Página principal

¿Por que te pongo estos casos como introducción?


Descargar 0.59 Mb.
Página3/6
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.59 Mb.
1   2   3   4   5   6
Metodología de identificación

La fuerza movilizadora es la necesidad, y, la energía a encausar es el de los involucrados en el problema; y, la concretización de aspiraciones es cuando son factibles, y no un simple deseo o aspiración, que muy bien puede entrar en el terreno de la simple ilusión o sueño. Lo factible se demuestra en los hechos, en la realidad. Ante la presión de las necesidades las personas buscan soluciones, los apremios los llevan a movilizar lo que disponen hacia la mejor salida. Las personas pueden tener el mismo entorno, condiciones comunes, pero también están en diversos niveles de aptitud, conocimientos, experiencias y afectos. Por eso hay manifestaciones vanguardistas, que surgen en la presión de las necesidades. Siempre hay una manifestación de lo nuevo que se puede extender.
Si hay este volumen de población con esta necesidad de educación ocupacional, tiene que haber salidas o formas de afrontarlas. El pueblo nunca se queda inmóvil a sufrir para que contemplen sus desgracias. Siempre hay creaciones y formas de afrontar las necesidades y problemas. Si observamos los programas y modalidades en la Educación Peruana, encontramos en Otras Modalidades, la educación especial; y, la EDUCACIÓN OCUPACIONAL. A registros del año 2001 la educación ocupacional registrada en el Ministerio de Educación abarca a 251 424 destinatarios, en todos los departamentos del País. Un total que incluye a 132 409 destinatarios en Ceos públicos; y 119 015 en Ceos Privados.
¿En que consiste esta modalidad de educación ocupacional?

Se dicta en las tardes, los alumnos tienen entre 15 y 60 años, además diversos niveles de escolaridad. Entonces debemos estudiar sus antecedentes, y tendencias en esta modalidad, características y lo que le faltaría para que se extienda como alternativa para ese volumen de la población peruana que requiere la calificación labora, ampliar sus oportunidades, mejorar sus ingresos económicos, tener una actividad económica permanente, ahorrar, y marchar hacia un Proyecto de Vida


Antecedentes en la Capacitación Técnica Laboral. A fines de los 50 no sólo hay migración de campesinos empobrecidos, sino toma de tierras, y una radicalización del conflicto social, que le dan una salida o “válvula de escape” por la educación. La expansión económica basado en el flujo de capitales externos y principalmente en actividad minera, como luego en la pesca (extractiva), no amplía el aparato productivo, el ingreso ni mercado entre la población, mucho menos la demanda de especialidades técnicas. Se formaron las llamadas Grandes Unidades Escolares, que comprendía en un solo colegio, el nivel primario, el secundario, dividido en secundaria común donde se preparaban para continuar carreras de ciencias o de letras; y secundaria técnica, que a la vez tenían especialidades de técnica industrial, y, la de técnica comercial, para que los varones salieran de contadores técnicos (mercantiles); y las mujeres de secretarias.
Se consideraba que la formación básica era la educación primaria, el alumno luego escogía una especialización, y se pasaba un examen de admisión para entrar a secundaria. Los de más alta nota entraban a secundaria común, lo que habían aprobado el examen podían luego estudiar carreras de ciencias o letras. Los que no aprobaban y tenían las menores calificaciones, pasaban a la educación secundaria técnica, ya sea industrial o comercial. Así era muy desmerecido que un alumno estudiara agropecuaria, industrial o comercial.
En 1958 como salida al conflicto social, se da a la gratuidad de la educación pública y, se elimina los exámenes de ingreso a secundaria, como paso previo a la especialidad. Luego, quienes logran terminar secundaria presionan por los estudios superiores, técnicos o universitarios, por lo que en la década del 60 se forma nuevas universidades públicas y privadas. Antes del 60 sólo habían en el país, 8 universidades, formándose centros como la Federico Villarreal, la San Martín de Porras, La Garcilazo de la Vega, La Cayetano Heredia que cuentan con una gran población estudiantil. Como el aparato productivo era y es pequeño, los centros superiores se forman básicamente con especialidades de letras y humanidades.
La principal presión para que no accedan a la educación y calificación profesional los sectores más pobres, es una relación del tipo de oferta educativa, sin demanda en el mercado ni infraestructura adecuada; con la pobreza que por la urgencia los alejaba del estudio regular, y aún de la educación permanente o de cultivo personal. Por las urgencias de trabajo e ingresos, los pocos recursos para sostener períodos largos de capacitación, en las décadas del 60 y 70 se forman los llamados Programas no escolarizados de calificación profesional extraordinaria, que a nivel estatal se llamaban CECAPES, y a nivel privado se llamaban CENECAPES. Son academias para enseñar corte y confección, peluquería y una serie de manualidades.
Por tipo de necesidades y garantía el aparato productivo se abastece de técnicos básicamente de centros de formación bajo su responsabilidad directa, o de centros de formación privada, inalcanzables para los pobres por sus costos y por exigencias de nivel educativo previo y topes de edad. El gremio de las empresas industriales formaron el SENATI, que se financia con aportes de las empresas, y ellos pueden enviar a su personal; así como por cuotas que son altas para los privados. Ahí las especialidades son en función de la demanda y requerimientos de las empresas socias. La iglesia católica, también cuenta con dos centros muy representativos, el oratorio salesianos, para jóvenes de estratos económicos medios-bajos y el TECSUP para los jóvenes de estratos medios-altos. En ambos las pensiones que cobren, y las exigencias de nivel educativo mínimo, son factores de elitización.
En las parroquias hay iniciativas de cursillos de capacitación en especialidades desestructuradas, que no tienen posibilidades ni mercado laboral en el aparato productivo. Sólo para algunos servicios eventuales y para artesanía doméstica, como los cursos de tejidos y manualidades.
Luego de la crisis de 1967, se realiza un golpe de estado militar, que plantea modernizar la economía y al país, la Junta Militar que gobernaba el país, en Marzo de 1972 dio el Decreto Ley Nº 19326, o Ley General de Educación, con el que se pretendía cambiar, o reformar la educación en el país. La llamada Reforma de la Educación se sustentaba en que el escaso nivel de industrialización del país, no presionaba por una preparación mayor. Que el analfabetismo llegaba al 25% de la población. En el Informe General señalan que en 1967 se gastó el 4.8% del PNB para que sólo terminen secundaria 12 de cada 100 alumnos, que empezaron a estudiar. Que en 10 años (1958-1968) la población escolar aumentó casi en 100%, pero que en una década de 380,425 alumnos que empezaron en transición sólo concluyeron 17,577 alumnos la secundaria. Así sustentaron “exagerando los términos, podríamos decir aunque sin estar completamente descaminados, que estamos gastando más de 7 mil millones al año para producir cada vez más analfabetos”.

De ahí que los fines de la Reforma de la educación, en la Ley 19326 son: “Educación para el trabajo y el desarrollo, educación para la transformación estructural de la sociedad, y educación para la autofirmación y la independencia de la Nación Peruana”. La 1ra. Y fundamental meta es la educación para el trabajo, y se universalizó la capacitación laboral a través de las ESEPs. La reforma educativa cambió los niveles educativos, los anteriores eran primaria, secundaria y superior; por los nuevos niveles básica regular, básica laboral; y educación superior, donde el 1er. Grado eran las llamadas ESEPs. Las ESEPs era una obligación universal, y paso previo y obligatorio para seguir carreras profesionales universitarias. Se supone que así las capacitación para el trabajo era el eje de la reforma educativa. Se hizo obligatoria y universal la capacitación laboral en las ESEPs, pero no tenían la cantidad de profesores, ni la mínima infraestructura requeridas. Sorprendentemente el presupuesto de educación en 1972 era el 21% del presupuesto general de la república; y en 1979 sólo llegó al 10%.

¿Qué ocurrió? Se suponía que los alumnos matriculados en 1972 eran 3`650.000 y que a 1978 debían ser 7’473.000. En realidad a 1978, los alumnos matriculados fueron 5’043.580. La educación básica laboral tenía que elevar el número de alumnos de 12,900 en 1972 a 1’701.000 alumnos en 1978. Solamente llegaron a ser 280,902 jóvenes. La ESEPs en 1978 sólo eran 30 y tenían un total de 15,500 alumnos que ni siquiera llegaron a terminar. En 1978 del 8vo. Grado de educación básica regular debían pasar a ESEP un total de 194,597 alumnos, pero como no había ESEP, ni recursos para montarlos, se instauraron los llamados “programas adaptados” de los grados 9, 10 y 11, como salida para que puedan continuar estudios superiores sin haber pasado por las ESEPs que ordenaba la ley.

En 1980 se realiza la transferencia de gobierno por los militares a los civiles. Se empieza a discutir una nueva Ley de Educación. Promulgándose la ley Nº 23384 el 21 de Mayo de 1981. Se restablece los niveles educativos anteriores, primaria, secundaria y superior. Se anulan la educación básica laboral, las ESEPs y las modalidades de educación desecolarizada.

La educación de adultos se realizará mediante la educación ocupacional a realizarse en los centros laborales. Desaparece la educación técnica. Las ESEPs se evalúan la conversión en Institutos Superiores Técnicos. La capacitación laboral queda a iniciativa de los particulares en llamadas Academias.

En los colegios secundarios las especialidades laborales sólo eran cursos, con 1 ó 2 profesores por colegios. En la década del 90, desde el 93 a partir de las experiencias de los CECAPES, y de los cursos de especialidad laboral, se forman los CEOs que requerían tener sólo primaria y desde los 15 años no hay límite de edad. Es no escolarizado. Lo nuevo frente a las otras experiencias, es que no requieren como previo nivel educativo alto, tampoco límites de edad. Permite una relación o posibilidad mayor con el amplio sector popular que tuvo que abandonar los estudios de tipo escolar. Sin la infraestructura, ni docentes para las especialidades técnicas que se requiere en el aparto productivo la oferta educativa de los CEOs se encerró como parte del llamado sector o educación desestructurado.


1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje