia en torno a Belcebú en Mateo 12, 22-32 = Lucas 11, 14-26, afirmó que estos dos evangelios no habían tomado este incidente de Marcos 3, 22-27, sino de otra fuente común (fuente es Quelle en alemán), a saber Q, abreviada.

Con todo, es un poco humillante decir que Q es simplemente una fuente, como si no tuviera integridad, continuidad o teología propias. Difícilmente resulta correcto definir algo por su uso posterior en vez de por su propósito primordial. Supongamos, por ejemplo, que llamamos a nuestro segundo documento intracanónico, no evangelio de Marcos sino Fuente Narrativa Sinóptica. Así, «en los últimos años», como ha observado Frans Neirynck, «algunos exegetas norteamericanos han sugerido introducir el término "evangelio" en la designación, de Q con su nombre completo: «Evangelio de Dichos Q». Pertenezco a este grupo, pero como el Evangelio de Tomás es también un evangelio de dichos, prefiero llamar a Q «Evangelio Q». Esto sirve para respetar su integridad textual y teológica (Q como evangelio), pero también para recordarnos que lo conocemos sólo por la reconstrucción científica (Q como fuente).

Una disgresión. La cuestión aquí no es cómo se llaman a sí mismos ciertos textos. El documento Q no se autodenomina evangelio, pero tampoco lo hacen Mateo, Lucas y Juan. La cuestión es qué nombre dan los estudiosos a esos textos ¿Hay un prejuicio al privilegiar a nuestros primeros cuatro textos canónicos como evangelios, aun cuando carecen de ese título, negándoselo a otros, aun cuando tienen el mismo contenido? ¿Hay un prejuicio, en un nivel más prosaico, al no escribir nunca en cursiva los títulos de los evangelios intracanónicos -los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan- y hacerlo siempre en los evangelios extracanónicos, como el Evangelio de Tomás y el Evangelio de Pedro? La única forma neutral de controlar los prejuicios académicos o científicos que se me ocurre es aceptar la doble sugerencia de Helmut Köster. Formulado positivamente: deberíamos incluir dentro “de la literatura evangélica… todos los escritos constituidos por la transmisión, el uso y la interpretación de materiales y tradiciones de y sobre Jesús de Nazaret”. Formulado negativamente: deberíamos excluir los documentos que “no están relacionados con -o constituidos por- el desarrollo continuo de fuentes que contienen materiales de o sobre Jesús de Nazaret”. En cualquier caso, volvamos al Evangelio Q.

El Evangelio Q, por consiguiente, es un documento hipotético cuya existencia es postulada de manera persuasiva para explicar la cantidad de material no marcano que se encuentra con orden y contenido semejantes en Mateo y Lucas. Este postulado no cuenta con el sólido consenso de la prioridad marcana, pero es sin lugar a dudas una conclusión exegética de primera importancia. Con todo, aun dentro de esta conclusión compartida, hay una creciente diferencia entre los que consideran el Evangelio Q como un texto evangélico principal y los que aceptan su existencia y contenido pero no su significación e implicaciones. John Meier, por ejemplo, acepta su presencia en Mateo y Lucas, pero concluye: “Q es un documento hipotético, del que no es posible conocer con exactitud la extensión, el contenido, la comunidad en que tuvo origen, los estratos ni las fases de redacción”. Ahora bien, ¿cómo sabe él que no es posible conocer esas cosas a menos que haya entablado un detallado debate con la investigación alternativa del cuarto de siglo que va, por ejemplo, de Robinson (1971) a Kloppenborg (1990) y se extiende al Q Seminar de la Society of Biblical Literature y el International Q Project? Por lo demás, hay otro mantra aún más básico que esos mismos exegetas deberían repetir cada mañana al levantarse: “Las hipótesis deben ser sometidas a prueba”. Y se las pone a prueba presionando, presionando y presionando hasta que se oye que algo se agrieta. Entonces se examina la grieta para ver cómo proceder.

Q era bastante aceptable mientras se limitaba a no ser más que una fuente que se encontraba en los seguros límites intracanónicos de Mateo y Lucas. Pero ahora el Evangelio Q está empezando a parecerse un poco a un caballo de Troya, un evangelio extracanónico oculto dentro de dos evangelios intracanónicos, Los eruditos que defienden que todos los evangelios no canónicos son tardíos y dependientes, ¿qué harán con un evangelio no canónico que no sólo es primitivo e independiente sino que de él dependen dos evangelios intracanónicos? Mi segunda presuposición, pues, acepta la existencia del Evangelio Q, la teoría de que fue usado por Mateo y Lucas como la segunda de sus fuentes consecutivas principales, También tomo muy en serio toda la investigación reciente sobre Q y confieso que he contraído una gran deuda con ella. Si ésta está equivocada a propósito de Q, entonces yo también lo estoy a propósito del Jesús histórico y el cristianismo más primitivo. Lo mismo se aplica, por supuesto, a los que niegan la existencia del Evangelio Q en teoría o ignoran su significación en la práctica. Todos construimos sobre nuestras presuposiciones y nos mantenemos en pie o caemos según su validez.



John Dominic Crossan

El nacimiento del cristianismo

Pág. 109 ss



Editorial Sal Terrae

Su tercera “presuposición” se refiere a la relación de Juan con los tres evangelistas sinópticos.



Más adelante (pág. 119) resume sus dos primeras “presuposiciones” de esta manera.

Presuposición 1: La prioridad de Marcos. Marcos e una de las dos fuentes principales usada por Mateo y Lucas. Esta es la base de toda la investigación crítica moderna sobre los evangelios, porque podemos comparar los tres textos y a partir de ahí comprender procesos de composición evangélica, desarrollo de la tradición y creación de la “historia”.

Presuposición 2: La existencia del Evangelio Q. El Evangelio Q es la otra fuente principal usada por Mateo y Lucas. Es un evangelio por derecho propio, con integridad textual, genérica y teológica, y no sólo una fuente evangélica. También es posible discernir estratos redaccionales en la historia de su composición.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje